Click here to load reader

Alburquerque Intelectuales Redes

  • View
    18

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

redes

Text of Alburquerque Intelectuales Redes

  • Anos 90, Porto Alegre, v. 16, n. 29, p.261-290, jul. 2009

    * Magster en Estudios Latinoamericanos, Universidad de Chile. Doctor en Historia,Universidad Catlica de Chile. Correo electrnico: [email protected]

    El pensamiento poltico de OctavioPaz y Mario Vargas Llosa: Amrica

    Latina en el mundo polarizadoGermn Alburquerque F.*

    Resumen: Este artculo estudia el pensamiento de los escritores latinoamericanosOctavio Paz y Mario Vargas Llosa a la luz de los procesos polticos ms decisivos de lasegunda mitad del siglo XX: la Guerra Fra, la lucha del Tercer Mundo y, en el planocontinental, el ciclo revolucionario, con sus xitos y fracasos. Se analiza su pensamiento y tambin su accin con el propsito de constatar, primero, la globalizacin de losintelectuales latinoamericanos, y segundo, la singularidad de las ideas de ambos escri-tores, que muchas veces fueron contrarias a las del campo intelectual en general.Palabras clave: Octavio Paz. Mario Vargas Llosa. Intelectuales latinoamericanos.Pensamiento latinoamericano. Guerra Fra.

    Introduccin

    Los intelectuales latinoamericanos, desde el siglo XIX, hanelaborado una reflexin que no se ha limitado a sus respectivospases sino que se ha hecho extensiva a todo el continente. Y enello ha sido decisivo, seguramente, el hecho de haber pertenecido,

  • Anos 90, Porto Alegre, v. 16, n. 29, p.261-290, jul. 2009

    El pensamiento poltico de Octavio Paz y Mario Vargas Llosa...262

    la mayora de sus naciones, a un tronco comn, el imperio espaol.1

    Es por eso que desde la temprana repblica nuestros pensadores secuestionaron por el continente en su conjunto, por el mejor modo deenfrentar los problemas comunes y por la posibilidad de integrarsepara mitigar tales problemas. Paralelamente, dieron vida a una pro-fusa circulacin internacional, viajando y conociendo los paseshermanos y relacionndose con sus pares de esos pases. Tambinnuestros intelectuales mantuvieron un dilogo fluido con los esta-dos centrales, aquellos donde nacan las ideas que ms tarde eranadoptadas y adaptadas a la realidad local. Francia, Inglaterra, Es-tados Unidos y, lgicamente, Espaa, fueron pues destinos frecuentesy objetos recurrentes de su reflexin. Estos elementos reflexina escala continental, bsqueda de soluciones conjuntas, factibilidadde la integracin y circulacin se mantuvieron y se agudizaron en elsiglo XX. Sin embargo, en la segunda mitad de este siglo se verificarondos fenmenos que deben ponerse de relieve. Por una parte, se consagrun campo intelectual continental, culminacin, ciertamente, del largoproceso al que ya me he referido. Se consagr porque las comunica-ciones permitieron que los pases de la regin, su cultura y sus inte-lectuales se conocieran efectivamente. Surgieron revistas dirigidasal continente entero (y que se sumaron a algunas ya en circulacin,como Sur, Repertorio Americano y Marcha); las editoriales publicarona autores representativos del conjunto de pases; se celebraroncongresos con presencia heterognea; se realizaron concursos queconvocaron a todas las Amricas Puede decirse que naci asuna opinin pblica latinoamericana en la cual los intelectualesocuparon un rol medular. Por otra parte, los pensadores latinoame-ricanos se integraron al mundo como nunca antes lo haban hecho.No slo porque viajaron a lugares remotos y en esto el desarrollode los medios de transporte fue clave , sino porque adems el objetode su pensamiento se liber de lmites y fronteras espaciales parapasar a ser un pensamiento global en todo el sentido de la palabra.

    En la gnesis de ambos fenmenos se hallan procesos polti-cos que determinaron el curso de la cultura, y si en la consagracin

  • Germn Alburquerque F.

    263

    Anos 90, Porto Alegre, v. 16, n. 29, p.261-290, jul. 2009

    del campo intelectual latinoamericano fue la revolucin cubanaun elemento fundacional, en la globalizacin lo fue la Guerra Fra.Por supuesto, no pueden separarse ni los fenmenos culturales nilos procesos polticos, ms bien son caras de una misma moneda,caminos que se entrecruzan y se retroalimentan. Lo importante esdestacar que desde 1945 en adelante, y sobre todo despus de laRevolucin Cubana (1959), el pensamiento y la accin de nuestrosintelectuales tuvieron efectos sensibles en la poltica internacional,tanto en la latinoamericana como en la mundial. Pero hubo aun unelemento ms que acentuara esta conducta de los intelectuales: elsurgimiento del Tercer Mundo, un nuevo referente ante el cualnuestros hombres y mujeres de letras reaccionaron a favor, en contrao crticamente, pero nunca con indiferencia. En suma, y a esto quiereapuntar este trabajo, el horizonte hacia el cual los intelectuales deAmrica Latina dirigieron su mirada fue mucho ms all del Estado-nacin, y tambin ms all del continente: se ocuparon de EstadosUnidos, de la Unin Sovitica, del Tercer Mundo y de la situacinmundial. Al mismo tiempo relacionaron cada uno de estos asuntoscon Amrica Latina: se cuestionaron, en definitiva, por el papel queel continente jugaba en procesos como la Guerra Fra o la constitucindel Tercer Mundo.

    Es un hecho poco discutible que histricamente los intelec-tuales de Amrica Latina se han inclinado en su gran mayora haciala izquierda. Con la revolucin cubana, con el desprecio tradicionala Estados Unidos estimulado aun ms por el escenario de la GuerraFra, donde se le adjudicaba el papel de villano , y con la irrupcindel Tercer Mundo, dicha inclinacin se exacerb. Este trabajo,empero, analiza la trayectoria de dos intelectuales que, habiendosido en su juventud militantes de izquierda, asumieron luego unaposicin de independencia y de crtica hacia el discurso y los movi-mientos de izquierda tradicionales (sin llegar a ser necesariamentede derecha, aunque sus crticos no dudaron en tildarlos as). Susnombres: Octavio Paz y Mario Vargas Llosa.

  • Anos 90, Porto Alegre, v. 16, n. 29, p.261-290, jul. 2009

    El pensamiento poltico de Octavio Paz y Mario Vargas Llosa...264

    Situados en el escenario poltico global de la Guerra Fra con Revolucin Cubana y Tercer Mundo de por medio , tanto elmexicano como el peruano adoptaron una conducta y un pensa-miento que los distingui claramente de los otros sectores y redesen que se alinearon los intelectuales latinoamericanos.2 Ambosdesplegaron una crtica constante hacia la Unin Sovitica y haciaotros regmenes socialistas, y si bien ejercieron una vigilancia igual-mente severa respecto al accionar de Estados Unidos, el criteriocon que enjuiciaron a este pas los diferenci ntidamente de lacondena implacable que cundi entre la mayora de los intelectualesde Amrica Latina. Para Vargas Llosa y Octavio Paz, Estados Unidosno representaba el ogro causante de todos los males del continenteni tampoco el enemigo a vencer, ms bien su prdica apunt a lograrun entendimiento que en buena medida dependa, no obstante, deun cambio profundo en las polticas que Estados Unidos habadirigido histricamente hacia Amrica Latina. Tambin en lo querespecta al Tercer Mundo y al tercermundismo estos autores asumenun escepticismo temprano que se hara, en cualquier caso, bastantecomn entre los intelectuales de Amrica Latina, aunque por dis-tintos motivos. En rigor, el escepticismo de Paz apunta a la coherenciadel concepto y a las contradicciones del tercermundismo, mientrasque el de Vargas Llosa cuestiona los ineficaces proyectos dedesarrollo en que el Tercer Mundo ha confiado.3

    Claro que para llegar a estas posiciones ambos debieron recor-rer una larga trayectoria.

    Si Mario Vargas Llosa hubiese nacido un cuarto de siglo antesde seguro se habra encontrado con Octavio Paz en Valencia, en1937, en el clebre II Congreso Internacional de Escritores(Antifascistas) por la Defensa de la Cultura,4 aqul que congreg ala flor y nata de la literatura mundial para solidarizar con el frenterepublicano en plena Guerra Civil espaola. All asistieron PabloNeruda, Nicols Guilln, Vicente Huidobro, Alejo Carpentier, JuanMarinello, Csar Vallejo, Carlos Pellicer, Ral Gonzlez Tun,

  • Germn Alburquerque F.

    265

    Anos 90, Porto Alegre, v. 16, n. 29, p.261-290, jul. 2009

    Flix Pita Rodrguez y el joven poeta mexicano Octavio Paz. VargasLlosa slo tena meses de vida para entonces.5

    El tiempo se encarg de reducir esa distancia generacionalentre el mexicano y el peruano Paz naci el ao 1914, Vargas el36 , hacindoles recorrer trayectorias intelectuales en ocasionesasombrosamente parecidas. De partida, la presencia de Paz enValencia ya nos habla de su temprana filiacin izquierdista y aunmarxista, si bien nunca lleg a militar en el PC mexicano.6 VargasLlosa tuvo su iniciacin poltica en un sector juvenil del PartidoComunista peruano, el grupo Cahuide. Ambos renegarn en laadultez de estos arranques revolucionarios que intuyo conside-raran propios de veinteaeros. Vargas Llosa, incluso, casi fue pre-sidente de su pas representando a sectores de derecha. Con eltiempo se sucedern coincidencias biogrficas e intelectuales, pesea lo cual no parece haber existido entre ellos una amistad o almenos una relacin cercana; s tuvieron contactos y colaboracin,reconociendo adems que los una un modo de pensar semejante.7

    Guerra y Paz

    Octavio Paz pronto se desencantara de la izquierda y del mar-xismo y muy especialmente de la utopa que imperaba durante susaos mozos: la Unin Sovitica. As, publica, en 1951, en la revistabonaerense Sur un informe sobre los campos de concentracinsoviticos que le reporta el mrito de denunciar tempranamentelos horrores que luego seran publicitados por la propia alta diri-gencia sovitica. No era fcil dar ese paso por lo impopular queresultaba condenar a la URSS al interior de la comunidad culturalde Amrica Latina; Paz se atrevi y su atrevimiento acreditar enadelante su independencia intelectual. Ser el propio Paz quien seesmere en mencionar el hecho cada vez que le fuera posible,subrayando que en Mxico no quisieron aceptar su traba

Search related