120218 5 Horas Santas Cuaresmales

  • View
    119

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

VI CONGRESO EUCARSTICO DIOCESANO 2012 HORA SANTA 1 SEMANA DE CUARESMA. ENCUENTRO Exposicin del Santsimo con los ritos acostumbrados. GUIA: En este tiempo de cuaresma, en esta hora santa que estamos viviendo en este tiempo del Congreso Eucarstico 2012, queremos pedir a Dios Padre la gracia de acoger el don de su Hijo Jess. Es el rostro al que deseamos conformar siempre ms nuestra vida, porque creemos que Jess es nuestra Vocacin: Dios nos llama en su Hijo a seguir de cerca sus pasos, su entrega, su amor, su estilo de vida. Jess es el rostro con el que todos se encontrarn, especialmente en la Eucarista, ya que en ella Jess se hace presente, de manera sacramental, es decir signo sensible y realidad oculta, y acta, se comunica, se entrega, realiza la comunin ms ntima posible entre la humanidad y la divinidad en este momento histrico. (Del documento base del congreso eucarstico) CANTO: SEOR PERMITE... Seor, permite que te hable hoy del dulce encuentro que me cambi, la hora feliz en que yo escuch tus palabras de amor. Dime cuando pudo suceder, si en la luz que el sol vierte al surgir, O cuando el calor me hace vivir, o fue en la noche al volver. Fue cuando una rosa deshoj, o en la fuente al agua que beb,1

O fue en el calor del dulce hogar, dnde por fin te mir? No fue en las horas de ilusin, sino al decidir mirarme bien; Como amigo en mi alma te encontr, t me esperabas all. Gua: Hermanos: La Cuaresma es el tiempo privilegiado de la peregrinacin interior hacia Aqul que es la fuente de la misericordia. Es una peregrinacin en la que l mismo nos acompaa a travs del desierto de nuestra pobreza, sostenindonos en el camino hacia la alegra intensa de la Pascua. Incluso en el valle oscuro del que habla el salmista (Sal 23,4), mientras el tentador nos mueve a desesperarnos o a confiar de manera ilusoria en nuestras propias fuerzas, Dios nos guarda y nos sostiene.1 Dios, grande y misericordioso, en tus misteriosos proyectos has establecido asumir nuestro rostro humano. Y el rostro del hombre ha l l e g a d o a s e r e l r o s t r o d e D io s . Santa imagen de Cristo Jess. Dulce rostro del Salvador! Rostro de hombre y rostro de Dios, mirada penetrante que perdona, da seguridad, consuela. Jess, verdadero rostro del Padre, imagen autntica de hombre, rostro en el que leemos nuestra historia de ayer, de hoy, de maana. Buscamos tu rostro, Seor Jess. T que eres Dios y vives entre nosotros para siempre. Todos: AMN Gua: Nos acercamos a la Palabra de Dios. Que nos ayudar a reconocer el rostro de Jess a travs de algunos rasgos: los ojos, las manos, el corazn. Todos somos llamados a configurar nuestra vida, nuestros rostros, al rostro de Cristo. LOS OJOS Gua: A una persona se le reconoce en su rostro. (Todos cantan) Estribillo: Jess, aqu estoy, Hoy te vengo a ver, Porque eres mi Dios, Porque eres mi rey. Gua: De los ojos de Jess no conocemos el color, pero su mirada tena que poseer una fuerza magntica y extraordinaria, ya que los pescadores de Galilea dejaron todo y lo siguieron. Lector 1: Del Evangelio segn San Mateo (4.1S - J2) Mientras caminaba por la orilla del lago de Galilea vio a dos hermanos, Simn, llamado Pedro, y Andrs, su hermano, que echaban las redes al mar, porque eran pescadores. Jess les dijo: "Sganme y los har pescadores de hombres". Y ellos, dejadas las redes, lo siguieron. Ms adelante vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que arreglaban sus redes en la playa, y los llam. Ellos, dejada la barca y a su padre, lo siguieron. Palabra viva de Dios Todos: Te alabamos Seor. (Unos momentos de silencio) Gua: Tambin la gente quedaba atrada por su mirada: lo seguan en multitud y se olvidaban hasta de comer. La del Nazareno tena que ser una mirada penetrante y envolvente. Mirada de ternura que se fija en el joven rico y que se vela en seguida de tristeza por la respuesta negada; mirada llena de fuerza y de ira para los fariseos obstinados, que buscan hacerle caer en una trampa; mirada que se graba para siempre en la memoria de Pedro que lo ha negado. Encontrarse con la mirada de Jess tuvo que ser una experiencia nica. Juan era todava1

BENEDICTO XVI, Cuaresma 20062

joven cuando se encontr por primera vez delante de Jess, en la orilla del ro Jordn, con su hermano Andrs. Luego los dos pasaron con Jess una tarde "mgica". El milagro de la multiplicacin de los panes inicia todo por una mirada de amor y de emocin de parte del maestro; tambin el milagro del hijo de la viuda de Nam parte de los ojos del Seor: Lector 2: Del Evangelio segn San Lucas. (7,11-15) Se dirigi Jess hacia una ciudad de nombre Nam y mucha gente lo segua junto con sus discpulos. Cuando lleg a la puerta de la ciudad, vio que llevaban al sepulcro un muerto, h i j o nico de madre viuda. Vindola Jess tuvo compasin y le dij o : "No llores". Se acerc y la gente se par. Luego dijo: "Joven, yo te lo digo, levntate!". El muerto se levant y empez a hablar. Y Jess se lo entreg a su madre. Palabra viva de Dios Todos: Te alabamos Seor. Gua: En unos momentos de oracin silenciosa y personal, dejmonos mirar por Jess. Mirndole a l, sintamos su mirada de amor y de ternura, y escuchemos interiormente qu nos va diciendo su mirada, a qu nos va llamando e invitando. (Momentos de silencio) MSICA INSTRUMENTAL DE FONDO LAS MANOS Gua: A una persona se le reconoce por sus manos. Estribillo: Jess, aqu estoy, Hoy te vengo a ver, Porque eres mi Dios, Porque eres mi rey. Gua: Fuertes y tiernas: podran ser diferentes las manos de un carpintero que han trabajado por 30 aos en el taller y luego las vemos hacer continuamente gestos de grande delicadeza? Parece que esas manos servan slo para dar, nunca para tomar y cuando las usa para tomar algo, como el pan, es para repartirlo a la gente hambrienta o a sus discpulos en la noche de la traicin. Y no slo da pan, sino que l mismo se hace Pan para darse todo a todos: Tomen y coman, esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes Las de Jess son manos para curar, para bendecir, para abrazar a los nios, para levantar al cado, para perdonar. No se detienen temerosas frente a la lepra, o a la muerte. Entonces "toma de la mano" a la hija de Jairo, apenas muerta, y le devuelve la vida, y toca al ciego para que vea. Lector 3: Del Evangelio de San Lucas (Lc. 8, 54) Jess les dijo: no lloren, porque la nia no est muerta, sino dormida. Todos se rean de l. Entonces Jess la lom de la mano y dijo con voz fuerte: Levntate! Y ella volvi a la vida. Lector 4: (Lc.9, 16) "Jess tomo en sus manos los 5 panes y los dos pescados, pronunci la bendicin, los parti y los dio a sus discpulos para que los repartieran a la gente. Lector 5: (Jn. 9,6) "Jess vio a su paso a un ciego de nacimiento. Se le acerc, hizo con saliva un poco de lodo, y con sus manos se lo unt al ciego en los ojos. Luego le dijo: Ve a lavarte en la piscina. El ciego fue, se lav y empez a ver.3

Gua: Manos que no temen ensuciarse, hasta el punto de ponerse a lavar los pies de los discpulos. Hasta el final, poniendo sus manos sobre la cruz y dejndoselas clavar en ella, quedando con los brazos abiertos, para acoger a todos. En algunos momentos de oracin personal, dejmonos tocar por las manos de Jess, que sane las heridas y nos toque el corazn. Pongamos nuestras manos a su servicio, al servicio del amor. Preguntmonos qu pide Jess a nuestras manos... (momentos de silencio) CANTO: TOMADO DE LA MANO Tomado de la mano con Jess yo voy: Le sigo como oveja que encontr al pastor. Tomado de la mano con Jess yo voy, a donde l va. (2) Si Jess me dice: "Amigo, deja todo y ven conmigo donde todo es ms hermoso y ms feliz". (2) Si Jess me dice amigo, deja todo y ven conmigo, Yo mi mano pondr en la suya e ir con El. (2) Yo te llevar, amigo, a un lugar conmigo, Donde el sol y la estrellas an brillan ms." (2) EL CORAZN Gua: a una persona se le reconoce por su corazn Canto: T eres mi Seor, ningn bien tengo sin Ti. T eres mi Seor, no hay felicidad fuera de Ti, no hay felicidad fuera de Ti. Gua: El corazn de Cristo... Un misterio y un abismo de amor que salva y que llama a su seguimiento. Es un corazn en continua tensin entre accin y contemplacin... Entre viajar, predicar, sanar, orar. No tiene tiempo para comer, pero se da el tiempo para una cena con un amigo, una visita a Betania, un dilogo nocturno con Nicodemo, una parada al pozo de la Samaritana. Tiene los ojos abiertos de par en par sobre la vida y sobre las situaciones humanas, pero sabe quedarse en el contemplar los lirios de los campos y las aves del cielo. Lector 6: Del evangelio de Lucas (Le. 12,22-31) No se preocupen por lo que han de comer y de vestir. La vida va l e ms que la comida o el vestido. Fjense en las aves: no siembran ni cosechan, s in embargo Dios les proporciona la comida. Y Ustedes valen mucho ms que las aves! Miren los lirios del campo, no hilan ni trabajan, pero ni el mismo Salomn vesta como ellos. Por tanto no anden afligidos... Ustedes busquen el Reino de Dios y todo lo dems se les dar por aadidura. Palabra viva de Dios Todos: Te alabamos Seor Gua: Es el corazn de Jess que busca el reino de su Padre, y sabe darse el tiempo para abundantes espacios de oracin, para estar a solas con su Padre, un corazn tierno e intransigente. Su mensaje habla de radicalidad en el amor, en el seguimiento: "Quien me quiere seguir, renuncie a si mismo, tome su cruz y venga tras de m". La eleccin es sin medias tintas: hay que preferir a Jess por encima del padre o de la madre, o con l o contra l. Su corazn es donacin total: todo el tiempo, todas las energas, toda la vida. Y al mismo tiempo4

es tierno y sensible, hasta las lgrimas, frente al sepulcro de Lzaro, delante de Jerusaln... Es un corazn humilde y a la vez gozoso: sabe combinar austeridad y alegra de vivir. Sostiene una vida dura, duerme al cielo abierto, vive pobremente, pero sabe compartir un buen banquete. Ama hasta donar su vida, sin esperar la respuesta, gratuitamente. Y nos llama a tener un corazn como el suyo.

El culto del amor que se hace visible en