El Libertario 32

  • View
    214

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of El Libertario 32

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    1/16

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    2/16

    ELLIBERTARIO

    DOUGLAS GARCA

    La verdad es que estamos en una situacin en queel lenguaje en lugar de comunicar, establecer laconvivencia, fijar las referencias para acuerdos ydesacuerdos, ha pasado a ser una herramienta deconfusin y oscurecimiento. Basta citar que ahora lodel 4/F/92 no se califica de alzamiento militar sino comoGolpe de Opinin; los confusos eventos de abril de2002 se despachan con la explicacin simplona demero complot fascista, ni siquiera comprobado comotal por la justicia militar del rgimen; y resulta quesometer los medios privados a la voluntad gubernamentales control social. Pero lo que preocupa sobremaneraes la manipulacin del lenguaje referido a los trabajadoresy su situacin, maniobra que exige a los asalariados

    adoptar accin inmediata en salvaguarda de nuestrosintereses presentes y futuros.

    Exceptuando al beatfico J.V. Rangel, a nadie lecabe duda que entre diciembre de 2002 y febrero de2003 hubo un paro general avalado por la CTV que,con todos los defectos que los anarquistas hemosdenunciado (ver: Trabajadores y sindicatos en Venezu-ela hoy: una perspectiva libertaria, en El Libertario, #27, mayo 2002 ), es prcticamente la nica agrupacin derelativa representatividad nacional entre los trabajadores,como lo reconoci el chavismo al participar en sumomento en las elecciones de esa central sindical. Porahora con esos bueyes hay que arar porque otros nolos hay, como dice el refrn. Si los trabajadores hanpermitido, por error, manipulacin, desinters o por loque fuese, que esos sean sus representantes, que msremedio, lo son.

    Una huelga es una huelga, y una huelga general esuna accin poltica, aqu y en todas partes. No buscareparaciones salariales ni sectoriales sino un cambiogeneral en el manejo de los asuntos pblicos, y esotuvimos aqu. Una huelga es una accin colectiva quepersigue un objetivo asumido por la representacin delos trabajadores, por ms cuestionable o equivocadoque sea ese objetivo, y como tal debe ser respetado.Respetado por los trabajadores mismos y temido por losque se oponen a los trabajadores. Por supuesto quesiempre hay objetores de conciencia, esquiroles,indiferentes y aprovechados, pero ellos no marcan elxito de una huelga, salvo para la propaganda de susopositores. Es el apoyo de los trabajadores lo que sealael destino de la huelga.

    Aprobada la huelga, exitosa o no, adecuada o no,oportuna o no, lo que los trabajadores no podemos dejarde hacer es defender la huelga como herramienta delucha, porque es la nica arma significativa paraenfrentarnos a nuestros opositores. No controlamosgrandes medios de difusin, no poseemos el capital, no

    contamos con el Estado, no disfrutamos del gobierno,no disponemos de las armas, a veces hasta carecemosde dirigentes merecedores de ese nombre, slo tenemosla huelga. Nuestro argumento ms fuerte es el poder deltrabajo, y no del trabajo de uno sino el trabajo de todos,y todos podemos dejar de trabajar. Si el balance de lahuelga nos perjudic, no debemos atacar la huelga sinodeshacernos de la dirigencia que condujo mal sinconsultarnos y enmendar los mecanismos que permitieronsu ascenso, porque sino estaramos como el esposoque, cuando encontr a su mujer sindole infiel en unsof, resolvi el problema vendiendo ese mueble.

    Defender el derecho a huelga significa en elmomento actual no admitir despidos y que debemoscobrar los das de huelga. Por supuesto que la huelga

    ocasiona perturbaciones en las empresas, estatales oprivadas, afecta la vida de todos, ocasiona perjuicioseconmicos, sociales y hasta sicolgicos. Peroprecisamente por ello y para ello la hacemos. Asumir quecomo la huelga ocasiona esos perjuicios es sabotaje,es un acto golpista, es terrorismo, resulta una claramaniobra para confundirnos con el lenguaje. La huelgaes huelga y no una vacacin, un feriado, un permiso sinremuneracin. Es una protesta, la ms importante que

    tenemos, y no debemos admitir que nos roben esa protesta significa con juegos de palabras.

    Si los trabajadores permitimos que, en la emde la controversia en relacin a un amo transitopervierta y manipule el arma de la huelga, quedefensa ms poderosa que tenemos frente al capEstado, para protestar por la injusticia y recnuestros derechos, en el futuro cercano lo valamentar porque el movimiento laboral quedar de muerte. Si el gobierno puede despedir a todtrabajadores que se le antoje de PDVSAsaboteadores, o violar la autonoma universnegando los sueldos de los profesores que el ayaFuenmayor dictamine que hicieron huelga, capitalistas forzarnos a renunciar a nuestros bene

    o suspendernos la contratacin temporalmenteno pagarnos, entonces estamos abriendo el caminque en adelante cualquiera haga lo mismo cuandodificultades con sus trabajadores. Basta con quque son saboteadores, terroristas, chavistas, golpcomunistas, anarquistas, islmicos o lo que se le oy tendr las manos libres para sus arbitrariedadeshabremos perdido nuestra fuerza esencial. TaEstado, que es el empresario mayor, como los capitabuscan debilitarnos en su provecho y queda en nopermitirlo o no. Hayamos estado de acuerdo con eo no, proponemos estas consignas en defennuestros derechos como trabajadores:

    La huelga es un derecho que no cedemosarma que no entregamos!

    Rechazamos los despidos o desmejorassituacin laboral de los huelguistas!

    Todos debemos cobrar los das que hubo

    de actividades!

    por el derecho a huelga!contra el lenguajede la intimidacin!

    PEDRO PABLO

    En todo el desastre que nos ha trado el gobiernodel Comandante Chvez (y es poco comparado con elque nos espera), se pueden conseguir algunas cosasbuenas. Una de ellas es el derrumbe de la institucinmilitar, que tanto males ha trado a Venezuela yLatinoamrica en el ltimo siglo. Vale sealar algunoshechos que ha producido este gobierno, tomados alazar y que no son todos, que nos dicen que muy pocasveces antes alguien haya hecho tanto para demostrar

    que una institucin es intil y peligrosa como el Procesoha hecho con la Fuerza Armada (FA). Sin duda que sueliminacin seala cul puede ser la va para comenzara resolver problemas en forma ms o menos definitiva:

    > El Plan Bolvar 2000, extendido a lo largo devarios aos, puso en grosera evidencia que la corrupcinen la FA pueden alcanzar niveles inimaginables, al puntoque la prxima vez que vea un coronel o un militar dems graduacin, cuide su cartera. Si no piensa as,recuerde al general de la Guardia Nacional expropiandohasta refrescos. El Plan Bolvar, que en su concepcinera perverso porque implicaba que se usara la fuerza detrabajo cautiva en la milicia para reemplazar la fuerza detrabajo civil que sufra y sufre gran desocupacin, muestraun afn de dominar mbitos que no le competen solocon intenciones de lucro sin importarles resolver ningntipo de problemas.

    > Se ha mostrado que la FA carecen de cualquiertipo de fundamento ideolgico, principio moral, posturainstitucional y son meramente un cuerpo mercenario. Sihay real, lo mismo apoyan a los guerrilleros, loscapitalistas, los liberales, los comunistas, los catlicos,los protestantes, o el que sea. Hasta seran anarquistassi les pagramos o les prometiramos una Embajada.

    > Hemos visto que la defensa y seguridad delterritorio (no necesariamente de la gente) para nadaentra en sus preocupaciones. La FA ha dejado de lado loque supuestamente son sus intereses fundamentalespor correr tras prebendas y negociados. Hay guerrill eros,narcotraficantes, bandoleros, lavadores de dlares,trfico de armas, secuestros, delincuencia, sabotajes

    (segn lloriquea el mismo gobierno) en todo el territorioy nada se hace. Si los colombianos invadieran, sedetienen en Guyana en menos de 48 horas.

    > Han mostrado que en ellos se puede confiartanto como en una culebra venenosa. Los militares del11-A eran todos nombrados por, y leales a, Chvez,como los de hoy. Nada ms cierto que lo dicho por LuisHerrera Campins: todos los militares son leales...hasta

    que se alzan, o por Graham Greene, en todo centinelahay un posible traidor.

    > La funcin que explcitamente ha asumido elalto mando de la FA es aprovechar su posicin de privilegiopara su beneficio. El Gral. Baduel dijo pblicamente quehaba sido transitoriamente socio de una televisora nopara trabajar en ella sino para agilizar y facilitar lostrmites. Ms claro, chele agua. Se imagina lo quepueden conseguir ahora los generales con el control decambios?

    > En sus relaciones con la sociedad civil, la FA semostr tal como siempre ha sido, un eructo social, perosin maquillaje, que responde exclusivamente a interesesde ciertos particulares.

    > La movilizacin de los que concurrieron alFirmazo de febrero muestra que tantos gastos que nos

    ocasionan los planes Repblica cada vez que hayelecciones son una farsa. Esos millones de venezolanosno necesitaron militares para portarse civicamente, sincontar que las ltimas actuaciones pblicas de losmilitares no los muestran como ciudadanos ejemplares.Gastamos tanto dinero para formar a un LpezHidalgo, a un Medina Gmez, a un Rosendo, a un AcostaCarls, a un Garca Carneiro para que nos defiendan ocuiden las elecciones?

    > Ha quedado muy en duda la capacidad deevaluacin racional de los militares para enfrentarse auna contingencia. Si todo el alto mando de la FuerzaArmada se puede ver convencido por los absurdos deAl Presidente, sin adoptar siquiera una opinin crtica,

    entonces o son ineptos o son corruptos. Esto se agravaporque, precisamente, el Presidente, que tantos fracasosha sumado, es el lder militar ms destacado. Imaginenlos otros, incluyendo a los ex-altos mandos de la IVRepblica que integran esa logia de necios presuntuososllamada Frente Institucional Militar.

    > Si en medio de un paro de 60 das, incluyendouna huelga petrolera, la actuacin pblica de los militaresse limit a la represin tipo Chuao o Los Proceres. Estodefinitivamente los saca de las instituciones a las queconsultar y con las que hay que contar para superarsituaciones difciles de cualquier tipo. Son pura fuerza

    bruta, y ms bruta que fuerza.> Si, como deca Julio Csar, la mujer del Csar

    no slo tiene que ser honesta, sino parecerlo, la imagenque han dado los militares golpeando mujeres, que lescolgaban pantaletas en las barricadas que montabanpara defenderse...de ellas, hace quedar muy mal a esereducto forjador de libertades que est all paraprotegernos de los enemigos. Claro que esto esconsecuencia del apoyo de la FA a la absurda el iminacinde la polica, encargada por el Estado en todas partesde controlar el orden interno. Esto los oblig a participaren la represin de las damas, olvidndose del tan mentadoBolvar. Y ni que mencionar el papel igualmente grotescode los defensores del honor institucional, los altos

    oficiales que se cuadraron con la oposicin y se fa hacer ese ridculo camping de la Plaza Altam

    > La ocupacin masiva de todos los mbitosadministracin pblica por los militares los muestla soberbia del ignorante que ignora su propia ignorSe evidenciaron claramente como lo que son y mslo quieren que les den, sino que los pongan dond

    sin sentirse culpables de no estar ni remotapreparados para cumplir mnimamente con la tareno dudan en asumir.

    Si hay una VI Repblica, podr resolver unproblema econmico, social, cultural y realizaverdadera revolucin, disolviendo esta instituciintil que, habiendo dado muestra de que sirvemuy poco, siempre es un gran peligro para los cClaro que no creo que sta sea la conducta de qubuscan ahora encaramarse en el poder del Estadtambin sabemos, tiene su asiento ms cmodo ede las bayonetas. Pero est claro cual es el camininiciar la solucin de los problemas, si le sumamotambin podemos funcionar sin policas.

    el derrumbe militar

    Decs que habis hecho una revolucin... pero, por dnde ha pasado si en lugar alguno vimos sus huellas? Un incendiodeja tras de l cenizas; entonces, las cenizas del antiguo rgimen dnde estn?

    Claude Tillier > No, no hubo revolucin en Juli

    >

    pais

    2

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    3/16

    RAFAEL [email protected]

    El pasado 28 de febrero, las pginas de opinindel vespertino El Mundo publicaba el artculo Launiversidad debe cambiar... ahora! firmado porGuillermo Garca Ponce, Jefe del Comando Tctico dela Revolucin Bolivariana. Una lectura ligera, paracualquier persona cercana a la Universidad y conaspiracin a una educacin inclusiva y de calidad,

    originara bastantes consensos. En cambio, un repasosesudo decanta las lneas en escandalosos disensostras un ejercicio hermenutico bsico, es decir,interpretando el texto y ubicndolo en su concreta ypersonal historicidad: quin, cmo, cundo, qu afirmay qu no dice.

    QUIN LO DICECualquier intencin que ubique a la problemtica

    educativa en el epicentro de la opinin pblica es deagradecer. En especial, si establece, como lo hace lareflexin aludida que Venezuela necesita universidadescon capacidad de formar el recurso humano quecontribuya al dominio del conocimiento; al desarrollode la educacin, las ciencias y la tecnologa, a fin deabrir paso a una Nacin avanzada... [email protected] deacuerdo. Lo que llama la atencin en este caso esquien asume tal vocera: una de las cabezas principalesen disear las estrategias de accin poltica del

    rgimen, en el puesto que dentro de la tradicin marxistaequivaldra al de jefe del Bur Poltico. Vanguardiadentro de la vanguardia, pontificando anlisis yconclusiones a ser comulgadas pasivamente por lamilitancia, por lo que el ahora! reiterado en eltranscurrir del escrito, no puede interpretarse sino comouna orden a ser acatada por los cuadros dentro delcampus.

    Si bien creemos que las ideas deben rebatirse enel plano estrictamente argumental, es pertinente decirque Garca Ponce (GP), salvo en sus aos mozos comoestudiante, no posee ninguna relacin orgnica con laUniversidad. No ha vuelto a las aulas, no ha sidoempleado administrativo u obrero y mucho menosprofesor. Aun as, su pluma ordena para ya un cambioprofundo en las academias de educacin superior. Noera esto lo que tanto criticbamos a larepresentatividad democrtica cuartorepublicana? Elque decidan personeros ajenos a los afectados no

    desdice la retrica participativa y protagnica de laquinta? Si entendemos que la universidad esresponsabilidad de la sociedad en su conjunto, deninguna manera planteamos que slo los directamenteinvolucrados tienen potestad de opinar sobre suhorizonte. Un mnimo de respeto y sentido comn, encambio, respetara su propia dinmica interna autonoma le dicen- y los gremios que la constituyen.

    Quizs el lector suspicaz piense que nadie mejorque GP tiene cosas que decir sobre la universidad.Revolucionario curtido en mil batallas, fuga del CuartelSan Carlos primera promocin y baluarte de la luchacontra la dictadura le daran, con sobra, mritos ycatadura moral para alentar tal movimientotransformador. Afirmarlo as slo es posible siolvidamos su conducta en el anterior intento deimportancia: la Renovacin ucevista ocurrida entre1968 y 1970. GP, en aquel entonces dentro de ladirigencia del PCV, se convirti en un frreo adversariode aquel movimiento estudiantil en consonancia con lapostura asumida por su organizacin. Por qu razn?Debido a la amenaza que la Renovacin supona parael homogneo control compartido con AD y COPEI-que los comunistas tenan de las diversas instanciasde poder dentro de la obra de Villanueva. Lainterpretacin de los acontecimientos repeta losdescalificativos estalinistas de costumbre, quecualquier curioso de su historia puede consultar en losescritos de los activistas del PCV de la poca. 1 Desdeesta perspectiva, no es difcil elucubrar que las ansiastransformadoras actuales de GP ansan recuperarcontrol y la influencia poltica prdida dentro de lospredios universitarios.

    CMO LO DICEGP, como buen redactor, abre el texto colocando

    las ideas fundamentales que desarrollar a lo largo delescrito: El proceso de cambio no tendr jamstrascendencia si no asume la transformacin a fondode la educacin superior.... No es una necesidad

    sentida a lo interno del campus: es una impostura deesa abstraccin llamada el proceso. Este debeasumir, tutelar, imponer tal cambio estructural asemejanza de lo realizado en otras dimensiones delpas. Resalta la generosidad de adverbios temporales(ahora, no debe esperar) distribuidos a lo largo delescrito, muestra inequvoca de la improvisacin y lapremura que caracterizan los planes del gobierno. Setrata de una demanda urgente del ms alto intersnacional, eufemismo que expresa el mandato

    amenazante del presidente en uno de sus ejercicios deoratoria, donde pblicamente afirmaba que luego de laofensiva contra los medios de comunicacin, el turnole tocaba a las instituciones de educacin superior. Elestilo ni siquiera maquilla la intencin de vulnerar laautonoma universitaria cuando expresa que El procesode transformacin debe ser asumido desde la base,desde adentro y desde afuera (subrayado nuestro),lo cual se refuerza con la frase que cierra el artculo:En la agenda del presidente suponemos- est elproceso de transformacin de las universidades,ahora!.

    es realizada por sectores que han asumido activamentela defensa del proceso. El volante Porqu nomarchamos hoy 8 de octubre firmado por laJuventudde Izquierda Revolucionaria (JIR) afirma que(...)sencillamente en el citado evento de junio- seescuch a varios oradores ya establecidos y se ley el1er Manifiesto de la Federacin Bolivariana deEstudiantes. As, ya se haba decidido conformar lafederacin, el nombre y adems un manifiesto que nofue sometido a consideracin de la base; es decir, ya

    exista una federacin de estudiantes que no habasido discutida o consultada en asambleas o encuentrosde estudiantes. El texto de JIR lo afirma sinmediastintas: La FBE es un intento de federacincreado de manera burocrtica y poco democrtica(...) aprovechando el poder de convocatoria de Chvez,siguiendo con el vicio de imponer a lderes a quienes elpresidente les levanta la mano (...) prcticas que nodistan mucho de los gobiernos anteriores.

    QU DICE:GP se presenta inmaculado a la discusin sobre la

    realidad universitaria, como si l mismo y el bando delque forma parte no fueran corresponsables de su gradode deterioro. Es un secreto a voces que la izquierdavenezolana convirti a los centros de enseanzasuperiores en trinchera particular, el ltimo reducto depoder que conservaron durante dcadas. Susautoridades, a todos los niveles, respondan a las lneas

    partidistas provenientes de extramuros. Como una cajade cristal, la universidad conserv intacto ese imaginarioparticular a pesar de la cada del Muro de Berln y elpaso del tiempo. Y con l, las prcticas clientelarescopiadas al carbn de la propia dinmica estatal: elreparto clientelar de cargos y ascensos, el usoproselitista de los recursos, la corrupcin, el gigantismoburocrtico, la inmovilizacin de las iniciativas particulary el pensamiento crtico, los acuerdos a puertascerradas para la resolucin de conflictos. Es risible, portanto, el que GP enuncie que las universidades nopueden continuar en manos de autoridades electas encombinaciones politiqueras en las que muy poco setoma en cuenta las calificaciones acadmicas ymorales. Que recordemos, uno de los ltimos casos deoscuras calificaciones acadmicas y morales fue eldel rector Trino Alcides Daz, por cuya lealtad elchavismo premi con la direccin del Seniat.

    No es casualidad que los personeros ms grises de

    la historia reciente de la UCV sean fichas de primeraorden del actual tren gubernamental. Hablamos deAdina Bastidas, Luis Fuenmayor, Rmulo Henriquez yel propio Trino Alcides, cuya ausencia de los predios dela Casa que vence la sombra no ha sido notada en loabsoluto, en ese continuo de la pasiva mediocridad enla que se ha convertido la principal academia del pas.

    Por otra parte, no entendemos la moral que animaa GP para acusar el que las universidades han sidopervertidas por la corrupcin de sus autoridadescuando, para parafrasear las citas bblicas que tantole gustan al presidente, la V Repblica no esta libre depecado como para tirar semejante piedra.

    Es historia del pas como las organizacionespartidistas, como el PCV por ejemplo, crearon unmovimiento sindical a la medida de sus intereses. Eneste sentido no puede ser ms cnica la pretensinvirginal de GP de escribir el que las organizacionesgremiales estn descompuestas por dcadas deirregularidades y vicios. El caradurismo llega a su cenitcuando el patriarca expresa que No se trata de lograrun maquillaje reformista para que todo quede igual ylas apariencias oculten el mismo viejo contenido. Unlapsus mental, producto de los aos, no habr coleadoen este texto una descripcin de la revolucinbolivariana?

    QU NO DICELa cuartilla y media de texto no expresa, en

    ninguno de sus ocho prrafos, ninguna alusin acercade las deficiencias presupuestarias que la universidadha padecido por igual durante todos los gobiernos.Tampoco se habla acerca de la necesariareorganizacin y optimizacin de la excesiva plantaburocrtica que por siempre, hacen el bulto necesariopara conteos electorales. Por supuesto, tampoco seadelanta si es que existe- cul es el proyectotransformador que promocionarn en este nuevocaptulo del conflicto Estado-Autonoma Universitaria.A lo sumo, el texto expresa una coleccin de lugares

    comunes sin ninguna elaboracin acerca de suimplementacin en la realidad.

    QU DECIMOS NOSOTROSComo universitarios rechazamos categricamente

    esta arremetida interventora del gobierno, violatoriade las ms elementales nociones acerca de la AutonomaUniversitaria. Repitiendo el esquema de suspredecesores, el gobierno actual tiende un cercopresupuestario para doblegar la independencia denuestras casas de estudio. Por supuesto que haymuchsimas cosas que transformar, reinventar yrevolucionar dentro de la educacin superior, peroparafraseando una vieja frase libertaria la liberacinde la Universidad debe ser obra de los propiosuniversitarios. Desde abajo, tejiendo las redes querelacionen viejas y nuevas iniciativas, colectivos ygrupos de trabajo; reconfigurando el desgastadosentido de pertenencia y de responsabilidad, laexcelencia y el placer en la relacin enseanza-aprendizaje y el sentido crtico frente a la realidad. Sno elaboramos aqu propuestas concretas es por queestas deben surgir de aulas y pasillos, de la participaciny la real democratizacin de los espacios. Sin prisapero sin pausas para una continuidad en el tiempo, nocon los ademanes impositivos y urgentes del viejostalinista.

    1 Recomendamos especialmente Farsa la Revoluci

    Acadmica? de Rafael Gallegos Ortiz (Caracas, tipografa Croma

    1969) y Cogobernalia: Balance de un Ao de Renovacin Acadmic

    de Hctor Mujica (Caracas, Cantaclaro, 1970)

    sobre la transformacin garciaponceanaTRANSFORMACIN S, PERO CON AUTONOMA editorial

    CUNDO LO DICEEl artculo de marras aparece poco despus que el

    presidente anuncia que la universidad se encuentra desegunda en la lista de objetivos gubernamentales. Elescrito no lo hace dos aos atrs, cuando tras la tomade la sala de sesiones del Consejo Universitario ucevista,el campus vive por poco tiempo una efervescenciatransformadora. En aquel momento, las prioridadesfueron establecidas fuera de los linderos de la CiudadUniversitaria. Tras la expulsin de 17 estudiantes,increblemente, el llamado M-28 dedic sus esfuerzosa realizar actividades de calle en apoyo al gobierno yno en sensibilizar a la comunidad ucevista en el mejormomento poltico para ello. Esperaban acaso que elgobierno borrara sus expedientes tras un hipotticocontrol de la universidad? Podamos inferir que lasfuerzas alineadas con el proceso esperan que talcambio estructural ocurra por un decreto hecho desdearriba y no por el esfuerzo hecho desde la base y conel concurso de los diferentes sectores. No podemosinterpretar de otra manera el que al abandonar la Sala

    de Sesiones la destoma- los anuncios de una evolucina una segunda fase (el trabajo de base en escuelas yfacultades) se hayan concretado en movilizaciones deapoyo a Miraflores.

    Las contradicciones caractersticas del Procesotambin estn presentes en su difusa poltica hacia launiversidad. En una asamblea en la Escuela deSociologa ucevista (septiembre 2001), los llamadostomistas ilustraron a la audiencia sobre los bandosenfrentados dentro del chavismo (Fuenmayor versusAdina Bastidas segn los muchachos) y el lugar queellos ocupaban dentro del organigrama. No se hablmas de la transformacin hasta el 29 de junio de2002, cuando desde el gobierno se convoca a unEncuentro de Estudiantes. Las prcticasantidemocrticas ocultas por las apariencia quedenuncia GP en su artculo, se encuentran en laspropias maneras en que su revolucin promociona laspolticas enfocadas hacia la educacin. Esta denuncia,a propsito del referido encuentro y de la conformacinde una Federacin de Estudiantes de signo chavista,

    En nuestra edicin anterior publicbamosntegramente una carta del Subcomandante

    Marcos a la ETA, en dnde claramenteabordaba el problema del poder. Valga ese

    estupendo texto para hacer algunas cortasprecisiones sobre lo que en Venezuela ocurri un11 de Abril de 2002. Marcos se refiri en un

    paraje al esfuerzo por imponer, a la fuerza, unaversin unidireccional de las cosas (...) Y, tardeo temprano, dedica su esfuerzo no a que suverdad nazca, crezca, d frutos y muera (porqueninguna verdad terrenal es absoluta y eterna),

    sino a matar a todos aquellos que no acatan

    esa verdad. Hace un ao asistimos a laconstruccin meditica de una polarizacinartificial, pues ambos bandos representan elmismo modelo de dominacin, cada cual

    poniendo el nfasis o en el Estado o en el Mercado.En ningn otro aspecto eran ambos polos tanparecidos como en el manejo de la informacin.Cada sector de poder controlaba ciertos canalescomunicativos, por el que indistintamente

    sesgaba y deformaba a conveniencia loscontenidos a circular. Es as como un gobiernoque se vanagloriaba de su origen golpista sufria su vez un golpe de Estado, el cual se cataliz

    sobre una creciente manifestacin popular dedescontento al rgimen. Cada polo ha

    entorpecido, a travs de sus medios, laconformacin de una comisin de investigacinimparcial que aclare las vctimas de aquella

    jornada, y de las siguientes movilizaciones.

    La palabra-nos dice Marcos-, junto con elamor y la dignidad es lo que nos hace sereshumanos (...) las palabras no matan, pero que

    s se puede matar a las palabras y, con ellas, alser humano. Desde Globovisin, el Canal 8, ElNacional o muchos de los llamados medioscomunitarios entienden que la palabra es unarma y que como tal, debe ser utilizada contra

    el adversario. No importan las vctimas (la propia credibilidad por ejemplo), ellosconsideran que los fines legitiman cualquiermedio. Uno de ellos, recurrentemente usado porambos lados, es la mentira. Tambin las mediasverdades.

    Aquel que slo habla y no escucha, terminapor creer que lo que dice es lo nico que vale.Los libertarios tenemos una lucha impenitentepor erradicar la lgica militar para pensarnoscomo sociedad posible. Tratamos de circularideas, argumentos y propuestas sin abandonar

    por un momento el espritu crtico. Estapublicacin espera tener mucha vida por delantepara no cesar en esta quijotesca tarea, ymientras descosemos los das que separan cada

    edicin, generamos seales de humo por nuestraweb www.nodo50.org/ellibertario

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    4/16

    ELLIBERTARIO

    REDACCIN

    La mediocridad en el debate poltico actual hamotivado que El Libertario se haya acercado a cincoreconocidos actores de la izquierda venezolana, crticoscon las voceras de los bandos en pugna, para continuartejiendo nociones y caminos para el andar revolucionario.

    De las ricas conversaciones con estos progresistas devariados tintes, recogemos para esta edicin las

    respuestas a las preguntas 1) Razones del apoyo debuena parte de la izquierda local e internacionalhacia el proyecto chavista2)Papel y labor de laizquierda crtica en el presente y el futuro

    AGUSTN BLANCOMUOZ

    Historiador, autor dediversos libros testimonialessobre la historia contem-

    pornea venezolana ycoordinador de la Catedra PoTamayo de la UCV

    1> Aqu se encuentrala sntesis ms clara de toda la derrota de esosmovimientos que se han llamado socialistas. De all elacriticismo porque son los derrotados viendo a vercomo se reestablecen. Esta gente tiene que ver aVenezuela como la nueva experiencia super-revolucionaria, es decir, es la manera de recomenzar,por eso no se queda en Venezuela sino que ir a nuevaslatitudes. Pero, lo ms importante es que no hancorregido las razones de su fracaso. Nadie ha dicho dela profunda basura que haba en esos llamadossocialismos, cmo llego a ser eso tan basura, y qu fuelo que fue socialismo all. Los derrotados consiguieronsu realizacin en esto, en este sancocho ideolgico ypoltico. All estn, metidos en la revolucin del fracaso

    2> El reto de la izquierda es, y es algo viejo queno cumplieron, una definicin para saber qu es. Cmoy cules son sus objetivos concretos, porque aqu laizquierda ha servido para apuntalar la derecha si esque jugamos un momentito a esos dos trminos. Unaizquierda, hacia donde coger?, A crear una plataformaideolgica y poltica, todava tienen esa limitantepensamental. Cmo construimos un pas?, habr queavanzar definitivamente en algunas cosas, en unaplataforma muy clara, bien especfica, para zanjar esadeuda que tenemos muchos. Este pas es complejo yes difcil y hay que darle propuestas, y sobre todocaracterizar su idiosincrasia.Qu es lo que es serrevolucionario?. Si no, esto va a una indefinicin muygrande, cuando tu le digas a alguien que vamos ahacer una nueva esencia revolucionaria, te van a decirCmo? Cmo la chavista?

    HUMBERTO DECARLI Abogado y activista

    poltico, miembro fundador de la Causa R junto a AlfredoManeiro

    1> Son grupos que enel pasado pertenecieron a laizquierda y tienen una derrotamilitar, poltica y sobre todo moral muy pesada. Esagente, primero, cuando se les cay el Muro de Berln

    se les acab el mundo, despus con la debilidad de larevolucin cubana tambin perdieron mucha fuerza y

    entonces, se conforman en un gobierno como el deChvez que tiene rasgos nacionalistas en tiempos deglobalizacin. Esa izquierda no tiene ningunas ideasnuevas, ni nada. Son muy pragmticos que seconforman con las cuotas de poder que les estabrindando Chvez, que son pocas o con muy pocaimportancia. Las importantes se las reserva para lossectores econmicos transnacionales y para las FFAA.La posibilidad de radicalizacin del proceso no la veoen absoluto.

    2> La globalizacin es una perversin delcapitalismo, en el sentido que nunca antes se habatratado tan mal al ser humano. Aqu es necesariohacer un cambio en relacin a esa situacin, porqueestamos por la va Argentina, por la va Uruguaya,Boliviana, Peruana, etc. que todos sabemos como haterminado. Una posicin de izquierda significara negarlos dos polos existentes: el chavista, representante dela globalizacin, y el otro polo de oposicin querepresenta segmentos econmicos menos relevantesque el chavismo. La posibilidad de una izquierdarevolucionaria en Venezuela es trabajar para hacer uncambio profundo. No hay condiciones inmediatas paraintervenir en esta coyuntura, lo que viene es un trabajoa largo plazo que pudiera acelerarse porque lascondiciones estn dadas. Y con un enfoque muchomas radical del que hasta ahora ha llevado.

    SIMN SEZ MRIDAProfesor jubilado de la

    UCV, militante de AD cuando la lucha clandestina contra la dictadura de Prez Jimnez, fundador del Movimiento de IzquierdaRevolucionario (MIR), vete- rano del Carupanazo yluchador gremial.

    1> No me lo explico. Pienso en Vladimir Acosta,quien es de una cultura histrica y poltica inmensa,con experiencia poltica. No discuto con l, porque yano discuto con ellos. Discutir con un chavista de esoses agarrar una arrechera inmensa, por que son de unosrazonamientos tan absurdos y repiten las mismas cosasque Chvez: Que si los fascistas, los aptridas.Coo vale!

    2> Creo que si hay espacio para una izquierdacrtica, pero no hay que manejarse con torpeza. Tienesque acercarte a los barrios, a toda esa gente y hacerun trabajo sociopoltico que se necesita. Hay espaciopara ello, primero porque Chvez demostr que es unafarsa y segundo porque lo que viene es una cosaneoliberal. Tienes un espacio que deja Chvez y unabase social de descontento. Entonces, la izquierdatiene un campo mejor que en cualquier oportunidadhistrica, porque la situacin social de Venezuela hoyes peor que la de la poca de Betancourt y muchsimopeor que la poca de Prez Jimnez. Creo que hay quehacerlo de forma inteligente, hacer precisiones conrespecto a Chvez importantes y consistentes,doctrinarias frente al chavismo y tratar de darle unentorno que acompae lo conceptual para darle piso aesa izquierda nueva. Van a haber confusiones perotiene que ser as.

    DOMINGO ALBERTO RANGEL Intelectual, autor de una cuarentena de libros,

    militante de AD cuando lalucha clandestina y fundadordel Movimiento de Izquierda

    Revolucionaria (MIR).1> Chvez ha sido

    visto con benevolencia porcrculos imperantes, porqueIgnacio Ramonet es tan piezadel sistema francs comopuede serlo Jacques Chirac. Hoy da no hay la menordiferencia entre socialismo reformista y los partidostradicionales de la burguesa y del capitalismo en susistema unificador. En esto que fue izquierda, hastahace unas dcadas, ha encontrado resonancia o hanvisto con benevolencia el proceso venezolano. Creoque ha pasado en la escala mundial lo que ha pasadoen la escala local. Aqu hay una izquierda desmoralizadapor 30 aos de espera de que llegara el poder. Entoncesse peg al primer clavo ardiente, y ese primer clavoardiente se llama Hugo Chvez, que les prometa elpoder. El poder en el sentido ms precario que materialde la palabra. Pero hay que desenmascararlo con unanlisis de lo que representa l y lo que representaLula y Gutirrez para el proyecto de dominacinnorteamericano en este momento. Ahora como losdemcratas representativos se agotaron, busca otraexpresin y la han encontrado en Lula, Chvez yGutirrez.

    2> Si mantenemos una posicin crtica no sepierde este proceso para el futuro. Por eso creo que esnecesario que exista una, que sea capaz de hacerfrente a esto desde afuera, no desde adentro.Diferenciarse tericamente y en la prctica. Y en cadacaso concreto, levantar una bandera que nos separedel chavismo y la oposicin. Creo que ese es el caminocorrecto. No es un camino corto, es un camino largo.Porque aqu no hay soluciones revolucionarias a cortoplazo. No slo podemos quedarnos en la discusinterica, debemos llegar a las consecuencias prcticasde cada postura.

    TEODORO PETKOFFMilitante y diputado del

    Partido Comunista, fun-dador del Movimiento alSocialismo (MAS), Ministrode la Comisin de Reformadel Estado (COPRE) y actualdirector del vespertino TalCual

    1>Despus del colapso del movimiento marxista-leninista, que era el gran tronco que articulaba hastaa sus adversarios se qued la izquierda hurfana. Dejoa un montn de nufragos, los viejos comunistas, losviejos paracomunistas, marxista leninistas de distintaspintas. Pero como viven, como existen en trminos depersonas fsicas en pequeitos movimientos por all,estn esperando que aparezca alguien que hable elmismo lenguaje. Y si tiene algn xito se le cuelgan dela chaqueta. Hay una parte de la izquierda europea,esa mas bien intelectual, no vinculada a movimientosde ninguna clase y muchsimo menos a los grandespartidos social demcratas o socialistas de Europa quepor supuesto se le colg de la chaqueta a Chvez. Y elejemplar mas caracterstico de eso es Ramonet.

    2> El papel de una izquierda despus de Chvezes ver como sobrevive. Por que aqu si llegara a ocurrir

    LA IZQUIERDA CRTICA VENEZOLANA Y EL MOMENTO ACTUAL

    conjurando los cantos de sirenaun cambio incluso democrtico, hablar de la pode la injusticia social, va a ser visto con sospela izquierda le va a costar mucho. Chvez se llevlo cachos entre otras cosas a la izquierda. Asuponiendo que Chvez salga por un cdemocrtico y quede como un movimiento suque si l contina definindose como un hombizquierda, en el sentido popular y eso se va decanquizs alrededor de eso se configure una izquPero a mi me gustara que tuviera ciertos rasgoyo considero una izquierda moderna, realista.decirlo en pocas lneas: lo que para m es la corprincipal del PT brasileo. Creo que se aproximque debera ser una izquierda en esta Amrica de ahora: lejos de dios, cerca de los Estados Unidpases donde no son propiamente los sectores labsino la clase media la que define la poltica orientaciones principales. Eso hay que tenerlo en cpara una izquierda moderna.

    Lee la transcripcin completa de eentrevistas en www.nodo50.org/ellibert

    izquierda.htm

    dos tirassobre los celulares

    la izquierda crtica y

    antiautoritaria est enwww.nodo50.org/ellibertario

    coberturaalternativa.htm

    :: opinando sobre la situacinde Venezuela ::

    Guau! Primera personaque llega a esta cima!

    Caray! Que vistatan maravillosa!

    Mierda,no hay cobertura!!

    >

    pais

    4

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    5/16

    DANIEL BARRET

    [En virtud de la oleadarepresiva del rgimen cubano,publicamos los prrafos finales deeste ensayo, que es un aportereciente y clave para unaperspectiva consecuentementelibertaria sobre Cuba. Dada suextensin -ms de 25000palabras y de 140 prrafos- no esposible reproducirlo todo, as queremitimos a quienes se interesenen leer completo este denso ysignificativo documento alwebsite , accesando a laseccin de libros.)

    En Cuba no se respetan los derechos humanos -las libertades ms elementales, por lo tanto- tal y comostos son concebidos por un pensamiento que se reclamede izquierda en cualquier lugar del mundo. Tal extremono tiene justificacin alguna, ni siquiera en funcin de larealizacin de fines supuestamente superiores -comopodra serlo la muy hipottica y, a esta alturafrancamente improbable construccin del socialismo ala cubana-; pues ese objetivo manifiesto de legitimacinest muy lejos de haberse traducido en marcos deconvivencia autnticamente libertarios, igualitarios ysolidarios. En lugar de ello, el pas caribeo ha terminadopor edificar una sociedad autoritaria, clasista,fuertemente estatista y hasta totmica que, en elcamino del desarrollo econmico y de la autonomarelativa en ese nivel, no ha hecho ms que favorecer elretorno de relaciones de tipo capitalista; y que, porltimo, el diseo bsico de la situacin a la cual se arribaencuentra, en forma larvaria, buena parte de susexplicaciones y races antes incluso de la conquista delgobierno por parte de la guerrilla y a partir de lasconcepciones caudillistas y militaristas que lo impregnarondesde siempre y de las que no ha podido desprenderseen ningn momento.

    Al repasar desenfoques y errores cometidos por elmovimiento anarquista internacional sobre este tema,vemos que una parte del mismo crey -desde unaperspectiva proclamadamente crtica pero sin mayoragudeza a largo plazo- que tal vez el proceso cubano

    albergara en sus propias esferas oficiales de mandoalgunas tendencias que le permitieran evolucionar enun sentido libertarizante o al menos tolerar talesextravagancias. De ello se deduce la necesidad y laimportancia de una reincorporacin total y plena de loslibertarios cubanos al seno de un movimiento del quenunca debieron ser rechazados y de la adopcin de unaposicin comn ms clara y ms enrgica de la quehasta ahora se ha mantenido. Si la isla caribea nopuede ya, bajo su actual pero vitalicia conduccin,ejemplificar un proyecto esperanzado de cambios nisiquiera para quienes defienden su ortodoxia con mayorobcecacin, ha llegado, por lo tanto, el momento deprecisar los caminos a travs de los cuales esto ltimopuede y debe materializarse y, eventualmente, constituirtambin una excusa de dilogos y de intercambiosfecundos con otros mbitos del pensamiento y la accinsocialistas igualmente interesados en una alternativade izquierda en torno a Cuba; sobre todo, por la

    posibilidad de recrear un paradigma revolucionariolatinoamericano que sustituya con creces y con ventajasmodelos, estrategias y prcticas que el tiempo no hahecho ms que agotar y extinguir.

    POR UNA PERSPECTIVA LIBERTARIADigamos, en principio que si hay algo inmediatamente

    evidente por s mismo es que los anarquistas, codo acodo con los dems y a la altura de cualquier otro,estamos dispuestos a dar lo mejor de nosotros toda vezque los Estados Unidos intenten poner sus sucias ybelicosas manos en territorio cubano; algo queseguramente es el necesario punto de partida en uneventual catlogo de coincidencias con sectoresampliados de la izquierda latinoamericana. Pero, al mismotiempo, es evidente que dicha eventualidad amenazantetanto como la absurda perpetuacin del embargoeconmico no pueden justificar -ni solas ni acompaadas-los reiterados exabruptos autoritarios de una clase

    dirigente -o, mejor todava, de su correspondiente

    conduccin poltica- queconsidera estar definitivamentems all del bien y del mal y queno est dispuesta a tolerar nisiquiera las crticas ms tibias quecualquiera est propenso arealizar. Asumir expresamente ycon claridad una postura crticaimplica darse un perfil polticonovedoso que hasta ahora no seha estado dispuesto a aceptar y,al mismo tiempo, incorporardefinitivamente los radicalescambios habidos en el mundodesde los aos 60 hasta nuestrosdas y las enseanzas que sederivan directamente de laimplosin del socialismorealmente existente. No hay ni

    habr en ello ninguna violacin al principio de laautodeterminacin de los pueblos; el que, por otraparte, debe ser entendido oponiendo firmemente laintuicin de la libertad para la gente y desde la gente aesa nocin equvoca y de doble filo que es la soberanadel Estado. Hay y habr en ello, adems, la posibilidadrenovada y, hoy francamente irreversible, de entablardilogos reales con el pueblo cubano; nico y exclusivolugar de residencia -tanto dentro como fuera de Cuba-de aquellos alientos anti-dictatoriales y libertariosoriginales y lejanos que alguna vez animaron las luchascontra la tirana de Batista y los primeros esbozos deedificacin autnticamente socialista.

    UNA REVOLUCION MOMIFICADALas cosas son hoy demasiado distintas a lo que

    eran en los tiempos que Cuba fue beatificada y percibidacomo faro irradiador de los proyectos y anhelosrevolucionarios del continente. Hoy, la izquierdalatinoamericana sabe que aquel proyecto que se proclamcomo emancipador no cuenta con las mismas referencias,los mismos soportes y las mismas condiciones deirradiacin que tuvo en su momento. Sabeperfectamente, y aun cuando no lo admita en formapblica, que las realizaciones cubanas ya no puedenconmover los entusiasmos populares de antao ni puedenagitarse como bandera anticipada del porvenir. Sabetambin que slo una mirada entre nostlgica ycondescendiente ha permitido sostener mucho ms all

    de cualquier consideracin racional un mito que el tiempono ha hecho otra cosa que oxidar. Lo contrabandea enel rumoroso silencio de las confidencias y lo ocultasigilosamente, para no sentirse cubierta por el oprobiososentimiento de haber traicionado su propio pasado deluchas y de esperanzas y sin percatarse que las nicascosas que no puede traicionar un revolucionario son susconvicciones nucleares bsicas, su potencial de

    realizaciones y su futuro. Pero, incluso as, no ignoraque los reclamos que hoy surcan la isla no son unainvencin satnica del imperialismo, que los mismos gananprogresivamente legitimidad y terreno y que, tarde otemprano, acelerarn una cuenta regresiva que casitodos intuyen como cercana o inminente. La poltica desobrevivencia de la conduccin cubana ha demostradoser tenaz y resistente, no obstante lo cual tiene lmitesobvios: su falta de credibilidad, de atractivos renovadosy de horizontes; la extensin de una conciencia adversay plural; su incapacidad para traducir cuatro dcadaslargas de gobierno en un esquema que d cabida a lasexpectativas de la gente y que de una vez por todascomience a transitar por el ancho e innegociable caucede una libertad sin cortapisas. En ese marco, la izquierdalatinoamericana parece ganada por el temor, la parlisisy la repeticin de consignas cada vez ms ajadas. Enefecto, el temor de un derrumbe cubano al estilo delque ya aconteciera en Europa Oriental o en la muchoms prxima Nicaragua, le provoca una autntica parlisisen su capacidad de alternativas -las que ya nadiesostendra como tales para sus propios pases, por otraparte- y le lleva a repetir una vez ms el gastado estribillode que la revolucin cubana no puede dejar deidentificarse con Fidel Castro, su liderazgo y susindiscutibles directivas. De tal modo, inconscientementey muy a su pesar, no hace otra cosa que volver msprximo ese derrumbe al que tanto se teme y del quetodos, de un modo o de otro, habremos de pagar unaltsimo precio si el desenlace no es otro que el de unarestauracin conservadora.

    NI ESTADO NI CAPITALLos anarquistas sabemos que no podremos tomar

    como triunfo de nuestros propios proyectos el hecho deque Cuba regrese sin pena ni gloria al seno materno delcapitalismo, de la democracia representativa a la usanzaoccidental y de la globalizacin neoliberal. Tambinque el embargo comercial y la presencia militarnorteamericana en la base de Guantnamo son doslamentables excrecencias que no contribuyen en nadaa mejorar las condiciones de libertad en la isla caribea.Lo sabemos y estamos dispuestos a aportar nuestroesfuerzo para que ello no sea as. Pero tambin estamosconvencidos que los alientos revolucionariossobrevivientes en el pueblo cubano deben romper deuna buena vez la camisa de fuerza que le colocaradesde hace cuatro dcadas largas esa prodigiosa

    centralizacin del poder poltico que se expresa a travsdel Partido Comunista, de sus fuerzas armadas y de sucada da ms ridculo ttem tribal. Y, para colmo, creemosadems que sa debera ser la conviccin ya no slo delos anarquistas sino incluso de corrientes socialistas quese muestren dispuestas a realizar una consideracinmnimamente sensata de la situacin y una articulacinconjunta de solidaridades y reclamos orientados,

    precisamente, a la recuperacin y el protagonismo deesos alientos revolucionarios sobrevivientes. Ahora biense nos dir, es ello realmente posible?. Cabe imaginarun programa mnimo comn con el que nadie quesiguiera sintindose genricamente revolucionariosocialista o simplemente de izquierda en cualquier otrolugar de Amrica Latina tendra demasiados argumentospara discrepar; un programa que, de momento, norepresentara otra cosa que la posibilidad de entablardilogos abiertos y fecundos con las fuerzas de cambioque todava animan en Cuba y que se apoyara en treslneas bsicas de trabajo: la desmilitarizacin de lasociedad cubana, la participacin de los trabajadores enla planificacin econmica y en l a gestin de sus asuntosproductivos y el establecimiento sin atenuantes nmediatizaciones de un extenso rgimen de libertades.

    NI FIDEL NI BUSHUna lgica maniquea, ramplona y desvencijada

    seguramente se apresurar en objetar que no es posibleir ms all de ese dibujo despojado y falaz en el que lasnicas opciones tienen por emblemas a Fidel Castro y aGeorge W. Bush; lgica simplista en la que ambos bandosparecen estar especialmente interesados y en la quehoy, tanto como ayer, se nos quiere obligar a tomarpartido entre el augurio de un comunismo que nuncahabr de llegar y la promesa democrtica de unaprosperidad para pocos y carente de sentidos vitalesSin embargo, hace rato ya que es hora de que la izquierdalatinoamericana vuelva a pensar autnomamente susproyectos de cambio; y no reclinndose cmodamenteen el plcido posibilismo poltico de variantessocialdemcratas o populistas que nada nuevo y distintotienen que aportar sino para recuperar un horizonte detransformaciones reales y profundas hacia el cuaorientar las vocaciones revolucionarias que ahoravuelven a latir con renovadas energas.

    En ese marco de necesidades y de intencionesCuba sigue teniendo una significacin muy especial, ytanto el triunfo de la diplomacia norteamericana comola perpetuacin de su actual estado de cosas no puedenmenos que operar negativamente sobre el futuro de lascorrientes revolucionarias en el continente. Una vezms, se trata de repensar los tiempos por venir a partirde esa fusin indisoluble entre el socialismo y la libertadsin la cual el uno y la otra se vuelven irreconocibles. Yello no slo entre los anarquistas, para quienes tal cosano constituye ms que el pan de cada da, sino tambin

    para aquellos que alguna vez pensaron que los apetitoslibertarios slo podan ser saciados una vez que seajustaran las cuentas con el reino de la necesidady con el desarrollo de las fuerzas productivas. Antes queeso, lo que la experiencia histrica ha demostradocontundentemente es que la libertad no slo es unameta sino tambin un camino.

    cuba, el socialismo y la libertad

    Redaccin

    Tras dcadas de organizacin sindical,decidida lucha social y enfrentamientocontra la dictadura de Batista, el castrismotriunfante, ms temprano que tarde,

    arremete contra la influencia libertaria enlas organizaciones obreras. En enero de1959, con la excusa de purgar a laConfederacin de Trabajadores de Cuba(CTC) de afectos a Batista, se expulsa a losanarcosindicalistas de los sectoresgastronmicos, transportes, construccin y plantas elctricas. Tratando deneutralizar los cuestionamientos delanarquismo internacional, en 1960 el gobierno invita al libertario alemnAgustn Souchy (conocido por su amplioconocimiento acerca de los Kibbuts), paraque escribiera sobre los adelantos de laReforma Agraria. Tras viajar por toda laisla, escribe un informe tituladoTestimonios sobre la Revolucin Cubana,publicado sin pasar por la censura oficial..Tres das despus de marcharse, la edicintotal debido a sus crticas sobre elcentralismo sovitico que se implementaba- fue destruida. En agosto de 1960, el

    Secretario General del PartidoComunista Blas Roca, acusaba pormedio de la publicacin Hoy a losintegrantes de la AsociacinLibertaria de Cuba (ALC) de seragentes del Departamento de

    Estado Yanki. Tras el artculo, losanarquistas debieron pasar a lalucha clandestina. Se inician loscrmenes de Estado contradestacados militantes libertarios: Augusto Snchez, prisionero yasesinado; Rolando Tamargo yVentura Surez, fusilados; SebastinAguilar hijo, asesinado a balazos; Eusebio Otero, muerto en suhabitacin; Ral Negrn, quemadovivo. Detenidos y condenados a penas de prisin: Casto Mosc,Modesto Pieiro, Floreal Barrera,Suria Linsuan, Manuel Gonzlez,Jos Acea, Isidro Mosc, NorbertoTorres, Sicinio Torres, JosMandado Marcos, Plcido Mndez y Luis Linsuan. Algunos compaerosno resistieron las torturas infligidasen prisin: Francisco Aguirre, muertoen la celda; Victoriano Hernndez,

    enfermo y ciego por losmaltratos, se suicida; y Joslvarez Micheltorena, fallecido alas pocas semanas de salir delcautiverio.

    Tras la invasin fallida de

    Baha de Cochinos por la CIA,la represin contra la disidenciainterna se agudiza. Desde las esferas del poder se trama undocumento titulado Unaaclaracin y una declaracin delos libertarios cubanos, porintermedio de Manuel GaonaSousa, un viejo militantelibertario que pasado al gobierno,intenta convencer al anarquismointernacional que los cratascubanos estaban con Castro. La gran mayora de los militantesse negaron a estampar su firma,siendo posteriormente allanados y detenidos por un Gaonaconvertido en delator policial. Los menos pudieron salvar susvidas rumbo al exilio, los ms, se pudrieron en las mazmorrascastristas.

    el castrismo contra los anarquistas

    Casto Mosc

    Enrique Roig-San Martn, figuradel anarquismo cubano

    Manuel Gonzlez

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    6/16

    ELLIBERTARIO

    NOAM CHOMSKY

    El Estado ms poderoso en la historia ha proclamadoque intenta controlar el mundo por la fuerza, la dimensinen la cual ste es rey supremo.

    El presidente Bush y su cohorte evidentementecreen que el significado de la violencia en sus manoses tan extraordinario que ellos pueden desechar condesdn a cualquiera que se atraviese en su camino.

    Las consecuencias pueden ser catastrficas enIrak y alrededor del mundo. Los Estados Unidos puedencosechar una andanada de retaliaciones terroristas yescalar la posibilidad de un Armagedn nuclear.

    Bush, Cheney, Rumsfield y compaa estncomprometidos con una ambicin imperial, como lo dijoG. John Ikenberry en el nmero de Foreign Affairs desetiembre/octubre de 2002? Un mundo unipolar enel cual los Estados Unidos no tienen un competidor a lapar? y en el cual ningn Estado o coalicin podrnunca desafiarlo como lder global, protector ycoaccionador?

    Esa ambicin seguramente incluye un controlmucho ms expandido sobre los recursos del GolfoPrsico y de bases militares para imponer su formapreferida de orden en la regin. Incluso antes de que laadministracin empezara a batir los tambores de laguerra contra Irak, estaban llenos de advertenciasque las aventuras de los Estados Unidos llevaran a laproliferacin de armas de destruccin masiva, as comode terror, fuera por disuasin o por venganza.

    Actualmente Washington le est enseando almundo una leccin horrible y peligrosa: si usted sequiere defender de nosotros, usted debe tener unabuena mmica como la de Corea del Norte y poseer unaamenaza militar creble. De otra manera nosotros lodemoleremos.

    Hay buenas razones para creer que una guerracontra Irak tiene esa intencin, en parte, para demostra rlo que se puede esperar cuando el imperio decide darun golpe? dado que guerra es difcilmente el trminoapropiado, dada la enorme diferencia de fuerzas.

    Una avalancha de propaganda advierte que si

    nosotros no detenemos a Saddam Hussein hoy l nosdestruir maana.

    El pasado octubre, cuando el Congreso le otorgal Presidente la autoridad para ir a la guerra, era paradefender la seguridad nacional de los Estados Unidoscontra las continuas amenazas posedas por Irak? Peroninguno de los pases vecinos a Irak parece estar muypreocupado de Saddam, aunque muchos de ellos puedeodiar al tirano asesino. Esto es quizs porque los vecinossaben que el pueblo iraqu est apenas en el filo de lasupervivencia. Irak se ha convertido en uno de lospases ms dbiles de la regin. Tal como lo subraya uninforme de la Academia Americana de las Artes y lasCiencias, los gastos iraques tanto econmicos comomilitares son apenas una fraccin de los de algunos desus vecinos, incluido Kuwait, que tiene apenas un10% de la poblacin iraqu.

    La verdad, en los ltimos aos, pases cercanoshan tratado de reintegrar Irak a la regin, incluidosIrn y Kuwait, ambos invadidos por Irak. Saddam sebenefici del apoyo de los Estados Unidos a lo largo dela guerra con Irn y an despus, hasta el da en queinvadi Kuwait. Esos responsables estn en buenapartede regreso al timn en Washington hoy. Reagan y laanterior administracin Bush le otorgaron ayuda aSaddam, junto con el conocimiento para desarrollararmas de destruccin, y eso fue antes cuando l eramucho ms peligroso de lo que es ahora, y habacometido sus peores crmenes, como asesinar a millaresde kurdos con gas venenoso.

    Un final al rgimen de Saddam le quitara un enormepeso a la gente de Irak. Hay buenas razones para creerque l sufrira el destino de Ceausescu y otros tiranosviciosos si la sociedad iraqu no estuviera devastadapor las duras sanciones que fuerzan a la poblacin aconfiar en Saddam para sobrevivir mientras lo fortalecena l y su pandilla.

    Saddam permanece como una terrible amenazapara aquellos que estn dentro de su alcance. Hoy, sualcance no se extiende ms all de sus propios dominios,aunque es probable que una agresin de los EstadosUnidos pudiera inspirar una nueva generacin de

    From: [email protected]>To: [email protected]: difundir!!Date: Sun, 02 Mar 2003 09:40:29 +0000

    Es sbado y son las 4 de la maana ,an nos invade la rabia y algo deimpotencia , aunque creemos que las palabras sirven.

    Hoy sbado 1 de marzo , siendo las 2

    de la maana mas o menos , aparecierondos patrullas en el parque del poblado, ya causa de un pequeo altercado, la policiaintervino, y arrest por la fuerza a varia gente, entre ellos un compaero delcolectivo P.U.G.A , quien fue entrado agolpes a una patrulla, golpeando tambina una amiga que trat de disminuir laagresin.

    La gente reaccion y empez unalluvia de botellas, sobre la patrulla , lacual abandono a toda velocidad el sitio ,atropellando a una persona que seatravezo en el camino, la cual quedoinconsciente , durante algunos minutos.

    Lo grave viene despues , al salir elcompaero de P.U.G.A presenta trespualadas y varios golpes , los cuales nosconto que no fueron hechos por la policia , de manera directa;sino que al momentode ser ingresado a la estacion de policiadel poblado se presenta una persona decivil , el cual se identifica como de lasconvivir, y le dice ..VOS SABES LO QUETE ESPERA.

    Un policia lo deja entrar a la celda, y este procede A GOLPEAR Y NUESTROCOMPAERO Y LE PROPINA TRESPUALADAS. una en el pecho ,una en elcuello y una en el brazo ...luego sale de lacelda, con la colaboracion policial , esclaro. Denunciamos el encubrimiento delas acciones paramilitares por parte de lapolicia..la patrulla es la numero 272 de laestacion el poblado. el bar de la esquinade la calle 9 con el Parque del Poblado,como un sitio de presencia paramilitar, ydonde es frecuente ver policias de civil enestado de embriguez, incluso haciendotiros al aire. este es el espacio publico dela Alcaldia de Medelln. Esta es la paz deUribe.

    Y DE LA POLICIA QUIEN NOS

    CUIDARA, QUIEN VIGILA ALVIGILANTE!!

    el caso de la guerra contra irak

    terroristas basados en la venganza, y podran indIrak a llevar a cabo acciones terroristas qsospechan que ya pueden estar listas.

    El ao pasado una fuerza de tarea encabpor Gary Hart y Warren Rudman prepar un inpara el Consejo de Relaciones Internacio_America: Still Unprepared, Still in Dang(Amrica: an sin preparacin, an en peligro?previene de probables ataques terroristas que pser mucho peores que los del 9-11, inclusive con de armas de destruccin masiva en este pas, pque se convierte ms urgente por los prospectlos Estados Unidos yendo a una guerra contra I

    Actualmente Saddam tiene toda raznmantener bajo estricto control cualquier arma qy biolgica que Irak pudiera tener. El no suministales armas a los Osama bin Laden del mundo, qurepresentan una terrible amenaza inclusive para el Saddam, tomando distancia de la reacciproducira si hubiera siquiera una insinuacin dtal transaccin mortal pudiera llevarse a cabo.

    JEANPIER ANAYA

    [email protected] la madrugada del jueves 20 de

    marzo, se dio comienzo a otro de losgenocidios a los que, lamentablemente, yanos tiene acostumbrado el imper io y su grupode amiguitos, a esta suerte de dictaduramundial, no le ha interesado, ni losDerechos Humanos, ni la ONU., ni laautodeterminacin de los pueblos, ni nada,sus intereses econmicos son mas importantesque la vida de seres humanos.

    Mientras el pueblo de los Estados Unidos de NorteAmrica sigue disfrutando de los supuestos beneficiosdel salvaje modelo de desarrollo neoliberal, su equipode mercenarios, obligan a ciudadanos inocentes a tomarmedidas de contingencia a esconderse bajo la tierra,porque los msiles del imperio pueden caer en la casaen tu casa de cualquier forma, el margen de error de

    las bombitas es de 800 metros, (si tu casa esta a 8cuadras de algn edificio del gobierno, estassentenciado). Los nios no pueden ir a la escuela, nipueden jugar al parque, las estrellas le cedieron susesplendor al estallido de los msiles y de las defensasantiareas.

    La justificacin es nuevamente un sofisma:

    Desarmar a Irak y liberar a su gente, Laspotencias que hicieron que el ejrcito de Sadamfuera en un momento el 4to mas grande delplaneta, ahora quieren quitarle sus armas,por que ya no lo consideran un pas

    responsable, que Sadam es un dictadory comete atrocidades contra supueblo. Si bien Sadam Hussein es untirano que irrespeta los DerechosHumanos, el fin de esta guerra no es

    instaurar una democracia en Irak, laintencin es controlar su petrleo, de muy buenacalidad y fcil extraccin.

    Los habitantes del mundo libre , debemos rechazarcategricamente esta guerra, la cual representa unavergenza para la humanidad, una falta de respeto ala dignidad humana.

    La guerra, representa lo mas vil y primitivo de lanaturaleza humana, nos remonta a la poca en que

    acabbamos de dejar de ser simios y tenamos quepelear tanto con humanos como con otros animalespara satisfacer nuestras necesidades.

    Lejos de defender el rgimen dictatorial de SadamHussein , debemos rechazar la dictadura mundial quetrata de imponer el Sr. George Bush, y debemos

    rase una vez en el desiertorechazar cualquier accin que coloque los inte

    econmicos por sobre la vida de seres humanosLOS MEDIOS Y LA GUERRASi hay alguna cosa que caracteriza las guer

    hoy en da, es que son en vivo, directo, va spara todo el mundo, los medios internacionanoticias, tienen la posibilidad de transmitir, minminuto, desde el campo de batalla, cada uno movimientos de la actividad blica.

    Si bien esta amplia cobertura nos permiteuna idea de las monstruosidades que se cometiendo, tambien es cierto que los principales mson norteamericanos y la visin que vamos a tenes la misma que tuvimos el 11 de septiembre de cuando los muertos eran norteamericanos, cuanatacantes se escondan, cuando atacaban los m

    Ahora, vemos a los generales dicienddestruyen la ciudad por el bien de sus habitantematan a la poblacin por la libertad del pueblo,

    el culpable es el rgimen que ellos ayudaron a sosEn esta oportunidad no vamos a ver concierhomenaje a los muertos en Bagdad, no vamos que distinguido arquitecto, coloca su obra en la cero, los muertos no sern hroes y los sobrevivno sern los que cuenten la historia.

    Una pacifista americana fue asesinada por unbulldozer israeli, asi como un palestino de Rafah yun adolescente de Khan Yunis en la Franja de Gaza.Rachel Coery, una activista americana de 23 aos,natural de Olympia (Washington) ha sido asesinadapor un bulldozer israel que la aplast durante lademolicin de la casa del Dr.Samir Masri en elcampo de refugiados de Rafah. Corey fueasesinada en las cercanas de al-Salam cuando un

    bulldozer israeli la cubri de arena mientras estaba

    de pie frente a l, declar el Doctor Ali Musadel hospital al-Najar. Rachel estaba sola delantede la casa cuando estbamos intentandodetenerles, dijo. Le hizo seas para que parara.Cay al suelo y el bullodzer continu avanzando.Gritamos pero no se par en absoluto. La aplasttotalmente y luego retrocedi y volvi aaplastarla El suceso acontece una semana antesdel inicio de la invasin a Irak, por lo que ha

    pasado casi inadvertido.

    sin ejrcitos no habra guerras >

    >

    no

    a

    la

    guerra

    6

    los civiles son los mayores afect

    a veces llegan

    CARTAS

    ignorancia deltamao de su boca

    Redaccin

    El Presidente de Venezuela, HugoChvez, hace gala de nuevo de suprofundo desconocimiento de la polticay de la tradicin de los movimientossociales. Durante la juramentacin dela Coordinadora Agraria EzequielZamora en el Teatro Teresa Carreo el

    sbado 5 de abril de 2003 (reseado enel Diario Ultimas Noticias, 6 de abril,pag. 13) hizo en su discurso la siguienteafirmacin: (...) soy un lder que no searredra ni se deja llevar por sus seguidores: nos hace falta muchsimadisciplina. La indisciplina es herenciade movimientos anarquistas que hacendao.

    No queremos interpretar las palabras del Comandante como unataque contra el anarquismo, ms bienlo apuntamos como una muestra de suinfinita ignorancia de la sociedad quelucha y ama fuera de los cuarteles y desu obediencia.

    Muchos activistas de izquierda handesmontado el espejismo revolucionariochavista. Se puede consultar enwww.nodo50.org/izquierda.htm

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    7/16

    ANY [email protected]

    De nuevo el poder militar y la lgica capitalistaacuden bajo el disfraz de buenas intenciones paramasacrar e intervenir la poblacin civil de un pas. Ningunaguerra tiene justificacin. Todas las guerras son la mximaexpresin del poder, ansias de dominio y sed de control.Una economa basada en el armamentismo y la energa,ms una sociedad que ha cimentado y naturalizado la

    violencia como forma de resolver los conflictos son laspiezas suficientes para justificar un conflicto blico.La dignidad de la humanidad no se construye a

    travs de la guerra, ni siquiera esas guerras deliberacin, que hacen del asesinato un acto depatriotismo, prometiendo una revolucin que al final seinstaura como una nueva burocracia. El leit motiv seencuentra en los tan cacareados conceptos repetidosen nuestros colegios secundarios, abstracciones como:fronteras, patriotismo y Estado; pero nunca dicen quefinalmente los que mueren son [email protected] hijos e hijas. Nomuestran los efectos de una bomba, nunca dicen quelas balas son capaces de cortar la libertad y los sueosde otra persona. Es as como nos ensean adeshumanizar, hacer de la muerte un juego. Nunca nosensean que los Estados arman los conflictos y la sangrela pone la poblacin civil.

    LA FIESTA DE LAS MENTIRASEn esta guerra contra Irak que llevan adelante los

    EEUU y Gran Bretaa, vemos lo intil que es la ONU, esegran parapeto que naci para que nunca ms lo ocurridoen la segunda guerra mundial volviese a suceder. Desdesu aparicin hasta ahora cuntas guerras no hanenlutado el mundo?, cuntas veces su silencio no hacondenado a cientos de personas a la muerte?. Cadagobierno de turno representado en la ONU baila al son

    del dinero y de los intereses econmicos.De nada sirve sacar resoluciones, pactos y convenioscuando los gobiernos que forman parte de la ONU soloagachan la cabeza para no mirar las consecuencias deuna guerra, y me pregunto: es qu acaso la ONU slosirve para planes humanitarios?, no sera mejor detenerla guerra y sancionar al pas que promueve ese acto tanatroz?. Me cuestiono, por qu la ONU no ha condenadoal gobierno norteamericano por crmenes de lesahumanidad?, por qu la ONU no ha sacado una resolucinpara desarmar a los Estados Unidos a la par que a otrosgobiernos que han desarrollado armas qumicas,bacteriolgicas, nucleares y biolgicas?.

    Ver que la ONU sirve slo para teorizar sobre ladignidad humana y no para cambiar las relaciones de losEstados, me hace pensar que el problema real son nuestrosgobiernos. En la medida que existan gobiernos, existirn

    vientre de plvora

    CONSULTA CONTRA LA GUERRAwww.boicotpreventiu.org

    Si la economia es la causa de la guerra: no laalimentes con tus compras

    La destruccin iniciada por los ejrcitos de USA yUK a Iraq, Afganistan , est directamente relacionadacon las economas y las facciones polticasextremadamente cercanas a los grupos empresariales

    EMPRESAS DE GUERRA?Empresas y marcas hay muchas, no es

    sencillo identificarlas. Hemos hecho unestudio para seleccionar las peores marcasen base a su vinculacin con la guerra. Loscriterios son: norteamericanas en general(excepto petroleras y armamentsticasbritnicas y espaolas), empresas que hacenmaterial de doble uso, empresas que haninvertido en la campaa electoral de Bush,compaas que se aprovecharn de la post-guerra (petroleras y constructoras),empresas que dan apoyo al rgimen deSharon, empresas que se hayan posicionadoa favor de la guerra, empresas relacionadascon el ejrcito, empresas que producenbienes y servicios para consumidoresindividuales.

    Teniendo en cuenta criterios comoparticipacin directa en la industria de laguerra, financiacin de la campaa de Bushu otros casos denunciados de violencia, lasempresas ms guerreras son:

    EN EL SECTOR DE ALIMENTACINY HOGAR:

    -Philip Morris ha participado en elfinanciamiento y ha sido denunciadaanteriormente. Algunas de sus filiales son:

    Marlboro, L&M, Chesterfield, Benson& Hedges, Miller,Kraft (Tang, Saimaza, Suchard, Toblerone, Philadelphia,El Caserio, Milka, Oscar Mayer, Sugus, Cate dOr); Nabisco(ChipsAhoy, Filipinos, Oreo, Royal, Fruco, Apis, Artiach,DubbleBubble, MarbDorada, Fontaneda, Apis, Chiquilin,Ritz).

    -PepsiCo ha finannciado la carrera de Bush. Filiales:Pepsi, Lipton, Aquafina, Kas, Lays, Ruffles, Doritos,Fritos, Cheetos, Matutano, Tropicana, Quaker, Gatorade.

    -Coca-Cola: Coca-Cola, Aquarius, Fanta, Lit, Sprite,Minute Maid, Nestea.

    -El Corte Ingls tieneparticipaciones en la industria de laguerra.

    -Reynolds Tobacco ha financiadola carrera de Bush: Winston, Camel,Reynolds.

    -Mc Donalds.

    SECTOR DE PETRLEO YENERGA EN GENERAL:

    -Esso-Exxon Mobil participadirectamennte en la industria de laguerra y ha financiado la carrera deBush. Sus filiales son :ExxonMobil, Mobil,Esso.

    -General Electric: GE CapitalServices, GE Power Systems, GE PowerControls, GE Capital InformationTecnology Solutions, GE APPLIANCES(electrodomesticos).

    -ChevronTexaco ha financiado lacarrera de Bush. Sus filiales son :Texaco,Chevron, Havoline, Caltex.

    -BP Amoco ha financiado la carrera

    de Bush. Alguna filial son :BP.

    AUTOMVILES, TRANSPORTEY MOTOR

    -Mitsubishi participa directamente

    en la industria de la guerra. Sus filiales son: MitsubishiMotors, Mitsubishi Electric.

    -Boeing: participa directamente y ha financiado lacampaa del presidente norteamericano.

    -Ford Motor ha financiado la campaa de Bush.Algunas de sus filiales son: Ford, Volvo, Jaguar, LandRover, Mazda, Aston Martin, Lincoln, Mercury.

    -Daimler participa directamente y ha financiado lacampaa del presidente norteamericano. Algunas desus filiales sonn: Chrysler Chrysler, Jeep, Mercedes-Benz, Smart, Dodge.

    -Rolls-Royce participa directamente en la industriade la guerra.

    -General Motors ha financiado la campaa de laguerra. Algunas de sus filiales son: Opel, Pontiac, Cadillac,Chevrolet, Vauxhall, Saab, Fiat, Fuji-Subaru, Isuzu,

    Suzuki.-Iberia Air participa directamente en la industria de

    la guerra. Sus filiales son: Nostrum, Iberswiss, Viva Tours,Amadeus, Savia.

    -Nissan Motor Ibrica participa directamente en laindustria de la guerra.

    -Santana Motor participa directamente en laindustria de la guerra.

    ELECTRNICA E INFORMTICA-IBM, Siemens, Motorola, Dell Computer, Alcatel y

    Ericsson participan directamente en la industria de laguerra.

    -Microsoft, AOL Time Warner (America OnLine,Netscape; Warner Bros, CNN, Time) y Walt Disney (TheDisney Store, ABC Magazines, Buena Vista HomeEntertainment) han financiado la carrera poltica deBush.

    BANCOS Y SEGUROS-Citigroup, American Express y Credit Suisse hanfinanciado la carrera poltica de Bush.

    -La Caixa, BBVA, Banco Zaragozano, Caja Madridy Alliant tienen una participacin directa en la guerra.

    multinacionales de la muerte

    sin ejrcitos no habra guerras >

    Mientras Bush en Washington le dabaun plazo de 48 horas a Saddam Husseinpara dejar el pas y entregarles en bandejael petrleo, la reaccin de esta(pre)declaracin de guerra no se dejesperar. En la maana del da 19 de Marzoanarco-comunistas de Creta y de todaGrecia obligaron a un barco de guerra

    espaol a abandonar el puerto de Souda(donde se encuentra una base de la OTAN) eimpidieron que otro dispuesto a atracar sepudiera acercar al muelle. Esta accin se sumaa las pasadas de detener los trenes que llevabancargamento militar y la huelga que realizantrabajadores ferroviarios en contra de la guerraen Italia, Francia y Espaa.

    conflictos blicos; en la medida que exista la propiedad,habr violencia; en la medida que exista una sociedadpatriarcal, existirn guerras. Solo puedo sentir vergenzade Khofi Annan en su mediocre papel frente a la ONU, ysentir un profundo asco de todos los jefes de estado,responsables de todas las muertes de ayer y hoy, pormantener ejrcitos...

    LA CARTA POR JUGARPor ello es necesario seguir nuestra lucha por

    desmilitarizar la sociedad y por desmilitarizar nuestrasrelaciones ms intimas incluso, la paz solo ser posibleen tanto potenciemos nuestros lazos de solidaridad,apoyo mutuo y autogestin. Como mujer y anarquistaslo puedo decir que no parimos [email protected] para defenderninguna patria, ninguna bandera, ningn himno, ningunafrontera, ningn dios y mucho menos un barril depetrleo. Tenemos [email protected] para que se desparramen librespor el mundo...

    Nuestro enemigo es el capitalismo (de estado oneoliberal) es el sistema que nos quiere hacer creer quesomos por naturaleza violentos y blicos, productosmanejables, vendibles y desechables...

    Los anarquistas decimos nunca ms pero al EstadoNunca mas un(a) [email protected] [email protected] para la guerra...

    El Libertarioa la rotativa

    De nuevo una columna para explicarla situacin de El Libertario, la velocidadde sus latidos, el fervor de sus anhelos. Esta edicin del peridico estrena modode reproduccin. En los pasados siete aossus textos se cocinaron en prensa plana,mquinas off-set de medio pliegohornearon cada edicin en un tiraje quedurante los ltimos tres aos ha sido dedos mil copias por edicin. Este nmeroha salido de una rotativa, esos

    complicados engranajes donde salentambin los diarios de circulacinnacional. Debido a la crisis econmica,las rotativas locales han bajado su tiradamnima de tres a mil copias por trabajo, loque nos ha permitido salir de una de susentraas y reducir sensiblemente nuestroscostos de reproduccin.

    Debido a la falta de dlares, estascompaas no han podido importar susinsumos bsicos. El tamao clsico de El Libertario es tabloide europeo, pero la escasez de papel nos ha forzado arestringirnos momentaneamente alformato tabloide americano, mucho mspequeo y con el que hemos tenido queapretar textos e ilustraciones. Lo positivoes que hemos retomado las 16 pginas yque ahora podemos ahorrarnos el trabajitode tener que compaginar y doblar losperidicos. Cruzamos dedos para que la

    edicin nmero 33 aparezca con lascaractersticas de siempre.

    Estos contratiempos han tenido elcontexto gentil de haber contado con lasolidaridad de [email protected] y [email protected] detodo el mundo. Con el aumento de costosdel 55% que experiment nuestro nmeroanterior, temiamos incierta nuestracontinuidad. Ante el anuncio pblico dedificultades, nuestra casilla de correoelectrnico se desbord de innumerablesmuestras de solidaridad, afecto y aliento.El apoyo mutuo, insoslayable valor [email protected] [email protected], hecho corpreo en perso-nas de carne y hueso, cuyos rostros sonannimos en la mayora de los casos, perocuyas iniciativas nos han marcado a fuegoel corazn rojinegro.

    De esta manera, hemos recibidodesinteresadamente muchos materiales para la venta en nuestra mesa dedistribucin. Jos ha impreso 250 parchesde El Libertario y nos los ha enviado desdeQuito. Chivolo en Guayaquil, nos remite producciones de su disquera inde-pendiente. De la misma ciudad recibimosfanzines de David. La banda Rechazo de Medelln nos cedi copias de su CdContrainformacin. Nuestros com-paeros de Apata No organizaron el 22 de febrero pasado un concierto benfico enOffenburg (Alemania) y han programadoen su gira europea otro similar para junio.De Puerto Cumarebo, la banda Migra nos pasaron masters de ced y copias defanzines. Doa Maldad nos cedi 20 copiasde su ltimo acetato. Jordi deDeskarriados, aport calcomanas y ceds.Por otra parte, otros [email protected] nos hanavisado sobre el envio de aportes einiciativas econmicas de las cuales

    anunciaremos su oportuna recepcin, comoha sido el caso de lo recibido de Joel desdeGinebra y de Alix de Bogot. A todosreiteramos nuestras palabras deagradecimiento. El presente es [email protected]!

    La crisis econmica vivida en Ve-nezuela seguir golpeando las puertas de esta iniciativa antagonista e inde- pendiente. Pero como hemos podidoconstatar por el cario reiterado eninfinidad de cartas y e-mails, esta publicacin trasciende del restringidogrupo coordinador que la compagina encomputadora. El Libertario se debe a unmovimiento que en Amrica Latina y elmundo continua ingobernable, bregando por la justicia social, la libertad y la solidaridad. Un camino que evidencia en sus detalles del cada da. Amor yanarqua.

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    8/16

    ELLIBERTARIO

    DANIEL [email protected]

    En su programa del lunes 24 de Marzo del presenteao, usted, quizs exaltado por los sucesos deplorablesocurridos en Caricuao el sbado 22, haca una fuertecrtica a aquellos miles que en el mundo se han y sesiguen manifestando pacficamente contra la guerraque se libra en Irak. Argumentaba usted que aquellosque se manifiestan contra la destruccin de un edificiovaco en Bagdad no hacan lo mismo cuando las FARCo el ELN haca volar edificios enteros con mujeres ynios adentro, que aquellos que reprochaban a losEEUU esos bombardeos a la capital iraqu nomanifestaban contra los atentados de la ETA enEspaa. Como uno ms de esos miles, o cientos demiles si es que no somos millones de personas, me sentprofundamente ofendido por su comentario carentede base y fundamento. Para empezar no son esosedificios vacos lo que reclamamos, son los miles deciviles que por culpa de esos bombardeos, que ustedentre lneas cataloga como libertadores, los quenosotros, los pacifistas reprobamos, es la falta derespeto hacia la ONU y la incompetencia de la misma laque con gritos rechazamos, es una ms de las tantasguerras imperialistas que en nombre de la paz y lalibertad pretende hacer de la nacin atacada (en estecaso Irak) un bastin para la formacin de apndicesal gobierno en Washington la que denunciamos.

    Podra usted en su programa dar las cifras de lasvictimas civiles de esas guerras por la libertad que halibrado Estados Unidos tan solo durante la ltimadcada, y compararlas con las vctimas civiles delWTC el 11 de Septiembre de 2001. Podra ir ustedmismo verificar mediante otros medios decomunicacin cuntos de esos que se manifiestancontra la guerra, apoyan el rgimen de Sadam Husseino estn de acuerdo con los atentados de gruposterroristas hacia la poblacin civil de los EEUU, Espaa,Colombia, el pueblo Kurdo, etc., le aseguro que lacantidad es mnima. Usted ha reclamado innumerablesveces la actitud del gobierno venezolano para con laOEA, su secretario general y la mesa de negociaciones;acaso la actitud de los EEUU para con la ONU no se leasemeja en lo ms mnimo a la de Chvez y su gente?Por otra parte hara falta recordarle a usted -que muybien nos hace recordar las trastadas de quienespretenden gobernar el pas- qu gobierno apoy a Irak

    y a Sadam Hussein cuando realiz la guerra contraIrn, con sus bombardeos y las muertes civiles queesta trajo, s, los Estados Unidos de Amrica.

    Terrorismo, segn el diccionario, es la prcticade dominacin mediante el terror. No considera ustedun acto de terrorismo las incursiones del ejrcito israelen los pueblos palestinos, donde tambin, como lohacia Hussein con sus enemigos, entra arrasando contodo y quebrantando los tratados internacionales comoel Estatuto de Roma? Con horror pude ver tambincomo en uno de sus programas de la semana entre el17 y el 21 de marzo, usted afirmaba que los cielos deBagdad eran una buena seal de lo que vendra paranuestro pas y para los pases secuestrados pordictadores. Le podra apostar a usted, seor Urdaneta,que Arabia Saudita pasara por debajo de la mesa si

    ocurriera esa guerra por la libertad que tanto anhela,claro, amenos de que la actual monarquaDICTATORIAL fuese derrocada por otra que no gozaradel agrado de nuestro Big Brotherdel norte.Personalmente estoy consciente del papel hipcritade Francia, Rusia y dems aliados que trataron dedetener la guerra a como diera lugar para proteger susintereses en el petrleo, y as como lo hace usted,tambin deploro esa actitud, pero, qu podramosdecir de opiniones como la del Papa, que tanto debeadmirar usted? Le podra apostar, una vez ms, quesus intereses no son ni el petrleo ni algn otro interspoltico. Yo no soy una persona religiosa, de hecho nosoy creyente, pero a diferencia de usted, que por sercatlico, en teora debera seguir a su lder espiritual,si comparto la opinin del seor Wojtyla (Juan PabloII). Con respecto a que no manifestamos contra ETA ydems organismos terroristas del mundo, le puedo decirque si bien el movimiento anti-blico no se hamanifestado contra el terrorismo conla misma organizacin y magnitudcon que lo ha hecho contra estaguerra, el movimiento pacifista siha dejado bien clara su posicinfrente a estos actos, el mejorejemplo fue la manifestacingeneral y global contra losatentados del 11-S en los EEUU.Lo que ms bien estamosdemostrando, y que al parecerusted no se ha dado cuenta, esque todava tenemos lasesperanzas de que se puede hacerentender a los gobiernos del mundoque sta es una guerra injusta, yque todava, a pesar de que ya laguerra empez, podramos contribuira que se detenga antes de que seademasiado tarde. Esa es laverdadera democracia, me extraaque usted que se ufana departicipar en las inmensas marchasque se hacen contra estegobierno, no aprecie esto y quepor el contrario lo critique como loesta haciendo.

    Nosotros los pacifistas, y enparticular los cratas rechazamos todotipo de violencia, venga de dondevenga. No creemos en las guerrillas ogrupos terroristas, no creemos enlas guerras religiosas, ni ensacrificar la vida por una ideologa;pero tampoco creemos, y eso debequedar claro, en las guerras conintereses particulares, ni en laimposicin de un gobierno sobre unpueblo que no lo ha elegido (cosaque demuestra nuestro rechazotanto a Hussein como a quienpretenda poner en el poder elgobierno de EEUU sin consultar alpueblo). No creemos en la defensadel Estado, sea dicho de paso, quequienes gobiernan o representan a

    ese estado jams estn en el campo de batalla y en sulugar mandan a civiles a morir y/o matar.

    SOBRE LA IRRACIONAL DECENCIADE ALGUNOS

    No puedo dejar pasar en esta oportunidad uncomentario suyo con respecto a los venezolanosdecentes entre los que se inclua a usted mismo. Diceusted que los venezolanos decentes son esos militaresque siguen en los cuarteles defendiendo a la patria, losmilitares que estn en Altamira, la sociedad civil quese ha manifestado contra Chvez, la gente del petrleo,la gente de la Marina Mercante, y un largo etc., llenosolamente con gente de la oposicin. Me gustarahacerle unas cuantas preguntas al respecto: qu pasacon aquellos que siendo chavistas son buenosciudadanos y enrgicos trabajadores? No son decentesellos tambin?, En qu lote entramos los cratas,esos que a pesar de rechazar enrgicamente al gobiernode Chvez rechazamos con la misma fuerza el papelde la Coordinadora y el bloque democrtico?, Esosque eran criticados por los periodistas y acusados decorrupcin y que formaban parte del gobierno deChvez, y que ahora al lado de la oposicin se ganaronla decencia de la noche a la maana? Son decentesaquellos que todas las noches le decan al pueblo queChvez se iba al da siguiente y que los alentaban asacrificar sus empleos, sus empresas o negocios por lademocracia, y ahora huyen al extranjero (los quepueden)? No le parece a usted ese un llamado tanirresponsable como el que hace el presidente a sus

    seguidores de andar desnudos, descalzos ycon hambre por la revolucin? Desde hace

    tiempo haba visto con muchsimoagrado las crticas que le haca ala Coordinadora Democrtica, losllamados que le hacia a la gente

    para rechazar a aquellosquienes quisieran imponernosel pasado cuando Chvez se

    fuera, sus comentarios sobre lasfallas de la oposicin y sobre aquellosoportunistas que queranaprovechar la lucha de la gente parasubir ellos al poder. Pero lamen-

    tablemente he visto en las ltimassemanas que usted se ha

    r a d i c a l i z a d o

    increblementehasta llegar a unpunto de irra-

    c i o n a l i d a dsemejante al de los

    ms verbalmente sal-vajes personeros del

    gobierno.Le puedo asegurar

    que a m y a muchsimos msde los que nos manifestamos

    contra esta guerra, nos horrorizaigual o ms que a usted ver como

    un nio da gritos de guerra para vitoreara un dictador, en nombre de unarevolucin, o de la contra...

    carta abierta a orlando urdaneta

    sin ejrcitos no habra guerras >

    El 15 de febrero pasado, antes de comenzadala invasin a Irak, en todo el mundo se realizaronacciones de protesta. En Caracas tresconcentraciones distintas mostraron su malestarcon la escalada blica. Utopa, Aporrea, el FBL yotros grupos marcharon desde la Plaza Moreloshasta el Hotel Meli Caracas. La Red de la Callerealiz una caravana cultural por buena partede la ciudad. Por ltimo, Amigransa, La Red deApoyo por la Justicia y la Paz, punksy anarquistas realizamos el evento Palabras ycolores contra la Guerra, concentrndonos enla Plaza de los Museos, para pintar manos ymensajes, repartir volantes y luego salirmarchando hasta la Plaza Benito Jurez.

    Leonardo Montes

    Ha dejado muchsimo que deseaactitud de los dos bandos localespugna con relacin a la Guerra en IrPor el lado de la llamada Coordinad

    Democrtica, ha existido un silencmplice (cuando no gestos de apbacin) sobre la masacre que las fuer encabezadas por Estados Unrealizan en territorio iraqu. En razonamiento poltico sumameprimitivo, interpretan que cualqudisidencia con la actitud de EstaUnidos y sus aliados es sinnimochavismo. Quienes desde hace un aclaman por el respeto a los Derec Humanos en el pas, la paz ytolerancia, aplauden la lluvia de bomcontra el pueblo iraqu. Casi pudileerse de sus labios: paz en Venezueguerra en Irak.

    Del lado de los personeros chavismo han sido tmidas las acciode reprobacin al conflicto. Mientrastoda Latinoa-mrica, con mucprecariedad incluso, se han convocadmarchas nacionales en repudio a

    escalada belicista, en Venezuelapresidente se pronuncia UNA SEMAdespus de haberse iniciado la invasiTras su xtasis retrico al respecto en programa dominical, diez minudespus anuncia estrepitosamentecombate del ejrcito venezolano irregulares colombianos que nun existi. Un combate pico de nuest soldados, profundamente descritocual reiteraba que Venezuela tambluchaba contra el terrorismo. discurso complaciente para inversionistas del norte?

    Es cierto que afectos al oficialishan motorizado movilizaciones repudio pero nunca con la contundende un bando que tiene el poder del Estacon el cual (hay que recordarlo?), hrealizado multitudinarias maniftaciones por otros motivos. Quizs, ensubida de los precios del petrleo lo

    se encuentre alguna respuesta. Con autonoma hipotecada, esto puede serbotn de lo que se ha avanzado enconstruccin de las redes sociales. contraparte al anterior, chavistas asisa las convocatorias con consigna fotografas en donde mitifican atirano de la talla de Saddam Hussesin comentar demasiado a un pacifismque reprueba el militarismo del No pero aplaude a rabiar el de la ETAFARC y, por supuesto, el de los Hde Puente Llaguno. Se lee entre labGuerra en Venezuela, Paz en Irak.

    Es lamentable que los sectouniversitarios, FCU por ejemplo, beligerantes en otra poca, ahora digtan poco sobre la guerra. En Venezulas muestras evidentes del rechazo aguerra son escuetas en comparacinotras latitudes latinoamericanas.

    partes de guerra>

    no

    a

    la

    guerra

    8

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    9/16

    AUTOGESTION

    el patronte necesita

    tu no necesitasal patron

    :: por un primero de mayo combativo > en recuerdo de los mrtires de chicago > fotocopia y difunde ::

    niestado

    nipatrn:autogestin>dibujoraulfigue

    ira>www.nodo50.org/ellibertario

    .

    ..

  • 8/9/2019 El Libertario 32

    10/16

    ELLIBERTARIO

    PEDRO KROPOTKIN(Extracto)

    Como el dinero no brota solo en lascajas del Estado, sino que cada monedade oro representa la pesada labor deun obrero, resulta de aqu, que todoslos aos, el producto de millones de

    jornadas de trabajo es empleado en elmantenimiento de las prisiones. Peroquin, prescindiendo de algunosfilntropos y dos o tres administradores,se ocupa en la actualidad de losresultados que se van obteniendo? Detodo se habla en la prensa, que, sin em-bargo, casi nunca se ocupa en nada que alas prisiones se refiera. Si alguna vez sehabla de ellas, no es sino a consecuenciade revelaciones ms o menos escandalosas. En tales casos, por espaciode quince das se grita contra la administracin, se piden nuevas leyesque vayan a aumentar el nmero, nada bajo, de las vigentes, y pasadoaquel tiempo, todo queda igual, si no cambia y se hace peor.

    En cuanto a la actitud regular de la sociedad y de la prensarespecto a los detenidos, no pasa de la ms completa indiferencia: contal de que tengan pan que comer, agua para beber y trabajo, muchotrabajo, todo va bien. Indiferencia completa, cuando no odio.

    Si tomamos en consideracin las varias influencias de la prisin sobreel prisionero, debemos convenir en que, una a una, y todas juntas lomismo, obran de manera que cada vez tornan menos propio para la vida ensociedad al hombre que ha estado algn tiempo detenido. Por otra parte,ninguna de estas influencias obra en el sentido de educar las facultadesintelectuales y morales del hombre, d