Click here to load reader

REVISTA GENERAL DE MARINA FUNDADAEN 1877 AÑO 2007 …armada.mde.es/archivo/rgm/2007/200704.pdf · 2016-08-02 · REVISTA GENERAL DE MARINA FUNDADAEN 1877 AÑO 2007 ABRIL TOMO 252

  • View
    3

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of REVISTA GENERAL DE MARINA FUNDADAEN 1877 AÑO 2007 …armada.mde.es/archivo/rgm/2007/200704.pdf ·...

  • REVISTAGENERALDEMARINA

    FUNDADA EN 1877AÑO 2007ABRILTOMO 252

    Nuestra portada: fragata Álvaro deBazán entrando en el puerto deSydney (Australia) durante elcrucero de circunnavegación«Luis Váez de Torres».

    (Foto: ORP, Armada).

    CARTA DEL DIRECTOR

    CARTAS AL DIRECTOR

    TEMAS GENERALES

    PAN DE BARCOS, VENENO DE PECES, PÓLVORA DEMARES: EL PETRÓLEO. PAN DE BARCOS (I)

    Manuel Maestro, presidente de la Fundación Letras delMar

    CONSIDERACIONES JURÍDICO-CONSTITUCIONALESSOBRE LA BANDERA Y EL ESCUDO DE ESPAÑA

    Titulado superior de la Administración del Estado yjurista Jaime Antón Viscasillas

    SEGURIDAD EN EL MEDITERRÁNEO DESDE UNAPERSPECTIVA NAVAL

    Teniente de navío Juan Carlos Pérez GuerreroUN VIAJE A LOS COMIENZOSSargento primero Gonzalo Ferreiro Rodríguez

    TEMAS PROFESIONALES

    EL CONSEJO ASESOR DE PERSONAL DE LA ARMA-DA (CAPA) CUMPLE CUATRO AÑOS

    Vicealmirante, director del Instituto Español de EstudiosEstratégicos y presidente del Consejo Asesor dePersonal de la Armada Jaime Rodríguez-ToubesNúñez

    OPERACIONES DE DESACTIVADO (EOD) EN ELLÍBANO

    Teniente de navío Valero Otón BalanzaLA ARMADA PUEDE HACERLOTeniente de navío José María Seijo Casal y cabo primero

    José Ruiz GallardoDIÁLOGO COMPETITIVOTeniente coronel de Intendencia José Luis Borreguero

    Alejano

    HISTORIAS DE LA MAR

    AQUELLAS GRANDES CONCENTRACIONES DEBUQUES DE GUERRA BRITÁNICOS EN AGUASDE BALEARES

    José María Barceló-Fortuny

    VIVIDO Y CONTADO

    SOY CAPAZCoronel de Infantería de Marina Julio Yáñez Golf

    INFORMACIONES DIVERSAS

    LA «REVISTA» HACE CIEN AÑOS...EFEMÉRIDESVIEJA FOTOMARINOGRAMAMISCELÁNEACINE CON LA MAR DE FONDOLA MAR EN LA FILATELIA

    NOTICIARIO - CULTURA NAVALGACETILLA - LIBROS Y REVISTAS

    403

    405

    407

    419

    431

    445

    449

    463´

    471

    481

    489

    501

  • Las opiniones y afirmaciones contenidas en losartículos publicados en estas páginas correspondenexclusivamente a sus firmantes. La acogida quegustosamente brindamos a nuestros colaboradores nodebe entenderse, pues, como identificación de estaREVISTA, ni de ningún otro organismo oficial, con loscriterios de aquéllos.

    Depósito legal: M. 1.605-1958ISSN 0034-9569NIPO: 076-07-042-X (edición en papel)NIPO: 076-07-045-6 (edición en línea)

    VENTA EN ESTABLECIMIENTOS

    MADRID.—Museo Naval. Paseo del Prado, 5Librería Náutica Robinsón. Bárbara de Braganza, 10.Librería Moya. Carretas, 29.Diálogo Libros. Diego de León, 2.Librería Castellana. Paseo de la Castellana, 45.

    BARCELONA.—Librería Collector. Pau Claris, 168.BURGOS.—Librería Del Espolón. Espolón, 30.CÁDIZ.—Librería Jaime. Corneta Soto Guerrero, s/n.CARTAGENA.—Museo Naval. Menéndez Pelayo, 8.FERROL.—Central Librera. Dolores, 2. Página web: www.centrallibrera.com

    Central Librera. Real, 71.Kiosko Librería. Sol, 65

    SANTANDER.—Librería Estudio. Avenida de Calvo Sotelo, 21.SEVILLA.—Museo Marítimo Torre del Oro. Paseo de Cristóbal Colón, s/n.TARRAGONA.—Librería Náutica Cal Matías. Sant Pere, 45 (Serrallo).VISO DEL MARQUÉS (CIUDAD REAL).—Archivo Museo don Álvaro de Bazán.ZARAGOZA.—Publicaciones ALMER. Cesáreo Alierta, 8.

    Precio ejemplar (IVA incluido):

    EspañaUnión EuropeaOtras naciones

    Suscripciones anuales (IVA y gastos de envío incluidos):

    EspañaUnión EuropeaOtras naciones

    1,65 €2,10 €2,25 €

    14,88 €19,57 €20,16 €

    PUBLICIDAD: Vía Exclusivas, S. L.Viriato, 69. 28010 MADRIDTeléfono: 91 448 76 22. Fax: 91 446 02 14Correo electrónico: [email protected]ÓN Y ADMINISTRACIÓN:Montalbán, 2 - Cuartel General de la Armada - 28071 MADRID.Teléfono: 91 379 51 07. Fax: 91 379 50 28Correo electrónico: [email protected]

    MINISTERIODE DEFENSA

    SECRETARÍAGENERALTÉCNICA

    VENTA ELECTRÓNICA

    www.fragata-librosnauticos.com

    Correo electrónico: [email protected]

  • 2007] 403

    CARTA DEL DIRECTOR

    Querido y respetado lector:

    El pasado mes de marzo dio comienzo elAño Polar Internacional, cuya duración se prevésea de dos años, o sea, hasta marzo de 2009.Durante este tiempo se llevarán a cabo numero-sos estudios e investigaciones, gran parte de ellosorientados al posible cambio climático y al dete-rioro del medio ambiente. Los 19 proyectos cien-tíficos españoles seleccionados tratarán de cono-cer la influencia del cambio climático en losecosistemas polares, la contaminación existente,la variabilidad ambiental en la zona de impactodel asteroide Eltain en el Pacífico austral, ladinámica marina en la Antártida y cómo se va acomportar el ozono a medio y largo plazo. Almargen de cuanto debate podamos contemplar,más o menos interesado, sobre las causas, desarrollo y consecuencias de la degradaciónmedioambiental, es indudable que nuestro comportamiento, tanto a nivel individual comocolectivo, es factor fundamental en la preservación de los medios que facilitan nuestrobienestar e incluso nuestra supervivencia.

    La Armada, consciente de esta responsabilidad, ha impulsado de forma notable lainstalación de los sistemas más avanzados, desde el punto de vista medioambiental, en losbuques de nueva construcción, en especial el Buque de Proyección Estratégica (LHD), elBuque de Aprovisionamiento de Combate (BAC) y el Buque de Acción Marítima (BAM).Y así nos lo expuso en la REVISTA del mes de marzo Vanesa Martínez Tamargo, alférez denavío (Ing.), a través de un breve y claro artículo titulado Una apuesta por la tierra.

    Por otro lado, la Armada participa de forma destacada en cuantos proyectos de investi-gación tienen lugar, tanto en la Antártida como, a partir de ahora, en el Ártico, con la apor-tación de los buques oceanográficos H e s p é r i d e s y Las Palmas. De hecho, cuatro de lasinvestigaciones correspondientes a los 19 proyectos mencionados al principio se llevarán acabo en el Hespérides. Y esta participación se remonta a los comienzos de las campañasantárticas, como indicaba el contralmirante Manuel Catalán Pérez-Urquiola en su artículoVeinte años de campañas antárticas y el cambio climático de la RE V I S T A de diciembrede 2006.

    El ser humano debe hacer el mejor uso de la prerrogativa de su inteligencia en benefi-cio no sólo de sí mismo, sino de las generaciones venideras. O, en último caso, aplicaracertadamente su instinto animal para evitar una catástrofe a sus descendientes. Y comoesto es labor de todos, aportemos cada uno nuestro granito de arena.

    Guillermo VALERO AVEZUELA

  • 404 [Abril

    A NUESTROS COLABORADORES

    El acuse de recibo de los artículos enviados por nuestros estimados colabora-dores no supone, por parte de la RE V I S T A, compromiso para su publicación.Normalmente no se devolverán los originales ni se sostendrá correspondenciasobre ellos hasta transcurridos seis meses de la fecha de su recibo, en cuyomomento el colaborador que lo desee podrá reclamar la devolución de su trabajo.

    Los originales, que habrán de ser inéditos, se presentarán mecanografiados ados espacios en hojas DIN-A4, con un máximo de 28 líneas por página y su exten-sión no deberá sobrepasar las 10 páginas, dejando a la derecha un margen suficien-te para las correciones. Cuando la extensión del original sea superior a treshojas DIN-A4, se acompañará éste grabado en CD-ROM, con tratamiento detexto Word. La Redacción se reserva la introducción de las correcciones ortográ-ficas o de estilo que considere necesarias.

    El título irá en mayúsculas; bajo él, a la derecha, el nombre y apellidos delautor y debajo su empleo, categoría o profesión y N.I.F. Los títulos de diferentesapartados irán en línea aparte, en minúsculas y subrayados con línea ondulada, loque significa su impresión en negrita. Se subrayarán con línea continua (cursiva)los nombres de buques, que no se entrecomillarán. Se evitará en lo posible elempleo de mayúsculas para palabras completas, sirviéndose del entrecomillado ocursiva cuando se considere necesario. Las siglas y acrónimos deberán aclararsecon su significado completo la primera vez que se utilicen, pudiendo prescindir dela aclaración en lo sucesivo; se exceptúan las muy conocidas (ONU, OTAN, etc.)y deben corresponder a su versión en español cuando las haya (OTAN en lugar deNATO, Armada de los Estados Unidos en vez de US Navy, etc.).

    Las fotografías, gráficos y, en general, ilustraciones deberán acompañarse delpie o título. Las fotografías e ilustraciones cuando se remitan en CD-ROMtendrán como mínimo una resolución de 300 dpi. Deberá citarse su proceden-cia, si no son del propio autor, y realizar los trámites precisos para que se autoricesu publicación: la RE V I S T A no se responsabilizará del incumplimiento de estanorma. Todas las ilustraciones enviadas pasarán a formar parte del archivo de laREVISTA y sólo se devolverán en casos excepcionales.

    Las notas de pie de página se reservarán para datos o referencias directamenterelacionados con el texto, se redactarán del modo más sintético posible y sepresentarán en hoja aparte con numeración correlativa.

    Es aconsejable un breve párrafo final como conclusiones, síntesis o resumendel trabajo. También es conveniente citar, en folio aparte, la bibliografía consulta-da, cuando la haya.

    Al final del artículo, al que se acompañará la dirección completa, con distritopostal, y número de teléfono de contacto del autor, deberá figurar su firma.

  • Órdenes militares

    En la RE V I S T A de diciembre de 2006,José Luis de la Guardia Salvetti hace unasobservaciones al artículo que escribí bajoel título Marinos en las Órdenes Militaresde Caballería, y que usted tuvo a bienpublicar en la RE V I S T A de agosto-septiem -bre de 2006.

    Con respecto a sus observaciones,quería comentarle que la finalidad de miartículo era narrar el origen y la evoluciónde las Órdenes Militares de Caballería quehan tenido una estrecha relación con laArmada española, y que han sido las Espa -ñolas (Santiago, Calatrava, Alcántara yMontesa) y la de San Juan (hoy conocidacomo Orden de Malta). En fechas anterio -res al siglo xx el cruzamiento de marinosespañoles en otras órdenes de caballeríapuede considerarse anecdótico. Mi artículono pretendía narrar una historia general delas Órdenes Militares, pues en caso dehaber sido éste el objetivo debería habermencionado a todas las Órdenes principalesde Tierra Santa que, además de la Ordendel Temple y la de San Juan, fueron laOrden del Santo Sepulcro, la Orden Teutó -nica y la Orden de San Lázaro de Jerusalén.

    En mi artículo, la única orden quemencioné que no tuviese una relación direc -ta con la Armada española fue la Orden delTemple, pues fue la primera Orden Militarde Caballería y sin su aparición no podríaentenderse el nacimiento del resto de órde -nes. Es cierto que los monjes del SantoSepulcro y del Hospital de San Juan deJerusalén ya existían como órdenes simple -mente monacales antes de 1139 (fecha de labula papal de aprobación del Temple), perosu transformación de órdenes monacales aórdenes militares de caballería es posterior,y el cambio de mentalidad y estilo de vidade monjes al de monjes-soldados sin elejemplo de los templarios posiblemente nose hubiera producido nunca.—Teniente denavío Carlos Díez de Tejada y Monterode Espinosa. Marín (Pontevedra).

    Punta del santo

    En la página 336 del número de agosto-septiembre de la RE V I S T A GE N E R A L D E MA R I -N A, tomo 251, se publica una fotografíat i t u l a d a Entre dos aguas, con Sancho IV alfondo (Tarifa). (Foto: A. del Real).

    Quiero hacer constar que la imagenque se ve al fondo no es Sancho IV, sinouna imagen del Sagrado Corazón de Jesús,conocida como el Santo.

    Además, es tradición de los pescadorestarifeños santiguarse al salir de puerto alpasar por la punta del Santo para pediruna buena pesca.—Teniente de navío JuanCarlos García Velo.

    Cruceros Blas de Lezo y Méndez Núñez

    Como continuación a mi Carta al Direc-tor t i t u l a d a Cruceros de la Ley Miranda,que se publicó en el número de la RE V I S T Adel pasado mes de diciembre, debo añadirun dato importante que no quedó consigna -do y que tiene relación directa con el temaque traté en dicha carta.

    En ella me refería a los cruceros ReinaVictoria Eugenia (1915) y Príncipe Alfon-so (1922), que cambiaron sus nombresoriginales por otros distintos, ambos endos ocasiones, como consecuencia de losvaivenes políticos que experimentó nuestrapatria a lo largo de la primera mitad delsiglo XX. Sin embargo, no cité el cambio denomenclatura que afectó a los inicialmentedenominados cruceros Blas de Lezo(1916) y Méndez Núñez (1920). Estas dosunidades (integrantes de la primera seriede cruceros de la Ley Miranda), en puri -dad, no cambiaron de nombre, sino queintercambiaron sus nombres, es decir, lospermutaron. Así, con el fin de conmemorarel centenario del ilustre brigadier donCasto Méndez Núñez (1824-1869), enmayo de 1924, una real orden dispusoque ambos cruceros permutasen susnombres con objeto de que el Lezo (botad o

    2007] 405

    CARTAS AL DIRECTOR

  • CARTAS AL DIRECTOR

    406 [Abril

    en 1922 y más adelantado en su construc -ción), pudiera participar en los actos delprimer centenario del marino. De estaforma, el Blas de Lezo pasó a denominarseMéndez Núñez, y el Méndez Núñez (bota -do en 1923) se entregó como Blas de Lezo.

    Pero, en definitiva, ambos crucerosconservaron los nombres en cuyo honorfueron bautizados. Cosa distinta ha ocurri -do recientemente con la fragata F - 1 0 2, queinicialmente se denominó Roger de Lauria, ydespués, poco antes de su botadura, pasó ai n s c r i b i r s e como Almirante Juan de Borbón,sin que hasta la fecha otro buque haya recu -perado el nombre del insigne almirantearagonés, héroe de tantas victorias.

    Por desgracia, aquel segundo Blas deLezo se perdió totalmente —aunque sinvíctimas— el 11 de julio de 1932 frente alcabo de Finisterre, tras rozar los arrecifesde O Centolo, en el curso de unas manio -bras. Por su parte, el Méndez Núñez, trassu reforma como crucero antiaéreo,permaneció en servicio hasta 1963.

    La construcción de la mayor parte delas unidades de la Ley Miranda (a excep -ción de los primeros cuatro submarinosque fueron adquiridos a países extranje -ros) se demoró cuatro años como conse -cuencia de la Primera Guerra Mundial,que impidió la importación de gran partede los materiales necesarios. Afortunada -mente, la Ley Miranda de 1915, a diferen -cia de la Ley Ferrándiz de 1908, permitíaintroducir mejoras en los buques a cons -truir de acuerdo con las enseñanzas yexperiencias que la guerra aconsejara.Así, la segunda serie de cruceros (PríncipeAlfonso y Almirante Cervera) como lasegunda serie de destructores ( C h u r r u c a ,Alcalá Galiano y Sánchez Barcáiztegui)fueron mucho mejores que los correspon -dientes a las primeras series.

    Como es sabido, constituye una tradi -ción inveterada en la Armada asignar/reasignar el nombre de marinos ilustres alos buques de guerra en el curso de laHistoria. Los nombres que se asignen a los

    barcos, aunque aparentemente no lo parez -ca, tiene una importancia trascendentetanto para sus dotaciones como, en gene -ral, para España y la Armada, pues elloshan de tener un sentido/significado que losenaltezca y distinga para ejemplo det o d o s . —Teniente de Intendencia (RT)Jaime Antón Viscasillas. (Ferrol).

    Vocación innata

    Me dirijo a la dirección de la RE V I S T AGENERAL DE MARINA, a la cual estoy suscri -to y muy contento de estarlo. Soy marinode corazón, no de profesión. De pequeñoviví con mi abuelo, que era marino; mejordicho, un lobo de mar. Dio la vuelta almundo con tan sólo 17 años en la corbetaNautilus. He leído el libro Viaje de circun-navegación de la corbeta Nautilus, viaje enel que participó mi abuelo, embarcandodespués en el crucero Vizcaya, del que hayun libro titulado El viaje del Vizcaya, queobra en mi poder y he leído numerosasveces, y que es una auténtica joya. ¡Pobregente, lo que tuvo que pasar! Siento admi -ración y pena por ellos, que lo dieron todopor nuestra patria. Me gustaría que publi -caran en esa REVISTA algo de esto que lesremito.—M. Brandariz Paramos.

    Fe de erratas

    En la nota (3) de la página 63 sobre losúltimos combatientes de El Callao de laRE V I S T A de enero-febrero 2007, la RE V I S T AGENERAL DE MARINa a que se hace referenciaes la de noviembre de 1994, y no de 1977.

    La fotografía de la página 384 de laREVISTA de agosto-septiembre corresponde ala fragata Almirante Juan de Borbón en lugarde la Blas de Lezo.

    La fotografía de la página 515 de laRE V I S T A de octubre de 2006 correspondetambién a la fragata Almirante Juan deBorbón en lugar de la Álvaro de Bazán.

  • URANTE el último siglo y medio, el petróleo nos ha dadolo mejor y lo peor. La energía que proporciona es la basesobre la que se ha apoyado el desarrollo de nuestra socie-dad industrial y, en parecida proporción, también nos hatraído problemas de todo tipo por su papel protagonista,carácter estratégico, reparto geográfico, pautas recurrentesde las crisis de suministros, impacto en el medio ambien-te y la inevitable e irresistible ambición por poseerlo

    desde que, en 1859, en Pensilvania corriera como la pólvora la voz anuncian-do el hallazgo del coronel Drake. A partir de entonces, se ha convertido enfuente de poder y riqueza, siendo relevante que la mayor empresa del mundosea una petrolera: Exxon Mobil, la sociedad más rentable del planeta. Aunquedicen que esa fuente tiene los días contados, ya que en el periodo transcurridodesde su descubrimiento hemos consumido más de 100.000 millones de barri-les, y queda otro tanto que liquidaremos en sólo treinta años, si bien, otrasfuentes más optimistas mantienen que el fin del petróleo no está tan a la vueltade la esquina, ya que sólo se ha bombeado un tercio del crudo técnicamenterecuperable bajo tierra. Por lo que el mundo ha entrado en una época de inse-guridad energética en la que el oro negro vuelve a esgrimirse como un armapolítica, en un ambiente de tensión y alza descontrolada de precios, en el que

    PAN DE BARCOS, VENENO DEPECES, PÓLVORA DE MARES:

    EL PETRÓLEOPAN DE BARCOS (I PARTE)

    2007] 407

    Manuel MAESTROPresidente de la Fundación

    Letras del Mar

    El petróleo, a pesar de su vital y universalimportancia, es un fenómeno pasajero cuyavida, finita, acabará más pronto o más tarde.

    Para nosotros, la única verdad eterna es elIslam.

    Jeque Yamani.

  • preparar el Mundo Pospetrolero será uno de los grandes temas del siglo XXI.Pero, en lo que todos los expertos coinciden es que en el futuro será más caroy, sobre todo, nos causará más dolores de cabeza, ya que a la atención debidapor la escasez creciente, debemos añadir los remedios para evitar y contrarres-tar los problemas medioambientales que acarrean su extracción, refino ytransporte.

    En los últimos cien años, para los barcos y el universo marítimo que lesrodea, el petróleo ha sido tanto una de las más importantes fuentes de alimen-to para mantenerlos en movimiento como un elemento vital para su transpor-te; a la vez que para los mares, de cuyo seno cada día viene extrayéndose enmayor medida, es uno de los venenos que el hombre les viene inyectando,cercenando la pureza de sus aguas y esquilmando la vida vegetal y animal quealberga en sus entrañas. Herramienta poderosísima de poder, se ha convertidoen el motor desencadenante de guerras, en las que para la consecución de lavictoria ha sido esencial su control.

    La polca del barril de petróleo

    Antes de comenzar a manejar cifras como si se tratase, cual polca, de unbaile rápido de datos, vamos a recordar el origen del término barril, usadocomo unidad de medida del crudo, cuyas raíces se encuentran en la época enla que los buscadores de petróleo iniciaron su actividad y, desesperados,saquearon granjas, bodegas y basureros en busca de algún tipo de envase en elque transportar su preciado líquido. Escaseando los recipientes para su porte,acudieron a los toneleros, que crearon un tamaño de capacidad estándar que seconvirtió en su unidad de medida: 42 galones o 159 litros. Tamaño prestadode Inglaterra, donde un estatuto de 1482 lo estableció para los barriles dearenques, con objeto de terminar con sisas y engaños en el envasado delpescado.

    En la actualidad, las reservas mundiales probadas ascienden a unos 1,15 bi-llones de barriles, y el 77 por 100 de las mismas se encuentran en los11 países de la OPEP, el 7,5 por 100 se encuentra en países pertenecientes a laOCDE y el 15,6 por 100 restante repartido entre las demás naciones, de lasque destacan Rusia y China. La producción mundial ronda los 76 millones debarriles diarios, y el principal consumidor es Estados Unidos, con un 25 por100 del total. España tiene escasísimos yacimientos de crudo susceptibles dee x p l o t a r, y por tanto es totalmente dependiente del exterior, consumiendounos 75 millones de toneladas anuales, lo que supone un 2 por 100 del totalmundial.

    Cuando el mundo aún se movía a caballo y a vela, el nombre de Rockefe-ller se unió al del oro negro —que entonces empezaba a utilizarse comocombustible para las lámparas—, amalgamándose con las siglas de la Standard

    TEMAS GENERALES

    408 [Abril

  • Oil con las que, de hecho, la familia americana ostentó en la práctica sumonopolio en Estados Unidos. Sin embargo, en 1879, Edison inventó labombilla eléctrica, representando un fuerte revés que no duró mucho, ya quepronto llegó el automóvil. Posteriormente, en 1911, una sentencia obligó a lafamilia a dividir la empresa en varias, para facilitar la competencia, creándosegrupos como Esso, Exxon, Mobilgas y Conoco. Y a partir de entonces surgenempresas, marcas, explotaciones de nuevos yacimientos, nacionalizaciones yguerras en demanda de más y más de este combustible.

    Durante muchos siglos, los pescadores fueron los únicos que explotaronlos recursos marinos pero, a partir de la primera mitad del siglo X X, a losbarcos y redes se sumaron en los mares las torres de perforación, las platafor-mas y toda una flota estática y dinámica dedicada a la extracción del petróleodel fondo del océano: como ocurrió en el Caspio, Maracaibo, golfo de Méxicoy, posteriormente, en el Mar del Norte. Aunque el primer descubrimiento depetróleo bajo el mar tuvo lugar frente a las costas de California, hasta 1946 nose inició la exploración intensiva de las zonas costeras mundiales. Desde esaépoca, miles de pozos han sido perforados en plataformas continentales aprofundidades mayores y a distancias cada vez más alejadas de la costa, yaque las técnicas modernas permiten extraer crudo a más de 300 kilómetros dela costa y 2.000 metros de profundidad, existiendo explotaciones de este tipoen 75 países, 28 de los cuales están produciendo o están por producir petróleoy gas submarino. La producción mundial en estas áreas alcanza al 30 por 100del crudo del mundo.

    TEMAS GENERALES

    2007] 409

    Rockefeller.

  • La historia de la industria petrolera española viene marcada por la crea-ción, en 1927, del Monopolio de Petróleos: desde aquel momento ni una solagota de este combustible podía importarse o venderse en España —a excep-ción de en las islas Canarias— sin la intervención de Campsa, titular delmonopolio que perdió por las exigencias de nuestra entrada en la Unión Euro-pea, pasando a incorporarse, como marca, a Repsol, al igual que ocurrió conla también absorbida Petronor; a la vez que, con los activos logísticos rema-nentes del monopolio, se constituyó CLH. Por otra parte, Cepsa se había crea-do en 1929 como primera compañía petrolera privada española, construyendola refinería pionera de nuestro país en Tenerife, y convirtiéndose en primersuministrador español de abastecimiento de combustibles marinos (Búnker).

    Del carbón de piedra a la piedra de aceite

    La presencia del petróleo a bordo de los barcos se remonta a 1868, cuandose realizaron ensayos para utilizarlo como combustible en la calefacción

    del yate P u e b l a, propiedad delemperador de Francia, Napo-león III, en cuya flota, antesde finalizar el siglo XIX, ya sedecidió instalar quemadoresde este carburante, empezandocon los acorazados G a u l o i s yCharlemagne. Época en la queotras armadas, como la alema-na y la italiana, efectuaronpruebas satisfactorias endiversos buques, principal-mente torpederos. En todos loscasos se tuvieron muy encuenta las ventajas que teníaen cuanto a almacenamiento,rápido calentamiento de lascalderas, velocidad y radio deacción, amén de evitar tantolos largos penachos de humoque hacían más visibles a lasnaves con carbón durante eldía como las llamaradas quepodían verse salir en la nochea través de las chimeneas. Enparalelo se analizaron los

    TEMAS GENERALES

    410 [Abril

    Winston Churchill.

  • posibles riesgos de incendio y explosión, que pronto resultaron mucho meno-res de lo presumible, dadas las características específicas del producto a utili-zar, resultando como principal inconveniente su elevado precio.

    La primera marina del mundo, la Marina inglesa, había sido remisa aimplantar el petróleo como combustible para sus buques, hasta que, en 1911,los alemanes enviaron el P a n t h e r al puerto de Agadir para comprobar lainfluencia francesa en África y consolidar una posición para Alemania enaquel continente. El recién nombrado primer lord del Almirantazgo, WinstonChurchill, que desde su anterior puesto de secretario de Interior había mante-nido una postura contraria, se percató de la necesidad de asegurar que laArmada Real se preparase para aceptar el reto alemán en el mar, debiéndoseenfrentar a uno de los dilemas más importantes que se mantenía en el seno dela Marina inglesa: adaptar las máquinas de los buques de carbón al nuevocombustible líquido. Las ventajas estratégicas eran evidentes, por lo que no sevaciló, a pesar de que, como dijo Churchill, debían levantarse en armas contraun mar de dificultades. Con lo que, en vísperas de la Primera Guerra Mundial,tomó una decisión que sería fundamental para el dominio del mar. Y estableci-das las redes de aprovisionamiento adecuadas, de forma paulatina, se comen-zó el cambio del carbón de piedra por la piedra de aceite, ejemplo que prontosecundaron las otras armadas. Lo que vino refrendado con el invento delmotor diésel, patentado en 1892 por el alemán Rudolf Diesel, que se aplicócon gran éxito en la navegación mucho antes que en el automóvil, al instalarsepor primera vez, en 1915, en el buque danés Selandia.

    El mar lo lleva crudo

    El petróleo es tanto pan, que alimenta a los barcos y a una gran parte de laindustria marítima, como panera, que lo almacena y transporta de un lado aotro, lo que también trajo consigo el desarrollo de una industria naval capazde construir un nuevo tipo de naves, que en el año 2005 ha supuesto unainversión de 30.000 millones de dólares, y sigue ligada al aumento del tamañode los barcos, como consecuencia de las limitaciones físicas de su tránsito porel canal de Suez, las crisis que han provocado sus cierres y la optimización delprecio de los fletes: del golfo Pérsico a las costas españolas hay una distanciade unas 6.000 millas.

    Durante los primeros años de la posguerra mundial, la producción de petró-leo se mantuvo, casi constantemente, en 470 millones de toneladas anuales. Amediados del siglo X X, la mitad del tonelaje construido en el mundo corres-pondía a petroleros, con un total de 3.650.000 toneladas, figurando a la cabezael entonces mayor buque de este tipo, el Tina Onasis, de 45.700 toneladas, loque dio inicio a la construcción de supertanques. También en esa época entróen servicio el oleoducto sirio de Bania, con una capacidad de 12 m i l l o -

    TEMAS GENERALES

    2007] 411

  • nes de toneladas-año, y un recorrido de 700 kilómetros. Por entonces, la flotamundial de petroleros tenía un total de 36 millones de toneladas de pesomuerto, lo que representaba un 25 por 100 del total de las flotas mercantes delmundo. En la actualidad, con 346 millones de tpm, el porcentaje anterioralcanza el 69 por 100 de la flota mundial, si bien la retirada definitiva de losbuques de casco sencillo supondrá una reducción importante de la capacidadde transporte. En 2005 se transportaron por mar 1.820 millones de t de crudoy 488 millones de t de productos de petróleo. La producción mundial sumóese año 72,7 millones de barriles diarios.

    Respecto a España tenemos que en 2005 importamos 59,5 millones de t decrudo, siendo nuestros principales proveedores México, con un 15 por 100 deltotal; Rusia, 14 por 100; Nigeria, 12 por 100; Arabia Saudí y Libia, con un10 por 100. Italia, con 4,6 millones de t importadas, sigue siendo nuestro prin-cipal proveedor de productos refinados, con un 19 por 100 del total, seguidade Rusia con un 12 por 100. A su vez las exportaciones de productos españo-les arrojan una cifra de siete millones de toneladas.

    En un principio, el petróleo se transportó envasado en buques normales;después se hizo por el mar Caspio sin envasar, demostrándose que podíahacerse igual por el océano, siendo el paso siguiente la construcción debuques, de tal forma que los tanques formaran parte de la estructura de losmismos, estando la carga líquida en contacto con forros y mamparos, diferen-ciándose, fundamentalmente, de otro tipo de barcos en la resistencia estructu-ral, la estanqueidad, la variación del volumen cargado, el sistema de bombas,

    TEMAS GENERALES

    412 [Abril

    Petrolero Gluckauf.

  • la ventilación y el sistema de carga y descarga. Al aumentar el tamaño,aumentaron también los problemas, como el de las superficies libres, queprovocaban una disminución de la estabilidad, lo que se contrarrestó al divi-dirse el espacio de carga por medio de mamparos transversales y longitudi-nales.

    Las primeras exportaciones de petróleo por vía marítima se hicieron enbarcos de vela, fundamentalmente entre Estados Unidos y Europa. Una de lasprimeras naves que cruzó el Atlántico fue, en 1861, el bergantín goleta Elisa -beth Watts, de tan sólo 224 toneladas; y, probablemente, el primer tanque enrealizar ese mismo viaje fuese en 1869 el C h a r l e s, que tenía 60 tanques de13 toneladas cada uno. En 1878 se botó el primer petrolero a vapor, el Zoroas -ter, de 250 toneladas; pero el Gluckauf está considerado como el primer petro-lero moderno, en el que por razones de seguridad ya se situó la máquina apopa y el puente en el centro. A finales del siglo XIX un total de 17 buques deesta naturaleza, propulsados a vapor, transportaban el oro negro entre ambasorillas del Atlántico. Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidosconstruyó 536 petroleros para cubrir sus necesidades y las de sus aliados,naciendo el popular buque tanque conocido como T2. En 1945, al terminar lacontienda, la flota mundial era de unos 20 millones de toneladas.

    A la vez que crece el tonelaje mundial, va aumentando el tamaño de losbarcos. Antes de la guerra, se consideraba como óptimo un petrolero de12.000 t, pero, con objeto de abaratar los costes, se superaron las 500.000 t.En un principio el tamaño estaba supeditado al paso del canal de Suez, peroal cerrarse esta vía el año 1956 el viaje del golfo Pérsico a Europa se alarg óen 5.000 millas, por lo que aumentó la tendencia a construir tanques demayor porte para abaratar el transporte doblando el cabo de Buena Esperan-za. En 1959 entra en servicio el Universe A p o l l o, primero en superar las100.000 toneladas; en 1966 lo hace el Idemitsu Maru , de más de 200.000toneladas, convirtiéndose en el primer Very Large Crude Carrier o VLCC. Yen 1967, cuando con motivo de la Guerra de los Seis Días vuelve a cerrarseel Canal durante ocho años, la competición se hace imparable: en 1968, elUniverse Ire l a n d , con sus más de 300.000 toneladas, da lugar al nacimientode la nueva denominación, el Ultra Large Crude Carrier o ULCC, hasta1976 que con el B a t i l l u s se superan las 550.000 toneladas. Después de dosviajes, en 1980, el Seawise Giant, que con sus 564.839 toneladas, es elpetrolero más grande del mundo, se amarra y convierte en buque almacén.Los gigantes se vuelven antieconómicos y comienzan a venderse comochatarra: cuatro años más tarde había 210 petroleros amarrados que repre-sentaban el 43 por 100 del total mundial. Luego se marcan otros hitos: en1992 los astilleros coreanos entregan el P a t r i o t y su gemelo el G u a rd i a n d edoble casco; y en 1999, también en Corea, se construyen el C o n s t i t u t i o n y elS e n t i n e l, dos nuevos petroleros llamados ecológicos que también cuentancon doble casco.

    TEMAS GENERALES

    2007] 413

  • Monopolio y libertad

    El 1 de enero de 2006, las empresas navieras españolas controlaban bajodiversos pabellones un total de 34 buques petroleros con 2.000.000 de t. Dosunidades menos que a mediados de los años cincuenta del pasado siglo, y seisveces más de tonelaje de registro que cuando Campsa, Cepsa, Cantábrica deNavegación y Elcano eran las contraseñas españolas que de un lado a otrotrasegaban petróleo para nuestro país. Lo que representa el epicentro de unahistoria que arranca en 1927 con la creación de Campsa, y tiene sus antece-dentes más remotos, a finales del XIX, en el Ciudad de Reus, el Valeria y ElGallo, buques pioneros que se vieron secundados por la labor de la Cía. VascoValenciana de Bilbao, que llegó a tener ocho petroleros; la Sociedad Comer-cial de Oriente y Tabacalera de Filipinas, que tenían en servicio tres, y Sota yAznar, que sólo contó con un buque de estas características.

    La flota de la Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos naciócon la incorporación de ocho buques pertenecientes a los navieros antesmencionados, y comenzó su plan de nuevas construcciones en 1931 con elC a m p e a d o r y el C a m p o a m o r, de 10.900 t: el primero fue hundido por untorpedo durante nuestra Guerra Civil. A estos les siguieron durante la Repúbli-ca otros cinco, con 8.500 t, 128 metros de eslora y 13 nudos de andar, propi-ciados por sus motores diésel. En paralelo fue aumentando su flota de cabota-je con varias unidades menores. Como presa de guerra se incorporaron tras lacontienda civil dos castillos: el Castillo A l m e n a r a , que pasó a llamarse

    TEMAS GENERALES

    414 [Abril

    Petrolero Bailén.

  • C a m p o s i n e s , y el Castillo Campanario, cuya nueva denominación fueC a m p a n a r i o a secas. También entró en servicio el C a m p i l o, un segundoC a m p i l o, ya que el primero, gemelo suyo, se entregó a la Armada con elnombre de Plutón. La Segunda Guerra Mundial trajo consigo la incorporaciónde dos unidades, el C a m p a n a y el C a m p e c h a n o: el primero, danés, quedóinternado en aguas españolas al ser invadida Dinamarca, y el segundo, unviejo vapor de 1913, fue adquirido a los Estados Unidos. Durante la Guerraespañola, el Elcano fue hundido por ataque aéreo en Gijón, luego reflotado ydesguazado, y el B a d a l o n a fue torpedeado en el cabo Sacratif, perdiéndosecon parte de su tripulación.

    El plan de construcción naval, emprendido tras nuestra Guerra Civil,comenzó con las seis unidades de la serie Calvo Sotelo: todos, de dos motoresy 10.500 toneladas de carga, se construyeron entre 1943 y 1954. Una segundaserie estuvo compuesta por tres buques costeros de 2.400 toneladas y78 metros de eslora, y posteriormente entraron en servicio cuatro unidadesgrandes de 9.300 toneladas.

    En 1941, con la compra por parte de Cepsa del Telena, que pasó a llamarseZaragoza, entra en juego una nueva naviera española dedicada al transportepetrolífero, que pronto pone en marcha su plan de construcciones en base alencargo de dos unidades gemelas a la serie Calvo Sotelo de Campsa, de lasque sólo el B a i l é n entró en servicio. A éste le siguió otro de pequeño porte

    TEMAS GENERALES

    2007] 415

    Petrolero Campanario.

  • —como todos los de su flota con nombres de batallas de la Guerra de la Inde-pendencia—, el B ru c h; y en 1952 se abanderan en España los rebautizadosCiudad Rodrigo de 4.000 toneladas y Arapiles de 8.400 toneladas.

    La Empresa Nacional Elcano, fundada ante el precario estado en que seencontraba la flota mercante española al término de la Guerra Civil, da susprimeros pasos en el campo del transporte de petróleo, en el que mostró espe-cial interés con el Aruba, al que siguieron dos grandes tanques de la serie G:el Almirante F. Moreno y el Almirante M. Vierna, que con sus 14.000 tonela-das marcaron un hito en la construcción naval española de la época, aunquepronto fueron superados por ocho buques de 18.410 toneladas, bautizados conel nombre de poblaciones en las que se habían construido centrales térmicas,encabezados por el Puertollano, primero en entrar en servicio.

    Las diversas etapas de consolidación de nuestra flota petrolera coincidencon las distintas crisis del canal de Suez, en las que se desata la carrera en laconstrucción de grandes buques para el transporte de hidrocarburos, y en para-lelo tiene lugar la entrada de navieras privadas en este tipo de actividad. Asítenemos que, en 1957, Naviera Vizcaína construye su primer buque tanque, elB a l m a s e d a, de 20.649 toneladas, al que seguirá con iguales característicasel Durango y, tras otros, en 1973 pone en servicio el primer superpetrolero, elO rd u ñ a , de 111.219 toneladas, al que seguirán tres que superan las 100.000 to-neladas: Izurza, Almirante Rotaeche e Ipaster; incorporándose posteriormente

    TEMAS GENERALES

    416 [Abril

    Petrolero Campante.

  • esta empresa en Repsol. La Naviera Artola construyó en 1969 su primer petro-lero, el Loyola, de 97.000 toneladas. Un año antes se había fundado en BilbaoPetronor, que en 1972 inicia sus actividades marítimas con el Muñatones, de96.000 toneladas, al que siguen los gemelos Arteaga y Butrón, de nada menosque 323.000 toneladas, pronto superados por el Santa María que, con sus361.000 toneladas, se convirtió en el mayor buque construido en España,acabando sus días en el golfo Pérsico como buque de almacenamiento. Peredaconstituyó en 1959 la Naviera de Castilla que adquirió a Elcano, en construc-ción, el Bonifaz y el Piélagos, de los que el primero se hundió en 1964, pere-ciendo en el siniestro 25 tripulantes. En 1966 puso en servicio el Sardinero, de53.000 toneladas, y la entidad hermana, Transportes de Petróleo, encargó elMaría de los Dolores y el Río Cubas.

    En 1975, la flota petrolera sumaba 4,5 millones de toneladas y sólo Petro-nor tenía una capacidad en su flota de 1.107.000 t, frente a las 200.000 queveinte años antes alcanzaba toda la flota nacional. Pero en 1980 se inicia unpunto de inflexión en el que comienza el descenso, con la pérdida en el regis-tro de buques y tonelaje de matrícula española, debido a las banderas deconveniencia y a la venta de flotas a otros países; caída que sólo se amortiguaal aprobarse el Registro Especial de Canarias.

    A 1 de enero de 2006, un 40 por 100 de las 2.267.277 t que conforman laflota mercante española lo constituyen los buques petroleros, correspondiendoa este tipo de buques un 25 por 100 de las 4.941.178 t que controlan las navie-ras españolas bajo cualquier pabellón: CLH, heredera de Campsa, Repsol,Empresa Naviera Elcano y Marpetrol.

    TEMAS GENERALES

    2007] 417

  • 418 [Abril

    POR 14,88 EUROS (2.475 PESETAS) AL AÑO (DIEZ NÚMEROS)*(IVA y gastos de envío incluidos)

    Recorte o copie este cupón y envíelo a REVISTA GENERAL DEMARINA, Montalbán, 2. 28071 MADRID.

    (Puede también suscribirse llamando al teléfono 91 379 51 07,remitiendo un fax al n.o 91 379 50 28, o por correo electrónico:[email protected]

    Sí, deseo suscribirme a la REVISTA GENERAL DE MARINA

    Por el periodo de un año, a partir del mes de

    Indefinidamente (mínimo un año), a partir del mes de

    SUSCRÍBASE AR E V I S TA G E N E R A L D E M A R I N A

    FUNDADA EN 1877

    ENTIDAD OFICINA DC N.O CUENTA

    Nombre

    Domicilio, calle, plaza

    Ciudad Provincia Teléfono

    Número Piso Cód. Postal

    Primer apellido Segundo apellido

    DATOS BANCARIOS

    FECHA Y FIRMA

    * Precio para los residentes en España 14,88 euros.Unión Europea: 19,56 euros. Otros países: 20,16 euros.

  • ABIDO es que en Historia, a veces, por muchas y varia-das razones —entre las cuales pueden contarse la inten-ción deliberada, la falta de rigor, la ignorancia o el secta-rismo—, sembrar la leyenda o simplemente la falsedad esmuy fácil, porque la credulidad humana es infinita. Por elcontrario, desarraigar la leyenda o desmontar la falsedadhistórica suele ser empresa mucho más difícil, porqueimplica en ambos casos restablecer la verdad con pruebas

    firmes y concluyentes. Aunque parezca paradójico suele ser así, pues no envano, como señala el dicho popular, «una mentira repetida cien veces acabahaciéndose verdad».

    Viene este comentario al caso por la demagógica y artificial polémica querodea al antiguo escudo de España del águila de San Juan, que estuvo vigentehasta diciembre de 1981, al que reiteradamente se descalifica como «precons-titucional», «inconstitucional» o «anticonstitucional», apelativos todos ellospara el símbolo que nos ocupa rotundamente falsos.

    De este dislate lingüístico dan cuenta constantemente la prensa y otrosmedios de comunicación y, sorprendentemente, tampoco se ha librado—aunque involuntariamente— nuestra REVISTA. En el ejemplar de octubre dela misma, el interesante artículo sobre la historia de la Estación Naval deSóller, del ilustrado y siempre ameno tratadista naval don José María Barceló-Fortuny (1), incluye una fotografía del antiguo escudo nacional colocado a la

    CONSIDERACIONES JURÍDICO-CONSTITUCIONALES SOBRE

    LA BANDERA Y EL ESCUDO DEESPAÑA

    2007] 419

    Jaime ANTÓN VISCASILLASTitulado superior de la Administración del

    Estado y jurista

    No os ciegue tanto el cariño a la patria,que lleguéis a deshonrarla con fábulaspudiendo ensalzarla con historias.

  • entrada de la Base (pág. 473)con el siguiente texto: «Iniciodel desmontaje del escudopreconstitucional» (Foto: J.Quirós. Semanario Sóller).

    Imagino que el autor nocayó en la cuenta del error queconlleva el apelativo «pre-constitucional» aplicado alescudo en cuestión, porqueaunque aparentemente notenga tanta importancia talafirmación contribuye, empe-ro, a mantener la confusión yla falsa «leyenda» instauradade que el anterior escudonacional de España es «pre-constitucional» porque laConstitución Española de1978 establece un nuevosímbolo heráldico.

    Sirva pues este modestocomentario para, en aras del

    imprescindible rigor histórico y jurídico, conocer las fuentes legales de regu-lación de nuestra bandera y escudo nacional.

    Principios constitucionales y símbolos nacionales del Reino de España

    La Constitución Española de 1978 configura a España como un Estadouninacional, territorialmente descentralizado, al establecer en su artículo 2 que«la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación españo-la, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza elderecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y lasolidaridad entre todas ellas».

    La Norma Suprema de nuestro ordenamiento jurídico establece también que«la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderesdel Estado» (art. 1.2; poderes legislativo, ejecutivo y judicial) y que «la formapolítica del Estado español es la Monarquía parlamentaria» (art. 1.3). Todo elloinforma y explicita la definición de España como «Estado social y democráticode Derecho» que proclama la Constitución en su artículo 1.1.

    La soberanía, pues, corresponde al pueblo español en su conjunto, es decir,a la Nación, cuya representación genuina parlamentaria ejercen las Cortes

    TEMAS GENERALES

    420 [Abril

    Pabellón real de los Reyes Católicos (1492). Escudode armas bajo el águila de San Juan.

  • Generales, que son inviolables y están formadas por el Congreso de los Dipu-tados y el Senado.

    Al entender el Estado (2) como la expresión política y jurídica de laNación, como forma de organización política, podemos afirmar quela Nación, el Estado, tiene soberanía mientras que las comunidades autónomassólo tienen o ejercen las competencias que la Constitución les atribuye. Estadiferencia sustancial es el núcleo fundamental de la arquitectura jurídica denuestro sistema político.

    Partiendo de estos principios jurídico-constitucionales, por símbolosnacionales se entienden —debe entenderse— sólo los del Estado, es decir,los del Reino de España. Según la tradición y la doctrina más autorizada, lossímbolos nacionales son: la bandera, el escudo, el himno y la institución de laCorona o Monarquía, que personifica S. M. el Rey.

    Las comunidades autónomas, de acuerdo con el art. 4.2 de la Constitución,también han adoptado en sus respectivos estatutos de autonomía banderas,enseñas y escudos propios, siguiendo la tradición histórica de sus antiguosterritorios, cuando no han adoptado símbolos nuevos. La particularidad de lasbanderas autonómicas, de conformidad con lo establecido en la Constitución,es que éstas siempre se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificiospúblicos y en sus actos oficiales. Lo mismo cabe decir de las banderas de lasdemás corporaciones y entidades públicas. Por tanto, no es lícito, ni legítimo,ni legal, ni constitucional el uso/ostentación en solitario de las banderas auto-

    TEMAS GENERALES

    2007] 421

    Honores a la Bandera nacional. (Jura de bandera en la ESENGRA).

  • nómicas o de otras corporaciones/instituciones públicas (3), sino acompañan-do siempre a la bandera nacional de España, a la que le corresponde ocupar ellugar preeminente y de máximo honor.

    La Constitución Española, respecto a la simbología nacional, sólo hacemención expresa al Rey y a la bandera. Y de estos dos, sólo cita literalmentecomo «símbolo» a S. M. el Rey (art. 56). No fue necesario definir la banderade España (art. 4.1) como símbolo, porque esta circunstancia resulta totalmen-te evidente pues se presupone su entidad esencialmente simbólica, dandoprueba fehaciente de su importancia y reconocimiento su inclusión en el títulopreliminar de la Constitución. Los demás símbolos —el escudo y el himnonacionales— están regulados por ley y disposiciones normativas de rangoinferior.

    Podemos hablar, pues, de un símbolo unipersonal del Estado, que encarnala figura de S. M. el Rey, y de símbolos materiales/inmateriales que represen-tan la bandera, el escudo y el himno nacional.

    El Rey, símbolo de la unidad y permanencia de la Patria, es el jefe delEstado en tanto titular de un órgano constitucional del Estado, la Corona,consistente en la jefatura del Estado y de cuya regulación se ocupa el título IIde la Constitución. El artículo 56 establece que «el Rey es el Jefe del Estado,símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamientoregular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado espa-ñol en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de sucomunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente laConstitución y las leyes». La expresa caracterización de nuestra Monarquíacomo parlamentaria (art. 1.3) en el seno del Estado de Derecho, supone que lapersona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad, es decir, esirresponsable en el ejercicio de su cargo (art. 56.3), pues todos sus actos esta-rán siempre refrendados, asumiendo su responsabilidad las autoridades quelos refrendan.

    La Corona como institución tiene su propio escudo heráldico, distinto delescudo nacional, que es el escudo real (4) adoptado por S. M. el Rey donJuan Carlos I en 22 de noviembre de 1975, y que venía usando oficialmentedesde el año 1971. Efectivamente, ya como Príncipe de España (5) se deter-minó que el Guión de S. A. R. Don Juan Carlos de Borbón y Borbón fuese decolor azul en lugar de rojo o morado, como lo habían llevado los anterioresmonarcas, con el escudo cuartelado de España, corona de príncipe, el yugo ylas flechas, el Toisón de Oro, y al fondo la cruz de Borgoña. Al actual escudo,como Rey, sólo se añadieron dos puentes visibles en la corona, convirtiéndo-la de esta forma en real. A partir del 22 de noviembre de 1975, la corona delescudo real de su guión y estandarte dejó de ser la de príncipe para ser la derey tradicional.

    La Marcha Real, también conocida como Marcha Granadera, es el himnonacional español desde el 3 de septiembre de 1770, cuando el rey Carlos III la

    TEMAS GENERALES

    422 [Abril

  • declaró M a rcha de Honor, aunque realmente fue la costumbre y el arraigopopular las que erigieron esta composición en himno nacional, sin que existieradisposición escrita alguna en ese sentido. En origen fue un toque militar llama-do M a rcha Granadera, de autor desconocido, que aparece recogido en 1761 enel L i b ro de Ordenanza de los toques militares de la Infantería Española.

    El pueblo español consideró la Marcha Granadera como su himno nacio-nal y la llamó Marcha Real, porque se interpretaba en los actos públicos a losque asistían el Rey, la Reina o el Príncipe de Asturias. A diferencia de otroshimnos nacionales, el español no tiene letra, sólo música. Existen dos versio-nes: la completa y la breve, y cualquiera de ellas debe interpretarse íntegra-mente y de una sola vez.

    La Marcha Real ha sido siempre el himno nacional español desde 1770,salvo durante la II República (1931-1939), cuando se adoptó el Himno deRiego. Durante la Guerra Civil, el generalísimo Franco restableció la MarchaGranadera como himno nacional por Decreto de 27 de febrero de 1937, perofue necesaria la publicación en el BOE de un nuevo decreto fechado el 17 dejulio de 1942 para que se le diese cumplimiento.

    Respecto a las partituras del Himno Nacional, su composición original fueordenada por el músico mayor del Real Cuerpo de Guardias Alabarderos donBartolomé Pérez Casas, cuya adaptación fue oficializada por la Real OrdenCircular de 27 de agosto de 1908. No es hasta 1997 cuando el Estado adquierelos derechos de explotación del H i m n o, que pertenecía a los herederos delmaestro Pérez Casas, mediante el Real Decreto 1543/1997, de 3 de octubre.La última adaptación del H i m n o se encargó, desde el grupo de trabajo quepromovió la Presidencia del Gobierno y en el que participaron varios ministe-rios y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, al maestro donFrancisco Grau, coronel director de la Unidad de Música de la Guardia Real.Finalmente, se aprobó una versión de la Marcha Granadera que, respetandola armonización del Maestro Pérez Casas, recupera la composición y tonos desu época de origen, cediendo el maestro Grau al Estado español todos losderechos de explotación (6) sobre su obra creada. En la actualidad, el HimnoNacional está regulado por el Real Decreto 1560/1997, de 10 de octubre, en elque se describen los compases musicales, se establecen las dos versiones delmismo, la completa y la breve, y cuándo ha de utilizarse cada una de ellas.

    La bandera constitucional de España

    Como ya quedó apuntado, la Constitución Española de 1978 hace menciónexpresa en su texto a la bandera de España pero no así al escudo nacional que,necesariamente, debe figurar en determinadas banderas, edificios y documen-tos públicos oficiales. Por tanto, sólo es constitucional en sentido estricto labandera y no el escudo nacional.

    TEMAS GENERALES

    2007] 423

  • El artículo 4.1 del textoconstitucional establece que«La bandera de España estáformada por tres franjas hori-zontales, roja, amarilla y roja,siendo la amarilla de dobleanchura que cada una de lasrojas». Posteriormente, através de la «Ley 39/1981, de28 de octubre, por la que seregula el uso de la bandera deEspaña y el de otras banderasy enseñas» (BOE núm. 271,de 12 de noviembre), se desa-rrolla su normativa paralela-mente a la regulación delescudo nacional, que se realizaa través de la «Ley 33/1981,de 5 de octubre, del Escudo deEspaña» (BOE núm. 250, de19 de octubre) y del «RealDecreto 2964/1981, de 18 dediciembre, por el que se hacepúblico el modelo oficial delEscudo de España» (BOEnúm. 221, de 15 de septiem-bre), además de otros realesdecretos en los que se especi-fican técnicamente los colores

    de la Bandera y del Escudo. Las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas (7)y su normativa de desarrollo también incluyen diversos preceptos relativos ala bandera nacional, en lo que a su juramento, custodia, honores y defensa serefiere por parte de la institución militar.

    Como es sabido, la bandera roja y gualda es una de las aportaciones másimportantes que la Armada ha hecho a España, ya que ésta se creó en origencomo bandera de la Real Armada (8) en 1785 y se institucionalizó despuéscomo bandera nacional de España (9) en 1843. Así, en mayo de 1985, Españaconmemoró con todos los honores el bicentenario de su bandera nacional enun solemne acto de Estado celebrado en el mismo escenario en el que el reyCarlos III sancionó el decreto de su creación, el Palacio Real de A r a n j u e z ,ceremonia a la que asistieron las principales autoridades y representantes de laNación, y que fue presidida por S. M. el Rey.

    Sólo durante la II República (10) (1931-1939), la bandera nacional bicolor

    TEMAS GENERALES

    424 [Abril

    Preámbulo de la Constitución Española de 1978 con elescudo oficial de España del águila de San Juan Evan-

    gelista.

  • cambió su diseño para añadir alos dos colores un tercero, elmorado; figurando en elcentro de la banda amarilla,que tuvo el mismo tamaño quelas otras dos, el escudo deEspaña, adoptado por elGobierno Provisional de 1868y la Primera República, estoes, los cuatro cuarteles clási-cos más la granada en punta,las columnas de Hérculessobre la tierra y la coronamural de torres y almenas.Poco después del inicio de laGuerra Civil (1936-1939), enla zona nacional se reestable-ció la bandera rojigualda,hecho que quedó sancionadopor un decreto (11) de la Juntade Defensa Nacional, cuya presidencia ejercía el general Cabanellas. A ñ o sdespués, durante el régimen de Franco, se complementa la normativa queregula la bandera con la Orden de 30 de abril de 1940 y, en 1945, el decretoque aprueba el nuevo Reglamento de Insignias, Banderas y Distintivos (12)que regula su uso y forma y detalla las características de la bandera nacionalen sus distintas modalidades. Este último reglamento sería sustituido por el yacitado de 1977, actualmente en vigor y que ha sido modificado en variasocasiones.

    En la actualidad la normativa vigente sobre la bandera nacional, comoquedó apuntado, parte directamente de la Norma Suprema de nuestro ordena-miento jurídico, la Constitución de 1978. La Ley 39/1981 que regula su usoestablece en su art. 1: «La bandera de España simboliza la nación; es signo desoberanía, independencia, unidad e integridad de la patria y representa losvalores superiores expresados en la Constitución».

    En cuanto a las banderas oficiales se distinguen varios tipos:

    — Bandera Nacional con el escudo de España (que deberá ondear en elexterior y ocupar el lugar preferente en el interior de todos los edifi-cios y establecimientos de la Administraciones central, institucional,autonómica, provincial o insular y municipal del Estado; siendo laúnica que debe figurar en las sedes de los órganos constitucionalesdel Estado, en los órganos centrales de la Administración General delEstado, en los edificios públicos militares y en los acuartelamientos,

    TEMAS GENERALES

    2007] 425

    Modelo oficial del escudo de España, vigente desde1981.

  • buques, aeronaves y cualesquiera otros de las Fuerzas Armadas y delas Fuerzas de Seguridad del Estado, en las misiones diplomáticas yoficinas consulares, así como en las residencias de sus jefes y, en sucaso, en sus medios de transporte oficiales).

    — Bandera para Unidades de las Fuerzas Armadas (alrededor del escudose borda en letras negras el arma o cuerpo y el nombre y número de launidad).

    — Estandartes para Unidades de las Fuerzas Armadas (con formacuadra).

    — Bandera de proa o tajamar (en los buques de guerra, en forma cuadra,con los cuarteles de Castilla, León, Aragón y Navarra).

    — Bandera para embarcaciones (como pabellón, en los buques, cualquie-ra que sea su tipo, clase o actividad, con arreglo a las disposiciones yusos que rigen la navegación. Marina Mercante, Deportiva, CorreosMarítimos, de Hacienda, de Sanidad).

    Destaca lo dispuesto en los arts. 4, 5 y 6 de la Ley de la Bandera, quecorrobora y desarrolla lo establecido en el art. 4.2 de la Constitución respectoa la utilización conjunta de la bandera de España con la de otras entidades ocorporaciones públicas, en el sentido de enfatizar la primacía de la banderanacional, a la que siempre le corresponde el lugar preeminente y de máximohonor en el protocolo, no pudiendo tener las restantes mayor tamaño.

    El escudo nacional de España

    El actual escudo de España, modificado en el sentido de perder el águila deSan Juan, la cinta con la leyenda «Una, Grande, Libre», el yugo y las flechas,e incorporar un escusón con los lises de la Casa de Borbón y la corona real, seoficializa en diciembre de 1981, tres años después de entrar en vigor nuestraConstitución y seis desde la instauración/restauración (13) de la Monarquía enla persona de S. M. el Rey Don Juan Carlos I.

    La Ley 33/1981, de 5 de octubre, del Escudo de España, describe con tododetalle el símbolo heráldico de nuestra nación, con los elementos que locomponen y que poseen una tradición milenaria en nuestra Historia. A l o scuarteles tradicionales de Castilla, León, Aragón y Navarra, añade la granada,el escusón de las tres lises de la dinastía reinante (Borbón-Anjou), y lascolumnas de Hércules con corona imperial la diestra y corona real la siniestra,y rodeando las columnas sendas cintas con las leyendas «Plus» (en la diestra)«Ultra» (en la siniestra), con la corona real cerrada. Dos meses más tarde, porel Real Decreto 2964/1981, de 18 de diciembre, se hace público el modelooficial del escudo que describe la ley anteriormente citada, estableciendoambas normas su regulación.

    TEMAS GENERALES

    426 [Abril

  • De conformidad con el art. 2 del Real Decreto que oficializa el escudo deEspaña, éste habrá de figurar en: las banderas que ondeen en el exterior o seexhiban en el interior de las sedes de los órganos constitucionales del Estado,de todas las administraciones públicas, FF. AA., Fuerzas de Seguridad delEstado, misiones diplomáticas y oficinas consulares, residencias de sus jefesy, en su caso, sus medios de transporte oficiales; las leyes que sancione ypromulgue S. M. el Rey, así como los instrumentos que firme en relación conlos tratados internacionales; placas en las fachadas de los locales de misionesdiplomáticas, oficinas consulares y otras misiones diplomáticas en el extranje-ro; los sellos en seco y de lacre de chancillería, las cartas credenciales y paten-tes y las credenciales y plenipotenciarias expedidas por el ministro de AsuntosExteriores; los títulos acreditativos de condecoraciones; los diplomas y sellospara diplomas de órdenes; las publicaciones oficiales; los documentos, impre-sos, sellos y membretes de uso oficial con excepción de los sellos de correos;los distintivos usados por las autoridades del Estado a quienes corresponda;los edificios públicos y los objetos de uso oficial en los que, por su carácterrepresentativo, deban figurar los símbolos del Estado.

    Por otra parte, tanto la Ley (en su disposición transitoria segunda) como elReal Decreto (en su art. 5) que regulan el escudo de España, determinanrespecto a los escudos nacionales anteriores (entre los que se encuentra el deláguila de San Juan (14)) que: «se mantendrán los escudos existentes en aque-llos edificios declarados monumentos histórico-artísticos. Igualmente semantendrán en aquellos monumentos, edificios o construcciones de cuyaornamentación formen parte sustancial o cuya estructura pudiera quedar daña-da al separar los escudos». Lamentablemente, en algunos casos, este preceptolegal no se ha venido cumpliendo fielmente y, así, con total falta de sensibili-dad histórica y artística, en algunos edificios públicos de la época del régimende Franco los escudos nacionales del águila (vigente entre 1938-1981) queportaban fueron retirados.

    La sustitución del escudo nacional en las banderas, documentos oficiales yorganismos públicos se efectuó en unos casos en el plazo más breve posibley, en otros, a lo largo de tres años que, como plazo máximo de tran-sición/adaptación, también fijó el Real Decreto 2964/1981, en su art. 4.

    Razonamiento jurídico y conclusiones

    Si analizamos la presencia en el escudo de España del águila de San Juanexclusivamente desde el punto de vista de su vigencia en el tiempo (1938-1981) respecto a la Constitución de 1978, podemos afirmar que dicho escudofue, efectivamente, preconstitucional pero también constitucional e, incluso,posconstitucional, ya que estuvo en vigor hasta diciembre de 1981. Ello es así,por la sencilla razón de que la Constitución de 1978 no establece escudo algu-

    TEMAS GENERALES

    2007] 427

  • no en su articulado y, por tanto, el referido escudo del águila era el símboloheráldico oficial de España antes, durante y hasta tres años después de serpromulgada la Constitución.

    En sentido estricto, el apelativo «constitucional» se aplica a lo que directay expresamente establece la Constitución como norma de regulación y comoderecho fundamental de organización que es. En sentido amplio o laxo, jurídi-camente es «constitucional» toda manifestación o norma que se ajusta o esconforme a la Constitución de un Estado. Y así, por «inconstitucional» seentiende aquella manifestación o norma que es opuesta o no conforme con laConstitución. Existe otro adjetivo o apelativo que es el de «anticonstitucional»que, aunque en puridad significa lo mismo que «inconstitucional», algúnsector doctrinal opina que se trata de una contrariedad u oposición más gravea la Constitución.

    Teniendo como criterio de referencia o como parámetros de consideraciónestos conceptos básicos, en modo alguno pueden aplicarse los apelativos de«preconstitucional», «inconstitucional» o «anticonstitucional» al escudonacional del águila de San Juan Evangelista, que el generalísimo Franco resti-tuyó en 1938, y que todo sea dicho de paso, no fue otro sino el creado por losReyes Católicos (con ligeras variaciones (15)) hace más de quinientos años.Es más, como ya quedó apuntado, cuando se aprobó nuestra Carta Magna en1978, el escudo oficial de España era y fue hasta 1981 el del águila de SanJuan, y como tal figura encima del Preámbulo del texto en el ejemplar solem-ne de la Constitución (16) que sancionó S. M. el Rey ante las Cortes el 27 dediciembre de 1978 y que se conserva en el Congreso de los Diputados.

    Si hablásemos con rigor, habría que admitir que el escudo constitucionalpor excelencia es, precisamente, el que figura ilustrando la Constitución. Peroahora nos encontramos con que el escudo que encabeza nuestra Norma Supre-ma es el «anticonstitucional», mientras que el «constitucional» es aquel sobreel que nada dice la Constitución...

    Otra cuestión distinta es la legalidad o no de un escudo u otro. No hay queser jurista para saber que «legal», de acuerdo con la teoría del principio delegalidad, es aquello dispuesto o prescrito por ley y conforme a ella. En estesentido, el actual escudo de España es el único legal y, por tanto, oficial delEstado porque así lo establece la normativa en vigor que lo regula, la Ley33/1981 y el Real Decreto 2964/1981. Y siendo así, este escudo legal estambién constitucional —en sentido amplio— porque no se opone a lo que laConstitución establece (que en esta materia, como hemos visto, es nada) o esconforme con ella.

    Desde la entrada en vigor de la Ley 33/1981, el anterior escudo nacionalno es legal por derogación tácita, ya que la norma en cuestión establece unnuevo escudo de España distinto del hasta entonces vigente, al que sustituye,no incluyendo en su texto disposición derogatoria alguna.

    El vigente escudo oficial de España (17), que todos defendemos y yo el

    TEMAS GENERALES

    428 [Abril

  • primero —pues he jurado solemnemente defenderlo inserto en nuestra enseñanacional—, como las banderas y escudos anteriores son históricos, no sonconstitucionales estrictu sensu, pero tampoco son anticonstitucionales. Son,en definitiva, patrimonio de la Historia de un gran Estado, de una granNación, llamada España.

    (1) Autor prolífico, a quien agradezco sinceramente las palabras de admiración y cariñoque dedicó a la figura de mi bisabuelo, el almirante don Augusto Miranda y Godoy (1855-1920), y al buque de guerra que en su honor llevó su nombre, el destructor Almirante Miranda.

    BA R C E L Ó- FO R T U N Y, José María: Rememoranza de un destructor: El Almirante Miranda.REVISTA GENERAL DE MARINA, noviembre 2001.

    (2) Desde una perspectiva temporal, el concepto de soberanía se ha desarrollado a lo largode la historia, construyéndose en paralelo al proceso histórico de construcción del estado-nación y la necesidad paralela de legitimar el poder. Los elementos fundamentales de todoEstado son la población y el territorio que, junto con la noción de poder/soberanía, configuranla trilogía clásica en la Teoría del Estado.

    El Estado en sentido moderno se caracteriza por la concentración del poder y el ejerciciodel mismo en todo el territorio nacional y sobre todos sus habitantes. Se caracteriza, en fin, porla existencia de un poder soberano y legítimo.

    ( 3 ) Lamentablemente, este precepto constitucional (art. 4.2), que desarrolla la ley queregula el uso de la bandera de España y los propios estatutos de autonomía es frecuentementeignorado en algunas comunidades autónomas y corporaciones locales.

    (4) «Reglamento de Banderas y Estandartes, Guiones, Insignias y Distintivos», aprobadopor Real Decreto núm. 1511, de 21 de enero de 1977 (BOE núm. 156).

    (5) «Guión y Estandarte que corresponden a S. A. R. el Príncipe de España», Decreto de laJefatura del Estado número 814, de 22 de abril de 1971 (BOE núm. 99).

    (6) Real Decreto 2027/1998, de 18 de septiembre.(7) Ley 85/1978, de 28 de diciembre (BOE núm. 11, de 1979).(8) Reales Decretos de 28 de mayo de 1785 y de 20 de mayo de 1786. En este sentido,

    cabe reseñar que la Cruz del Mérito Naval, instituida originariamente como Orden en 1866,lleva en su banda y cintas representados los colores rojo y gualda de la enseña nacional, fiel asu tradición de origen y al permanente espíritu de servicio de la Armada a España.

    (9) Real Decreto de 13 de octubre de 1843.( 1 0 ) Decreto de 27 de abril de 1931 de la Presidencia del Gobierno Provisional de la

    República.(11) Decreto de 29 de agosto de 1936.(12) Decreto de 11 de octubre de 1945, de la Jefatura del Estado.(13) Instauración jurídica y restauración histórica de la Monarquía a través de las Leyes

    Fundamentales del Reino.(14) El escudo del águila de San Juan Evangelista, procedente de los Reyes Católicos (con

    ligeras variaciones), fue oficializado por Decreto de 2 de febrero de 1938. El Reglamento deBanderas, Insignias y Distintivos de 1945 definió un escudo nacional que se diferenciaba delde 1938 en unos cuantos detalles: el águila es más estilizada, el escudo pasa a ser redondeado,la corona se convierte en la de los Reyes Católicos, la cinta «Una, Grande, Libre» pasa a ser degules, y la corona de la columna de la derecha pasa a ser imperial cerrada. No obstante lo regla-mentado, muchas enseñas de las Fuerzas Armadas se siguieron entregando con arreglo a mode-los anteriores o con variaciones. En el siguiente Reglamento de Banderas, Insignias y Distinti-

    TEMAS GENERALES

    2007] 429

  • vos de 1977 se modificó la colocación de la divisa del escudo. El principal cambio consistió enque el águila de San Juan se presenta de forma azorada, es decir, en disposición de emprendervuelo, cobijando bajo sus alas las columnas de Hércules, que hasta la fecha se encontraban porfuera de ellas.

    (15) El escudo heráldico es semejante al utilizado por los Reyes Católicos, sustituyendolas armas de Aragón-Sicilia por las de Navarra, se añaden las columnas de Hércules, de laheráldica del rey-emperador Carlos I, y la divisa «Una, Grande y Libre».

    El pabellón real de los Reyes Católicos (1492) acoge, según la Concordia de Segovia, lasarmas alternadas de ambos monarcas bajo el águila de San Juan y añaden un yugo por Isabel yun haz de flechas por Fernando, ambos en sus colores naturales, si exceptuamos las puntas delas flechas que deberían ser de plata. Está reproducido en varios grabados de la época ademásde en multitud de documentos en piedra.

    ( 1 6 ) La Constitución Española fue aprobada por las Cortes en sesiones plenarias delCongreso de los Diputados y del Senado celebradas el 31 de octubre de 1978. Fue ratificadapor el pueblo español en referéndum el 6 de diciembre de 1978, y sancionada y promulgada porS. M. el Rey ante las Cortes el 27 de diciembre de 1978.

    (17) El actual escudo de España deriva del que se oficializó por Decreto en 1868 por elGobierno Provisional (1868-1870) que siguió a la caída de Isabel II por la Revolución Gloriosa.El escudo de 1868, bajo dictamen de la Real Academia de la Historia, unifica el escudo deEspaña incorporando la representación heráldica de Navarra (las cadenas) antiguo reino que, apesar de su incorporación a la España unificada en 1512, no tuvo hasta aquella fecha represen-tación en el escudo.

    BIBLIOGRAFÍA

    ANTÓN VISCASILLAS, Jaime: A vueltas con el escudo de España. Diario El Ideal Gallego, 12 denoviembre de 1995.

    — Carta abierta al alcalde de Ferrol. Diarios La Voz de Galicia, 27 de noviembre de 2000, yDiario de Ferrol, 15 de diciembre de 2000.

    — España y la Armada: génesis de la Bandera Nacional. Trabajo inédito pendiente de publi-car en el Boletín Informativo para Personal. Servicio de Publicaciones del Cuartel Generalde la Armada.

    CA L V O PÉ R E Z, José Luis; GR A V A L O S GO N Z Á L E Z, Luis: Banderas de España. Editorial Silex,1983.

    TORRES DEL MORAL, Antonio: Principios de Derecho Constitucional Español. Átomo Edicio-nes, Madrid 1988.

    Constitución Española de 1978.Boletín Oficial del Ministerio de Defensa, varios números.Legislación histórica y actual sobre los símbolos nacionales del Reino de España.REVISTA GENERAL DE MARINA, varios números.www.armada.mde.eswww.la-moncloa.eswww. noticias.juridicas.com

    TEMAS GENERALES

    430 [Abril

  • Introducción

    L mar Mediterráneo define una región muy complejadebido a la superposición e intersección de cuestionesmilitares, diplomáticas, económicas (dependencia de susfuentes energéticas, inmigración masiva), políticas (fric-ción entre los sistemas democráticos europeos y los regí-menes totalitarios africanos y de Oriente Medio), religio-sas (cristianismo, judaísmo, islamismo) y culturales.

    A los riesgos ya conocidos, derivados de las vulnerabi-lidades propias de cada sociedad, se le añaden nuevos fenómenos, complejosy diversos, tales como el terrorismo nacional y transnacional, los movimientosmigratorios, la proliferación de armamento (sobre todo de armas de destruc-ción masiva), tráfico de drogas y otros actos delictivos. Estos riesgos dedesestabilización son más evidentes, si cabe, en el área mediterránea, al serfavorecidos por las diferencias mencionadas anteriormente, y pueden conver-tirse en conflictos que a su vez amenacen la paz regional.

    En las orillas mediterráneas se desarrollan múltiples conflictos violentos.Algunos de ellos representan la lucha por el poder con el enfrentamiento entrecomunidades; otros pretenden la independencia de una región o país concontinuas disputas territoriales y fronterizas, y casi todos son consecuencia delpasado colonial.

    Estas preocupaciones por la seguridad y la estabilidad regionales, y ciertaslíneas de acción para afrontarlas, se ponen de manifiesto en las políticas exte-riores y de seguridad y defensa desarrolladas por cada país y plasmadas enalgunos casos —en su mayor parte países europeos— en sus respectivas revi-siones estratégicas de defensa:

    SEGURIDAD EN ELMEDITERRÁNEO DESDE

    UNA PERSPECTIVA NAVAL

    2007] 431

    Juan Carlos PÉREZ GUERRERO

  • — En el caso de los países europeos, mediante la participación en organi-zaciones internacionales, interviniendo en las zonas en conflicto pormedio de misiones del tipo Petersberg y promocionando nuevasfórmulas de integración militar, como los «grupos de combate»asociados al Objetivo General de la Unión Europea de 2010, aprove-chando el alto grado de interoperabilidad de sus miembros y la capaci-dad logística de la OTAN.

    — En el caso de los países del Magreb, mediante la estabilidad interna, elreconocimiento de las fronteras establecidas y la erradicación delextremismo religioso y su manifestación terrorista.

    — En el caso de los países de Oriente Medio, mediante el reconocimiento delos estados de Israel y Palestina y la resolución del conflicto árabe-israelí,la no ingerencia en asuntos internos y el reconocimiento de las fronteras.

    Las funciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad de cada estado sondiversas, atendiendo a sus intereses políticos externos y a las condiciones depaz y estabilidad internas.

    Realizada esta presentación, son múltiples las preguntas que me surg e n ,todas ellas orientadas a conocer la función y vigencia de la fuerza naval eneste complejo y maravilloso escenario que es el mar Mediterráneo, y en el quemuchos de nosotros hemos desarrollado buena parte de nuestra carrera profe-sional. Algunas de estas inquietudes, compartidas por los lectores de estaREVISTA, giran en torno a los conflictos que alteran la estabilidad mediterrá-nea, contribución de los países de nuestro entorno —pertenezcan o no a laUnión Europea—, las iniciativas de la OTAN, la capacidad de cooperaciónentre la OTAN y la UE, la vigencia del poder naval, etcétera.

    Conflictos que afectan a la estabilidad mediterránea

    En la región mediterránea se pueden apreciar cuatro grupos interdepen-dientes de conflictos: conflictos en Oriente Medio entre Israel y sus paísesvecinos, conflictos coloniales y poscoloniales en y entre países del Magreb,conflictos en y dentro de Grecia y Turquía, y los conflictos que resultaron deldesmembramiento de Yugoslavia.

    Los indicados en primer lugar se pueden considerar como los causantes dela mayor inestabilidad en la región mediterránea y suponen un obstáculopermanente que dificulta el avance de la paz, la estabilidad y la seguridad enel Mediterráneo. Los últimos episodios de enfrentamiento entre Israel y elgrupo terrorista Hizbulá, apoyado por Siria e Irán, en territorio libanés, losepisodios violentos en Irak y el reciente pulso de Irán con la comunidad inter-nacional al no admitir el aplazamiento de desarrollo de energía nuclear, debili-tan la estabilidad y seguridad en el Mediterráneo.

    TEMAS GENERALES

    432 [Abril

  • La existencia de otras amenazas no militares, como los incontrolablesflujos migratorios procedentes de África y Europa del Este, el tráfico dedrogas y otros tráficos ilegales, el terrorismo y su particularidad islámica y elcrimen organizado, también contribuyen a la inestabilidad regional.

    En este sentido destaca la inmigración, que es tratada como un asuntoestratégico con interacciones recíprocas entre el orden interno y el internacio-nal. Además, en el Mediterráneo se definen nuevas tendencias que particulari-zan los movimientos entre ambas orillas, tales como la diversificación deperfiles humanos normalmente deslocalizados, sin documentación, con moti-vos económicos y sociales para quedarse, el proteccionismo de algunas políti-cas europeas a las familias, y factores de repulsión de grandes dimensionespolíticas. Es decir, a las razones económicas, políticas, culturales y sociales sesuman los deseos de estar en Europa, con menos presión demográfica ypobreza, así como un acceso más fácil a la sociedad del bienestar, del empleoy del consumo.

    Por ahora, Estados Unidos es el único actor global que puede influir acti-vamente y dar forma a los equilibrios regionales. El crimen organizado se vefavorecido por el mercado, suficientemente amplio para nuevos grupos, y la

    TEMAS GENERALES

    2007] 433

  • existencia de nuevas áreas grises lucrativas, por la liberalización de los gruposcriminales organizados sometidos y su extensión por el Mediterráneo, y por ladisolución de las guerras de las repúblicas de la antigua Yugoslavia.

    Una prioridad política en el Mediterráneo es la lucha contra el terrorismo,ya que la amenaza en términos de muertes, pérdidas económicas y potencialdesestabilizador de las redes criminales se extiende por la región con múlti-ples conexiones.

    En líneas generales, se puede decir que las fuerzas armadas también parti-cipan en el enfrentamiento a estas nuevas amenazas mediante la disuasión, laprevención, la obtención de inteligencia, la acción propia y la cooperación conlas fuerzas policiales.

    Contribución de los países europeos a la seguridad en el Mediterráneo

    El Mediterráneo se puede considerar una prioridad para los países europeos,ya que su estabilidad política, económica y social influye directamente en lascondiciones de seguridad de éstos. La estrategia europea para afrontar estasituación de inseguridad e inestabilidad es multidimensional.

    En este sentido surge, en primer lugar, el Diálogo 5 + 5 entre los cincopaíses del Magreb y cinco países europeos del Mediterráneo occidentalmediante la Declaración de Roma de 1990 como un foro regional de consulta,cooperación y pensamiento integral. En segundo lugar, el Proceso de Barcelo-na, iniciado en la Conferencia de Barcelona de 1995 entre los miembros de laUE y los países mediterráneos no-comunitarios, como instrumento regionalde acercamiento entre todos los países de la cuenca mediterránea para alcan-zar un modo de vida pacífica. La actuación del Proceso de Barcelona se dejasentir simultáneamente en tres pilares o cestas: la asociación política y deseguridad, con la definición de un espacio común de paz y estabilidad; laasociación económica y financiera, con la creación de una zona de prosperi-dad compartida, y la asociación en los ámbitos social, cultural y humano.Otra contribución a la estabilidad regional la constituye el Diálogo Mediterrá-neo de la OSCE, que define la paz, la democracia y la prosperidad como unbien común y proporciona la oportunidad para discutir sobre los interesesm u t u o s .

    Contribución de la UE a la seguridad en el Mediterráneo

    La Unión Europea apunta a la cooperación regional e incluso a la integra-ción de los países de la región. En este sentido, la Asociación Mediterráneaeuropea contribuye al mantenimiento de un diálogo fluido entre sus paísesparticipantes. El desarrollo de esta política se complementó con la dimensión

    TEMAS GENERALES

    434 [Abril

  • mediterránea de la Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD), reco-giendo la herencia del diálogo nacido en el seno de la Unión Europea Occi-dental (UEO). El objetivo de la PESD es el de fortalecer la Política Europeade Seguridad Común (PESC), dotándola de las capacidades militares y de lasestructuras políticas y militares que permitan a la UE la gestión de sus intere-ses de seguridad y defensa.

    Puede decirse que actualmente la PESC está en sus inicios, habiendoalcanzado solamente el carácter de cooperación intergubernamental. Entre losaspectos que contribuyen a ralentizar el desarrollo de la PESC están la amplia-ción «permanente» de la UE y la paralización del tratado constitucional.

    La UE puede fortalecer su planificación en materia de defensa, y para ellodebe articular con mayor claridad las futuras funciones y misiones militaresde Europa, determinar las capacidades militares necesarias, reconocer las defi-ciencias y formular proyectos e iniciativas para abordar los desfases más críti-cos. Todo ello requiere la coordinación con la OTAN. Si bien la OTAN y laUE han mejorado sus relaciones de trabajo, es necesario adoptar más medidaspara eliminar la desconfianza, la competencia contraproducente y los bloqueosdel intercambio de información, intensificando su diálogo estratégico, quedebe dejar de estar enfocado exclusivamente en los Balcanes y A f g a n i s t á n .Para ello, se debe abrir el diálogo, con frecuencia preconcebido e improducti-vo, entre el Consejo del Atlántico Norte y el Comité Político y de Seguridadde la UE para que aborden asuntos como la lucha contra el terrorismo y laproliferación de armas de destrucción en gran escala, o sobre regiones comoUcrania y Moldavia, lo que permitirá a ambas organizaciones evaluar situa-ciones futuras y encontrar formas de cooperación para prevenir y gestionar lascrisis.

    La industria europea es también un factor decisivo para la integración de ladefensa europea, pero padece las consecuencias de una demanda fragmentada,reglamentaciones contraproducentes del comercio intraeuropeo y una infraes-tructura militar en gran medida anticuada, de la época de la guerra fría. Laespecialización de las capacidades militares y las medidas industriales porparte de algunos Estados resultan prometedoras, pero deben ser coordinadaspara evitar la duplicación de tareas y garantizar la interoperabilidad. Además,debe recurrirse al comercio trasatlántico en materia de defensa para aumentarlas capacidades europeas con el menor costo posible. Corresponden, tanto a laO TAN como a la UE, funciones que desempeñar en la cooperación conla industria para aumentar las capacidades de Europa en materia de defensa.

    Una mayor integración militar en Europa requerirá una dirección sosteniblepor parte de todos. La contribución de las fuerzas armadas a la Política deSeguridad Europea para la consecución de los objetivos definidos en la PESDhacia el Mediterráneo se ve favorecida por la creación del Eurocuerpo (EURO-FOR, EUROMARFOR y el Grupo Aéreo Europeo) y otras agrupaciones inter-nacionales: Fuerza Anfibia Hispano-Italiana (SIAF) y Gendarmería f r a n c e s a .

    TEMAS GENERALES

    2007] 435

  • Las iniciativas de la OTAN: Diálogo Mediterráneo de la OTAN, Iniciativade Cooperación de Estambul y Asociación Mediterránea

    Las iniciativas europeas se complementan con las trasatlánticas medianteel Diálogo Mediterráneo de la OTAN —convertido en Asociación Mediterrá-nea—, la Iniciativa de Cooperación de Estambul con los países de OrienteMedio y la cooperación entre la UE y la OTAN con el apoyo al desarrollo deunas fuerzas de reacción rápida de la OTAN, para procurar la construccióndemocrática de las naciones, la consolidación de esas democracias y el afian-zamiento de las instituciones.

    La OTAN es consciente de que el progreso del Diálogo Mediterráneo seencuentra unido a los avances de los otros mecanismos de cooperación medi-terránea, por lo que su interés en el buen desarrollo de esa iniciativa ha ido enaumento. Pero sería conveniente que las actividades de la Alianza con lospaíses del Magreb no se quedasen en el nivel de las elites políticas y militares,sino que en la medida de lo posible trascendieran al resto de la sociedad y delas fuerzas armadas.

    En lo relativo al estamento militar, las actividades del Diálogo podríancontribuir a la democratización de las fuerzas armadas del Norte de África, al

    TEMAS GENERALES

    436 [Abril

    Mercante en el Mediterráneo. (Foto: L. Díaz-Bedia).

  • relacionar a sus elites militares con las de ejércitos de otros estados en los queexiste una correcta subordinación del poder militar al poder civil.

    La extensión del Diálogo Mediterráneo a los países limítrofes de OrienteMedio se hace mediante la Iniciativa de Cooperación de Estambul, desarrolla-da en el Consejo de Cooperación del Golfo. La Iniciativa de Cooperaciónpretende favorecer la seguridad y la estabilidad a través del nuevo compromi-so trasatlántico, ofreciendo consejos a medida sobre la reforma de la defensa,la elaboración de presupuestos de defensa, el planeamiento y las relacionescívico-militares, la cooperación militar- m i l i t a r, la lucha contra el terrorismomediante el intercambio de información, la cooperación marítima y la luchacontra el tráfico ilegal. En la Cumbre de Estambul se definió, además, unnuevo marco de trabajo más extendido y ambicioso del Diálogo Mediterráneocomo respuesta a los nuevos desafíos y amenazas que exigen una cooperaciónmás efectiva: la Asociación Mediterránea, que pretende realzar el diálogopolítico existente, lograr la interoperabilidad, desarrollar la reforma de ladefensa y contribuir a la lucha contra el terrorismo. El éxito o fracaso dela Asociación Euromediterránea tendrá una repercusión directa en toda laregión.

    TEMAS GENERALES

    2007] 437

    SNMG2 en el Mediterráneo. (Foto: fragata Blas de Lezo).

  • En cualquier caso, el Diálogo, la Iniciativa y la Asociación Mediterránea seconvierten en soluciones complementarias poco efectivas actualmente. Endefinitiva, el objetivo de los diversos diálogos y asociaciones mediterráneoses encontrar el marco de máxima aceptación mutua para la cooperación por elinterés de la paz, la seguridad y la estabilidad de la región mediterránea, refor-zando la naturaleza complementaria y la coordinación entre todas las organi-zaciones internacionales.

    La Cooperación UE y OTAN

    El objetivo de la PESD no es sustituir a la OTAN, sino complementarla yfortalecer su pilar europeo. Desde la UE y la OTAN se insiste en que, sobretodo, aquellos estados miembros que pertenecen a ambas organizaciones pres-tarán atención, por razones políticas y financieras, a una estrecha coordinaciónen el desarrollo de las Fuerzas Armadas. Para ello se creó el grupo de trabajoconjunto UE/OTAN con el nombre de «Capacidades». Los primeros pasos sedieron, por parte de la OTAN, con la creación de una Fuerza de Respuesta(NRF), y por parte de la UE, con la cooperación entre las Fuerzas Armadas desus miembros (fuerzas de reacción en casos de crisis), evolucionando poste-riormente en el Objetivo General Europeo de 2010 a los «grupos de com-bate».

    Tanto los objetivos de la Unión Europea como los de Estados Unidos en elMediterráneo son globales e integran aspectos económicos, sociales, políticosy de seguridad. Sin embargo, para Europa, la proximidad geográfica puedetener una influencia negativa en el éxito de su propio proyecto. Por su parte,los países mediterráneos no miembros de la Unión Europea, especialmente losdel norte de África, entienden que su futuro económico y político está vincu-lado al europeo. Esa relación de interdependencia mutua obliga a la UniónEuropea a una aproximación a la zona con una actitud cooperativa.

    Los Estados Unidos, por su parte, entienden esa globalidad como un aspec-to más de sus objetivos de polí