Manejo del compresor torcico LUCAS - media. a ms del 95% de la poblaci³n adulta y a la mayor­a
Manejo del compresor torcico LUCAS - media. a ms del 95% de la poblaci³n adulta y a la mayor­a
Manejo del compresor torcico LUCAS - media. a ms del 95% de la poblaci³n adulta y a la mayor­a

Manejo del compresor torcico LUCAS - media. a ms del 95% de la poblaci³n adulta y a la mayor­a

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Manejo del compresor torcico LUCAS - media. a ms del 95% de la poblaci³n adulta y a la...

  • Manejo del compresor torcico LUCAS

    Zona TES Nmero 1-2012 15

    CMO SE USA

    Manejo del compresor torcico LUCASJordi Guiu Rosa1 y Francesc Carmona Jimnez2 1 Tcnico en Transporte Sanitario. Sistema dEmergncies Mdiques. Barcelona. Espaa.2 Mdico. Sistema dEmergncies Mdiques. Barcelona. Espaa.

    L a muerte sbita puede afectar a cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento. Cada ao se atienden en Europa1 entre 17 y 53 paradas cardiorespi-ratorias (PCR) extrahospitalarias por cada 100.000 habitantes.

    La supervivencia y la calidad de vida de un paciente que ha sufrido una PCR en el entorno extrahospitalario estn muy li-gadas al tiempo de respuesta y a la calidad de las maniobras de resucitacin cardiopulmonar (RCP) que se efecten2. El Eu-ropean Ressusitacion Council (ERC) recomienda efectuar com-presiones torcicas de gran calidad, con las mnimas interrup-ciones posibles3. Un reanimador puede realizar maniobras de calidad en los primeros 2 minutos, disminuyendo su efectividad a medida que transcurre el tiempo4,5.

    Con el paso de los aos, han sido varios los dispositivos de compresiones torcica mecnica que se han ido desarrollando6, entre ellos el LUCASTM 2 (Lund University Cardiac Assist System).

    El LUCASTM 2 es un dispositivo diseado para realizar com-presiones torcicas de gran calidad, con la ventaja aadida de liberar a un reanimador. Obviamente, al ser una mquina es in-mune al estrs y a la fatiga, asegurando unas compresiones torcicas ptimas durante toda la reanimacin. En compara-cin con la RCP manual, este dispositivo mejora diferentes pa-rmetros, como el valor de CO2 espirado

    7 o el flujo sanguneo cerebral8,9, sin que se observen ms lesiones asociadas a su uso10. Su peso relativamente ligero (7,8 kg) lo convierte en un dispositivo ideal para la atencin a pacientes que han sufrido una muerte sbita en el medio extrahospitalario.

    El LUCASTM 2 est basado en un mecanismo de pistn con una ventosa que se sita en el centro del pecho, aproximada-mente en el punto donde se colocara el taln de la mano. El aparato ejerce la fuerza necesaria para comprimir el trax unos 5,2 cm a un ritmo de 102 compresiones por minuto, y gracias a su ventosa descomprime el trax activamente, generando un mecanismo de bomba torcica. El pistn recibe la energa de una batera de ion de litio recargable situada en su parte supe-rior, con una autonoma de unos 45-50 minutos que se refleja mediante un indicador situado junto a la botonera, con tres leds que se apagan a medida que la batera se descarga, ilu-minndose el ltimo en naranja cuando la batera est prxima a agotarse (fig. 1). La batera puede cargarse con el dispositivo en funcionamiento mediante un cargador a 220V que viene de serie con el dispositivo, por lo que no suele ser necesaria una batera suplementaria. En caso de que sea necesario cambiar la batera, el dispositivo memoriza los parmetros a los que estaba ajustado durante 60 segundos, una vez superado ese tiempo el LUCASTM 2 se reiniciar al colocar la nueva batera.

    Figura 1. Botonera del LUCASTM 2.

    El LUCASTM 2 no requiere un mantenimiento especfico, si bien se recomienda una revisin anual del mismo. El dispositi-vo dispone de un coeficiente IP 43, segn norma IEC 60529, su temperatura de funcionamiento se encuentra en el rango entre 0 y 40 C y su temperatura de almacenamiento entre 0 y 70C. El LUCASTM 2 dispone de un ventilador incorporado que se ac-tiva para refrigerar el dispositivo al aumentar la temperatura como consecuencia del funcionamiento continuado, sin que el aparato aumente notablemente su temperatura exterior.

    El uso de este dispositivo est indicado en aquellos pacien-tes que han sufrido una PCR en los que estn indicadas las ma-niobras de RCP, tanto para el tratamiento de la PCR en el lugar en que ha ocurrido como para el traslado del paciente al hos-pital en situaciones potencialmente reversibles, no tratables en el medio extrahospitalario. Adems, se utiliza en el traslado al hospital de los pacientes que no han sobrevivido a una PCR ex-trahospitalaria, y que podran ser potenciales donantes en asis-tolia, para realizar compresiones torcicas durante el traslado al hospital y son numerosos los laboratorios de hemodinmica que lo utilizan para realizar compresiones torcicas durante el cateterismo cardaco en pacientes en PCR secundaria a un in-farto de miocardio.

    El dispositivo es apto para pacientes que tengan un trax con un dimetro antero-posterior entre 17 y 30,3 cm y una an-chura menor de 45 cm, sin restriccin de peso, lo que incluye a ms del 95% de la poblacin adulta y a la mayora de ado-lescentes. Asimismo, puede utilizarse en mujeres embarazadas.

    Una vez se confirma que el paciente se encuentra en PCR, se inician maniobras de RCP. Uno de los tres componentes de la dotacin se encarga de preparar el LUCASTM 2, pulsando el

  • Jordi Guiu Rosa y Francesc Carmona Jimnez

    16 Zona TES Nmero 1-2012

    botn de encendido al sacarlo de la bolsa. Una vez preparado, se detienen las maniobras y se coloca cuidadosamente el ta-blero amarillo con forma de banana bajo el paciente, colocn-dolo hasta que el borde superior quede por debajo de las axilas (fig. 2 y 3). Se continan las compresiones torcicas mientras se prepara la parte superior del LUCASTM 2. De la parte superior del dispositivo, se tira de las anillas situadas en los brazos laterales para desbloquear los seguros. Primero se acopla el enganche situado ms cerca del reanimador, y si es preciso detendre-mos nuevamente las maniobras de reanimacin para acabar de acoplar el otro lateral. Se debe comprobar que ambas partes se encuentran bien fijadas tirando una vez hacia arriba.

    El dispositivo tras encenderse queda en posicin de AJUS-TE y con dos dedos se situar la ventosa en el punto concreto de compresin (fig. 4). Una vez verificada la correcta coloca-cin, se debe pulsar el botn 2 que fija el pistn en la posicin deseada y posteriormente el botn 3, que inicia las compresio-nes . Este botn tiene dos opciones segn se ventile al paciente con la va area aislada (continuo) o no (30:2).

    Cuando el paciente est siendo ventilado con bolsa resu-citadora y cnula de Guedel, o algn dispositivo supragltico (mascarilla larngea, Fastrach) el LUCASTM 2 se mantendr en funcionamiento en el modo 30:2. Cada 30 compresiones el dispositivo se detendr durante 4 segundos para permitir las dos ventilaciones. Si se decide intubar al paciente mediante

    laringoscopia o a travs de la mascarilla Fastrach (maniobra que debera realizarse sin parar las compresiones), una vez intubado se pulsar el botn de compresiones continuas sin necesidad de detener el LUCASTM 2 y se mantendr en funcio-namiento mientras dure la resucitacin. nicamente se pulsar el botn de pausa para los anlisis del ritmo, ya sea mediante un desfibrilador externo automtico o un desfibrilador manual, y la verificacin de pulso cuando proceda, continuando las compresiones inmediatamente despus del anlisis, aunque se indique una desfibrilacin.

    Una de las grandes ventajas del LUCASTM 2 es que se puede desfibrilar al paciente sin tener que detener las compresiones torcicas, lo que mejora la tasa de recuperacin de la circula-cin espontnea de la desfibrilacin11. Si se decide el traslado del paciente durante el periodo de la resucitacin, con el dispo-sitivo en funcionamiento, deber mantenerse en posicin hori-zontal en la medida de lo posible. El LUCASTM 2 dispone de una cinta que se fija al dispositivo y pasa por detrs del cuello del paciente que evita que el dispositivo se desplace en direccin al abdomen cuando se inclina al paciente elevando la cabeza. An as, la mejor opcin es mantener al paciente en posicin horizontal o casi horizontal, ya que el desplazamiento del pis-tn en funcionamiento podra lesionar al paciente.

    Una vez en la ambulancia, el dispositivo no necesita una fi-jacin especfica, ya que queda fijado al paciente (fig. 5), que

    Figura 2. Colocacin del tablero inferior.

    Figura 4. Ajuste de la ventosa con dos dedos.

    Figura 3. Colocacin del dispositivo y encaje de las patillas laterales.

    Figura 5. Colocacin de la banda de cuello para evitar el desplazamiento del LUCASTM 2.

  • Manejo del compresor torcico LUCAS

    Zona TES Nmero 1-2012 17

    debe sujetarse de forma estndar con las correas de sujecin de la camilla. El LUCASTM 2 ha sido probado en un crash test con una ambulancia a 30 km/h sin que el dispositivo se des-anclase del paciente. Durante la conduccin de la ambulancia nicamente es necesario seguir las mnimas normas de la fisio-patologa del transporte, conocidas por todos los tcnicos en emergencias sanitarias.

    El uso del dispositivo LUCASTM 2 se ha ido generalizando en el mundo desde el lanzamiento de su primera versin (alimentada por gas a presin) en 2002. Actualmente Sistemas de Emergen-cias, Servicios de Urgencias y laboratorios de hemodinmica de todo el mundo, desde Estados Unidos a Qatar, pasando por toda Europa lo utilizan. En Espaa tambin su uso se ha ido gene-ralizando por los Sistemas de Emergencias, si bien el Sistema dEmergncies Mdiques de Catalunya (SEM) y el SUMMA ma-drileo fueron los pioneros en su uso, inicialmente como com-presor torcico en los programas de donacin parado y tanto Mateos et al del SUMMA como Carmona et al del SEM han pu-blicado en revistas cientficas sobre su uso, tanto en programas de donacin en asistolia como en pacientes en PCR9,12-4. Actual-mente se estn llevando a cabo diferentes ensayos clnicos en Espaa y Europa para evaluar la eficacia del LUCASTM 2.

    En conclusin, el dispositivo LUCASTM 2 es un compresor to-rcico que permite realizar una RCP de calidad en las diferentes situaciones que se pueden presentar durante una parada car-diaca. De fcil colocacin y manejo, su uso se ha ido extendien-do desde su introduccin en el ao 2002 por todo el mundo con resultados prometedores.

    Bibliograf