Click here to load reader

Documento de posición de la OMS sobre las vacunas BCG éxito del tratamiento en pacientes con TB-XR fue del 30% en 2014. Lepra La lepra es causada por M. leprae y afecta principalmente

  • View
    2

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Documento de posición de la OMS sobre las vacunas BCG éxito del tratamiento en...

  • 1

    Boletín epidemiológico semanal

    (Weekly epidemiological record/Relevé épidémiologique hebdomadaire)

    23 de FEBRERO de 2018, 93.o año

    No 8, 2018, 93, 73–96

    http://www.who.int/wer

    Documento de posición de la OMS sobre las vacunas BCG

    Febrero de 2018

    Introducción

    De conformidad con su cometido de brindar orientación a los Estados Miembros en asuntos de política

    sanitaria, la OMS publica una serie de documentos de posición actualizados regularmente sobre

    vacunas y combinaciones de vacunas contra enfermedades que afectan a la salud pública internacional.

    Estos documentos se refieren principalmente al uso de las vacunas en programas de inmunización a

    gran escala. En ellos se resume la información básica esencial sobre las enfermedades y las vacunas, y

    al final se enuncia la posición actual de la OMS sobre el uso de estas últimas a nivel mundial.

    Los documentos son examinados por funcionarios de la OMS y expertos externos, y son analizados y

    aprobados por el Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico en materia de Inmunización

    (SAGE) de la OMS (http://www.who.int/immunization/sage/en/). Para evaluar sistemáticamente la

    calidad de los datos disponibles se utiliza el método GRADE; el cuadro explicativo de los datos

    científicos en que se basan las recomendaciones refleja el proceso decisorio del SAGE. En la página

    http://www.who.int/immunization/position_papers/position_paper_process.pdf se explica el proceso

    de elaboración de los documentos de posición sobre vacunas.

    Los documentos de posición van dirigidos principalmente a los funcionarios nacionales de salud

    pública y a los directores de los programas de inmunización, pero también pueden ser de interés para

    los organismos internacionales de financiación, los grupos consultivos sobre vacunas, los fabricantes

    de vacunas, la comunidad médica, los medios de información científica y el público en general.

    El presente documento de posición de la OMS sobre la vacuna BCG (bacilo de Calmette-Guérin), que

    reemplaza al publicado en 20041 y a las directrices revisadas de la Organización, publicadas en 2007,

    sobre la vacunación con BCG en lactantes con riesgo de infección por el virus de la inmunodeficiencia

    humana (VIH), 2 incorpora los avances recientes en materia de tuberculosis (TB), ofrece nuevas

    orientaciones sobre la inmunización de los niños infectados por el VIH, y vuelve a hacer hincapié en la

    importancia de la vacunación con BCG al nacer. Asimismo, contiene recomendaciones sobre el uso de la BCG en la prevención de la lepra. En octubre de 2017, el SAGE examinó las recomendaciones

    relativas a la utilización de las vacunas BCG. Los datos presentados en esa reunión pueden consultarse

    en: www.who.int/immunization/sage/meetings/2017/october/presentations_background_docs/en/.

    1 Véase el N.º 4, 2004, pp. 27–38. 2 Véase el N.º 21, 2007, pp. 181–196.

    http://www.who.int/wer

  • 2

    Antecedentes

    Epidemiología

    Tuberculosis

    El agente etiológico de la TB humana es la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Otros miembros del complejo M. tuberculosis que también pueden causar enfermedad en el ser humano son M. bovis,

    M. africanum, M. canettii, M. caprae, M. microti y M. pinnipedii.

    En los niños, la TB es más frecuente entre los menores de 5 años. Aunque en la mayoría de las

    poblaciones la forma predominante en los niños es la TB pulmonar, la TB extrapulmonar también es

    frecuente (aproximadamente un 30 a 40% de los casos). La TB extrapulmonar puede presentarse en

    localizaciones anatómicas muy variadas. En los niños, la TB suele aparecer en el año siguiente a la

    infección; la TB infantil es por consiguiente un indicador de la continuidad de la transmisión de

    M. tuberculosis en la comunidad.3

    Los lactantes y los niños pequeños (sobre todo los menores de 2 años) corren el riesgo de padecer

    enfermedad diseminada grave, con una elevada tasa de mortalidad. En el lactante, el tiempo

    transcurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad puede ser más breve que en niños

    mayores, y la presentación puede ser más aguda, asemejándose a una neumonía grave recurrente o

    persistente. Debe sospecharse la TB cuando haya una mala respuesta a antibióticos convencionales

    apropiados. En estas situaciones suele haber un caso originario identificable.3

    El riesgo de TB está aumentado en los adolescentes, en los que suele ser bacilífera y presentarse como una enfermedad pulmonar de tipo adulto. Por consiguiente, la TB del adolescente suele ser infecciosa

    y constituye una fuente de transmisión.3

    Se calcula que en el mundo hay 1700 millones de personas infectadas por M. tuberculosis y que un 5

    a 15% de ellas padecerán TB activa en algún momento de su vida.4, 5 Se calcula que en 2016

    contrajeron TB activa 10,4 millones de personas: 6,2 millones de hombres, 3,2 millones de mujeres y

    aproximadamente 1 millón de niños (500 000 del sexo masculino y 490 000 del femenino). Un 10%

    del total estaban infectados por el VIH.5 En 2016 murieron de TB 1,7 millones de personas, entre ellas

    400 000 infectadas por el VIH. Se calcula que entre los fallecidos hubo 253 000 niños (201 000 VIH-

    negativos y 52 000 VIH-positivos).

    La tasa mundial media de éxitos terapéuticos en personas diagnosticadas recientemente de TB fue del

    83% en 2015. El tratamiento de la TB salvó 53 millones de vidas entre 2000 y 2016, de las cuales más de 3 millones en 2016. El ritmo de disminución de la incidencia y de la tasa de mortalidad de la TB es

    de aproximadamente un 2% y un 3% al año, respectivamente. Sin embargo, pese a los progresos

    realizados, la TB siguió siendo la principal causa infecciosa de muerte en 2016.5 Ese año, la tasa de letalidad osciló entre menos de un 5% en unos pocos países y más del 20% en la mayoría de los países de la Región de África de la OMS, hecho que refleja las desigualdades existentes entre los países con

    respecto al acceso al diagnóstico y al tratamiento de la TB.5

    M. tuberculosis sigue propagándose sobre todo en entornos pobres, hacinados y mal ventilados. La

    infección por el VIH, la malnutrición, el consumo de tabaco y la diabetes son factores predisponentes.

    De los 10,4 millones de casos incidentes de TB que hubo en el mundo en 2016, se estima que 1,9

    millones estuvieron relacionados con la subalimentación, 1 millón con la infección por el HIV,

    0,8 millones con el tabaquismo y 0,8 millones con la diabetes.5 Entre los grupos de población con

    mayor riesgo de TB se encuentran los menores de 5 años y las personas infectadas por el VIH. Otros

    grupos vulnerables son los refugiados, los migrantes, la población urbana pobre y los reclusos.5

    3 WHO. Guidance for national TB programmes on the management of tuberculosis in children: second edition, 2014.

    Disponible en http://apps.who.int/medicinedocs/documents/s21535en/s21535en.pdf, consultado en diciembre de 2017. 4 Houben RM et al. The Global Burden of Latent Tuberculosis Infection: A Re-estimation Using Mathematical Modelling.

    PLoS Med. 2016;13(10):e1002152. 5 WHO. Global TB Report 2017. Disponible en http://www.who.int/tb/publications/global_report/en/, consultado en

    noviembre de 2017.

  • 3

    La TB es prevenible y curable, pero en la mayoría de los casos no se diagnostica. En 2016 solo se

    notificaron a los programas nacionales de lucha contra la TB un 40% del millón de casos estimados

    de TB en niños. La tos y la expectoración también son menos frecuente en los niños, y la obtención de

    muestras puede resultar difícil.5 El riesgo de TB activa tras la primoinfección es mayor en niños muy

    pequeños: 40 a 60% durante el primer año de vida.6 El riesgo de TB pulmonar oscila entre menos del

    0,5% y el 2% en niños de 5 a 10 años, y entre el 10% y el 20% en los mayores de 10 años. Los niños

    muy pequeños corren mayor riesgo de enfermedad grave, como meningitis tuberculosa o TB miliar

    diseminada, que son las causas habituales de muerte por TB en la infancia. Los que mueren por TB

    suelen ser niños muy pequeños o que nunca han recibido tratamiento.7 Los niños expuestos a la TB no

    suelen recibir tratamiento profiláctico (por desfase entre las políticas y las prácticas o porque el

    tratamiento profiláctico no está disponible). Se cacula que en 2014 se infectaron por M. tuberculosis 67 millones de niños.5 En 2016, solo 161 740 menores de 5 años habían recibido tratamiento profiláctico (es decir, el 13% de los 1,3 millones de candidatos a él).5

    Según las estimaciones de la OMS, en 2016 hubo 600 000 nuevos casos de resistencia a la rifampicina

    —el fármaco de primera línea más eficaz—, 490 000 de los cuales tenían TB multirresistente (TB-MR). Solo el 22% de los candidatos al tratamiento para la TB-MR lo iniciaron en 2016. Los datos mundiales

    muestran que la tasa media de curación de los pacientes con TB-MR tratados es tan solo del 54%. Se

    calcula que en 2016 el 6,2% de los casos de TB-MR tenían TB ultrarresistente (TB-XR). La tasa de

Search related