13 suplemento malva mamba
13 suplemento malva mamba
13 suplemento malva mamba
13 suplemento malva mamba

13 suplemento malva mamba

  • View
    227

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Publicación Periodística Experimental Pedagógica. Taller Multimedia. UADE. Suplemento realizado como Trabajo Práctico. Año 2013.

Text of 13 suplemento malva mamba

  • CULTURASuplemento Especial

    MALVA MAMBA

  • MALVA MAMBA Suplemento de Cultura Pgina 3

    LA NOCHE DE LOS MUSEOS

    La Noche de los Mu-seos, que comenz como un experimen-to en 1977 en Berln, con el propsito de abrir las puertas al pblico un sbado a la noche, una vez por ao, hoy se ce-lebra en 130 ciuda-des en el mundo. Buenos Aires fue la primera capi-tal de Amrica en sumarse a la ini-ciativa y desde el ao 2004 se celebra con cada vez mayor xito. Es una de las grandes manifesta-ciones de la vitalidad cultural de la ciudad, de la vocacin de los museos y del entu-siasmo del pblico. 190 museos y es-pacios culturales abrieron sus puertas entre las 20.00 y las 3 de la maana en 27 barrios de la Ciudad de Buenos Aires. El evento gir en torno a la conmemoracin de los 30 aos de de-mocracia a travs del programa Demo-cracia 30 + 30. Una mirada al futuro. En el evento orga-

    nizado por el Minis-terio de Cultura de la Ciudad, a cargo de Hernn Lombardi, se foment el uso de la bicicleta, Ecobici, y la posibilidad de via-jar en 90 lneas de colectivos gratui-tas para hacer los recorridos por los diferentes museos. Mltiples actividades desde proyecciones de videos, bandas de rock en vivo, artistas plsticos creando sus obras en vivo, teatro, msica y diversin parecan ser la com-binacin perfecta. La Ciudad ente-ra sale a las calles con avidez de co-nocer, de descubrir con los propios sen-tidos- como dira Marta Minujn- en Arte, Arte, Arte! Fotografa, tea-tro, historia, msi-ca, dibujo, pintura y literatura, en-tre otras disciplinas artsticas, impacta-ban a los visitantes. Los museos son instituciones que renen, preservan, investigan y comu-

    nican el patrimonio cultural, son lugares pblicos en donde la cultura se hace acce-sible para la comuni-dad, son organismos cientficos, pero tam-bin son espacios para la curiosidad, el descubrimiento y la creatividad. En MALVA MAMBA te proponemos que no se trate de ir a los museos una noche al ao, sino que sea un puntapi para incluir-los en tu da a da. Por eso, te acom-paamos durante tu recorrido a lo largo de la toda la noche. En Laprida 1212 se encuentra el museo Xul Solar, que se construy sobre las bases de lo que fue la casa de Oscar Agus-tn Alejandro Schulz Solari, donde vivi desde 1928 hasta el final de sus das. All se puede apreciar la coleccin permanen-te de sus obras desde 1910 a 1960 inclusive. Este lugar, tambin particip de La no-che de los museos. Siempre es un delei-

    te presenciar las ex-cntricas obras del autor, que lo llevan a uno a recorrer otros mundos. A travs de sus obras, expres cosas que nadie ms pudo. Su constante inters por la astro-loga, el tarot, la mi-tologa, las ciencias ocultas y los idiomas hicieron de sus pie-zas retazos nicos de un universo lleno de magia y de color, con mensajes entre lneas por descubrir. Jorge Luis Borges, su gran amigo lo re-cord de esta ma-nera: He conocido pocos hombres dig-nos de ser ciudada-nos del universo y de sentirse como tales, y quizs el nico cos-mopolita que he co-nocido fue Xul Solar. Una de las propues-tas ms interesantes para La Noche de los Museos es la del Museo del libro y de la Lengua, que abri sus puertas con mltiples opciones de juegos interacti-vos, con pantallas led, donde haba desde

    un bingo de voces, pa-sando por el juego de la palabra desconoci-da hasta la propues-ta en el nivel inferior, donde se encontra-ba ubicada la mues-tra sobre Roberto Arlt, con acertijos como Advin cul de los siete locos es. En la Casa Nacio-nal del Bicentena-rio, ubicada en plena Recoleta, la propues-ta fue a pura msica y teatro. Se expuso la obra de la compa-a artstica infantil La Colmenita del Sur, llamada La Cu-carachita Martina. En el primer piso se comparta de la famo-sa obra Sin pan y sin trabajo de Ernesto de la Crcova, invi-tando a la reflexin sobre los rotundos cambios sociales, cul-turales y ecnomicos de estos 200 aos. Entre museos y cen-tros culturales, las es-cuelas se adhirieron a esta movida para ser protagonistas de La Noche de los Mu-seos. Cul ser el prximo recorrido?

    Por Florencia Chicano Ramos y Carolina Enz

  • MALVA MAMBA Suplemento de Cultura Pgina 2

    LA CALLE NO ES UN LUGAR PARA VIVIRPor Carolina Enz

    Para recuperar la vida propia, siem-pre tiene que ha-ber un por qu y un para qu, y eso es algo sobre lo que hacemos hincapi incansablemente Horacio vila direc-tor del Centro de In-tegracin Monteagudo. El fotgrafo Walter Sangroni, de 30 aos, registr desde los ini-cios, la vida en el Cen-tro de Integracin Monteagudo, ubicado en calle Monteagudo al 435, Ciudad de Buenos Aires. Walter fotogra-fo semana tras sema-na, durante dos aos las historias de los 120 hombres que vivieron en la piel, lo que es es-tar en situacin de calle. Yo me interes, -cuen-ta Walter- porque or-ganizaba Proyecto 7, ONG que tiene la particularidad de ser formada por personas que vivieron en la calle. De dnde viene tu avidez por registrar esta problemtica?Hace unos aos hice un trabajo sobre des-alojos: hubo muchos desalojos en la zona de

    Constitucin. Y res-pecto a la situacin de calle, especficamente, quera aportar des-de la fotografa una mirada, una reflexin sobre la problemti-ca. Pero me costaba porque no quera caer en mostrar un golpe bajo de esa situacin. La periodista Sol Wasylyc complemen-ta la imagen visual con el relato de cua-tro historias de vida de personas que ha-bitaron el Centro. Los relatos acompa-an de manera simb-lica, ya que hay ms de 120 personas en Mon-teagudo. Es para po-der contar que qui-zs lo que se piensa de una persona en situacin de ca-lle no siempre es as. Buscamos apor-tar un nuevo enfoque. Proyecto 7 organi-za asambleas dentro del Centro. En esas asambleas, una vez por semana se discuten desde problemticas cotidianas hasta nue-vas propuestas. As fue que, con una prepues-ta, Walter Sangroni se

    acerc a la asamblea, cont que era fot-grafo y que quera do-cumentar lo que iba a venir en el Monteagudo. Cmo fueron estos dos aos de tu vida?Generalmente iba una vez por semana al lugar. A veces iba ms, otras menos. Primero co-menc a insertarme en lo cotidiano, la rutina, el da a da: comer, pasar el da ah, dormir. Despus, de a poco, fui viendo las cosas nuevas que se ge-neraban, principalmente desde la cultura: empe-zaron a haber talleres. El primero fue un taller de escritura, despus se hicieron talleres de pintura, fotografa este-nopeica, radio. Incluso, de todos esos talleres termin saliendo una revista que producen los hombres del Cen-tro que se llama Nun-ca es tarde, y tambin un programa de radio: La voz de la calle. El lugar est abierto las 24 horas, esa es la gran novedad, ya que el pro-blema de los paradores de la ciudad es que es-tn abiertos para dor-mir a la noche, y al otro

    da la persona se tiene que ir y volver a la calle. Reflexiona el autor del libro: Uno empieza sin saber a dnde va a terminar, pero quera que se viera que hay dig-nidad cuando hay con-diciones. Condiciones mnimas, como tener un techo, un lugar don-de dormir, donde poder baarse y cambiarse todos los das, donde poder estar tranquilo y dejar tus cosas, poder irte sin pensar que por ah cuando volvs no vas a tener tu colchn, entonces y slo enton-ces, pods ir tranquilo a buscar un trabajo. As, Walter Sangro-ni nos invita a respirar nuevos proyectos, a esperar siempre ms de lo esperable, y nos muestra que siem-pre, pero siempre, se puede salir adelante. Espero que haya una reflexin sobre la pro-blemtica, que las per-sonas que puedan ver mi obra, leer y mirar las historias de vida en las fotos, puedan tambin preguntarse un poco ms sobre el tema y que lo puedan empe-

    zar a conocer. Que mi trabajo pueda dis-parar preguntas, que inquiete a la gente. Creo que la mayora que anda por capi-tal, va caminando y se cruza ms de una vez a una persona que est en la calle. Y muchas veces pa-rece que nos acos-tumbramos a eso, o nos tenemos que defender de algu-na manera para no verlo, porque nos hace mal ver todos los das cosas tris-tes. As que desde ac, yo quiero apor-tar la posibilidad de construir otra mirada, de ver que cada per-sona es valiosa, que tiene mucho para dar, que pasaron por difi-cultades pero que hay una historia de vida detrs, seguramente hay una familia, hay un trabajo, y una edu-cacin. Y que a cual-quiera de nosotros le puede pasar., fueron las palabras con las que concluy Wal-ter Sangroni, autor de La Gran Casa.

  • MALVA MAMBA Suplemento de Culura Pgina 3

    LE FREAK SELECTOR Hbrido, Martn Nardone define su msica como aquella que no tiene fronte-ras, que se encuentra entre la electrnica de club y los sonidos urbanos emergentes.Msico, DJ, produc-tor y performer, Le Freak Selector nace entre Buenos Aires y Barcelona. Desde chico comienza como tecladista y percusio-nista, para convertirse en DJ y ms adelante, performer oficial de Reactable, que es un punto intermedio entre pinchar y tocar. Martn decide en la crisis del 2001, dar un paso gigante, pre-cisamente, a Barce-lona donde emigra con su banda, en ese momento llamada, Etnotronic, y en un abrir y cerrar de ojos, se queda 10 aos. All conoce por pri-mera vez la msica electrnica, conge-nia bien con ella, ex-perimenta, a prueba y error para com-prender cada sonido, cada loop, hasta que lo logra en el 2008 al encontrar el ins-trumento que da un giro de 180 en su vida y en sus manos, el reactable.

    Se trata de una mesa que reacciona ante objetos, cubos, que se posicionan sobre la superficie donde cada uno tiene sonidos e imgenes diferentes. El reactable es un workstation, es de-cir contiene todo lo necesario para ha-cer msica en vivo. Le Freak Selec-tor, es el nico que tiene un Reacta-ble en Argentina. En Latinoamrica solo hay 3 DJs que lo poseen: Gui Bora-tto radicado en Bra-sil, Nortec Collective en Mxico y Martn en Buenos Aires. Viajero apasiona-do, sortea todos los obstculos que se le presentan y llega a