Astrología Científica Simplificada - ?· Max Heindel – Astrología Científica Simplificada 3 PRIMERA…

Embed Size (px)

Text of Astrología Científica Simplificada - ?· Max Heindel – Astrología Científica Simplificada 3...

Max Heindel [1865-1919]

AASSTTRROOLLOOGGAA CCIIEENNTTFFIICCAA SSIIMMPPLLIIFFIICCAADDAA

UN LIBRO DE TEXTO COMPLETO EN EL ARTE DE ERIGIR UN HORSCOPO

CON UNA ENCICLOPEDIA FILOSFICA DE ASTROLOGA Y TAB LAS

DE HORAS PLANETARIAS

LEMA Y MISIN ROSACRUZ: UNA MENTE PURA

UN CORAZN NOBLE UN CUERPO SANO

Ttulo Original:

"SIMPLIFIED SCIENTIFIC ASTROLOGY"

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP P.O. Box 713

Oceanside, CA. 92049 -0713 USA

Enve correspondencia a: spanish@rosicrucianfellowship.org

Visite nuestro web site:

www.rosicrucian.com/foreign/spanish.htm

Copyright by

The Rosicrucian Fellowship

Max Heindel Astrologa Cientfica Simplificada

3

PRIMERA PARTE

INTRODUCCIN

EL VALOR PRCTICO DE LA ASTROLOGA

Hay un lado de la Luna que nosotros no vemos nunca, pero no por ello deja

de ser esa media parte oculta un factor tan potente en la causa de las mareas, como la media parte visible a nuestros ojos. Asimismo, hay una parte invisible en el hombre la cual ejerce una influencia poderosa en la vida, y al igual que las ma-reas estn medidas por el movimiento del Sol y el de la Luna, as tambin las eventualidades de la existencia estn medidas por las estrellas que pueden ser por lo tanto llamadas el "Reloj del Destino" y el conocimiento de su naturaleza constituye una fuerza inmensa, pues para el astrlogo competente el horscopo revela todos y cada uno de los secretos de la vida. As, pues, cuando ha dado una persona a un astrlogo la fecha de su nacimiento, le ha entregado con ella la llave de toda su alma, pues no hay secreto alguno que este no pueda conocer. Este conocimiento puede ser empleado para el mal tanto como para el bien, tanto para herir como para sanar, de acuerdo con la naturaleza de tal persona. Solamente a un amigo probado debe serle confiada esta llave de nuestra propia alma y, por lo tanto, no debe entregarse NUNCA a ninguno de esos que son lo suficientemente desgraciados para prostituir esta divina y espiritual ciencia por una ganancia materia

Para el mdico, la Astrologa es inapreciable para el diagnstico de las en-fermedades y como consecuencia para poder prescribir el remedio acertado, toda vez que este estudio profundo revea la causa oculta de todas las afecciones. Esta fase de la ciencia se ha desarrollado en nuestra obra "El Mensaje de las Estrellas," la cual contiene numerosos horscopos para demostrar como aparecen las sea-les de las enfermedades en el escrito estelar. El autor puede diagnosticar sin equi-vocacin ninguna, por este mtodo, las enfermedades de todos los pacientes del mundo y el amor iluminar el camino de los dems que tambin quieren seguir su camino en los pasos de Cristo como curadores del enfermo.

Si el lector es un padre de familia, el horscopo de sus hijos le servir de gran ayuda para determinar el mal latente en la naturaleza de los nios y para en-searle el medio de aplicar la prudente medida de prevencin. Igualmente le indi-car sus buenos puntos tambin y de este modo podr conseguir hacer un alma mejor del ser confiado a su custodia. Este estudio revelar las debilidades del sis-tema orgnico, lo cual le permitir preservar la salud de sus hijos. Asimismo ver las virtudes y talentos que tienen y el modo en que la vida puede ser vivida con un mximo de utilidad. As, pues, el mensaje de las rbitas astrales en su danza cir-cular es sumamente importante y puesto que hemos dicho antes el peligro que envuelve el dar la fecha de nuestro nacimiento a otro queda un solo recurso: El que por s mismo estudie la Astrologa.

Este libro y el simple mtodo que contiene para levantar un horscopo de manera completa y cientfica se publica con la idea de capacitar a cualquiera que

Max Heindel Astrologa Cientfica Simplificada

4

sepa solo sumar y restar para efectuar este trabajo por s mismo, en lugar de tener que depender de otros. De este modo obtendr un conocimiento ms pro-fundo de las causas que gobiernan la vida que el que le pueda dar cualquier astr-logo profesional, que es un extrao para la persona a quien estudia.

EL AUTOR.

Max Heindel Astrologa Cientfica Simplificada

5

CAPTULO I

LOS PLANETAS: LOS SIETE ESPRITUS ANTE EL TRONO

La teora nebular explica con maravillosa ingenuidad, desde el punto de vis-

ta material, de como un sistema solar consistente en un Sol y varios planetas, puede ser formado de un nebuloso fuego central, pero su ingenuidad estriba en su explicacin de como esta masa debe ser puesta en movimiento y despus que permanezca en movimiento por millones de ciclos.

En efecto: algo o alguien, extrao a esa masa gnea, debe ser necesario para dar ese primer impulso, como indic Herbert Spencer, quien rechaz la teora nebular porque implica una primera causa, pero, sin embargo, incapaz de formu-lar una hiptesis libre de sta, para l, criticable falta. De este modo la teora cien-tfica de la gnesis de un sistema solar, coincide con la afirmacin religiosa de una Causa Primera, llmesela Dios o por otro nombre cualquiera, pero de inteligencia superior, ordenando la marcha de las estrellas con una definida finalidad.

Esta finalidad no podemos nosotros ser capaces de comprender todava en toda su integridad, pero todo a nuestro alrededor en nuestro planeta nos revela y dice, si observamos sin prejuicio, una ordenada progresin de todas las cosas hacia la perfeccin y de aqu podemos naturalmente inferir que un proceso similar de evolucin debe producirse en todos los dems planetas y en todo el Universo, en armona con las condiciones y leyes preordenadas para cada cual.

Las enseanzas msticas acerca de la formacin de un sistema solar, ar-monizan con la teora nebular que dice que fueron expulsados desde la masa cen-tral del Sol a intervalos, parte de esa masa en forma de anillos formando los dife-rentes planetas, siendo los primeros arrojados los que se hallan ms distantes del centro, mientras que Venus y Mercurio, que son los ms cercanos, han sido ex-pulsados los ltimos.

Detrs de cada acto hay un pensamiento y detrs de cada fenmeno visible hay una causa invisible. De la misma manera, hay una razn espiritual para la existencia y formacin de los planetas en un sistema solar, y tambin una material explicacin.

El fuego nebuloso central puede ser considerado por nosotros, como la pri-mera manifestacin de un Dios Triuno y Seor de las Huestes, el cual contiene dentro de su Ser una multitud de otros seres, en diferentes etapas de desarrollo.

Sus diversas necesidades requieren diferentes condiciones externas. Para proveer a tales necesidades, varios planetas fueron lanzados de la masa central estando cada uno de ellos constituidos diferentemente, y variando las condiciones climatricas para cada uno. Sin embargo, todos ellos pertenecen al Reino de Dios, el sistema solar. En "l se mueven, viven y tienen su ser" en el sentido ms lato de la palabra, pues la totalidad del sistema solar puede ser considerado como el cuerpo de Dios, y los planetas como rganos del mismo cuerpo, vivificados por su Vida, movindose por su Fuerza de acuerdo con su Voluntad.

Cada planeta es el vehculo fsico de un exaltado espritu de una inteligen-cia espiritual elevadsima, quien representa como ministro al Supremo Ser en tal

Max Heindel Astrologa Cientfica Simplificada

6

departamento de Su Reino, esforzndose por cumplir la voluntad suprema, la cual tiene como finalidad el bien ms elevado sin tener en cuenta el mal momentneo.

Estos Espritus Planetarios ejercen influencia particular sobre los seres habitantes en el planeta que cada uno preside, pero tienen influencia tambin so-bre los seres evolucionantes de los dems planetas, en relacin con el desarrollo alcanzado por tales seres.

Cuanto ms atrasado en la escala evolutiva, cuanto ms ignorante es un ser, tanto mayor influencia y poder ejercen sobre l los planetas, llegndose a dar casos de que respondan de una manera total y absoluta hasta a los ms dbiles aspectos; en cambio, el consciente, el elevado, el que lucha por dominar sus pa-siones y alrededor ambiente, el que lanza pensamientos constructivos y amoro-sos, el que sonre a la adversidad, domina las influencias estelares y se construye un porvenir risueo por este solo objeto.

As es como la Astrologa nos ilustra y auxilia en nuestra vida diaria y a la vez que nos da un conocimiento de nuestras debilidades y tendencias malas de nuestra naturaleza, nos seala tambin nuestras fortalezas y los momentos propi-cios para el desarrollo de la potencia hacia el bien. En todas las religiones omos hablar de los siete genios planetarios: as los indios, dicen los Siete Rishi; los per-sas, los Siete Ameshaspentas; los mahometanos, los Siete Arcngeles, y los cris-tianos, los Siete Espritus delante del Trono. El astrnomo moderno se divorcia del aspecto espiritual de la Astrologa a la que desdea y tilda de supersticiosa explo-tacin, por la materialidad de que la Astronoma seala ocho planetas principales en nuestro sistema solar: Neptuno, Urano, Saturno, Jpiter, Marte, Tierra, Venus y Mercurio. l con ayuda del telescopio ve que existen y piensa que de este modo ha probado que la Religin no conoce nada del asunto, cuando afirma que hay solamente siete planetas principales. El mstico, sin embargo, se apoya en la Ley de Bode como vindicando su aserto de que Neptuno no pertenece realmente a nuestro sistema solar. La ley es como sigue: Si escribimos una serie de 4 y su-mamos 3 al segundo, 6 al tercero, 12 al cuarto, y as sucesivamente, doblando cada tiempo sumado anteriormente, la serie de nmeros resultantes nos dar una aproximacin muy grande a la distancia relativa de los planetas al Sol, con ex-cepcin de Neptuno.