Rumania Inesperada

  • View
    24

  • Download
    4

Embed Size (px)

Text of Rumania Inesperada

  • Rumania inesperada

    Cristina Dez

  • 2

    Cristina Dez, 2010 Todos los derechos reservados

  • 3

    ndice

    Introduccin. 5 1 Apuntes previos sobre el recorrido 9 2 El aterrizaje 17 3 Starchiojd 21 4 Slanic 31 5 Monasterio Crasna 47 6 Sinaia 59 7 Las flores de Brasov 67 8 Rasnov, la ciudadela 77 9 El Castillo de Bran 83 10 La iglesia fortificada de Prejmer 91 11 Odorheiu Secuiesc 99 12 Lacu Rosu y desfiladero del Ro Bicaz 105 13 Sighioara 111 14 Biertan 131 15 Sibiu 139 16 Hunedoara 151 17 Reita 161 18 La Reserva Natural de la Fuente Bigar 169 19 Eftimie Murgu 173 20 Baile Herculane 177 21 Podul lui Dumnezeu 185 22 El Danubio 191 23 Manastirea Sfnta Ana 195 24 Horezu 201 25 Curtea de Arge 207 26 El Castillo de Drcula 215 27 Lacu Vidraru 223 28 Bucuresti 229 29 El regreso 237

  • 4

  • 5

    Introduccin Llegamos a Rumania en la fase final de un proyecto escolar que, durante tres aos, nos llev a trabajar en colaboracin con otros dos institutos europeos. Tras dos viajes a la escuela alemana, la visita al centro rumano qued pospuesta para el ltimo momento, aunque a sus profesores los conocamos ya de anteriores reuniones realizadas en Espaa y Alemania. El trabajo, denominado Los Puentes de Europa, fue mi primer contacto con los Proyectos Comenius de la Agencia Scrates, interesante experiencia que permite conocer la realidad escolar de otros pases y favorece el intercambio y la comunicacin entre las escuelas europeas. Uno de sus mayores alicientes lo constituye la posibilidad de desplazarse, dentro del perodo lectivo, a algunos de los pases colaboradores, aunque con una ayuda econmica claramente insuficiente para sufragar los gastos del viaje. Esta limitacin se hace ms evidente a la hora de viajar a determinados lugares que se encuentran fuera de los circuitos tursticos habituales, como sucede en el caso de Rumania. Fue muy fcil organizar el viaje a Alemania, encontrar aviones y hoteles a buen precio se encuentra al alcance de un clic de ordenador, y sa fue probablemente una de las razones que nos llev a retrasar el viaje a Rumania hasta el momento de cerrar el proyecto. Siempre supimos que llegaramos a ir, pero no cmo conseguiramos hacerlo.

    Desde un principio, y ante la ambigedad y falta de respuestas convincentes dadas por los colegas rumanos a nuestra necesidad de planificar la estancia con antelacin, decidimos organizar el viaje desde Espaa y dejar perfectamente claro dnde, cundo y cmo bamos a

  • 6

    desplazarnos durante los das de estancia en el pas. Estancia inusualmente larga, pues al perodo normal que nos corresponda por el proyecto, podamos aadirle unos das ms de permiso por la semana de feria de nuestra localidad. Encontramos billetes de avin a un precio bastante razonable con la compaa Iberia, y el resto del viaje lo concertamos con una agencia descubierta a travs de Internet, que pareca disponer de la infraestructura necesaria para organizar un recorrido interesante que se ajustara a nuestras necesidades, un tanto especiales, y que inclua la disponibilidad de un gua en espaol que nos llevase en coche hasta Resita, la ciudad en la que se encuentra el instituto colaborador que habamos de visitar.

    Poco sabamos de Rumania antes del viaje. Los tpicos en los que cualquier espaol piensa cuando se nombra ese pas se reducen normalmente a la elevada presencia de inmigrantes rumanos en Espaa (considerados a veces como una comunidad conflictiva y peligrosa), el atraso econmico que provoca esa salida masiva de trabajadores hacia otras partes de Europa y, cmo no, el mito de Drcula que despierta la imagen de una tierra oscura y brumosa envuelta en leyendas inquietantes. Algunos compaeros del instituto ya haban estado all con proyectos semejantes al nuestro, y la mayora haban vuelto hablando del pas sin mucho entusiasmo. Hoy, despus de haberlo vivido personalmente, pienso que Rumania est hecha para ser descubierta despacio, con los ojos bien abiertos y libres de prejuicios de ningn tipo. Probablemente haya que desprenderse de expectativas previas, olvidar todo lo que se ha escuchado sobre su tierra y sus gentes, y dejarse llevar por el descubrimiento de sus inexplicables contrastes. En una sola palabra, sorprenderse. Sorprenderse de una tierra

  • 7

    increble poblada por bosques, lagos y ros de belleza salvaje, de una poblacin rural atrapada en una economa de subsistencia, de un legado histrico apasionante o de la decadencia surgida tras el desmoronamiento del rgimen que dirigi con firmeza la vida del pas durante dcadas. Luces y sombras de un pueblo que intenta levantarse y mirar al futuro, como hicimos nosotros no mucho tiempo atrs, aunque a veces lo olvidemos.

    Esta crnica no es ms que el relato de ese pequeo e intenso viaje, realizado por unas profesoras espaolas, desde el personal punto de vista de una de ellas. Otros ojos veran probablemente otras cosas, y es posible que mi interpretacin sea bastante subjetiva. En definitiva, que sta no sea la Rumania que otros han encontrado, pero la ma es tal como la cuento y la recuerdo en estos breves captulos que siguen a continuacin.

  • 8

  • 9

    1 Apuntes previos sobre el recorrido

    Una breve descripcin acerca de la geografa y la historia del pas, puede ayudarnos a seguir con ms facilidad los comentarios sobre el viaje, as como para hacernos una idea del recorrido realizado y de algunos lugares o personajes que se irn nombrando ms adelante.

    La superficie de Rumania es de unos 238000 km2. Est situada al sureste de Europa, formando frontera al norte y nordeste con Moldavia y Ucrania, al sur con Bulgaria, al suroeste con Serbia y Montenegro, y al noroeste con Hungra. Al sureste del pas se encuentra el Mar Negro, donde desemboca el Danubio.

    Al sur, el paisaje es llano, mientras que el resto se ve dominado por la cadena montaosa de los Crpatos, dividida en Crpatos Orientales, Meridionales y Occidentales. La meseta de Transilvania es una sucesin de valles y colinas, con una elevacin media de 500 m. Desde la vertiente sur de los Crpatos Meridionales, hacia el Danubio, se extiende la llanura de Valaquia, mientras que al nordeste se encuentra Moldavia, tierra de llanuras y colinas que linda con el Estado del mismo nombre.

    El clima de Rumania es continental, de inviernos muy fros (con precipitaciones en forma de nieve) y veranos que pueden llegar a ser bastante calurosos. Una tercera parte del pas est cubierta de bosques, y su fauna es una de las ms

  • ricas de Europa, incluyendo lobos, osos, gamos, linces y cabras montesas. Hay muchos lagos montaosos, as como lagunas en las costas del Mar Negro, con un total de unos 2300 lagos. El ro ms importante es el Danubio, frontera natural al sur del pas, que tiene un recorrido por Rumania de 1075 km, y que desemboca en el Mar Negro formando un delta.

    La poblacin, excepto en el rea ms despoblada del Danubio, se encuentra distribuida uniformemente por todo el pas. El 90% pertenece a la etnia rumana, y el resto se reparte principalmente entre las minoras hngara (concentrada sobre todo en la zona de Transilvania), alemana y gitana. Es un pas poco urbanizado, ya que casi la mitad de sus habitantes vive en el medio rural. Una quinta parte de la poblacin urbana se concentra en Bucarest, la capital del pas. Las zonas llanas, en las que se levantan los centros 10

  • industriales y se desarrolla la agricultura, estn mucho ms pobladas que las montaas.

    El fenmeno de la emigracin ha adquirido una gran importancia, ya que unos nueve millones de rumanos viven fuera del pas. El idioma oficial es el rumano, de origen latino, aunque en ciertas zonas de Transilvania se habla el hngaro o el alemn. La religin mayoritaria es la ortodoxa, seguida de lejos por otras confesiones como la catlica o la luterana.

    En cuanto a su historia, antes de ser conquistada por los romanos, Rumania estaba poblada por los dacios, cuyo principal lder era Decebal. Trajano conquist parte de la

    11

  • 12

    Dacia en el ao 106, siendo ello la causa de su cultura y lengua latinas, diferentes a los pases de su entorno, y que seran conservadas a travs del los siglos a pesar de las continuas invasiones. La zona continu siendo romana hasta finales del siglo III, cuando los godos invadieron el territorio y expulsaron de l a los romanos. Una de las tribus eslavas que invadieron el pas fue la de los valacos, quienes se fundieron pronto con la poblacin nativa, enfrentndose en distintas ocasiones al Imperio Bizantino, del que el territorio termin formando parte. La cristianizacin de la poblacin se produjo en el siglo IX, pasando con el tiempo a adoptar la liturgia ortodoxa griega, religin que, como ya se ha comentado, contina siendo mayoritaria an en la actualidad.

    En el siglo XII, los valacos se enfrentaron al Imperio Bizantino. Por esa poca, la zona pas a desglosarse en pequeos principados. Tras la invasin de los mongoles en el siglo XIII, los anteriores pobladores se fueron desplazando hacia los valles del Danubio. Los sajones alemanes se establecieron en Transilvania, y los hngaros se apoderaron de la regin. En este crisol se forjaron los tres principados que luego se uniran en el siglo XIX: Transilvania, Moldavia y Valaquia, siempre en constante lucha contra Hungra, Polonia y el Imperio Otomano, adems de las propias luchas internas que los enfrentaban entre s y que daban lugar a que sus fronteras fueran cambiando a lo largo de los siglos. Entre los prncipes valacos podemos destacar al voivoda Vlad Tepes, histricamente famoso por su crueldad, que inspir el mito de Drcula al escritor Bram Stoker.

  • En el siglo XVII, el Imperio Austro-Hngaro se apoder definitivamente de Transilvania. Un siglo despus, cuando los austracos compraron la Bucovina a los turcos, se produjeron levantamien