Click here to load reader

PERRO NO COME PERRO

  • View
    256

  • Download
    4

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Extracto del libro "PERRO NO COME PERRO. Veinte relatos inquietantes" de Ricardo Magaz.

Text of PERRO NO COME PERRO

  • perro no come perro

    veinte relatos inquietantes

    ColeCCin Caldera del dagda

  • perro no come perro

    veinte relatos inquietantes

    RicaRdo Magaz

  • No cres animales con garras ni dedos para el gatillo

  • ndice

    Salmodia 15Perro no come perro 21En busca de la verdad o la seccin maldita 29Tres y cuarto de la tarde 37Perro viejo 41Jacqueline 49Licenciado por la universidad de la vida 57Domingo negro de Resurreccin en Harlem 65Lgrimas en la noche 73La caza del hombre 79El cuerpo del delito 83En algn lugar del Camino 89Treinta segundos de encrucijada [] 99La Chelo 107

  • Arrastrando los pies 121El pjaro 125Cadobas 131El mal del presidio 139Amores perros 145De cmo el autor pretende escribir [] 155

  • PERRo no ComE PERRo

    veinte relatos inquietantes

  • IEl sacerdote elev la vista al techo y, con las palmas de las manos implorantes

  • 15

    SALmoDIA

    E l sacerdote elev la vista al techo y, con las palmas de las manos implorantes, enton solemne el salmo 22; sin duda el ms buclico del acto Los asistentes se pusieron en pie, como corresponda al momento litrgico Todos menos el impasible, que permaneci sentado con la mirada perdida en el infinito, ese territorio habitado nica-mente por la ausencia

    El Seor es mi pastor, nada me falta reson con fuerza la salmodia del clrigo

    Al concluir la invocacin, el pblico que abarrotaba el recinto volvi a tomar asiento con prudente lentitud, sin apenas meter ruido Los hombres, de traje y corbata; las mujeres, con atuendos escogidos para la ocasin, pero de tonos discretos

  • 16

    Las autoridades civiles y militares se ubicaban en la tari-ma prxima al eclesistico oficiante que arropaba sus hom-bros con una estola prpura, ornamentada de motivos bbli-cos El silencio, slo quebrado por algn carraspeo, presida el rezo y confera una atmsfera de ritual ceremonioso, como exiga el acontecimiento

    Cuando el cura hubo consumado las oraciones, el hom-bre impasible levant poco a poco la mirada desde su asien-to y la clav en las pupilas de quien, ataviado con guerrera y gorra de plato, pareca ostentar la autoridad

    Jefe, acabemos cuanto antes le dijo con voz gutural, por todos audible, al uniformado que aguantaba erguido

    El alcaide no dilat la respuesta Se quit la prenda de cabeza e hizo una seal sutilmente afirmativa. Saba que en el ejercicio de su potestad se debe castigar lo preceptivo, reflexionar lo justo y no perdonar nunca. El verdugo accio-n al otro lado de la sala el interruptor del voltaje letal de la silla elctrica que inmovilizaba pies y manos del convicto impasible

    Por la naturaleza de sus crmenes, la ejecucin capital del condenado se haba decretado pblica Podan asistir, dentro de la penitenciara, los familiares de sus vctimas Ellos, con traje y corbata; ellas, de tonos discretos, confor-me al reglamento

    Una sacudida enrgica y acaso poco ms de cincuenta segundos de incertidumbre fueron suficientes para el cum-plimiento satisfactorio de la pena

    El Seor es mi pastor, nada me falta En verdes prade-ras me hace recostar me conduce hacia fuentes tranquilas

  • 17

    y repara mis fuerzas me gua por el camino justo en-fatiz el capelln con magnificencia cultivada el salmo 22, para finalizar.

    Al da siguiente, el cuerpo fue donado por la prisin a la facultad de medicina Alguien escribi a bolgrafo en la etiqueta adhesiva: Ciencia o fe; vosotros veris