Domestic common

  • View
    225

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Un viaje a través de algunas prácticas docentes en la AeA, la arquitectura doméstica en alguno de sus PFCs y la cuestión del Bien Común.

Text of Domestic common

  • 2002-201513 Aos de PFC en Alicante

    Antonio Abelln Alarcn

    Javier Esquiva Lpez

    Maria del Mar Melgarejo

    Ayara Mendo

    Jorge Toledo

    Estefania Mompean

    Sara Gimenez

    Adrian Segura

    5

  • 2Una serie de 9 (1+8) libros que acompaan la exposicin de 13 aos de Proyecto Fin de Carrera de Arquitectura en la Escuela Politcnica Superior de la Universidad de Alicante

    0 El modelo Alicante. Introduccin a una exposicin1 Materiales cooperantes2 Disidencias afectivas3 Arquitectura y subpolticas4 Ecologas especulativas5 Domesticommon6 Investigacin retroactiva7 Lo extraordinario del acontecimiento8 El futuro del objeto

  • 35

  • 45_Domesticommon

    EDITORESAntonio Abelln AlarcnJavier Esquiva Lpez

    REA DE CONOCIMIENTO: PROYECTOS ARQUITECTNICOS

    DIRECCINCarretera de San Vicente del Raspeig s/n03690, San Vicente del Raspeig, Alicante

    TELFONO / FAX965903400 / 965903464

    ISSN: Depsito legal:

    Impresin:

    Impreso en Espaa- Printed in Spain

  • 55 DOMESTICCOMMON

    Reflexin general / p.6VV.AA.

    Circuito urbano de ocio no productivo / p.8Ayara Mendo Prez y Mar Melgarejo TorralbaAo 6

    *Recorrer una Infraestructura / p.48Adrin Segura SanchezAo 11

    La Huerta de Murcia_Un tejido familiar / p.40Javier Esquiva LpezAo 11

    Estudio de las Ciudades en Transicin. Estrategias para una aceleracin en el

    desarrollo/ p.32Estefania Mompean Botias

    mi casa XY / p.24Sara Gimenez EspejoAo 10

    Flujo de Trabajo/ / p.16Jorge Toledo GarcaAo 8

  • 6DOMESTICOMMONUn viaje a travs de algunas prcticas docentes en la AeA, la arquitectura domstica en alguno de sus PFCs y la cuestin del Bien Comn.

    Desde las prcticas de ocupacin y transformacin en barrios urbanos en Boston de la urbanista Jane Jacobs o la aplicacin de procesos de participacin ciudadana directa en construcciones co-munitarias operados por Lucien Kroll; hasta los trabajos de Andrs Jaque para ayudarnos a visibilizar a las comunidades afectivas formadas por ciudadanos con capacidad para empatizar y hacer cosas que mejoran lo colectivo, o los intentos de El Campo de Ce-bada de practicar la participacin en un sentido inverso, de abajo hacia arriba donde la gobernanza se produce de manera abierta, intensa y participada; la cuestin de cmo gestionar ciertos recursos que tienen que ver con una economa del Bien Comn, de modo que una red de personas mejore su habitar, est presente y tiene un protagonismo creciente en nuestra disciplina.

    Cul ha sido la relacin ms o menos intuitiva o cierta que los estudiantes de la Universidad de Alicante han decidido establecer con estas cuestiones a travs de sus Proyectos Finales de Carrera hasta la fecha?

    Por otro lado, un resumen de proyectos finales de carrera ofrece una visin demasiado sesgada de la presencia de esta cuestin en nuestro trabajo a lo largo de todos estos aos, por lo que he decidido intercalar entre ellos, en esta exposicin y artculo, la explicacin de algunas experiencias docentes que se les solaparon en el tiempo.

    Coincidiendo con el primer ao en el que se realizaban PFCs, llegaba a la escuela Andrs Jaque. Durante aquel ao que compar-timos, los alumnos descubrieron la capacidad que tiene la accin de convertirse en un modo de conocimiento, de descubrimiento en primera persona de cmo se ensamblan las cosas que suceden en una realidad no retrica, no tomada de narraciones de otros ni de la misma disciplina, sino desvelada y disfrutada por el alumno en carne propia. Fruto de estas prcticas fue el trabajo de Mara Jos Marcos, Pepe Aguirre y Pilar Morilla, quienes realizaron una colec-cin de fiestas en creciente grado de sofisticacin de entre cuyos valores sobresala el dominio de las condiciones para la creacin de lo semi-espontneo y auto-organizado que recogieron en sus NTE para la creacin de una RAVE1.

    Pues bien, si esta capacidad de observar el mundo de un modo desinhibido y neutro es vlida para cualquier contexto, se me antoja imprescindible precisamente en lo que tiene que ver con intervenciones en el mbito domstico, en el que, por demasiado cotidiano o conocido, constantemente es simplificado en tipos y estndares que a partir de esa reduccin limitan su renovacin.

    Durante los tres aos siguientes, la presencia en la escuela de Izaskun Chinchilla reforzara la confianza en esta realidad inteligen-te instalndola en el corazn de la actividad de un estudiante que destinara talento y esfuerzos similares a las tareas de descripcin, diagnstico y propuesta. Esto favoreci el florecimiento de una gran capacidad para la observacin de protocolos, agentes, perfiles de usuarios, alternativas instrumentales con las que intervenir que desde entonces han inundado nuestra Escuela de continuos descu-brimientos. Por suerte, y como iremos desvelando posteriormente, muchos de estos hallazgos y sutilezas han recalado en arquitectu-ras de lo domstico en gran nmero de proyectos, tanto finales de carrera2 , como de los cursos regulares .

    En concreto el segundo curso de Izaskun entre nosotros estuvo dedicado a la revisin de los conceptos y prcticas relativas a la higiene domstica, a lo que se sumaba la condicin de presen-tar bajo el formato de video musical, periodstico, o similar; ello obligaba a los alumnos a priorizar la demostracin de los sucesos sobre las arquitecturas (sus diseos) que los favorecan. El ms sorprendente de estos ejercicios fue una serie de videos musicales realizados por Ana Blaya y Javier Gutierrez, en los que proponan una relajacin de estticas y comportamientos en evolucin hacia un conjunto de hbitos higinicos en comunidad3.

    Por estas fechas aparecieron Proyectos Finales de Carrera que, como el de Ayara Mendo y Mar Melgarejo4, empezaban a reclamar una reapropiacin de lo comn. Se trataba an de ejercicios centrados en espacio pblico, en este caso la recuperacin de

    1 Mara Jos Marcos, Pepe Aguirre y Pilar Morillas. Fotograma de vdeo presentacin final del curso 2003-04.

  • 73 Ana Blaya y Javier Gtierrez. La Comunidad y otros vdeos del Waterworld, curso 2005-06. Proyectos I. Profesores Izaskun Chinchilla y Antonio Abelln.

    6 Sergi Hernndez, Javier Esquiva y Juan Rdenas. La baliza, el roboperro y el fisioaseo. curso 2007-08. Taller vertical. Profesor Antonio Abelln.

    8 Ester Gisbert. Acciones Distribuidas en Territorios Disconti-nuos. PFC 2009-10.

    elementos que haban sido expropiados o privatizados (estacio-namiento de coches del Centro Comercial Plaza Mar o la falta de accesibilidad adaptada a la playa del Postiguet), pero que propo-nan ya la recuperacin de prcticas tradicionales (insurgentes) de ocio y consumo contra los modelos de explotacin econmica que privatizan el espacio pblico. Algo parecido defendera aos despus Adrin Segura5 para el paraje de las Salinas de Torrevieja, sobre el que desplazaba estrategias de domesticacin inspiradas en la tradicional colonizacin de la playa, con las que reintegrar de un modo optimista el paisaje y la ciudad.

    Cada profesor recuerda de manera especial algn trabajo o expe-riencia en la que cree haber pulsado una tecla acertada o celebra la feliz coincidencia entre esto y la generosidad y el talento de sus alumnos. El mo es un ejercicio dentro de un curso en el que tra-tamos de observar el mundo como un sumatorio de ciclos vitales, como una coleccin de acotados procesos operables (das, ciclos salud-enfermedad, estaciones, vidas) cuya capacidad trasfor-madora suceda por repeticin. En este contexto, Sergi Hernndez, Javier Esquiva y Juan Rdenas6 crearon el Roboperro, la baliza y el fisioaseo, un sistema de automatismos geogrficos, seres semi-robticos a la deriva e instalaciones inteligentes que detectaban lugares de la ciudad en los que la vegetacin espontnea era un indicador fiable de abandono. Una vez descubiertos, se iniciaba en ellos una serie de alteraciones de sus propiedades topogrficas, vegetales, de aparicin de equipamientos sanitarios y otros recur-sos que se realizaban a partir de hiptesis que el propio sistema creaba de un modo semiautomtico cruzando valores fsicos y climticos obtenidos de bases de datos pblicas, con necesidades geomtricas para actividades de esparcimiento predeterminadas.

    Si el ejercicio anterior consista casi en un mecanismo de urba-nizacin espontnea de espacios libres, dos aos despus, de la mano de dos alumnos que haban recorrido estos cursos, y en pleno estallido de la burbuja inmobiliaria, destacaban dos PFCs que disparaban ya al corazn del asunto, a mi entender, proponiendo la revisin del modelo urbanizador residencial dominante:

    En el primer caso, Jorge Toledo se embarcaba en su Promotorium7 en una bsqueda del bien comn en condiciones de necesidad co-lectivizada la dificultad de acceso a buena arquitectura- y de idea-lismo aplicado- el sueo de una disciplina libre y accesible para todos- atrevindose a reimaginar una arquitectura su concepcin, construccin y financiacin- apoyada en modelos emergentes de pensamiento y accin como el crowdsourcing, la beta perpetua, el prototipado, la participacin y la colaboracin. Para ello necesit dedicar una parte fundamental de su trabajo a identificar, sistemati-zar y consolidar estos y otros modelos como la sharing economy, el coworking, el open source, etc.- con especial cuidado para tratar de garantizar su entrada en un proceso econmico, no como algo inevitable, sino como algo deseable, consciente de que la perpe-tuacin de un modelo emergente pasa precisamente por encontrar unas reglas y economa subyacente que lo soporten sin pervertirlo.

    Esta apuesta por la reconstruccin del papel del arquitecto y de un usuario de la arquitectura ms consciente y activo, proponiendo alternativas al modelo urbanizador dominante sera compartida ese mismo ao por Ester Gisbert, que en sus Acciones Distribudas en

    2) Jorge Bermejo. Lo mejor es que (no) vuelvas. PFC 2011-12.4)