Click here to load reader

Grupo 9: Tercerización y subcontratación laboral: sus ... · bien la discusión estará enmarcada en la tercerización, el acento estará puesto en las distintas modalidades de

  • View
    219

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Grupo 9: Tercerización y subcontratación laboral: sus ... · bien la discusión estará enmarcada...

  • 1

    Grupo 9: Tercerizacin y subcontratacin laboral: sus efectos sobre los procesos productivos, el empleo y las relaciones laboral

    Movilidad laboral de los trabajadores con contratos eventuales: mecanismo de insercin en empleo regulares o regularizacin de la inestabilidad laboral? 1 David Trajtemberg [email protected] Hernn Varela [email protected] MTEySS

    1. Introduccin

    En la posguerra emerge como forma contractual central la figura del contrato por

    tiempo indeterminado, de carcter continuo sin plazo de finalizacin de la relacin

    laboral, brindando estabilidad al asalariado. Bajo esta figura el trabajador en relacin de

    dependencia acceda a las prestaciones brindadas por la seguridad social (jubilacin,

    seguro mdico, etc.), a la proteccin frente al despido arbitrario y al amparo provisto

    por las organizaciones sindicales. Aunque esta fue la forma predominante de insercin

    laboral del empleo asalariado, en simultneo convivi con otras modalidades de

    contratacin, menos usuales y de menor estabilidad, construidas sobre la base de tres

    factores: i) circunstancias excepcionales en la produccin; ii) la estacionalidad de la

    produccin en determinadas ramas de actividad; iii) los ciclos productivos que

    reconocen fechas precisas de finalizacin.

    El deterioro de las condiciones laborales, en especial durante los noventa, promovi

    la proliferacin de contratos laborales precarios, de naturaleza distinta al contrato de

    1 Documento elaborado por Trajtemberg, D. y Varela, H. de la Subsecretaria de

    Programacin Tcnica y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

  • 2

    trabajo de tiempo indeterminado. Sin embargo, pese a la creciente importancia de los

    estudios de flujos laborales, son escasos los aportes de la literatura econmica sobre las

    transiciones laborales de trabajadores con contratos laborales con distinto grado de

    formalidad, y resultan prcticamente inexistentes para Argentina los estudios que

    reflejen la movilidad laboral de los trabajadores eventuales.

    Es por esto que en este artculo nos proponemos como objetivo realizar un

    acercamiento al estado actual de los trabajadores contratados por intermedio de

    empresas de servicios eventuales en la Argentina y estimar cul es la probabilidad de

    insercin laboral de los empleados eventuales en empleos registrados estables en

    Argentina durante el perodo comprendido entre 2008 y 2011. El contexto en el que se

    desarrolla la investigacin es de particular relevancia porque la dinmica del empleo

    desde 2003 refleja una recuperacin del empleo asalariado registrado, con apertura de

    nuevas oportunidades de empleo y una reduccin significativa del desempleo. Segn la

    cmara empresaria que nuclea a las agencias de empleo intermediarias de la

    contratacin (FAETT), la demanda de empleo eventual prcticamente se duplica entre

    2003 y 2011, es decir, que la ampliacin del tamao del mercado refuerza la incidencia

    del empleo eventual en la economa.

    El artculo presentado se estructura de la siguiente manera. En primer lugar, se

    describen los cambios acontecidos en los contratos que regulan la relacin laboral y se

    realiza un acercamiento conceptual al trabajo eventual, tanto el marco histrico como

    jurdico legal para este tipo de contrataciones. Ms adelante, se presentan los

    antecedentes acadmicos en lo que refiere a la subcontratacin y a las empresas de

    servicios eventuales y en materia de movilidad laboral, a partir de los cuales aprecia la

    inexistencia de estudios que releven la situacin del trabajador eventual. Seguidamente,

    se mostraran los resultados obtenidos en cuanto a los flujos laborales, tanto de las

    transiciones de corto plazo como las de largo plazo. Y por ltimo, se ponen de

    manifiesto algunas conclusiones preliminares que se derivan de los resultados

    encontrados.

  • 3

    2. Un acercamiento conceptual a la subcontratacin y al contrato por intermedio de empresas de servicios eventuales

    La subcontratacin ha venido complejizando esta relacin clsica entre

    trabajadores y empresarios en el mundo del trabajo a partir de las modificaciones que se

    fueron dando en la organizacin del trabajo en los ltimos 50 aos. La misma ha

    tomado la forma de relaciones entre empresas que, desde su punto de vista, pretenden

    optimizar su produccin y mejorar su competitividad en el mercado, donde tiene lugar

    la subcontratacin tanto de bienes y servicios como de trabajadores. En este caso, si

    bien la discusin estar enmarcada en la tercerizacin, el acento estar puesto en las

    distintas modalidades de subcontratacin para ubicar al empleo por intermedio de

    empresas de servicios eventuales en un mapa conceptual ms general.

    Se partir aqu de dos dimensiones para pensar esta modalidad de contratacin. En

    primer lugar, tomando la propuesta de Palomino (2004), tenemos una primera

    dimensin contractual, donde se ubica al trabajador que est obligado a vender su

    fuerza de trabajo a cambio de un salario. Esta situacin se da en el marco de una

    relacin de poder asimtrica.

    En segundo lugar, se considera una dimensin organizativa desde donde se

    aborda la problemtica de quin dirige y organiza el proceso de trabajo, lo que es un

    eje central para analizar a los trabajadores de empresas de servicios eventuales2. En la

    dimensin de la organizacin del trabajo, el trabajador entonces se subordina a su

    empleador: acepta que su labor sea orientada, dirigida y supervisada por ste o por

    quien funcione en la organizacin como su representante -jefe, gerente, supervisor-.

    Pero, quin es en este caso ese empleador en el caso de los trabajadores contratados

    por intermedio de empresas eventuales?

    La primera definicin que hay que hacer es que aqu en principio se est tratando

    con tres actores: una empresa usuaria (que se beneficia de la subcontratacin), una

    empresa subcontratista (proveedora) y un trabajador. Este esquema abstracto se 2 Por su parte, Bueno Rodrguez y Dean (2011) analizan esta problemtica desde el punto

    de vista de la cadena de mando que impacta en el trabajador y su actividad laboral.

  • 4

    enriquece con distintas modalidades donde tiene lugar la subcontratacin. Existen aqu

    una serie de debates en la bibliografa en este sentido, por ejemplo con respecto a las

    actividades que pueden ser tercerizadas, si la misma es externa o interna, sobre la

    fragmentacin del colectivo de trabajadores, la necesidad de mayor eficiencia por parte

    de las empresas, entre otros (Rodrguez Bueno et al.; Esponda; Palomino).

    Para el acercamiento a los trabajadores de empresas de servicios eventuales nos

    acercaremos entonces a partir de la dependencia econmica y la dependencia jurdica de

    los trabajadores bajo esta modalidad de contratacin (Palomino, 2004). La primera

    nocin involucra la figura de ese trabajador cuyo medio nico de ingreso es la

    posibilidad de vender su fuerza de trabajo. En este plano la relacin de dependencia se

    refleja en un contrato que estipula la venta de fuerza de trabajo por un salario, que

    puede asumir mltiples formas. La segunda nocin alude a la dependencia jurdica, esto

    es al hecho de trabajar bajo las rdenes de otro. En este plano la dependencia involucra

    una dimensin organizativa en la realizacin del trabajo, en el curso del cual el

    trabajador asalariado se coloca bajo la direccin y supervisin del empleador.

    Para los trabajadores, el caso de las empresas de servicios eventuales es ms

    complejo porque mantiene en el tiempo una relacin triangular donde intervienen

    adems de la empresa de servicios eventuales, la empresa usuaria que contrata sus

    servicios.

    Entonces, en primer lugar, en este caso se escinde algo que en el clsico empleo por

    tiempo indeterminado se encontraba unido: por un lado, el contrato laboral que se hace

    entre la empresa y el trabajador y, por el otro, la facultad de organizar el trabajo que est

    bajo la rbita de la empresa usuaria aunque no medie directamente con el trabajador

    ningn contrato. Esto es lo que analizan Bueno Rodrguez y Dean cuando definen que

    la externalizacin permite justamente externalizar (y delegar) riesgos empresariales y

    con ello las responsabilidades de orden laboral y aumentar la propia competitividad en

    el escenario global gracias a la especializacin y a la flexibilidad productivas y

    organizacionales. Estos autores, definen a la subcontratacin como la relacin de

    orden comercial, civil o laboral que se produce cuando existe externalizacin, tomando

    a las modalidades de contratacin desde diferentes ngulos como ser el grado de

  • 5

    cercana al core business de la empresa, el tiempo de duracin o grado de

    dependencia, entre otros.

    Otra manera de abordar esta temtica para estos autores es a partir de la distincin

    entre la subcontratacin externa, donde coinciden el patrn real y el patrn formal, y la

    subcontratacin interna, cuya modalidad ms frecuente es la de las empresas de

    suministro de personal. En este caso, el trabajador est contratado por una empresa de

    servicios eventuales pero se encuentra en la esfera de influencia de la empresa usuaria,

    recibe rdenes y la forma de organizacin del trabajo est determinada por ella. De esta

    manera, tiende a abrirse una brecha entre el patrn real y el patrn formal.

    El caso de la contratacin por intermedio de empresas de servicios eventuales es un

    caso recurrente de subcontratacin interna. En este caso, existen tres tipos de relacin:

    la comercial o civil entre beneficiario y subcontratista; la laboral entre subcontratista y

    trabajador; y la relacin, tambin laboral, existente entre beneficiario y trabajador. De

    stas, slo dos de las relaciones son formales, mientras en el tercer caso la relacin

    queda indefinida, abriendo un espacio o zona gris de incertidumbre para el trabajador,

    quien, aun manteniendo una relacin formal con el empleador (subcontratista de la

    empresa beneficiaria) que lo contrata, realiza sus actividades bajo la supervisin y las

    rdenes de la empresa beneficiaria.

    El trabajador entonces se encuentra frente a un doble (o mltiple) empleador. ste

    es lo que algunos autores llaman patrn bicfalo. En este caso, entonces, la cadena de

    mando es doble, pues el trabajador recibe indicaciones de su empleador formal (la

    subcontratista) pero, en su actividad laboral cotidiana, recibe tambin rdenes directas

    del beneficiario. (Bueno Rodrguez y Dean, 2011).

    En sntesis, puede afirmarse que el contrato eventual muestra un quiebre en la

    lgica del contrato por tiempo indeterminado entre la dependencia jurdica y la

    organizativa fragmentando al colectivo de trabajadores e instaurando zonas grises en lo

    que hace a las garantas de aplicacin del derecho del trabajo.

  • 6

    3. Perspectiva histrica y marco jurdico/legal del contrato eventual

    En Argentina, el contrato de trabajo por tiempo indeterminado fue objeto de fuertes

    debates en la etapa siguiente a la de la Industrializacin Sustitutiva de Importaciones

    (ISI) con motivo del avance neoliberal y del impulso asignado a las polticas orientadas

    al mercado. La justificacin terica de quienes cuestionaban el marco legal laboral

    preexistente encontraba sustento en la supuesta rigidez que impone un contrato de

    trabajo por tiempo indeterminado porque, se sostena, limita la necesidad de flexibilidad

    que demanda un empleador en una economa globalizada para contratar y despedir

    libremente a la fuerza de trabajo en funcin de las necesidades productivas.

    El primer quiebre de la centralidad del contrato por tiempo indeterminado se

    produce con la ltima dictadura militar cuando comenz a cristalizarse en el marco legal

    de las relaciones de trabajo una relacin de fuerzas ms favorable al capital. La reforma

    de la Ley de Contrato de Trabajo de 1976 estimul la contratacin a travs de empresas

    de trabajo eventual al suprimir las obligaciones que tena la empresa usuaria con

    respecto al trabajador contratado3. Adems, esto permiti evadir con facilidad los

    requisitos de eventualidad objetiva exigidos por los contratos directos como el contrato

    de temporada, el contrato a plazo fijo y el contrato eventual (Marshall, 1990).

    Durante la dcada del noventa, se promulgaron leyes y marcos regulatorios que

    fueron el sustento de la avanzada ideolgica que permiti reducir cada vez ms los

    costos laborales para las empresas, afectando materias tan diferentes como riesgos de

    trabajo, creacin de modalidades de contratacin ms flexibles, o disminucin de las

    contribuciones patronales a la seguridad social (Perelman, 2001).

    3 El artculo 10 de la ley 13.591, que prohbe el funcionamiento con fines de lucro de las

    agencias privadas de ese tipo, ha sido desafiado en primer trmino por la reforma de facto de la ley de contrato de trabajo 20.744, llevada a cabo en 1976, por la norma estatal 21.297, del artculo 29 (t.o. D. 390/1976), que regulando la solidaridad, introdujo solapadamente la autorizacin para el funcionamiento de las agencias de servicios eventuales. Se cre as, por va excepcional un nicho de legitimacin de la colocacin lucrativa, en funcin de contratos eventuales de trabajo. La excepcin a favor de las agencias llamadas de servicios eventuales ha terminado por ser considerada razonable y constitucionalmente legtima, y la reforma de facto termin siendo legitimada posteriormente por legislacin de iure (Cornaglia, 2010).

  • 7

    Desde principios de la dcada del noventa, se fueron eliminando en las modalidades

    de contratacin las restricciones para la utilizacin de trabajadores temporarios en

    puestos permanentes por medio de la aprobacin de las modalidades promovidas de

    contratacin. Fue la Ley de Empleo (Ley 24.013, de 1991) la que estableci distintas

    modalidades promovidas que para su utilizacin se deban aprobar por convenio

    colectivo4. No obstante, vale aclarar que esta ley no reconoca entre las modalidades

    promovidas a los empleos por temporada y eventuales, los cuales fueron objeto de una

    nueva regulacin. En este sentido, la propia Ley 24.013, declara al contrato eventual

    una modalidad no promovida de contratacin (no requiere la habilitacin del convenio

    colectivo respectivo) y establece que el empleador que ocupe personal eventual deber

    ser solidariamente responsable con la empresa de servicios eventuales por todas sus

    obligaciones laborales.

    En 1998, con la sancin de la Ley 25.013, se retrocedi en varias de las

    innovaciones jurdicas flexibilizadoras que de todas maneras se retomaron con la

    contrarreforma del ao 2000. No obstante, la Ley 25.877 de 2004 elimin los aspectos

    ms regresivos de las leyes de los 90, reducindose nuevamente el perodo de prueba a

    tres meses y derogando otros aspectos como que los convenios de mbito menor

    prevalezcan sobre los de mbito mayor y la eliminacin del principio de ultractividad.

    La Ley 24.013 habilita a las empresas a contratar trabajadores con carcter

    eventual para cumplir con exigencias extraordinarias y transitorias originadas en el

    proceso productivo. A diferencia de un contrato a plazo fijo, en el contrato eventual no

    se puede precisar un perodo de contratacin porque es dificultoso, cuando no

    imposible, determinar con anticipacin el momento de la finalizacin de los motivos

    que habilitaron la contratacin. El trabajador eventual puede ser contratado en forma

    directa por la empresa usuaria o sta puede recurrir a una intermediaria para conseguir

    un trabajador con la calificacin y la experiencia requerida, pero el contrato se

    establecer entre el trabajador y la empresa donde presta servicios, sin intermediacin 4 Entre ellas se incluyen los contratos por tiempo determinado como medida de fomento

    del empleo, por lanzamiento de nueva actividad, de prctica laboral para jvenes y de trabajo-formacin los cuales no podran superar el 30% del plantel de los establecimientos con ms de 25 dependientes permanentes.

  • 8

    alguna. Por el contrario, cuando una empresa contrata un trabajador por intermedio de

    una agencia de servicios eventuales se generan tres tipos de relaciones: i) una relacin

    comercial entre la agencia y la empresa usuaria; ii) una relacin laboral entre el

    trabajador y la agencia; y iii) una relacin laboral entre la empresa usuaria y el

    trabajador mediada por la agencia.

    El contrato de trabajo eventual que tenga por objeto prever exigencias

    extraordinarias del mercado no podr exceder de seis meses por ao y hasta un mximo

    de un ao en un perodo de tres aos, mientras que la legislacin no prev ningn plazo

    mximo para el caso de los trabajadores de las empresas de servicios eventuales. La ley

    dispone adems que en las empresas que hayan producido suspensiones o despidos de

    trabajadores por falta o disminucin de trabajo durante los seis meses anteriores, no

    podrn ejercer el contrato eventual para reemplazar al personal afectado por esas

    medidas. Esto aclaracin no est presente en la legislacin correspondiente a las

    empresas de servicios eventuales.

    En el caso de las empresas de servicios eventuales el Ministerio de Trabajo, Empleo

    y Seguridad Social acta como autoridad de aplicacin en la materia. Ante este

    organismo, las empresas de servicios eventuales debern gestionar la habilitacin para

    funcionar, para lo que se necesita contar como mnimo con un capital social inicial

    equivalente a 100 sueldos bsicos mensuales del personal administrativo, categora A,

    del Convenio Colectivo de Trabajo de Comercio (CCT N 130/75), entre otros

    requisitos que exige la normativa. Segn los registros del Ministerio de Trabajo,

    Empleo y Seguridad a la fecha existen poco ms de 80 empresas de servicios eventuales

    habilitadas para operar.

    El funcionamiento de las empresas de servicios eventuales se encuentra regulado

    por el Decreto N 1694/2006, que a su vez deroga los anteriores Decretos N 342/1992

    y N 951/1999. Esta regulacin reglamenta el funcionamiento de las empresas de

    servicios eventuales y determina de manera exhaustiva los casos que habilitan a las

    empresas a contratar trabajadores por intermedio de empresas de servicios eventuales:

    i. Ante la ausencia de un trabajador permanente durante ese perodo.

    ii. En caso de licencias o suspensiones legales o convencionales.

  • 9

    iii. Cuando se tratase de un incremento en la actividad de la empresa.

    iv. Cuando deba organizar o participar en congresos, conferencias, ferias,

    exposiciones o programaciones.

    v. Cuando se requiera la ejecucin inaplazable de un trabajo para prevenir

    accidentes, por medidas de seguridad urgente o para reparar equipos del

    establecimiento, instalaciones o edificios que hagan peligrar a los trabajadores o a

    terceros.

    vi. En general, cuando por necesidades extraordinarias o transitorias deban

    cumplirse tareas ajenas al giro normal y habitual de la empresa usuaria.

    Los trabajadores contratados a travs de una empresa de servicios eventuales

    estarn regidos por el convenio colectivo de trabajo aplicable a los restantes asalariados

    del establecimiento o institucin que lo contrate. Por lo tanto, le corresponden los

    mismos derechos (salario, jornada laboral, descansos, licencias, etc.) que a los restantes

    trabajadores de la institucin que trabajen bajo otras modalidades contractuales. La

    empresa usuaria, por su parte, es responsable del cumplimiento de las obligaciones

    laborales y de retener de los pagos que realice a la empresa de servicios eventuales los

    aportes y contribuciones destinados a financiar los distintos subsistemas de la seguridad

    social.

    Se dispone adems que los trabajadores bajo esta modalidad de contratacin no

    puedan ser suspendidos ms de 45 das corridos o 90 das alternados por ao calendario,

    a los que se les podr otorgar un nuevo destino en otra actividad. El mismo representa,

    de todas formas, una mejora con respecto al decreto anterior de 1992 en el que se

    estableca que los plazos de interrupcin podan llegar hasta 60 das corridos o 120 das

    alternados en un ao.

    El decreto reglamentario, a su vez, determina que la empresa que contrate empleo

    eventual deber respetar una proporcin razonable y justificada de trabajadores

    eventuales en relacin con el nmero de trabajadores permanentes de la empresa

    usuaria, como as tambin una extensin temporal adecuada con los servicios

    eventuales a brindar

  • 10

    La reglamentacin no establece de manera taxativa cul es el tiempo mximo en el

    que un trabajador podra estar contratado bajo la modalidad de contrato eventual y a lo

    sumo se limita a enunciar de una manera laxa que los tiempos de contratacin deberan

    ser razonables o traslada la responsabilidad a los actores sociales para que lo determinen

    a travs de la negociacin colectiva. Slo se establece que cuando la contratacin tenga

    por objeto atender exigencias extraordinarias del mercado, el contrato no se podr

    extender ms de seis meses en un ao o de un ao en un perodo de tres aos (art. 72 de

    la Ley 24.013).

    En el apartado siguiente, se presentarn los datos obtenidos para los trabajadores

    empleados por intermedio de agencias de servicios eventuales y sus trayectorias en el

    corto y largo plazo en la perspectiva de conocer las probabilidades de estos trabajadores

    de conseguir empleos menos precarios.

    4. Antecedentes de los estudios sobre movilidad laboral

    Hasta la dcada del ochenta los estudios sobre el mercado de trabajo estuvieron

    enfocados en la investigacin del stock de empleo y desempleo, posiblemente agrupado

    en categoras, y a lo sumo relevando la evolucin de estas grandes categoras en el

    tiempo, es decir, considerando la situacin ocupacional de un individuo en un momento

    pero sin considerar los cambios de categora de este mismo individuo en el tiempo. La

    produccin de nuevas fuentes de informacin del mercado de trabajo, en la forma de

    encuestas como de registros administrativos con periodicidad continua, facilit la tarea

    para que se realizaran hacia comienzos de los noventa los primeros estudios sobre

    movilidad laboral. Los estudios de flujos laborales, a diferencia de los de stock,

    persiguen como objetivo conocer diversos aspectos de las trayectorias laborales de

    individuos, que forman parte de una poblacin determinada, entre dos momentos del

    tiempo (entre t y t+1).

    El lugar en el que se intercambia la fuerza de trabajo, el mercado laboral, est

    permanentemente en movimiento. Aunque no se registren variaciones en el stock de

    empleo (el nmero de trabajadores) de una empresa o de una rama de actividad, es

  • 11

    probable que se registren altas y bajas, tanto voluntarias como no voluntarias. Por

    ejemplo, las empresas despiden trabajadores porque no cumplen con las expectativas

    que dieron origen a su contratacin y lo reemplazan por otro trabajador. Asimismo, un

    trabajador puede conseguir una mejor oferta salarial y decide dejar la empresa en la que

    presta servicios, en cuyo caso lo ms probable es que esta firma lo reemplace por un

    nuevo trabajador buscndolo en el mercado externo de trabajo. Incluso se puede

    producir movilidad intra-firma cuando en una empresa un trabajador es promovido a

    una categora de mayor jerarqua en la que se le paga un salario ms alto. Como se

    puede apreciar con estos pocos ejemplos5, son varias las situaciones y los motivos que

    dan origen a la movilidad laboral.

    En la literatura especializada, son numerosas las investigaciones sobre trayectorias

    laborales del mercado de trabajo. Principalmente enfatizan los causas o factores que

    inciden sobre la posibilidad que presenta un individuo de migrar de situacin

    ocupacional, considerando el contexto econmico y social en el que se produce la

    movilidad. Reconocemos tres tipos de estudios:

    En primer lugar, los estudios que utilizando las encuestas a hogares relevan las

    trayectorias laborales de la poblacin en dos perodos consecutivos entre los tres

    principales estados laborales del mercado de trabajo: empleo, desempleo e inactividad

    (Maurizio, 2009; Paz, 2003). Este tipo de estudios capta claramente los cambios de

    estado ocupacional entre los dos momentos analizados, pero muestra ms dificultades

    para relevar las transiciones al interior de la ocupacin6.

    Maurizio (2009), que analiza las transiciones laborales en el GBA, encuentra que

    aumenta la inestabilidad ocupacional durante los noventa, en particular en los

    5 Se podran enumerar muchas ms situaciones que dan origen a una intensa movilidad

    del mercado de trabajo, como despidos arbitrarios, perodos de crecimiento y retraccin de la demanda de las empresas, pero dicha descripcin excedera el objetivo de este artculo.

    6 La dificultad deriva de la propia fuente de informacin que al tener como unidad de anlisis al hogar slo capta de forma aproximada los cambios de empleo de un individuo que contina ocupado entre dos observaciones. Menos an ayuda para comprender los cambios acontecidos en la modalidad de contratacin de trabajadores que ingresan a las empresas a travs de otras intermediarias en el mercado de trabajo.

  • 12

    individuos con bajo nivel educativo7. Por su parte, para Paz (2003)8 son las mujeres,

    jvenes y no jefes de hogar son los grupos laborales que estn expuestos a una mayor

    movilidad laboral; y deduce un importante aumento del flujo desde la ocupacin hacia

    el desempleo sumado a una fuerte persistencia en el desempleo.

    En segundo lugar, otros autores procuran dimensionar la probabilidad de transicin

    desde una modalidad de empleo precaria hacia otro estado de empleo regular o de

    mayor estabilidad (Alba Ramrez, 1998; Ballesteros y del Rosal, 2010; Caparrs y

    Navarro, 2007; Garca y Rebollo, 2007). Este tipo de estudios cobr relevancia en

    Espaa donde se estima que la contratacin temporal alcanz a un tercio de la fuerza de

    trabajo y, en este sentido, las investigaciones plantearon como pregunta central cul es

    la probabilidad de insercin laboral de estos asalariados en empleos regulares o

    permanentes.

    Caparrs y Navarro (2007) constatando que el empleo temporal en Espaa triplica

    los niveles de la Unin Europea observan, desde una perspectiva cuantitativa, la

    incidencia de las caractersticas personales y del puesto de trabajo en las transiciones

    laborales de los trabajadores temporales9. Por su parte, Garca y Rebollo (2007) se

    concentran en el empleo temporal contratado a travs de la intermediacin de una

    Empresas de Empleo Temporal (EET), modalidad que los autores estiman que alcanza

    al 13% del empleo temporal. Estas EET, como las Empresas de Servicios Eventuales en

    7 En este artculo, se concluye que los ocupados no asalariados y los asalariados no

    registrados presentan mayores probabilidades de salida hacia otro puesto asalariado no registrado, hacia el empleo precario por cuenta propia o hacia el desempleo. La baja tasa de creacin del empleo del perodo y la prcticamente inexistencia de una poltica extensiva de transferencias monetarias resultaron agravantes para la situacin ocupacional de los excluidos del sistema formal de empleo asalariado.

    8 Con datos de la EPH de los principales aglomerados del pas construye ocho paneles en el perodo 1997-2002.

    9 La educacin, como en los estudios del primer grupo, tambin aparece como un factor relevante para entender las transiciones laborales del empleo temporal (un bajo nivel educativo dificulta la insercin en empleos estables), lo mismo que la rama de actividad (construccin y empleo rural muestra menores probabilidades de salir del empleo temporal en el caso de los hombres, al igual que para las mujeres empleadas en el sector turismo y los servicios sociales).

  • 13

    Argentina, son intermediarias entre las empresas que demandan este empleo y los

    trabajadores que ofrecen su capacidad de trabajo10.

    En tercer lugar, los estudios que analizan los cambios en el patrn de movilidad

    laboral durante las fases ascendentes y descendentes del ciclo econmico (Castillo, Rojo

    y Yoguel, 2005; Maurizio, 2009). En pocas de crisis y de aumento del desempleo los

    investigadores estiman la magnitud de las transiciones desde el empleo al desempleo y

    desde el empleo formal al empleo informal o precario, como estrategia de escape frente

    al desempleo. En tanto que durante las fases de crecimiento de la economa el foco de

    inters principal se centra en el estudio de los flujos en sentido inverso, es decir, hacia el

    empleo formal.

    Castillo, Rojo y Yoguel (2005) analizan las transiciones de los asalariados

    registrados en el sector privado en dos contextos econmicos muy diferentes entre 1996

    y 2004, destacando la elevada movilidad laboral del mercado de trabajo argentino (el

    29% de los asalariados en algn momento entraron o salieron del segmento ms formal

    del mercado de trabajo)11. Para otro universo de trabajadores, Maurizio (2009) analiza

    los cambios en el patrn de movilidad en el mercado de trabajo identificando tres sub-

    perodos (1991-1994, 1995-1998 y 1999-2002). Si bien encuentra que aumenta la

    movilidad laboral en el perodo, la parte ms importante de este incremento se concentra

    en la primera etapa del perodo analizado (1991-94)12, cuando se implementaron

    cambios estructurales afectando la economa.

    10 En uno de los puntos de la investigacin, empleando los registros administrativos de la

    seguridad social como informacin de base, deducen que las ETT son importantes para explicar la cada de la duracin media del desempleo, pero no aporta ninguna ventaja para conseguir estabilidad en el empleo. Es decir, los trabajadores vinculados con una ETT tienen una menor duracin en el desempleo, pero para evitar el desempleo tienen que pagar la penalidad de encadenar contratos temporales.

    11 Primero, en el perodo que transcurre entre 1996 y 2001, encuentran que el aumento de la participacin de los servicios en el empleo no se produjo con el desplazamiento hacia aquel sector de los trabajadores de la industria. Segundo, la mayora de los trabajadores que engrosaron las dotaciones de las empresas producto del crecimiento de la economa desde 2003 no tenan experiencia previa en empleos asalariados registrados en la seguridad social.

    12 En efecto, la inestabilidad ocupacional aument en relacin con los primeros aos de la dcada del noventa, pero en las siguientes dos etapas no se verifican diferencias significativas.

  • 14

    Un caso especfico de estos estudios es el de Cardoso et al. (2001) que analiza las

    reestructuraciones productivas en las industrias automotriz y qumica y petroqumica en

    Brasil en donde los obreros despedidos no slo pierden los empleos, sino que acaban

    dilapidndose las habilidades y calificaciones de contingentes enteros de trabajadores al

    dificultarse el acceso al empleo trabajo registrado despus del despido, en particular en

    el caso de los operarios. Con esto, los autores terminan poniendo en cuestin la

    inexistencia de mercados de trabajo secundarios externos en estos sectores.

    En sntesis, la variedad de estudios relativos a la movilidad laboral, tanto en el

    contexto nacional como internacional, realizados a partir de la dcada del 90 refleja

    como la atencin de los investigadores se ha posado sobre este tema. Gran parte de estos

    estudios fueron dinamizados por el deterioro de las condiciones del mercado de trabajo

    (por ejemplo, en Argentina durante los noventa, y en Europa en los ltimos aos) y, en

    este contexto, las transiciones laborales implicaron mayormente una movilidad

    descendente del trabajador, en especial, para aquellos colectivos ms vulnerables de la

    poblacin.

    Si bien son varias las investigaciones que tienen como objetivo conocer la

    probabilidad de insercin de los trabajadores precarios o inestables en empleos

    regulares o registrados, resulta un campo prcticamente inexplorado el estudio de la

    insercin ocupacional de los empleados eventuales. La investigacin encarada en este

    artculo incorpora dos innovaciones con respecto al estado del arte existente: a) primero,

    introduce el empleo eventual como unidad principal de anlisis; b) y segundo, fusiona

    dos fuentes de datos para mejorar la calidad de la informacin (las que sern

    presentadas en el siguiente captulo).

  • 15

    5. Evolucin del empleo eventual en el perodo 2008-201113

    5.1. Empresas y trabajadores con contrato eventual

    La evolucin de los trabajadores en relacin de dependencia con contrato eventual

    estuvo oscilando entre 63.457 y 129.613 por bimestre en el perodo comprendido entre

    2008 y 2011. En el trmino de un ao son ms de 200 mil los trabajadores que son

    contratados al menos una vez a travs de una empresa de servicios eventuales: en 2009

    fueron 202 mil, en 2010 alcanzaron los 210 mil y en 2011 subieron hasta los 239 mil.

    13 Los datos con los que se trabaja en el artculo fueron construidos a partir de dos

    registros administrativos diferentes con la intencin de complementar y mejorar la informacin presentada a los fines de esta investigacin. Estas son el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y el registro de empleo eventual (que lleva a cabo el Ministerio de Trabajo en base al Decreto 1.694/06) Ambos registros se construyen a partir de las declaraciones juradas efectuadas por los empleadores, quienes estn obligados, por distintos canales, a declarar con cierta periodicidad en cada caso a los trabajadores contratados en relacin de dependencia.

    En el SIPA la declaracin presentada por los empleadores a la AFIP, con una periodicidad mensual, tiene carcter de declaracin jurada. A travs de esta declaracin jurada (Formulario AFIP N931) presentan el listado del personal contratado en relacin de dependencia y las remuneraciones pagadas a los fines de ingresar los aportes y contribuciones destinados a financiar distintos subsistemas de la seguridad social. El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, a travs del OEDE, es el encargado de procesar la informacin, establecer criterios a los fines de la comparabilidad en el tiempo y en el espacio de los datos, y depurar aquellos registros que muestren alguna inconsistencia.

    Por otra parte, las empresas de servicios eventuales tienen la obligacin de presentar, ante el Ministerio de Trabajo, la nmina de trabajadores contratados para prestar servicios en terceras firmas bajo la modalidad de contrato de trabajo eventual, completando bimestralmente un cuestionario prediseado por la autoridad de aplicacin (Decreto N 1694/06). El cuestionario a completar deber especificar los datos personales del trabajador eventual, la empresa usuaria en la que presta o prest tareas, el cargo o categora por el que fue contratado, la remuneracin que percibir, el convenio colectivo en que estarn reguladas sus condiciones de trabajo y la fecha de inicio y de finalizacin de la contratacin.

    Los datos del SIPA se refieren al lugar o la empresa en la que prestan servicios los asalariados con contrato eventual, ya que slo estn registrados como personal en relacin de dependencia pero de la empresa eventual. La incorporacin en el SIPA de la informacin que proviene de los registros administrativos de empleo eventual permite corregir este sesgo. Con este procedimiento identificamos para cada firma registrada en el SIPA, por un lado, la cantidad de trabajadores propios contratados en relacin de dependencia y, por el otro, el personal asalariado con contrato eventual que trabaja para la misma empresa. Asimismo, y este ser justamente el objetivo del artculo, identificaremos las transiciones del asalariado con contrato eventual hacia otros estados ocupacionales o contractuales para evaluar la potencialidad de la modalidad eventual como instrumento para facilitar la insercin en empleos regulares.

  • 16

    GRAFICO N1: Evolucin del empleo eventual entre 2008 y 2011

    0

    20.000

    40.000

    60.000

    80.000

    100.000

    120.000

    140.000

    IV2

    008

    V20

    08

    VI2

    006

    I200

    9

    II20

    09

    III2

    009

    IV2

    009

    V20

    09

    VI2

    009

    I201

    0

    II20

    10

    III2

    010

    IV2

    010

    V20

    10

    VI2

    010

    I201

    1

    II20

    11

    III2

    011

    IV2

    011

    V20

    11

    VI2

    011

    Empl

    eo Ev

    entu

    al

    Fuente: DERT, en base a SIPA y Registro de trabajadores eventuales.

    Estas cifras, en primer lugar, revelan la baja incidencia que tiene el empleo con

    contrato eventual en relacin con el empleo asalariado registrado del sector privado, que

    para el mismo perodo se mantuvo en el orden de los 6 millones de puestos de trabajo,

    es decir, la incidencia del empleo eventual a lo sumo represent un 2% del empleo

    registrado privado.

    Se observa adems que el empleo eventual registra un comportamiento que se

    ajusta al ciclo de la economa (Grfico N2), mostrando incluso en ciertos perodos una

    anticipacin a las fases de crecimiento y de desaceleracin de la actividad econmica.

    En este sentido, la crisis econmica internacional y la cada de Lehman Brothers

    desatada hacia fines de 2008 impact reduciendo la contratacin del empleo eventual no

    slo en trminos absolutos sino tambin relativos. En efecto, la contratacin de

    trabajadores eventuales se redujo un 40% entre el ltimo bimestre del 2008 y el primero

    del 2009, cuando se manifestaron los primeros indicios de la crisis sobre el mercado

    domstico. El empleo registrado del sector privado en su conjunto slo se ajust un

  • 17

    1,6% entre el Trimestre IV de 2008 y el Trimestre I de 2009, reflejando la elevada

    movilidad del empleo eventual dentro del empleo asalariado.

    El empleo eventual, en teora, debera responder principalmente al reemplazo del

    personal permanente que estuviera ausente por algn motivo o a la realizacin de tareas

    ajenas a la actividad principal de la empresa originadas en necesidades extraordinarias

    o transitorias, segn lo establece la legislacin pertinente, y no a los ciclos

    econmicos. Es as que nos preguntamos si los factores que habilitan el contrato

    eventual estn correlacionados con el ciclo de la economa o si subyacen otros factores

    que podran explicar la aparente relacin entre las fases de la economa y la demanda de

    empleo eventual14.

    14 Castillo, Rojo y Schleser (2011) encuentran que durante la crisis de 2008-09 la cada

    registrada del stock de empleo asalariado formal en el sector privado tuvo su origen principalmente en la reduccin de las nuevas contrataciones y no en el aumento de las desvinculaciones, que se mantuvieron relativamente estables. Haciendo una analoga con este caso, es probable que la cada del stock de empleo eventual en los primeros meses del 2009 est explicada por la reduccin de las incorporaciones, que frente a las expectativas menos optimistas de la economa las empresas hayan preferido no cubrir las vacantes producidas por ausencia de los empleados o por realizacin de tareas ajenas a la actividad principal.

  • 18

    Grfico N2: Relacin entre el PIB (en $ constantes) y el empleo eventual

    (Datos semestrales)

    360.000

    380.000

    400.000

    420.000

    440.000

    460.000

    480.000

    70.000 75.000 80.000 85.000 90.000 95.000 100.000 105.000 110.000 115.000 120.000

    PIB

    (mill

    ones

    de

    $ 19

    93)

    Empleo eventual

    I09

    II09

    II08

    I10

    II10

    I11

    II11

    Fuente: DERT, en base a SIPA y Registro de trabajadores eventuales.

    En el perodo 2008-2011, la cantidad de empresas que contrat trabajadores

    eventuales oscil entre 4.000 y 5.000 empresas por bimestre15 y entre 6400 y poco ms

    de 7000 firmas por ao. En trminos relativos a la cantidad de firmas del sector privado,

    excluyendo a las actividades primarias y de la construccin, la proporcin mensual de

    empresas registradas en el SIPA que contratan trabajadores eventuales apenas alcanza al

    1% de dicho universo. En estas cifras se reflejara que la decisin de contratar

    trabajadores eventuales atae al manejo de la poltica de recursos humanos, teniendo en

    cuenta que la gran mayora de las empresas recurre a otras estrategias cuando se le

    presentan imponderables en la produccin.

    15 Con la excepcin del primer y segundo bimestre de 2009 donde se redujo a menos de

    3500 empresas.

  • 19

    Grfico N3: Evolucin de las empresas usuarias del empleo eventual entre 2008 y

    2011

    0

    1.000

    2.000

    3.000

    4.000

    5.000

    6.000

    IV2

    008

    V2

    008

    VI

    2006

    I20

    09

    II20

    09

    III2

    009

    IV2

    009

    V2

    009

    VI

    2009

    I20

    10

    II20

    10

    III2

    010

    IV2

    010

    V2

    010

    VI

    2010

    I20

    11

    II20

    11

    III2

    011

    IV2

    011

    V2

    011

    VI

    2011

    Empr

    esas

    Fuente: DERT, en base a SIPA y Registro de trabajadores eventuales.

    5.2 - Empleo eventual segn rama de actividad

    Con respecto a la composicin sectorial del empleo eventual, la industria

    manufacturera, comercio y transporte explican el 84% de la totalidad de trabajadores

    contratados por agencias de empleo eventual.

    La industria manufacturera es el sector de actividad con mayor propensin a la

    contratacin del empleo eventual, principalmente en las ramas de alimentos y bebidas,

    maquinaria y equipo, caucho y plstico y automotriz.

    De cada dos trabajadores eventuales contratados, en promedio a lo largo de un ao,

    uno es absorbido por empresas usuarias productoras de bienes industriales. La

    participacin del empleo eventual de la industria manufacturera representa entre un

    3,3% y 4,6% del empleo efectivo contratado sin intermediarias durante 2008 y 2011. En

  • 20

    ciertas ramas de la industria, el empleo eventual puede representar magnitudes mucho

    ms importantes: durante 2011, caucho y plstico (8,5%) y automotores (7,2%).

    Otro 17% del empleo eventual es contratado por empresas de Comercio y entre

    15% y 23% por firmas del Transporte. En esta rama es muy inestable la proporcin del

    empleo eventual contratado entre un ao y otro: por ejemplo, el Transporte emple al

    15% de los trabajadores eventuales en 2008 y aument a 22% al ao siguiente.

    Los sectores donde el empleo con contrato eventual en el perodo tuvo una menor

    incidencia fueron la rama de hoteles y restaurantes, salud, enseanza y electricidad, gas

    y agua.

  • 21

    Cuadro N1: Estructura del empleo eventual por rama de actividad

    Rama de actividad 2008 2009 2010 2011

    Industria 51% 45% 50% 44%

    Alimentacin 14,6% 14,3% 13,6% 10,9%Textil y cuero 2,8% 2,1% 2,6% 2,3%

    Madera y papel 2,2% 2,3% 2,2% 1,9%Grfica 0,1% 0,1% 0,1% 0,1%

    Qumica 5,2% 4,8% 5,6% 5,1%Caucho y plstico 6,1% 5,9% 6,7% 6,1%Metales comunes 0,1% 0,1% 0,1% 0,1%

    Maquinaria y equipo 9,3% 7,9% 9,0% 8,4%Automotriz 6,3% 4,3% 6,6% 5,8%

    Otros 1,3% 1,1% 1,5% 1,5%Transporte 15% 22% 15% 23%

    Comercio 17% 17% 18% 17%

    Actividades empresariales 4% 4% 4% 4%

    Servicios comunales y sociales 3% 4% 4% 4%

    Intermediacin financiera 4% 3% 3% 2%

    Minera 1% 1% 1% 1%

    Construccin 1% 1% 1% 1%

    Hoteles y restaurantes 2% 2% 3% 2%

    Electricidad, gas y agua 0% 0% 0% 0%

    Salud 0% 0% 0% 0%

    Enseanza 0% 0% 0% 0%

    Sin datos 0% 0% 0% 0%

    Total 100% 100% 100% 100%

    Fuente: DERT, en base a SIPA y Registro de trabajadores eventuales.

    Por otra parte, en la industria manufacturera se concentra ms del 50% de las firmas

    que apelan a la contratacin de personal eventual. Las empresas de las ramas dedicadas

    a la fabricacin de maquinaria y equipo representan entre un 15% y 16%, segn el ao,

  • 22

    de las firmas que contratan asalariados eventuales. La siguen las ramas de la industria

    de la alimentacin y de caucho y plstico que se ubican en el rango del 7-8%. Poco ms

    atrs continan la industria qumica y petroqumica que constituye el 6%

    aproximadamente de las empresas y el complejo automotriz con 5%.

    La rama de comercio, principalmente al por mayor, conforma otro conjunto de

    empresas con una importante propensin a la contratacin de trabajadores a travs de

    agencias eventuales. La participacin de las empresas de esta rama muestra una gran

    estabilidad en torno al 15% en cada uno de los aos del perodo 2008-2011.

    Result tambin significativa la contribucin de las empresas de Transporte y de

    Actividades empresariales a la contratacin de empleo eventual. Estos dos sectores

    explican, cada uno de ellos, alrededor del 7% de las empresas que contratan

    trabajadores eventuales en cada ao. La diferencia radica en que mientras la rama de

    Actividades empresariales concentra slo 4% de los trabajadores eventuales, el

    Transporte alcanza a emplear entre 15% y 23% ya sealado. Particularmente, en la rama

    de transporte se destaca el segmento de transporte automotor que muestra una mayor

    incidencia en esta modalidad de contratacin.

  • 23

    Cuadro N2: Estructura de las empresas usuarias del empleo eventual por rama de

    actividad

    Rama de actividad 2008 2009 2010 2011

    Industria 56% 56% 55% 54%

    Alimentacin 7,8% 8,1% 7,4% 7,1%Textil y cuero 3,6% 3,6% 3,4% 3,2%

    Madera y papel 2,8% 3,0% 3,0% 2,8%Grfica 1,3% 1,4% 1,4% 1,3%

    Qumica 6,2% 6,7% 6,6% 6,3%Caucho y plstico 7,2% 7,6% 7,3% 7,5%Metales comunes 2,7% 2,5% 2,5% 2,5%

    Maquinaria y equipo 16,3% 15,3% 15,3% 16,0%Automotriz 5,1% 4,9% 5,1% 5,2%

    Otros 2,5% 2,4% 2,5% 2,5%Comercio 15% 15% 15% 15%

    Transporte 7% 8% 7% 8%

    Actividades empresariales 7% 7% 7% 6%

    Servicios comunales y sociales 4% 4% 4% 4%

    Intermediacin financiera 3% 3% 3% 3%

    Minera 3% 3% 3% 3%

    Construccin 2% 2% 2% 2%

    Hoteles y restaurantes 2% 2% 2% 2%

    Electricidad, gas y agua 1% 1% 1% 1%

    Salud 1% 1% 1% 1%

    Enseanza 0% 0% 0% 0%

    Sin datos 1% 1% 1% 1%

    Total 100% 100% 100% 100%

    Fuente: DERT, en base a SIPA y Registro de trabajadores eventuales.

    En sntesis, las empresas que contratan empleo eventual son apenas una fraccin

    pequea del total de empresas que emplean trabajadores en relacin de dependencia y,

  • 24

    en relacin con aquellas firmas que utilizan empleo eventual, las estadsticas muestran

    una fuerte concentracin en unas pocas ramas de actividad (principalmente, industria y

    comercio que representan el 70% de estas empresas).

    6. Resultados de la matriz de transicin

    6.1 - Transiciones del empleo eventual en el corto plazo

    En promedio, cerca de 78% de los trabajadores que ingresaron con un contrato

    eventual en el bimestre t permanece en un empleo eventual en el mes siguiente; otro

    10% encuentra un empleo asalariado registrado no eventual y un 12% sale del empleo

    registrado. Es decir, si bien 88% de los trabajadores con un contrato eventual continan

    trabajando en un empleo asalariado y registrado al mes o a los dos meses posteriores al

    de su ingreso, en su gran mayora siguen con la misma modalidad de contratacin.

    De este comportamiento se desprenden tres caractersticas que exhibe el empleo

    eventual en el corto plazo: i) Que muestra una baja probabilidad de transformarse en un

    puesto de trabajo efectivo. En efecto, de cada 100 trabajadores contratados por medio de

    empresas de servicios eventuales slo cinco son efectivizados en las empresas que los

    subcontratan al mes siguiente16; ii) Que ms de la mitad de los trabajadores eventuales

    son contratados por perodos que superan el mes de permanencia17; iii) Que entre 11% y

    14% de los trabajadores son expulsados del universo de los asalariados registrados,

    saliendo del mercado de trabajo que reviste mayor formalidad, al mes siguiente de

    acceder a un empleo por medio de empresas de servicios eventuales; iv) Que durante la

    16 Cerca de la mitad de los eventuales que ingresan a una empresa con contrato no

    eventual son contratados por las mismas empresas donde se desempeaban, mientras que el resto se divide entre aquellos que consiguen un empleo en una empresa de otro sector de actividad y una fraccin menor, que es contratado en empresas de la misma rama.

    17 Los puestos de trabajo contratados por intermedio de agencias de empleo eventual se mantienen al mes siguiente en porcentajes comprendidos entre 75% y 80% de los casos. Sobre este total cerca de un 80% se mantiene prestando servicios para la misma empresa usuaria, mientras que entre un 7% y 10% contina trabajando como eventual pero para otra empresa

  • 25

    fase de desaceleracin de la economa se reduce la proporcin de trabajadores

    eventuales que ingresan a trabajar a un empleo registrado no eventual18.

    Cuadro N3: Transicin del empleo eventual en el corto plazo. Promedio anual,

    perodo 2008-2011

    2008 2009 2010 2011 Permanece en empleo eventual 75% 79% 80% 77%

    En la misma empresa que lo subcontrat en t 78% 82% 86% 79%

    En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t; 7% 8% 10% 10%

    El empleo asalariado en una empresa de servicios eventuales

    15% 10% 4% 11%

    Ingresa en empleo asalariado no eventual 11% 8% 9% 10%

    En la misma empresa que lo subcontrat en t 48% 41% 54% 46%

    En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t de la misma rama;

    14% 14% 14% 12%

    En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t de otra rama;

    37% 45% 32% 41%

    Permanece en el SIPA 86% 87% 89% 87%

    Sale del SIPA 14% 13% 11% 13%

    Total de ocupados en t 100% 100% 100% 100%

    Transicin Corto Plazo

    Fuente: MTEySS, en base registro de empleo eventual y SIPA.

    En la rama de Servicios sociales y personales, donde 83% conservaba el empleo

    eventual al mes de contratacin, es donde se registran mayores probabilidades de

    mantenerse con un contrato eventual en el corto plazo. La rama de Comercio presenta

    una proporcin que sale del empleo asalariado registrado 2 p.p. superior al nivel general

    18 En 2009, la salida hacia un empleo asalariado no eventual se reduce del 11% al 8%, y

    luego retoma la senda de crecimiento en 2010 y 2011. Este comportamiento del empleo eventual estara indicando que el proceso de contratacin no es estacionario. No slo se reduce el nmero de trabajadores contratados durante los ciclos de desaceleracin o cada de la produccin, sino que en estos perodos tambin se reduce la probabilidad de un trabajador eventual de ingresar en una empresa con un contrato de trabajo no eventual.

  • 26

    y Servicios sociales y personales registra una proporcin bastante menor, sin embargo,

    presenta como contrapartida una mayor permanencia en el empleo eventual.

    No encontramos diferencias notorias entre las ramas de actividad en cuanto al

    porcentaje de trabajadores efectivizado (rondan alrededor del 9 o 10%). Sin embargo, en

    la Industria manufacturera el 53% de los eventuales que son formalizados continan

    trabajando en la misma empresa, siendo este porcentaje mayor que el que se registra en

    otras ramas de actividad. Este porcentaje se eleva al 68% si se le agregan los

    trabajadores que son contratados por otras empresas de la Industria. Es decir, se

    observa que la oportunidad de continuidad laboral de un trabajador eventual en la

    empresa usuaria es mayor en la Industria manufacturera que en otras ramas de actividad.

    En Transporte resulta sustancialmente ms alto el porcentaje de trabajadores

    efectivizados que migran hacia otros sectores de actividad (55%). En este sector la

    experiencia previa probablemente sea menos relevante para lograr la continuidad en el

    empleo o tal vez las habilidades conseguidas sean tambin demandadas por otras ramas

    de actividad.

    Cuadro N4: Transicin del empleo eventual en el corto plazo. Promedio anual,

    2008-2011 Transicin Industria/EGA Construccin Comercio,

    Restaurantes y Hoteles

    Transporte Intermediacin Financiera y Servicios a las Empresas

    Servicios sociales y Personales

    Total

    Permanece en empleo eventual 78% 77% 74% 79% 77% 83% 78%

    En la misma empresa que lo subcontrat en t 81% 74% 75% 77% 79% 88% 81% En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t; 9% 12% 10% 8% 7% 5% 9% El empleo asalariado en una empresa de servicios eventuales 11% 14% 15% 15% 14% 8% 10% Ingresa en empleo asalariado no eventual

    10% 10% 11% 9% 10% 7% 10%

    En la misma empresa que lo subcontrat en t 53% 42% 49% 36% 42% 49% 47% En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t de la misma rama; 15% 11% 14% 10% 19% 8% 14% En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t de otra rama; 32% 47% 38% 55% 39% 44% 39%

    Permanece en el SIPA 87% 87% 86% 88% 87% 91% 87%

    Sale del SIPA 13% 13% 14% 12% 13% 9% 13%

    Total de ocupados en t 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100%

  • 27

    Fuente: MTEySS, en base registro de empleo eventual y SIPA.

    6.2 - Transiciones del empleo eventual en el largo plazo

    En estas transiciones de largo plazo, alrededor de un tercio de los puestos de trabajo

    contratados a travs de empresas eventuales sigue permaneciendo con un contrato

    eventual al cabo de un ao.

    El porcentaje de trabajadores que ingresa en un empleo asalariado registrado no

    eventual se fue incrementando entre 2009 (34%) y 2011 (43%). Entre estos asalariados,

    en especial en 2011, poco ms de la mitad pas a tener un contrato no eventual en la

    misma empresa que lo contrat a travs de la empresa de servicios eventuales,

    proporciones que se han incrementado con respecto a 2009 y 2010. Si se consideran los

    que permanecen en la misma rama de actividad con contratos no eventuales, la relacin

    se eleva a dos tercios. De todas maneras, sigue siendo elevada la proporcin de

    trabajadores que pasan a tener un empleo no eventual pero en otra rama de actividad, lo

    que manifiesta que no siempre la experiencia adquirida en los trabajos eventuales es

    determinante para acceder a un puesto efectivo despus de un ao de haber tenido un

    trabajo eventual.

  • 28

    Cuadro N5: Transicin del empleo eventual en el largo plazo. Promedio anual,

    perodo 2008-2011

    2008/2009 2009/2010 2010/2011 Permanece en empleo eventual 33% 34% 31% En la misma empresa que lo subcontrat en t 69% 68% 61% En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t; 26% 28% 31% El empleo asalariado en una empresa de servicios eventuales

    5% 5% 7%

    Ingresa en empleo asalariado no eventual 34% 37% 43% En la misma empresa que lo subcontrat en t 45% 46% 52% En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t de la misma rama;

    17% 17% 16%

    En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t de otra rama;

    38% 36% 32%

    Permanece en el SIPA 66% 71% 74%Sale del SIPA 34% 29% 26%Total de ocupados en t 100% 100% 100%

    Transicin Largo Plazo

    Fuente: MTEySS, en base registro de empleo eventual y SIPA.

    Se registra un descenso en el perodo de la proporcin de trabajadores eventuales

    que salen del mercado de trabajo asalariado formal a un ao de haber sido contratados

    bajo esta modalidad19. Este porcentaje desciende en 2011, no obstante, sigue siendo

    elevado y muy superior en comparacin con el comportamiento del resto de los

    trabajadores formales. Segn Castillo, Rojo y Yoguel (2005), para el perodo 1996-

    2004, la variacin interanual de los asalariados que salen del empleo formal oscila entre

    12% y 19%, siendo el punto ms alto el que tuvo lugar entre 2000 y 2001, en medio de

    una muy profunda crisis econmica.

    El hecho que despus de un ao slo consiguen ingresar en la misma empresa con

    un contrato de trabajo ms estable un 22% de los asalariados eventuales y que los

    restantes eventuales muestran grandes dificultades incluso para mantenerse en el

    mercado de trabajo formal, refuerza la idea de la problemtica que enfrentan los

    19 La proporcin de trabajadores que salen del mercado de trabajo formal desciende del

    34% en 2009 al 26% en 2011.

  • 29

    trabajadores eventuales para conseguir una mayor estabilidad en el empleo y en los

    ingresos20.

    Al analizar las inserciones diferenciales por sector de actividad21, se observa que en

    la rama de Comercio, restaurantes y hoteles un tercio de los empleados eventuales salen

    del sistema de empleo asalariado registrado al cabo de un ao, mientras que en los

    Servicios sociales y personales este porcentaje desciende al 20%22.

    El sector de Servicios sociales y personales aparece mostrando los valores ms altos

    de precariedad laboral ya que 55% de los puestos eventuales creados se mantienen en

    esas condiciones despus de transcurrido un ao, superando con creces el promedio de

    todas las actividades. Algo similar ocurre en el sector de Transporte, donde 40% de los

    asalariados continan contratados en empleos eventuales23. En Transporte si bien es

    importante la proporcin de trabajadores que son regularizados, es una fraccin

    minoritaria la que lo hace en la misma empresa que lo subcontrat. Por lo general es

    regularizado, pero por empresas de otras ramas de actividad.

    Finalmente, en la Industria manufacturera poco menos de la mitad de los

    trabajadores que ingresan como trabajadores eventuales, despus de un ao consigue un

    empleo asalariado registrado no eventual. Cerca de tres cuartos de estos individuos se

    mantiene con un trabajo en relacin de dependencia dentro del mismo sector de

    actividad donde se desempeaba (principalmente de la empresa que lo contrat),

    presentando porcentajes superiores al resto de las actividades. Al parecer, la experiencia

    20 Es necesario considerar que existen algunas ocupaciones transversales a distintas

    ramas de actividad donde la experiencia laboral, aun con un contrato eventual, podra promover el acceso a puestos de trabajo de similares caractersticas en empresas de otra rama.

    21 En este apartado se analizan las transiciones de largo plazo a un ao para las distintas actividades considerando el promedio de los perodos 2009/2010 y 2010/2011.

    22 En este apartado se analizan las transiciones de largo plazo a un ao para las distintas actividades considerando el promedio de los perodos 2009/2010 y 2010/2011.

    23 En ambos casos, tambin se producen situaciones de trabajadores que rotan como trabajadores eventuales entre distintas empresas, sin conseguir acumular experiencia y antigedad en ninguna de ellas.

  • 30

    adquirida con un contrato de trabajo eventual es ms valorada por las firmas de la

    industria manufacturera que por la de las otras ramas de actividad24.

    Cuadro N 6: Transicin del empleo eventual en el largo plazo. Promedio anual,

    2009/2010 y 2010/2011. En % de asalariados.

    Permanece en empleo eventual

    Ingresa en empleo asalariado no eventual

    Sale de SIPA En la misma empresa que lo subcontrat en t

    En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t;

    El empleo asalariado en una empresa de servicios eventuales

    En la misma empresa que lo subcontrat en t

    En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t de la misma rama;

    En una empresa distinta a la que lo subcontrat en t de otra rama;

    Industria/EGA 32% 43% 25% 59% 35% 5% 54% 19% 26%

    Construccin 31% 41% 28% 61% 32% 6% 40% 13% 48%

    Comercio, Restaurantes y Hoteles 24% 43% 33% 56% 37% 7% 44% 17% 39%

    Transporte 40% 31% 29% 74% 21% 5% 42% 11% 47%

    Intermediacin Financiera y Servicios a las Empresas 29% 44% 27% 71% 23% 6% 46% 16% 39%

    Servicios sociales y Personales 55% 24% 20% 87% 10% 3% 48% 11% 41%

    Nivel General 33% 40% 28% 65% 30% 6% 49% 17% 34%

    Transicin de Largo Plazo promedio 2009/2010 y 2010/2011

    Total Permanece en empleo eventual Ingresa en empleo asalariado no eventual

    Fuente: MTEySS, en base registro de empleo eventual y SIPA.

    7. Conclusiones

    Una primera conclusin que salta a la vista a partir de los datos recogidos es que la

    movilidad laboral de los asalariados eventuales es ms alta y presenta menores tasas de 24 Sin embargo, considerando la reducida capacidad de permanencia con un contrato no

    eventual en otras ramas, como servicios sociales y transporte, tampoco puede concluirse que la experiencia conseguida anteriormente resulte central para la adquisicin de un puesto de trabajo estable. Por ejemplo, en transporte si bien es importante la proporcin de trabajadores que son regularizados, es una fraccin minoritaria la que lo hace en la misma empresa que lo subcontrat. Por lo general es regularizado, pero por empresas de otras ramas de actividad.

  • 31

    permanencia en la misma empresa que el promedio de los asalariados privados. Castillo

    et al. (2005), en base a los datos de la seguridad social, pone de manifiesto que incluso

    en perodos como el de 1998-2002 con altos ndices de desocupacin el porcentaje de

    asalariados que permaneci en la misma empresa fue de 71% mientras que los que

    salieron del empleo formal llegaron a 18%. Para el perodo 2003-2004, del inicio de la

    recuperacin de la economa, esos valores subieron a 77% entre los que se mantuvieron

    en la misma empresa, mientras que los que egresaron de trabajos formales llegaron slo

    a 12%.

    La matriz de transicin laboral de largo plazo del perodo 2010-2011 indica que de

    cada 100 trabajadores que ingresan al mercado de trabajo a travs de una agencia

    eventual, 43 consiguen un empleo asalariado registrado sin intermediacin de la

    agencia, 31 continan trabajando a travs de una agencia y 26 salen del empleo

    registrado. Adems, de esos 100 trabajadores considerados inicialmente, slo 22

    ingresan a la empresa usuaria con un contrato en relacin de dependencia sin

    intermediacin de una agencia

    El contraste de las cifras del empleo eventual en relacin con la dinmica del

    conjunto del empleo asalariado registrado remarca la elevada rotacin laboral de los

    trabajadores eventuales. Si bien consiguen dotar a estos trabajadores con alguna

    experiencia laboral, principalmente en perodos de crecimiento de la economa, dicha

    experiencia no se traduce de forma inmediata en un puente hacia los empleos de

    calidad.

    Las cifras reflejan que constituyen un segmento del mercado de trabajo sometido a

    una enorme inestabilidad. No slo presentan mayores tasas de entrada y de salida en las

    firmas con respecto a los empleados regulares (es decir, tienen mayor probabilidad de

    que los contraten pero tambin mayor probabilidad de ser despedidos) sino que tambin

    un trabajador puede estar suspendido 45 das corridos o 90 das al ao sin la percepcin

    de ingresos durante dichos perodos.

    En cuanto a lo sectorial, la caracterizacin de la industria manufacturera como un

    sector propicio para la insercin de los sindicatos, por la aglomeracin de trabajadores

    en un mismo espacio de trabajo, que recurre a la contratacin de empleo calificado, al

  • 32

    que le otorga una relativa estabilidad con proteccin contra el despido arbitrario y

    condiciones de trabajo con movilidad ascendente, parece ser puesta en debate al

    confrontar este argumento con las cifras que reflejan la importancia que tiene el empleo

    eventual en el sector. Por lo tanto, habra indicios que en la industria conviven mercados

    de trabajo segmentados, an dentro del conjunto del empleo asalariado registrado.

    El reducido nmero de empresas que contratan empleo eventual indicara que las

    exigencias extraordinarias en la produccin estn asimtricamente distribuidas entre las

    firmas o que existe un grupo ms numeroso de empresas que para cubrir vacantes

    originadas en factores extraordinarios apelan a otros recursos alternativos al del empleo

    eventual.

    Estos datos muestran a su vez que algunas empresas apelan al trabajo eventual para

    suplir las necesidades originadas en las contingencias propias del proceso productivo,

    pero otras lo incorporan como metodologa normal y habitual del proceso de

    incorporacin de personal. Incluso, una parte de los que consiguen un empleo de mayor

    estabilidad lo hacen en otra rama de actividad, demostrando que las capacidades y

    experiencias acumuladas durante la contratacin eventual no necesariamente aseguran

    la construccin de una carrera laboral en la empresa o en el sector en el que fue

    contratado.

    En este sentido, nos preguntamos cules son las estrategias empresarias que

    inducen a algunas firmas a contratar trabajo eventual y a otras no. Aunque no es

    objetivo de este artculo ahondar en estos factores, aqu se abren distintos interrogantes

    que pueden permitir continuar nuevas lneas de investigacin:

    i) Es la contratacin de trabajadores eventuales solamente parte de una estrategia empresarial

    para reducir costos laborales? Aunque este factor parece poco probable porque las

    empresas que contratan trabajo eventual deben pagar los mismos salarios que le pagan a

    los asalariados con contrato por tiempo indeterminado, ms una comisin para la

    agencia intermediaria.

    ii) Es parte de una estrategia de disciplinamiento laboral para generar una relativa

    sensacin de inseguridad que busque disciplinar no slo a estos obreros y obreras sino

  • 33

    al conjunto de los trabajadores, obligndolos a aceptar condiciones de trabajo ms

    flexibles?

    iii) O tiene relacin con lo que afirma Guimaraes (2012) donde la provisin de mano de

    obra a travs de intermediarios constituye una alianza entre firmas que no se

    circunscribe solamente al campo de la colocacin de personal? Para esta autora, las

    intermediarias de empleo cumplen una funcin de asesoramiento complementaria a las

    actividades de seleccin y colocacin de personal en las firmas contratantes para

    implementar innovaciones y promover la competitividad.

    Para concluir, seguramente se requiere profundizar el anlisis del empleo provisto

    por empresas de servicios eventuales para proponer alternativas que amortigen la

    inestabilidad laboral del trabajador eventual. En ese sentido, un camino podr ser

    indagar en las estrategias empresarias para conocer las verdaderas motivaciones que

    generan la demanda de este empleo y determinar las posibilidades reales de insercin de

    estos trabajadores en empleos no precarios. En este sentido, est planteado continuar a

    partir de entrevistas a agencias de empleo, empresarios que utilicen este tipo de

    contratacin, as como tambin a los trabajadores as empleados, continuando estas

    lneas de investigacin.

    8. Referencias bibliogrficas

    Addison, J. y Surfield, C. (2009): Atypical Work and Employment Continuity,

    Industrial relations, Vol. 48, N 4.

    Alba Ramirez, A. (1998): "How temporary is temporary employment in Spain?,

    Journal of Labor Research, Vol. 19, N 4.

    Ballesteros, J. y del Rosal, M.P. (2010): Transiciones laborales desde el empleo

    temporal y temporalidad regional, Documento de trabajo, Serie Economa, Universidad

    de la Laguna, Tenerife.

    Bentez, N.; Contartese, D.; Mazorra, X.; Schachtel, L.; y Schleser D. (2011): La

    insercin laboral de la poblacin desde una perspectiva dinmica, Serie Trabajo,

    Ocupacin y Empleo N10, Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

  • 34

    Bueno Rodrguez, L. y Dean, M. (coord.) (2009): Outsourcing (Tercerizacin).

    Respuestas desde los trabajadores, Centro de Investigacin Laboral y Asesora

    Sindical, Mxico.

    Bueno Rodrguez, L. y Dean, M. (coord.) (2011): Outsourcing: Modelo en

    expansin de simulacin laboral y precarizacin del trabajo, Centro de Investigacin

    Laboral y Asesora Sindical, Mxico.

    Caparrs, A. y Navarro, M. (2007), Precariedad y transiciones laborales: un

    anlisis con datos de panel, XV Jornadas de la Asociacin de Economa de la

    Educacin, Granada.

    Cardoso, A., Comin, A. y Guimaraes, N. (2001): Os deserdados da indstria:

    reestruturao produtiva e trajetrias intersetoriais de trabalhadores demitidos da

    indstria brasileira, Revista Latinoamericana de Estudios del Trabajo: ALAST N 13,

    Julio-Diciembre, 2001, pp. 17-52, Buenos Aires.

    Castillo, V., Rojo, S. y Schleser, D. (2011); La movilidad laboral en la Argentina:

    implicancias para el diseo de las polticas anti cclicas, Revista de Trabajo N 10,

    Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Buenos Aires.

    Castillo, V., Rojo, S., Yoguel, G. (2005): Trayectorias laborales y rotacin del

    empleo: 1996-2004, Serie Trabajo, Ocupacin y Empleo N 2, Ministerio de Trabajo,

    Empleo y Seguridad Social, Buenos Aires.

    Cornaglia, R. (2010): Las agencias privadas de colocacin de personal, Doctrina

    Laboral ERREPAR (DLE).

    Di Marino, I. (2011): Modalidades contractuales y modos de organizacin del

    trabajo: estrategias empresarias de individualizacin de las relaciones laborales en los

    lugares de trabajo en 10 Congreso Nacional de Estudios del Trabajo, ASET, Buenos

    Aires.

    Esponda, M. A. (2013): Tercerizacin: aportes para un estudio de sus orgenes,

    formas de conceptualizacin e impactos en Amrica Latina, Programa de Estudios del

    trabajo, movimiento sindical y organizacin industrial, rea de Economa y Tecnologa

    de FLACSO.

  • 35

    Garca Perez, J. y Rebollo Sanz, Y. (2007): Las empresas de trabajo temporal y las

    transiciones laborales en Espaa: Un anlisis diferenciado para hombres y mujeres,

    Estudios sobre la economa Espaola, Federacin de estudios de economa aplicada.

    Guimaraes, A. (2012): Qu cambia cuando crece el trabajo asalariado y cmo el

    debate puede ayudar a comprenderlo, Revista de Trabajo - Nueva poca - Ao 8 - N

    10.

    Lago, N. G. (2009): Los servicios eventuales en Argentina. Especial acepcin del

    concepto eventualidad. Tesis de grado. Carrera de Licenciatura en Relaciones

    Laborales, Departamento de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional

    de La Matanza.

    Marshall, A. (1990): Contrataciones flexibles o trabajo precario? El empleo

    temporario y a tiempo parcial, en Galn P. y Novick M. (comp.), La Precarizacin del

    empleo en la Argentina, Centro Editor de Amrica Latina, Buenos Aires.

    Maurizio, R. (2009): Movilidad ocupacional en Argentina: Intensidad,

    caractersticas y determinantes, Congreso de la Asociacin de Estudios

    Latinoamericanos, Ro de janeiro.

    Palomino, H. (2004) Trabajo y teora social: Conceptos clsicos y tendencias

    contemporneas. Documento de ctedra que constituye el resumen de dos estudios

    previos del autor: a) (2001).Trabajo y teora social: Conceptos clsicos y tendencias

    contemporneas. Revista de Ciencias Sociales N 17. Universidad de la Repblica.

    Montevideo, Uruguay; y b) (2003). Las relaciones colectivas e individuales de trabajo

    frente a los cambios ocupacionales y sociales en El Estado de las relaciones laborales

    en la Argentina, nueva realidad emergente en el contexto del MERCOSUR. Universidad

    de Bologna sede Buenos Aires, seminario anual de discusin.

    Paz, J. (2003): Transiciones en el mercado de trabajo y proteccin laboral en la

    Argentina, Seminario-Taller: Historias laborales y frecuencias de aportes al sistema

    de seguridad social, Oficina Internacional del Trabajo y Secretara de Seguridad

    Social.

    Perelman, L. (2001): "El empleo no permanente en la Argentina", Desarrollo

    Econmico, Revista de Ciencias Sociales, N 161 abril/junio 2001, Buenos Aires.