Mythos Academy 4,5# Spartan Frost

  • View
    58

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Mythos Academy 4,5# Spartan Frost

  • MYTHOS ACADEMY 4,5#: SPARTAN FROST JENNIFER ESTEP

    Captulo 1

    Traducido por Lucach

    Yo iba a matarla.

    Quera matarla, ms que cualquier otra cosa.

    Logan. Alto! Soy yo! Tu gitana chica!

    Gwen Frost dijo esas palabras que me dijo una y otra vez. Engatusando. Rogando.

    Abogando. Ella empuj su pelo castao ondulado atrs de su cara, y luego extendi la

    mano como si ella pudiera pararme con slo tocarme.

    Frunc el ceo y detuve el feroz ataque que haba estado a punto de desatar en ella. Tal vez

    podra, dada su magia psicometra, el extrao poder que tena que dejar a aprender acerca

    de las personas y los objetos con slo tocarlos. Tal vez todo lo que se necesitara para

    librarme de este horrible dolor palpitante en mi cabeza era un simple roce de sus dedos

    fros contra m cabeza.

    Un gruido de rabia se levant en el fondo de mi garganta y mis dedos se cerraron

    alrededor de la empuadura de mi espada, mi mano envuelta con tanta fuerza alrededor del

    metal que se senta como un pico clavndose en mi palma. Bueno, yo no me iba a

    encontrar. Yo no quiero saber. Todo lo que quera hacer era matarla.

    Los labios de Gwen se detuvieron en una suave sonrisa, como si no le atacaba

    inmediatamente era una seal de que sus tontas estpidas, splicas, lgrimas estaban

    realmente funcionando. Me obligu a sonrer de nuevo a ella, a pesar de que poda sentir el

    terriblemente retorcido rostro, como si yo llevaba una mscara de goma por encima de mi

    propia piel.

    Gwen se insinu un poco ms cerca de m y luego un poco ms todava

    Sus zapatillas chirriaron y el suelo de madera del escenario crujieron mientras segua

    avanzando hacia m con paso pequeo, cuidado a la vez. Por un momento, me qued junto

    a ella, mirando las filas de asientos acolchados que rodeaba el escenario y pregunta por qu

    la sala estaba vaca. Ha habido un montn de gente por aqu antes. Mi padre. Mi to

    Nickamedes. El coach Ajax. Oliver. Kenzie. Carson. Daphne. La profesora Metis. Los

    estudiantes que eran miembros de la banda Mythos Academia. Record haber visto todas

    esas personas y ms.

    Mis ojos recorrieron los asientos una vez ms, pero estaban tan vacas como antes. Por

    alguna razn, todo el mundo haba desaparecido, dejndome a solas con ella.

    Logan, dijo Gwen, tanto amor, tanta simpata, tanta esperanza en ese suave susurro.

    Mi mirada regreso a ella. Me dio otra sonrisa vacilante, luego estir su mano hacia m de

    nuevo.

  • Levant mi espada hacia ella, tratando de arrancarle la cabeza de un solo golpe.

    Gwen se ech hacia atrs en el ltimo momento, la hoja apenas falla el corte que separara

    cuello y los hombros. La sonrisa de esperanza se fue de su rostro, y provoc la tristeza en

    sus ojos violetas.

    Por un momento, casi sent su cambio. Casi sent su decepcin. Casi sent la profunda y

    dolorosa tristeza. Casi sent lo equivocado que estaba. Pero las emociones parecan

    susurros humeantes que no poda or, y cuanto ms me concentraron en ellos, se hicieron

    ms sutiles y ms confusos hasta que se desvanecieron por completo.

    Entonces, la cosa dentro de m se triunf una vez ms, araando su camino a la superficie

    de mi mente, rasgando, desgarrando y triturando a travs de todo mi esfuerzo, toda mi

    resistencia, todos mis intentos por detenerlo.

    No, no, no es una cosa, es Loki.

    El dios nrdico del mal de caos. El poderoso ser cuya alma estaba invadiendo mi cuerpo.

    Corrompiendo mi propia alma y devorando todo lo que era. Sustituyendo en m todo lo

    que era, con todas las cosas que estaban mal.

    Ese fue el ltimo pensamiento coherente que haba antes de que la rabia se hiciera cargo.

    Furia que esta esta chica todava estaba viva, a pesar de todos mis muchos, muchos

    intentos de matarla, para matar a su madre y su abuela, para borrar a todos sus antepasados

    de la faz de la tierra. Pero no importa lo que haga, no importa que le orden mis Segadores

    que hagan, no importa cmo lo plane, conspire y manipule, la familia Frost siempre se las

    arreglaba para sobrevivir. Ella siempre se las arregl para sobrevivir, junto con esa estpida

    diosa que sirve Nike, la diosa griega de la victoria. Mi nmesis.

    El furor se levant de nuevo en m, hirviendo, burbujeando como la lava en mi pecho.

    Todo en mi campo de visin tom lentamente un tono rojo furioso, como si una niebla

    sangrienta barriera a travs del auditorio. Las filas de asientos vacos. El escenario de

    madera bajo mis pies. La espada en la mano. Incluso los pantalones vaqueros de Gwen, su

    camiseta y sudadera con capucha de vuelta aquel glorioso color.

    Sus ojos se eran mismo color violeta, aunque sutil, color del crepsculo que odio ms

    que a nada en el mundo.

    Logan. Alto! Soy yo! Tu chica gitana.

    Gwen repiti sus lamentables palabras. Sus dbiles splicas hacen que mis dedos

    lentamente aprietan y aflojen la empuadura de mi espada. La anticipacin se apoder de

    m, ms caliente y ms potente que incluso la ira, y mi corazn palpitaba a un ritmo rpido,

    familiar. Los espartanos no ramos conocidos por ser amable con los enemigos, y no tena

    ninguna simpata y piedad en este momento, especialmente no por ella.

    Dej escapar un fuerte grito y cargue contra ella de nuevo, pero una vez ms, se las arregl

    para evitar mis golpes viciosos, que la cortaran, todos los cuales fueron diseados para

    matarla cuando estaba de pie. Gwen se meti debajo de mi ltimo corte y se dio la vuelta,

    levantando su propia espada en una posicin defensiva con un movimiento suave. Admire

    su tcnica por un momento. Haba conseguido mejorar mucho en la lucha estos ltimos

    meses. Pero no iba a salvarla, no era rival.

    No para m.

  • Ese no es Logan en estos momentos, inform otra voz, sta baja y spera y coloreada

    por un acento Ingls. Y no se detendr hasta que uno de ustedes este muerto. Hazle el

    favor al espartano, Gwen. Scalo de su miseria.

    Reconoc la voz como perteneciente a Vic, la espada parlante de Gwen, el arma que

    esgrima en estos momentos. Asent con la cabeza en seal de aprobacin. Vic tena la idea

    correcta. Siempre tuvo la idea correcta, ya que la espada sanguinaria quera matar

    Segadores ms que cualquier otra cosa.

    Y en este momento, yo era el ms grande, y malo segador de todos Loki mismo.

    Pensando en el dios nrdico hizo que la cosa dentro de m a la que serva de madriguera se

    hunda un poco ms en mi corazn, y senta ms y ms de mi apartarse, como si me

    estuvieran carbonizando, volviendome cenizas de adentro hacia afuera. El sudor corra por

    mi cara y resbalaba por mi cuello, y pude or el chisporroteo enojado, escupir, y el silbido

    de las gotas saladas, ya que resbalaban sobre el collar ceido alrededor de mi cuello. El

    crculo de oro era delgado, pero ms que eso, haca calor tan terriblemente caliente,

    como si fuera a encenderme y hundirme en llamas en cualquier momento. De alguna

    manera, yo saba que slo haba una cosa que poda detener el calor, el dolor, la agona

    la muerte de Gwen.

    Entonces levant la espada y me lanc al ataque de nuevo. Y esta vez, no me detuve.

    Persegu a Gwen alrededor de todo el escenario, blandiendo mi espada contra ella una y

    otra vez.

    Clash-clash-clang!

    Clash-clash-clang!

    Clash-clash-clang!

    Durante un tiempo, ella esquiv mis golpes, y nos movimos de un lado a otro, pisando

    fuerte sobre el escenario, cada paso ms fuerte y ms duro que el anterior, hasta que la

    madera amenazaba con romperse en astillas bajo nuestros pies. Pero mientras mis golpes

    crecieron ms rpidos, ms fuertes y ms crueles, alimentados por mi rabia y este ardor

    insoportable en m interior, ella e volvi ms lenta, ms dbil y ms floja, hasta que apenas

    lograba esquivar mis ataques.

    Ella me mir, sus ojos violetas totalmente abiertos. La tristeza haba desaparecido,

    reemplazado por el choque, la sorpresa, y, lo ms importante, el miedo. Eso es lo que me

    encanta, esa mirada de absoluta desesperacin cuando mi enemigo comprende finalmente

    que no hay forma de ganar esta lucha y no hay posibilidad de detener su propia muerte.

    Golpe mi espada en la de Gwen, tirando la suya de inmediato. La hoja fue deslizndose

    por el escenario, levantando una lluvia de chispas prpuras antes de caer por el borde al

    piso del auditorio. Poda or Vic gritando a ella y a m tambin, pero no me importaba.

    Rpidamente gir mi arma en mi mano, me acerque, sin ms, y la hund en su corazn.

    Por un momento, todo lo que senta era satisfaccin. Fra cruel, satisfaccin triunfante

    que por fin haba matado a mi enemiga mortal, la que me haba frustrado una y otra vez, la

    que era una amenaza tan grande para m.

  • Entonces, Gwen extendi la mano, ensangrentada tomando la ma, a pesar de que sus

    dedos ya estaban fros y an con la muerte. Su toque era suave como un copo de nieve que

    cae sobre mi piel, pero las emociones que acompaaban su toque eran todo lo contrario.

    Su tristeza, agona y angustia se estrell contra m, cortando mis entraas, al igual que la

    espada haba embestido en su corazn.

    Demasiado tarde, me di cuenta de lo que haba hecho; que acababa de matar a la chica que

    amaba.

    Gwen finalmente grit y yo gritaba junto con ella

    Me di la vuelta y otra vez, golpeando en las suaves sbanas de franela, que cubran la cama

    king-size. Por un momento, me agitaba contra el vaco, mis puos arremetiendo en duros y