RENTA 4 Renta 4 Small Caps Euro FI -27,7% en el 1er trimestre de 2020. Renta 4 Small Caps FI (clase

  • View
    0

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of RENTA 4 Renta 4 Small Caps Euro FI -27,7% en el 1er trimestre de 2020. Renta 4 Small Caps FI (clase

  • CLASE R EURO

    SMALL CAPS

    RENTA 4

  • Renta 4 Small Caps Euro FI -27,7% en el 1er trimestre de 2020.

    Renta 4 Small Caps FI (clase R) obtiene una rentabilidad de -27,7% a cierre del primer trimestre

    2020, en línea con el Stoxx Europe Small 200 (-26,4%).

    La situación que estamos viviendo es histórica y no tiene precedentes en los mercados

    financieros, con elevada incertidumbre sanitaria y medidas de confinamiento en las principales

    economías, que muy probablemente se traduzcan en la más rápida e intensa recesión global en

    los últimos 50 años. En la renta variable, las caídas en el trimestre se han situado entre el 20% y

    el 30% en Estados Unidos y Europa, concentradas en la segunda parte del trimestre.

    Las compañías que más han aportado a la rentabilidad del trimestre han sido Solaria, Blue Prism,

    Viscofan, MIPS e Innate Pharma. Las que nos han drenado más rentabilidad son Applus Services,

    Elis, IPCO, RHI Magnesita y CAF.

    Respecto a movimientos, en el 1T20 hemos incorporado Shop Apotheke, UCB, Datalogic,

    Vitrolife, Corestate, CIE Automotive, Masmóvil Sdiptech, Faes Farma e Ipsen, aumentando el

    peso en sectores salud y tecnología. Asimismo, hemos dado salida a Ipsos, Grandvision, Deutz,

    LAR, Knorr Bremse, Verallia y Ence.

    La cartera actual de Renta 4 Small Caps Euro FI está formada por 61 compañías, con las primeras

    10 posiciones representando un 30% del patrimonio. El fondo sigue manteniendo su filosofía de

    inversión (calidad + valor). Más allá de la volatilidad y caídas en el valor liquidativo del fondo, la

    situación actual nos ha permitido fortalecer nuestra posición en empresas que seguirán

    creciendo los próximos años, bien posicionadas a nivel competitivo, con sólidos balances y

    buenos equipos directivos.

    ¿Qué hemos hecho en este escenario?

    Hemos aumentado la exposición neta a renta variable desde el 92% de finales de 2019 al 98%

    actual, incrementando en marzo el peso de sector tecnológico, salud y consumo básico, que

    suponen conjuntamente c.46% de la cartera (21% salud, 16% tecnología y 9% consumo básico),

    con una sobreponderación frente a su peso en índices de small caps europeos (donde suponen

    c.25%, sumando el 10% de salud, 8% tecnología y 6% consumo básico).

    Por un lado, hemos aumentado ponderación de compañías que ya teníamos, como Avast, UCB,

    Teleperformance, Almirall, Delivery Hero, Shop Apotheke. Y por otro, hemos incorporado

    compañías que teníamos en el radar y han llegado a puntos de compra con elevado margen de

    seguridad: Sdiptech (software para infraestructuras, 0,6% s/NAV), Faes (comprada a 12x PER

    2021e, 0,8%), Ipsen (8x PER 2021e, 1,0%).

    El peso en sector industrial y materiales asciende al 40%, en línea con su peso en índices de

    small caps europeos. Encontramos oportunidades en compañías industriales bien posicionadas

    en nichos de mercado, con buenos fundamentales, solidez financiera y resistencia a un escenario

    estresado (CAF, Corticeira Amorim, Interpump, Kion, Rentokil, Fluidra), donde creemos que la

    crisis del COVID tiene un impacto negativo pero de carácter temporal, y habrá una vuelta

    progresiva a la normalidad en 2021-22. Dicho impacto negativo, en forma de salida de caja (o

    reducción del flujo de caja libre) representa un porcentaje limitado en el valor total de una

    empresa saneada, en nuestra opinión muy inferior a la corrección que ha sufrido (que asciende

    a c. 30-40%). Y en algunos casos, creemos que la empresa puede ver fortalecida su posición

  • competitiva a medio-largo plazo gracias a la desaparición o debilitamiento de empresas

    competidoras. También vemos valor en compañías de materias primas, muy castigadas, en

    algunos casos entrando en territorio de “deep value”, pero con sólidos balances y capacidad de

    generar caja libre incluso en estos escenarios (UPM, RHI Magnesita, Aperam, Acerinox, Altri).

    Finalmente, estamos infraponderados en financieras, utilities, telecoms e inmobiliarias, donde

    tenemos presencia muy limitada a través de empresas a nuestro juicio infravaloradas y con

    buenos fundamentales (MasMovil, Solaria, Catalana Occidente, Corestate).

    ¿Las small caps son más sensibles a una recesión?

    • Las small caps son normalmente percibidas como empresas vulnerables a una contracción macroeconómica. Esto es así a pesar del mejor comportamiento relativo

    en mercados bajistas en los últimos 25 años. En la situación actual, sin precedente

    histórico en lo que respecta a parón de la actividad, el impacto puede ser significativo,

    con caídas de ingresos y disrupciones en cadena de producción que pueden estresar los

    balances de las compañías. La caída superior al 30% en los principales índices de small

    caps europeos desde el inicio del coronavirus (20/1/20), es la segunda mayor intra-anual

    desde 1987, solo por detrás del -48% de la gran crisis financiera (el “sell-off” de

    tecnológicas en 2002 fue del 26%, y la caída de 2011 por miedo a hard-landing en China

    fue del 21%). Cuando ocurren este tipo de shocks, hay un proceso de ajuste de

    beneficios, pero en el caso del impacto del Covid-19 es muy difícil de evaluar.

    • Respecto al endeudamiento, la media de compañías Small & Mid Caps en Europa se sitúa en 1,5x DN/EBITDA, niveles razonables, y en línea con las Large CAps. En esta

    situación, la mayor parte de las compañías están ampliando sus líneas de crédito, para

    disponer de cash en caso de que el escenario se deteriore algún trimestre adicional.

    • También es interesante ver el diferente comportamiento que están teniendo las small caps europeas frente a las estadounidenses en este escenario. En el caso europeo,

    apenas están teniendo un peor comportamiento frente a las Large Caps (en torno a 2-3

    pp peor), frente a niveles muy superiores en Estados Unidos (-15% de diferencial).

    Algunos factores pueden explicar la diferencia: 1) las small caps europeas ya estaban

    relativamente baratas (la prima de las small caps estadounidenses frente a las large caps

    era muy superior a la situación en Europa); 2) el peso de los fondos pasivos de small

    caps, que en Estados Unidos suponen el 40% y en Europa solo el 5%.

    • Por último, también es interesante analizar el comportamiento de las small caps después de mercados bajistas (desde 1998 a 2018). De media, el mejor comportamiento

    asciende al 9% en los 12 meses siguientes, y al 25% en los 24 meses posteriores (con la

    magnitud del mejor comportamiento incrementándose a lo largo del tiempo). La

    conclusión es que, una vez percibido el punto de inflexión en el mercado, las small caps

    son un buen activo para jugar la recuperación económica.

  • VISION DE LA GESTORA Y ESCENARIO BURSÁTIL

    El primer trimestre de 2020 ha sido histórico en los mercados financieros, afectados por la alerta

    sanitaria originada por la expansión del Coronavirus a nivel global. La situación que estamos

    viviendo no tiene precedentes, con elevada incertidumbre sanitaria y medidas de confinamiento

    en las principales economías, que muy probablemente se traduzcan en la más rápida e intensa

    recesión global en los últimos 50 años. Esto, unido a las medidas adoptadas por las autoridades

    para intentar suavizar dicho impacto, ha afectado de forma notable a los activos financieros.

    En la renta variable, las caídas en el trimestre se han situado entre el 20% y el 30% en Estados

    Unidos y Europa, concentradas en la segunda parte del trimestre. El punto de partida de las

    caídas, con los índices en máximos, y con aceleración de las subidas en meses anteriores, ha

    podido contribuir a la intensidad y rapidez de la corrección. En concreto, el S&P 500 ha caído

    en el trimestre un -20%, el Dow Jones -23%, el Eurostoxx 50-25,6% y Ibex 35 un -28,9%. En Asia,

    el Shangai Index ha caído un 10,2% (divisa local) y el Nikkei japonés un 23,6%. Por sectores, el

    mejor comportamiento se ha observado en sectores salud, consumo básico, utilities y

    tecnología. El peor, en los sectores más cíclicos, como ocio y turismo, aerolíneas, energía y

    materias primas, autos, y bancos.

    En los mercados de materias primas, el precio del crudo (Brent) ha sufrido un severo correctivo,

    cerrando el trimestre con una caída histórica del 66% hasta 22,7 USD/b, tras moverse en un

    rango de 21-72 USD/b. La drástica reducción de la demanda asociada al parón de la actividad

    económica a nivel global se ha sumado al exceso de oferta que existe en el mercado por la guerra

    de precios desatada entre Arabia Saudí y Rusia. El resto de materias primas también ha

    corregido, con el cobre cayendo un 21%, el níquel un 18% o el aluminio un 16%. La excepción se

    encuentra en el oro (+4%), que ha servido como activo refugio. Con respecto al mercado de

    divisas, el eurodólar se movió en marzo en un amplio rango 1,06-1,15 USD/Eur, cerrando el mes

    en 1,10 USD/Eur, con una apreciación del dólar vs. euro en el primer trimestre del 1,6%.

    Desde un punto de vista económico, los impactos de la crisis del COVID-19 son significati