Click here to load reader

La lágrima del gorrión - Jaime Antolínez González

  • View
    235

  • Download
    4

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

Text of La lágrima del gorrión - Jaime Antolínez González

  • HISTORIA DE UN MAESTRO TACHIRENSE

    Jaime Antolnez Gonzlez

    LA LGRIMA DELGORRIN

  • Diseo y Diagramacin:Jos Alejandro Ruiz MoraImpresin y Montaje:Walter BertiCOLECCIN PUO Y LETRA N 14Serie Historias LocalesLa lgrima del gorrinJaime Antolnez GonzlezSistema Nacional de Imprentas Regionales Fundacin Editorial El Perro y La Rana, captulo Tchira, 2012Correo electrnico:[email protected]

    ISBN 978-980-14-2359-1lf40220128002957

  • El Sistema Nacional de Imprentas es un proyecto impulsado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura a travs de la Fundacin Editorial el Perro y la Rana, con el

    apoyo y la participacin de la Red Nacional de Escritores de

    Venezuela. Tiene como objetivo fundamental brindar una herramienta esencial en la formacin del hombre libre y

    soberano: el libro.

    Este Sistema Nacional de Imprentas se rami ca por todos los Estados del Pas, el saber ancestral presente

    en nuestra cotidiana vida: la gastronoma, los paliativos caseros, la toponimia, la conciencia del pasado, la lectura

    de la realidad, la tecnologa popular, los refranes, las

    costumbres.

  • Con la intencin de retratar nuestra subjetividad andina en el reconocimiento de los patrimonios locales que entraa la tierra y sus cultores, nace Puo y Letra: primera coleccin de libros para el Sistema Nacional de Imprentas El Perro y la Rana captulo Tchira. No por azar es ste el punto de partida de nuestra labor editorial. Comprometidos con la necesidad de salvaguardar del olvido y la falsi cacin histrica de nuestra memoria social y nuestro patrimonio intangible, esta coleccin de libros se plantea servir de herramienta para la reconstruccin de un inventario de saberes y un mapa de orgenes que permita a la nuevas generaciones acceder al conocimiento y espiritualidad ancestral de su terruo. Historias locales, autobiografas, cartas, o cios y saberes legtimos de los pueblos: comadronas, rezanderos, sembradores de agua, calendarios productivos, oralidad y leyendas, entre otras costumbres extraviadas en la vorgine de la llamada modernidad globalizadora, del olvido globalizado, de la aculturacin y transculturacin, tendrn cabida en esta coleccin.

    Coleccinletra

    Puo Y

  • La lgrima del gorrin // Coleccin Puo y Letra, Serie Historias Locales

    11

    NOTA PRELIMINAR

    N siempre se cumplen 102 aos de edad en una vida tachirense. Desde las postrimeras del siglo pasado, ms precisamente el 16 de diciembre de 1896, cuando un saludable nio naci en la humilde y hermosa aldea de Peribeca de la jurisdiccin de Capacho, y luego creci hasta volverse un ciudadano til y de provecho, don Ramn Bautista Soto Bonilla se hizo presente durante casi todo el siglo XX. Slo le falt un ao para llegar, junto con los avances de la tecnologa, al siglo XXI, probable centuria estelar, de claras luces, ciencia avanzada y armona, a medida que el pasado se supera y se concientiza en el presente y el futuro.

    Desde muy temprana edad, en el hogar formado por Bernardino Soto y Rebeca Bonilla, del mismo Hoyo Bonillero de Zorca del que era hijo monseor Rincn Bonilla, el joven peribequero se educ en la disciplina caracterstica familiar andina, de diligencia, orden, trabajo y estudio. Esta norma de vida, clsica de los hogares tachirenses de antao, lo llev nalmente a la docencia y tras obtener su ttulo de Educador, fue a laborar en la escuela graduada nmero 64 de una singular poblacin, allende de Las Delicias, llamado en ese tiempo de 1919, Carrampln. All, sin otro bagaje que su saber y buena voluntad, estableci

  • Sistema Nacional de Imprentas // Fundacin Editorial El Perro y La Rana

    12

    el centro de estudios bajo una frondosa higuera y en pupitres de piedra y troncos de rbol sin pulir. Al principio cont con el rechazo natural de los lugareos que lo tildaron (a priori) de masn, pues, para los lugareos, era un desconocido. Y hasta que recit el Credo, el Padre Nuestro y la Salve, a peticin de los habitantes, es que fue reconocido como una buena persona designada para ser el Maestro del Pueblo.

    Poco a poco, con empeo y tesn, fue construyendo un edi cio adecuado para instruir a los habitantes del lugar andino, que eran descon ados pero aguerridos y trabajadores. Tras varios aos de fructfera labor, fue trasladado a Triba, con gran dolor y pesar de los naturales de Carrampln y sus alrededores y con natural alborozo del nuevo grupo escolar asignado. All lleg hasta Director, realizando una labor constructiva y meritoria.

    Despus fue trasladado a Lobatera, luego a Santa Ana y nalmente a la Direccin del Grupo Escolar de Capacho, en donde estuvo 15 largos aos. Hizo all gran labor, aparte de la estructura fsica del grupo, cre una Coral con su respaldo musical consistente en una banda con todos los instrumentos musicales y, posteriormente, le dio carcter de orquesta con la inclusin de un piano de cola para concierto. Y para completar, ms tarde, consigui todo un equipo odontolgico, trado de Francia, que instal en su respectivo consultorio, dotndolo de todos los implementos y, especialmente, logrando los servicios del respectivo profesional.

  • La lgrima del gorrin // Coleccin Puo y Letra, Serie Historias Locales

    13

    Lo descrito anteriormente es apenas una parte de su interesante existencia de ms de un siglo, en la que siempre brill con luz propia, forjando una buena familia y desempendose como un ciudadano ejemplar, amante de las buenas costumbres y de la social-democracia.

    As lo recordamos. Paz y honor a su alma.

    Y a este autntico e importante personaje tachirense, dedicamos el presente libro.

  • J A I M E A N T O L N E Z G O N Z L E Z

    La lgrima del gorrin

    Historia de un maestro tachirense

    ADVERTENCIA: Algunos nombres geogr cos y otros, as como todos los personales, han sido cambiados por razones obvias. Cualquier parecido con la realidad es slo coincidencia; sin embargo, los acontecimientos que se narran son ajustados a los hechos, segn versiones de muchos de sus actores as como de la respectiva historia.

  • La lgrima del gorrin // Coleccin Puo y Letra, Serie Historias Locales

    17

    PRIMERA ESCENA:EN PERIBECA

    A cien aos de un gran acontecimiento bolivariano y americano, en 1913, en una aldea integrante de las veinte que componen al Municipio Independencia del Estado Tchira, y teniendo como escenario una casa de la poca, solariega y campestre, construida con el esmero del cario de sus creadores y con las posibilidades econmicas respectivas, compuesta de varias habitaciones, patios y un solar, sembrado especialmente de rboles frutales y frondosos, con pisos de ladrillo y de tierra, con paredes de tapia pisada y con techo de tejas rojas ya ennegrecidas por el tiempo, hay un joven lugareo sosteniendo a puerta cerrada un dilogo candente, l dentro de su casa y guarecido por la pequea puerta de madera pintada de verde, y ellos, los visitantes, en la calle, portando carabinas y largos machetes, con rostros adustos protegidos de sombreros de ala ancha, y con voces amenazantes, que le espetan:

    -Salga, joven, Ud. ya no es un marantoco1, porque tiene edad de servir a mi General, como lo hacen todos los habitantes. Debe colaborar con la sagrada y con el pueblo...-No me vengan con esos cuentos!

    1 Voz tachirense para designar a los adolescentes mayores.

  • Sistema Nacional de Imprentas // Fundacin Editorial El Perro y La Rana

    18

    Nuestro Libertador Bolvar nos hizo libres y yo puedo escoger mi destino.-Ah! Si? No nos vengas con esas pendejadas! Aqu se hace como ordena mi general! Salga o lo sacamos!-Pues me sacarn muerto. De aqu, no me muevo!

    Y otro esbirro, con tono ms conciliatorio y con una sonrisa maliciosa, aade:

    -Mire, joven, no se haga el rebelde. Nosotros respetamos mucho al Libertador, pero tambin debemos acatar las rdenes de quien gobierna. branos la puerta y conversamos.-No, seores, si Uds. lo creen conveniente, echen la puerta abajo y traten de sacarme. Ya les dije que de aqu no me sacan vivo. Yo no he cometido ninguna falta y no deseo colaborar con el rgimen.-Caracoles! Como que Ud. quiere que lo tratemos como enemigo del gobierno. Mire, sea prudente, obedzcanos como lo han hecho todos los dems. No se busque problemas.-Yo le obedezco solamente a mis padres y a mis ideas. Venezuela es un pas libre y los que lo habitamos tambin. Les repito que no estoy haciendo mal a nadie y no tengo que arreglar nada con Uds. Por favor, djenme tranquilo!

  • La lgrima del gorrin // Coleccin Puo y Letra, Serie Historias Locales

    19

    En ese momento de la altisonante conversacin, una buena parte de los vecinos se asomaba por puertas y ventanas, y hasta el bobo del pueblo se haba atrevido a pararse junto a los hombres armados de la polica sagrada2. Entonces uno de ellos dijo a los dems:

    -Mejor es que volvamos en otro momento. As evitamos el escndalo y la reaccin del Cura. Acurdense que el pap del muchacho es el hombre de con anza del Padre Crdenas.

    -Mire, jovencito, en otro momento volvemos. Mientras tanto, pinselo mejor.

    Junto con marcharse la comisin policial, enviada por el comisario de turno, la tranquilidad volvi a la aldea y continuaron sus labores de rutina. El joven abri entonces la puerta, como era costumbre en la poca, y se puso a leer uno de sus libros ms preciados, La Revolucin Francesa; tambin abri un folletito contentivo de los Derechos del Hombre y un texto de Historia Patria. Igualmente se dedic a leer algunos fascculos de la magistral obra de Vctor Hugo: Los Miserables, que algn buen amigo le haba conseguido en la vecina Ccuta y se los haba obsequiado para su provecho de aprendizaje literario y social. En un cuaderno hizo una serie de anotaciones, y tras comparar los

    2 Polica sagrada, cali cativo que en la poca de la dict