Interculturalidad, diálogo interreligioso y liberación -dialogo... · 2010-04-15 · sa e intercultural…

Embed Size (px)

Text of Interculturalidad, diálogo interreligioso y liberación -dialogo... · 2010-04-15 · sa e...

  • Juan Jos Tamayo Ral Fornet-Betancourt

    (editores)

    Interculturalidad, dilogo interreligioso

    y liberacinI Simposio Internacional

    de Teologa Intercultural e Interreligiosa de la Liberacin

    Barcelona, 11-12 de julio de 2004

    UNIVERSIDAD CARLOS III DE MADRIDInstituto de Derechos Humanos Bartolom de las Casas

    Ctedra de Teologa y Ciencias de la Religin Ignacio Ellacura

    editorial verbo divinoAvda. Pamplona, 41

    31200 Estella (Navarra)2005

    Texto Interculturalidad 4/8/05 11:32 Pgina 3

  • Ilustracin de tapa: Chapitel Comunicacin.

    Juan Jos Tamayo y Ral Fornet-Betancourt. Editorial Verbo Divino, 2005.

    Printed in Spain.Impresin: GraphyCems, Villatuerta (Navarra).

    Depsito legal: NA. 2004-2005ISBN 84-8169-689-7

    Editorial Verbo DivinoAvenida de Pamplona, 4131200 Estella (Navarra), EspaaTelfono: 948 55 65 11Fax: 948 55 45 06Internet: www.verbodivino.esE-mail: evd@verbodivino.es

    Texto Interculturalidad 21/7/05 17:06 Pgina 4

  • Presentacin

    Estamos asistiendo a o mejor, protagonizando uncambio de paradigma en todos los campos del quehacer ydel saber. Una de las caractersticas de dicho cambio es elpluralismo religioso y cultural que define al mundo ac-tual. No vivimos en tiempos de religin nica ni de cul-tura nica. Ello obliga a un cambio radical de mentalidad,de formas de vida y de actitudes, que reclama tolerancia yrespeto a la diferencia, actitudes ambas que llevan dere-chamente a la interculturalidad y al dilogo interreligioso.

    Las religiones han operado con frecuencia como factorde violencia, como componente de alienacin de las con-ciencias y como elemento retardatario de los pueblos. Peroesto no pertenece a su ncleo, ni es as mecnicamente, nitiene por qu serlo en el futuro. Constituye, ms bien, unaperversin del propio fenmeno religioso. Se cumple as elviajo adagio latino corruptio optimi, psima.

    Pero en las religiones hay tambin elementos pacifica-dores y dimensiones liberadoras, que pertenecen a sus ba-ses fundacionales y que pueden generar iniciativas de paz,procesos de emancipacin tanto personal como estructu-ral en la sociedad y propuestas de liberacin integral.

    Pues bien, sin negar el derecho a seguir haciendo teo-loga confesional en el interior de cada tradicin religiosa,tarea necesaria para poder dar razn de las creencias y nocaer en la irracionalidad, uno de los principales desafosque las religiones tienen delante hoy es la elaboracin de

    5

    Texto Interculturalidad 21/7/05 17:06 Pgina 5

  • una teologa de la liberacin en perspectiva interreligiosa,intercultural e intertnica, a nivel planetario, que puedacontribuir, siquiera modestamente, a construir un discur-so inclusivo del otro, de los otros, de todos los otros,donde quepamos todos y todas, sin exclusiones por razo-nes de gnero, etnia, clase, religin o cultura, sobre la ba-se de la tolerancia, el respeto a las diferencias ideolgicas,culturales y religiosas y la acogida solidaria a los inmi-grantes y refugiados. La inclusividad del lenguaje es unacondicin necesaria para la inclusin en la vida real, en lavida cotidiana, en las relaciones entre los pueblos.

    La clarificacin terica en este campo es condicinnecesaria para activar una praxis liberadora. Tal es el pre-cisamente el objetivo de este simposio, en el que partici-pan como ponentes telogos y telogas, lderes religiososy religiosas de los distintos continentes, pertenecientesa numerosas tradiciones religiosas y culturales: cristia-nismo, budismo, islam, judasmo, hinduismo, Fe Bahi,Brama Kumaris, etc., as como intelectuales laicos. Se tra-ta de poner las bases para una teologa crtica interreligio-sa e intercultural de la liberacin capaz de responder a lasdesigualdades de nuestro tiempo, cada vez ms abismales,y a los fundamentalismos, que son los nuevos fantasmasque recorren el mundo y amenazan la convivencia pac-fica entre los pueblos, las culturas y las religiones. Unateologa que hace suya la sabidura inscrita en las religio-nes, se ubica en el horizonte de las vctimas e incorpora elprincipio de la com-pasin con ellas. Y todo ello en unclima de dilogo interreligioso como alternativa al choquede civilizaciones y a la guerra de religiones.

    Teologa de la liberacin y dilogo entre religiones seencuentran por primera vez tras haber caminado en para-lelo. Y el encuentro promete ser fecundo, ya que, por unaparte, en la liberacin de los oprimidos no est implicadaslo una religin, sino que deben comprometerse todas

    6

    Texto Interculturalidad 21/7/05 17:06 Pgina 6

  • las religiones, y, por otra, el dilogo entre religiones nopuede quedarse en un simple dilogo entre caballeros ydamas ociosos, sino que debe traducirse en un compro-miso por la justicia en un mundo injusto, en un trabajopor la paz en un mundo pluralmente conflictivo, en unaaccin a favor de los derechos de la naturaleza en un mun-do que slo reconoce los derechos de algunos seres hu-manos, y en un compromiso por la igualdad entre hom-bres y mujeres que contribuya a quebrar el patriarcadopresente y activo en la sociedad y en las religiones. No ha-br liberacin en el mundo sin trabajo por la liberacin enlas religiones y sin liberacin de las religiones de las ml-tiples opresiones a las que estn sometidas.

    Las actas del I Simposio de Teologa Intercultural eInterreligiosa de la Liberacin, celebrado dentro del IVParlamento de las Religiones del Mundo, en el marco delFrum de las Culturas de 2004 en Barcelona, que ofre-cemos en este libro quieren contribuir modestamente aeste fin.

    Queremos agradecer la generosa colaboracin deldiario El Pas, de la Editorial Verbo Divino, de Missions-wissenschaftliches Institut Missio eV., de Aquisgrn (Ale-mania), sin la cual no hubiera podido celebrarse el Sim-posio. Nuestro agradecimiento se extiende a la direccindel IV Parlamento y al Centro Unesco de Catalunya, queacogi con entusiasmo la propuesta y facilit los espaciosdel Frum para su celebracin. Damos las gracias igual-mente a los y las conferenciantes y participantes en lasmesas redondas, que contribuyeron generosamente consus excelentes intervenciones al tratamiento riguroso delos temas tratados en el Simposio. No queremos olvi-darnos de las personas asistentes, cerca de 500, venidas detodo el mundo, que no se limitaron a asistir pasivamente,sino que participaron de manera activa con intervencio-nes muy clarificadoras y con propuestas muy sugerentes

    7

    Texto Interculturalidad 21/7/05 17:06 Pgina 7

  • de cara al futuro. La celebracin del Simposio no hubierasido posible sin la colaboracin desinteresada de MarilMerino, a quien queremos expresar nuestro agradeci-miento de manera especial. Ella intervino desde la prime-ra hora en el diseo del proyecto, lo hizo suyo, lo gui ycoordin con la mayor dedicacin, eficacia y generosidadhasta su conclusin en Barcelona, y despus colabor demanera directa en la preparacin de este volumen queahora ve la luz. Damos las gracias a Clara Gonzlez y aMaril Merino, de nuevo, por las traducciones de algunasde las ponencias del ingls al castellano.

    A la vista de los resultados de este I Simposio y delinters mostrado por los asistentes y por otras muchaspersonas que no pudieron estar presentes, esperamos podercelebrar el II Simposio sin mucha demora.

    Ral Fornet-BetancourtJuan Jos Tamayo

    8

    Texto Interculturalidad 21/7/05 17:06 Pgina 8

  • Introduccin Juan Jos Tamayo

    Voy a hacer un breve recorrido por algunas de las mssignificativas etapas del dilogo interreligioso en perspec-tiva liberadora durante los ltimos cincuenta aos. Segui-r para ello mi propio itinerario, que puede ser emblem-tico de la evolucin en dicho dilogo.

    Primera fecha: 1956. No haba cumplido 10 aoscuando comet mi primer pecado de intolerancia religio-sa. Inducido por un familiar, denunci ante el alcalde demi pueblo, que tambin era el jefe local del Movimiento,a unos protestantes que llegaron a mi pueblo un domingoa repartir entre los vecinos la Biblia, libro que entonces nopodan leer los catlicos ms que con el permiso del sa-cerdote. El familiar me dijo que ramos catlicos de puracepa y no debamos permitir que unos protestantes vinie-ran a alterar el orden pblico de nuestro pequeo pueblode Castilla la Vieja. Los dos protestantes pasaron la nocheen el calabozo que estaba en el stano del ayuntamiento.Unos aos antes, en 1953, se haba firmado un concordatoentre la Santa Sede y el Estado espaol que no dejaba lugara dudas: La religin catlica, apostlica, romana, siguesiendo la nica de la nacin espaola y gozar de los dere-chos y de las prerrogativas que le corresponden en confor-midad con la ley divina y el derecho cannico.

    9

    Texto Interculturalidad 21/7/05 17:06 Pgina 9

  • Segunda fecha: 1965-1969. Los comienzos de misestudios de teologa en un seminario conciliar; entiendanque el adjetivo conciliar no se refera al Concilio Vatica-no II, que se celebr entre 1962 y 1965, sino al de Trento,s, un seminario conciliar de Trento tras la celebracin delconcilio Vaticano II. Con el Vaticano II se produce uncambio importante, aunque no suficiente: habla de lasreligiones no cristianas como semillas del Verbo, comopreparacin evanglica. Es el tiempo en el que uno delos ms prestigiosos telogos catlicos del siglo XX,Karl Rahner, de cuyo nacimiento acabamos de celebrar elprimer centenario, propuso su tan discutida teora de loscristianos annimos.

    Tercera fecha: 1972. Se celebra en El Escorial (Ma-drid) el primer Congreso de Teologa Latinoamericana dela Liberacin, con la presencia de sus principales inspira-dores. Fue la puesta de largo de esta corriente teolgica enEuropa. Si en 1956 se deca que fuera de la Iglesia no haysalvacin, ahora, en el horizonte de la teologa de la li-beracin, se afirma que fuera del mundo de los pobresno hay salvacin, que fuera de la opcin por lo pobres noes po