Click here to load reader

Arquidiócesis de Santo Domingo Arquidiócesis de …parroquia.salesianosmoca.com/wp-content/uploads/2014/07/09... · que tengan Biblia una de las citas bíblicas del tema. 1. Cantos

  • View
    220

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Arquidiócesis de Santo Domingo Arquidiócesis de...

  • Arquidicesis de Santo DomingoArquidicesis de Santiago

    Dicesis de BarahonaDicesis de Ban

    Dicesis de Puerto PlataDicesis de San Pedro de Macors

    Dicesis de San Francisco de MacorsDicesis de Mao-Monte Cristi

    Valor del Mes:

    Hospitalidad

    Lema del Mes:

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la

    crcel y me visitaron(Mt 25, 35b.36b)

    Plan de PastoralSeptiembre 2015

  • Crditos

    Colaboradores:Hna. Dra. Angela Cabrera, mdr. William Arias, Denny Lpez, Carmen Fernndez, Lea Garca, y Eduviges Tejada (Comisin Bblica de la Arquidicesis de Santiago), Silvia Rodrguez (Arquidicesis de Santiago), Pbro. Lorenzo Vargas Salazar, Valerio Baines Sanz, OAR, (Arquidicesis de Santo Domingo)Coordinacin: Eugenia Lpez

    Diagramacin y Arte Final: Jess Prez

    Portadas: John Williams Castillo

    Impresin:Editora Amigo del HogarManuel Mara Valencia No. 4Santo Domingo, D. N. Tel.: 809.548.7594Para contacto Vicara de Pastoral, Telfono 809-682-0815, 809-221-3126, 849-622-1221 ext. 261 y 262Correo electrnico: [email protected]

  • 3

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Accin Significativa del Sector:

    Visita a los Hogares con la Biblia. Recoleccin de ayuda y de Biblias para los internos

    a travs de la Pastoral Penitenciaria.

    Accin Significativa Familiar:

    Acogida de la Palabra en familia. (Visita, entronizacin, regalo de una Biblia)

    ndice

    Primera Parte:

    Encuentros de Evangelizacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4

    Visita con la Biblia a los Hogares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9

    Semana Bblica 2015 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17

    Caminata Bblica Parroquial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .26

    Feria Bblica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .29

    Maratn de Lectura de la Biblia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .32

    Segunda Parte:

    Celebraciones Dominicales, Lecturas de la Palabra de cada da y Meditacin diaria del Evangelio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .34

    Solemnidad de Nuestra Seora de las Mercedes, 24 de Septiembre . . . .79

  • 4

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    PRIMER ENCUENTRO DE EVANGELIZACIONSemana 1-5 de Septiembre del 2015

    La Palabra de Dios nos mueve a la hospitalidad

    Orientaciones para este Encuentro: Colocar en el saln frases referentes a la Biblia. Se pueden tomar del Salmo 119, donde encontramos varios elementos de la Sagrada Escritura. En el centro del saln, colocar un altar o un ambn donde se entronizar la Biblia con una luz y dos huellas de pasos. Se reparten entre los participantes que tengan Biblia una de las citas bblicas del tema.

    1. Cantos sobre la Biblia

    2. Entronizacin de la Biblia: Dos personas traen la Palabra desde el fondo del lugar donde estn reunidas las personas. Se aclama la Palabra de Dios cantando con alegra. Luego se coloca sobre el altar o el ambn. Se invita a que todos abran su Biblia y busquen el Salmo 119 (118) versos 1- 16. Todos los recitan a una voz. Luego, cada uno los lee en silencio y se deja un espacio para que cada uno destaque en forma de oracin el verso que ms le ha llegado al corazn.

    Canto: Tu Palabra me da vida.

    3. Introduccin al tema de hoyCon este Encuentro iniciamos el Mes de Septiembre, mes de la Biblia y mes

    de la Pastoral Penitenciaria, resaltando el valor de la hospitalidad que tanto nos inculc Jess cuando nos dijo esta frase que es el lema de este mes: Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron. (Mt 25, 35b.36b).

    Este valor de la hospitalidad es una expresin propia de la solidaridad que todos estamos llamados a cultivar constantemente. Slo quien es solidario abre las puertas de su corazn, de su casa y de su familia a quien lo necesita de una forma o de otra, ya sea de techo fsico o de acogida fraterna.

    Conversemos entre nosotros: Qu es hospitalidad para ti? Puedes contar una experiencia de tu vida en la que has practicado la solidaridad. Qu relacin hay entre Biblia y solidaridad?

    4. Aclaremos el significado de hospitalidadLa hospitalidad es la cualidad de acoger y agasajar con amabilidad y

    generosidad a los invitados o a los extraos. Es recibir con amor a quien es forastero o no tiene casa ni apoyo. La palabra Hospitalidad viene de una palabra griega, filoxena que significa amor (afecto o bondad) a los extraos. Y en latn hospedar significa recibir como invitado. De ah provienen palabras semejantes como hospital, hospicio y hostal.

  • 5

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    En cada una de estas palabras, el significado principal se centra en un anfitrin que da la bienvenida y responde a las necesidades de las personas que se encuentran temporalmente ausentes de sus hogares. Esto implica, sobre todo, ofrecer al que llega a nuestra casa alimentacin, bebidas y alojamiento o refugio, atencin y cario.

    Al hablar de hospitalidad unida a la solidaridad el acento se pone en aquellos que estn en necesidad, que son forasteros, que no tienen quien los reciba y acoja. Por eso, la hospitalidad es considerada como una obra de misericordia que trae muchas bendiciones a quienes la practican

    5. La Palabra nos habla de la hospitalidad.En este momento dejmonos llevar por la Palabra que nos lleva a vivir

    cada vez ms este sentido de la solidaridad. Buscaremos estos textos bblicos y, luego, entre todos y todas, apliquemos a nuestras vidas lo que nos ensean para vivir la solidaridad.

    Gnesis 18, 1-10; Hebreros 13, 1. Levtico 19,34. Deuteronomio 10,18-19; Job 31, 19 y 32. Isaas 58,7. Mateo 25,35 y 43. Hechos 16,15. Romanos 12,13. 1 Pedro 4,9.

    Compartamos esta Palabra reflejndola en nuestra propia vida. Cada uno pregntese y conteste: A qu me invita esta Palabra? Quines son los que necesitan hospitalidad hoy? Cmo puedo ser ms hospitalario?

    6. Profundizacin:Estamos celebrando con alegra y fervor el Mes de la Biblia. Se realiza

    en Septiembre en honor a San Jernimo, quien am profundamente la Palabra y se dedic a estudiarla con gran dedicacin. Para que la Palabra fuera conocida por su pueblo tradujo la Biblia de las lenguas hebrea y griega al latn que en el siglo cuarto despus de Cristo era el idioma popular. El muri en Septiembre del ao 420, en Beln. Fue declarado y reconocido como Padre de la ciencia bblica y doctor de la Iglesia. Su fecha litrgica, igualmente, es el 30 de septiembre.

    Ya que la celebracin de la Biblia es la celebracin de la vida nos dedicamos en este mes a resaltar la hospitalidad en este ao que estamos invitados a hacer nuestras las necesidades de los dems. Fcilmente podemos descubrir que la Biblia es un libro marcado por la vida creyente de los pobres y de las personas solidarias en una historia concreta.

    Como podemos ver en los textos que hemos escuchado la Escritura est llena de testimonios de hospitalidad y de invitaciones a vivirla con verdadero amor solidario. El primer ejemplo de solidaridad nos lo dio Abraham al acoger a esos tres mensajeros que eran ngeles de Dios sin l saberlo (Heb 13,1).

    Es importante tener en cuenta que la hospitalidad se debe practicar sin murmuraciones (1 Pedro 4,9) porque cuando uno es hospitalario lo hace sirviendo al Seor en esas personas y porque ama al Seor. Si se hace con disgusto, mala cara o refunfuando en vez de mostrar el amor de Dios a esas personas les est mostrando desprecio y mala gana.

  • 6

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    La hospitalidad se puede hacer cada da y en muy diferentes oportunidades y formas. La forma cariosa y fraterna que tratamos a los que no conocemos y son extraos a nosotros es vivir la hospitalidad. Por ejemplo, dar una sonrisa, unos buenos das, la manera de dirigirnos a las personas que nos dan un servicio, mirar con respeto a los hermanos haitianos o a cualquier extranjero, recibir a una persona pobre con dignidad.

    Ser hospitalario es ser capaces de acoger an aquellos que la sociedad o el ambiente desprecia por su conducta o por ser considerados despreciables por prejuicios, ideas preconcebidas. Es hacer como Jess que acogi a publicanos, prostitutas, pecadores pblicos y los recibi en su corazn.

    Podemos ser hospitalarios cuando recibimos en nuestras casas a los misioneros y misioneras que llevan la Palabra de Dios y compartimos con ellos ofrecindoles atencin, apoyo, comida y techo si es necesario.

    Ser hospitalario, entonces, es abrir sus corazones y sus casas a los extraos, a los que estn necesitados y no tienen que los reciba. Es sentar en nuestra mesa a los que no nos pueden invitar ni devolver lo que le hemos dado como nos manda Jess (Lc 14,12-14).

    7. Compartamos entre nosotros.Despus de escuchar todo lo anterior digamos una frase bblica que nos

    mueve a vivir la hospitalidad y expresemos lo que ms le ha ayudado para su vida esta reflexin.

    8. Oracin: Todos se colocan alrededor de la Biblia. Cada uno de los presentes hace una oracin de accin de gracias por las luces y las orientaciones que la Biblia le ha dado para vivir la hospitalidad cada da. Luego, cada uno y cada una abre sus brazos en signo de acogida a los dems se compromete con el Seor a vivir la hospitalidad con algunas personas concretas. Se concluye con un Padrenuestro y un Ave Mara. Se dan un abrazo de paz, como signo de hospitalidad de unos con otros.

    9. Canto final.

    SEGUNDO ENCUENTROSemana 7-12 de Septiembre del 2015

    Acurdense de los presos como si estuvieran con ellos en la crcel (Heb 13,3).

    Orientaciones para este Encuentro: Preparar un altar para la Biblia, con flores, luces y adornos. Colocar el lema del mes. Se pueden poner unas cadenas con un candado para recordar la crcel y a nuestros hermanos internos. Se distribuyen las citas bblicas para proclamarlas.

  • 7

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    1. Cantos sobre la Biblia

    2. Entronizacin de la Biblia: Dos personas traen la Palabra desde el fondo del lugar donde est reunido el grupo. Se aclama la Palabra de Dios cantando con alegra. Luego se coloca sobre el altar o el ambn. Se invita a que todos abran su Biblia y busquen el Salmo 119 (118) versos 25-48. Todos los recitan a una voz. Luego, cada uno los lee en silencio y se deja un espacio para que cada uno destaque en forma de oracin el verso que ms le ha llegado al corazn.

    Canto: Tu Palabra me da vida.

    3. Introduccin al tema de hoy

    El Mes de Septiembre, mes de la Biblia y mes de la Pastoral Penitenciaria, resaltamos el valor de la hospitalidad que tanto nos inculc Jess cuando nos dijo esta frase que es el lema de este mes: Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron. (Mt 25, 35b.36b).

    En el Encuentro de hoy nuestra mirada se dirige a los que estn internos en las crceles de nuestro pas, a los que Jess nos invita visitar y socorrer. Partamos de lo que conocemos sobre nuestros hermanos que estn en la prisin. Alguna vez has visitado alguna crcel? Cul ha sido tu impresin? Qu conoces de la situacin actual de las crceles del pas? Qu podramos hacer para manifestar nuestra solidaridad con ellos?

    4. Escuchemos la Palabra:Leamos estas citas bblicas: Isaas 58, 5-6; Lucas 4,16-21; Mateo 25,

    36-40 y 43-45; Hebreos 3, 13; Hebreos 10, 34-35; Hechos 24,23; Filipenses 4,14-19; Colosenses 4,18; 2 Timoteo 1,16-18; Glatas 6,1-2.Compartamos esta Palabra reflejndola en nuestra propia vida. Cada uno pregntese y conteste: A qu me invita esta Palabra? Qu podemos hacer por nuestros hermanos que estn en la crcel? Conocemos a alguien que est ayudando a los internos de las crceles

    como parte de la Pastoral Penitenciaria? Cmo apoyamos a la Pastoral Penitenciaria?

    5. Profundicemos el tema de hoyPara hacer nuestras las necesidades de nuestros hermanos internos en

    las crceles dominicanas es importante que conozcamos lo que nos dice el Segundo Censo Nacional Penitenciario realizado en el 2012.

    En nuestro pas existen un total general de 20,007 internos privados de libertad repartidos entre el modelo tradicional en los que hay 16,298 ( 81.5% ) y unos 3,452 recluidos en los del nuevo modelo penitenciario (17.2%).

    Pero, segn la Direccin General de Prisiones la capacidad mxima del sistema penitenciario es para 11,505 internos. Eso quiere decir que

  • 8

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    estn superpobladas ya que hay 8,502 internos por encima de dicha capacidad. Lo que se traduce en la imposibilidad material de llevar a cabo la implementacin del sistema progresivo dispuesto en el artculo 13 de la Ley 224-84, sobre Rgimen Penitenciario, reflejada esta realidad en las condiciones deplorables en las que los privados de libertad logran subsistir dentro de este modelo penitenciario.

    Esta sobrepoblacin en estos recintos penitenciarios tradicionales genera los grandes males que afectan al sistema carcelario tradicional del pas, cuya vctima directa son los privados de libertad ingresados en este rgimen, los cuales sufren diariamente con: la falta de higiene, aprovisionamiento insuficiente de alimentos, enfermedades de la piel y respiratorias, sistema elctrico inadecuado, ventilacin insuficiente, entre otras.

    Por igual, genera la vulneracin del derecho a la igualdad material, en base a que incentiva altos niveles de discriminacin entre la poblacin que alberga, ya que aquellos que tienen recursos econmicos son los que pueden ser beneficiados con condiciones de habitabilidad adecuadas, lo que se traduce como corrupcin, ya sea de las autoridades penitenciarias civiles como castrenses.

    Esto se evidencia ms porque en los centros del nuevo modelo de gestin penitenciaria no ocurren estos males.

    Del total general de 20,007 privados de libertad entrevistados, solamente 671 son mujeres y 19,336 que son hombres. Un 77.5% es predominantemente joven, debido a que 15,909 tienen edades comprendidas entre igual o mayor de 18 aos y menor de 40. De 60 aos en adelante se reportan 308 casos.

    Ante esa situacin no podemos quedarnos de brazos cruzados. Por eso, la Iglesia ha creado la Pastoral Penitenciaria para evangelizar tanto a los detenidos como a los que los custodian y a sus familiares. Esta obra evangelizadora la realizan a travs de diferentes reas de trabajo como son:

    El anuncio del Evangelio a los internos para que teniendo un encuentro con Jesucristo se conviertan a El y formen comunidades cristianas dentro de los recintos penitenciarios.

    Catequesis de iniciacin cristiana Celebraciones de la fe: la Eucarista y otros sacramentos. Servicios jurdicos Servicios de salud Servicios educativos Trabajo de prevencin del delito Atencin a las vctimas del delito Trabajo con las familias La reintegracin a la sociedad: apoyo y acompaamiento a los que

    cumplen la condena.

    Como vemos el campo de accin es amplio. Aqu valen las palabras de Jess: La cosecha es grande y los obreros son pocos. La Pastoral Penitenciaria necesita personas que se integren a trabajar en alguna de estas reas. Necesita recursos econmicos y materiales para esta gran y hermosa labor. Requiere apoyo de toda la comunidad eclesial que ella representa. Todos podemos hacer algo.

  • 9

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Les invitamos a comunicarse con la Comisin Nacional de Pastoral Penitenciaria a los telfonos 809-482-2524; 849-214-4942. O al correo electrnico: [email protected] Tambin, pueden contactar a la Comisin Arquidiocesana o Diocesana de tu propia Iglesia Local.

    6. Compartamos entre nosotros:Despus de este Encuentro: Qu ha quedado en mi mente y en mi

    corazn? Qu se nos ocurre hacer por Jesucristo que est vivo y presente en los detenidos en las crceles?

    7. Oremos:Nos reunimos en crculo alrededor de la Palabra y de la cadena. Todos

    en silencio oran por algn conocido o familiar que est en la crcel. Luego, todos interceden en voz alta por esa persona que est interna en la crcel. Se repite el versculo Mateo 25,39-40. Se intercede por todos los que trabajan en la Pastoral Penitenciaria. Se concluye con el Padre Nuestro y Ave Mara.

    8. Compromiso: Hacer un censo de las familias que tienen algn familiar en la crcel. Organizar algn apoyo o visita a esos hermanos o hermanas.

    ACCION SIGNIFICATIVA DEL SECTORSemana del 14 al 19 de Septiembre

    Visita a los hogares con la BibliaLa Palabra nos hace hospitalarios

    En este mes de septiembre la Accin Significativa del mes nos lleva a las visitas por los hogares con la Biblia. Siguiendo el Itinerario de Evangelizacin que propone el Plan Pastoral de nuestra Iglesia Dominicana, muy apropiadamente para esta dinmica, nos centraremos en el valor de la Hospitalidad, como un aspecto del Amor y la Solidaridad, camino de santidad, que es nuestro Lema durante todo el Ao.

    Como muchas veces hemos escuchado, el cristiano se salva en racimo. Aunque nuestra respuesta de fe es personal, somos responsables de llegar a Dios con la comunidad. Por ello es tan importante practicar la solidaridad entre compaeros de comunidad y mas all. Un aspecto importante de la solidaridad es la hospitalidad, sobre todo con el extranjero. Los textos bblicos insisten en ello. El pueblo de la Biblia, Israel, fue extranjero en otras tierras, por eso conoce las dificultades de quien lo es.

    Invitamos a acoger la Palabra que visita a su pueblo, como un gesto de que nuestros hogares estn abiertos a Jess, a su mensaje y a los hermanos, sin importar raza o nacionalidad.

  • 10

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    Primera Visita Amen al extranjero, como uno de ustedes.

    Preparacin: Llevar la Biblia en alto hasta llegar a la casa que se visitar. Se prepara un lugar con una mesa para colocar la Biblia, veln encendido y flores.

    1. Saludo a la familia: El Seor les visita y les dice Hoy tengo que hospedarme en tu casa: Respuesta de la familia: No somos dignos de que entres en nuestra casa, pero qudate junto a nosotros porque la tarde est cayendo.

    2. Motivacion: En este ao 2015, la Iglesia nos propone reflexionar sobre la Solidaridad, con el Lema: Amor y solidaridad camino de santidad, Como parte importante de la solidaridad, este mes de septiembre somos convocados a trabajar el valor de la Hospitalidad: escuchando la Palabra de Dios que nos dice: Fui forastero y me acogieronEstuve en la crcel y me visitaron (Mt 25,35b.36b).

    Para la mujer y el hombre que creen en Jesucristo la hospitalidad es un deber. Los textos bblicos nos lo recuerdan desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. La hospitalidad al forastero fue una caracterstica propia de los pueblos semitas y mediterrneo en el mundo antiguo. Los beduinos del desierto, los pueblos nmadas, los hebreos, los griegos y los romanos acreditan sus costumbres hospitalarias. Mara y Jos demandaron hospitalidad y no la obtuvieron, por eso Jess tuvo que nacer en un pesebre (Juan Pablo II, Jornada Mundial de la Migraciones). En este mes de septiembre dedicado a la Biblia queremos invitarte a fomentar el valor de la hospitalidad obedeciendo al mandato del Seor.

    3. Canto y entronizar la Biblia abierta en lugar preparado y visible

    4. Invocar el Espritu: Puede ser usando formulas aprendidas o cnticos de invocacin o tambin de forma espontanea, dejando que el espritu fluya.

    5. Lectura del Libro de Levtico, 19,33-34. Hacemos breve silencio para interiorizar el texto bblico y compartirlo entre nosotros.

    6. Meditemos con esta reflexin. Un inmigrante es una persona venida de otro pas, de otra cultura, por tanto

    es un necesitado de acogida, de hospitalidad. Por el desconocimiento de la cultura o del idioma del pueblo al que llega se convierte en sujeto sensible de desprecios y de abusos. Todo el que ha estado en otro pas, sobre todo si no conoce el idioma, sabe lo difcil, que a veces resulta el moverse de un lado a otro. Muchos amigos y familiares nuestros, probablemente nosotros mismos, tal vez hayamos experimentado el hecho de ser extranjeros en otras tierras.

    El texto que hoy hemos ledo, es una mxima o un mandato para el pueblo de Israel, que habiendo sido extranjero en un pas extrao, invita a su gente, a socorrer al extranjero que le solicita ayuda.

  • 11

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Es una leccin para nosotros cristianos dominicanos de hoy. Muchas fibras se pueden tocar, al aludir a este tema; pero la palabra es clara. Ella nos llama a no hacer sufrir o abusar del extranjero que vive entre nosotros, a tratarlos como uno de nosotros; ellos son tan hijos de Dios, como nosotros mismos.

    A veces espanta la manera como, aun siendo cristianos, nos referimos a un hermano por el hecho de ser extranjero, y especficamente cuando se trata de un hermano haitiano. Es cierto que hay muchas heridas en nuestro pasado, que bloquean una justa y armoniosa relacin, pero como seguidores de Cristo y oidores de su Palabra, debemos esforzarnos en que as sea.

    7- Oracin: Todos se colocan alrededor de la Sagrada Escritura, unen sus manos en seal de unidad, por un momento reflexionan en las veces en que han rechazado a alguien por el hecho de ser extranjero, piden perdn. Luego, dan gracias segn le inspire el Espritu por hacernos hospitalarios. Se concluye con un Padre Nuestro y Ave Mara y Gloria.

    8. Propsito: No despreciar a los dems por el hecho de que sean extranjeros.

    9. Canto: No me llames extranjero, Alberto Cortez

    Segunda Visita No abusar del extranjero

    Preparacin: Llevar la Biblia en alto hasta llegar a la casa que se visitar. Se prepara un lugar con una mesa para colocar la Biblia, veln encendido y flores.

    1. Saludo a la familia: El Seor les visita y les dice Hoy tengo que hospedarme en tu casa: Respuesta de la familia: No somos dignos de que entres en nuestra casa, pero qudate junto a nosotros porque la tarde est cayendo.

    2. Motivacion: En este ao 2015, la Iglesia nos propone reflexionar sobre la Solidaridad, con el Lema: Amor y solidaridad camino de santidad, Como parte importante de la solidaridad, este mes de septiembre somos convocados a trabajar el valor de la Hospitalidad: escuchando la Palabra de Dios que nos dice: Fui forastero y me acogieronEstuve en la crcel y me visitaron (Mt 25,35b.36b).

    Para la mujer y el hombre que creen en Jesucristo la hospitalidad es un deber. Los textos bblicos nos lo recuerdan desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. La hospitalidad al forastero fue una caracterstica propia de los pueblos semitas y mediterrneo en el mundo antiguo. Los beduinos del desierto, los pueblos nmadas, los hebreos, los griegos y los romanos acreditan sus costumbres hospitalarias. Mara y Jos demandaron hospitalidad y no la obtuvieron, por eso Jess tuvo que nacer en un pesebre (Juan Pablo II, Jornada Mundial de la Migraciones).

    En este mes de septiembre dedicado a la Biblia queremos invitarte a fomentar el valor de la hospitalidad obedeciendo al mandato del Seor.

  • 12

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    3. Canto y entronizar la Biblia abierta en lugar preparado y visible

    4. Invocar el Espritu: Puede ser usando formulas aprendidas o cnticos de invocacin o tambin de forma espontnea, dejando que el Espritu fluya.

    5. Lectura del Libro de Job 31,31-32 Hacemos breve silencio para interiorizar el texto bblico y compartirlo entre nosotros.

    6. Meditemos con esta reflexin. En el libro de Job modelo de hombre justo, aparece una mencin al

    inmigrante y cmo cumple con l la hospitalidad debida, El forastero no pernoctaba a la interperie, tena abierta mi puerta al caminante (Job 31,31-32). Tambin el evangelista Mateo habla de manera expresa de la hospitalidad a personas en dificultad y necesitadas.

    Entre los signos que permiten discernir si se ha acogido a Jess y su mensaje est el haber brindado hospitalidad al forastero (Mt. 25,35) Como nos dice .Juan Pablo II, en su mensaje en la Jornada Mundial de la Migracines 2001, para nuestras sociedades, el criterio para determinar el lmite de soportabilidad no puede ser la simple defensa de nuestro propio bienestar, descuidando las necesidades reales de quienes tristemente se ven obligados a solicitar hospitalidad.

    Adems, esta hospitalidad debe suponer condiciones de respeto e igualdad, pues al decir de Ex 23,9 no podemos oprimir al emigrante, recordando al pueblo de Israel su situacin de emigrante en Egipto. Actuando as con verdadero sentido de la hospitalidad evanglica, nos acercamos cada vez ms a la santidad y unidad a que nos llama Jess. 7. Oracin espontnea orando por la hospitalidad en nuestra sociedad.

    Todos se colocan alrededor de la Sagrada Escritura, unen sus manos y piden para que haya hospitalidad en nuestra sociedad. Se concluye con el Ave Mara y Gloria.

    8. Propsito: acoger con caridad al extranjero, sin abusar de l, por su calidad de inmigrante.

    9. Canto

    Tercera Visita No olviden la Hospitalidad

    Preparacin: Llevar la Biblia en alto y cantando hasta llegar a la casa que se visitar. Se prepara un lugar con una mesa para colocar la Biblia, veln encendido y flores.

    1. Saludo a la familia: El Seor les visita y les dice Hoy tengo que hospedarme en tu casa: Respuesta de la familia: No somos dignos de que entre en nuestra casa, pero qudate junto a nosotros porque la tarde est cayendo.

  • 13

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    2. Motivacin: En este ao 2015, la Iglesia nos propone reflexionar sobre la Solidaridad, con el Lema: Amor y solidaridad camino de santidad, Como parte importante de la solidaridad, este mes de septiembre somos convocados a trabajar el valor de la Hospitalidad: escuchando la Palabra de Dios que nos dice: Fui forastero y me acogieronEstuve en la crcel y me visitaron (Mt 25,35b.36b).

    Para la mujer y el hombre que creen en Jesucristo la hospitalidad es un deber. Los textos bblicos nos lo recuerdan desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. La hospitalidad al forastero fue una caracterstica propia de los pueblos semitas y mediterrneo en el mundo antiguo. Los beduinos del desierto, los pueblos nmadas, los hebreos, los griegos y los romanos acreditan sus costumbres hospitalarias. Mara y Jos demandaron hospitalidad y no la obtuvieron, por eso Jess tuvo que nacer en un pesebre (Juan Pablo II, Jornada Mundial de la Migraciones).

    En este mes de septiembre dedicado a la Biblia queremos invitarte a fomentar el valor de la hospitalidad obedeciendo al mandato del Seor.

    3. Canto y entronizar la Biblia abierta en lugar preparado y visible

    4. Invocar el Espritu: Puede ser usando formulas aprendidas o cnticos de invocacin y de forma espontanea, dejando que el Espritu fluya

    5. Lectura del Libro de Hebreos 13, 1-3. Hacemos breve silencio para interiorizar el texto bblico y compartirlo entre nosotros.

    6. Meditemos con esta reflexin. Al finalizar la Carta a los Hebreos, hay una lista de exhortaciones para

    quien quiere asumir un estilo cristiano en su vida. La primera, es amarse unos a otros y a cultivar la fraternidad. En una frase muy hermosa invita a la hospitalidad. A ser amables con los que llegan a nuestra casa.

    Resulta un poco cuesta arriba en estos tiempos de tanta inseguridad, no dudar en abrir nuestras puertas a quienes se acercan a nuestros hogares. Ciertamente debemos ser cautos, sin caer en la descortesa o en la falta de caridad y hospitalidad. Sin olvidar que Dios est en el rostro de quien toca nuestra puerta por un plato de comida, a si como en la antigedad, sin saberlo algunos hospedaron ngeles.

    La siguiente exhortacin es acordarse de quienes estn privados de la libertad. No porque no sean culpables, sino, porque es al pecado al que debemos juzgar o al pecador. Y finalmente la invitacin a pensar en el maltratado, porque alguna vez puede tocarnos a nosotros. Pensemos, por ejemplo en tantos nios indefensos y abuzados, en tantas mujeres maltratadas, tal vez, entre nosotros. Y vayamos un poco ms all, considerando la manera en cmo podemos ayudar a mejorar su situacin de vida.

    7. Oracin. Todos se colocan alrededor de la Sagrada Escritura, unen sus manos y piden por la seguridad de nuestro pas, para que podemos abrir las puertas de nuestras casas sin temor. Pedir tambin por tantos nios,

  • 14

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    mujeres y hombres que son vctimas de maltrato en nuestra sociedad. Concluir con un Padre nuestro y Ave Mara y Gloria.

    8. Propsito: Acoger con amabilidad a quienes tocan nuestra puerta; Orar por encarcelados y maltratados de nuestra comunidad

    9. Canto:

    Cuarta Visita: Que la nuestra, sea la casa de todos.

    Preparacin: Llevar la Biblia en alto y cantando hasta llegar a la casa que se visitar. Se prepara un lugar con una mesa para colocar la Biblia, veln encendido y flores.

    1. Saludo a la familia: El Seor les visita y les dice Hoy tengo que hospedarme en tu casa: Respuesta de la familia: No somos dignos de que entres en nuestra casa, pero qudate junto a nosotros porque la tarde est cayendo.

    2. Motivacion: En este ao 2015, la Iglesia nos propone reflexionar sobre la Solidaridad, con el Lema: Amor y solidaridad camino de santidad, Como parte importante de la solidaridad, este mes de septiembre somos convocados a trabajar el valor de la Hospitalidad: escuchando la Palabra de Dios que nos dice: Fui forastero y me acogieronEstuve en la crcel y me visitaron (Mt 25,35b.36b).

    Para la mujer y el hombre que creen en Jesucristo la hospitalidad es un deber. Los textos bblicos nos lo recuerdan desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. La hospitalidad al forastero fue una caracterstica propia de los pueblos semitas y mediterrneo en el mundo antiguo. Los beduinos del desierto, los pueblos nmadas, los hebreos, los griegos y los romanos acreditan sus costumbres hospitalarias. Mara y Jos demandaron hospitalidad y no la obtuvieron, por eso Jess tuvo que nacer en un pesebre (Juan Pablo II, Jornada Mundial de la Migraciones).

    En este mes de septiembre dedicado a la biblia queremos invitarte a fomentar el valor de la hospitalidad obedeciendo al mandato del Seor.

    3. Canto y entronizar la Biblia abierta en lugar preparado y visible

    4. Invocar el Espritu: Puede ser usando formulas aprendidas o cnticos de invocacin y tambin de forma espontanea, dejando que el Espritu fluya.

    5. Lectura del la Primera Carta de Pedro 4, 7-10. Hacemos breve silencio para interiorizar el texto bblico y compartirlo entre nosotros.

    6. Meditemos con esta reflexinLa comunidad que se reuna alrededor del apstol Pedro no da una

    leccin a los seguidores de Cristo de la actualidad. Nos recuerda que un cristiano que no produzca ningn impacto en la sociedad es seal de que su vida no est organizada de acuerdo a las exigencias del Evangelio.

  • 15

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Quin no calificara los acontecimientos que estamos viviendo como final del universo?,La pobreza, el descalabro moral, El hambre de millones de personas o la catstrofe ecolgica a las que nos lleva en consumo excesivo?

    El papa Francisco en su encclica Laudato Si (Alabado sea) no dice: Esta hermana tierra clama por el dao que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que ramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el corazn humano, herido por el pecado, tambin se manifiesta en los sntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres ms abandonados y maltratados, est nuestra oprimida y devastada tierra, que gime y sufre dolores de parto (Rm 8,22).

    Que nos propone este texto bblico como una alternativa contra los males que nos arropan: un amor intenso los unos por los otros, perdonar la ofensas del otro, hospitalidad sin murmuraciones, servicio a los dems compartir los dones que cada uno ha recibido. Vivir estas prcticas de verdadero amor en nuestros hermanos y a nuestra casa comn la tierra que nos impulsara con la fuerza del Espritu Santo que penetra los corazones con la fuerza de la verdad y nos permitir descubrir cmo vivir los uno por los otros.

    7. Oracin. Todos se colocan alrededor de la Sagrada Escritura, unen sus manos y cada sector presenta sus necesidades particulares. Concluir con el Padre nuestro, l Ave Mara y Gloria.

    8. Propsito: Considerar la tierra como nuestra casa grande, donde todos somos acogidos y as mismo disponer de nuestras casas como la casa de todos los hermanos

    9. Canto: Credo Nicaraguense.

    Quinta Visita: Es muestra de lealtad acoger al hermano, aunque sea extranjero

    Preparacin: Llevar la Biblia en alto y cantando hasta llegar a la casa que se visitar. Se prepara un lugar con una mesa para colocar la Biblia, veln encendido y flores.

    1. Saludo a la familia: El Seor les visita y les dice Hoy tengo que hospedarme en tu casa: Respuesta de la familia: No somos dignos de que entres en nuestra casa, pero qudate junto a nosotros porque la tarde est cayendo.

    2. Motivacion: En este ao 2015, la Iglesia nos propone reflexionar sobre la Solidaridad, con el Lema: Amor y solidaridad camino de santidad, Como parte importante de la solidaridad, este mes de septiembre somos convocados a trabajar el valor de la Hospitalidad: escuchando la Palabra de Dios que nos dice: Fui forastero y me acogieronEstuve en la crcel y me visitaron (Mt 25,35b.36b).

  • 16

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    Para la mujer y el hombre que creen en Jesucristo la hospitalidad es un deber. Los textos bblicos nos lo recuerdan desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. La hospitalidad al forastero fue una caracterstica propia de los pueblos semitas y mediterrneo en el mundo antiguo. Los beduinos del desierto, los pueblos nmadas, los hebreos, los griegos y los romanos acreditan sus costumbres hospitalarias. Mara y Jos demandaron hospitalidad y no la obtuvieron, por eso Jess tuvo que nacer en un pesebre (Juan Pablo II, Jornada Mundial de la Migraciones).

    En este mes de septiembre dedicado a la biblia queremos invitarte a fomentar el valor de la hospitalidad obedeciendo al mandato del Seor.

    3. Canto y entronizar la Biblia abierta en lugar preparado y visible

    4. Invocar el Espritu: Puede ser usando formulas aprendidas o cnticos de invocacin y de forma espontanea, dejando que el espritu fluya

    5. Lectura del Libro de Tercera Carta de Juan 1, 2-6. Hacemos breve silencio para interiorizar el texto bblico y compartirlo entre nosotros.

    6. Meditemos con esta reflexin. El texto habla de fidelidad, de lealtad y de verdad. La verdad es Cristo

    Jess y su propuesta de construccin de un reino de amor donde todos seamos hermanos. La lealtad a esa verdad y enmarcar la vida a los propsitos del Reino; la fidelidad es mantener en el tiempo esa coherencia.

    El texto es una explosin de alegra a saber que un seguidor del mensaje, lleva una vida de acuerdo a aquello que profesa creer, sobre todo en la acogida a los hermanos que van de paso, sin importar que fueran paganos o extranjeros.

    Porque es tan importante este gesto, porque en el principio la Iglesia era bsicamente misionera y los seguidores de Jess iban de una comunidad a otra predicando, bautizando y construyendo comunidades, entre ellos haba tanto judos como extranjeros, por eso la aclaracin que hace el texto. Era bueno para ello ir encontrando en el camino gente que le acogiera.

    Tambin a nosotros nos toca hoy acoger a gente que est al servicio de Dios y que viene a nuestras comunidades a traer la buena nueva, dejando sus pases y sus culturas. Tantos sacerdotes, religiosas y religiosos, misioneros laicos, etc.

    Acogerlos con alegra, es ser coherente con el estilo de vida cristiano que asumimos cuando dijimos si al Seor.

    7. Oracin: Todos se colocan alrededor de la Sagrada Escritura, unen sus manos y piden por todos los misioneros itinerantes que van por el mundo llevando la Palabra de Dios. Concluir con el Padre Nuestro y Ave Mara y Gloria.

    8. Propsito: Acoger con alegra a quienes traen el mensaje del reino, sin discriminar por su nacionalidad.

    9. Canto: Alma misionera.

  • 17

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    SEMANA BBLICA 2015Del 21 al 25 de Septiembre

    La Palabra, mueve a la solidaridad

    IntroduccinNueva vez estamos en septiembre, el mes de la Palabra, durante el cual

    la Iglesia nos invita a poner especial atencin a la Palabra Revelada y escrita en la Biblia. Ella nos gua en el itinerario propuesto por el Plan Nacional de Pastoral. Como ya sabemos y hemos trabajado durante todo el ao, el tema de la solidaridad es el centro de la reflexin propuesta.

    En sociologa, solidaridad se refiere al sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes, es un trmino que refiere a la aplicacin de lo que se considera bueno. As mismo, se refiere a los lazos sociales que unen a los miembros de una sociedad entre s. La solidaridad en el aspecto social se entiende como la capacidad de entregarse a otros individuos pensando en estos como semejantes; es decir, poder compartir un hogar, alimentos, sentimientos, etc, con otro ser vivo sin pensar en su situacin econmica; tomando en cuenta tambin que los bienes no son solo los materiales.

    Aunque la palabra moderna solidaridad no aparece en los evangelios, stos pueden considerarse, sin lugar a dudas, una constante invitacin a su prctica, como expresin de amor universal sin barreras de ningn tipo.

    La palabra ms prxima a sta, porque la supone y la incluye, es agap que aparece 116 veces en el Nuevo Testamento (de las que slo nueve en los evangelios). Con sta se indica en el amor que proviene o tiene por objeto a Dios, o al hombre en cumplimiento del precepto divino: Amars a Dios... y al prjimo como a t mismo(Lc 10, 27).

    En estas reflexiones, durante esta semana, haremos un pequeo recorrido bblico, para ver que tan recurrente es el llamado a la solidaridad, veremos 5 textos como muestra, en el mismo orden en que aparecen en el canon, de los siguientes libros: Deuteronomio, el Profeta Isaas, Evangelio de Mateo, Evangelio de Lucas y del Apstol Pablo y un texto de la Carta a los Glatas

    Sugerimos que esta semana bblica sea realizada la ltima semana de septiembre y que culmine con una marcha de la Biblia, que puede ser Parroquial, Zonal o Diocesana, que muestre al mundo que los cristianos catlicos somos hombres y mujeres que escuchan la Palabra de Dios.

    Primer da La solidaridad con el pobre

    Canto: Va Dios mismo en nuestro mismo caminar

    Oracin Seor en este encuentro con tu Palabra, aydanos a vivir la solidaridad propia de los hijos de Dios,

  • 18

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    muy en especial con nuestros hermanos ms pobres. Tal vez somos iguales a ellos, pues no tenemos muchas cosas, sin embargo, te tenemos a ti y tu amor grande que nos cobija. Por ese amor, aydanos a no cerrarnos ante sus necesidades y a vivir la fraternidad propia de tus hijos que somos cada uno de nosotros. Amn.

    MotivacinEn los aos 90, Mara era una muchacha joven que se haba casado con

    un seor obrero de zona franca. Vivan en el barrio la Unin de Santiago, en una modesta pensin, tena una nia de 8 meses de nacida. Una maana su vecina se acerca y le dice que su esposo, obrero tambin, ha tenido que salir muy temprano y se lo olvid dejarle dinero para la leche de su nio, de la misma edad que la nia de Mara, y que ahora ella no sabe que hacer. Mara que tiene seis biberones de leche para su hija ese da, va a la pequea neverita que tiene, saca tres y se lo da a la vecina para que ella pase su da y pueda alimentar a su hijo hasta que su esposo llegue.

    Preguntas para el Dilogo1. Qu reacciones provoca en nosotros este testimonio de Mara?2. Conocemos otros casos parecido a lo sucedido en nuestra comunidad?3. Hemos vivido alguna experiencia semejante?

    Iluminacin Bblica: Deuteronomio 15, 7-11.Luego de la lectura hacer grupos de dos o tres. Se lee otra vez en el grupo.

    Luego, cada uno la lee en silencio. Se destacan los personajes presentes en el texto; las palabras principales; las frases ms llamativas. Luego, se hacen estas preguntas para compartir y aplicar este texto a nuestras vidas. Uno escribe las respuestas comunes para despus hacer una puesta en comn de cada grupo.

    ReflexinLa lectura que hemos ledo del Deuteronomio se ubica dentro de los

    sealamientos que corresponden a la vivencia del ao sabtico en el pueblo de Israel, que era una fiesta juda que deba celebrarse cada siete aos, en ese tiempo se le daba libertad al esclavo, no se cultivaba la tierra, para que ella descansara, y se perdonaban las deudas, es decir, era todo un ao de descanso.

    En el texto se nos recuerda y se nos invita a una solidaridad y cercana con el pobre, sobre todo, el pobre socio-econmico, el que no tiene bienes materiales o tiene poco. Se trata de no encerrarse en uno mismo y tener en cuenta su situacin.

    En los ltimos tiempos hemos asimilado una frase que dice: Ese es su problema. Es decir, lo del otro no nos debe importar; que cada uno resuelva como pueda. En un seguidor del Seor esta frase no debe salir de sus labios, la Palabra de Dios es reiterativa en cuando a ese tener presente al otro, en especial, al necesitado, al pobre; pues este nos interroga y nos invita a hacer algo por l, en nombre del Dios a quien seguimos.

    Hay muchos que especulan diciendo que para ayudar al pobre hay que hacer grandes cosas, incluso una gran revolucin al nivel que sea. Pero,

  • 19

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    la clave estara en ese ir haciendo esas pequeas cosas de cada da, que ayudan en su momento a subsanar las necesidades de nuestros hermanos pobres. Ah radica la gran expresin de bien que necesitamos, para que la solidaridad que brota de la bondad se vaya haciendo realidad entre nosotros.

    En nuestros das, se habla mucho de bendicin de Dios y se desea esa misma bendicin a los dems. Dice el texto que por nuestra accin de solidaridad con el pobre, Dios nos va a bendecir. Pues la bendicin no es un asunto de un mero deseo o palabritas sin ms, sino una opcin profunda que sale de nuestro corazn y se materializa, se hace visible en lo que hacemos por el otro, en este caso por el pobre, por el necesitado. La pobreza es en s una maldicin, con nuestros gestos y accionar solidario, es que dicha maldicin se espanta y aparece la bendicin de Dios para con nuestros hermanos.

    Al final el texto refiere que no faltarn pobres en el mundo, pues si continan las actitudes de indiferencia ante la pobreza y los pobres, y no hay una actitud solidaria firme y concreta de todos, en especial de los creyentes, este mal no podr ser vencido, como el Seor en realidad quiere y desea.

    CompromisoAmpliemos nuestra mirada y veamos quienes en nuestra comunidad

    estn en situaciones de pobreza e indigencia extrema; vayamos y hagamos algo por cada uno de ellos, y motivemos a la comunidad para que no sea indiferente ante esta situacin, hacer posible, creando grupos de Pastoral Social que animen y sensibilicen, para realizar alguna accin ante las situaciones de pobreza de nuestros hermanos.

    Oracin finalSe invita a hacer un gran crculo, en el cual todos nos tomamos de las

    manos, destacando que para luchar contra la pobreza y solidarizarnos con nuestros hermanos ms pobres, hay que trabajar unidos, promover y motivar a la comunidad hacia ese fin, y cada uno o los que quieran si son muchos enumeran y piden por las situaciones de pobreza en que vivimos hoy da. Se culmina con la oracin del Padrenuestro.

    Canto Final: De dos en dos

    Segundo Da Repartes al hambriento tu pan, y al alma afligida dejas saciada.(Is 58)

    Canto: Al Espritu Santo.

    Oracin: Como es la semana bblica sugerimos orar con el salmo 103 (102). El facilitador pedir a los participantes que busquen en sus Biblias y libremente vayan leyendo estrofas. Se concluye con la oracin del Gloria.

    Texto iluminador de hoy: Isaas 58, 6-11Se eligen varios para leer por prrafos el texto. Esto logra

    la integracin y participacin de todos. Se recomienda una

  • 20

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    lectura pausada y clara. Se lee una vez. Luego, cada uno la lee en silencio. Se destacan los personajes presentes en el texto; las palabras principales; las frases ms llamativas. Luego, se hacen estas preguntas para compartir y aplicar este texto a nuestras vidas.

    - Cules son mis prcticas y vivencias cristianas? Son estas prcticas y vivencias las que ms agradan al Seor?

    - Cules acciones solidarias y de hospitalidad me sugiere el texto?-En mi ambiente de trabajo, familiar, comunitario: Maltrato a algunos?

    A quines puedo tener sometidos a un yugo: esposa, esposo, hijos, empleados, padre, madre, abuelo, abuela?

    - Recibo en mi casa o les busco albergue a pobres, ancianos, desamparados sin hogar, extranjeros, misioneros y religiosos?

    - Estoy dispuesto o dispuesta a dar amor, atencin a los pobres de amor y atencin en especial a nuestros vecinos haitianos tan vulnerables?

    - Cul es la respuesta del Seor a los que son solidarios?

    Reflexin: Este texto que hemos escuchado es un texto conocido pues lo usamos

    en tiempos de Cuaresma. Pero ahora vamos a profundizar en su sentido bblico. En el pensamiento deuteronomista y de los profetas, la justicia es el tema por excelencia. Por qu usar este tema cuando la solidaridad y la hospitalidad son los temas que estamos tratando en este ao? Porque ms que un sentido legal para el Seor es misericordia, ternura, entrega (Os 2,21). En el Deuteronomio El Seor no se contenta con hacer justicia al hurfano, sino que ama al extranjero y da alimento y vestidos (Dt 10,18).

    La prctica de la solidaridad ms all de un simple acto de caridad. Hay que hacerla con todos especialmente con los ms rechazados de la sociedad, con nuestros vecinos haitianos quienes tambin son nuestros hermanos: Es difcil, pero somos discpulos del maestro Jess, quien llev la solidaridad hasta las ltimas consecuencias entregando todo por buenos y malos, por justos e injustos.

    Habr momentos en que quizs no puedas recibir a un necesitado en tu casa pero, hay muchas cosas que puedo hacer desde mi posicin en la sociedad: si soy profesional desde ella puedo ofrecer mis conocimientos de manera desinteresada. Si soy obrero puedo ofrecer mi fuerza y mis habilidades para servir. Si soy ama de casa puedo compartir el pan de mi mesa. Hay tantas formas de ser solidarios y hospitalarios. Hagamos lo que agrada al Seor. Y, entonces, tu luz resplandecer y lo oscuro ser como medioda.

    Oracin: A partir de este tema nos colocamos en grupos de 5 o 6 personas y pedimos al Seor la gracia de ser solidarios como El es con nosotros, especialmente, con el ms pobre.

    Se concluye con esta oracin: Seor pon en mi corazn el deseo de verte a ti en los ms necesitados, de encontrarte en mis hermanos que extienden su mano hacia m para que yo los libere de sus yugos y sacie su hambre.

    Cancin:, Danos un corazn.

  • 21

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Tercer Da Vengan benditos de mi Padre.

    Canto: Hoy me siento Feliz

    Oremos con el Salmo 18(17). Todos lo rezan juntos. Luego, el que quiera destaca el verso que ms le inspira.

    Texto Iluminador de hoy: Mateo 25,34-40Se lee una vez. Luego, cada uno la lee en silencio. Se destacan los

    personajes presentes en el texto; las palabras principales; las frases ms llamativas. Luego, se hacen estas preguntas para compartir y aplicar este texto a nuestras vidas.1. Cul es la intencin de este texto? Iniciar la preparacin necesaria para

    superar con xito la prueba. 2. Esta enseanza de Jess a quien se dirige? a todos indistintamente,

    demostrando que fuera del mbito visible de sus discpulos, de su iglesia, puede acontecer el reino de Dios.

    3. A quin pretende poner en relieve como gua central? a Jess el Hijo del Hombre

    4. Cules son los recibidos en el reino? Los que tuvieron amor misericordioso con el prjimo.

    Reflexion:La solidaridad fraterna es la unin entre los seres humanos como

    hermanos, por el amor que tenemos a los dems, no slo a los amigos, sino tambin a los enemigos. Asimismo, surge la preocupacin por crear condiciones fraternas en el mundo.

    El entendimiento del amor, no como idea abstracta, sino como obras concretas. Jess nos habla claramente de obras concretas: dar de comer, vestir, visitar a los enfermos, entre otras. Y en tercer lugar, el Amor a Dios a travs de nuestras acciones con los dems, Viendo a Jess en el otro. Si amo a Dios, no puedo dejar de amar a mi hermano.

    Jess se identifica con las personas en desventaja, los ms necesitados, los que no tienen las mismas oportunidades que nosotros. El acoger a los miembros ms abandonados de la comunidad, a los despreciados, los que no tienen a dnde ir, los que no son bien recibidos, es reconocer a Jess en el otro. El servicio, nos permite ser personas con consciencia de paz y cumplir con la voluntad de Dios.

    Retomando en Evangelio de San Mateo 10:42: Y cualquiera que d a uno de estos pequeitos un vaso de agua fra solamente, por cuanto es discpulo, de cierto os digo que no perder su recompensa. De esta manera, en el servicio cumplimos con lo que Dios manda. De tal manera el servicio es el poder para transformar a travs de la responsabilidad conjunta, de servir a la persona y a la sociedad para la animacin cristiana del orden temporal. El cristianismo no consiste slo en rezos y posturas piadosas. Esto, indudablemente, tiene su valor y es un medio vlido para vivir la fe, pero no es lo nico, ni lo ms esencial.

  • 22

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    El verdadero amor a Dios se vive realmente en el prjimo. Jess nos lo dice claramente lo que hiciste a mis hermanos ms pequeos, a m me lo hiciste y adems con ejemplos prcticos. Esta caridad brota naturalmente del amor a Dios. El espritu cristiano de servicio a los dems es la promocin de la justicia social.

    Es necesario promover el bien, reconociendo a la persona a partir del principio de filiacin divina, como Ser creado por amor y a quien Dios ama por s mismo, as como una cultura de encuentro y fraternidad universal basada en los valores fundamentales del cristianismo, apoyando a los dbiles, los necesitados, los que se encuentran en desventaja. Cada uno identificar en su comunidad las personas ms desventajadas y crear un plan de trabajo para dar mejor calidad de vida. Y les dirn vengan benditos de mi Padre.

    Oracion: Todos forman un gran crculo y se toman de las manos. Cada uno en silencio hace un compromiso de vivir este Evangelio en algo concreto. Luego, pueden manifestarlo en la Asamblea. Se concluye con esta oracin: Oh Jess quiero seguir tu camino, vivir alegre y dispuesto para servir a mis hermanos, en el lugar que me pidas; quiero vivir atento a las necesidades de los dems, en especial de los ms despreciados. Quiero ser como T, Seor, servidor de todos. Amn Canto Tener un Ideal.

    Cuarto Da La recompensa de la solidaridad

    Canto: Con nosotros est, y no le conocemos

    Oracin: Ven, Espritu Santo, ilumina mi mente, abre mi corazn, toma mis manos, para que comprenda el mensaje de la Palabra, para que sienta la profundidad del amor divino, para que camine abriendo mis manos a los que necesitan curacin y misericordia.

    Ven, Espritu Santo, aumenta mi fe en el Dios que ama a todos, santos y pecadores; dame el amor que abraza a todos los hombres y mujeres del mundo entero; afianza mi esperanza en medio de mis debilidades, limitaciones e incapacidades.

    Ven, Espritu Santo, yo solo s que no puedo hacer nada; acompame, guame, llvame, para que pueda llegar al abrazo del Padre, para que pueda seguir las Palabras y enseanzas del Hijo, para que pueda caminar con los dems, con amor, fe y misericordia, con la fuerza, la luz y la ternura que vienen solo de Dios.

    Motivacin: Compartir en el grupo la siguiente historia: Buscando a Dios de la escritora argentina Liana Castello. Juan nunca haba sido un hombre de fe. Su vida no haba sido muy sencilla pero tampoco mucho ms complicada que la del comn de las personas. Era una persona pragmtica, de aquellas que creen solamente en lo que ven sus ojos y se cien a lo concreto. No era amigo de lo abstracto y crea que Dios era precisamente eso, algo abstracto, sin rostro, sin cuerpo, que no era tangible ni visible y ante sus ojos eso se pareca peligrosamente al descrdito total. Era difcil o casi imposible para

  • 23

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Juan pensar en un Dios que permitiese la guerra, el hambre, la enfermedad y el dolor. De todos modos y sin darse cuenta, Juan buscaba a Dios, necesitaba creer, pensar que haba algo ms que esta vida que tenemos.

    Una fra maana Juan caminaba por un parque que se encontraba frente a una iglesia. En las escalinatas de la misma estaba sentado un hombre con su mano extendida pidiendo limosna. Ese tipo de escenas eran las que hacan dudar a Juan de la existencia de Dios. Esa noche, volvi a pasar por all y la escena que vio lo moviliz en forma inesperada. Una seora casi tan humilde como el mendigo, le alcanzaba un tazn de sopa caliente y una frazada, algo desgastada, pero que sin dudas combatira el fro. Juan se qued mirando. Alguien cuya humildad era evidente, alguien a quien sin dudas no le sobraba nada, comparta con otro que tena menos su alimento y su abrigo.

    Volvi a su casa caminando despacito, sin poder sacarse de la mente o, mejor dicho del corazn, el gesto de esa mujer. No pudo conciliar el sueo, por un lado la pobreza extrema, el cielo como techo, la calle como hogar. Por el otro, la generosidad ms absoluta, el amor hacia el otro expresado no en palabras, sino en apaliar la necesidad vital del prjimo.

    l no hubiera hecho eso, no se consideraba un hombre malo o indiferente, pero saba que jams se le hubiese ocurrido calmar el hambre y el fro de un hombre que viva en la calle. Sin embargo, esa humilde mujer, que tena mucho menos que l, haba elegido hacerlo. Era cierto realmente, Dios nos hace libres. Pens en cuntas veces haba visto gente con hambre y haba elegido no hacer nada. Cuantas veces podra haber dicho una palabra que otro necesitaba escuchar y haba elegido no hacerlo. Esa humilde mujer, haba elegido compartir, acompaar, sanar en cierto modo, en definitiva, haba elegido amar.

    Juan comprendi que haba buscado en lugares donde no suele encontrarse a Dios y que el Seor, para que no siguiera dudando de su existencia, haba decidido presentrsele en la figura de esa mujer que daba casi lo que no tena para ella. All sin dudas, estaba Dios. La vida ya no fue igual para Juan pues haba dejado entrar a Dios en ella.

    Preguntas para el dialogo:1. Por qu Juan no era un hombre de fe?2. Qu impresin le causo la imagen del mendigo que miro frente a la Iglesia?3. Qu provoc el cambio de actitud en Juan?4. A nuestro entender, la seora que ayuda al mendigo, procuraba

    reconocimiento en la tierra o lo haca por solidaridad?5. Que provoco en Juan el gesto de caridad y solidaridad que presencio?

    Texto Iluminador de hoy: Lucas 12,32-34, Leer el texto de manera clara y en voz alta. Se lee una vez. Luego, cada uno lee en silencio. Se destacan los personajes presentes en el texto; las palabras principales; las frases ms llamativas. Luego, se hacen estas preguntas para compartir y aplicar este texto a nuestras vidas.

    Reflexin: El texto que hemos escuchado forma parte de un discurso ms amplio sobre las riquezas y el afn del hombre por amontonar cosas materiales para asegurar el futuro con bienes que son perecederos.

  • 24

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    Jess invita a quienes han confiado en l, a no tener miedo de lo que vendr, pues son herederos del Reino, por bondad del Padre; por tanto, la invitacin es tambin al desapego de los bienes materiales.

    Vender lo que tienen y dar al necesitado es compartir todo aquello a lo que tenemos acceso con quienes carecen de ello; con miras, no a recibir reconocimiento en la tierra, sino en acumular riquezas y favores en el cielo.

    Poner el corazn en Dios, y encontrarlo en quienes nos rodean y padecen tantas limitaciones, y a quienes muchas veces dejamos pasar a nuestro lado sin que ello mueva el corazn, olvidndonos de que en cada necesitado podemos encontrar a Dios.

    Donde est nuestra riqueza, est nuestro corazn, procuremos que nuestras riquezas estn puestas en todo lo que nos acerque a Dios.

    Compromiso: Pensar en los necesitados de nuestro sector y en comunidad organizar una colecta de alimentos o medicina segn sea la necesidad para ir en su ayuda.

    Oracin final: Tomados de las manos, hacer un momento de silencio y cada uno interiormente examinar, las veces que hemos tenido la oportunidad de ayudar a alguien y no lo hemos hecho. Luego, pedimos al Seor que nos ayude a caminar en la presencia del Seor. Se termina con un Padre Nuestro y un abrazo de la paz.

    Canto: Cuando el pobre nada tiene

    Quinto Da Ser solidarios unos con otros

    Canto: Ammonos de corazn

    Oracin: Orar con el Salmo. 23 (22), Si es posible que cada quien tenga su Biblia a mano, dividir la asamblea en dos grupos, para orar con el salmo a dos coros. Cada grupo lee un versculo del salmo hasta terminar y cerrar la oracin con el Gloria.

    Motivacin: Ser solidarios es condolerse de las necesidades ajenas y prestar ayuda. Cada quien de alguna madera necesita en algn momento la ayuda de otros, a si mismo debe ser capaz de ayudar a otros. En esta dinmica de ayuda mutua que se da en las comunidades, debemos cuidar de no convertirnos en una carga pesada e innecesaria para los dems. Cada uno habr de llevar sus propias cargas y a partir de ah dejarse ayudar por otros. Al final habremos cosechado, lo que hayamos sembrado.

    Texto Iluminador de hoy: Glatas 6,1-10, Leer el texto de manera clara y en voz alta. Se lee una vez. Luego, cada uno la lee en silencio. Se destacan los personajes presentes en el texto; las palabras principales; las frases ms llamativas. Luego, se hacen estas preguntas para compartir y aplicar este texto a nuestras vidas.

    Preguntas para la meditacin:2. Cundo uno de los hermanos de la comunidad comete alguna falta,

    cul es nuestra actitud?

  • 25

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    3. Encuentro motivos de satisfaccin en mi propia conducta o dependo de los dems para sentirme bien con lo que soy?

    4. Asumo mis propias cargas y responsabilidades o siempre espero que los dems las asuman por m?

    5. Estoy consciente de que solo cosechar, aquello que siembro?6. Me canso de hacer el bien?

    Reflexin: El texto que hemos ledo, esta precedido por el llamado de atencin que hace Pablo a la comunidad de los Glatas. si viven mordindose y devorndose unos a otros, acabaran destruyndose todos (Gal 5,15), Esta afirmacin sirve de punto de partida para la exhortacin, que es centro de nuestra reflexin.

    La vida comunitaria a menudo se torna cuesta arriba. El apstol nos presenta en los versculos finales de la carta a los Glatas, una especie de gua para la convivencia, exhortando a la ayuda mutua.

    Los ms fuertes, aquellos que estn iluminados por el Espritu debern corregir a los ms dbiles, sin arrogancia, en la conciencia de que ellos tambin pueden ser tentados; sin presentarse como superiores, pues todo lo que tienen es don gratuito de Dios.

    Cada uno, cuando examina su conciencia debe encontrar en ello elementos que les hagan sentirse satisfecho de s mismo, sin que para ello necesite aprobacin de otros, encontrando en ello la capacidad de asumir sus propias cargas y responsabilidades.

    Cuando hablamos de ayuda mutua y solidaridad comunitaria, corremos el riesgo de que unos pocos se conviertan en carga pesada para los dems, en el entendido de que no asumen la suya propia y siempre esperan que otros la carguen por ellos. Quien ms tiene para aportar a la comunidad, en conocimientos, en experiencias y a veces en trminos materiales, ms debe aportar; pero an el que menos tiene siempre podr aportar algo. De eso se habla cuando se hace referencia a la ayuda mutua.Aquellos que sembremos, eso habremos de cosechar. Por tanto, dice el apstol, no debemos cansarnos de hacer el bien, a todos, pero especialmente a la familia de los creyentes, con quienes formamos comunidad.

    Compromiso: Cada uno a partir de ahora, asume sus propias cargas y se dispone a ayudar con sus cargas a los dems.

    Oracin final: Tomados de las manos, hacer un momento de silencio en que cada uno interiormente examinar: primero, si en algn momento se ha convertido en una carga innecesaria para la comunidad, y segundo, cmo puede ayudar a los dems en la convivencia. Se expresan peticiones en este sentido. Terminar con un Padre Nuestro y un abrazo de la paz.

    Canto: Dame la mano, y mi hermano sers

  • 26

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    CAMINATA BIBLICA 2015

    PreparacinSe motiva esta Caminata, tradicionalmente

    realizada en cada Dicesis, Zona Pastoral o parroquia, a travs de los medios al alcance: televisin, radio, internet, redes sociales, cartelones, homilas. Recordar que cada quien debe llevar su Biblia, recopilacin de la Palabra de Dios que nos anima y fortalece en nuestra accin pastoral. Tambin se puede preparar una carroza con la Biblia y bien adornada. En el punto de encuentro sealado, se entona la cancin Tu Palabra me da vida, mientras quien preside levanta la Biblia y en procesin la entroniza solemnemente, en medio de dos cirios, hasta el lugar reservado en la carroza hermosamente decorada.

    1. Invocacin del Espritu Santo: cantada o rezada.

    2. Motivacin inicial:Con gratitud al Padre Celestial iniciamos esta Caminata con la Palabra

    suya que nos alienta y motiva en nuestro diario vivir y quehacer humano y cristiano porque en ella encontramos respuestas a nuestras inquietudes, los fundamentos de nuestra fe y la razn de nuestra alegra ante el amor mejor demostrado en todas las pocas y sociedades.

    Con la alegra de ese amor de Jess que nos llam amigos, avancemos en esta Caminata con la Biblia en alto, mostrando al mundo la Palabra que nos une y fortalece en el testimonio de vida que nos corresponde exhibir y del que las Laicas consagradas son ejemplo.

    Con el Papa Francisco recordemos que la misin de la Iglesia, peregrina en la tierra y madre de todos, es por tanto amar a Jesucristo, adorarlo y amarlo, especialmente en los ms pobres y desamparados; en los Emigrantes y enlos Internos que intentan dejar atrs difciles condiciones de vida y todo tipo de peligros.

    Con el lema de este mes, fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron, reflexionemos tambin sobre el valor de la hospitalidad, caracterstica esencial de Jess, a quien anunciamos, testimoniamos y celebramos.

    3. Canto e inicio de la Caminata.Se camina cantando a la Palara de Dios hasta la Primera Parada

    Primera Parada Hospitalidad

    En este septiembre 2015 nuestra Iglesia dominicana nos propuso el valor de la hospitalidad para destacarlo en nuestras acciones. Virtud o cualidad

  • 27

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    que se refiere al trato adecuado, amable, atento y acogedor a los dems, al que necesita algo. Significativa actitud para nuestro diario vivir, ms aun despus de ser testigos del amor en mayscula que nos demostr Jess en la cruz, en su resurreccin y al quedarse con nosotros en la Eucarista.

    La hospitalidad de Jess es la demostracin palpable de que la misin es lo que el amor no puede callar (Mensaje Cuaresma 2015 del Papa Francisco). Como sus testigos, no podemos hacer menos; no podemos ser indiferentes, actitud contraria al actuar de Dios, a quien nada nuestro le es ajeno. Tanto nos ama y conoce personalmente a cada uno y cada una, que no es indiferente a nada de lo que nos acontece.

    Aunque el comportamiento indiferente ha alcanzado dimensiones extraordinarias a todos los niveles, pudiendo hablarse de la globalizacin de la indiferencia, los cristianos de hoy tenemos que marcar la diferencia, viviendo en amor y solidaridad, para hacer realidad el deseo de nuestro Papa Francisco de que los lugares en los que se manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia.

    4. Canto y contina la caminata.Se camina cantando hacia la Segunda Parada.

    Segunda Parada Fui forastero y me acogieron.

    Lectura de Mt 25,34-35cEntonces el Rey dir a los de su derecha: Vengan, benditos de mi Padre,

    reciban la herencia del Reino preparado para ustedes desde la creacin del mundo. Porquefui forastero, y me acogieron.

    Meditacin

    En su mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2015, el Papa Francisco nos afirma que el carcter multicultural de las sociedades actuales invita a la Iglesia a asumir nuevos compromisos de solidaridad, de comunin y de evangelizacin. Tres elementos esenciales en nuestro accionar cristiano y que se hacen realidad en nuestra cercana y acogida al otro, formando una especie de compromiso circular. Nos hacemos solidarios en la comunin con aquellos a quienes evangelizamos, dndole a conocer la Buena Nueva del amor de Dios. Se reinicia el crculo de compromiso pastoral, a quien evangelizamos, nos unimos en comunin solidaria.

    Acoger al nuevo residente en nuestro sector; al que se integra a nuestro apostolado; al nuevo compaero de trabajo; a quien pide ayuda; a quien no se comporta como esperamos; a quien es diferente a nosotros; a quien entra al espacio donde estamos; a quien en su limitacin corporal o intelectual requiere de nuestra asistencia.

    En fin, acoger a quien lleg para quedarse y al que est de paso, pues en l o ella, debemos ver a Jess que pidi al Padre que seamos uno, como ellos dos.

  • 28

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    5. Canto y contina la caminata.Se camina con cantos y aclamaciones a la Palabra hasta llegar a la

    Tercera Parada.

    Tercera Parada Estuve en la crcel y me visitaron.

    Lectura de Mt 25,34-36fEntonces el Rey dir a los de su derecha: Vengan, benditos de mi Padre,

    reciban la herencia del Reino preparado para ustedes desde la creacin del mundo. Porqueestuve en la crcel y me visitaron.

    Meditacin

    En su mensaje para esta Cuaresma 2015 el Papa Francisco nos aclara que el sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversin,, ya que tener un corazn misericordioso no significa tener un corazn dbil que solo llora o se compadece sin comprometerse. La conversin nos lleva al cambio de mentalidad o metanoia y es lo que explica la cantidad de ministerios de hospitalidad y solidaridad que se mantienen vigentes en nuestra Iglesia. Es la base que sustenta el compromiso solidario con los ms pobres, vulnerables y ausentes de libertad; as como, el servicio generoso de las Laicas consagradas.

    Acoger, atender, solidarizarse y demostrar amor cristiano a los encarcelados es una decisin que requiere de un corazn fortalecido y parecido al de Jess. Es propio de un corazn que ha vencido la tentacin de la indiferencia. Y no puede ser de otro modo, porque como miembros del cuerpo mstico de Cristo, si un miembro sufre, todos sufren con l; y si un miembro es honrado, todos se alegran con l (1 Co 12,26).

    Que llegue nuestra hospitalidad con quienes estn presos de los apegos que le impiden superar el egosmo; de la malquerencia que le lleva a buscar conflictos con otros; de las crticas negativas que le impiden entablar adecuadas relaciones humanas; de las inconductas que le llevan a daar a los dems y quedar privados de la libertad. En fin, quien est preso de los bajos instintos que le mantienen apegados a la maldad, al desamor, a la utilizacin y disminucin del otro, necesita mucho ms de nuestra misericordia para atraerlo a ese Jess misericordiosamente amoroso que perdona, acoge y redime.

    6. Canto y contina la caminata.Se contina el camino hasta la meta final mientras se canta y se aclama

    la Palabra.

    Punto Final Una Iglesia sin fronteras, madre de todos

    Al concluir esta Caminata Bblica, meditemos el lema del mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2015:una

  • 29

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Iglesia sin fronteras, madre de todos. Hemos caminado acompaados de la Palabra de Dios, diciendo a todos y todas que creemos en esta Palabra y que queremos vivirla en cada uno de nuestros ambientes, sin lmite ninguno. Que acogemos a todos, en especial a los ms vulnerables,a los Internos de nuestros centros carcelarios y los que emigran de un lugar a otro en el arriesgado viaje de la esperanza, con el equipaje lleno de deseos y de temores, a la bsqueda de condiciones de vida ms humanas.

    Acogemos tambin de manera especial, a las Laicas que ofrecen sus vidas en la consagracin de una Iglesia sin fronteras, atendiendo enfermos, educando y catequizando nios y adultos; orientando a madres solteras y muchachas de la calle que anhelan conocer a un Jess redentor; acogiendo a adictos de diferentes tipos de esclavitudes. En fin, laicas consagradas al servicio en esta Iglesia en camino, madre de todos.

    En cada una de nuestras funciones como consagrados en el matrimonio o el celibato; en las calles o en las crceles; en nuestro propio pas o con los venidos de otras latitudes, somos la Iglesia que extiende por el mundo la cultura de la acogida y de la solidaridad. Hoy ms que nunca, se requiere reciprocidad y sinergia, disponibilidad y confianza pararesponder con la globalizacin de la caridad y de la cooperacin. La solicitud de los ms vulnerables y excluidos nos invita a todos a cuidar a las personas ms frgiles y a reconocer su rostro sufriente, sobre todo en las vctimas de las nuevas formas de pobreza y esclavitud.

    Hagamos nuestro el deseo del Papa Francisco en su mensaje de Pascua de Resurreccin de este ao, los cristianos, por la gracia de Cristo muerto y resucitado, son los brotes de otra humanidad, en la cual tratamos de vivir al servicio de los dems, de no ser altivos, sino disponibles y respetuosos. Que as sea.

    7. Bendicin, canto final y aclamaciones al Seor Jess, Palabra viva del Padre.

    FERIA BIBLICA 2015 En Parroquias, Sectores y Centros Educativos

    AMOR Y SOLIDARIDAD, CAMINO DE SANTIDAD

    En el mes de la Biblia ya se ha hecho tradicional entre nosotros celebrar la FERIA BIBLICA que con el tema del ao se quiere presentar los diferentes libros de la Biblia o parte de ellos. Como lo dice su nombre es una exposicin variada, creativa y festiva que lleva a un acercamiento, a una valoracin y a un conocimiento de los libros de la Biblia o temas bblicos al estilo de las ferias de libros.

    Este 2015 el valor a exponer es la presentacin bblica de nuestro lema del Ao: Amor y Solidaridad, camino de santidad presente en los libros bblicos.

    La Feria Bblica puede organizarse en la Parroquia repartiendo los

  • 30

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    libros entre los Sectores o entre las Comunidades y Movimientos, o entre los grupos de nios de la catequesis o grupos de adolescentes y jvenes. Tambin, es interesante que se haga en las Escuela o Colegios dejando que la creatividad se exprese de mltiples formas y estilos.

    Puede realizarse en una semana, un fin de semana, un da. Es importante propiciar una dinmica festiva, donde de una manera divertida, amena, entretenida y estimulante se representarn las exhortaciones y testimonios de la vivencia de la solidaridad de Dios con su pueblo y del pueblo entre s.

    Cada comunidad tendr un pabelln (stand) donde presentar el libro donde aparece el tema elegido, el personaje o personajes que intervienen. En ese pabelln o stand pueden tenerse msica, o hacer una dramatizacin o una danza o una cancin o un poema o una presentacin digital que trate sobre ese tema.

    En la Feria Bblica se podrn presentar agrupaciones corales de la Parroquia y juegos infantiles relacionados con la Biblia. Se pueden poner a la venta diferentes versiones de la Biblia, o CDs de msica cristiana, tarjetas y libros bblicos. Se pueden hacer brindis o vender alimentos y bebidas refrescantes.

    1. Para organizar esta actividadPrimer paso: A cada grupo o comunidad o movimiento de la Parroquia

    o curso de la Escuela se le asigna un libro de la Biblia en el que buscar un relato o enseanza de solidaridad que presentar de forma artstica y grfica. Es importante que se exponga:

    Nombre del libro de la Biblia Ubicacin geogrfica del lugar donde se vivi o realiz este relato o se

    hizo esa enseanza. Momento histrico o circunstancia en que se realiz ese acto de

    solidaridad Contenido de ese relato o enseanza sobre la solidaridad Enseanza que nos comunica para vivir la solidaridad entre nosotros,

    haciendo nuestras las necesidades de los dems.

    Para encontrar datos pueden investigar en el Vocabulario Bblico de Len Doufour en el Internet o en otros diccionarios y pginas webs. Tambin, al inicio de cada libro bblico las Biblias Catlicas tienen una buena introduccin sobre los personajes ms destacados en ellos.

    Segundo paso: Cada comunidad o grupo o curso una vez que conoce cul es el relato o enseanza elegido en la Biblia que le corresponde se rene para pensar y decidir cmo preparar la presentacin del mismo en la Feria Bblica 2015.

    Es importante dar paso a la creatividad. Se pueden colocar canciones, fotos, dibujos, textos principales del personaje bblico, frases principales, smbolos, etc. Se puede decorar de acuerdo a la poca que viva dicho personaje o se realiz esa obra de solidaridad.

    Tercer paso: Se distribuyen los diferentes espacios donde estarn colocados los diferentes textos y relatos bblicos.

  • 31

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Cuarto paso: Cada grupo o comunidad coloca su presentacin en el espacio asignado lo ms hermoso y vistoso posible. Se puede colocar msica alusiva a su dilogo, brindar algo a los participantes y crear un ambiente de fiesta y de confianza.

    Quinto paso: Se inaugura la Feria con un acto especial con la participacin del mayor nmero de personas, una oracin y un concierto o actividad cultural

    Sexto paso: Clausura de la Feria con otro acto especial en un ambiente de oracin y de fiesta.

    Sptimo paso: Se evala la Feria en el Consejo Parroquial. Se proponen reconocimientos a los organizadores.

    Octavo paso: Se entregan reconocimientos a los organizadores al final

    2. Fecha:Cada Parroquia o Escuela elige durante este mes de Septiembre el

    momento ms adecuado. La exposicin debe durar varios das para que la gente pueda visitarla. Se puede invitar a los alumnos de las escuelas cercanas a que visiten la exposicin. Tambin, sera muy buena idea que las Escuelas organicen esta exposicin con los alumnos.

    3. Textos bblicos posibles a elegir para la Feria Bblica 2015Dios se muestra solidario con su pueblo: Libro del Exodo con sus

    paralelos de Nmeros y Deuteronomio. Los paralelos son las citas bblicas que hablan del mismo tema a lo largo de la Biblia, desarrollndolo o explicndolo o reafirmndolo de otra manera y en otra situacin. En la Biblia de Jerusaln se refieren a muchos paralelos.

    Los Diez Mandamientos expresin de amor y solidaridad: buscar Exodo 20 y captulos siguientes, buscar sus paralelos a lo largo de la Biblia. La solidaridad de Dios con su pueblo y del pueblo entre s en los Salmos. La solidaridad en Isaas: Isaas 58; Cnticos del Siervo: Isaas 42,49, 50 y 52. La enseanza sobre la solidaridad en los Proverbios. El libro de Tobas. El libro de Judit y de Rut. Las Bienaventuranzas, la expresin mayor de amor y solidaridad: Mateo

    5-7 y paralelos. Los milagros de Jess, signo de solidaridad, en los Evangelios de Mateo,

    Lucas, Marcos y Juan. La solidaridad de Dios vivida hasta el extremo por Jess: textos de la

    Pasin en los Evangelios y Carta a los Romanos. Una enseanza prctica de solidaridad: Cartas de San Juan. La solidaridad que se vuelve libertad: Carta de San Pablo a Filemn y

    paralelos. La solidaridad en la Carta de Santiago. La Colecta Solidaria con los pobres en las Cartas de San Pablo:

    Romanos y paralelos. Enseanzas prcticas de solidaridad en las diferentes Cartas de Pablo.

  • 32

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    Maratn de lectura escrutando la Palabra para vivir ms la solidaridad

    Esta hermosa actividad de lectura continua de toda la Biblia es una hermosa experiencia realizada en muchos lugares y que da mucho fruto. Este ao lo queremos hacer viviendo una hermosa y antigua tradicin de leer, estudiar, escarbar, profundizar la Biblia desde ella misma. Es interesante descubrir que la Palabra se explica ella misma a lo largo de la Biblia a travs de otras citas bblicas. Les llamamos a esas citas bblicas con el nombre de paralelos, porque en las Biblias que las colocan siempre las ponen al lado del texto bblico que se leen o a pie de pgina, indicando el versculo a que corresponde.

    Cada Parroquia puede organizarlo en este mes de Septiembre como mejor pueda hacerlo: ya sea dos o tres das. O un da entero. Pueden elegirse los textos bblicos aqu propuestos buscando sus paralelos. Para esto es necesario, tener una Biblia de Jerusaln o alguna Biblia que los traiga reportados.

    1. Objetivos del Maratn Bblico escrutando la Palabra. Orar, reflexionar y meditar mediante la escucha de la palabra de Dios. Escuchar lo que Dios le dice a cada uno a travs de la lectura y escucha

    de su palabra. Movilizar a nuestro pueblo y congregarlo en torno a la Palabra de Dios,

    que es vida y da vida. Reverenciar la palabra de Dios por medio de la lectura y meditacin de su

    palabra. Familiarizarse con la Palabra de Dios. Crear un espacio para la evangelizacin. Promover la lectura de la Biblia entre todas las personas de todas las

    edades. Fortalecer la vida espiritual y fomentar el hbito de lectura de la Biblia. Escuchar con el corazn abierto y sincero la Palabra de Dios, para que

    oriente sus pensamientos, sus elecciones y acciones (Papa Benedicto XVI (02/09/12).

    2. Descripcin del Maratn escrutando la PalabraLa actividad se puede realizar cualquier da de Septiembre segn su

    posibilidad. Puede hacerse de un da para otro. Se puede llevar a cabo en el Templo Parroquial o en otro lugar apropiado, bien adornado con motivos bblicos.

  • 33

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    Durante esta actividad se leer y escrutar de manera ininterrumpida da y noche los textos bblicos que aqu se proponen.

    3. Se escruta la Palabra de esta manera: Se lee el texto seleccionado de corrido. Se vuelve a leer, pero cada vez que aparezca una cita bblica al lado,

    paralela, la buscamos y si aparece otra cita bblica al lado del texto que lemos, se lee y si en esa otra cita bblica aparece otra cita se lee y as sucesivamente se va caminando toda la Biblia.

    Despus de leer todos los paralelos se guarda media hora de silencio, asimilando esa Palabra escuchada. Si se tiene cuaderno se va escribiendo lo que el Seor le ha dado a conocer con esa Palabra.

    Luego, se hace oracin comunitaria a partir de esa Palabra escuchada y saboreada.

    4. Les proponemos estos textos, pero pueden seleccionarse otros. Isaas 58 y bsqueda de sus paralelos. Los dos mandamientos: vivencia de la solidaridad: xodo 20-24 y

    paralelos. Las Bienaventuranzas: vivencia completa de la solidaridad fundamentada

    en Dios: Mateo 5-7 y paralelos. Los cantos del Siervo de Yahv: Isaas 42,49, 50 y 52 y sus paralelos. Los milagros de Jess en los 4 evangelios. La solidaridad en los Discursos de Despedida: Juan 13-17 y paralelos. La solidaridad de Dios mostrada hasta el extremo en la Pasin y

    Resurreccin de Jess: Mateo 26-28; Marcos 14-16; Lucas 22-24; Juan 18-21 y paralelos.

    Carta de Pablo a Filemn y paralelos. Las Cartas de San Juan y paralelos. La Carta de Santiago y paralelos. Libro de Tobas. Libro de Rut. Libro de Judit.

    Se necesitan muchos lectores de todas las edades. Durante los das del Maratn los feligreses permanecern en silencio reverente, pues es un espacio donde el mismo Dios habla y slo hablarn para leer los paralelos y orar desde la Palabra.

    Se invitar para que participen como escuchas y lectores de la Palabra y como lectores a todas las Comunidades, Movimientos, Congregaciones religiosas e institutos seculares, las instituciones pblicas y privadas, escuelas y colegios, juntas de vecinos en fin todas las instituciones que hagan vida en nuestra Parroquia y Zona. Se puede invitar a otras denominaciones cristianas que lo deseen hacerlo en un clima fraterno y respetuoso.

    Se distribuirn fichas para que los y las interesadas se inscriban, previa seleccin de la fecha y horario en que deseen ser lectores de la Palabra.

  • 34

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    Lectura Dominicales y Diarias, Septiembre 2015Tomadas del Calendario Litrgico de la Conferencia del Episcopado Dominicano 2015

    1 Feria

    Martes Verde

    Lectura de la primera carta a los Tesalonicenses 5, 1-6. 9-11 Hermanos: En lo referente al tiempo y a las circunstancias no necesitan

    que les escriba. Saben perfectamente que el Da del Seor llegar como un ladrn en la noche. Cuando estn diciendo: paz y seguridad, entonces, de improviso, les sobrevendr la ruina, como los dolores de parto a la que est encinta, y no podrn escapar.

    Pero ustedes, hermanos, no viven en tinieblas para que ese da no les sorprenda como un ladrn, porque todos son hijos de la luz e hijos del da; no lo son de la noche ni de las tinieblas.

    As, pues, no durmamos como los dems, sino estemos vigilantes y vivamos sobriamente. Porque Dios no nos ha destinado al castigo, sino a obtener la salvacin por medio de nuestro Seor Jesucristo; l muri por nosotros para que, despiertos o dormidos, vivamos con l. Por eso, anmense mutuamente y aydense unos a otros a crecer, como ya lo hacen. Palabra de Dios.

    Salmo responsorial Sal 26,R/ Espero gozar de la dicha del Seor en el pas de la vida.

    El Seor es mi luz y mi salvacin, a quin temer? El Seor es la defensa de mi vida, quin me har temblar? R/.

    Una cosa pido al Seor, eso buscar: habitar en la casa del Seor por los das de mi vida; gozar de la dulzura del Seor contemplando su templo. R/.

    Espero gozar de la dicha del Seor en el pas de la vida. Espera en el Seor, s valiente, ten nimo, espera en el Seor. R/.

    Lectura del santo Evangelio segn San Lucas 4, 31-37 En aquel tiempo, Jess baj a Cafarnan, ciudad de Galilea; y los sbados

    enseaba a la gente. Se quedaban asombrados de su enseanza, porque hablaba con autoridad.

    Haba en la sinagoga un hombre que tena un demonio inmundo, se puso a gritar a voces: Qu quieres de nosotros, Jess Nazareno? Has venido a destruirnos? S quin eres: El Santo de Dios. Jess le intim: Cierra la boca y sal! El demonio tir al hombre por tierra en medio de la gente, pero sali sin hacerle dao. Todos comentaban estupefactos: Qu tiene su palabra? Da rdenes con autoridad y poder a los espritus inmundos, y salen. Noticias de l iban llegando a todos los lugares de la comarca. Palabra del Seor.

    Meditacin

    Espero gozar de la dicha del Seor en el pas de la vida hemos repetido en el Salmo. Esa puede ser la conclusin del tema planteado en la primera

  • 35

    Plan de Pastoral - Septiembre 2015

    lectura. Parece que la comunidad de Tesalnica estaba muy preocupada por la ltima vista de Cristo; como sucede tambin en algunos sectores cristianos de nuestro tiempo, que van poniendo por todas partes eso de ya Cristo viene. Y Pablo da la respuesta: no podemos vivir distrados, pensando en cualquier cosa y en la oscuridad: no durmamos como los dems, sino estemos vigilantes y vivamos sobriamente. Es una llamada a no tener miedo, sino a estar atentos a lo que sucede a nuestro lado y a intervenir en eso que sucede.

    Nos puede hacer mucho bien pensar en el futuro; debemos ser personas de ideales para nosotros, nuestra familia y el pas. No podemos contentarnos con lo que somos y tenemos, debemos progresar, pero no de cualquier forma, sino teniendo presente al Seor que nos hace hijos de la luz.

    Adems, Pablo nos da un consejo personal y otro comunitario. El personal nos dice que estamos destinados a obtener la salvacin por medio de nuestro Seor Jesucristo; l muri por nosotros para que, despiertos o dormidos, vivamos con l. Vivamos en el Seor y con el Seor en nuestras vidas.

    El consejo a la comunidad es anmense mutuamente y aydense unos a otros a crecer, como ya lo hacen. En este tiempo y en este mes de septiembre, mes de la Biblia, se nos pide que nos preocupemos sobre todo de la hospitalidad como manera de animar y de ayudarnos los uno a los otros.

    El evangelio de hoy nos presenta una victoria de Cristo sobre el maligno y sobre el mal. Hay un enfrentamiento directo, hasta nos presenta un dilogo de Jess con el maligno. Ese enfrentamiento fue entonces, y sigue siendo ahora, en nosotros y en nuestro pueblo. El maligno le pregunta a Jess has venido a destruirnos? La respuesta de Jess es por medio de la accin, echar al demonio y dejar a la persona en buen estado.

    Nuestro Dios se preocupa de la persona completa, est atento al estado personal para hacerse presente all, y liberar de lo que hace falta, por eso podemos preguntarnos: cules son mis demonios? A qu estoy atado o atada y necesito liberarme para ser feliz? Cules son mis miedos y esclavitudes? Podr Jess liberarme del miedo, el egosmo, envidias, depresiones, dependencias?

    Pero tambin est la parte que nos corresponde a cada uno, el hacer presente a Cristo liberador en las dems personas. Nos toca repartir la fuerza curativa de Cristo en las personas que nos rodean, comenzando por los de ms cerca. Debemos solidarizarnos con las necesidades de los dems para tratar de ayudarles en su liberacin.

    2 Feria

    Mircoles Verde37 Aniversario de la Ordenacin Presbiteral de Mons. Francisco

    Ozoria Acosta, Obispo de San Pedro de Macors

    Comienzo de la carta del Apstol San Pablo a los Colosenses 1, 1-8

    Pablo, apstol de Cristo Jess por designio de Dios, y el hermano Timoteo al pueblo santo que vive en Colosas, de hermanos fieles a Cristo.

  • 36

    Fui forastero y me acogieron Estuve en la crcel y me visitaron

    Les deseamos la gracia y la paz de Dios nuestro Padre. En nuestras oraciones damos siempre gracias por ustedes a Dios Padre de nuestro Seor Jesucristo, desde que nos enteramos de su fe en Cristo Jess y del amor que tienen a todo el pueblo santo.

    Les anima a esto la esperanza de lo que Dios les tiene reservado en los cielos, que ya conocieron cuando lleg hasta ustedes por primera vez la Buena Noticia, el mensaje de la verdad.

    Esta se sigue propagando y dando fruto en el mundo entero, como ha ocurrido entre ustedes desde el da en que lo escucharon y comprendieron de verdad lo generoso que es Dios.

    Fue Epafra quien se lo ense, nuestro querido compaero de servicio, auxiliar fiel que Cristo nos ha dado. l ahora nos ha hecho ver el profundo amor que sienten por nosotros. Palabra de Dios.

    Salmo responsorial Sal 51,R/. Confo en tu misericordia, Seor, por siempre jams.

    Pero yo, como verde olivo en la casa de Dios, confo en la misericordia de Dios, por siempre jams. R/.

    Te dar siempre gracias porque has actuado; proclamar delante de tus fieles: Tu nombre es bueno. R/.

    Lectura del santo Evangelio segn San Lucas 4, 38-44 En aquel tiempo, al salir Jess de la sinagoga, entr en casa de Simn.

    La suegra de Simn estaba con fiebre muy alta y le pidieron que hiciera algo por ella. l, de pie a su lado, increp a la fiebre, y se le pas; ella, levantndose enseguida, se puso a servirles. Al ponerse el sol, los que tenan enfermos con el mal que fuera, se los llevaban; y l, poniendo las manos sobre cada uno, los iba curando.

    De muchos de ellos salan tambin demonios, que gritaban: T eres el Hijo de Dios. Los increpaba y no les dejaba hablar, porque saban que l era el Mesas. Al hacerse de da, sali a un lugar solitario.

    La gente lo an