Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

Embed Size (px)

Text of Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    1/88

    1

    Los Tesoros de Huarmey

    ERNESTO REYNA ZEGARRA

    LOS TESOROS

    DE HUARMEY

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    2/88

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    3/88

    3

    Los Tesoros de Huarmey

    MUNICIPALIDAD PROVINCIAL DE HUARMEY

    CONCEJO MUNICIPAL GESTIN

    MUNICIPAL 2011 2014

    ALCALDE PROVINCIAL:

    Jos Milton Benites Pantoja.

    REGIDORES:Sr. Jos Jaime Leyva Vigo Teniente Alcalde.Lic. Rosa Elvira Rosales Regalado RegidoraCPC Walter David Ros Goycochea RegidorSr. Aldo Nstor Moreno Marcelo RegidorLic. Enrique Ricardo Vsquez Pajuelo RegidorLic. Marcelino Cajas Bravo Regidor Ing. Edilberto Urbina Vsquez Regidor

    Unidos por el desarrollo de Huarmey

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    4/88

    4

    Ernesto Reyna

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    5/88

    5

    Los Tesoros de Huarmey

    PRLOGO

    LA PRIMERA NOVELAANCASHINASE ESCRIBI EN HUARMEY

    Con rubor y sorpresa, le hace poco unas afirmaciones nada convin-centes sobre un trabajo literario de Ernesto Reyna Zegarra (ERZ), escritorarequipeo que residi en el distrito de Huarmey (hoy provincia), localidadque lo supo acoger y donde fue alcalde hasta en dos oportunidades, lo cuallo convirti, sin duda, en conocedor de este pueblo (an pequeo durante el

    tiempo que vivi all), en todos sus niveles.Harto de ver marginada a la actual ciudad de Huarmey en cuanto a

    referencias bibliogrfico-literarias y emplazar a quien declar lo siguienterespecto a uno de los libros ms importantes del escritor ERZ: Y el libro

    Los tesoros de Huarmey, del arequipeo Ernesto Reyna, publicado enLima en 1936, no es una novela propiamente dicha, sino un mosaico deancdotas, estampas y descripciones, la finalidad de lo dicho fue por re-saltar interesadamente, por asuntos comerciales en el prologo de la novela

    Anusia de Julio Csar Pozo Cueva.Como conocedor de la obra de ERZ y como hijo de la tierra que

    sirvi de espacio para la ambientacin y desarrollo de su novelaLos teso-ros de Huarmey (LTH), manifiesto mi disconformidad con la conclusin,

    por el que a continuacin detallo los argumentos que servirn para desmon-tar esta falsedad que busca corroer y destripar anteriores afirmaciones degente que en su oportunidad afirm que LTH s es una novela.

    Para sustentar mi afirmacin debo demostrar, en primer lugar y so-bre la base de sus caractersticas, que LTH pertenece realmente a estegnero.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    6/88

    6

    Ernesto Reyna

    1. LOS TESOROS DE HUARMEY ES UNA NOVELA

    De acuerdo a lo que determina las caractersticas de una novela, eltexto narrativo debe ser escrito en prosa, y, dentro del contenido, intervenir

    personajes sobre los cuales se est narrando algo. Esta primera prueba,LTH la supera con creces. En el texto narrativo encontramos personajesprimarios y secundarios, sobre quienes nos referiremos ms adelante.

    Una de las primeras caractersticas que ponemos en consideracin,es si dentro del texto narrativo se desarrolla una ACCIN. Accin es lahistoria que se va desarrollando ante nuestros ojos a medida que vamosadentrndonos en la lectura de la novela. En un texto, puede caber dosclases de acciones simultneamente: la primaria y la secundaria, que van

    tejindose entre s para ir dndole cuerpo y/o argumento a la novela. EnLTH se tejen varias historias alrededor de dos, que son las ms notablesdentro del texto narrativo. La primera y ms importante es sobre la bsque-da permanente del alcalde del pueblo, el viejo Felipe de Norena, de lostesoros enterrados que, se dice, hay alrededor del distrito y, debido a loscuales, diversos personajes van llegando al pueblo con una diversidad deartilugios para hallarlos. El hombre de la maquinita (p. 36), Zaragoza, elmisterioso y vagabundo espaol (p. 32), El barn erudito (p. 42), Salomn

    Sardina, el aventurero cuya expedicin es auspiciada por un ministro degobierno (p. 65), son algunos de ellos.

    La segunda accin o historia, es sobre el apogeo del algodn al que,curiosamente, se le llama el oro blanco. Incluso existe un subttulo suge-rente sobre el tema: La locura del oro y el pirata Ruskin (p. 18). Podra-mos decir, de este modo, que el algodn es otro de los tesoros de Huarmey.En esta segunda historia interviene todo el pueblo, porque el espacio dondese desarrollan los hechos es por antonomasia agrcola. Sobre la accin dela cosecha y venta del algodn, ERZ ha dedicado las primeras pginas de lanovela, que luego se entrelazarn con las historias de los tesoros enterra-dos, para concluir con la desgracia del viejo alcalde, luego de la prdida desus 700 quintales de algodn por la avalancha (p. 100) ocurrida el da 5de marzo de 1925 (p. 101), algodn con el cual pensaba hacerse rico yviajar a Europa.

    La segunda caracterstica que nos sirve para ir aclarando que LTH

    s es una novela, es el TIEMPO. Segn esta caracterstica, el desarrolloargumental de una narracin suele evolucionar a travs del tiempo, inclu-so se argumenta que el tiempo de la novela no tiene por qu presentarse

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    7/88

    7

    Los Tesoros de Huarmey

    de manera lineal u ordenada, sino que puede ser alterado libremente por elautor con finalidad estilstica.

    ERZ ha querido llevar su historia de forma lineal, inicindola aproxi-madamente un mes despus del inicio de la Primera Guerra Mundial, en

    1914, hasta unos meses despus de la trgica tarde del 5 de marzo de 1925.(p. 101). Meses despus, las terribles letras se vencieron (p. 105). Pero

    podemos decir tambin que, dentro de la accin, se han insertado fechasposteriores a 1925, como la Carta de Cipriano X Rubira, fechada enLima a 13 de enero de 1927 (p. 51), documento insertado en medio deltexto narrativo, como para afianzar la historia del ambicioso y vulgar Felipede Norena. Con la inclusin de la carta, con fecha posterior a la que con-cluye la historia, y puesta exactamente en la mitad del texto, ERZ ha recu-

    rrido a la tcnica denominada temporalizacin anacrnica, de la cual hausado un recurso: la prolepsis o anticipacin, donde el autor adelanta algu-nas acciones que an no se han producido en el relato primario de la novela,es decir, se trata de un salto hacia delante. ERZ, valindose de la carta,nos anticipa algunas historias fraudulentas y ambiciosas de Felipe de Norena,

    personaje principal, a todas luces, de LTH.Un acontecimiento puede durar lo mismo en una narracin que en

    la vida real, pero tambin puede ser resumido de manera que, por ejemplo,varios aos transcurran en pocas pginas, si es as, esto fue lo que hizoERZ en cuanto a la duracin de su obra, porque en tan solo 109 pginastranscurren de doce a trece aos. Con estas caractersticas de una autenticanovela, vamos viendo que LTH comienza a recuperarse del atropello malin-tencionado de quienes quieren minimizarla a un gnero menor.

    La tercera caracterstica es el ESPACIO, del cual leemos: La si-tuacin fsica en que se encuentran los personajes es uno de los recursos

    principales que los autores utilizan para contextualizar las historias narrati-vas. Segn este concepto, contamos con sobradas pruebas para que LTHsea una novela. Primero, porque la situacin fsica donde se lleva a cabo elcontexto narrativo es el entonces distrito de Huarmey, con algunas salve-dades, como por ejemplo la ciudad a donde va a morir el viejo Felipe de

    Norena. Dentro de los recursos narrativos est permitido que el autor de-sarrolle su historia en uno o varios lugares, ya sea en espacios interiores oexteriores, rurales o urbanos, con la finalidad de dar credibilidad a la histo-ria, poder contextualizar a los personajes y producir efectos ambientales ysimblicos, recurso tcnico que muy bien lo desarrolla ERZ en su obra.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    8/88

    8

    Ernesto Reyna

    Porque, aparte de usar fechas que acompaan a hechos reales, comola existencia del vapor Telica y su hundimiento frente a la costa huarmeyana,la inundacin del 5 de marzo de 1925 o el hecho histrico que protagonizdon Isaas de Pirola En que apres al Presidente (p. 25) (Augusto B.

    Legua) el 29 de mayo de 1909, da cuenta tambin de lugares como: Man-dinga, Janca, Puerto Huarmey, Culebras, Las Zorras, La punta de Lagarto,El cerro Maltino, Pai Pai, Hay - huay Congon, entre otros parajes de la

    jurisdiccin del entonces distrito de Huarmey, y que, hasta hoy, se puedenvisitar y ubicar con los mismos nombres.

    Todos los lugares mencionados le han servido a ERZ para desarro-llar y contextualizar su obra, describindolos uno a uno en el momento dedesarrollar la trama. Como, por ejemplo, de Gramadal: La grama campea

    duea y seora de la llanura (p. 30); asimismo, describe la calle principaldel pueblo de Huarmey: A la entrada del pueblo, una sola calle ancha,sombreada de sauces (p. 17); y, con respecto al valle de Huarmey, escri-

    be: se abre como un triangulo verde cuyo vrtice se incrustar en losandes y su base se curvar femeninamente en golfo de doradas arenas yaguas serenamente azules (p. 31), descripcin que engalana la hermosuraviva del pueblo. Del Maltino escribe: es un cerro alto de arena, domi-nando la costa norte de Huarmey, a una legua del valle de Culebras. Es

    conocido por todos los pescadores y patrones del cabotaje que lo tomancomo punto de referencia (p. 63) y, as, otras descripciones que producenun buen efecto del mbito en el lector.

    La cuarta caracterstica son los PERSONAJES, que pueden serreales o ficticios y que a la vez desarrollan la accin narrada por el novelis-ta. En LTH podemos encontrar personajes reales recreados en el texto,que comparten protagonismo con el narrador, como se lee en los siguientes

    prrafos: El poeta de los ojos azules y el hombre de la maquinita (p. 36),Bebimos la famosa chicha de Huarmey y salimos a respirar aire; a la orilladel mar (p. 37), ste es el nico prrafo donde el narrador aparentementecoincide con el autor, pues se refuerza con ste: Pasamos una noche dis-trada. Poesas, chascarros y leyendas Vieron mis apuntes sobre la histo-ria de los tesoros de Huarmey y se entusiasmaron de un modo sorprenden-te (p. 37), convirtindose de esta manera en narrador-personaje o narra-dor protagonista, tcnica en la cual la narracin suele ser autobiogrfica,

    ya que el narrador-protagonista se sita como centro de la accin y relatalos hechos desde su propio punto de vista.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    9/88

    9

    Los Tesoros de Huarmey

    Para seguir encontrando caractersticas que avalen mi teora de queLTH s es una novela y no un simple mosaico de ancdotas, estampas ydescripciones, puede apreciarse que a lo largo del texto narrativo se hallan

    personajes principales y secundarios, y, como en toda novela, es funda-

    mental que el narrador ofrezca al lector una caracterizacin de los perso-najes que puede ser fsica y psicolgica. Es fsica cuando se describe elaspecto y el modo de vestir: Y t qu flaco y descolorido, como un

    pescado seco (p. 12), descripcin que realiza Pedro Anzrez-hijo de sucuado Norena, o sea, descripcin que hace el autor a travs de uno de los

    personajes. Pero tambin estn las descripciones que hace directamente elnarrador, como por ejemplo: Chumbille era un tipo prieto y sarnoso, losojos amarillos, feo y antiptico como un perro con caracha. Se rapaba la

    frente estrecha, hasta aparecer calvo, para que dijeran que era pensador.Tena una risa forzada, que lo haca ms repulsivo. Vesta elegantemente ytiraba una pista, imitaba a Abraham Valdelomar (p. 93); Vestidos dediablo fuerte, botas de montar, sombrero de Catacaos, espuelas roncadoras.Pelln sampedrano, alforjas multicolores y mula con apero de plata, era eltpico hacendado de cabecera de sierra (p. 81).

    En la caracterizacin psicolgica se describe cmo piensan, quopinan ante la realidad circundante, cmo se comportan: Yo, soy enemi-

    go de los malos curas y del diablo, t eres amigo de ambos (p. 7) esta es laautodefinicin que se hace el personaje Rusquin. Pero el narrador tambinhace lo suyo y describe a sus personajes: Ruskn as apellidaba el viejofilosofo, amante del buen vino, y amoroso padre de trece frescas mucha-chas (p. 18); Y Ruskn, borracho de vino y dicha, con los recuerdos seemocionaba, y una lagrima furtiva rodaba por la mejilla. Pero se rehacacolrico: Judos, mercaderes, arrancad los rboles! Sembrad algodn(pp. 19-20).

    Dentro de una novela existen varios tipos de personajes, entre ellosel agente de la accin, quien lleva el peso del desarrollo argumental y es elcentro de atencin de la historia narrada. Segn ste concepto, podemosafirmar que el agente de la accin es el viejo buscador de tesoros: Felipede Norena, alcalde del pueblo, porque es en la figura de este personaje quegira toda la historia narrada.

    Otros tipos de personajes, son los que van incrustados como elemen-

    to decorativo, aquellos que no aportan nada fundamental a la accin, sinoque su funcin se limita a dar credibilidad a las acciones que le suceden alprotagonista. En este caso podemos mencionar al hombre tatuado, el poe-

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    10/88

    10

    Ernesto Reyna

    ta de los ojos azules o Salomn Sardinas, entre muchos otros personajesque aportan acciones que permiten hilvanar la historia que se cuenta, te-niendo como personaje central a Felipe de Norena.

    Tambin se dice que dentro del texto narrado existe un portavoz de

    la ideologa del autor, ya sea protagonista o secundario, pero que le sirve alautor para aportar su punto de vista personal al desarrollo argumental.Determinar quin sera el portavoz de la ideologa del autor en el conjuntode hechos narrados, donde conviven mentes idealistas y materialistas,amadoras del deleite o desprendidos personajes por la conservacin de lastradiciones y las costumbres, se nos resulta una tarea dificultosa si notenemos ms noticias del pensamiento social o poltico del autor. Lo quesabemos de ERZ es que fue periodista de profesin, ejerci la poltica a

    travs de su cargo como alcalde del distrito huarmeyano, probablementesigui algunos lineamientos ideolgicos de Jos Carlos Mariategui, de ahsu aporte intelectual con la publicacin de El amauta Atusparia, en larevistaAmauta, que dirigiera Maritegui. Fue un querido agricultor en laciudad de Huarmey. Todo ello no basta, sin embargo, para determinar cules su punto de vista personal dentro del texto narrativo. Pero s debo con-cluir que ERZ sinti un profundo afecto por la tierra de las warmys, de ahla inmortalidad del pueblo en su libro LTH, y no solo ello, sino que lleg a

    contraer nupcias con una legtima huarmeyana: Rosario Morante.La quinta y ltima caracterstica es la de EL NARRADOR o la vozque cuenta lo que sucede en la novela. Hay dos tipos de narradores: elomnisciente y el narrador personaje. En la novela LTH, existe un narradoromnisciente que cuenta todo lo que los personajes hacen, dicen o piensan,excepto en dos subttulos: en el que da inicio a la tercera parte del libro:Carta de Cipriano X Rubira (p. 51), texto dirigido al narrador del libro,donde resea el momento en que conoci a Felipe de Norena y sobre la

    expedicin que realiz por la insistente invitacin de Norena al pueblo deHuarmey y al cerro Maltino. En este subttulo, es el personaje quien sedirige al narrador, convirtiendo a Cipriano X Rubira en narrador secunda-rio dentro de la obra. La otra excepcin est en el subttulo El poeta delos ojos azules y el hombre de la maquinita (p. 36), aqu el narrador seconvierte en narrador-personaje. ERZ emplea el recurso narrativo llamadonarrador protagonista, porque hace que el narrador relate los hechos desdesu propio punto de vista: Debo tener una proletaria facha de mecnico,

    con mi overroll y mi gorra, cuando el ente de las gafas con tanto ahnco mehabla de maquinas elctricas (p. 36), El hombre de la maquinita nos mues-tra su artefacto maravilloso, que saca de una alforja de cuero (p. 38).

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    11/88

    11

    Los Tesoros de Huarmey

    Este ha sido un breve repaso de las caractersticas que todo textonarrativo debe tener para ser considerado como novela, y esto se ha compro-

    bado de manera detallada. En conclusin, LTH posee todas las caracters-ticas tcnicas y narrativas de una novela.

    2. LOS TESOROS DE HUARMEY S ES UNA NOVELA.AFIRMACIONES HECHAS DESDE HUARAZ HASTAMXICO

    Las veces que pude estar en la ciudad de Huaraz asistiendo a even-tos culturales durante las dcadas de los 80 y 90, pude respirar un aire de

    unanimidad hacia la personalidad de don Francisco Gonzlez, tal vez elpatriarca contemporneo de las artes huarasinas y ancashinas, reciente-mente fallecido.

    Gonzlez elabor un significativo trabajo tituladoHuaraz, visin in-tegral, publicada en 1992, donde da cuenta de una diversidad de escritoresque han puesto como espacio central en sus trabajos a la ciudad de Huaraz.Entre ellos est considerado ERZ. El texto puede ser hallado tambin porInternet; all hallamos expresado lo siguiente: Ernesto Reyna Zegarra (1905-

    1972). Escritor y periodista nacido en Arequipa y avecindado en Huarmeydesde su juventud. Es autor de las novelas: Los tesoros de Huarmey, Elamauta Atusparia, publicada en la revista Amauta de Mariategui, y

    Fitzcarrald, el rey del caucho. Como podemos ver, Francisco Gonzlez,intelectual huarasino, considera LTH como una novela.

    Existe un libro publicado en el ao 2002 por la Direccin General deBibliotecas de la Universidad Nacional Autnoma de Mxico, tituladondi-ce de escritores latinoamericanos, trabajo elaborado por el tratadista Jor-

    ge Luis Gusils. En este libro-ndice, aparece LTH, de ERZ, consideradocomo novela. La ficha, en la pgina 301, consigna textualmente lo siguien-te:

    Reyna, ErnestoPer

    Narrativa

    -Los tesoros de Huarmey, 1936,Lima, Ediciones Per Actual, novela

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    12/88

    12

    Ernesto Reyna

    Ser necesario buscar ms argumentos para rebatir la teora deRVV sobre su argumento descalabrado de que LTH no es una novela

    propiamente dicha, sino un mosaico de ancdotas, estampas y descripcio-nes? Creo que no, LTH es una novela publicada el 20 de marzo de 1936,

    y se trata sin duda de la primera novela ancashina, ambientada y escrita enel distrito costero-ancashino de Huarmey. Y si se quisiera afirmar que LTHdeja de ser la primera novela ancashina porque no fue escrita por un ciuda-dano ancashino, sera un chauvinismo estrafalario que mutila y coacta ini-ciativas de quienes trabajan sobre y en determinada localidad as no sea sulugar de origen.

    Las malas intenciones supongo- de desplazar a LTH de su titulari-dad histrica con un argumento simplemente retrico, tiene un solo objeti-

    vo: dar luz verde en todos los sentidos aAnusia de Julio Csar Pozo Cueva,que fue publicado en 1943, y posicionarla arbitrariamente como la primeranovela ancashina.

    3. ORDEN CRONOLGICO DE LAS TRES PRIMERAS NO-VELAS DEL DEPARTAMENTO DE ANCASH

    1Los tesoros de Huarmey, de Ernesto Reyna Zegarra, publicadapor primera vez el 20 de marzo de 1936.

    2Anusia, de Julio Csar Pozo Cueva, publicada por primera vez en1943.

    3 Confesiones, de Rolando Guzmn Barnechea, publicada porprimera vez en 1949.

    Heber Ocaa GranadosMadri d, 11 de mayo del 2009

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    13/88

    13

    Los Tesoros de Huarmey

    LOS TESOROS

    DE HUARMEY

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    14/88

    14

    Ernesto Reyna

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    15/88

    15

    Los Tesoros de Huarmey

    PRIMERA PARTE

    ALARMA

    ROLONGADA, primero como el mugir de un toro, despus como elrelincho de un caballo, la sirena del vapor-correo, desvel el dormido valle.

    Por las junturas de las quinchas, haces de luz. Broncas voces dis-

    gustadas, rezongos de hembras que retienen a sus hombres y lloros deguaguas. Gritos y llamadas. En la calle, linternas que se cruzan, chasquidode cascos y sonar de espuelas. Hace ms de un ao que no toca un vapor!

    Por qu pitea, de esa manera, tan alarmante?Vaya Ud. A haber! Comentarios, se ha formado un corrillo.El buque ha encallado! Se est yendo a pique! grita un alarmista.No seas mentiroso. Corredile, ests con las lagaas en los ojos y

    el tufo de las sbanas.Se ensillan los caballos. Van al trote. Se pierden las sombras entre el

    bosque de huarangos que hay entre la poblacin y el desembarcadero. Sonel Capitn de Puerto y los Matriculados.

    Volvern borrachos! Comentan.Qu alarma! Sigue la sirena ms angustiada de seguro que es una

    desgracia! grita el mismo alarmista. Otra revolucin? Ya estamos hartosdel Gobierno

    Los ltimos peridicos que llegaron hace dos meses, decan, queen Monsef, haba aparecido una Santa; en Piura, haba parido una mula;

    P

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    16/88

    16

    Ernesto Reyna

    Caravel, haba sido destruido por un terremoto y en el Cuzco, haba dado aluz una india, un fenmeno con la pinta del Diablo.

    Gran diablo deba ser aqul, para dejar preada una mujer! Si hubie-ra nacido con coronilla de fraile en la cabeza, al menos hubiramos sabido

    quin era el padre.No hablen contra la religin, Dios los va a castigar.

    Qu religin, ni qu ocho cuartos!Cllate por Dios! este loco de Cervantes es pura boca. A la hora

    de la muerte te acordars de la religin, Mentecato! Se te pierde una burrao te duele la barriga y se te acaban las bravatas masnicas; ya s que lohaces porque tienes boca; pero, te advierto que es pecado nombrar el santonombre de Dios en vano.

    Hay anuncios de guerra y peste; para m que el Cometa Halley, esuna seal de Dios. Un largo silencio, preado de misterio. Todos piensanen el castigo del Seor.

    Uno que interrumpe. Aunque los sabios digan lo que quieran, param que las estrellas son los mensajes de Dios; el Cometa ha anunciado algo.Dijeron que se acabara el mundo, la gente no dorma de miedo y hasta elloco Cervantes se confes y comulg.

    Mentira! Quin me ha visto? Yo y Rusquin somos en el pueblo losnicos enemigos de los curas.No es cierto viejo?

    Yo, soy enemigo de los malos curas y del diablo, t eres amigo deambos.

    Silencio! Ha cado por el lado del mar una enorme estrella roja!La cada del aerolito ha prendido un silencio lleno de supersticiones.

    Se reanuda la conversacin con, qu dice el telgrafo?

    Como si no existiese, hace ms de seis semanas que se interrumpila lnea.Seguir interrumpida, lo que es yo, prefiero mandar un mensaje en

    tortuga que por alambritos del diantre.Esas son cosas de los blancos para fregar a los negros.El que da el hilo de las conversaciones Qu hora es? Deben ser

    las cuatro, ya cantaron los gallos y los borricos han empezado a rebuznar.Ese canto ronco es del gallo del to Toms, el mejor reloj del pueblo.

    Qu fro! cortamos la maana, el chinito Aj Lay tiene buen pisco.Se frotan las manos, y el que convida, en la pulpaya del chino, pide una tanda.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    17/88

    17

    Los Tesoros de Huarmey

    Nicoletti, el bachiche del bebedero de enfrente, atusndose losmostachos.

    Sorte de chino, he perduto una bona venta.Dos carretas. Varios jvenes forasteros. Tres gringos, la mar de pa-

    sajeros.De las tardas carretas de dos ruedas, haladas por bueyes, bajronse

    en la cantina del italiano los pasajeros.Avante, avante, mis queridos seores.Viva la guerra barajo! Grit un lanchero mareado con la Ginebra

    de abordo. Francia y Alemania se rompen el alma!Con la primera claridad del alba, Corredile, ante el grupo de aldea-

    nos, extendi un Comercio donde con letras enormes se lea: La Confla-gracin Europea. Hacia un mes que la guerra se haba declarado. El vallearrojaba las sbanas brumosas, todava la fina gara, helado sudor, entume-ca los miembros. Ms al primer rayo de Sol.

    Algaraba de pjaros y de nios!.

    LOS MENSAJEROS DE LA FORTUNA

    Los viajerosde esa madrugada, jvenes alegres, con las bolsas re-pletas de dinero, de casa en casa preguntaban: Tiene Ud. algodn? Elalgodn vala bien poco, cinco soles por quintal, y los primeros vendedo-res se apresuraban a decir: Tenemos; pero, a seis soles pensando en larebaja tradicional. Reciban un fulminante, compramos toda la existen-

    cia. Como un rayo corri tan extraordinaria noticia. Los dems labriegos,diernse a hacer combinaciones numricas con granos de maz, sobre el

    precio que pediran a aquellos inexpertos compradores, comida segura delos rejugados chacareros del valle.

    Tiene Ud. algodn?.S, pero vale diez soles. Y los alegres jvenes, largaban el agua sin

    regatear.

    Tiene Ud. algodn? Por todas partes se oa esta pregunta. Valeonce soles. Doce. Trece. Catorce. Quince. Veinte. Los ltimos fueron losprimeros como en el refrn bblico.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    18/88

    18

    Ernesto Reyna

    Tiene Ud. algodn? No tengo, se ha terminado, hemos vendidotoda la cosecha; quien tiene todava, es Norena, el Alcalde del pueblo,queest de viaje, tiene trescientos quintales, y el viejo Rusqun, el de las trecehijas, tiene treinta.

    Los agentes esperaban a Norena, con ansiedad. Al viejo Ruskin loabordaron en pleno jolgorio, bajo las sombras del parral, los ojos turbios, ensu florida huerta, la mesa servida Buena vida se daba el viejo!, pesca-dos, cangrejos, mariscos y chicha, de la famosa de Huarmey.En un lindofrasquito el aguardiente para asentar la comida. En el techo, cabezas de

    pltanos puestas a madurar y en el aparador, una pirmide de chirimoyas,paltas y naranjas.

    Buenas tardes

    Les d Dios, adelante caballeros! A sus rdenes, Ruskin! El pira-ta Ruskin!Se servirn de mi pobre mesa y despus de comer me explica-rn los seores, qu negocio les trae a su humilde casa.

    Los agentes no despreciaron la invitacin, y despus de engullirsetodos los mariscos y beberse media arroba de chicha, amn del frasco deaguardiente, propusieron la compra del algodn.

    Rusqun, se neg. Tengo trece hijas y necesito trece colchones. Col-

    chones de dos plazas; por mis hijas no se quedarn para vestir santos.Le damos veinticinco soles.Ni cincuenta. Y el viejo por decir una fanfarronada, palabra de

    Ruskn, que slo lo dejara en cincuentaicinco. Y ante su estupefaccin,los alegres muchachos le alcanzaron el dinero, mientras bromeaban.

    Se quedan sin colchones vuestras hijas.Peor para los mequetrefes de mis futuros yernos, tendrn que com-

    prarlos de lana.Trece hijas tena Ruskn, la mayor de treinta aos y la menor de

    catorce, todas buenas mozas, de ojos grandes y de color canela, tenannombres raros, inventados por el mismo Ruskn, Flordelis, Luzbela, Amarluz,Brunequilda, Auraaurora, Bellamora, Marilina, Violamor, Azulala, Lindalila,Blancanieve, Azucena y Flordiamor. (Flordiamor era el conchito, una pro-mesa de gloria, un capullito de rosa, una suave chispadura de un beso pordarse).

    Guitarras, cuerdas nuevas y sedosas cintas peruanas. Mujeres, ves-tidos de percala y negras terzas. Las hijas de Ruskn, estaban como paracomrselas a besos. Valses lnguidos, yaraves del Sur, serranitas de Aija

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    19/88

    19

    Los Tesoros de Huarmey

    y bravas marineras de Piura San Miguel, San Miguel, a la media nochey al amanecer.

    Se alboroto la sangre de los jvenes, y un eructo de satisfaccin pusola chicha en la boca de los viejos.

    Se hablaba de la guerraAlemania es la nacin ms poderosa delmundo; pero, la Francia, la inmortal Francia, la ms patriota

    Los ingleses son largos como chimeneas de buques de guerrasu armada es invencible Y los rusos, millones de osos salvajes, que mar-chan al comps de los latigazos del Zar.

    Y nosotros Debemos estar al lado de Francia, porque nuestroenemigo del Sur, est con Alemania

    Y si vencen los bochesNo importa, preferible colonia europea, antes que morirnos sin la

    RevanchaRa ra, ra, Tacna, Arica y Tarapac!!!Mientras el corrillo patriotero se exalta, en la cocina hay un chasqui-

    do de besos; el ms joven de los viajeros, muy enamorado, ha tomado porasalto a la mayor de las Rusquinas.

    LA QUEBRADA

    6 de la tarde. Lluvia de lucirnagas. Fragosos caminos los de cabe-cera de Sierra. Al borde de los abismos serpentea el vrtigo. El caballero sedesvi del camino real, y subi la empinada avenida bordeada de aososeucaliptos, que terminaba en la fuerte casa de los Anzures.

    Una portada de piedra, centinelas los monolitos incaicos. Un patioanchuroso. El edificio principal, con cimientos de piedra, paredes de adobey techumbre de rojas tejas Por los ventanucos miserables de los altillosse atalayaban todas las tierras y dominios, alfalfares en la hoyada y pastosnaturales en la altura.

    Solcitos los pongos ayudronle a descabalgar lasespuelas roncadorassobre el empedrado

    En la puerta con los brazos abiertos, altivo el porte, feroz el entrece-jo, y las blancas barbas flotantes, don Pedro Anzrez, el viejo de la aejaestirpe.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    20/88

    20

    Ernesto Reyna

    Yerno mo, dichosos los ojos que te ven. El viajero abraz respe-tuosamente al viejo:

    Que la bendicin de Dios sea en esta casa. Estoy buscando lasminas de oro de Janca y, se me hizo tarde en el camino.

    Bien venido seas Tuya es esta triste chozaLos ltimos soles doraban las altas cumbres, Don Pedro Anzrez, el

    joven, jinete brioso, haciendo escalofriantes piruetas, bajaba la loma escar-pada Al reconocer al viajero que hablaba con su padre.

    Ch, norea, Ji ju na!, grit alegremente haciendo retumbar laquebrada.

    Ri Norena al recibir un fuerte abrazo de su cuado:

    Muchacho, por ti no pasan los aos El viento de las punas, hacems fuertes a los hombresY t qu flaco y descolorido, como un pescado secoLos trabajos hermanito y la vejez.Las hijas solteras de don Pedro, atisbaban tras de las puertas Al

    sentir los pasos recios de los hombres se escabulleron En la dormida, semiraron en el espejo, alisronse el cabello, y una se adorn con la coquete-ra de una cinta azul, y otra con una peineta incrustada de brillantes

    pedrezuelas, y la ltima con el estreno de un mandil nuevoCon las mejillas ruborizadas, salieron a recibir al cuado Abrazos.

    Recuerdos. Parloteo de mujeres, cortado por las toscas frases de los hom-bres.

    Manteles nuevos. Otro cubierto en la mesa, y, frescas flores en losjarrones Las sombras del crepsculo no hacan todava perder en losmuebles y paredes del comedor una ptina amarillenta de papeles viejos

    Slo resaltaba un leo de mrito El pintor Tefilo Castillo, en sus andanzaspor la Serrana, dej aquel magistral retrato del viejo Anzrez Esta pintu-ra, me har vivir algunos siglos ms en la memoria de los hombres, dijo donPedro, bendiciendo la mesa perfumada de guisos de la tierra, favorito elschacui de alverjas tostadas y humeante al fin de la comida, el buen cafde la quebrada

    En el corredor, los fuertes y bastos cigarros fabricados de contra-bando El preludio de la guitarra El viejo yarav de otrora, que llega al

    alma, y hace florecer aoranzas Las mujeres se ven muchachas de ojosbrillantes, con el sonrojo de los quince aos, y ven a su cuado Norena, conel negro bigote de los 35, haciendo quimbar el caballo, capeando reses

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    21/88

    21

    Los Tesoros de Huarmey

    bravas, jugando sus jatos a los dados, y abrindose paso a balazos Po-bres mujeres!... En la soledad del apartado fundo consumieron su juventuden espera del novio Ideal: el Lohengrin Andino, que arrogante caballero en

    brioso corcel, nunca toc las puertas de sus esperanzados corazones.

    Slo a la segunda de las Anzuras cupo la suerte de encontrar al suyo.Fue el mismo Norena, quince aos atrs, que como ahora subi la

    empinada avenida de eucaliptos y entre un lloro de guitarras y unas co-pas de aguardiente, pidila por mujer Y era la novia cndida como unapaloma; y el novio, agreste como un gaviln Y, en la costa ardiente habamuerto la paloma, y hoy suba a buscar nueva mujer, en el mismo nidoPero ay! Todo estaba marchito Ellas ajadas y viejas No serviranms que para tas de su hija

    Y, l viejo y msero como un pescado seco, como le haba dicho elbromista del cuado prefiri no hablar.

    A las 4 de la maana. Norena bajaba del castillo feudalMujir delas vacas, la clarinada de un gallo, y la voz alegre y estentrea de PedroAnzres, el joven Buen viaje

    Y Norena, a pesar de la maana, del mujir de las vacas y de los gritosde su cuado, sinti el corazn oprimido, dejaba en la casona para siempre,

    el amor de sus aos mozos

    CABECERA DE VALLE

    Ms a la costa, algarrobales tupidos, reses bravas, pantanos,

    cascajales incultos. Son los grandes fundos de los seores de Lima, quetienen leguas de leguas abandonadas, sin cultivo, por falta de dinero y porfalta de espritu de trabajo. En los claros del monte pequeas chcaras deyanacones, y frente a la casa-hacienda, unas cincuenta fanegadas sembra-das de algodn. Al llegar a la casa, sabedor que se encontraba el nioPepito, terrateniente en nombre de la quebrada, guiado por ese viejo afectoque tienen los mayordomos adinerados, a sus antiguos patrones, Norenahumildemente se inclin a saludar al doctor.

    Pepito como buen hijo de poltico lo recibi con los brazos abiertos.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    22/88

    22

    Ernesto Reyna

    Norena el viejo amigo de mi padre Lo present a varios gringos,cabezas de buitre. Se planeaba la venta del fundo.

    La hacienda es grande como un principado alemn, gritaba Pepito.Est completamente perdida, argan los gringos.

    Norena terci: Se ha perdido la cosecha de algodn este ao, por-que el Administrador ha echado agua en mala luna, y la floracin se hacado Pero en s, las tierras son muy frtiles Adems, el fundo nocarece de agua, pues como est en la cabecera, se aprovecha mejor de larepunta. Esta hacienda vale mucha plata

    Cunto?Pepito riendo con desprecio: Medio milln de soles. Norena tam-

    bin se sonri. Saba que la hacienda no vala ni la mitad.El gringo que pareca jefe, secamente, sacando un talonario de le-

    tras, extendi uno por tan fabulosa cantidad: Aqu tenis el dinero, podiscobrarlo en nuestra casa de Lima Firmadme la minuta de venta

    Pepito despus de estampar su aristocrtica firma, sali al corredora respirar aire fresco: No tengo nada que hacer aqu. Esta finca heredadade mis padres, no me renda ningn provecho. Con medio milln puedo

    pagar mis deudas y salvar mi casa de Lima y mi chalet de Chorrillos que

    estn empeados, y todava quedarme plata para trabajar mi candidaturay, derrochar un poco en Europa Pero, vamos, se hace tarde, te acompa-o Norena al pueblo, me dars hospedaje en tu casa.

    En el camino, Norena viendo el semblante triste de Pepito, le pregun-t:

    Por qu que esa pena doctor? Debera estar alegre, pues ha rea-lizado una venta magnfica; medio milln de soles por finca enmontada.

    He meditado sobre la venta de mi fundo vala un milln de soles, y alcontemplar la cara estupefacta de su amigo continu:

    No leeis peridicos, Norena?, todas las naciones de Europa estnen guerra. Y como all nadie trabaja la tierra, necesitan de nosotros, denuestros productos. Y te dars cuenta que todo subir y se pondrn por lasnubes.

    Efectivamente, los capitales extranjeros, las naciones en guerra,tienen que buscar sus despensas. No pudiendo sembrar en sus pases, vie-

    nen a cultivar nuestras incultas tierras. Me parece que esto, es un progresodoctor, porque la tierra en nuestras manos estaba muy dejada

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    23/88

    23

    Los Tesoros de Huarmey

    Los gringos harn progresar al pas; pero, desgraciadamente la aris-tocracia de blasones mohosos, ser desalojada de sus latifundios Nues-tra inteligencia y energa la hemos malgastado intilmente en las luchas

    polticas. Nos hemos empobrecido sosteniendo revoluciones, comprando

    asalariados y repartiendo prebendas Sin embargo, el pueblo nos acusade haber saqueado las cajas fiscales Nosotros los civilistas, Norena, so-mos muy honrados. Ah tienes mi ejemplo, para salvar mis casas tengo quevender mi hacienda. Entraron los caballeros en lo ms ancho del valle, endonde la propiedad est ms subdividida. Los pequeos propietarios cuida-

    ban sus chcaras con esmero, alfalfa, yucas, menestras, maz; un par decaballos, una yunta de bueyes aradores, una vaca lechera, chanchos, ca-

    bras, gallinas, patos y un gallo de pelea en su traba. Las huertas principal-

    mente estaban esmeradamente cultivadas, contrastando a la vista, este pro-greso del pequeo propietario, con la anmica vida de los grandes fundos,de arriba de la quebrada.

    A la entrada del pueblo, una sola calle ancha sombreada de sauces.Ah est el hombre de los 300 quintales dijo Ruskn al verlo. Sus

    contertulios se abalanzaron sobre el jinete:Seor Norena, a sus rdenes Dispensad.

    Canejo! S soy Norena! Qu queris de m?, gru el viejo agricul-tor.-Os compramos todo el algodn!, gritaron atropelladamente los agen-

    tes.

    Mi algodn Bueno, lo esperaba vender a 5 soles quintal en rama;pero, para vosotros majaderos, vale 165 soles, algodn desmotado.

    Pepito rea: Eres ms hbil que yo.Los agentes quedaron indecisos. Hasta pronto seores, veremos

    Se estaban retirando.Un vapor a la vista!, grit al cabo matrcula.Trato hecho, os compramos todo vuestro algodn. Vamos a su casa.

    Cuando bajaron del vapor los nuevos agentes, encontraron que todo el al-godn que haba en Huarmey, estaba ya vendido.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    24/88

    24

    Ernesto Reyna

    LA LOCURA DEL ORO Y EL PIRATA RUSKIN

    Ruskn as apellidaba el viejo filsofo, amante del buen vino, yamoroso padre de trece frescas muchachas.

    Decase descendiente de los piratas de leyenda, que alguna vez entiempo de la Colonia, hicieron del abandonado puerto de Huarmey, centrode sus correras.

    En recuerdo de tales aventureros, el viejo gustaba que lo apodasenEl Pirata Ruskn, y se gastaba unas barbas de viejo lobo de mar.Bueno como el pan, incapaz de matar una mosca, balandroneaba de

    bravo y perdonavidas.

    En la comarca, fama tenan sus dceres, sus filosofas como lasapoda el Cura, un espaol bebedor y mujeriego.

    Qu dice el viejo Ruskn?, era una pregunta obligada. Y siempreesta respuesta:

    No hay ms Dios, que el Mar y el Sol. El mar que nos da pescado,el Sol que nos da calor.

    Yo soy libre-pensador, reniego de los curas y de los ricos.

    Y qu dice del precio del algodn?El fabuloso precio del oro blanco, esta trastornando los cerebroscampesinos. El ansia maldita de improvisarse ricos, les est secando elcorazn. Arrancan de raz como si fueran mala yerba, los viales que tan-tos afanes costaron a nuestros padres, talan sin compasin los bellos fruta-les, otrora orgullo de la comarca Naranjos, limoneros, guindos, chirimoyos,

    paltos, pacayes, higueras, granados, son lea despreciable, chamiza de hor-no Hay razn para tanta barbarie? Slo para conseguir una cuarta de

    terreno ms, para sembrar algodn. Avaros! Miserables! Yo tengo trecehijas, trece bocas que mantener; sin embargo, no he talado mis rboles. Noquiero improvisarme rico, a costa de ellos, de mis bellos rboles.

    Yo compr esta chacra, pelada como la cabeza de un buitre. Puselos cimientos de mi casa, en este altonazo, con vista al mar. Mi padre elmar! Al casarme, como un recuerdo de mis bodas, plant aquel viejo man-go, patriarca de mi huerta Y mi mujer, sembr chirimoyos y paltos, y yogranados y parras Y el nacimiento de nuestros hijos era alegrado con las

    hojitas verdes de los nuevos almcigos de naranjos. Y tuvimos veintidshijos, y todos los hombres murieron en la guerra y en la revolucin, sirvien-

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    25/88

    25

    Los Tesoros de Huarmey

    do a su patria o a su idea. Y me quedaron slo trece mujeres, como treceflores de amancay Y al irse al cielo, mi pobre mujer, mi finadita querida,regu este ciprs con mis lgrimas, y en recuerdo de mis hijos, plant estahilera de pinos.

    Mis hijas cosechan rosas y cinmomos, cuidan enredaderas de cam-panillas azules, y galanes de noche que abren sus perfumados ptalos enlos crepsculos Y la menor de mis hijas, tiene tiestos, con violetas ymargaritas

    Y Ruskn, borracho de vino y dicha, con los recuerdos se emociona-ba, y una lgrima furtiva, rodaba por la mejilla.

    Pero, se rehaca colrico: Judos, mercaderes, Arrancad los rbo-les! Sembrad algodn Fabricarn con l explosivos, para matar inocen-

    tes, y dejar hurfanos y viudas Aliados de Satans, estis alimentandoel fuego del infierno!...

    El viejo Ruskn se est haciendo beato?Hijos de cura, no soy de la laya de los fariseos hipcritas. Papel

    higinico se volver vuestro algodnNo se puede discutir con vos, Ruskn, cuando te faltan las ideas,

    comienzas con insultos

    Pasada la explosin de rabia, el viejo volva a sus filosofas.Qu hara yo con las riquezas, si no tengo la dicha de contemplar

    mis queridos rboles, de comer las suaves frutas de mi huerta? El mismogusto no tienen las naranjas compradas del mercado, que las cosechadas

    por mi mano; dulces son, tienen el aroma grato de las cosas queridas Osres, parece que hablo literariamente, mas no, no son poticas fantasas lasde amar a las plantas y todas las criaturas de Dios Vis este libro EsEl Per del sabio Raymondi, tiene su autgrafa, con su puo y letra, don

    Antonio ha escrito: Para mi amigo Ruskn.Yo conoc al sabio, comimos bajo el parral, las primeras uvas Re-

    cuerdo, que viendo los racimos deca: La uva es buena, pero el vino esmalo. He seguido siendo un borracho. El jugo fermentado me est alar-gando la vida, pero me est nublando el cerebro, estoy cada da ms bes-tia

    Eso mismo dice el cuentista de Corredile. Ha estado con su compa-

    dre Norena, y lo ha indispuesto, por sus insultos contra los que estnarrancando los viales y sembrando algodn. Norena ha dicho que Ud. esun viejo loco. Que l, ha sido el primero en dar ejemplo, destruyendo sus

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    26/88

    26

    Ernesto Reyna

    inmensas huertas de naranjos. Que el precio del algodn est haciendocorrer el dinero como agua, que el dinero levanta al pueblo de su postraciny miseria, que a su nombre mgico se construye un Muelle, un puente sobreel ro, dos desmotadoras del algodn y surgen nuevas florecientes hacien-

    das en terrenos abandonados Por lo tanto el oro blanco no es diablico,ni cosa parecida, sino un don del cielo. Si se dejar perder la oportunidad desembrar todo el algodn posible cueste lo que cueste por lloriqueos yromanticismos tontos, los agricultores no saldrn nunca de su mediocridady pobreza, que hay que improvisarse ricos, lo ms pronto posible Elalgodn nunca bajar de precio, pues se utiliza, para la fabricacin de teji-dos, explosivos, llantas y otras innumerables aplicaciones industriales Laguerra europea durar por lo menos diez aos

    Como una definitiva respuesta, el viejo Ruskn de pie, y solemne:Sea yo maldito para siempre, si con el hacha toco el tronco de los

    rboles. Transfrmese en una laguna, brase la tierra, que se salga el mary arrase todo, si mis hijos los talan Arboles, hijos mos, vivan por lossiglos, hasta que mueran de viejos

    Fama de loco tena Ruskn, pero implacable, la nieve del oroblanco sigui cayendo sobre el valle, todas las huertas desaparecieron, yqued solo como un barco de altos mstiles, que se destacaba en la taladallanura de sembros de algodn, la huerta hermosa del Pirata Ruskn.

    UN BANQUETE

    Despidiendo al Nio Pepito, todos sus ex arrendatarios, yanacones y

    amigos polticos, dieron un almuerzo en la fonda de Nicoletti, quien paraeste acontecimiento haba dado a su comedero un pomposo de Hotel delos Bersaglieri.

    Rodeaba la mesa, una heterognea mescolanza de personas. El biencortado vestido de montar del agasajado, junto con los calzones y chaque-tas de casinete de los chacareros. De casimir slo vestan el capitn dePuerto; el Alcalde Norena; el Boticario Rejos: y dos doctores recin llega-dos de Lima, un abogado y un mdico; el Dr. Chumbille y el Dr. Oblea.

    Cuando el vino haba hecho sus efectos, por turno, Cura y Alcalde,pronunciaron sus discursos; el primero, alabando la tradicional religiosidad

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    27/88

    27

    Los Tesoros de Huarmey

    de la familia (de los Pepitos, sacando a relucir escudos de nobleza, charre-teras de generales y medias moradas de Arzobispos y el segundo ha-

    blando de la Patria y el Progreso.El Nio Pepito, tal como si realmente se sintiera un Visrey, con tea-

    tral nobleza imitada de algn actor de comedias, iba a abrir la bocaViva Don Jos!, le interrumpi Emilio Cervantes, y su guardaespalda,

    Chancay, dispar contra el sombrero de paja de un pobre yanacn, que selo haba calado por costumbre o ignorancia. Pedazo de bruto, qutate esam, de la cabeza. Con el disparo, al nio Pepito, se le atragantaron las

    palabras, mirando de reojo a los bullangueros matones.No les haga caso, son pura boca, le quizo tranquilizar Norena. Son

    medios locos, explicle el Capitn, sin embargo la vida muelle de Lima,

    haba debilitado el tradicional y fanfarrn. Sin miedo de su divisa.Con todo, mucha labia tena Pepito para quedarse callado, habl lar-

    go y tendido, como que era doctor de filosofas de la Universidad Mayor deSan Marcos. Era muy erudito en eso de palabrear. Lo que es del Csar alCsar, el Nio Pepito con la lengua, era invencible

    Chin chin chin Los asistentes golpeaban la mesa entusiasma-dos, haciendo repiquetear copas y botellas.

    El doctor Oblea, que era Liberal quizo darse a conocer, y no espe-r sino a que el Dr. Chumbille, pidiera: Que hable Oblea, para que selevantase el mata-sanos, y

    Jvenes a la obra Viejos a la tumba. Gonzlez Prada. Necesita-mos hombres nuevos Qu hemos hecho en cien aos de Repblica? Re-voluciones intestinas, peculados. El guano y el salitre, la guerra con Chile;Brea y Parias, Tacna y Arica

    Cervantes: Viva la Revolucin! Chancay, con un eco: Viva!

    Necesitamos un Dictador, un Rosas, un Francia, un Garca More-no, un Porfirio Daz, un Melgarejo

    Que nos ponga el bozal, filosof RusknOblea, maquiavlico, desliz su frase final: Don Jos, poltico joven

    de ideas futuristas, es una esperanza de la patria, nimbado por la riqueza, elabolengo, la inteligencia y el carcter

    Viva Don Jos futuro regenerador de la Repblica! Vivaaa!.

    Solemnes doctores, fatuos e imbciles, refunfu el irasible filsofo.Para echarlo todo a perder, el loco Cervantes, no obstante de darvivas y mueras a troche y moche, quiso mover la sin hueso, se subi encima

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    28/88

    28

    Ernesto Reyna

    de la mesa, y despus de cuatro ajos y cebollas, dio a entender que estabalisto a salir a pelear a favor de don Augusto Durn y colgar a todos losfrailes.

    Abajo el liberalismo! Viva nuestra Santa Madre Iglesia! Viva

    Espaa!, tron el Cura, enfurecido. Mueran los masones!, corearon loschacareros y yanacones, y al grito de Viva Pirola! Desfilaron por lascalles, a la cabeza de una banda de cachimbos, remolcando en miting alnio Pepito que, si bien era fantico catlico, era enemigo de Pirola

    Chumbille y Oblea se quedaron discutiendo, junto con los otroscomenzales que no haban seguido al cura.

    Oblea deca: En este pueblo viven con 25 aos de atrazo. Se creetodava a Pirola, cuando el histrico partido de don Nicols, en agonas,

    como su fundador lo mismo sucede con el constitucional de Cceres;el liberal de Durn

    La cholada, ignorante del momento poltico; viva al Pirola de laspasadas revoluciones. Actualmente slo queda triunfante en el Per, elCivilismo, no el partido en s; sino, la tendencia. Y contra esa tendenciacivilista, de argolla cerrada, de clan poltico, de crculo social, insurge, unanueva concepcin de gobierno, que da cabida a nuevos hombres y ensaya

    nuevos mtodos.Las clases medias, y obreras, presienten en el ministro de Haciendade Candamo y Pardo, en el Hroe del 29 de mayo de 1909, el que al pie dela estatua de Simn Bolvar, se neg a firmar, la dimisin, despreciando a lamuerte, en el hombre todo carcter y energa, Don Augusto B. Legua alSalvador de la patria Todo el pueblo lo aclama, y vendr pronto, como elMesas Prometido, a resucitar a Lzaro.

    Norena rememoraba, aqul otro famoso banquete que dieron en

    Huarmey, a Don Isaas de Pirola cuando vendi su hacienda Barbacay ala firma Gildemeister & Co. Don Isaas, el que apres al Presidente, el 29de mayo, cuando a la hora de los postres que es tan crtica, como la horade los loros, un aduln levantando la copa de chicha le dijo: Brindo por elhombre del 29 de Mayo, el nio Isaas, hidalgamente contest: Brinde-mos entonces por Don Augusto Legua.

    Chumbille, deca irnico: Augusto Bernardino, actualmente se en-cuentra en Londres, expatriado. Est metido en grandes negocios de zapa-tos y calcetines, para los ejrcitos rusos En Londres tiene una gran popu-laridad, como que, es presidente de la Cmara de Comercio Inglesa; puesto

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    29/88

    29

    Los Tesoros de Huarmey

    que es superior al de ser Presidente del Per pero, a lo mejor, en Londresno lo conoce a Bernardino, ni el portero de la casa de pensin donde sehospeda Lo mismo dicen del bigotudo Montes de Bolivia, grandes perso-najes, y en Europa los tratan como pobres diablos.

    No se le oan las viperinas palabras de Chumbille, servicial delcivilismo, porque, Oblea, gritaba a su voz en cuello: Viva Legua! Abajo laargolla maldita! Se arm una trifulca. Los doctores se fajaron en un clinchfurioso.

    El Boticario Rejos, que vea en Oblea un terrible competidor, tercien la disputa, y hacindose el que separaba a los contrincantes, daba de

    puadas en la voluminosa barriga de su contrario. Cervantes para echarlotodo a perder, les arroj un balde de agua sucia. Se form una pelotera

    endiablada. Se rompieron los vasos y las botellas, y el fondero furioso, sacuna escopeta de dos caones, e hizo varios disparos para amedrentar a los

    bochincheros, y a una pobre vieja que estaba curioseando le cayeron variosperdigones en la rabadilla.

    EL DISCURSO DEL NIO PEPITO

    Como en el curso de esa crnica, no vuelvo a mentar al nio Pepitodir algo de la tesis con que se gradu de doctor en Ciencias Polticas.

    Antes, a los 19 aos, (nio prodigio), public bajo el seudnimo caba-lleresco de el El Marqus del Plumn Encarnado chirles versos A laLuna de Versalles y Mi torre de cristal de Bohemia. A los 33 aos, decaen su tesis, ms o menos lo siguiente; pero, lo haba ampliado tanto con

    repeticiones y palabreras, que formaban un volumen grueso, como un pe-tate de mantequilla.Las ideas anrquicas, estn minando el edificio nacional. Hay snto-

    mas latentes de descomposicin. Se necesita de un cirujano seguro, que deun tajo corte la carne infectada (Siempre el cirujano el hombre provi-dencial que salve a la Patria).

    La clase media infectada de revolucionarismo. Hay que extirparlade raz. Para su destruccin se debe poner en prctica: 1. Cerrar las Uni-

    versidades y escuelas de instruccin superior, donde se enseara, metafsi-ca, ciencias polticas, alta jurisprudencia, letras y filosofas. 2. Abrir Escue-

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    30/88

    30

    Ernesto Reyna

    las de ingeniera, agricultura, navegacin y Comercio. 3. Formar una liteintelectual solamente compuesta de personas adictas al civilismo, hijosde familias ricas o de abolengo. Para los civilistas estaras las Universida-des, que se trasformaran en escuelas esotricas. 4. As la lite civilista

    sera la nica que podra, desde gobernar el pas, hasta hacer versos. Laque podra fabricar filosofa, hacer historia y literatura. 5. El ttulo dedoctor, sera dado solamente a los de la lite dirigente de esotricos. 6. Antes de ensear a leer al pueblo, deban ensearles la religin. Sedebera llamar a todas las congregaciones religiosas y darles, grandes terri-torios en la Sierra y la Montaa, para la propagacin de la Fe Las reduc-ciones agrcolas al estilo de los jesuitas, eran lo ideal. Esta invasin dereligiosos, propagara la fe y hara desaparecer los indicios de atesmo, que

    brotaban en las clases proletarias. 7. El pueblo obrero deba ser brazo;pero, no cerebro. Y la clase media, deba ser enlace, nervio, entre el cere-bro y el brazo.

    Esta famosa tesis de su doctoracin, fue rebatida por l mismo, en elao 1924, ao en que public su libelo Abajo las dictaduras!.

    Don Augusto B. Legua, llevndose del sentir y el consejo de JosSantos Chocano, partidario de las TIRANIAS ORGANIZADORAS,habase impuesto en el Per, como Dictador.

    El nio Pepito, fue deportado al extranjero. Su primer libro como elsegundo fueron muy bien recibidos en el Per. Todos los peruanos cree-mos en el derecho divino que tienen las familias patricias, de gobernar.Pero, cuando, como en el segundo libro, nos hablan de Tiranas, Libertad,Constitucin, Democracia, nos volvemos unos espartanos capaces de co-mernos los hgados de la aristocracia guanera.

    La tesis es la conciencia que existe en el fondo de cada negro e

    indio peruano que se cree descendiente de la nobleza divina. El libelo espostura. La Libertad y la Justicia, son palabras mentidas, aguardiente conque se embriaga un pueblo frailuno y conservador.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    31/88

    31

    Los Tesoros de Huarmey

    SEGUNDA PARTE

    EL DERROTEROEL HOMBRE TATUADO

    L vagabundo volvi la cabeza para contemplar por ltima vez lafortaleza de Paramonga. Los verdes platanales rumorosos, hacan cobrarvida al paisaje muerte de las fortalezas. Se hubiera credo ver surgir sobrelas murallas las figuras rutilantes de los guerreros Inkas.

    La pampa costea. Cerros escarpados. Lechos viejos de ros. Lla-nuras y montculos africanos, donde slo falta el camello de las caravanas,que existe el bandolero de caballo rabe.

    El mar eternamente azul. La tierra se adentra, se curva, se quiebraen precipicios. Acantilados amarillos. Rocas negras. Islas blancas. Las es-

    pumas rugientes en la orilla.Aire cargado de guano. Nubes de pjaros sobre el mar. Pero tierra

    adentro, ni buitres, ni gallinazos, ni yerbecilla fresca, ni gota de agua. Pie-dras quemantes, arenas segadoras, desfiladeros rocosos.

    El mar y el cielo. Agua salobre, cmo avivas la sed del caminante!Despus de la caletilla abandonada de Bermejo entre tierras de Ancash.Saba esto el vagabundo, pues entre dientes murmur Huarmey.Gramadal pequeo valle en formacin. La grama campea duea y se-

    E

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    32/88

    32

    Ernesto Reyna

    ora de la llanura. El viajero tena sed y busc algn oculto puquial. No lohaba. El agua de subsuelo era la nica que alimentaba aquella pobre vege-tacin. Para extraerla se necesitaba la topografa de la regin, pues si-guiendo la quebrada de Alupin que desemboca en el valle de Gramadal, a

    media legua escasa, encontr un ignorado ojo de agua, donde calm su sed.El cuerpo quemante le urga un bao. Quitse la camisa para lavarsemejor.

    Sobre la piel morena florecan cremticos tatuajes. Montaas violen-tas, verdes serpientes entrelazadas, un velero, una ancla y una sirena. La-gartos, cruces y nmeros, un negro demonio armado de un trinchante, unrbol, una zorra y un ojo dentro de un tringulo, todas las figuras eslabona-das por sinuosas lneas azules y negras que esbozan un mapa.

    Habiendo descansado largo rato, prosigui la marcha. Al llegar a laquebrada de las Zorras, otro valle en formacin, quedse contemplando, un

    bosque de zapotes y floridas retamas, que parecan brotadas de milagro enmedio de la pampa quemante. El agua abundante del subsuelo, es la quenutre aquellos lozanos arbustos.

    Despus una marcha dura, por un camino sealado de blancos es-queletos de caballos y reses que sucumbieron al cansancio. Alguna cruz

    rstica que marca el cansancio definitivo de algn pobre viajero. En lalejana el espejismo de los ros de agua. Y las medias lunas de los mdanosEl Valle de Huarmey, se abre como un tringulo verde cuyo vrtice seincrustara en los Andes y su base se curvara femeninamente en golfo dedoradas arenas y aguas serenamente azules.

    Pequeas perfumadas huertas. Florecen los chirimoyos y loshuanbanos. Suean su siesta los corpulentos mangos. Rumorosos cantanlos platanales. Y los ltimos soles encienden las doradas pomas de los na-

    ranjos.Pero no era el encanto del paisaje, lo que agitaba el alma del desco-

    nocido.Desorientado en el crepsculo. Con la voz broncamente temblorosa,

    los ojos brillantes, las manos crispadas en el nudoso bastn, pregunt allabriego, el camino de Mandinga. El hombre del pueblo atemorizando conla traza patibularia del vagabundo, espoleando a su borrico sigui de largo.Ms all hizo la misma pregunta a una anciana negra. La mujer gritlevarias veces, como para conjurarlo: Jess! E igual que el labriego avivel paso del pollino.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    33/88

    33

    Los Tesoros de Huarmey

    El viajero, qued pensativo. Luego se sonri, Mandinga, en lenguavieja, quiere decir: El Diablo.

    Como preguntando se llega a Roma, lleg por fin el vagabundo aMandinga.

    LOS FRAILES BANDIDOS

    Picado por la curiosidad Don Felipe de Norena, propietario del fundoMandinga, hizo traer a su presencia, al misterioso vagabundo, que hacamediciones en sus tierras.

    A primera vista dile la impresin de un fraile escapado de presidio.

    Cmo te llamas?, pregunt el inquisidor.ZaragozaDe dnde eres? De Espaa.Ya lo saba y de qu crcel te has escapado? El vagabundo que-

    d mudoNorena volvi a preguntar. Qu mediciones haces en mi fundo?Era una historia bastante larga, y despus de muchos rodeos y miste-

    rios, contest que se trataba nada menos que de veinte millones de pesos,enterrados en un lugar de Mandinga

    Norena un poco incrdulo pidi ms datos, y Zaragoza le relat lasiguiente historia:

    A mediados del siglo XVI, exista en Huarmey un convento defrailes descalzos. Haban sido asesinados los padres por una cuadrilla deladrones, capitaneados por un fraile del mismo convento, que hizo revestir a

    los malhechores con los santos hbitos de los justos varones sacrificados,(esto dijo el Arzobispo) pero la verdad segn dijeron las malas lenguas fuque los frailes tentados por el Maligno El Mandinga de los cuentosnegros, se transformaron en bandidos. Desvalijaban a las caravanas quehacan el viaje de Trujillo a Lima, impunemente, pues sus hbitos les lavabade toda sospecha; Mansos corderos de da y en las tinieblas se transfor-maban en carniceros y rapaces tigres. Como en este mundo todos losmalvados tienen su castigo, la vida y milagros de estos monjes lleg a sa-

    berse por confesin de un fraile arrepentido y la Santa Inquisicin manden el acto, los cuadrilleros del Virrey, que sorprendieron el convento captu-rando a todos, menos al prior-capitn, que fug, aunque mal herido. Este

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    34/88

    34

    Ernesto Reyna

    haba escondido el fruto de sus rapias, en una cueva, especie de caja decaudales, que como el ssamo de Al Bab tena su palabra misteriosa. Entrance de muerte, el bandido grab sobre una piedra, la palabra secreta.

    Un soldado en el monte, se dio con el cadver del Prior-Capitn, y al

    registrarlo, encontr un pergamino lleno de inscripciones cabalsticas. Di-cho pergamino al correr el tiempo fue llevado a Espaa, donde despus demil extraas aventuras, un fraile Francisco que haba colgado los hbitos, yque era una especie de Abate Faria, haba descubierto el pergamino y dadocon la clave del secreto, y el tal fraile haba hecho una sociedad con Zara-goza para descubrir el tesoro escondido. Y despus de tatuarle el derroterodel tesoro habale dado escaso dinero para acometer tamaa empresa.

    Para dar mayor veracidad a sus palabras, el vagabundo quitse la

    camisa, y mostr el cuerpo cubierto de tatuajes. Norena crey descubrir enellos un mapa del Distrito de Huarmey, pues los nombres de algunos luga-res, coincidan con las figuras. Culebras estaba representada por dosserpientes, Los Zorras, La punta de Lagarto, Mandinga, por el diablonegro, etc.

    La historia y el tatuaje convencieron a Norena. Da palabra formaronuna sociedad en la que, Norena debera percibir la tercera parte del entie-rro.

    FINAL DE UNA AVENTURA

    Zaragoza y Norena inspeccionaron detenidamente el fundo de Man-dinga. El ro y tupidos bosques de guarangos y sauces, aislaban el fundo.

    Los caminos estratgicos para una defensa y una huda. Tierras enmotadas,recin quemadas para la siembra; pero nada indicador de edificios, ni rui-nas que pudieran dar una luz sobre el lugar, donde se hubiese levantado elconvento.

    Descorazonados regresaban de la expedicin, cuando Norena des-cubri sepultada en la arena una piedra o loza, la que fcilmente pudo sersacada, y con una alegra, pudieron ver borrosas inscripciones.

    Zaragoza jur que esa era la piedra clave que dej el Capitn de los

    bandidos. Despus de estudiarla prolijamente y confrontarla con su tatuaje,manifest que el entierro estaba, contando trece pasos al Norte de un rbol

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    35/88

    35

    Los Tesoros de Huarmey

    de la cera, que en quechua nombran huacan. Dicho rbol, saba Norenapor tradicin, que se lo haba llevado el ro en una fuerte avenida, y por lotanto, no se podra precisar el sitio. Con todo, no se desanimaron,hicieron excavaciones en los sitios que parecan convenientes. Efectiva-

    mente pudieron encontrar muros de piedra y adobe, que podran correspon-der muy bien al convento de la historia.Este descubrimiento llen de ensueos la cabeza de Norena, y ambi-

    cioso quiso para si todo el tesoro. Protestando que se le malograba la fincacon las excavaciones, prohibi a Zaragoza la prosecucin de los trabajos;tachndolo de embustero y loco.

    El espaol resentido con las palabras de su socio, se retir de la casay fuse a habitar en una choza dentro del monte. Con sus historias suges-

    tion a los labriegos, los que secretamente se reunan por las noches, yproseguan haciendo pozos y sondeos.

    Avisado Norena de las excavaciones clandestinas, mand a su gentearmada, y una noche sorprendieron a la partida de Zaragoza. Despus devarios balazos, gritos y carreras, los yanacones se desbandaron, y el espa-ol se hizo humo. Jams se pudo saber su paradero; a pesar de que, Primi-tivo Zamarra, hijo y teniente de Norena, que capitane la sorpresa, fue conla noticia de que haba l mismo dado muerte al chapetn embustero yenterrado en uno de los ms profundos pozos que haban abierto buscandoel tesoro. Norena no lo crey y tuvo cierto supersticioso temor por la re-

    pentina y misteriosa desaparicin del hombre tatuado.Norena tena varios hijos naturales, que le servan de criados, adlteres

    y tenientes; Primitivo Zamarra, apodado el Lord, era el ms terrible. Uncholo cuadrado que soaba con ser Gobernador vitalicio. Vesta como unvaquero de pelcula americana, y su gran lujo era fumar cigarrillos ingleses

    con boquilla dorada, que sacaba de contrabando de los vapores. Alcohlico,pendenciero y jaranista, deba varias muertes, y su fama de matn se ex-tenda por toda la comarca.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    36/88

    36

    Ernesto Reyna

    EL POETA DE LOS OJOS AZULES YEL HOMBRE DE LA MAQUINITA

    En el fondn dos nuevos comensales. La sirvienta en la cocina co-

    menta. Que buen mozo, es ese seor de los ojos azules. El compaero, esun hombrecito delgado y trigueo, con inmensas gafas de carey, que le danaire de lechuza.

    Primero palabras vanales. Debo tener una proletaria facha, de me-cnico, con mi overroll y mi gorra, cuando el ente de las gafas con tantoahnco me habla de mquinas elctricas.

    Pero me equivoc, el hombrecito, tiene pasin por las complicadas

    mquinas magnticas.Charla sin descanso sobre los electrforos, la imanacin y los tel-metros bistticos.

    Por el camino de la fsica llegamos a la relatividadEl mozo de los ojos azules, que ha estado silencioso, le interroga con

    cierto retintn sarcstico:La relatividad. Nunca he odo esta palabra, quiere explicarla?El otro responde agrio: Lea Ud. los artculos de Rasco en El Co-

    mercio y no pregunte, que no soy maestro para darle lecciones.Sonre el rubio, y lentamente con amable voz nos dice que el

    mundo est posedo de la locura de las mquinas y de los nmeros. Que seavecina el da, en que la humanidad dejar de soar en la belleza divina eintil de la naturaleza, que ser desterrada la poesa, pintura, literatura, re-ligin, etc Solo la Ciencia fructfera, cubrir con sus alas metlicas, loscerebros del mundo

    El soar produce dioses enfermos como Cristo, el pensar da tiposhumanos como Carlos Marx.Se suscita una enconada discusin. El hombrezuelo, era agresivo,

    mentaba a Niestzche y al super-hombre, y caa en Lenin y la tecnocraciaEs mi anhelo termina el mozo de los ojos azules;

    Pasar bajo las frondasatesorar, recuerdos, fantasasy vivir dulcementesin pensar en la vidaEl verso abri un parntesis, en la disputa.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    37/88

    37

    Los Tesoros de Huarmey

    Bebimos la famosa chicha de Huarmey, y salimos a respirar aire; ala orilla del mar:

    El poeta:Pedregosos y grises, los abruptos, barran-

    cos de la orilla ven las olas que llegan.Los pjaros marinos de sur a norte, pasancomo una gran serpiente de manchitas.Voy oyendo palabras en el sn de las olas.La cancin de la noche lleg hasta mi al-ma del confn lejano, y le dijo misteriosde muchos corazones destrozados

    Pasamos una noche distrada. Poesas, chascarros y leyendas Vie-ron mis apuntes sobre la historia de los tesoros de Huarmey y se entusias-maron de un modo sorprendente.

    Podamos ir a Mandinga Usted nos acompaar El hombre delas gafas con gran misterio llamme aparte, y en secreto, me confi que erainventor de una mquina buscadora de tesoros

    La expedicin qued resuelta para el da siguiente. Caballeros enmansos jamelgos

    El poeta:Las estrellas huyeron, empieza a amanecery siento froTras los negros lamos la luz bordea el ho-rizonte limpioEn el potrero prximo, regado ayer, dulc-simos sonidosHan rasgado el silencio, uno primero des-pus un coro de inefables trinosQue hermosos son sus cantos, sobre los al-godones verde nveos.La alborada de luz, ha revestido el panorama inmensoEn la mitad del campo rido an, la paz de la maana cubre plcida-

    mente al burro enflaquecido que descansa.

    A las once llegamos a Mandinga.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    38/88

    38

    Ernesto Reyna

    El poeta:El sol de medioda de estos campos. Nubes grises.Bochornos por las tapias

    Nos espera primitivo Zamarra, y nos conduce al sitio donde est la

    famosa piedra negra.El hombre de la maquinita, nos muestra su artefacto maravilloso,

    que saca de una alforja de cuero. Es un vulgar acumulador de automvilFord del que salen alambres de cobre que se van a conectar, con unos

    bastones de fierro, que se clavan en el rea, donde se cree est escondidoel tesoro.

    El inventor nos muestra una especie de varita mgica, que la colocaen el odo, apoyndola en el suelo

    El poeta:Estoy de bruces en la fresca tierra,bajo el sol apagado de invierno, aspirandovahos de los surcos y los terrones muertosEl hombre de la maquinita despus de mil tanteos, grita triunfal:Aqu est el tesoro!Hasta al poeta le brillan los ojos de codicia. Todos escarbamos

    furiosamente Desilusin! solo un pedazo de fierro de aradoEl poeta:El ocaso es oro. El oriente es azul.Palidece la hora, tintes tenues dansu melanclica tristezaPrimitivo Zamarra, soez, le increpa al hombre de las gafas:Su maquinita es para hacer co.. mandantes.

    Daniel Ruso se llama el poeta de los ojos azules. Los versos estn enel hermoso libro. As ha cantado la Naturaleza.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    39/88

    39

    Los Tesoros de Huarmey

    LA MUERTE DEL PASTOR

    Haba ya olvidado Norena la aventura de Mandinga, cuando un ex-trao suceso, vino a avivar en su nimo, la codicia por los tesoros.

    Una noche de luna un rondador de agua, al pasar por el Olivar deMandinga vio una sombra negra que medrosamente se perda entre losrboles. Se le erizaron los cabellos de miedo y acobardado se fu a losranchos y cont el encuentro con el bulto. Siete das despus un yanaconavi en el mismo sitio una azulosa llama de fuego que flameaba, como agita-da por un fuerte viento. La noche estaba serena, ni una hoja de rbol semova. Graznaba una lechuza y aullaban los perros. El yanacn a pesar delsusto, se quit el sombrero y lo arroj en direccin de la candelada, paraque sirviese de seal. Y volteando las espaldas ech a correr Al otro dael sombrero haba desaparecido. Que conste que era de Catacaos y estabanuevo. Estos hechos sumados al haber visto en la acequia regadora a lastres de la maana, una gallina negra con pollitos, dieron por resultado quese afirmase que, efectivamente, haba algn tapado en las cercanas deMandinga.

    Un indio camili, vendedor de yerbas y amuletos al enterarse de estos

    misterios manifest que l posea unas yerbas que, hervidas en alcohol,tenan el mgico poder de hacer ver a quien las bebiese, los tesoros escon-didos. Segn dijeron las malas lenguas, y (no es de creer, porque Norenafue siempre cristiano viejo), que, el hacendado haba comprado el brebaje y

    buscaba un socio industrial. Nadie quera aventurarse a tomar el txico, niLechucita, que tena fama de valiente. Los amigos de Norena, Sala y Torre,

    bebedores empedernidos, cuando supieron estas historias, si aceptaban unacopa del amigo, a escondidas se hacan una cruz en la barriga, como

    contra-toma. Un pastor de cabras enferm gravemente, creyeron todosque se mora de paludismo, pues estaba plido y flaco como si hubieratenido el flagelo tan comn en nuestra costa. En su delirio se le oa decir:Llvenme a la alcantarilla La alcantarilla un lugar imaginario que nadieconoca. Al principio se crey que era la fiebre la que haca delirar al mu-chacho; pero, tanto insista, que una vieja supersticiosa, orden que lo lleva-sen a la tal alcantarilla.

    El enfermo tambaleante camin un centenar de metros. Atacado

    repentinamente gritaba: Por aqu Ya estamos cerca del tesoro Lo veoSon cinco talegas de oro Pero el Diablo cuidante est cerca Me havisto se viene echando chispas por los ojos Auxilio Me mata

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    40/88

    40

    Ernesto Reyna

    El muchacho no pudo soportar el ataque. Falleci pocos segundosdespus, araando la tierra y echando espuma por la boca.

    Despus del entierro, segn costumbre fueron a quemar la cama delmuerto. Y, Oh! Sorpresa entre los pellejos encontraron monedas del

    tiempo del Rey, que olan mal; pero, que eran de oro legtimo.La noticia fue de boca en boca. El malo de Norena, haba hecho

    beber el menjurge al indiecito pastor. Por las noches sala el muchacho enestado catalptico, buscando el tapado. Al fin pudo encontrarlo, sacaroncinco talegos. El antimonio lo agarr al muchacho y le sec los pulmones.

    Norena ignoraba estas habladuras. Cegado por la codicia, gastaba grandescantidades de dinero, haciendo abrir huecos y socabones en los sitios queen su locura se imaginaba dorma el tapado.

    EL BARON ERUDITO

    C. H. Pogres, Thelleserr. BarnDe la Nobleza Britnica.

    El seor Barn, entreg su tarjeta y una carta de recomendacin.Felipe de Norena ley: Recomiendo a Ud. a Sir Pogres, que se dirige a eselugar con el fin de efectuar investigaciones arqueolgicas.

    Magnfica hospitalidad daba el seor Norena, a sus huspedes yms a un seor de tantas campanillas como el Barn Pogres.

    En los varios das que el Barn estuvo, junto con Norena, le hizo

    interesantes confidencias sobra todos los tesoros ocultos que haba en elmundo. Era un erudito de aquella ciencia.

    Me he especializado en la bsqueda de los tesoros de una maneracientfica. Conozco todos los lugares donde se presume haya entierros.

    Con el Profesor Kosloff, distinguido explorador ruso, inici lasexcavaciones de Khara Khoto en las arenas del desierto de Gobi, donde seencuentra la antigua y perdida Capital del conquistador mongol Genghis

    Khan, del que hablaba Marco-PoloEn resumen sinptico de mis estudios, sobre los Tesoros de las An-tillas, consta que el Almirante Cristbal Coln descubri la Isla Evan-

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    41/88

    41

    Los Tesoros de Huarmey

    gelista, llamada despus de Los Pinos. Y que los piratas ingleses Drake yHawkins, estuvieron en ella. En el siglo XVIII el pirata La Lffite, asociadoa Latrobe captur el ao 1809 un galen espaol con un tesoro de seismillones de pesos. Fue enterrado en la Isla de los Pinos.

    Latrobe despus hecho prisionero fue ejecutado en Jamaica Dejun derrotero a su socio LafiteNo cansar a Ud. hablando sobre los tesoros de Inquisive, en el ro

    Sacambaya, que los peridicos han escrito mucho sobre esto; ni de lostesoros de Mxico y Centro Amrica Y las ciudades perdidas en lasselvas del Brasil.

    Voy a concretarme a los tesoros en el Per. Escuche Ud:Por las tradiciones del pasado siglo y por lo que hemos visto a co-

    mienzos del presente, podemos presumir que hubo tiempos durante los pri-meros aos de la repblica, en que era lucrativo negocio fabricar derrote-ros de tesoros imaginarios para venderlos a quienes ansiaban encontrarfortuna por medios distintos de los ordinarios. Estos derroteros eran cartasms o menos circunstanciadas que daban noticias de fabulosos entierros demoneda y objetos preciosos, verificados en los tiempos del Rey y la Patria.Estaban escritas estas cartas en mugrientos papeles llenos de dobleces, y

    el lenguaje adoptaba los giros ms ambiguos sobre el lugar donde se encon-traba el tapado y daba, en cambio, los detalles ms minuciosos del montode l y de la persona que lo haba enterrado. Algunas veces apareceran enestas cartas los nombres de personas del siglo antepasado como factoresdel tapado, pero ms universalmente se atribua a frailes y realistas la

    paternidad de estas cartas.Era notable observar que cada familia tena noticia de un entierro de

    dinero y que poseyendo el derrotero, doblado en ocho partes y cubierto de

    una capa de suciedad, jams lograba entrar en posesin de una sola de lasonzas de oro que componan el caudal soterrado.

    Para seguir algunos de estos derroteros que se creyeron veraces,organizronse en ocasiones sociedades; pero tanto estas como los que tra-

    bajaban individualmente comprobaban a diario la falsedad de los derrote-ros. Y la sucesiva comprobacin de estos engaos trajo por consecuenciael descrdito de los derroteros, y a la postre su desaparicin, sin embargo,algunos de ellos todava subsisten como los ya desaparecidos, y esto es

    porque al hombre le gusta tener como reserva una dorada esperanza porquimrica que sea.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    42/88

    42

    Ernesto Reyna

    CLASIFICACIN DE LOS TESOROS ESCONDIDOS

    En el Per se clasifican los tesoros escondidos, segn su proceden-

    cia, en incaicos y coloniales; los primeros y soterrados por los indios duran-te la conquista y los segundos que fueron escondidos por los vasallos delRey de Espaa para librarlos de los realistas y libertadores. Hay ademsotros tesoros que representan el ahorro de los hacendados y trabajadores,quienes por falta de bancos se vieron en la necesidad de hacer cuantiososdepsitos en sitios que ofreciesen todas las garantas de una caja fuerteinvisible y murieron de repente sin haber dado noticia del depsito.

    Conforme es la procedencia de los tesoros, son los medios que se

    emplean para buscarlos: varillas de acero largas y de poco dimetro, termi-nadas en punta acorazonada, se usan para sondar las Huacas; otras ms

    pequeas emplanse para tantear las paredes y finalmente una barretacomn se utiliza para explorar el piso. En la bsqueda de grandes tesoros,

    por ejemplo la famosa cadena de oro que sirvi para celebrar el nacimientode Huscar, oculta en el Lago de Urcos, segn cuenta la tradicin, lleg a

    ponerse en prctica un sistema de drenaje y desecacin del lago que fraca-s a causa de una pea de granito que surgi precisamente en la trayecto-

    ria del cauce que iba a servir de dren. Adems de estos medios, para labsqueda de los tesoros sepultados en el mar del Callao, se ha empleado laescafandra de buzo y un sistema especial de sondaje. Pero, debemos de-clarar que hasta hoy en el Per, a pesar de todos los medios puestos en

    juego para encontrar tesoros, los buscadores de stos han fracasado siem-pre; ocurriendo ms bien que personas extraas al oficio, han enriquecidodescubriendo casualmente lo que otros buscaban con tanto empeo.

    LEYENDAS DE TESOROS EN EL PERU

    Los historiadores antiguos han sido los creadores de leyendas detesoros: Garcilazo, Ondergardo, Cieza de Len, Zarate, Pedro Pizarro, y enfin conquistadores e historiadores han contribuido a formar las grandes

    leyendas de tesoros incaicos. De estas leyendas son importantes:Una narrada por el annimo autor de un curioso libro sobre monu-mentos del Per antiguo en estos trminos (Prescott): Es un hecho dice,

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    43/88

    43

    Los Tesoros de Huarmey

    bien probado y generalmente credo que en la fortaleza del Cuzco existe unsaln secreto, donde se oculta un inmenso tesoro, que consiste en las esta-tuas de oro de todos los Incas. Vive an una seora, doa Mara de Esquivel,la mujer del ltimo inca, que visit este saln y yo le he odo referir como la

    llevaron a verlo.Don Carlos, el marido de esta seora, no viva con el lujo y esplendordigno de su elevado rango. Doa Mara se lo echaba algunas veces en caradeclarando que haba sido engaada al casarse con un pobre indio bajo elttulo pomposo de inca. Repiti esto tan a menudo que don Carlos exclamuna noche: Seora, queris saber si soy pobre o rico? Ya veris que ningnnoble, ni rey del mundo tiene tesoros ms ricos que yo. Tapndole ensegui-da los ojos con un pauelo, le hizo dar dos o tres vueltas, y cogindola por

    las manos le hizo correr una distancia corta antes de quitarle el pauelo. Alabrir ella los ojos cul fue su sorpresa! No haba andado arriba de unosdoscientos pasos haba bajado unos pocos escalones y se encontraba en ungran saln cuadrangular, donde, colocadas en bancos al rededor de la paredvi las estatuas de los Incas, cada una del tamao como de un nio de doceaos y todas de oro macizo. Tambin vi muchos vasos de oro y plata.

    Los relatos de esta seora Esquivel parece que no tenan fundamen-to real, porque a pesar de las excavaciones hechas en la fortaleza del Cusconadie ha podido encontrar las ureas estatuas.

    Otra leyenda mejor fundada que sta es la del gran tesoro del orcu-lo de Pachacamac. Hernando Pizarro, que fue enviado para arrasar contodas las riquezas de este templo, encontr que los sacerdotes de l habansido advertidos de su viaje y que sabiendo a lo que iba, haban ocultadotodas las riquezas; sin embargo de esto Pizarro logr encontrar algo; pero

    poco, una parcela del fabuloso tesoro, la cual estaba escondida entre des-

    montes y escombros cerca del templo; pero el gran tesoro del doloPachacamac fue tan bien guardado por los sacerdotes que, aunque hoymuchos particulares que siguen escarbando en torno de las ruinas del tem-

    plo no aciertan a dar con l.

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    44/88

    44

    Ernesto Reyna

    DE CUANDO EL REY Y LA PATRIA

    Las guerras de la independencia dieron lugar a que nobles y plebe-yos procurasen ocultar sus ahorros de la rapacidad de las fuerzas combatien-

    tes, y como el nico medio de que entonces se dispona era el suelo, a l seconfiaron cantidades enormes. Algunas veces se haca enterrar estas for-tunas por un negro esclavo, al cual dbase muerte despus para que noviolase el secreto. En otras ocasiones se disimulaba en el lleno de las pare-des alhacenas secretas que servan como caja de caudales, o en el madera-men de los techos se ocultaban las talegas de onzas y pesos.

    Suceda que algunos de los propietarios de tanto dinero escondido

    moran sin poder trasmitir a su familia noticia del entierro y entoncesquedaba entre sus conocidos y amigos la presuncin de que haba dejadoalgo enterrado. En otras ocasiones algunos acaudalados que procuraban

    ponerse en salvo con su dinero eran sorprendidos por la muerte en lasdesiertas pampas por donde se proponan cruzar y el tesoro y sus cadve-res quedaban all; fcilmente hubo quienes arrojaban a un pozo su caudal,esperando mejores tiempos para sacarlo.

    En esta forma el nmero de tapados era considerable durante los

    primeros aos de la Repblica y la industria de buscador de tesoros tenaciertas probabilidades de xito. La tierra, las paredes, los techos y los pozosfueron devolviendo poco a poco el oro y plata que se les haba confiado y acomienzos del siglo ya solo hemos odo hablar de ciertos riquezas al pare-cer legendarias y definitivamente perdidas.

    LOS JESUITAS

    Parece mentira que conociendo la psicologa de los jesuitas, puedasuponerse que estos abandonasen cuando su expulsin todo el oro y la plataque posean, fruto de sus rapias y maldades. Sin embargo, estos tesoros

    jesuticos, que en ninguna parte del Per existen, son los ms buscados yen su busca se han explorado las bvedas que cruzan por la calle de PolvosAzules y van a terminar cerca de la Escuela de Ingenieros, y lo mismo seha hecho con muchos rincones de esta ciudad. En provincias se ha seguido,ms o menos, el mismo ejemplo, no habiendo convento que no haya sido

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    45/88

    45

    Los Tesoros de Huarmey

    explorado ni casa vieja que no supiese la invasin de los buscadores. Todointil! Los jesuitas huyeron con su dinero o supieron esconderlo tan bienque solo una casualidad o un cataclismo pueden tornarlo visible de nuevo.

    TESOROS LIMEOS Y MESAS MAGNETICAS

    En Lima se proceden en una curiosa forma para saber dnde hayoculto un tesoro: Se renen varios presuntos espiritistas en torno de unamesa, fabricada sin clavos, y poniendo sobre ella un tringulo de papel,cuyos ngulos coinciden con las tres patas del mueble, colocan las manos

    sobre la mesa y se estn pensativos bastante rato, y al cabo hacen laspreguntas necesarias. La mesa responde mediante golpes, que necesaria-mente coincide con uno de los nmeros que lleva el tringulo de papel elque, a su vez est bajo de una letra del alfabeto y la indica. (En este sitiofigura el tringulo magntico con los nmeros y letras que se usan para

    preguntar a las mesas). Por este procedimiento las personas de mucha feadquieren noticia de supuestas riquezas y se entusiasman y gastan dineroen buscarlas.

    Fuera de estos mtodos, todava, segn hemos dicho, quedan algu-nos derroteros, que aunque engaosos tienen sus creyentes. Entre estosderroteros hay uno que seala la existencia de una fortuna escondida enuno de los terrenos que estn frente al Cementerio General, otro que indicauno de los castillos del Callao como depsito de una inmensa fortuna yfinalmente, otro que asegura que en determinado punto de la quebrada deAlmendaris hay una inmensa cantidad de metales y piedras preciosas ente-rrados.

    Por desgracia, ya sea porque a los criollos falta la fe de los ingleseso porque las leyendas no son exactas, ya muy pocos se ocupan de estascosas. La vida agitada y laboriosa de los hombres de nuestra generacin,les impide forjar aquellas hermosas novelas de princesas cautivas y tesorosocultos que cautivaron a los hombres de aquellos tiempos. (M. T.)

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    46/88

    46

    Ernesto Reyna

    TERCERA PARTE

    CARTA DE CIPRIANO X RUBIRA

    Lima, a 13 de Enero de 1927.Don Ernesto Reyna.Pte. Muy seor mo y amigo;

    ccedo con mucho gusto a su pedido, pues es mucho ms preferibleque el protagonista de la aventura, narre la suya propia, a que un escritocomo Ud. con el tono de su corteza superficial, se ocupe de cosas hondas,que se necesitan meditarlas libre de los apasionamientos y de los escepti-cismos burlones.

    Principiar copiando a Ud. un prrafo de un artculo, que sobre mi

    personalidad se public en El Comercio de Lima, firmado por el sabio yerudito Racso. Dice lo siguiente: Cipriano X Rubira. As se llama este sabiomodesto e incomprendido. Desde los quince aos predestinado por las fuerzasmisteriosas de la Naturaleza, sinti la atraccin de lo desconocido. Su esp-ritu sensible a las manifestaciones ultraterrenas y su insaciable sed de des-correr el velo del misterio, bien pronto lo llevaron a las prcticas y especu-laciones espiritistas. Cuarenta aos largos, toda una vida ejemplar la hadedicado a esta ciencia. Muchos sacrificios, cuantas incomprensiones, bur-las, apremios, momentos lgidos, en que el hambre ronda su vivienda desabio, todo lo ha sufrido con la paciencia de un varn justo. Sin desviarse

    A

  • 8/11/2019 Los Tesoros de Huarmey - Ernesto Reyna Zegarra

    47/88

    47

    Los Tesoros de Huarmey

    del camino trazado, ni abandonar la veta delgadsima del oro puro de laverdad. Al cabo de esos cuarenta aos de estudios pacientes, el Sr. Rubira

    profundizando en la ciencia del ms all, ha podido allegar nuevas formasde comunicacin con los espritus.

    Dicho esto, entrar de lleno en la aventura por la cual se interesa Ud.tanto; el descubrimiento del oro en el cerro Maltino, cerca de Huarmey.En el ao de 1899, un espritu que se firmaba Pon-Fhu-Shio, me

    sugera referencias sobre los tesoros que escondieron los indios en el res-cate de Atahualpa. Me haca copiar largos prrafos, que despus resulta-

    ban haber sido escritos por el Inca Garcilaso de la Vega en sus Comenta-rios Reales. Le copio algunos: El Inca Tito Atauchi, hermano de Atahualpa,viendo al rey su hermano preso, y que se trataba de su rescate, fue a

    diversas partes del reinado, a juntar oro y plata para sacar presto de laprisin a su hermano. Viniendo para Casamarca, a veinte leguas del Santasupo a su hermano muerto y que los espaoles iban al Cosco a la hila, unosen pos de otros, lo cual sabido y considerado por el Inca Atauchi escondiaquellas riquezas y juntando la gente de guerra que pudo sigui a los espa-oles Yendo Hernando Pizarro a activar la pronta remisin del oro dePachacamak, sucedi que yendo por el alto de un cerro vieron que en laladera del otro que estaba delante de ellos en el mismo camino, era de oro.Admirados con el prodigio, porque el resplandor del sol relumbraba que lesquitaba la vista, caminaron con admiracin no pudiendo entender qu fueseaquello. Cuando llegaron all, vieron que eran tinajas, tinajones, cntarosgrandes y chicos, ollas, braceros, rodelas, pavesos, y otras muchas cosaslabradas de oro y plata, que un hermano de Atahualpa llamado Quilliscacha,llevaba para ayudar a su rescate en cantidad de dos millones La mayor

    parte de estas riquezas hundieron los indios luego que vieron a los espao-

    les deseosos de oro y plata, y de tal manera la escondieron, que nunca msha aparecido, ni se espera que parezca, porque se entiende que los indiosque hoy viven no saben de los sitios donde quedaron aquellos tesorosEstando yo all en Cosco, tomando de los principales la relacin de losIncas, o que Paullo Inga deca que si todo el oro que haba escondido en las

    provincias se juntare, el que sacaron los espaoles del Per, sera solo ungrano de maz en una mazorca.