Click here to load reader

Edición Especial 4F

  • View
    229

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Compañeros: Lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital. Es decir, nosotros acá en Caracas no logramos controlar el poder. Ustedes lo hicieron muy bien por allá, pero ya es tiempo de evitar más derramamiento de sangre...

Text of Edición Especial 4F

  • Compaeros, lamentablemente los objetivosque nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital, es decir, nosotros ac paeros,p , lamentablemente los objetivos los obj tivosen Caracas no logramos controlar el poder, ustedes por all lo hicieron muy bien,que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital, es decir, nosotroque nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital, es decir, nosotropero ya es tiempo de evitar ms derramamiento de sangrecontrolar el poder, ustedes por all lo hicieron muy bien,controlar el poder, ustedes por all lo hicieron muy bien,

    E D I C I N E S P E C I A LDomingo 3 de Febrero de 2013

  • Domingo 3 de Febrero de 20132 E D I C I N E S P E C I A L

    T/ Hctor EscalanteF/ Hctor RattiaCaracas

    La relativa derrota militar que se po-dra leer a partir de la rebelin del 4 de febrero de 1992 termin convir-tindose con el pasar de los aos en una victoria poltica para el proyecto bo-livariano, arm el historiador Enrique Nbrega.

    Entrevistado por el Correo del Orino-co, el director del Museo Nacional de His-toria seal que el movimiento insurgen-te, cuyo principal protagonista fue el hoy presidente reelecto Hugo Chvez, consti-tuy un proceso novsimo en la dinmica poltica contempornea, porque implic un cambio completo del modelo existente.

    Lo que signic la rebelin del 4 de fe-brero de 1992 es parte de un proceso po-ltico de alcance profundo en la dinmica contempornea. Ahora lo que se puede de-cir es que de alguna forma se ha decanta-do, porque hay unos resultados concretos. De hecho, la Revolucin Bolivariana es hija directa del 4-F, apunt.

    En esa oportunidad, asinti, un sector importante de la Fuerza Armada, confor-mado por ociales medios, decide, con un discurso poltico, realizar una accin para tomar el poder y reencausar el curso de la democracia que haba sido desviado prin-cipalmente durante el segundo Gobierno de Carlos Andrs Prez.

    Segn el especialista, este suceso ha sido calicado como un golpe fallido me-diante el cual se intent tomar el poder, pero que luego fracasa. Sin embargo, con-sidera que hablar de fracaso para referir-se al 4-F, es relativo.

    Record en ese sentido que de las tres ciudades donde se aplic la operacin militar que fueron Caracas, Maracay y Maracaibo solo en la capital no se logr el objetivo, mientras que en los otros dos casos la meta fue lograda.

    Si hubiese sido un fracaso, cmo se explica lo que sucedi en Maracaibo, que toman el poder siendo el Zulia un estado importante en trminos de poblacin y en Aragua, siendo Maracay el meollo de la fuerza militar?, reexion.

    ASUMI LA RESPONSABILIDAD Y ARRAS

    Para Nbrega, es destacable la forma en que los principales protagonistas de la rebelin del 4-F, entre ellos Hugo Chvez, encararon la situacin e impulsaron un proyecto poltico revolucionario que ms adelante toma forma y se fortalece.

    Primero asumen la responsabilidad, luego se someten a la justicia, caen presos, salen como tienen que salir, optan por la va poltica y arrasan, expres.

    Dijo que la Venezuela de los siglos XX y XXI es una sociedad contempornea donde los medios tienen un peso importante y, en ese contexto, nunca antes, nadie haba uti-lizado los medios para asumir la responsa-bilidad por un hecho poltico.

    Coment que Eleazar Lpez Contreras fue el primer presidente al que los venezola-nos le escucharon la voz a travs de la radio, mientras que Rafael Caldera fue el primer presidente que utiliz la televisin para di-rigirse al pueblo. En tanto, Hugo Chvez con su frase por ahora fue el primero en asumir ante los medios la responsabilidad de lo que hicieron el 4-F.

    El investigador estim que para la pos-terior conformacin del proceso revolucio-nario, jug un papel importante la decisin de salir al ruedo poltico y formar el Movi-miento V Repblica (MVR). El proyecto consider refundar la Repblica, pero eso pasaba por refundar el Estado y la dinmi-ca poltica democrtica.

    Indic que el triunfo electoral de Hugo Chvez en 1988 con el MVR y todos los mo-

    vimientos que lo apoyaban fue aplastante, porque del otro lado lo que haba eran miga-jas, dado que partidos como Copei y Accin Democrtica se haban desmoronado.

    Con la Revolucin Bolivariana en el po-der desde 1999, sostuvo, se ha atacado lo que se dijo que haba que solucionar en el 92; el descrdito de los partidos, la corrup-cin de los sectores polticos, econmicos y militares y el auge de la pobreza.

    ACCIN CONTUNDENTE DE TRASCENDENCIA POLTICA

    Enrique Nbrega asegura que para en-tender mejor la rebelin del 4-F hay que analizar otros acontecimientos importan-tes suscitados en la historia contempor-nea anterior.

    Se nos haba vendido la idea, sobre todo hacia afuera, que entre los aos 1962 y 1992 lo que habamos vivido era un largo y fructfero perodo de estabilidad. Pero esto no fue as, porque cada vez se iban descuidando ms los intereses de las ma-yoras, critic.

    Despus de 21 aos Chvez mantiene la coherencia en sus pensamientos, arm

    Enrique Nbrega: La relativa derrota militar del 4-F termin convirtindose en una victoria polticaLa Revolucin Bolivariana es hija directa de la rebelin de 1992, arm el historiador

  • Domingo 3 de Febrero de 2013 3E D I C I N E S P E C I A L

    Entre otros eventos, mencion la cada de la dictadura, suscitada el 23 de enero de 1958, as como El Porteazo registrado en Carabobo y El Carupanazo en Sucre, am-bos en 1962.

    Contrast que el de 1992 fue un movi-miento armado ms complejo y con un al-cance nacional mucho ms completo, por-que se lograron tomar los objetivos en dos grandes ciudades.

    En tanto, El Porteazo y El Carupanazo, que tambin fueron rebeliones cvico-mi-litares porque estaba clarsima la parti-cipacin de civiles asociados a partidos de izquierda, se centraron en objetivos mili-tares como la Base Naval de Puerto Cabello y la de Carpano, ubicadas en los estados Carabobo y Sucre, respectivamente. Por su parte, el levantamiento del 23 de Enero de 1958 como accin cvico-militar tuvo alcan-ce nacional. No obstante, aclar que toda su accin se concentr en Caracas. Si vamos ms atrs, otros golpes registrados en 1948 y 1945 tambin se redujeron a Caracas, re-sumi.

    Ante este panorama, el investigador del Centro Nacional de Historia insiste en que el 4-F constituye la accin ms contunden-te de la historia contempornea de la na-cin y, por tanto, tiene una gran trascen-dencia poltica para las venezolanas y los venezolanos.

    VINCULACIN DIRECTACON EL CARACAZO

    El director del Museo Nacional de Histo-ria asegur que la rebelin del 4 de febre-ro de 1992 tambin tuvo una vinculacin directa con el llamado Caracazo del 27 de febrero de 1989, que surgi en respuesta la a mala administracin durante la segunda gestin de Carlos Andrs Prez.

    De acuerdo con el especialista, la im-plementacin de un conjunto de medidas econmicas que le hicieron mucho dao al pas, no tardaron en generar una situacin de inconformidad que hizo que el pueblo saliera a las calles a protestar. El 27-F el pueblo se revela y alza la voz para decirle a todos los sujetos polticos que no est de acuerdo con el sistema.

    Resalt que, a pesar de la feroz represin de Prez, despus del 27-F el pueblo perma-neci en la calle. Hubo una cantidad de protestas impresionantes. Adems el dete-rioro y la incoherencia de los partidos pol-ticos eran galopantes, aadi.

    DOS REBELIONES EN MENOS DE UN AO

    Para el catedrtico de la Universidad Central de Venezuela, despus de su des-enlace, la accin militar de 1992 logr to-mar un perl poltico, tanto as que el 27 de noviembre de ese mismo ao volvi a producirse otra rebelin que no pas a mayores, pero esta vez con un abrumador apoyo civil que se evidenci en las calles del pas.

    El contacto con la poblacin civil, re-ri, se haba estado trabajando desde 1982, cuando se cre el ncleo del movi-miento bolivariano. Para esa poca tam-bin se haban establecido algunos vn-culos con partidos polticos de izquierda no tradicionales.

    Rememor que durante el transcurso de los aos 90 y 91, Carlos Andrs Prez se las ingenia para seguir aplicando el mis-mo paquete econmico, aunque de una manera mucho ms suave, porque al pa-recer haba aprendido la leccin del 27-F. Sin embargo, la situacin se haca cada vez ms insostenible.

    Un ao despus del golpe cvico-militar del 4-F, Prez se ve forzado a abandonar el poder, entre otras razones, por una disputa legal desde lo interno que, en opinin del investigador, casi fue un pase de factura entre los mismos miembros de la democra-cia representativa, en respuesta a una pre-sin muy fuerte que haba desde afuera.

    RATIFICACIN DEL PAQUETAZO DEL 89De acuerdo con el historiador, este perio-

    do estuvo marcado por el desorden admi-nistrativo y poltico que rein durante el gobierno interino de Ramn J. Velzquez y la posterior eleccin de Rafael Caldera, quien traicion a su partido poltico para lograr la Presidencia de la Repblica y lue-go, estando en el poder, promovi el mismo paquetazo del 89.

    Explic que durante la gestin de Calde-ra, la segunda en su trayectoria poltica, se raticaron una serie de medidas econ-micas enmarcadas en la dinmica de las polticas neoliberales que iban dirigidas en contra de los sectores populares.

    En su Gobierno se gest la apertura pe-trolera que foment la privatizacin de la industria, y adems se produjo una crisis bancaria que arrebat los ahorros a miles de venezolanas y venezolanos, detall.

    Dijo que el programa de gobierno de Ra-fael Caldera fue la Agenda Venezuela, que consisti en un acuerdo entre el Fondo Mo-netario Internacional y el Banco Mundial para subsanar los problemas del sistema poltico.

    Al respecto, calic como un error gi-gantesco pretender subsanar los proble-mas de la democracia solo por la va eco-nmica: Eso hizo que la gente siguiera en las calles protestando y que las respuestas a sus necesidades se encausaran a la opcin