Click here to load reader

PRIMITIVO Y PAIDEIA GRIEGA · PDF file 2019. 4. 12. · Werner Jaeger CRISTIANISMO PRIMITIVO Y PAIDEIA GRIEGA En este pequeño libro, Werner Jaeger destila la esencia de los grandes

  • View
    19

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of PRIMITIVO Y PAIDEIA GRIEGA · PDF file 2019. 4. 12. · Werner Jaeger CRISTIANISMO...

  • PRIMITIVO Y PAIDEIA GRIEGA WERNER JAEGER

    C n BREVIARIOS e Fondo de Cultura Económic-

  • Werner Jaeger CRISTIANISM O PRIM ITIVO Y PAIDEIA

    GRIEGA En este pequeño libro, W erner Jaeger destila la esencia de los grandes análisis históricos con los que cierra su Paideia.

    La muerte del autor impidió, por desgracia, que llegara a realizar sus ambiciosos propósitos de los que este libro era un primer esbozo. Sin embargo, no se crea que, por ello, el volumen resulta incom­ pleto o abstruso. Jaeger poseía un talento especial para aclarar sin simplificar, para salvar los límites de la exégesis técnica y para resumir lo esencial en forma tal que se presente viva y plenamente al lec­ tor. Sus profundos conocimientos le permitieron tratar el problema con esa facilidad y claridad tan deseables cuanto difíciles de alcanzar. Así, nos muestra cómo, sin la expansión de la cultura grie­ ga merced a las conquistas de Alejandro Magno, habría sido imposible el surgimiento del cristianis­ mo como religión universal. Pasa después a expo­ ner por qué resultó imprescindible la helenización en la época apostólica y pasapostólica. Señala lue­ go la controversia de los siglos II y III entre paga­ nos y cristianos, para terminar con la síntesis del pensamiento griego y cristiano que representan los grandes padres griegos del siglo IV: Basilio de Ce- sarea, Gregorio Nacianceno y Gregorio de Nisa.

    - F otografía de la portada: C arlos Franco

    A R T E • R E L I G I Ó N Y F I L O S O F Í A

    P S I C O L O G Í A Y C I E N C I A S S O C I A L E S _________________

    H I S T O R I A • L I T E R A T U R A • C I E N C I A Y T É C N I C A

  • BREVIARIOS d e l

    F o n d o d e C u l t u r a E c o n ó m ic a

    182

    C R IS T IA N IS M O P R IM IT IV O Y P A ID E IA G R IE G A

  • Traducción de

    E l sa C e c il ia F r o st

    C r is t ia ni sm o primitivo

    y p a i d e i a g r i e g a

    por W e r n e r J a e g e r

    FO N D O D E C U LTU R A ECO N Ó M ICA MÉXICO-BUENOS AIRES

  • Primera edición en inglés, 1961 Primera edición en español, 1965

    Esta obra fue registrada por The Belknap Press of Harvard University Press de los Estados Unidos con el título de Earíy Chrístianity and Greek Paideia.

    © 1965, Fondo de Cultura Económica Av. de la Universidad 975, México 12, D. F.

    Impreso y hecho en México Prhited and m ade in M éxico

    PR EFA C IO

    El presente libro está formado por las conferencias “Cari Newell Jackson” que tuve el honor de dar en la Universidad de Harvard en 1960.' E l profesor Cari N. Jackson, cuyo nombre se le ha dado a este curso, intervino en mi venida a Harvard y para mí tiene un profundo significado el poder dar prueba de mi imperecedera gratitud hacia este hombre en el mo­ mento en que me despido de mis actividades como maestro en esta Universidad.

    En diversas ocasiones he examinado con mayor brevedad el tema de estas conferencias, que, por lo demás, han sido ampliadas y se les han añadido ex­ tensas notas que forman parte esencial del libro. Pero ni aun en esta forma más amplia son una reali­ zación plena de mi plan original. Al escribir mi Paideia,* tuve la intención, desde un principio, de incluir en la obra un volumen especial que tratara de la recepción de la paideia griega en el mundo cristiano primitivo. Sin embargo, a pesar de que la mayor parte de mi obra a partir de entonces ha es­ tado consagrada a la antigua literatura cristiana, ha sido justo la amplia mira de esta obra lo que me ha impedido llevar a cabo mi plan sobre un libro más completo acerca de la continuidad histórica y la transformación de la tradición de la paideia grie­ ga durante los primeros siglos cristianos. A mi edad** no puedo estar ya seguro de poder tratar el tema

    * Trad. esp.: Paideia, los ideales de la cultura griega, Fon­ do de Cultura Económica, México, 1962. [T.]

    ** Jaeger murió en octubre de 1961 a los 73 años. [T.] 7

  • con amplitud y, si bien no he perdido la esperanza de alcanzar mi meta, ahora que creo estar lo sufi­ cientemente preparado para ello, he decidido poner por escrito ciertos lincamientos generales y publicar­ los como una especie de anticipo de lo que espero que será un todo mayor.

    En el momento en que — por un golpe de suer­ te— han llegado a nuestras manos grandes tesoros de origen oriental, entre ellos, los rollos del Mar Muerto y todo el corpus de escritos gnósticos encon- tratados en Nag-Hammadi (Alto Egipto), se ha pre­ sentado un súbito resurgimiento de la investigación histórica sobre el cristianismo primitivo, y resulta inevitable que, a la vez, se inicie una revaloración total del tercer gran factor que determinó la historia del cristianismo —la cultura y la filosofía griegas— en los primeros siglos de nuestra era. Ofrezco este pequeño libro como primera aportación a esta nueva valoración.

    W e r n e r J a e g e r

    8 PREFACIO

    Universidad de Harvard, Pascua de 1961.

    I. EL P R IM E R EN C U E N T R O

    No es mi intención establecer un contraste entre la religión y la cultura como dos formas heterogéneas del espíritu humano — como quizá se desprende del título—, sobre todo en nuestros días en que teólogos como Karl Barth y Brunner destacan el hecho de que la religión no es una parte subordinada de la civilización, como lo consideraba la vieja escuela de teólogos liberales que mencionaban de una sola ti­ rada el arte, la ciencia y la religión. En otras pala­ bras, no deseo discutir el problema de la religión y la cultura en abstracto, sino que hablaré muy con­ cretamente del cristianismo en su relación con la cul­ tura griega, y mi manera de tratar el fenómeno será la histórica, como corresponde a un estudioso de lo clásico. Tampoco deseo comparar el espíritu griego, tal como se manifiesta en las tragedias de Sófocles o en el Partenón, con el espíritu del cristianismo, como lo hiciera Ernest Renán cuando, al volver de Tierra Santa, visitó la Acrópolis de Atenas. Se sintió sobrecogido por esa manifestación sublime de la be­ lleza y la razón puras, tal como las entendió y alabó en su entusiasta oración en la Acrópolis.1

    Friedrich Nietzsche, su contemporáneo más jo­ ven, hijo de un ministro protestante y ferviente após­ tol de Dionisos él mismo, llevó la comparación al extremo y el estudioso de la época clásica se convir­ tió en misionero del Anticristo. En vez de esto, yo hablaré de la cultura..griega tal cairo era por la épooa

    1 Ernest Renán, Souvenirs d ’enfance et de jeunesse, Pa­ rís, 1959, pp. 43 s.

    9

  • en que apareció la religión cristiana, y del. encuentro histórico de estos dos mundos durante los primeros siglos de nuestra era. Li espacio limitado de cjue dispongo me imposibilita a hablar del arte cristiano primitivo o a incluir dentro de mi estudio la esfera latina de la antigua civilización y la de Iglesia pri­ mitiva.

    Desde el momento en que despertó la concien­ cia histórica moderna, en la segunda mitad del si­ glo xvm, los eruditos en teología cayeron en la cuen­ ta — al analizar y describir el gran proceso histórico que se inició con el nacimiento de la nueva reli­ gión— de que, de los factores que determinaron la forma final de la tradición cristiana, la civilización griega ejerció lina -influencia profunda en la mente cristiana.2/ Originalmente, el cristianismo fue un pro­

    2 En teoría, la influencia de la civilización griega sobre el cristianismo ha sido reconocida en muchos campos por la lite­ ratura teológica erudita. En la historia del dogma, Adolf von Harnack, Lehrbuch der Dogmengeschichte, Freiburg-Leip- zig, 1894, pp. 121-147, la cita como uno de los factores más importantes en la conformación del cristianismo y de su- des­ arrollo histórico. La obra fundamental de Harnack ha mos­ trado en especial la naturaleza del efecto de la filosofía griega sobre la doctrina cristiana. H. A. Wolfson, T he Philosophy of the Church Fathers, I, Cambridge, Mass., 1956, ha estu­ diado más ferientemente y con detalles mucho mayores las implicaciones filosóficas de la doctrina cristiana”"y su origen griego. Pero aun antes de este intento sistemático, la genera­ ción de teólogos que siguió a la escuela histórica de Harnack señaló el elemento griego en los libros bíblicos mismos, en especial en el Nuevo Testamento; y el gran Handbuch zum Neuen Testament,’de Hans Lietzfñann aplicó este punto de vista, en forma sistemática, a la exégesis de los documentos cristianos más antiguos. Hace menos tiempo, E . R. Goode- nough mostró la influencia ¿riega sobre el judaismo posterior

    10 E L PRIM ER EN CU EN TR O E L PRIM ER EN CU EN TR O 11

    ducto de la vida religiosa del judaismo posterior.3 Los descubrimientos recientes, por ejemplo,, el de los llamados rollos del Mar Muerto/han arrojado una nueva luz sobre este periodo de la religión judía y se han trazado paralelos entre la piedad ascética de la secta religiosa que vivía por entonces a orillas del

    en el campo arqueológico, en su obra Jewish Symbols in the Greco-Román Period, 8 vols., Nueva York, 1953-58. La lla­ mada historia general de la religión ha estudiado la influencia de las religiones extrañas sobre el cristianismo primitivo en forma más amplia, pero también ha tocado la influencia de los griegos. Por otra, parte, el efecto directo de la filosofía griega sobre el Nuevo Testamento, en particular sobre Sa