6 A e l d e s A r r o l l o c u lt u r A l t e r r ti o r ... prehispأ،nica dinamizar un territorio?,

Embed Size (px)

Text of 6 A e l d e s A r r o l l o c u lt u r A l t e r r ti o r ... prehispأ،nica dinamizar un...

  • 6 ApostAndo por el desArrollo territoriAl rurAl con identidAd culturAl: lA puestA en vAlor del pAtrimonio prehispánico de lA costA norte de perú1

    Carolina Trivelli y Raúl Hernández Asensio2

    La costa norte de Perú está marcada por la presencia de nu- merosas construcciones prehispánicas denominadas huacas. De variada calidad, importancia y estado de conservación las huacas son parte del paisaje y la cultura locales. Algunas de ellas —las más imponentes por su tamaño, decorado o ubicación— pueden ser analizadas como elementos que contribuyan al desarrollo de los territorios que las circundan. Sobre este tema gira la presen- te investigación: ¿puede la puesta en valor de una construcción prehispánica dinamizar un territorio?, ¿hay alguna experiencia exitosa al respecto?, ¿qué procesos pueden impulsar un desarrollo como éste?, ¿qué condiciones deben cumplirse?, ¿qué factores difi- cultan este tipo de proceso y cuáles lo debilitan?

    Para responder a estas preguntas analizamos cuatro casos en los departamentos de La Libertad y Lambayeque en la costa

    1. Debemos agradecer la colaboración de Sofía Vera Rojas y Rafael Nova a lo largo de la investigación. Asimismo, expresar nuestro agradecimiento a los responsables de los proyectos arqueológicos y a los colegas que nos ayuda- ron a entender los casos que analizamos, en particular a Santiago Uceda, Ricardo Morales, Régulo Franco, Alfredo Narváez, Bernarda Delgado, José Canziani y Elías Mujica. Ver: http://www.rimisp.org/FCKeditor/UserFiles/ File/documentos/docs/pdf/0553-010108-7.peruacute.iep.productofinaldtri- chuacas.pdf

    2. Investigadores del Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

  • caroLina triveLLi y raúL Hernández asensio202

    norte de Perú, que ilustran la complejidad y las diversas aristas que han de tomarse en cuenta al encarar el tema. Todos ellos corresponden a un hallazgo arqueológico de primer nivel en las cercanías de una población rural o periurbana con escasos recur- sos. Los complejos arqueológicos que se estudian son: las huacas del Sol y de la Luna también llamadas huacas de Moche (tal como nos referiremos a ellas en este artículo), las pirámides de Túcu- me, Huaca Rajada-Sipán, y El Brujo y su respectivo entorno en especial la campiña de Moche, el caserío de Túcume, el de Sipán; y el de Magdalena Cao, respectivamente (ver cuadro 6.1).

    El protagonista central es un proyecto arqueológico que “adopta” el monumento, lo estudia y lidera su puesta en valor. Como veremos, el tipo de proyecto y la propuesta de sus directores condicionan la relación del hallazgo arqueológico con el territorio y los pobladores que lo rodean.

    Los casos analizados forman parte de una investigación ma- yor. Desde hace dos décadas, un número creciente de investiga- ciones de arqueólogos nacionales y extranjeros ha multiplicado nuestro conocimiento sobre las poblaciones prehispánicas de la costa norte. El redescubrimiento de estas civilizaciones introduce nuevos temas en las agendas sobre las identidades regionales. Es- pecialmente importante es el posicionamiento de la cultura mo- che, correspondiente al período que los arqueólogos denominan “desarrollos regionales tempranos”, entre los años 100 d.C. y 700 d.C. Como veremos en este informe, lo moche3 se está convirtiendo en un referente en el proceso general de redefinición de las identi- dades étnicas que viene desarrollándose en Perú.

    El descubrimiento de los restos arqueológicos mencionados y su apertura al público han despertado expectativas entre la pobla- ción circundante sobre el papel que el turismo puede desempeñar

    3. El término “moche” se refiere a la cultura desarrollada entre los años 100 d.C. y 700 d.C. en los departamentos de Ancash, La Libertad y Lambayeque en la costa norte de Perú. De manera estricta, “mochica” es el adjetivo deri- vado del sustantivo “moche” (así, los moche, la arquitectura mochica), pero en la práctica cotidiana, incluso en el ámbito académico, ambos términos se utilizan como sinónimos. Por otro lado, el término “mochero” hace referen- cia a los actuales pobladores de la campiña de Moche.

  • C o

    m p

    le jo

    a

    r q

    u e

    o ló

    g iC

    o C

    u lt

    u r

    a p

    o b

    la C

    io n

    e s

    e st

    u d

    ia d

    a s

    d is

    tr it

    o p

    r o

    v in

    C ia

    r e

    g ió

    n v

    a l

    l e

    H ua

    ca s

    de M

    oc he

    (h

    ua ca

    s de

    l S ol

    y

    de la

    L un

    a)

    M oc

    he Po

    bl ac

    ió n

    de

    la c

    am pi

    ña

    de M

    oc he

    M oc

    he Tr

    uj ill

    o La

    L ib

    er ta

    d M

    oc he

    Pi rá

    m id

    es d

    e Tú

    cu m

    e La

    m ba

    ye qu

    e Tú

    cu m

    e Tú

    cu m

    e La

    m ba

    ye qu

    e La

    m ba

    ye qu

    e La

    L ec

    he

    H ua

    ca R

    aj ad

    a- Si

    pá n

    M oc

    he Si

    pá n

    Sa ña

    Ch ic

    la yo

    La m

    ba ye

    qu e

    Re qu

    e

    E l B

    ru jo

    M oc

    he M

    ag da

    le na

    de

    C ao

    M ag

    da le

    na

    de C

    ao As

    co pe

    La L

    ib er

    ta d

    Ch ic

    am a

    C ua

    dr o

    6. 1

    e st

    u d

    io s

    d e C

    a so

    in C

    lu id

    o s

    e n

    l a in

    v e

    st ig

    a C

    ió n

    E la

    bo ra

    ci ón

    p ro

    pi a,

    2 00

    8.

  • caroLina triveLLi y raúL Hernández asensio204

    en sus estrategias de desarrollo. Las autoridades públicas en sus distintos niveles apuestan de manera creciente por esta actividad, lo mismo que algunas instituciones privadas de desarrollo, em- presas privadas y la cooperación internacional.

    Desarrollo territorial rural y arqueología

    La costa norte de Perú es una de las zonas más desarrolladas del país. Los departamentos de La Libertad y Lambayeque se encuen- tran en una situación intermedia en cuanto a renta per cápita y desarrollo humano. Sin embargo, estos datos ocultan que más allá de los centros urbanos las condiciones de vida son cuando menos

    departamentos de la libertad y lambayeque, Costa norte de perú

    Elaboración propia, 2008.

    Mapa 6.1

  • 6 / apostando por eL desarroLLo territoriaL ruraL 205

    precarias. Este es el caso de los escenarios de nuestra investigación. Se trata de zonas rurales pobres donde la mayor parte de la po- blación se dedica a la agricultura, la pesca y otras actividades tradicionales.

    En la actualidad los cuatro complejos arqueológicos estu- diados se encuentran abiertos al público. La Huaca de la Luna,4 Huaca Rajada-Sipán y las pirámides de Túcume reciben visitan- tes desde la década del noventa, mientras que El Brujo abrió sus puertas en mayo del 2006. El gráfico 6.1 muestra el número de vi- sitantes de los tres primeros complejos arqueológicos desde 1994 hasta el 2005. Observamos un crecimiento sostenido en la Huaca de la Luna (huacas de Moche), muy por debajo y con un número

    4. En el complejo arqueológico de las huacas de Moche, la Huaca de la Luna es la única hasta ahora abierta al público.

    Gráfico 6.1 evoluCión del número de visitantes

    Fuente: Congreso 2007 (para Túcume y Sipán) y Uceda 2006 (para la Huaca de la Luna). Elaboración propia.

  • caroLina triveLLi y raúL Hernández asensio206

    de visitantes estable se encuentra Túcume con su museo de sitio y luego Huaca Rajada-Sipán también con un museo y con una clara tendencia a la baja.

    Buscamos analizar ciertas estrategias particulares de Desa- rrollo territorial rural (DTR), las que se basan en la valoración de la identidad cultural (IC). En particular nos referiremos a la IC reconstruida a partir de la puesta en valor de un patrimonio arqueológico y su relación con el desarrollo de las comunidades circundantes. A diferencia de otros estudios incluidos en este vo- lumen, la IC a la que hacemos referencia no puede ser calificada como tradicional en el sentido genuino de la palabra. Es una iden- tidad “subterránea”, eminentemente reconstruida, y reconstruida además en un período de tiempo relativamente corto. La población de las zonas estudiadas no conserva los idiomas prehispánicos ni tampoco referentes culturales o de identidad que puedan ser

    Rostro del dios moche Ai’Apaec o El Degollador, Huaca de la Luna

    Fo to

    gr af

    ía : J

    os é

    Ca n

    zi an

    i

  • 6 / apostando por eL desarroLLo territoriaL ruraL 207

    equiparados a los que existen en la sierra y la selva peruanas. En este caso los ritos o el folclor remiten a la cultura mestiza campesina. Lo moche es una etnicidad cuya reinvención/revalori- zación está vinculada de manera directa con los descubrimientos arqueológicos de la década del noventa.

    Podemos hablar de cuatro etapas en un proceso de desarrollo territorial rural con identidad cultural (DTR-IC): a) La conversión del patrimonio