Cuaderno 1 - Marvin Harris. Las Estrategias de Investigaci³n y La Estructura de La Ciencia

  • View
    12

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

epistemologia

Text of Cuaderno 1 - Marvin Harris. Las Estrategias de Investigaci³n y La Estructura de La Ciencia

  • Cuadernodeantropologa1MarvinHarris:Lasestrategiasdeinvestigacinylaestructuradelaciencia.Unaexplanacin

    2015

    CUADERNOSDEANTROPOLOGAAVPN1

  • 2

    Es necesario conocer, antes de nada, las reglas generales del mtodo cientfico. Acto seguido, podemos pasar a definir qu es una estrategia de investigacin y comparar las distintas estrategias entre s, a fin de determinar cul de ellas satisface mejor los requisitos del conocimiento cientfico sobre la vida social humana. La definicin de ciencia y la de estrategia de investigacin son, pues, ingredientes bsicos de la epistemologa del materialismo cultural.

    Harris, Marvin.: El materialismo cultural, Madrid: Alianza, 1982

  • 3

    Antes de proceder a dilucidar las diferencias entre la ciencia y otros modos de conocimiento, permtaseme aclarar mi actitud en cuanto a las estrategias investigativas de ndole acientfica. A mi entender, la ciencia constituye un modo superior de adquirir conocimiento acerca del mundo en que vivimos. No obstante, no tengo inconveniente en admitir que existen mbitos de la experiencia a los que no se puede acceder por medio de la adhesin a las reglas del mtodo cientfico. Me refiero al conocimiento exttico de msticos y santos; las visiones y alucinaciones de drogadictos y esquizofrnicos, y las intuiciones estticas y morales de artistas, poetas y msicos. De poco nos servir aplicar las reglas del mtodo cientfico a las puestas de sol o estudiar las ondas sonoras que el arco arranca de las tensas cuerdas, si es nuestro empeo alcanzar conocimiento sobre Dios y sus querubines flamgeros o sobre la belleza de un cuarteto de Beethoven. La ciencia no pone en entredicho la autenticidad del conocimiento esttico. Es ms, estoy dispuesto a suscribir la creencia popular de que ciencia y religin no son necesariamente conflictivas. Con todo, hay que hacer una salvedad: la ciencia no discute las doctrinas de las religiones reveladas siempre y cuando no se utilicen para poner en duda la autenticidad del conocimiento adquirido por va cientfica. No existe, por ejemplo, conflicto entre las versiones biolgica y teolgica del origen de las especies en tanto se interprete la Biblia como una metfora. Pero si se insiste, como hacen los fundamentalistas, en que la palabra revelada es ms autntica como fuente de informacin sobre la evolucin que la propia ciencia, entonces la ruptura de hostilidades se hace inevitable.

    Otros modos de conocimiento

  • 4

    A principios del siglo XVII, Francis Bacon declar que la ciencia consista en la consagracin de la autoridad del experimento y la observacin por encima de la razn, la intuicin y la convencin. Bacon pensaba que la progresiva acumulacin de hechos fiables y precisos permitira su clasificacin y generalizacin, dando como resultado una jerarqua de axiomas tiles en continua expansin. Esto era lo que entenda por induccin. En el Novum Organum1 (Nuevo Sistema), Bacon escribi:

    El silogismo se compone de proposiciones, las proposiciones de trminos; los trminos no tienen otro valor que el de las nociones. He aqu por qu si las nociones (y ste es punto fundamental) son confusas debido a una abstraccin precipitada, lo que sobre ellas se edifica carece de solidez; no tenemos, pues, confianza ms que en una legtima induccin El nico medio de que disponemos para hacer apreciar nuestros pensamientos, es el de dirigir las inteligencias hacia el estudio de los hechos, de sus series y de sus rdenes, y obtener de ellas que por algn tiempo renuncien al uso de las nociones y empiecen a practicar la realidad Cuando en una justa escala de ascenso, mediante pasos sucesivos no interrumpidos o rotos, nos elevemos desde los particulares a los axiomas menores, y de stos a los axiomas intermedios, uno detrs de otro; para llegar finalmente a los ms generales... entonces y slo entonces, cabr esperar algo de las ciencias. Hay dos mtodos experimentales para descubrir la verdad. Partiendo el uno de las sensaciones y de los hechos particulares, se eleva de un salto a los principios universales; y fundndose despus sobre estos principios como sobre otras tantas verdades inquebrantables, deduce de ellos axiomas medios; ste es el mtodo que se sigue ordinariamente. El otro parte tambin de las sensaciones y de los hechos particulares; elevndose lentamente por una marcha progresiva, slo llega muy tarde a las proposiciones ms generales; este ltimo mtodo es el verdadero, nadie lo ha empleado todava. Se diferencia del precedente en que acumula un gran nmero de relaciones particulares y se eleva progresivamente de los hechos individuales a los axiomas medios y a los principios absolutos que establece, no como hiptesis, sino como leyes ciertas e invariables

    1 Este libro, publicado en 1620, es una notable ampliacin del opsculo de 1606, dado a luz bajo el ttulo de Cogitata et visa de interpretatione naturae. Bacon dio a su mtodo filosfico, que se funda en la experiencia y en la induccin, el ttulo de Novum Organum, para indicar que lo destinaba a suplantar la influencia del Organon, de Aristteles. La lgica experimental e inductiva, la lgica a posteriori era la que Novum Organum proclamaba en sustitucin de la lgica del silogismo y de los principios arbitrariamente establecidos a priori.

    El induccionismo estrecho

  • 5

    El camino por donde marcha el hombre, cuando va guiado por la verdadera induccin, no es un terreno llano, sino desigual, por el que se va unas veces subiendo y otras bajando: se sube de los hechos a los axiomas, y despus se baja de los axiomas a los hechos, a la prctica. El verdadero mtodo no consiste, ni en un puro empirismo, ni en un dogmatismo deductivo. El emprico se parece a la hormiga, que se contenta con acopiar y consumir despus sus provisiones. El dogmtico urde, como la araa, telas cuya materia extrae de su propia substancia. La abeja guarda la miel, saca la primera materia de las flores de los campos y de los jardines; despus, por un arte que le es propio, la trabaja y la digiere. La verdadera filosofa hace una cosa muy parecida: saca su materia de la historia natural y la deposita en la memoria; luego, despus de haber trabajado y digerido por sus fuerzas naturales, la almacena. As pues, nuestro principal recurso es la estrecha alianza de estas dos facultades, la experimental y la racional. (Bacon, Francis: Novum Organum, Barcelona: Orbis, 1984)

    El mtodo usualmente adoptado por los filsofos tena que Invertrse. En lugar de descender desde los axiomas hasta las conclusiones particulares, como en la deduccin silogstica, el cientfico debera pasar de los experimentos y las observaciones particulares a los axiomas; con otras palabras, la induccin tena que reemplazar a la deduccin. Pese a que muchos siguen considerando hoy en da la recopilacin de hechos y su organizacin inductiva en forma de teora como el principio fundamental del mtodo cientfico, lo cierto es que la concepcin baconiana de los hechos y las teoras y de la relacin existente entre ambos era, ya en su propia poca, completamente utpica. Los primeros descubrimientos cientficos importantes como el del movimiento de la Tierra efectuado por Galileo, el de la forma elptica de las rbitas planetarias realizado por Keppler y, posteriormente, el hallazgo newtoniano de la fuerza gravitatoria jams hubieran tenido lugar de haber prevalecido las reglas de Bacon. Al objeto de evitar toda especulacin prematura, Bacon propona que el acopio de datos lo llevaran a cabo ayudantes analfabetos a los que no les importase en absoluto los resultados del experimento. Los hechos desnudos, correctamente ordenados, conduciran automticamente a cierto conocimiento del universo. Nada ms lejos de las verdaderas tcnicas resolutivas del mtodo cientfico. El que los hechos no hablan por s solos se evidencia ya en la propia aceptacin por parte de Bacon de los errores contenidos en lo que parecan ser los hechos ms obvios. Para l era un hecho que la Tierra careca de movimiento porque a simple vista se aprecia que no se mueve; y asimismo que la vida se generaba de forma espontnea, ya que siempre nacen gusanos en la carne putrefacta y siempre aparecen ranas despus de cada chaparrn. Lo que est claro es que los grandes avances que debemos a un Newton, un Darwin o un Marx jams se habran producido si stos se hubiesen limitado a una recoleccin de hechos de tipo baconiano. Sin teoras que guen la recopilacin de datos y que permitan distinguir entre apariencias superficiales y significativas, los hechos nunca son de fiar.

  • 6

    Debemos tener presente, empero, que las teoras carecen igualmente de significado en ausencia de los hechos. La insistencia baconiana en el acopio de los mismos constituy un importante punto de partida en su momento. El modelo cientfico inductivo se propona subsanar la subordinacin de la ciencia a las intuiciones aristotlicas y condenar a los que validaban teoras apelando a dogmas de carcter poltico-religioso. Bacon vivi en una poca en que se discuta acerca del nmero de ngeles que poda contener la cabeza de un alfiler y en la que los hombres cultos despreciaban el descubrimiento de Galileo de las lunas de Jpiter porque contradeca las doctrinas y principios establecidos. Frente a una imaginacin de semejantes vuelos, la advertencia de Bacon de que no hay que dar alas [al conocimiento], sino ms bien trabarlo con pesas, para evitar que brinque y eche a volar, es todo menos reprochable:

    Sin embargo, no conviene permitir que la inteligencia salte y se remonte de los hechos a las leyes ms elevadas y generales, tales como los principios de la naturaleza y de las artes, como se les llama, y dndole una incontestable autoridad, establezca segn esas leyes generales, las secundarias, como siempre hasta ahora se ha hecho, a causa de estar inclinado el espritu humano por tendencia natural, y adems por estar formado y habituado a ello desde largo tiempo por el uso de demos