Azúcar, trabajadores y lucha revolucionaria, 1910 ...· Azúcar, trabajadores y lucha revolucionaria,

Embed Size (px)

Text of Azúcar, trabajadores y lucha revolucionaria, 1910 ...· Azúcar, trabajadores y lucha...

  • Azcar, trabajadores y lucha revolucionaria, 1910 1920: El caso de la United Sugar Companies Pedro Czares Aboytes Introduccin

    El presente trabajo, tiene como finalidad hacer una revisin del caso de esta empresa

    azucarera, denominada United Sugar Companies1, a partir del inicio de la Revolucin

    Mexicana, en 1910 a 1920. Como aspectos centrales a considerar en esta indagacin,

    serian, cuales fueron las circunstancias sorteadas por esta empresa para salir de todas las

    dificultades que se le presentaron durante la dcada de 1910 a 1920. Por otra parte, se

    buscara estudiar la influencia que ejerci la Revolucin Mexicana en los trabajadores de

    dicha factora y que mutaciones observ durante estos aos, as como todos estos factores

    conjugados entre si, se expresaron en esta regin del pas, determinando el desarrollo

    econmico de este sector de la sociedad sinaloense. Esta dcada es de vital importancia,

    para esta empresa azucarera, pues fue precisamente apartir de los aos veintes, que la

    USCO tuvo una gran irrupcin en la industria azucarera nacional, de ah la importancia de

    estudiar a profundidad lo acontecido durante esta dcada.

    La United Sugar Companies

    Hablar de la United Sugar Companies, es adentrarse en algo ms que una empresa, fue

    un espacio donde se fueron tejiendo relaciones que hicieron posible la constitucin de este

    gran emporio agroindustrial, cuyo creador y cerebro de esta compaa fue el

    1 En adelante USCO.

  • 2

    estadounidense Benjamn Francis Johnston, quien naci el 15 de Diciembre de 1865 en

    el poblado de Sharon, Pensilvania. El investigador Mario Gill, seala aspectos anecdticos

    en la vida de Johnston al momento de su llegada a la regin: Zacaras Ochoa lo encontr

    sentado, solitario y sin equipaje en el puerto de Agiabampo, y le pareci muy amigable,

    simptico, educado y de buenos modales, trabando rpidamente amistad con Ochoa quien

    lo invito a pasar unos das a su hacienda El guila 2 .

    Thomas Robertson, al hablar de su connacional, se mueve en una ptica similar al ubicar

    a Johnston sin dinero en Mazatln tratando de convencer al capitn de un barco costero

    para que lo llevara a Topolobampo sin cobrarle3.

    Ya establecido en el norte de Sinaloa, sus primeros pasos como empresario siguieron una

    tnica similar, pues resulta un misterio el origen o naturaleza de sus capitales al momento

    de asociarse con Zacaras Ochoa en lo que fue su primera incursin financiera en la zona,

    tambin es toda una incgnita. En lo que a su profesin se refiere si la tuvo -, igual queda

    una duda. Mario Gill lo menciona como un empleado bancario, mientras Thomas

    Robertson lo seala como un joven abogado4.

    Lo cierto es que a la llegada de Johnston, gente como Francisco Orrantia y Sarmiento,

    propietario del ingenio La Constancia, la familia Zakany propietarios del ingenio La

    Florida, eran los principales productores de azcar en el norte de Sinaloa, todos ellos

    pertenecan a la elite econmico-poltica de esta regin, con quienes construy buenas

    relaciones, creando los contactos necesarios para sus objetivos empresariales. En esos

    momentos fue fundamental la relacin que estableci con el dueo de la Hacienda El

    guila, Zacaras Ochoa.

    Johnston se propuso trabajar desde un inicio bajo patrones distintos a los utilizados por

    nuestros connacionales eso fue notable, de manera que el carcter conservador de unos, las

    deudas y la incapacidad para seguir en una tendencia ms dinmica, hizo que entraran en

    una crisis irreversible lo cual no les permiti cabalgar sobre los nuevos tiempos que exigan

    un actitud empresarial ms firme y verstil.

    2 Mario Gill, La conquista del Valle del Fuerte, Culiacn, UAS IICH, 1983, Coleccin Rescate, 19, p. 59. 3 Thomas Robertson, Utopa del Sudoeste, Los Angeles, California, The Ward Ritchie Press, 2da edicin, 1964 p. 118. 4 Mario Gill, Op. Cit. p. 61. Tomas Robertson, Op. Cit. p. 119.

  • 3

    Cabe mencionar que el ltimo lustro antes del inicio de la Revolucin mexicana, el

    ingenio Los Mochis y El guila, propiedad de la USCO, haban tenido gran cantidad de

    altibajos, bajas cosechas producto de la falta de agua, dificultad para colocar su produccin

    en el mercado, falta de capitales, destacan entre las vicisitudes mas recurrentes en el

    accionar de esta compaa azucarera, situaciones que vieron imposibilitada a esta empresa a

    cumplir con sus compromisos financieros, por lo tanto, durante los aos de 1907 a 1911, el

    Banco Nacional de Mxico uno de sus principales prestamistas, se vio obligado a enviar un

    representante a Los Mochis, llamado Joaqun Olloqui, quien fiscalizaba todas las

    operaciones financieras del ingenio, al grado que no se pagaba un solo cheque de emitido

    por Johnston sin la autorizacin de dicho inspector5.

    Ante tan apremiante situacin y con el conflicto revolucionario a la vuelta de la esquina,

    la USCO no se amedrent y busc obtener recursos econmicos de cualquier parte, y una

    forma era explotar las concesiones a su disposicin, de tal forma entraron en acuerdos con

    el seor Emilio Prado para que por medio Compaa Explotadora de Aguas del Ro Fuerte,

    S.A y su concesin de aprovechamiento de aguas se le concediera usar del agua de este

    ro.6

    Al parecer esto les result un buen negocio, ya que dos meses despus la Compaa

    Explotadora de Aguas del Ro Fuerte, pidi se publicara una autorizacin para cambiar el

    lugar en que se ejecutaban las obras de derivacin de las aguas que tenan derecho a

    aprovecharlas, pues celebraron contratos con particulares y ocupaban incrementar las

    extraccin de los volmenes de este liquido7. Dicha situacin tiene sentido, tomando en

    cuenta la gran cantidad de agua que es necesaria para el cultivo de la caa de azcar. Por

    ello, no es casual que durante esta dcada que he fijado mi atencin, las empresas

    azucareras de esta entidad, hayan sido quienes mayor aprovechamiento tuvieron de los

    afluentes fluviales cercanos a sus tierras de cultivos8.

    5 Mario Gill, Op. Cit. p. 59. 6 Archivo Histrico General del Estado de Sinaloa (AHGES), - ndice de Correspondencia de la Secretaria de Gobernacin del Estado de Sinaloa (ICSGES), Ramo Fomento, Enero, 1911, exp. 32. 7 AHGES - ICSGES, Ramo Fomento, Marzo, 1911, exp. 103. 8 Csar Aguilar Soto, Empresarios agrcolas y conflictos por el agua en Sinaloa, 1896 1930, en Clo No. 33, Revista de la Facultad de Historia Universidad Autnoma de Sinaloa, Culiacn, Enero Junio de 2005, pp. 30 31. En este articulo Aguilar Soto, nos muestra como la United Sugar Companies a travs de sus compaas subsidiarias logr controlar el vital lquido que aportaba el ro Fuerte a traves del canal de Tastes

  • 4

    Por otra parte, con la revolucin, se present para la USCO la coyuntura de apropiarse

    de las propiedades de Manuel Borboa, propietario del ingenio azucarero La Florida quien

    junto con Francisco Orrantia y Sarmiento salieron huyendo del pas. El empresario todava

    no olvidaba el hecho que Borboa le hubiera ganado la partida de adquirir el ingenio La

    Florida de la familia Zakany, cuando todas estas propiedades fueron subastadas, de manera

    que al estar Borboa fuera del pas, Johnston emprendi las acciones necesarias para lograr

    hacerse de dichas propiedades.

    Segn rumores se dice que import bilimbiques, papel moneda devaluado de otros

    estados ante la escasez de moneda de curso legal, y con los cuales pag los adeudos y

    crditos vencidos de Borboa, se dice que lleg a un acuerdo con Donato Borboa, hijo de

    Manuel Borboa de esta forma logr apropiarse del ingenio La Florida9. Fue tal la

    desesperacin de este hacendado sobre lo incierto de sus posesiones, que solicit al

    Gobierno del Estado le permitiera regresar al Estado de Sinaloa, pues deseaba atender sus

    negocios10. Sus temores no eran infundados, pues su hijo Guillermo Borboa se quej ante el

    Gobierno del Estado de que la United Sugar Companies mand quemar lea en terrenos de

    su propiedad perjudicando bodegas y casas habitacin propiedad de su padre, exigiendo

    castigo para los culpables e indemnizacin por los perjuicios recibidos11.

    Las propiedades de Orrantia estaban corriendo con una suerte muy similar pues estaban

    intervenidas y apunto de ser expropiadas y repartidos sus terrenos.12 De momento no tenia

    el apoyo del gobierno en turno as parece indicarlo la orden girada por parte del

    Gobernador del Estado al Oficial del Registro Publico del Fuerte recomendndole no

    registrara ninguna escritura a favor u otorgada por Francisco Orrantia y Sarmiento13.

    La situacin empeor aun ms para Orrantia pues el entonces Gobernador del Estado

    General ngel Flores, celebr un contrato con Francisco S. Flores para el uso y

    aprovechamiento en explotacin agrcola de la propiedad rstica denominada La

    y sus ramales, situacin muy smil era la que Redo y Cia. en las cuencas de los ros Culiacn y San Lorenzo, lo mismo que la familia Almada para su industria azucarera. 9 Mario Gill, Op. Cit. p. 69. 10 AHGES - IC