Koyuntura 52

  • View
    214

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Koyuntura 52 2015

Transcript

  • N52 - Ao 7 MARZO 2015

    InstItutO de ecOnOMiAde lA USFQ

    InstItutO de ecOnOMiAde lA USFQ

    EL REGRESO DE LA POBREZA A AMRICA LATINA

    Diego Grijalvadgrijalva@usfq.edu.ec

    Con la colaboracin deMara Cristina Martnez -

    Estudiante de la USFQ

    El 2015 marca el ao en que el mundo determinar si los Objetivos de Desarrollo del Milenio se alcanzaron o no. Establecidos en el ao 2000 por las Naciones Unidas, estos Objetivos buscan un significativo progreso social para el ao 2015 en reas que incluyen pobreza, educacin, igualdad de gnero, salud, medio ambiente, y coopera-cin para el desarrollo. Algunos de estos objetivos ya se alcanzaron o se espera sean alcanzados dentro del plazo fijado, mientras que otros no se alcanzarn y requieren por ende mayor esfuerzo a nivel global en los prximos aos.

    El primer objetivo del milenio consiste en reducir a la mitad el porcentaje de la po-blacin que vive en condiciones de extrema pobreza o indigencia, tomando como re-ferencia el nivel existente en 1990. Este objetivo se cumpli a nivel mundial en el ao 2010, impulsado principalmente por los logros en China, India y los pases del Este Asitico. El progreso ha sido tan grande que en el 2013 el Banco Mundial propuso como su principal objetivo la eliminacin de la indigencia para el 2030.1

    En Amrica Latina, la indigencia pas de 22.5% en 1990a 11.3% en 2012 (CEPAL, 2015).2 Es decir, el primer objetivo del milenio (reducirla al 11.25%) prcticamente se alcanz 3 aos antes del plazo establecido. Dada la tendencia observada durante la ltima dcada, se pensaba entonces que para el 2015 la regin iba a alcanzar mu-cho ms que el objetivo planteado. Sin embargo, en los ltimos aos no slo que la regin no ha podido sostener el nivel alcanzado en el 2012, sino que la tendencia cambi: la indigencia aument a 11.7% en el 2013 y se estima que llegue a 12% en el 2014 (CEPAL, 2014).Como se muestra ms adelante, este nivel probablemente se mantendr en los aos 2015 y 2016, por lo que la regin no va a cumplir con el primer objetivo del milenio.

    1 En la prctica, esta meta se cumplir si la proporcin de personas viviendo en condiciones de indigencia se reduce al 3%.2 Estos datos difieren de los publicados por el Banco Mundial, de acuerdo a los que la indigencia en 1990 era de 12.2% y en el 2011 era de 4.6% (Banco Mundial, 2015). De acuerdo a esta fuente el objetivo de reducir la indi-gencia a la mitad se alcanz en el ao 2010 cuando el 5.4% de la poblacin mundial era indigente. La diferencia en las mediciones se debe que el Banco Mundial usa la lnea de indigencia internacional equivalente a PPA USD 1.25 de 2005 al da (el ingreso correspondiente a USD 1.25 en el ao 2005 luego de ajustar el tipo de cambio de acuerdo a la paridad del poder adquisitivo, PPA). Dado que esta lnea de indigencia corresponde al promedio de los pases con los ingresos per cpita ms bajos del mundo, Naciones Unidas (2010) considera que no son las ms apropiadas para Amrica Latina. Por lo tanto, la CEPAL utiliza lneas de pobreza ms altas que las del Banco Mundial, correspondientes al mayor ingreso de los pases de la regin.

  • 2Por qu es tan importante la reduc-cin de la pobreza y la indigencia? El significado de ser pobre

    La pobreza se define como la inhabilidad de una per-sona de satisfacer sus necesidades bsicas (Banco Mundial, 2001). Esta definicin es ambigua debido a que la nocin de necesidades bsicas es difcil de operacionalizar y, adems, stas cambian a lo largo del tiempo. Sin embargo, es claro que en trminos generales ser pobre significa no tener acceso a ali-mentacin suficiente, a una vivienda apropiada y a los servicios bsicos asociados a ella (agua, electri-cidad, etc.), a servicios educativos y de salud, y a ser-vicios financieros. Ser pobre significa tener una alta exposicin y vulnerabilidad a riesgos como enferme-dades y desastres naturales, y tambin significa no tener libertad poltica. De acuerdo a Sen (1999), ser pobre significa no poder desarrollar todo el potencial y las capacidades debido a la carencia de alguno de estos elementos.

    En esta perspectiva, el concepto de pobreza es com-plejo y multidimensional. Por ello, su medicin pre-senta importantes retos metodolgicos. Los datos previamente mencionados corresponden a lo que en la literatura se denomina medicin indirecta de la pobreza absoluta: una persona se clasifica como pobre (o indigente) si no cuenta con el ingreso sufi-ciente para satisfacer sus necesidades bsicas (Feres y Mancero, 2001). En el caso especfico de Amrica Latina, la CEPAL define a la lnea de indigencia como el ingreso necesario para adquirir una canasta bsica de alimentos. De igual forma, la lnea de pobreza se define como el ingreso necesario para adquirir una canasta bsica de bienes y servicios, tanto alimentarios como no alimentarios (CEPAL, 2010).Para tener una idea de cules son estos niveles de ingreso, consideremos el caso de Ecuador. La CEPAL utiliza lneas de pobreza diferenciadas por rea urbana y rural. En el 2013, las lneas de pobreza fueron de USD 111.20 y USD 69.80, respectivamente, mientras las de indigencia de USD 62.00 y USD 43.70 (CEPAL, 2015).3

    La medicin indirecta basada en lneas de pobreza tiene varias limitaciones. La ms clara es que exista la posibilidad de tener un ingreso superior a la lnea de pobreza y no poder satisfacer las necesidades b-

    3 Las lneas de pobreza e indigencia establecidas por la CEPAL difi-eren tambin de las lneas de pobreza establecidas por el INEC. De acuerdo al INEC (2014), a diciembre de 2014, una persona se defina como pobre si sus ingresos eran menores a USD 81.04 mensuales y como indigente si sus ingresos eran menores a USD 45.67 mensuales. Estas lneas corresponden a USD 2.66 diarios y USD 1.50 dlares diarios, respectivamente, cercanas a las mediciones internacionales propuestas por Naciones Unidas.

    sicas, o viceversa.4 Para resolver sus potenciales li-mitaciones se han desarrollado mediciones directas de pobreza. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) propuso en 1997 el ndice de pobreza humana (IPH) que incorpora 4 indicadores relacionados a salud, educacin y estndar de vida (PNUD, 1997). Este ndice fue reemplazado en el ao 2010 por el ndice de pobreza multidimensional (IPM), que incluye las mismas tres dimensiones, pero cuenta con un total de 10 indicadores.5

    Si bien el IPM permite tener una idea ms precisa de la pobreza, existen razones prcticas para realizar el anlisis en base a las lneas de ingreso mencionadas anteriormente. Primero, dado que el IPM y otros indi-cadores similares son relativamente nuevos, no exis-ten series histricas consistentes. Segundo, incluso en aos recientes, estos indicadores no se miden de forma peridica por lo que no se tienen datos con suficiente frecuencia. Tercero, y lo ms importante, si bien el nivel de pobreza o indigencia medido en base al IPM, puede diferir significativamente del nivel me-dido en base a lneas de ingreso, cuando se conside-ran cambios (y no niveles) en la pobreza o indigencia, la medicin por ambos mtodos es bastante consis-tente. Para mostrar esta consistencia la Tabla 1 pre-senta niveles de pobreza alrededor de los aos 2005 y 2012 medidos en base a lneas de ingreso y al IPM.6 Como muestran las columnas (3) y (6) las diferencias en niveles pueden ser muy grandes, por ejemplo para Bolivia y Nicaragua. Pero, en la mayora de casos, es-tas diferencias no son tan grandes y, ms importante, son relativamente consistentes a lo largo del tiempo. Por ejemplo, en el caso de Per, alrededor del ao 2005 la pobreza basada en el IPM es 9.5 puntos mayor que la medida en base a la lnea de pobreza; en el ao 2012 esta diferencia es de 11.2 puntos. Ahora, si con-sideramos los cambios en la pobreza, la columna (9) muestra que las diferencias entre ambas mediciones tienden a ser pequeas, incluso tomando en cuenta los grandes cambios que han existido en este perio-do. En promedio, para la regin la diferencia en el cambio en la pobreza medido por uno y otro mtodo es menor a 0.2 puntos.

    Esta breve comparacin entre el IPM y la medicin basada en lneas de ingreso muestra que la medicin indirecta provee una buena aproximacin, especial-mente en relacin a los cambio en la pobreza. En particular, usando cualquiera de los dos mtodos se concluye que la incidencia de la pobreza en la regin

    4 Ver Feres y Mancero (2001) para una crtica comparativa detallada.5 Ms informacin respecto de este indicador se puede encontrar en http://hdr.undp.org/es/content/indice-de-pobreza-multidimensional-ipm.6 Se escogen estos aos debido a la poca disponibilidad de datos basados en el IPM (CEPAL, 2014).

  • 3febrero 2015

    se ha reducido en alrededor de 10 puntos porcentuales durante el periodo considerado.

    Tabla 1: Comparacin de niveles de pobreza medidos en base a la lnea de pobreza y el IPM

    Logros alcanzados

    En el ao 2014 se estima que el 28% de la poblacin de Amrica Latina era pobre y que el 12% era indigente o extremadamente pobre (CEPAL, 2014). Esto significa que 167 millones de personas eran pobres, y que de ellas, 71 millones indigentes. Con una poblacin de alrededor 606 millones de personas, la pobreza sigue siendo un gran problema en la regin y queda an un largo camino para resolverlo. Pese a ello, durante la ltima dcada la regin ha realizado un gran progreso: del 2002 al 2014 ms de 60 millones de personas de-jaron de ser pobres y ms de 30 millones salieron de la indigencia (incluso considerando el retroceso de los ltimos dos aos).

    Para entender lo que se ha logrado durante los lti-mos aos es necesario considerar una perspectiva de mediano plazo. Durante la dcada perdida de Amrica Latina (entre 1980 y 1990) la incidencia de la pobre-za en la regin aument de 40.5% a 48.4%. A partir de 1990, esta tendencia cambi y la pobreza en la regin ha disminuido de manera consistente. Sin embargo, mientras que entre 1990 y 2002 la pobreza se reduj