Matera 4: Amigos

  • View
    223

  • Download
    4

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Matera 4, sobre amigos.

Transcript

  • 2Amigos contra fantasmasMarilynne Robinson

    Yo saba por qu Sylvie senta que haba nios en el bosque. Yo lo senta tambin, pero no lo crea. Me sent en el tronco, tirndole piedras a mi zapato, porque saba que si volteaba a mirar atrs mo, sin importar lo rpido que lo hiciera, la consciencia atrs mo dejara de estar ah, y slo volvera a acercarse cuando yo me volteara de nuevo. Incluso si hablara justo en mi odo, como a menudo pareca a punto de hacer, al girarme no encontrara nada. As, era persistente y provocador y brusco como los nios medio salvajes y solitarios. Esto es algo que Lucille y yo juntas ignoraramos y yo haba evitado la orilla todo ese otoo, porque cuando estaba sin nadie y adems claramente solitaria, la provocacin era mucho ms difcil de ignorar. Tener una hermana o un amigo es como sentarse de noche en una casa iluminada. Los de afuera pueden verte todo lo que quieran, pero no tienes la obligacin de verlos a ellos. Simplemente dices Ac estn los permetros de nuestra atencin. Si acechas alrededor, debajo de las ventanas hasta que los grillos se callen, cerraremos las cortinas. Si quieres que aguantemos tu envidiosa curiosidad, debes permitir-nos ignorarla. Cualquiera con un vnculo humano slido es as de arrogante, y es la arrogancia tanto como la comodidad y seguridad lo que envidian y admiran los solitarios. Yo haba sido, por as decirlo, echada de la casa haca ya suficiente tiempo como para poder obser-var eso en m misma. Ahora ya no haba ni frontera ni marco entre yo y estos nios fros y solitarios que casi respiraban contra mi mejilla y casi me tocaban el pelo.

    Tomado y traducido de la novela Housekeeping, de 1980.

  • 3

  • 4Karolina Rojas

  • 5

  • 6

  • 7

  • 8Amistad de grandes, amistad de chicos.

  • 9Mi amiga T. no quiere que la ponga en Facebook. Vivimos en pases contiguos y nos visitamos cuando menos una vez

    al ao.Ya que nuestra amistad debe soportar largos periodos en los cuales

    slo nos comunicamos de manera electrnica o telefnica, una desconexin intangible pero muy real se hace patente. He descubierto que mi amiga ha instaurado un ritual para la continuacin de nuestra amistad, una actividad intensamente fsica, que le da una especie de choque elctrico al enfriamiento fsico de la distancia.

    Hace un mes fuimos juntas a un Hamam. Todo est minuciosamente planeado. Nuestras parejas deben hacer-

    se cargo de los nios, llevarlos a ver una exposicin de dinosaurios, por ejemplo. O tienen tres das enteros para fortalecer lazos, mientras nosotras dejamos todo atrs y vamos a un tercer pas, con saunas que flotan en el mar. As fue la sesin que inaugur este ritual.

    Pagamos la entrada, ella me invita, tal vez porque fue su idea, tal vez porque estoy sin empleo, tal vez porque ella es mas rpida y yo ms dependiente. Buscamos los vestieres, guardamos nuestras ropas, zapatos y relojes en los casilleros hmedos. Y ah estamos, todas las mujeres desnudas, portando nuestra desnudez ms vulnerable. No hay trucos. Nos ayudamos a lavar. En el Hamam esto es importante. Gorilas sin pelo, ayudndose a salir de la piel vieja. Conversamos y callamos tambin. Y despus volvemos a nuestras vidas que son socialmente, econmicamente, tericamente distintas.

    Pero mi corazn late muy cerca del suyo.

    HamamCatalina Jos Renjifo

  • 10

  • 11

    C.J.R.

  • 12

    Ac est, por fin, su primer amigo. Abri la caja, lo desempac y lo tiene frente a usted, tan extraado como usted lo estara al salir de una caja y encontrarse frente a una persona que nunca ha visto antes.

    Puede ser difcil al principio, pero no se preocupe, con el tiempo se ir esa sensacin. Es apenas natural sentirse desorientado, la caja donde vena era blanca y no tena ningn letrero ms que el que dice amigo en letras de molde. Una letra seria, sin serifas. No haba ins-trucciones, sugerencias de uso, una gua sobre cmo comportarse con l para sacarle el mayor provecho, nada. Slo amigo y ya.

    Se siente un poco defraudado. Si usted supiera tener amigos, no lo habra pedido por correo.

    Nuestros ingenieros, aunque talentosos, a veces creen que la gente sabe ms de lo que sabe. Su fe en el ser humano es, podemos decirlo, excesiva. Cuando nos dimos cuenta de la confusin por la que han pasado algunos de nuestros clientes, decidimos tratar de corregirla.

    Por eso hemos enviado este artculo a esta popular revista, para que nos hagan el favor de publicarla y todos ustedes que han pedido un amigo sepan qu hacer con l, cmo disfrutarlo al mximo y qu cuidados tener.

    Empecemos por los motivos que hacen que una amistad termine, que, siendo numerosos, no son demasiados. Si empezramos con los cuidados, quizs no terminaramos nunca. Vale aclarar que no vamos a tratar casos particulares, que tiene cada uno sus matices. Tratare-mos, en cambio, algunas de las situaciones ms frecuentes vividas por nuestros clientes y referidas a nosotros por nuestro departamento de quejas.

    Mantenimiento de su amigoCorporacin Cajablanca

  • 13

    1. Aburrimiento. El cliente se queja de que su amigo le aburre. Siempre cuenta las mismas historias, los mismos chistes, las mismas cosas. Ya no me aguanto ms a mi amigo, dice uno.

    Ante eso no hay mucho que decir. Hasta la belleza cansa, deca Jos Jos y eso es cierto de todo. El remedio es dosificar la amistad o tener siempre pensamientos nuevos.

    2. Abandono. El cliente se queja de que su amigo dej de llamar-le, ya no le contesta los emails, no le pone I Like a lo que escribe en Facebook.

    Puede estar relacionada con la primera, pero no necesariamente. Es especialmente difcil para el cliente si la causa del abandono, que puede ms o menos sorpresivo y repentino, no se hace explcita. Puede tratar de hablar con el amigo, pero si no le pasa al telfono ni contesta los correos, quizs no tenga solucin.

  • 14

    3. Distancia. Tambin sucede que con el paso del tiempo, el amigo toma un camino diferente, con otros intereses y ocupaciones. La distancia puede ser geogrfica o filosfica o esttica o de otra ndole, pero el caso es que ya no tienen mucho de qu hablar ni gran cosa que compartir.

    El remedio es cambiar con el amigo, seguirle sus gustos con cuidado e imitarlo en todo. Desafortunadamente, ese remedio puede llevar al primer punto, el aburrimiento.

    4. Incomodidad. El cliente se queja de que su amigo espera demasiado de l, lo mira con una cara rara, le pregunta cosas que l no tiene por qu saber y se muestra hosco y decepcionado al darse cuenta que no sabe.

    Esto es muy difcil de solucionar. Obviamente el amigo tiene una imagen errada del cliente, lo ha puesto en un pedestal y eso lo hace sentirse incmodo. Una solucin es hablar con el amigo y explicarle que no es tan chvere como l cree, que es normal, que se siente asfixiado por sus reclamos de que sea mejor persona y que tenga ms consciencia social.

  • 15

    5. Decepcin. Es el revs de la situacin anterior. El cliente se da cuenta de que el amigo no es tan buena persona como crea o se imaginaba. Las virtudes que el cliente crea ver en el amigo no estn ah y se siente estafado.

    A menudo, en vez de corregir esa visin distorsionada y de culparse a s mismo por ese error de juicio, el cliente comienza a sentir repe-lencia. Culpa al otro, lo acusa de estafador y engaante. Dicen que la empresa le mand un producto defectuoso. Quin podra ser amigo de ese gan?. El fin de la amistad parece inevitable.

    La solucin es darse cuenta de que el aprecio que senta por su amigo era excesivo y hacer una evaluacin mejor calibrada de sus cualidades humanas. Una vez hecho esto, la amistad puede continuar. Incluso florecer.

    6. Traicin. Est relacionada con la anterior. Un amigo acta en contra de los intereses del cliente. Le quita un trabajo, un novio o una novia, el apartamento que quera. El cliente est decepcionado, no quiere hablarle ms. El amigo ahora tiene otros amigos, el cliente se siente triste. No hay solucin.

  • 16

    7. Robo. Relacionada con las dos anteriores. El cliente descubre que el amigo le roba cosas, no necesariamente materiales aunque tambin. Le roba otros amigos. Le roba datos importantes, conoci-mientos. Le roba sus libros favoritos que ahora son los libros favoritos del amigo y anda por ah, dndoselas de ser el nico que los ha ledo. Roba tambin frases cmicas o ingeniosas del cliente, dichos poco comunes, muletillas en el lenguaje.

    De raz, tiene que ver con una visin errada del carcter del amigo. De nuevo, se quejan de los defectos de fbrica (obviamente, una vez desempacado el amigo no somos responsables) con una rabia directa-mente proporcional a la estima anterior. Tampoco tiene solucin.

    Tras enumerar en esta primera carta las precauciones que deben tener con su nuevo amigo, esperamos que esta revista tambin publique ms adelante en este u otro nmero las actividades que les sugerimos hacer con sus nuevos amigos.

    Atentamente, Corporacin Cajablanca

  • 17

  • 18

    Cuando Julin volvi de Estados Unidos en el 89, sinti una cachetada fra de desadaptacin cultural. Bogot era cochina, ola a excremento con jabn y la gente andaba con dos piedras en cada mano.

    Tenia catorce aos y se las daba de skater y poeta. En Bogot no se poda patinar porque todas las calles y aceras estaban llenas de hue-cos y sus poemas se fueron volviendo cuentos sin puntuacin.

    No conoca a nadie y nadie le caa bien. En el recreo de vez en cuan-do se le acercaba Libardo, el campen de natacin del colegio. Tena la piel vuelta mierda por el acn, seguramente por el cloro, pensaba l.

    La integracin de JulinAlain de Beaufort

  • 19

    Quiubo, Julin? Qu escribe?.La letra para una cancin de hardcore. Tengo un amigo que tiene

    una banda en Estados Unidos y me pidi que le escribiera unas can-ciones