of 6 /6
1 Jules Verne Viaje al centro de la mente Escritos literarios y científicos Traducción y notas de Mauro Armiño Editorial Páginas de Espuma 91 522 72 51 || [email protected] Información: www.paginasdeespuma.com

Dossier Viaje al Centro de la Mente Jules Vernepaginasdeespuma.com/wp-content/files_mf/1520847118DossierViajealCent... · Jules Verne Jules Verne Jules Gabriel Verne nació en la

  • Author
    others

  • View
    11

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Dossier Viaje al Centro de la Mente Jules...

  •   1

     

    Jules Verne  Viaje al centro de la mente Escritos literarios y científicos Traducción y notas de Mauro Armiño  

       

    Editorial Páginas de Espuma 91 522 72 51 || [email protected] Información: www.paginasdeespuma.com    

  •   2

    Jules Verne  

      Jules Verne   

    Jules  Gabriel  Verne  nació  en  la  ciudad  de  Nantes  en  1828.  La  casa  de  sus padres, como él recordaría más tarde, se situaba frente al enorme puerto del río Loira, que se abría al Atlántico y permitía la entrada de barcos de gran calado. Allí veía entrar y salir a marineros, aventureros y comerciantes de distintas partes del mundo. Como llego a reconocer en una ocasión «La necesidad de navegar me devoraba. Ya conocía los términos de marina, y comprendía lo suficiente las maniobras para seguirlas en las novelas marítimas de Fenimore Cooper». Pero en 1848 es enviado a París por mandato paterno  para  estudiar  Derecho.  Allí  se  aficiona  al  teatro  y  entra  en  contacto  con salones literarios. Uno de sus primeros escritos es una obra de tratro, Las pajas rotas, escrita en 1850 junto a Alexandre Dumas hijo, de quien fue el resto de su vida íntimo amigo. Mientras  tanto,  trabaja  como  secretario de Théâtre‐Lyrique  y en  la Bolsa de París. 

    En la década de 1860 entra en contacto con el editor Pierre‐Jules Hetzel, pareja de baile con la que publicará el resto de casi toda su obra. Desde su primera novela de aventuras Cinco  semanas en globo, que ve  la  luz en 1863, cosecha un enorme éxito literario. Hetzel  le ayuda a estructurar el nuevo género narrativo que Verne  será un experto  en  explotar:  novela  de  aventuras,  misterio,  conocimiento  científico  y carismáticos protagonistas. 

    Al  año  siguiente,  en  1864,  Hetzel  crea  una  revista  literaria,  el  Magasin d’Éducation et de Récréation, donde Verne y otros autores  irán publicando cada seis meses  extractos  de  sus  libros  que  luego  se  verían  publicados  en  forma  de  tomo. Presagiando la fama que Verne acabaría consiguiendo, Hetzel firma con él un contrato 

  •   3

    por  el que  el  autor  se  compromete  a  escribir 3 novelas por  año  a  cambio de  3000 francos por volumen (posteriormente se reducen a 2 novelas anuales y aumento de los honorarios).  Esta  nueva  situación  permite  a  Verne  dedicarse  por  completo  a  la escritura, estableciéndose definitivamente en 1869 en Amiens, la ciudad de su esposa, convirtiéndose en un personaje mundialmente conocido.    

    Viaje al centro de la mente  

    Viajero infatigable, escritor prolífico y uno de los autores más leídos durante los dos últimos siglos, las generaciones que han crecido junto a Jules Verne son cómplices de  sus  visiones  e  inquietudes. Viaje  al  centro  de  la mente reúne  –en  una  cuidada edición de Mauro Armiño– ensayos científicos, estudios literarios, como el dedicado a Edgar Allan Poe,  y artículos históricos,  como el que  se ocupa del motín del Bounty, además de conferencias, discursos y entrevistas. 

     Pocos  creadores  han  logrado,  como  hizo  Verne,  aunar  el  conocimiento 

    científico  con  la  aventura  y  el  misterio  en  una  obra  literaria que  se  anticipó  al desarrollismo del siglo XIX y a los inventos que llegarían con el XX. El submarino, el viaje a  la  Luna,  el  helicóptero,  incluso  la  televisión,  son  algunas  de  las  invenciones  que profetizó en un mundo único e imprescindible al que ahora podemos viajar. 

     A modo de fragmentos   Sobre Edgar Allan Poe  

    "He  aquí, mis  queridos  lectores,  un  novelista  americano  de  gran  reputación; ustedes conocen su nombre, mucho sin duda, pero poco sus obras. Permítanme, pues, hablarles del hombre y de su obra;  los dos ocupan un  lugar  importante en  la historia de  la  imaginación,  pues  Poe  ha  creado  un  género  aparte,  que  solo  procede  de  él mismo y cuyo secreto parece haberse  llevado, en mi opinión; se  le puede  llamar  jefe de  la Escuela de  lo extraño; ha hecho  retroceder  los  límites de  lo  imposible;  tendrá imitadores. Estos tratarán de ir más allá, de exagerar su manera; pero más de uno que crea superarlo, no lo igualará siquiera".    Sobre su primera novela  

    "Me  pregunta  usted  a  qué  edad  escribí mi  primera  novela…  Fue  en  1862,  y tenía  yo  treinta  y  cuatro  años  en  esa  época.  ¿Cuál  fue  esa primera novela?… Cinco semanas  en  globo.  ¿Por  qué  elegí  por  teatro  esa  África  desconocida?…  Porque  la portentosa África de los romanos siempre me ha atraído, y, ya que no podía realizar en persona ese maravilloso viaje, envié en mi  lugar a unos héroes  imaginarios, el doctor 

  •   4

    Fergusson, su fiel Kennedy y su servicial Joë. Si elegí la vía del aire en  lugar de  la vía de tierra es que ese me parecía, y sigue pareciéndome, el verdadero medio de atravesar  África.  Y,  además,  debo  confesárselo,  ese género  de  locomoción  me  proporcionaba  efectos nuevos,  aventuras  nuevas.  ¿Qué  quiere  usted? Cuando uno es novelista… Empecé por África, ¿en qué continente  terminaré?  Si  Dios  me  presta  todavía algunos años, tal vez pueda acabar  la obra que habrá sido  la de  toda mi  vida:  la  Tierra entera, el universo mismo, descrito en forma de novela".     Sobre sus primeros pasos en la literatura  

    "No  recuerdo  la  época  en  que  esperaba  convertirme  en  un  autor  célebre,  y pronto verá usted que muchas cosas conspiraban contra eso. Soy, como usted sabe, bretón  de  origen,  por  haber  nacido  en  Nantes.  Pero  mi  padre  era  parisino  de educación y de gusto, enamorado de la literatura, poeta en sus ratos libres, aunque su modestia  le  impedía  publicar  sus  versos.  Por  eso,  sin  duda,  empecé  mi  carrera escribiendo versos. Como en muchos de mis contemporáneos, esos versos adoptaron la forma de una tragedia en cinco actos. 

    Mi  verdadera  primera  obra  de  teatro  fue  una  pequeña  comedia  escrita  en colaboración con Alexandre Dumas hijo, que era y  sigue  siendo uno de mis mejores amigos. Nuestra comedia se titulaba Las pajas rotas y fue representada en París, en el Gymnase.  Siempre  he  sentido mucho  gusto  por  la  escena  y  por  todo  lo  que  tiene relación con el arte teatral. Una de  las mayores alegrías de mi vida de escritor me  la aportó el éxito que han obtenido en  los escenarios varias novelas mías, en particular Miguel Strogoff".   Sobre sus "anticipaciones científicas"  

    "Es una  simple  coincidencia, y  sin duda  se debe al hecho de que,  cuando  yo inventaba de principio a fin una 'anticipación' científica, me esforzaba por hacerla todo lo sencilla y verosímil que era posible. 

    En cuanto a la exactitud de mis descripciones, se debe a un hecho: desde hace mucho  tiempo,  mucho  antes  de  escribir  novelas,  tenía  la  costumbre  de  recoger numerosas notas de los libros, los periódicos y las revistas científicas de todo tipo. Esas notas, clasificadas por orden de materia, me han proporcionado un arsenal de un valor incalculable para mí. 

    Después, me suscribí a una veintena de periódicos. Soy un lector muy asiduo de publicaciones  científicas,  y,  naturalmente,  estoy  al  corriente  de  todos  los descubrimientos o  invenciones que  se producen  en  todos  los  campos de  la  ciencia, astronomía, fisiología, meteorología, física o química". 

  •   5

    Sobre la 'cocina' literaria de Jules Verne  

    "Voy a iniciarle en los secretos de mi cocina literaria, aunque no recomendaría a  nadie  que  proceda  de  esta  forma,  porque  siempre  he  pensado  que  cada  uno  de nosotros tiene su método particular de trabajo y que, instintivamente, siempre se elige el mejor.  Siempre  empiezo  por hacer  un  plan  de  mi  nueva novela.  No  empiezo  nunca  un libro  sin  saber  cuál  será  el principio, el medio y el final. Por otra  parte,  siempre  he  sido  lo bastante  afortunado  para contar no con un esquema, sino con  una  media  docena  de esquemas  flotando  en  mi cabeza. Si siento que eso resulta demasiado  duro,  soy  de  la opinión de abandonar el trabajo y dejar la continuación para más tarde. Tras haber completado el plan primitivo, ataco el plan de los  capítulos  y  escribo  la  redacción  real  a  lápiz,  solo  en  la  mitad  de  la  página, reservando  la otra mitad para  los añadidos y  las correcciones. Releo  todo, y  todo  lo que está hecho vuelvo a copiarlo a tinta. 

    Considero  que  mi  verdadera  labor  empieza  con  la  primera  corrección  de pruebas,  pues  no  atiendo  solo  a  la  elegancia  de  la  frase,  sino  que  a  veces  rehago capítulos  enteros.  No  tomo  realmente  contacto  con mi  tema  hasta  que  no  lo  veo impreso. 

    Por suerte, mi excelente editor me deja manga ancha para las correcciones, y a menudo  he  tenido  hasta  ocho  o  nueve  pruebas.  Envidio,  sin  tratar  de  imitarla,  la facultad de los autores que pueden escribir desde el capítulo primero hasta la palabra Fin sin tener necesidad de añadir o eliminar una sola palabra". 

       El día a día de Jules Verne  

    "El  señor  Verne  se  alimenta  de  huevos  y  verduras,  todo  como  si  fuera vegetariano. La señora Verne tiene un apetito de pájaro. Y mientras que, por cortesía y también  por  glotonería, me  apresuro  a  paladear  las  cosas  exquisitas  que  han  sido preparadas solo para mí, mis anfitriones me hablan del presente y del pasado, de  la municipalidad amienense y de  los recuerdos ya  lejanos de París. El señor Jules Verne ha sido elegido consejero municipal: es un edil muy apasionado que nunca ha faltado a las sesiones. La señora Verne reparte su tiempo entre  los deberes de  la caridad y  los placeres  del  teatro;  tiene  un  palco  que  rara  vez  deja  sin  ocupar,  y  saborea  los abundantes  espectáculos  que  el  empresario  reserva  a  sus  abonados  y  que  se componen por  lo menos de doce a quince actos variados: La torre de Nesle, Bebé, La 

  •   6

    Mascota. A  la mañana  siguiente, a  las  cinco, el  señor  Jules Verne  vuelve a  sentarse ante su mesa de trabajo. Su existencia transcurre sin problemas, sin fiebre, entre esos entretenimientos y esos trabajos. Pronto hará medio siglo que esa quietud perdura. Y esperan que ningún accidente venga a turbarla. Dos horas apenas separan Amiens de París, y no sienten el deseo de hacer ese trayecto para contemplar la cúpula de la torre Eiffel". 

      Su opinión de H. G. Wells  

    "Me  han mandado  sus  libros  y  los  he  leído.  Es muy  curioso,  y  añadiré, muy inglés. Pero no veo posibilidad de  comparar  su obra y  la mía. No procedemos de  la misma manera. Me parece que sus historias no se apoyan sobre bases muy científicas. 

    No,  no  hay ninguna  relación  entre  su  obra  y  la mía.  Yo  utilizo  la  física.  Él  la inventa. Yo voy a  la Luna en una bala de cañón  lanzada por un cañón. Eso no es una invención. Él va a Marte en una aeronave que construye con un metal que suprime la ley  de  la  gravedad.  Eso  es  muy  bonito,  pero  muéstreme  ese  metal.  ¡Que  nos  lo muestre!".  

           En librerías españolas el 14 de marzo  ISBN 978‐84‐8393‐235‐3| 368 pp | Tapa dura | 25 euros