Click here to load reader

consecuencias de la subcontratación BENSUSAN

  • View
    14

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of consecuencias de la subcontratación BENSUSAN

  • 129

    La subcontratacin laboral y sus consecuencias: problemas de diseo institucional o de implementacin?

    Graciela Bensusn

    1 En total, se estima que dos millones y medio de trabajadores mexicanos se encuen-tran bajo este tipo de relaciones. Sin embargo, el porcentaje que stos representan dentro del total de asalariados equivale a la tercera parte del que corresponde a Chile, donde la flexibilizacin extrema en el manejo de las relaciones laborales en el mbito de la legislacin no ha resultado suficiente para los empleadores al punto de que se estima que 35% de la fuerza laboral, equivalente a un milln doscientos mil trabajadores, no son contratados en forma directa por las empresas principales, sino a travs de la subcontratacin y el suministro (estimaciones del Ministerio de Trabajo citadas en Union Network Internacional, http://www.union-network.org).

    El propsito de este artculo es analizar las distintas formas que han asumido los procesos de subcontratacin laboral en el contexto de la globalizacin y la restructuracin productiva e identificar la cau-sa de los problemas que se registran para proteger a los trabajado-res bajo estas modalidades, que equivalen a ms de 10 por ciento de la totalidad de los asalariados mexicanos.1 De esta forma, se es-pera contribuir al debate acerca de qu aspectos de la legislacin laboral deben ser reformados, con miras a lograr un mejor equilibrio entre los requerimientos de flexibilidad en el manejo de las relacio-nes obrero-patronales en los que se inspira la subcontratacin de

  • 130

    Propuestas para una reforma laboral democrtica

    servicios, productos y mano de obra y la proteccin para los tra-bajadores en sus condiciones de empleo.

    La hiptesis de trabajo que orienta esta indagacin sostiene que los principales problemas para proteger a los trabajadores subcon-tratados se relacionan tanto con un diseo inadecuado de la legisla-cin como con la dificultad para hacerla efectiva por la debilidad y mala calidad del sistema de representacin sindical y el enorme dficit de fiscalizacin estatal en el cumplimiento de derechos fun-damentales, todo lo cual desemboca en una ciudadana laboral de baja intensidad y una mayor vulnerabilidad para los trabajadores en el nuevo contexto econmico.

    Entre los principales problemas de diseo se encuentra la insufi-ciencia de las reglas destinadas a establecer una responsabilidad solidaria entre la empresa contratista y la beneficiaria y a extender la negociacin colectiva a lo largo de las cadenas productivas. Las deficiencias en materia de fiscalizacin afectan la efectividad del sistema de seguridad social (IMSS-SAR) y de las normas de seguridad e higiene en el trabajo, estas ltimas a cargo de la Inspeccin Fede-ral del Trabajo, as como al sistema de justicia laboral, mecanismos que de funcionar adecuadamente mejoraran sustancialmente las condiciones de los trabajadores subcontratados sin necesidad de cambio legal alguno.2 Otros factores se relacionan con el contexto adverso en el que funcionan estas instituciones: baja legitimidad de la proteccin a los asalariados en el discurso gubernamental y empre-sarial, debido a las fuertes presiones competitivas, y el lento creci-miento de empleos formales protegidos, lo que redunda en una mayor disposicin de los trabajadores a aceptar trabajos de segunda o sin la debida proteccin institucional (Bensusn, 2006 y 2007).

    En este trabajo se pondr el nfasis en la dimensin institucional de la problemtica descrita.3 Con tal propsito, en la primera parte

    2 El accidente en la mina de Pasta de Conchos, en febrero de 2006, puso de manifies-to las implicaciones de los procesos de subcontratacin en cuanto a la desproteccin de los trabajadores bajo este rgimen. Casi la mitad de los trabajadores fallecidos (un total de 65) trabajaban para una empresa subcontratada, perciban menores salarios, no estaban dados de alta en el IMSS o lo estaban con salarios menores a los reales. La empresa principal termin hacindose cargo de las indemnizaciones. (Cereal, 2007.)

  • 131

    La subcontratacin laboral y sus consecuencias: problemas de diseo institucional o de implementacin?

    se revisa el concepto mismo de subcontratacin, as como la lgica que anima esta prctica desde la perspectiva de los distintos actores, lo que muestra la dificultad de encontrar regulaciones que satisfagan sus expectativas, en tanto se trata de aspiraciones opuestas, como corresponde a la naturaleza contradictoria de las normas laborales (Bensusn, 2000). Un segundo apartado considera la forma en que las legislaciones de algunos pases de la regin buscaron asegurar la proteccin de los trabajadores, inscribiendo en este marco las regu-laciones existentes en Mxico, tanto legales como las interpretaciones jurisprudenciales. En una tercera parte se presentan las reformas que se hicieron para compensar las debilidades de dicho rgimen en el marco de una nueva ola de transformaciones institucionales destina-das a contrarrestar los efectos adversos de la flexibilizacin laboral en tres pases: Uruguay, Chile y Espaa. De esta forma se muestra que si bien en trminos generales las normas mexicanas estn dentro de los parmetros tradicionales establecidos en otros pases de la regin, hoy se encuentran rezagadas frente a las nuevas regulaciones que se adoptaron recientemente para hacer ms efectivas las protecciones a los trabajadores. Finalmente se plantean las conclusiones.

    La subcontratacin como forma atpica de relacin laboral: delimitacin conceptual y lgica de los actores

    La aparicin o expansin de formas atpicas de relacin laboral bajo diseos institucionales que no garantizan adecuadamente la proteccin del trabajador en tales circunstancias, constituye una de las transfor-maciones ms importantes asociadas a la globalizacin y la restruc-turacin productiva.4 Es el caso de distintas formas de aprendizaje o

    3 En relacin con los problemas de efectividad de la legislacin laboral mexicana y, en particular, los que ataen al sistema de inspeccin del trabajo y de justicia labo-ral en una perspectiva comparativa, vase Bensusn, 2006.

    4 Es necesario aclarar que el carcter atpico de las contrataciones no significa que quienes estn contratados bajo estas modalidades estn fuera de la proteccin legal, ya que sta existe como regla general cuando se configura una relacin de tipo su-bordinado entre el trabajador y el empleador, cualquiera que sea la modalidad que asuma. Por el contrario, los trabajadores independientes y quienes estn en una situacin intermedia se encuentran como regla general desprotegidos. Para el caso

  • 132

    Propuestas para una reforma laboral democrtica

    contratos de formacin, tales como becas o pasantas, los empleos eventuales a travs de agencias de contratacin o de empresas que se ocupan del manejo de las relaciones laborales, as como otras formas de subcontratacin (de procesos, productos o servicios) que buscan aumentar los mrgenes de discrecionalidad del empleador, reducir costos, eludir la presencia de sindicatos y/o una mayor especializacin (Supiot, 2005).5

    Algunas de estas formas tienen larga data pero cobraron mayor relevancia en el nuevo contexto. Ejemplos de trabajos atpicos tradi-cionales son el trabajo a domicilio en general (histricamente muy extendido en la industria del vestido), el trabajo eventual o el trabajo de tiempo parcial, que ha aumentado significativamente en algunos pases. Algunas modalidades son posibles por las nuevas tecnologas informticas, como el trabajo a domicilio de telemarketing. Otras re-cuperan viejas prcticas, como los empleos triangulados por medio de empresas que se hacen cargo del manejo de las relaciones con los trabajadores (conocidas como empresas de mano de obra), contribu-yendo a que las empresas usuarias eludan sus responsabilidades la-borales. Estas formas atpicas de contratacin se han extendido de mayor manera en la industria y los servicios en las dos ltimas dca-das pero han existido desde siempre en sectores como la construccin, donde la figura del contratista triangul tradicionalmente las relacio-nes laborales entre los trabajadores y los dueos de las obras.

    Segna Crdova (1986), las formas atpicas son denominadas as por contraste con el trabajo tpico o subordinado a cambio de un salario y para un solo empleador, en el local del empleador, bajo jor-nada completa y por lo general por tiempo indefinido. La ausencia de una de estas caractersticas da lugar a la atipicidad, misma que es clasificada en tres modalidades: trabajo por cuenta propia, contrata-ciones atpicas (bajo relaciones de intermediacin o triangulares; a domicilio y a distancia, en jornada parcial y tiempo de trabajo flexible o trabajo de duracin por tiempo u obra determinada, entre las ms

    de Argentina y Mxico vanse respectivamente Goldn, 1999; Castillo Reynoso, 1999; y De Buen, 2001. Estas situaciones intermedias han dado lugar en cambio a diversas formas de proteccin en otros continentes (Snchez Castaeda, 2006, pp. 35-37).

    5 En relacin con estas modalidades en Argentina, vase Goldn y Feldman, 1999.

  • 133

    La subcontratacin laboral y sus consecuencias: problemas de diseo institucional o de implementacin?

    importantes) y trabajo clandestino (no declarado, familiar o en micro-empresas evasoras). Estas formas atpicas incluyen por tanto desde la autntica intermediacin por la cual intervienen en la contratacin agencias que proporcionan personal temporal o definitivo a las em-presas (que se asumen directamente como empleadoras)6 hasta re-laciones triangulares de subcontratacin entre empresas por las cuales la empresa beneficiaria o usuaria externaliza parte del proce-so de trabajo (outsourcing)7 o el manejo de las relaciones laborales (mediante empresas de mano de obra), desligndose de cualquier vnculo formal con los trabajadores y reduciendo sensiblemente los costos.8 Las oportun

Search related