of 4 /4
4 Abril 2005 COMPAÑÍA DEL SALVADOR COLEGIOS MATER SALVATORIS Madre María Félix Fundadora de la Compañía del Salvador

Madre María Félix Torres - Nº4

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Boletín nº4 - Fundadora de la Compañía del Salvador y de los Colegios Mater Salvatoris

Citation preview

Page 1: Madre María Félix Torres - Nº4

4

Abril2005

COMPAÑÍA DEL SALVADOR COLEGIOS MATER SALVATORIS

Madre María FélixFundadora de la Compañía del Salvador

Page 2: Madre María Félix Torres - Nº4

En estos meses, muchos niños se acercarán por primera vez al altar para recibir lacomunión. La M. María Félix, que recordaba su propia experiencia, era muy consciente dela enorme capacidad que tienen los niños para amar y sacrificarse por las personas queaman. También los sentimientos de amor y delicadeza hacia la Eucaristía pueden llegar aser muy profundos en ellos, tal y como se nos muestra en esta anécdota, tomada de losescritos autobiográficos de la Madre:

PRIMERA COMUNIÓN TESTIMONIO

Y llegó el día de mi PrimeraComunión. La hice en mi pueblo natalel 9 de septiembre de 1918, cumplidosya los once años. Eligieron mis padresese día por ser aniversario de su boda,y quisieron que fuese en el mismo altar,con igual ornamentación y con lamisma música. ¿Fueron instrumentos deDios para que en esos detalles enten-diese después que el Señor tomó pose-sión de mi alma aquel día para siempre?

[…] Del día de mi PrimeraComunión sí que recuerdo muchascosas y todas buenas. Mientras me ves-tían no quise mirarme en el espejo. Pordescuido abrí un instante los ojos y viante mí, en la luna del espejo, como unfardo blanco de tul y de lazos. “¡Québien queda!”, decían mis familiares.“¿Será verdad?”, pensé yo. Y abrí denuevo los ojos. Un temor súbito y fuer-te de faltar a mi promesa, un arrepenti-miento doloroso me los hizo cerrar alinstante, y antes de comulgar confesémi tentación de vanidad y quedé tran-quila, dichosa y deseosa de recibir alSeñor.

Música, flores, luces, plática,familiares… Todo quedó en el fondo,semidesvanecido, sin relieve, confuso.

Toda mi alma, todo mi ser, estabaabsorto en Dios. Lloraba de dulzura;me sentía otra persona distinta; mispadres, cuanto me rodeaba, me pare-cía cosa extraña, nunca vista.

Al llegar a casa pedí permiso amis padres para dar el contenido demi hucha a los pobres. Lo di todo yaún pedí por dos o tres veces másdinero a mis padres. Si no me contie-nen, aquel día no hubiese quedadonada en casa…

Conocí a la Madre Félix duranteel curso académico 1997-98. Lo que alprincipio era un simple encuentroesporádico para saludar, al final –prác-ticamente hasta su muerte– se convir-tió de hecho en una cita fija, ya quecelebraba la Santa Misa todos los lunespara que ella, junto con las novicias yalguna otra religiosa, pudiera asistir auna hora que no afectase su descansoy no tuviera necesidad de salir delRosalar (solía ser a las 5.30).

Mis primeras impresiones sobrela M. Félix, superada la fase inicialnovedosa de “conocer” a una funda-dora, fueron la de estar viendo a unamujer que tenía una mirada buena ysencilla. Nada era extraordinario,salvo esa mirada tan misteriosamenteordinaria.

Ella, algunas veces, me esperabaal acabar la acción de gracias de laMisa para saludarme y preguntar sihabía merendado o si necesitabaalgo. En alguna ocasión pidió que laencomendara… No se podía concebirella como el centro. Y la miradabuena, con frecuencia maternal, laacompañaba.

Poco a poco me fui fijando enalgunos detalles, fruto quizás de miradacuriosa y no exenta de cierta frivolidadpor mi parte, pero que constato “orgu-llosamente” porque, a través de estospequeños fragmentos, se revelaba la

belleza de un todo, es decir, la bellezade un alma puramente entregada alseguimiento de Cristo.

Sin duda, lo que más tengo gra-bado, por penetrante y frecuente, demi relación con la M. Félix, es sumodo de estar en Misa. La que fuerade la capilla envolvía con su miradaalegre y risueña, en Misa sufría unatransformación. Su rostro –incluida lamirada– daba la impresión de estar“sufriendo”; me atrevo a decir queparecía asistir “físicamente” a laPasión. Cuando destapaba su rostroal quitar las manos, quedaba comomarcado por un dolor… Daba laimpresión como si estuviera más alláde los mismos signos litúrgicos.Nunca pude ver otra mirada y otrorostro mientras asistía a Misa.

Rafael Hernando de Larramendi,Siervo de Jesús

Page 3: Madre María Félix Torres - Nº4

PENSAMIENTOS FAVORES

• Con toda nuestra alma hemosde agradecer a Dios nuestro Señor quequiera quedarse real y verdaderamen-te entre sus pobres criaturas bajo lasespecies sacramentales.

(Carta a la M. Aige, 1946)

• Tengo una confianza ilimitada…Cada noche voy a tratar del asuntoun ratito con Jesús Sacramentado y,¡si Él quiere!…

(Carta a la M. Aige, 1947)

• Esperaba mi turno de vela anteel Monumento con anhelo, y le pedía ala Santísima Virgen que acicalase mialma para poder estar ante la presenciadel Señor a gusto de Él.

(Autobiografía, 1948)

• Muchas noches [se refiere a losaños de la Guerra Civil en Barcelona]estando en la cama, tenía que levantarmea hacer vela al Santísimo Sacramento,porque me parecía una barbaridad des-cansar yo y estar Él tan perseguido.

(Autobiografía, 1950)

• He de tener gran fe en laEucaristía, en mi Jesús, y esperar en Élel cumplimiento de sus promesas.

(Ejercicios Espirituales, 1990)

Mejora la relación familiar

El verano pasado iba a viajar aEspaña. Me hacía mucha ilusión, pero almismo tiempo me daba miedo por mishermanos, ya que mis relaciones conellos entre unas circunstancias y otrasno eran muy buenas que digamos.Encomendé el encuentro con ellos a laMadre Félix, ya que siempre habíaencontrado en ella el apoyo y ayuda ensituaciones difíciles con mi familia.

El encuentro con mis hermanosno pudo ser mejor. Me recibieron conmucho cariño y con una serie deatenciones que antes no habían teni-do conmigo.

Doy gracias a Dios por la interce-sión de la Madre, que una vez másestuvo allí poniendo esa paz y esaarmonía que siempre irradió en vida.

(M.T., San Juan, Puerto Rico)

Consigue resolver el problema

A mi regreso de los EstadosUnidos me encuentro una factura deTelefónica, cuya cantidad no mecorrespondía pagar. Puse la correspon-diente denuncia en la Policía y dos díasmas tarde se comprobó que mi líneahabía sido manipulada. Dos desalma-dos habían alquilado una vivienda pró-xima a la mía y desviaron mi línea a lasuya, consiguiendo hablar por teléfonoa mi costa.

A partir de aquí el problema quese me planteó fue muy serio, puestoque ni la Justicia ni los propietarios dela vivienda ni Telefónica me ayudabana salir de tal situación. Tuve quedarme de baja del teléfono y salirmede mi casa, ya que los dos individuosno sólo continuaban utilizando milínea, sino que su casa se llenaba degente de mal vivir y no me dejabandormir por las noches.

Llamé varias veces a la Policía porlos escándalos que cada noche teníaque soportar, y al final la misma Policíame aconsejó que, hasta que no resol-viese el juicio, me trasladase a otrodomicilio, puesto que ellos no podíanhacer nada. Humanamente me sentídesamparada; sólo una ayuda del cielopodría sacarme de semejante problema.

Entonces acudí a la Madre MaríaFélix, fundadora de la Compañía delSalvador, y le pedí con insistencia queme ayudase. Después de todas lasadversidades y muchos inconvenien-tes, el problema se ha solucionado.Por eso desde aquí doy las gracias a laMadre María Félix por su ayuda. Mitestimonio quiero que sirva para queotras personas que estén en situacio-nes difíciles acudan a ella.

(P.S., Segovia, España)

Obtiene la curación de su hijo

En la semana 34 de gestación demi hijo detectaron en la ecografía queel niño tenía una vejiga con un tama-ño unas tres veces más grande de lo

normal. Como se puede imaginar, senos cayó el mundo encima. Teníamosun niño precioso, pero con un pro-blema atípico, y además sin soluciónquirúrgica.

Fue trasladado a la UCI de neona-tos, donde le trataron una infección conantibióticos. No parábamos de rezarporque empezara a funcionar la vejigaespontáneamente.

Uno de esos días mi madre mehizo llegar una estampa de la MadreMaría Félix Torres. Teníamos muchasestampas y había empezado otrasnovenas, pero no sé si por el cariñoque le tengo al colegio o por qué fue,empecé y acabé esta novena.

Por eso yo estoy tan convencidade que fue un milagro que el mismodía que le quitaron a mi hijo la sonda,empezara a orinar espontáneamente.Cuando el doctor fue informado delavance, él mismo reconoció que era“asombroso”, que “las noticias nopodían ser de momento mejores”.

(A.P., Madrid, España)

Quienes deseen colaborar en lapublicación de este boletín informa-tivo, pueden enviar sus donativospor giro postal, o por transferencia a:

• c/c 2100-4426-11-0200020387 de laCaixa, Madrid, ESPAÑA.

• Instituto Religioso Compañía delSalvador. Cta. n.º 1963961 El Señorial,Citibank, San Juan, PUERTO RICO.

Page 4: Madre María Félix Torres - Nº4

ORACIÓNpara la devoción privada

Padre misericordioso, cuyo Hijo, Salvador nuestro,te glorificó cumpliendo amorosamente hasta el fin tuvoluntad. Tú suscitaste en tu hija María el deseo ardien-te de glorificarte y de seguir de cerca a Jesucristo, coo-perando a la redención del mundo mediante laCompañía del Salvador, por ella fundada. Concédenospor su intercesión la gracia que te pedimos, para quela Iglesia, a la que amó apasionadamente como aEsposa de Cristo, la eleve al honor de los altares, paratu mayor gloria. Amén.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

De conformidad con los decretos del papa Urbano VIII, en nadase pretende prevenir el juicio de la Iglesia.

Se ruega comuniquen los favores recibidos por su intercesión a:

Religiosas de la Compañía del SalvadorTapia de Casariego, 19 • 28023 Madrid (España)

www.ciasalvador.org •e-mail: [email protected]

Con licencia eclesiástica

Nació en Albelda, Huesca, el 25 deagosto de 1907 y fue bautizada el 12 deseptiembre en la misma villa.

A los catorce años sintió la llamada auna entrega total a Jesucristo, y un atrac-tivo irresistible hacia la espiritualidadignaciana. La mayor gloria de Dios,siguiento a Cristo y unida a Él, se con-virtió en la razón de su existencia. Entretanto, obtuvo la licenciatura en CienciasQuímicas, para ser un instrumento másapto para su servicio.

A través de un sorprendente y nopretendido paralelismo con el itinerarioespiritual de San Ignacio de Loyola, elSeñor la llevó a fundar la Compañía delSalvador, erigida en Congregación

Religiosa de derecho diocesano en 1952,y de derecho pontificio en 1986.

Dios le asignó dentro de su Iglesia laparcela de la educación cristiana de lajuventud, sobre todo universitaria, encualquier parte del mundo. Con este finsurgieron los Colegios Mater Salvatoris,que tienen como misión propagar elcarisma que Dios le concedió de adhe-sión al Papa, amor tierno a la SantísimaVirgen y hacer de los jóvenes perma-nente fermento evangélico en la socie-dad, para llevarla a Jesucristo.

Murió santamente en Madrid, el 12 deenero de 2001, y sus restos descansan enel cementerio de la Compañía delSalvador en Mota del Marqués, Valladolid.

DATOS BIOGRÁFICOS