of 27 /27
Causa 135623/2011 “MENINATO, Rolando (PBB Polisur S.A.) y otros s/ inf. Ley 24051” Bahía Blanca, 12 de mayo de 2015.- En virtud de lo dispuesto por el art. 196 del CPPN y la ley 24.946 (LOMP), por resultar conducente a la presente investigación, DISPONGO: 1. Agréguese la documentación y respuesta recibida a los oficios enviados y fórmese sexto cuerpo a partir de la hoja 988. 2. Atento lo que resulta de la respuesta brindada por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible al oficio n° 181/13 y que obra a fs 890, líbrese nuevo oficio al OPDS para que remita copia de la documentación presentada, tanto por el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca; como por YPF, referente al Estudio de Impacto Ambiental previo del Proyecto “Regasificación de GNL en Puerto Cuatreros” en los expedientes 0471-304/11, y 2145-14940/11, respectivamente. 3. Resérvese en secretaría (como legajo 1), la documentación acompañada por la Agencia Ambiental de Bahía Blanca (Municipalidad de Bahía Blanca) con la respuesta obrante en la hoja 1

Alejandro Cantaro- Demanda por contaminacion del estuario- Mayo 2015

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Demanda presentada el 12 de Mayo de 2015 por el fiscal gral Federal Alejandro Cantaro por contaminacion del estuario de Bahia Blanca. Denunciados empresas del polo, ABSA y ADA.

Text of Alejandro Cantaro- Demanda por contaminacion del estuario- Mayo 2015

  • Causa 135623/2011 MENINATO, Rolando (PBB Polisur S.A.) y otros s/ inf. Ley 24051

    Baha Blanca, 12 de mayo de 2015.-

    En virtud de lo dispuesto por el art. 196 del CPPN y la ley

    24.946 (LOMP), por resultar conducente a la presente investigacin,

    DISPONGO:

    1. Agrguese la documentacin y respuesta recibida a

    los oficios enviados y frmese sexto cuerpo a partir de la hoja 988.

    2. Atento lo que resulta de la respuesta brindada por el

    Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible al oficio n 181/13 y

    que obra a fs 890, lbrese nuevo oficio al OPDS para que remita copia

    de la documentacin presentada, tanto por el Consorcio de Gestin del

    Puerto de Baha Blanca; como por YPF, referente al Estudio de Impacto

    Ambiental previo del Proyecto Regasificacin de GNL en Puerto

    Cuatreros en los expedientes n 0471-304/11, y n 2145-14940/11,

    respectivamente.

    3. Resrvese en secretara (como legajo n 1), la

    documentacin acompaada por la Agencia Ambiental de Baha Blanca

    (Municipalidad de Baha Blanca) con la respuesta obrante en la hoja

    1

  • 924, en respuesta al oficio n 548/13 librado el 3/9/2013 por resolucin

    que lo ordenara de fecha 16/8/2013 que corre en las hojas 866/867.

    4. Resrvese en secretara (como legajos nos. 2 y 3), la

    documentacin acompaada por el Consorcio de Gestin del Puerto de

    Baha Blanca.

    5. De la prueba colectada en la presente causa, y en

    relacin con los hechos denunciados e investigados, a los fines de la

    peticin que formular, debo resear las conclusiones que surgen de:

    5.1. Programa de Monitoreo de la Calidad Ambiental de

    la Zona Interior del Estuario de Baha Blanca Informe Final Instituto

    Argentino de Oceanografa (IADO) Baha Blanca, junio de 2003.:

    CONCLUSIONES PARA EL PERIODO ESTUDIADO: La zona interior del estuario de Baha Blanca, estudiada durante abril-2002 / marzo-2003, present condiciones que permiten caracterizarlo de la siguiente manera: se ha observado una acumulacin global de hidrocarburos totales en los sedimentos del sistema, que no lleg a indicar una tendencia espacial definida. En las tres campaas en que se midi rgano clorados se registraron De los peces estudiados, el gatuzo mostr residuos de Cd, Pb, Cu, Zn y Hg en sus tejidos (msculo e hgado), mientras que la pescadilla present contenidos de Zn y Hg en ambos tejidos y de Cd, Pb, Cu, Zn y Hg en hgado.

    2

  • 5.2. Municipalidad de Bahia Blanca. Subsecretaria de

    Gestin Ambiental. Direccin de Medio Ambiente. Comit Tcnico

    Ejecutivo. Programa Integral de Monitoreo. Subprograma de

    Monitoreo de Cuerpos Receptores: Ra de Baha Blanca periodo

    2003-2004.conclusiones:Los resultados alcanzados en este ao de

    trabajo nos permiten sostener las siguientes conclusiones: La descarga

    del sistema cloacal de la ciudad de Baha Blanca resulta generar un

    impacto ambiental sobre el estuario, que se manifiesta a travs del

    cambio de comportamiento de algunos parmetros de control de los

    que se han incluido en este estudio.Se registraron niveles detectables

    de metales pesados disueltos (indicadores de ingreso reciente) en casi

    todas las campaas realizadas. Las tendencias de Cd, Pb, Cu y Cr

    disuelto mostraron una distribucin global en la zona estudiada, sin

    poder identificarse una fuente puntual. Las de Zn y Hg en cambio

    indicaron una fuerte influencia de la descarga del sistema cloacal

    como fuente de esos metales disueltos. Tambin se registraron niveles

    detectables de metales en los sedimentos de la zona estudiada en todas

    las campaas realizadas. Los valores de metales pesados disueltos en

    el efluente de la PTLC presentaron valores detectables en la mayor

    parte de las campaas. La cantidad de hidrocarburos, grasas y aceites

    aportados a travs de la PTLC no es de enorme magnitud, pero es casi

    3

  • permanente, por lo cual debera ser vigilado. La conjuncin de los

    aportes de sustancias potencialmente contaminantes de diferentes

    orgenes con las condiciones ambientales del medio receptor, hacen

    que haya una clara tendencia acumulativa en la regin. De la misma

    manera, algunos compuestos (por ej., amonio, fosfato) estn

    ingresando al sistema en magnitudes muy altas, por lo que deberan

    ser controlados para prevenir situaciones de crisis. Esto merece ser

    considerado para futuros programas de monitoreo y vigilancia

    ambiental. Con la excepcin del mercurio, todos los otros metales

    tuvieron mayores niveles en el hgado que en el msculo de las

    especies. Los niveles de Pb, Cu y Cr en los sedimentos del sistema

    parecen estar estabilizados con respecto a los valores de los ltimos

    aos. Los de Hg parecen seguir decreciendo, tal y como lo vienen

    mostrando en los ltimos 5 aos. Finalmente, los de Zn y en menor

    medida los de Cd muestran un incremento (de baja pendiente pero

    constante) en sus niveles en el estuario.

    5.3. Programa de Vigilancia de la Calidad Ambiental de

    la Ra de Baha Blanca Informe Final Instituto Argentino de

    Oceanografa (IADO) Microbiologa Ambiental (UNS) COMIT

    TCNICO EJECUTIVO SUBSECRETARIA DE GESTION AMBIENTAL

    MUNICIPALIDAD DE BAHA BLANCA Baha Blanca, mayo de 2006.-

    4

  • CONCLUSIONES PARA EL PERIODO ESTUDIADO:La zona interior

    del estuario de Baha Blanca, estudiada durante abril-diciembre/2005,

    present condiciones que permiten caracterizarlo de la siguiente

    manera: La mayora de los metales pesados disueltos estudiados (Pb,

    Cu, Zn, Cr y Hg) presentaron concentraciones variadas. Algunos

    predominaron en la zona exterior (Zn), mientras que otros mostraron

    distribuciones globales (Cu, Pb, Cr). Hg present niveles muy bajos, y

    Cd se detect en pocas campaas. Por primera vez se establecieron los

    niveles de Fe y Ni disueltos. Con excepcin del Hg, todos los metales

    pesados estudiados (Cd, Pb, Cu, Zn, Cr) mostraron que se estn

    acumulando en los sedimentos del sistema, presentando adems una

    tendencia a acumularse ms en la zona interior que en la exterior de la

    grilla de muestreo empleada. Los peces estudiados mostraron residuos

    de Cd, Pb, Cu, Zn y Hg en sus tejidos (msculo e hgado), mientras que

    el Cr no fue detectable en ninguno. Con la excepcin del mercurio,

    todos los otros metales tuvieron en general mayores niveles en el

    hgado que en el msculo de las especies estudiadas.

    5.4. Programa Integral de Monitoreo. Polo

    Petroqumico y rea Portuaria del Distrito de Baha Blanca.

    Duodcima Auditora. Ao 2011. Municipalidad de Baha Blanca.

    Subsecretara de Gestin Ambiental. Comit Tcnico Ejecutivo.En

    5

  • el msculo de la especie estudiada Ramnogaster arcuata (Saraquita) se

    registraron residuos de todos los metales analizados (Cd, Pb, Cu, Zn,

    Cr, Ni y Hg), con niveles de concentracin diversos. Tambin, en todas

    las muestras de hgado de esta especie se registraron residuos de todos

    los metales estudiados. Algunos de los metales estudiados (cobre y

    mercurio) muestran una incipiente tendencia a la bioacumulacin en

    el msculo de la especie estudiada, mientras que otros (cadmio, cobre,

    zinc, y mercurio) tienden a hacerlo en el hgado. El hallazgo de resto de

    metales en los tejidos de la saraquita -y a pesar del escaso nmero de

    muestras consideradas para este trabajo- son muy importantes, porque

    demuestran que los compuestos metlicos que ingresan al estuario

    estn en formas qumicas adecuadas para ser incorporadas por los

    organismos (biodisponibles), y de tal manera pueden acumularse y

    eventualmente producir efectos txicos en caso que los niveles

    almacenados alcancen los niveles crticos para esta especie en este

    ambiente (valores de toxicidad hasta ahora no determinados). Esta

    situacin indica claramente que este tema merece ser estudiado con

    ms profundidad a efectos de identificar los correspondientes

    mecanismos de acumulacin y su potencial alcance biolgico, as

    como los valores crticos ( umbrales) a partir de los cuales los efectos

    txicos comenzaran a manifestarse. Preocupa la disminucin de la

    6

  • calidad del agua de la estacin 8 en coincidencia con el funcionamiento

    deficiente de la planta de tratamiento para la 3ra Cuenca. Tanto en

    aguas como en sedimentos la presencia de la bacteria indicadora de

    contaminacin fecal, est alcanzando los valores de la estacin 2 (zona

    de volcado de la planta para la 1ra cuenca). La presencia, acumulacin

    y transferencia de contaminantes orgnicos y de microorganismos

    potencialmente patgenos puede poner en crisis el funcionamiento de

    tramas trficas estuariales de significativa importancia desde el punto

    de vista higinico-sanitario y econmico-productivo. Esto enfatiza la

    necesidad de la investigacin y el monitoreo sobre bases continuas. Es

    decir, la obtencin de series a largo plazo de los parmetros que

    permitan evaluar la calidad del agua y las fuentes de contaminacin de

    origen terrestre. Se sugiere fuertemente -por parte de los

    investigadores- mantener una estrategia de trabajo que permita la

    actualizacin e integracin de la informacin, para obtener una visin

    actualizada del problema de contaminacin en aguas y sedimentos del

    estuario de Baha Blanca, y de ese modo poder recomendar situaciones

    alternativas que permitan superarlo.

    5.5. Monitoreo de la Descarga Cloacal 3ra Cuenca Villa

    Irup. La Resolucin N 1826/2006 del Organismo Provincial para el

    Desarrollo Sostenible (OPDS) establece que la descarga cloacal de la

    7

  • planta depuradora de la 3ra cuenca debe cumplir con los lmites

    admisibles establecidos en la Res. 336/03 de la Autoridad del Agua para

    descargas a cuerpo de agua superficial, dado que el cuerpo receptor de

    vuelco de dicha descarga es el arroyo Saladillo de Garca. Del anlisis

    de los resultados fisicoqumicos y bacteriolgicos en las muestras

    tomadas en dicha descarga, se desprende que la planta de tratamiento

    contina evidenciando deficiencias en el tratamiento de los lquidos

    cloacales, generando estos un impacto sostenido en el tiempo sobre las

    aguas ms internas y vulnerables del estuario. Si bien varias veces se

    superaron algunos de los parmetros fsico-qumicos que establece la

    legislacin vigente, es de destacar que los recuentos bacterianos

    superaron el lmite admisible para descarga en el 100% los resultados

    obtenidos, con valores mximos superiores a 1100000 UFC/100 ml. El

    efluente de la descarga cloacal 3ra Cuenca Villa Irup, no cumpli con

    los lmites mximos permitidos establecidos en la Res. 336/03 de la

    Autoridad del Agua. Los resultados de las inspecciones y anlisis

    fueron informados oportunamente a la Subsecretaria de Gestin

    Ambiental, solicitando sean comunicados a los organismos

    responsables del funcionamiento y control de la planta: ABSA, OCABA,

    ADA y OPDS. Con respecto a la empresa Solvay Indupa S.A.I.C., los

    resultados obtenidos en las mediciones realizadas en los pozos de la

    8

  • planta VCM son concordantes con lo declarado por la empresa al

    OPDS. Sin embargo los resultados de concentracin de mercurio

    encontrados en la planta de Cloro Soda, principalmente en el pozo

    PM8, no son concordantes con lo declarado por la empresa en los

    protocolos de informes presentados a dicho organismo provincial

    durante el ao 2011. Esta situacin ya fue mencionada en el PIM 2010 y

    notificada al OPDS en agosto de 2011 en expediente 4007-537/2011.

    5.6. Programa Integral de Monitoreo. Polo

    Petroqumico y rea Portuaria del Distrito de Baha Blanca.

    Duodcima Auditora. Ao 2009/2010. Municipalidad de Baha

    Blanca. Subsecretara de Gestin Ambiental. Comit Tcnico

    Ejecutivo. Conclusiones generales del Subprograma. Perodo enero

    diciembre de 2009. Las muestras de peces (pescadilla comn,

    Cynoscion guatucupa) estudiadas mostraron residuos de Cd, Pb, Cu, Zn

    y Hg en sus tejidos (msculo e hgado), mientras que el Cr no fue

    detectable en ninguno. En msculo de pescadilla, el Cd y el Pb

    superaron los estndares internacionales para consumo humano. El

    Cd en los ejemplares #1 y 2, y el Pb en los ejemplares #2 y 5. Con la

    excepcin del mercurio y plomo en los ejemplares de pescadilla

    comn capturados, todos los otros metales tuvieron en general

    mayores niveles en el hgado que en el msculo. Perodo enero

    9

  • diciembre de 2010. Todos los metales pesados estudiados mostraron

    que se estn acumulando en los sedimentos del sistema, presentando

    adems una tendencia a acumularse ms en la zona interior que en la

    exterior de la grilla de muestreo empleada. Los niveles de Cr y Hg

    acumulados parecen estar estabilizados con respecto a los valores de

    los ltimos aos. Los de Cu han sufrido un aumento significativo, a

    diferencia de lo registrado en los ltimos aos. Finalmente, los de Cd,

    Pb, Zn y Ni muestran un decremento en sus niveles en los sedimentos

    del estuario. Hasta el momento no hemos determinado cules son las

    causas probables de estas variaciones. En el msculo de las dos

    especies de peces estudiadas (Cynoscion guatucupa y Micropogonias

    furnieri) no se registraron residuos de Cd, Pb y Cu, y s de los otros

    metales analizados (Zn, Cr, Ni y Hg). En todas las muestras de hgado

    de ambas especies se registraron residuos de todos los metales

    estudiados, con la nica excepcin de Pb en el de corvina rubia. En

    general, todos los metales aparecieron en mayores concentraciones en

    el hgado que en el msculo. Muy pocos de los metales estudiados

    parecen estar bioacumulndose en el msculo de las especies

    estudiadas: Ni y Hg en el de pescadilla, y Ni en el de corvina. En el caso

    de los hgados, Cd, Zn, Cr, Ni y Hg se bioacumulan en el de pescadilla, y

    Cd, Cu, Zn, N y Hg en el de corvina. En el caso de Mercurio se conocen

    10

  • dos fuentes principales: la planta de cloro soda de la empresa Solvay

    Indupa y la descarga cloacal principal. Para mayor informacin sobre

    controles efectuados, ver subprograma de Efluentes Lquidos.

    Microbiologa: Como en aos anteriores los recuentos bacterianos estn ligeramente aumentados en las estaciones #2 y 8, ambas

    influenciadas por las descargas cloacales de la ciudad, para bacterias

    hetertrofas de origen marino y terrestre. Preocupa el aumento de

    Escherichia colien la estacin #6, que paso de registrar promedios

    histricos de 50 UFC/100ml, a superar ligeramente las 1000 UFC/

    100ml en el 2010. La presencia de bacterias degradadoras de

    hidrocarburos se detect en todos los sitios de muestreo, y las

    variaciones detectadas son las mismas que se observaron durante el

    ao 2009, indicando que ocurre un impacto de vuelco de

    hidrocarburos sobre el estuario. Se debe recordar que la zona interna

    del estuario tiene baja renovabilidad de agua y por lo tanto presenta

    alta vulnerabilidad. Los resultados evidencian que existe una

    influencia de los volcados que realiza la cloaca de la Tercera cuenca,

    en el rea donde se localiza el balneario Maldonado. Se requiere

    optimizar el tratamiento, ya que se corre el riesgo de alterar

    irreversiblemente las condiciones, con el riesgo sanitario

    consecuente. La experiencia general a nivel internacional ha

    11

  • demostrado que los resultados ms efectivos para lograr mantener el

    nivel de calidad adecuada a los fines recreacionales se alcanza

    implementando un eficiente sistema de tratamiento de lquidos

    cloacales junto con un riguroso control de las descargas, y no con

    meras especulaciones sobre el poder auto depurador de los cuerpos

    receptores. Asimismo, es imperioso conservar la calidad de su

    entorno por el valor ecolgico y por su influencia directa sobre las

    reas de recreacin. En definitiva, la generacin y eliminacin de

    contaminantes al medio acutico es inevitable, pero el grado de

    impacto que se produce en el cuerpo receptor es tcnicamente

    controlable.

    5.7. Las consideraciones y conclusiones a las que arriba

    el Comit de Control y Monitoreo, y que constan en el acta obrante en

    las hojas 998/999.

    5.8. El informe realizado por el Estudio de Tecnologa

    Alimentaria de Mar del Plata, a pedido de la Cmara Unin Pesquera y

    Comercial de Ingeniero White, Puerto Rosales y Baha Unin, el 20 de

    abril de 2009, que corre agregado en las hojas 1000/1003.

    5.9. El informe de resultados del Anlisis Fisicoqumicos

    de Producto, realizado por el Instituto de Anlisis FARES TAIE, a

    12

  • pedido de ROUCOMAR S.R.L. de Ingeniero White, sobre muestras de

    Pescadilla entera congelada, y que corre en la hoja 1004.

    5.10. En las hojas 658/659 se agrega un informe tcnico

    que se expide sobre la contaminacin detectada en las muestras

    tomadas en la Ra.

    5.11. En las hojas 665/672, corre agregado un informe

    sobre la presencia de metales contaminantes en los delfines de la zona.

    6. El Instituto Argentino de Oceanografa releva que la

    zona de la Ra de Baha Blanca es un estuario y que se trata de una

    imaginaria parcela de mar ubicada frente al puerto de Ingeniero White

    cuyas aguas, durante las horas de bajante solo recorre unos 10 a 12

    kilmetros como mximo, con escaso intercambio de masas de agua

    del estuario interior, por tanto no se trata de una zona de mar abierto,

    las que adems es una zona de pesca de peces de consumo humano.

    As los estndares que el OPDS y la ADA relevan en los vertidos

    nocivos de residuos peligrosos por parte de las industrias del Polo

    Petroqumico, segn la Resolucin 336/03 de la ADA, y que son para

    AGUAS ABIERTAS, resultan totalmente errneos tratndose de un

    estuario y con biosfera de pesca.

    7. Para el control y medicin de tales vertidos en esta

    zona debera tenerse en cuenta, para la determinacin de estndares

    13

  • de vertidos, que la ley de pesca de la Provincia de Buenos Aires n

    11.477 prohbe arrojar a las aguas en forma permanente o transitoria,

    sustancias nocivas para la biologa marina.

    Y adems, y fundamentalmente, es que la ley 25.675

    establece los presupuestos mnimos para el logro de una gestin

    sustentable y adecuada del ambiente, la preservacin y proteccin de

    la diversidad biolgica y la implementacin del desarrollo sustentable

    y define en el artculo 27, el dao ambiental como toda alteracin

    relevante que modifique negativamente el ambiente, sus recursos, el

    equilibrio de los ecosistemas, o los bienes o valores colectivos.

    8. Por todo lo expuesto requiero a la Jueza Federal a

    cargo del Juzgado n 2, la inmediata prohibicin del vertido en la Ra

    de Baha Blanca de los efluentes slidos, gaseosos o lquidos,

    consecuencia del proceso industrial que las empresas imputadas

    vierten a travs de ductos y canales, construidos y utilizados a tal fin o

    arroyos de uso pblico.

    Para as pedirlo invoco la regla del artculo 23 ltimo

    prrafo del CP que exige al juez que impida la continuacin del delito

    que se denuncia como cometindose, y los artculos 27 y 32 de la Ley

    25.675 (Ley General del Ambiente) que definen el dao ambiental

    14

  • como toda alteracin relevante que modifique negativamente el ambiente, sus recursos, el equilibrio de los ecosistemas, o los bienes o valores colectivos (artculo 27); y el artculo 32 de la LGA que sostiene que: El juez interviniente podr disponer todas las medidas necesarias para ordenar, conducir o probar los hechos daosos en el proceso, a fin de proteger efectivamente el inters general. Asimismo, en su Sentencia, de acuerdo a las reglas de la sana crtica, el juez podr extender su fallo a cuestiones no sometidas expresamente a su consideracin por las partes. En cualquier estado del proceso, aun con

    carcter de medida precautoria, podrn solicitarse medidas de urgencia, aun sin audiencia de la parte contraria, prestando debida caucin por los daos y perjuicios que pudieran producirse. El juez podr, asimismo, disponerlas, sin peticin de parte.

    9. En cuanto a la legitimacin del MPF para solicitar cuanto requerimos, cito la jurisprudencia de la Cmara Federal local,

    en los autos caratulados SCHRODER, Juan c/INVAP S.E. y E.N. s/AMPARO, reconoce plena legitimacin al Ministerio Pblico Fiscal para solicitar cuanto aqu se reclama. En dicho precedente, luego de

    admitir la primordial obligacin de los Estados en cuanto a la

    preservacin y defensa del medio ambiente, en lo que respecta a la

    legitimacin para obrar cita a Daniel A. PRIERI BELMONTE cuando

    15

  • seala que La dimensin colectiva del inters ambiental es una escala indita que rompe los moldes tradicionales: es necesaria la proteccin jurisdiccional de los intereses supraindividuales o difusos, mediante la dilatacin de la legitimacin activa para obrar, consagrando una expansividad horizontal, con fundamento en la proteccin de intereses que no se radican privativa o exclusivamente en una o ms personas determinadas, que envuelven una colmena de perjudicados y su dimensin social y de disfrute o goce solidario, que integran intereses propios y ajenos pero similares, de carcter vital (Morello).

    (Rev.LexisNexis, 24 de julio 2002, pg.47). Continu el fallo refiriendo que En ese orden de ideas

    cada uno de los habitantes de una comunidad que se sienta afectado tiene la obligacin (art.41 C.N.) de articular, estando legitimados para obrar, la accin, que algunos denominan amparo ambiental, para obtener el cese del dao y/o los actos potenciales que puedan perjudicar el habitat natural del hombre.

    Adems, la sentencia -con voto del Dr. Luis Cotter al que

    adhiriera el Dr. Ricardo Planes- continu refiriendo que En igual sentido entiendo que el Ministerio Pblico Fiscal se encuentra habilitado procesalmente para ser parte en estas actuaciones Su legitimacin emerge con toda claridad de los arts.41, 43 y 120 de la

    16

  • Constitucin Nacional. Este ltimo dice categricamente que el Ministerio Pblico tiene por funcin promover la actuacin de la justicia en defensa....de los intereses generales de la sociedad...., y no creo que se pueda poner en tela de juicio que la custodia del medio ambiente queda aprehendido en este enunciado-deber. Y tambin como habitante del lugar que se quiere preservar, pues as se lo exigen los arts. 41 y 43 de nuestra Carta Magna.

    10.En tal direccin la CSJN, en el fallo Mendoza

    (Mendoza, Beatriz Silvia y otros c/ Estado Nacional y otros s/ daos y

    perjuicios (daos derivados de la contaminacin ambiental del Ro

    Matanza-Riachuelo), ver antecedente citado en

    http://servicios.csjn.gov.ar/confal/ConsultaCompletaFallos.do?method=

    verDocumentos&id=604413), donde se dice: 18) Que en virtud de lo expresado, la presente causa tendr por objeto exclusivo la tutela del bien colectivo. En tal sentido, tiene una prioridad absoluta la prevencin del dao futuro, ya que segn se alega en el presente se trata de actos continuados que seguirn produciendo contaminacin. En segundo lugar, debe perseguirse la recomposicin de la polucin ambiental ya causada conforme a los mecanismos que la ley prev, y finalmente, para el supuesto de daos irreversibles, se tratar del resarcimiento. La tutela del ambiente importa el cumplimiento de los

    17

  • deberes que cada uno de los ciudadanos tienen respecto del cuidado de los ros, de la diversidad de la flora y la fauna, de los suelos colindantes, de la atmsfera. Estos deberes son el correlato que esos mismos ciudadanos tienen a disfrutar de un ambiente sano, para s y para las generaciones futuras, porque el dao que un individuo causa al bien colectivo se lo est causando a s mismo. La mejora o degradacin del ambiente beneficia o perjudica a toda la poblacin, porque es un bien que pertenece a la esfera social y transindividual, y de all deriva la particular energa con que los jueces deben actuar

    para hacer efectivos estos mandatos constitucionales . Y la particular energa implica dejar de lado la

    estructura rgida y habitual del proceso contradictorio exigindole al

    juez innovacin en las medidas, para ello le da como herramienta los

    principios de la ley 25675 tendientes a arribar a decisiones creativas y

    rpidas dado el dinamismo de la afeccin del bien colectivo en juego,

    en el cual se ven implicadas tambin las generaciones futuras.

    Por otro lado el fallo citado, posteriormente, exige un

    saneamiento de la cuenca creando ACUMAR (Autoridad de Cuenca

    Matanza-Riachuelo) teniendo como objetivos en si: 1) la mejora de la

    calidad de vida de los habitantes de la cuenca; 2) la recomposicin del

    18

  • ambiente en todos sus componentes (agua, aire y suelo); y 3) la

    prevencin de daos con suficiente y razonable grado de prediccin.

    Y cmo en esta presentacin tambin pretendemos

    arribar al saneamiento de la Ra como sucedi en el citado fallo

    Mendoza, me parece interesante contemplar lo expresado en el fallo:

    V. Requerir al Estado Nacional, a la Provincia de Buenos Aires, a la ciudad de Buenos Aires y al Cofema para que en el plazo de treinta das y en los trminos de la ley 25.675: Presenten un plan integrado (art. 5: Los distintos niveles de gobierno integrarn en todas sus decisiones y

    actividades previsiones de carcter ambiental, tendientes a asegurar el cumplimiento de los principios enunciados en la presente ley" basado en el principio de progresividad (art. 4) el que prev que los objetivos ambientales debern ser logrados en forma gradual, a travs de metas interinas y finales proyectadas en un cronograma temporal. Dicho plan deber contemplar.

    La citada Ley General del Ambiente de la Nacin n

    25.675 reza en su artculo 4 que la interpretacin y aplicacin de la

    presente ley, y de toda otra norma a travs de la cual se ejecute la

    poltica Ambiental, estarn sujetas al cumplimiento de los siguientes

    principios: Principio de prevencin: Las causas y las fuentes de los

    problemas ambientales se atendern en forma prioritaria e integrada,

    19

  • tratando de prevenir los efectos negativos que sobre el ambiente se

    pueden producir y Principio precautorio: Cuando haya peligro de dao

    grave o irreversible la ausencia de informacin o certeza cientfica no

    deber utilizarse como razn para postergar la adopcin de medidas

    eficaces, en funcin de los costos, para impedir la degradacin del

    medio ambiente. Ante la incertidumbre existente, debe acudirse a la

    normativa que en forma precisa regula esta situacin.

    El principio precautorio tiene como objeto aplicarse a

    un gran abanico de problemticas ambientales, pero

    fundamentalmente, a proteger a las generaciones futuras (as lo

    contempla el art. 41 de la Constitucin Nacional), es decir, anticiparse a

    problemas o urgencias que puedan ocurrir posteriormente. Para

    comenzar a entender este principio, resulta conveniente explicar que

    en la Declaracin de Ro sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Ro

    de Janeiro, 1992), en el punto 15 se estableci que Con el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deben aplicar ampliamente las medidas de precaucin conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de dao grave o irreversible, la falta de certeza cientfica absoluta no debe utilizarse como razn para postergar la adopcin de medidas efectivas para impedir la degradacin del medio ambiente.

    20

  • Asimismo, resulta interesante lo expuesto por la

    COMISIN DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS (Bruselas,

    01.02.2000) en relacin a la Comunicacin de la Comisin sobre el

    recurso al principio de precaucin. En dicho texto, se pueden resaltar

    los llamados factores desencadenantes de este recurso, que seran: 1.-)

    La identificacin de efectos potencialmente peligrosos que se derivan

    de un fenmeno, de un producto o proceso; 2.-) Una evaluacin

    cientfica de los riesgos que por insuficiencia de datos o por no ser un

    informe concluyente, no permite determinar con una certeza

    suficiente el riesgo en cuestin.

    En el Convenio de Pars para la Proteccin del Medio

    Marino del Atlntico Nordeste, (septiembre de 1992), el principio de

    precaucin se define como aqul principio en virtud del cual deben

    adoptarse medidas preventivas cuando haya motivos razonables para

    temer que ciertas sustancias o energa introducida, directa o

    indirectamente, en el medio marino puedan suponer riesgos para la

    salud de los seres humanos, ser peligrosos para los recursos vivos y

    los ecosistemas marinos, daar instalaciones de recreo o perturbar

    otros usos legtimos del mar, aunque no haya pruebas inequvocas de

    un vnculo causal entre los elementos en cuestin y los efectos (art.2,

    pto. 2, 2a).

    21

  • Expuesto el cuerpo normativo general que regula esta

    materia, cabe destacar que la jurisprudencia se refiri especficamente

    respecto al principio de precaucin. En tal sentido, cabe resaltar lo

    resuelto por la Cmara Federal de Apelaciones de La Plata (Sala 3) en

    la causa Asociacin para la Proteccin Medioambiental y Educacin

    Ecolgica 18 de octubre v. Edelap S.A. y otro (res. Del 06/04/2004), al

    sostener el Dr. Vallefn que ...3.1.1. Este principio -de aplicacin, como se ver, en el mbito del derecho ambiental por mandato legislativo- indica que todo dao a la salud o al medio ambiente debe ser evitado o

    minimizado a travs de medidas de carcter preventivo y que, en aras de lograr dicha finalidad, la realizacin de ciertas actividades o empleo de determinadas tecnologas cuyas consecuencias hacia las personas o medio ambiente sean inciertas, pero potencialmente graves, deben ser restringidas hasta que dicha incertidumbre sea resuelta en su mayor parte (Fullem, Gregory D., "The precautionary principle: environmental protection in the face of scientific uncertainty" en "Willamette Law Review", Spring, 1995, p. 495 y Applegate, John S., "The taming of the precautionary principle" en "William and Mary Environmental Law and Policy Review", Fall, 2002, p. 13)... (Lexis N 70016828) (subrayado y negrilla agregados).

    22

  • En definitiva, la sola probabilidad de que un

    acontecimiento configure una situacin daosa, activa este principio,

    que tiene como objetivo garantizar un nivel elevado de proteccin de la

    salud pblica y el medio ambiente. De este modo, el principio

    precautorio se transforma en uno de los puntales de mayor

    importancia en lo que respecta y se relaciona a la materia ambiental.

    A mayor grado de certeza y previsibilidad de cualquier

    proyecto o propuesta en materia ambiental, menor ser la probabilidad

    de dudas respecto a las propuestas que se eleven.

    En este caso que nos ocupa, por el contrario, los

    elementos informados por las distintas dependencias del Poder

    Ejecutivo Nacional, Provincial y Municipal -ante la carencia de

    estudios que permitan determinar exhaustivamente las condiciones de

    seguridad operativas-, resultan por lo pronto insuficientes para alejar

    las enormes preocupaciones y presunciones sobre los peligros que

    genera el vertido de los residuos txicos del proceso industrial que en

    el Polo Petroqumico se producen.

    Asimismo, corresponde referirse al principio de

    prevencin, con el que se busca anticiparse e impedir todo aquello que

    pueda generar un perjuicio ambiental, ms all de que algunas

    acciones ocurren irreversiblemente y amn que esas consecuencias se

    23

  • ocasionan en actividades humanas. Cuando en el art. 41 de la

    Constitucin Nacional (1er. prrafo) establece que todos los habitantes

    tienen el deber de preservar el medio ambiente, no hace ms que

    afirmar que la prevencin en materia de dao ambiental posee una

    importancia superior a la que tiene otorgada en otros mbitos, ya que

    la agresin en estos casos se manifiesta en hechos que provocan un

    deterioro cierto e irreversible, de tal modo que permitir su avance y

    prosecucin importa una degradacin perceptible de la calidad de vida

    de los seres humanos, por lo que su cesacin se revela como una

    medida impostergable (Lexis N 14/79831). Asimismo, en dicho fallo

    consider que debe darse particular importancia a la prevencin del

    dao al medio ambiente para que no sea una frmula meramente

    declarativa. La Constitucin nacional se anticipa y constitucionaliza el

    llamado dao ambiental y la obligacin consecuente, estableciendo

    una nueva categora de daos que obligan a recomponer lo ocasionado

    (Lexis N 14/79830).

    Ms all de lo expuesto, resulta vital diferenciar la

    prevencin de la precaucin. Mientras que con este ltimo

    trmino hacemos referencia a un riesgo futuro, la prevencin se

    inserta en el llamado riesgo actual. En tal sentido, cabe resaltar lo

    expuesto por Roberto Andorno al indicar que ...En el caso de la

    24

  • prevencin, la peligrosidad de la cosa o actividad ya es bien conocida, y lo nico que se ignora es si el dao va a producirse en un caso concreto...En cambio, en el caso de la precaucin, la incertidumbre recae sobre la peligrosidad misma de la cosa, porque los conocimientos cientficos son todava insuficientes para dar una respuesta acabada al respecto... (El principio de precaucin: un nuevo Standard jurdico para la era tecnolgica, LL-2002-D, pg. 1326

    y ss.).

    Para satisfacer necesidades humanas (y en algunos

    casos meramente necesidades comerciales) no se puede poner en

    riesgo a la vida y la salud de los seres humanos, sus bienes, y el medio

    ambiente. Ante el conflicto de valores, debe darse prevalencia a los

    esenciales, esto es, a los que -precisamente- ampara prioritariamente

    la Constitucin Nacional.

    En efecto, teniendo en cuenta por un lado la magnitud

    de los daos que podran suscitarse a la poblacin de la ciudad de

    Baha Blanca -en particular a los vecinos de Ingeniero White y a las

    personas que trabajan en el mbito del puerto e industrias radicadas en

    la zona de influencia inmediata-; como por el otro la incertidumbre

    sobre las reales posibilidades de contaminacin del producto de la

    pesca en la zona de la ra y consecuente contaminacin de quienes de

    25

  • ello se alimentan, corresponder se ordene judicialmente que se

    prohba los vertidos que se reprochan como de sustancias prohibidas.

    11. Para el caso que la Jueza entienda que es admisible

    una instancia superadora previa a la prohibicin solicitada, requerimos

    la convocatoria a una audiencia con las empresas denunciadas y los

    expertos que la Jueza crea menester convocar, el Ministerio Pblico

    Fiscal y los representantes legales y tcnicos de los querellantes, a fin

    que se establezca un inmediato plan de saneamiento de los vertidos

    con el control tcnico que la Jueza decida, bajo apercibimiento de

    ordenarse la clausura que se deja solicitada en primer trmino.

    12. Atento que la Fiscala ordenar la realizacin de la

    pericia respecto del impacto de las diversas acciones antrpicas, sobre

    la contaminacin con residuos peligrosos en la Ra de Baha Blanca, a

    travs de la Ctedra de Sistemas Alimentarios de la Facultad de

    Agronoma de la UBA y la correspondiente toma de muestras a travs

    de la Polica Federal Argentina y todo ello insume un costo muestra

    analizada que no lo puede asumir ni la Corte Suprema de Justicia

    Nacional, ni la Procuracin General de la Nacin y mucho menos los

    querellantes, se disponga en la audiencia que subsidiariamente se

    solicita su realizacin, la conciliacin con los representantes tcnicos y

    jurdicos de las empresas imputadas, respecto de los puntos de pericia

    26

  • y la exigencia, por la Jueza a dichas empresas, del importe en dinero

    requerido para la realizacin de la pericia indicada.

    27