Click here to load reader

Jauregui Introduccion Libro Canibalia

  • View
    9

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

El cuerpo constituye un depósito de metáforas. En su economía con el mundo,sus límites, fragilidad y destrucción, el cuerpo sirve para dramatizar y, de algunamanera, escribir el texto social. El canibalismo es un momento radicalmenteinestable de lo corpóreo y, como Sigmund Freud suponía, una de esas imágenes,deseos y miedos primarios a partir de los cuales se imagina la subjetividad y lacultura. En la escena caníbal, el cuerpo devorador y el devorado, así como ladevoración misma, proveen modelos de constitución y disolución de identidades.El caníbal desestabiliza constantemente la antítesis adentro/afuera; el caníbales –parafraseando a Mijail Bajtin– el “cuerpo eternamente incompleto, eternamentecreado y creador” que se encuentra con el mundo en el acto de comery “se evade de sus límites” tragando (La cultura 20, 253). El caníbal no respeta lasmarcas que estabilizan la diferencia; por el contrario, fluye sobre ellas en el actode comer. Acaso esta liminalidad que se evade –que traspasa, incorpora e indeterminala oposición interior/exterior– suscita la frondosa polisemia y el nomadismosemántico del canibalismo; su propensión metafórica.

Text of Jauregui Introduccion Libro Canibalia

  • CanibaliaCanibalismo, calibanismo, antropofagia cultural

    y consumo en Amrica Latina

    Carlos A. Juregui

    Premio Casa de las Amricas 2005

    Iberoamericana Vervuert 2007

  • 1 Se escribe sin comillas; stas deben sobreentenderse en Nuevo Mundo, lo mismo que enDescubrimiento.

    se tocaron la boca y la barriga, tal vez para indicar quelos muertos tambin son alimento, o pero esto acaso esdemasiado sutil para que yo entendiera que todo lo quecomemos es, a la larga, carne humana.

    Jorge Luis Borges, El informe de Brodie

    Genuine polemics approach a book as lovingly as a can-nibal spices a baby.

    Walter Benjamin, Post No Bills: The Critics Technique in Thirteen Theses One-Way Street 1928

    El cuerpo constituye un depsito de metforas. En su economa con el mundo,sus lmites, fragilidad y destruccin, el cuerpo sirve para dramatizar y, de algunamanera, escribir el texto social. El canibalismo es un momento radicalmenteinestable de lo corpreo y, como Sigmund Freud supona, una de esas imgenes,deseos y miedos primarios a partir de los cuales se imagina la subjetividad y lacultura. En la escena canbal, el cuerpo devorador y el devorado, as como ladevoracin misma, proveen modelos de constitucin y disolucin de identida-des. El canbal desestabiliza constantemente la anttesis adentro/afuera; el can-bal es parafraseando a Mijail Bajtin el cuerpo eternamente incompleto, eter-namente creado y creador que se encuentra con el mundo en el acto de comery se evade de sus lmites tragando (La cultura 20, 253). El canbal no respeta lasmarcas que estabilizan la diferencia; por el contrario, fluye sobre ellas en el actode comer. Acaso esta liminalidad que se evade que traspasa, incorpora e inde-termina la oposicin interior/exterior suscita la frondosa polisemia y el noma-dismo semntico del canibalismo; su propensin metafrica.

    La palabra canbal es, como se sabe, uno de los primeros neologismos queproduce la expansin europea en el Nuevo Mundo1. Tambin es como dira

    INTRODUCCINDel canibalismo al consumo: textura y deslindes

    CANIBALIA-01 19/12/07 10:03 Pgina 13

  • Enrique Dussel uno de los primeros encubrimientos del Descubrimiento, unmalentendido lingstico, etnogrfico y teratolgico del discurso colombino.Sin embargo, este malentendido es determinante; provee el significante maestropara la alteridad colonial. Desde el Descubrimiento, los europeos reportaronantropfagos por doquier2, creando una suerte de afinidad semntica entre elcanibalismo y Amrica. En los siglos XVI y XVII el Nuevo Mundo fue construidocultural, religiosa y geogrficamente como una especie de Canibalia. En las islasdel Caribe, luego en las costas del Brasil y del norte de Sudamrica, en Centroa-mrica, en la Nueva Espaa y ms tarde en el Pacfico, el rea andina y el Conosur, el canbal fue una constante y una marca de los encuentros de la expan-sin europea. Pero antes de cualquier observacin emprica de la prctica quedenota dicho significante, la semntica del canibalismo inicia ya una fuga verti-ginosa en la constelacin de lo que Jacques Derrida denomina diffrance3: loscanbales evocan inicialmente a los cclopes y a los cinocfalos y luego parecenser conforme a la primera especulacin etimolgica del Almirante soldadosdel Khan; rpidamente se convierten en indios bravos y su localizacin coincidecon la del buscado oro; los canbales son definidos tambin porque pueden serhechos esclavos o porque moran en ciertas islas. El canibalismo llega a ser pro-ducto de una lectura tautolgica del cuerpo salvaje: los canbales son feos y losfeos, canbales Lejos de encontrar un momento de sosiego semntico, el can-bal se desliza constantemente a lo largo de un espacio no lineal: el espacio de ladiffrance colonial; un espejo turbio de figuracin del Otro y del ego, as como dereas confusas en las que reina la opcin ineludible de lo incierto.

    Como imagen etnogrfica, como tropo ertico o como frecuente metforacultural, el canibalismo constituye una manera de entender a los Otros, al igualque a la mismidad; un tropo que comporta el miedo de la disolucin de la iden-tidad, e inversamente, un modelo de apropiacin de la diferencia. El Otro que elcanibalismo nombra est localizado tras una frontera permeable y especular,

    Carlos A. Juregui14

    2 Los siguieron encontrando desde el siglo XVI hasta el XIX, cuando la antropologa y la etno-grafa se sumaron a la bsqueda. Mientras que el Nuevo Mundo fue el lugar de la construccin delcanbal en el siglo XVI y parte del XVII, frica fue la Canibalia del XIX y Nueva Guinea la del XX.

    3 El trmino diffrance corresponde menos a un concepto que a un modelo con el que Derrida(1976, 1978) pone en juego la discordia activa, inestabilidad sistemtica y juego mltiple de la sig-nificacin. Diffrance es un neologismo y variacin del vocablo francs diffrence. Diffrance evoca elverbo latino differre (diferir), el cual tiene la doble acepcin de diferenciar y de aplazar. Diffrance juegacon estas dos acepciones de manera simultnea y sin permitir la reduccin de la misma a una sola;esta doble acepcin describe el juego sistemtico de la significacin: la constante y fluctuante pro-duccin de una presencia ausente diferida por una red de significantes, los cuales remiten no a la pre-sencia o al referente, sino a otros significantes. Diffrance es la estructura y el movimiento queconstituye las diferencias y que las hace indecidibles (Derrida, Mrgenes de la filosofa 1989: 39-62).

    CANIBALIA-01 19/12/07 10:03 Pgina 14

  • llena de trampas y de encuentros con imgenes propias: el canbal nos habla delOtro y de nosotros mismos, de comer y de ser comidos, del Imperio y de susfracturas, del salvaje y de las ansiedades culturales de la civilizacin. Y as comoel tropo canbal ha sido signo de la alteridad de Amrica y ha servido para soste-ner el edificio discursivo del imperialismo, puede articular como en efecto hahecho discursos contra la invencin de Amrica y el propio colonialismo.

    El canibalismo ha sido un tropo fundamental en la definicin de la identidadcultural latinoamericana desde las primeras visiones europeas del NuevoMundo como monstruoso y salvaje, hasta las narrativas y produccin culturalde los siglos XX y XXI en las que el canbal se ha re-definido de diversas manerasen relacin con la construccin de identidades (pos)coloniales y posmoder-nas. El tropo del canibalismo cruza histricamente en sus coordenadas decontinuidad y de resignificacin o discontinuidad diferentes formulaciones derepresentacin e interpretacin de la cultura y hace parte fundamental del archi-vo de metforas de identidad latinoamericana. El canbal es podra decirse unsigno o cifra de la anomala y alteridad de Amrica al mismo tiempo que de suadscripcin perifrica a Occidente. El presente libro se refiere a diferentes esce-narios histricos y articulaciones discursivas en las que dicha adscripcin an-mala ocurre y en las que el canibalismo no slo fue un dispositivo generador dealteridad, sino tambin, un tropo cultural de reconocimiento e identidad. Cani-balia ensaya una genealoga de dicho tropo en su amplio espectro, variaciones yadelgazamientos semnticos (canibalismo, calibanismo, antropofagia cultural y con-sumo), en relacin con ciertos momentos fundamentales de la historia culturallatinoamericana.

    El canbal que funciona como estigma del salvajismo y la barbarie del NuevoMundo (Cap. I) llega a ser: un eje discursivo de la crtica de occidente, del impe-rialismo y del capitalismo (II 3 y 4; III 1; VI; VII 1 y 5); un personaje met-fora en la emergencia de la conciencia criolla durante el Barroco (II 6) y la Ilus-tracin americana (III 1); un tropo para las otredades tnicas frente a las cualesse definieron los nacionalismos latinoamericanos (III 2, 3, 4 y 5); una de lasmetforas claves del surgimiento discursivo de Latinoamrica en la segundamitad del siglo XIX (IV); y una herramienta de identificacin y auto-percepcinde Amrica Latina en la modernidad (V y VI). Asimismo, el canibalismo haceparte de la tropologa de las apropiaciones digestivas y el consumo de bienessimblicos, as como de la formacin de identidades hbridas en la llamada pos-modernidad (VII). Estos ejemplos sealan una historia cultural vastsima de lacual este libro apenas si recoge una muestra con la esperanza de sealar con ellano slo la persistencia del tropo canbal de la Conquista a la globalizacin, sinotambin su lugar colonial y contracolonial en el heterogneo entramado de lacontinentalidad cultural latinoamericana. ste es un estudio tropolgico sobre

    Introduccin 15

    CANIBALIA-01 19/12/07 10:03 Pgina 15

  • la retrica de la colonialidad4 (imperial, colonial, nacional, neocolonial y global)que el canibalismo como heterotropa constantemente articula y desafa5.

    En la historia cultural latinoamericana el canbal tiene que ver ms con elpensar y el imaginar que con el comer, y ms con la colonialidad de la Moderni-dad6 que con una simple retrica cultural. El canibalismo siempre nombra, o se

    Carlos A. Juregui16

    4 El concepto de colonialidad, propuesto por Anbal Quijano reinterpretando ampliamente lanocin de colonialismo suprstite de Jos Carlos Maritegui alude a un modelo global hegemnicode poder que desde la Conquista articula nociones de raza (y diferencia) con la explotacin del tra-bajo. La colonialidad puede ser definida como las estructuras de saber, imaginarios, relacionessociales y prcticas de dominacin y explotacin que si bien emergen con la Conquista y la colo-nizacin del Nuevo Mundo y la insercin de vastas culturas y poblaciones en el sistema mundial deexplotacin del trabajo persisten y son reproducidas continuamente hasta hoy en renovadas for-mas de colonialismo e injusticia. Para Quijano la implicacin histrica ms significativa de la colo-nialidad y sus dinmicas de clasificacin racial es la emergencia de un mundo moderno/colonialeurocntrico capitalista.

    5 Como anotbamos en Mapas heterotr

Search related