El grito especial_num_2

  • View
    364

  • Download
    2

Embed Size (px)

Transcript

  • 1. romn cortzar aranda horacio cerutti-guldberg katia irina ibarra alma karla sandoval coral aguirre hctor daz-polanco el fisgn jess ibarra salazar carolina olgun rick lpez francesca gargallo gmez edgar clement gustavo monroy patricioESPECIAL NM. 2septiembre 2012La imposicin de los impunesEL GABINIETO

2. el grito1 Introduccin a la poltica rrio portada anteRomn Cortzar ArandaH umor negro: Mxico tiene presidente electo por el pueblo yse llama Enrique Pea Nieto, dijo un olmpico Salvador OlimpoNava Gomar, magistrado del Tribunal Electoral (TEPJF). Lo dijo inclu-so antes de que el Tribunal emitiera su fallo: el PRI vuelve a Los Pinos. ndice No a laEn realidad de lo que se trata es del regreso de los halcones. Porteros 2 imposicin! Sa?de los verdaderos amos de Mxico. En la ltima eleccin presidencialHoraciolos priistas pusieron en prctica su cultura poltica: autoritarismo, co- Cerutti-Guldbergrrupcin, impunidad. Y quedaron, como el rey del cuento, desnudos3 Y de nuevo el fraudey a la vista. Son innumerables los reportes, las evidencias de desvo Katia Irina Ibarrade dinero del erario pblico de los estados, la inyeccin de dinero de Ms all de la 7 imaginacin:procedencia ilcita, la compra y acarreo de votos. Para muestra bastaun botn: el gobierno del Estado de Mxico puso a disposicin dede fraude ygolpesLuis Videgaray, coordinador de Pea Nieto, ms de 8 mil millonesAlma KarlaSandovalde pesos 328 millones 608 mil 267.50 era el tope de campaa;cuenta 03800806935 de Scotiabank. Videgaray se cri, qu duda9 (re) Pensar Mxicocabe, con un buen maestro. Experto en pcimas, Pedro Aspe, pen Coral Aguirrede Carlos Salinas de Gortari, le ense algunas magias. Atama, Alki-no, Inizzio Hay quienes le llaman lavado de dinero. 13 Breveradiografadel fraude Pero a los doctores y catecmenos de la democracia nunca (2012)se les cay de la boca esa tan sobada palabrita. Y lo de siempre: laHctor Daz-Polancousaron como anatema para discriminar a los buenos ciudadanos y 20 fraude delEl tamaoa los malos. En un pas de robustas instituciones como el nuestro,El Fisgna las pruebas de fraude electoral se les someti al escrutinio impla-cable de la justicia: el IFE asegur que tan solo 16 mil 407 casillas24 71 mil 671 escasillaspresentaron irregularidades, 11.47 por ciento y no 50, como adujo demasiadoJess Ibarrala parte demandante curiosa alquimia: segn la investigacin deSalazardefensadelvoto.mx, se alter la voluntad popular en 71 mil 671 ca-sillas. Todo, por supuesto, y como sucede en el imperio de la ley, se31 Descarga delsemnticaenmend. No se dejaron esperar los vtores, los aplausos. La mqui- fraudeCarolina Olgunna est bien engrasada. Se han cerrado casi todas las puertas. Ni modo? Qu nos 34 Mxico de ahy mxico dequeda? La insurgencia. Imponernos a la imposicin. Pelear palmo a acrick Lpezpalmo los espacios culturales porque ah se amasa buena parte de lvarez Tostadolos argumentos de los mass media, urge abrir medios de comuni-cacin, zafar de la gramtica electoral, se necesita organizacin pero 38 La imposicinde losma(r)chistassobre todo diurna ensoacin, hambre de ser, fervor. Como dijo Si-Francesca Gargallomn Rodrguez: o inventamos o estamos perdidos. Lleg la hora delos locos. Para que todito el pas se alce.42 DesechadaEdgar Clement 2012 Mxico ao 5 especial n 2 Registro de la propiedad intelectual: en trmiteDIRECTORCORRECTOR PORTADARomn Cortzar Aranda Gabriel Fausto Ruiz Fuentes El Gabinieto de GmezApareci, con modificaciones, enREDACTORA GERENTE interiores de El Chamuco,Katia Irina IbarraXavier Cortzar Arandanm. 253EDITORA GRFICA ADMINISTRADOR CONTRAPORTADALuz SantosJess Ibarra SalazarPea reyecito de PatricioMadre Blues de Edgar ClEment 3. 2edicin especialel grito 3No a la imposible. No se trata, por supuesto, de un Aqu resurjen interrogantes que nos jueguito de nios sino de un gran juego remontan del presente hacia pasados cada abierto con reglas en permanente recom- vez ms lejanos, pero no tanto si se los esca- posicin. La mentada gobernabilidad del lona generacionalmente. La legalidad afir-imposicin! neo-anarco-liberal-conservadurismo se res-mar imposiciones, la legitimidad seguir quebraja. Mirado desde arriba no queda cla- siendo un pendiente. Es cierto que en esa ro qu hacer ni cmo hacerlo. Y parece op-oposicin reductiva no se agota la cuestin, tarse, al menos para no echarle ms lea al porque al menos desde la Revolucin Fran- fuego, por dejar hacer y dejar pasar hasta cesa ha quedado claro que no hay legalidadS a...? ciertos lmites. Y cules son mejor dicho,vigente sin legitimacin, digmoslo as: de sern esos lmites? La interrogante quedaa de veras. La soberana no es cualquier de- y quedar abierta hasta que les (nos) caiga tallito irrelevante. Y si hay democracia, ms el veinte. Descontado que siempre quieren ac de cualquier maquillaje, la cuestin de aplicar el dogma de quien pega primero,la soberana tan bien explicitada por el pega dos veces, quiz pierden de vista que mandar obedeciendo no puede minus- si donde se pega hay resistencia y reaccin valorarse. Ya sabemos que ciertas reglas adecuadas, el hacerlo primero puede no te-arregladas darn resultados congruentesHoracio Cerutti-Guldberg ner grandes consecuencias.con ellas, aunque completamente incon-EDesde abajo la cuestin es ms espe- gruentes con lo vivido, padecido, ocurrido, l hartazgo frente a las imposiciones ya ha co-ranzadora y energizante. Aunque tenga tam-aspirado y anhelado no por minoras mal- menzado a brindar frutos: protestas, organi-bin aristas enigmticas. La horizontalidad portadas, sino por inmensas mayoras ago- zacin en redes, manifestaciones alternativas,brinda convergencias inauditas y el azar abre tadas ante los obstculos a la vida humana indignacin claramente expresada, gritos de puertas y ventanas, caminos y huellas y vasmnimamente aceptable. malestar y ansias de equidad. La horizontali- insospechadas. Con todo, las contingenciasHemos avanzado finalmente unos dad de la movilizacin tiene tambin grandessiempre histricas pueden convertir to- aitos para atrs. Si avanzamos unas d- ventajas: no hay lderes para descabezar y dejardas las rutas en inercias de un paso adelante cadas todava ms atrs, lo que quedar a descoyuntadas las acciones por venir. dos pasos atrs. No es efectivo dejarse guiar continuacin, despus de la imposicinPara los sectores dominantes todo se por esas espontaneidades, aunque sean jus-ilegitimada, ser tal vez recurrir al sea convierte en abrumadoras dificultades. Todo tamente espontaneidades las que sugieranrealista, pida lo imposible. Tampoco ser su- resulta difcil de prevenir, de prever, difcil denuevas variantes inesperadas. ficiente porque lo imposible sigue, al fin y acotar, de reprimir. Difcil, claro, no es igual aY de nuevoel fraudeKatia Irina IbarraCarmen Serdn de Edgar ClEment E l fraude vuelve a imponerse. Y as continuar sucediendo hasta que nos decidamos a lo contrario, hasta que cons- democracia, y que en esta ocasin se die- ron mediante la coaccin y compra del voto, principalmente, aunque tambin truyamos una cultura de la legalidad. Elen la manipulacin de las cifras, si bien deber entonces consiste en contrarrestares cierto que en menor medida. Hoy, ante crticamente las prcticas fraudulentas este escenario, nos cuestionamos si debe- que nos impiden gozar de una genuinamos aceptar lo inaceptable. La respuesta 4. 4 edicin especialel grito 5al cabo, sin efectivizarse. Acaso no hay que varita mgica podra ayudar a sortear laspedir lo imposible? De ninguna manera. En reglas arregladas para entorpecer o, lisa yeso en pedir y hasta exigirnos lo impo-llanamente, impedir cualquier transforma-sible habr obstinadamente que seguircin. Organizacin quiere decir, tambin yinsistiendo.en sentido estricto, estar preparados con-Quizs, entonces, haya que mirar un tra la violencia de los de arriba. Es construirpoquito la historia (estoy haciendo siempre fuerza para no tener que utilizar violenciasreferencia de esta regin, de Nuestra Am-desatinadas. La organizacin articula y des-rica) y recordar cmo oper la articulacin articula segn convenga movimiento yestratgico-tctica de partido-movimiento partido. A travs del movimiento se puedeno movimiento-partido en la primera mitadcontrolar los desmanes del partido, el cualdel siglo XX. El pasado no se repite sal- debe estar subordinado eso es: subordi-vo como comedia y despus como far- nado a lo que la gente necesita y desea.sa? pero hay elementos que se pueden Porque es la gente el pueblo o, mejor, losrecuperar. Ahora tenemos la ventaja de quepueblos quien(es) guarda(n) la soberana.el movimiento es una trama de movimien- Y la organizacin permite disponer de me-tos y que la partidocracia liberal tiene muydios alternativos, gracias a las tecnologaspoco que ofrecer. Por tanto, crecer en la ahora desarrolladas, para superar la supues-organizacin que es lo nico que vence ta informacin y conformar lo que ocurre,al tiempo, echndole todas las ganas alsin tergiversarlo. Claro que eso no significaingenio y a la imaginacin, permitir bus-que saber y entender lo que pasa caer delcar grietas en la dominacin para abrir y cielo y pasivamente se lo aceptar. Sino queLos perros salvajes de Edgar ClEmentconstruir alternativas coherentes y, sobrese har accesible a todas y todos el esfuerzotodo, efectivas. Estamos contra reloj y slode saber qu pasa y cmo afrontarlo.de una organizacin adecuada, y echandoManos y cabezas cuerpos a lamano de lo que haga falta en cada momen-obra! No postulamos que deba ser as loto, se podr ir dribleando o zigzagueando que es. Slo reivindicamos nuestros sueosentre partidos y movimientos para avan- diurnos, los que nos alientan a asumir pro-zar lo ms rpido posible. Es que el contra tagonismos bien articulados, convencidas yreloj no es una cuestin de ansias insatis- convencidos de que garantas no hay, slofechas, sino de sobrevivencia de la huma- esfuerzo, aventura, riesgos, responsabilida-nidad misma, y nos toca nuestra tarea endes ineludibles. En la historia no siemprenuestro territorio, geogrfico y simblic