Click here to load reader

Tarta Pavlova · PDF file Tarta Pavlova Historia Además de ser un postre con historia, la tarta Pavlova se trata de una receta con nombre propio. A pesar de que el origen de este

  • View
    2

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Tarta Pavlova · PDF file Tarta Pavlova Historia Además de ser un postre con historia,...

  • Tarta Pavlova

    Historia Además de ser un postre con historia, la tarta Pavlova se trata de una

    receta con nombre propio. A pesar de que el origen de este dulce es algo

    incierto (tanto Nueva Zelanda como Australia se disputan el mérito de la tarta),

    algo de lo que no cabe duda es que se creó por primera vez en honor a la

    bailarina rusa Ana Pavlova.

    Se trata de una historia ciertamente romántica, según relata el biógrafo de la

    bailarina, cuando ésta se encontraba en su gira mundial en los años 20,

    durante su estancia en Nueva Zelanda, el chef del hotel donde se hospedaba

    Ana Pavlova creó este postre para sorprenderla. La tarta de merengue y nata

    era tan ligera, tan elegante y tan hermosa como su musa. Los pliegues de la

    tarta, en esos tonos crema, suaves y sutiles, evocaban las livianas faldas de tul

    que llevaba la bailarina en el escenario.

  • A partir de entonces, Ana Pavlova no sólo es conocida por su belleza en el

    escenario y su espectacular talento sino que, además, es mundialmente

    conocida por ser la inspiración para este delicioso y majestuoso postre.

    Muchos críticos gourmet opinan que nunca se sabrá si el origen del postre

    Pavlova se debe a un chef australiano o neozelandés, pero todos coinciden en

    que la creación es una obra maestra, igual que los pasos de Ana Pavlova en el

    escenario.

    Receta

    Ingredientes

    • 5 claras de huevo

    • ½ cucharadita de vinagre

    • 1 pizca de sal

    • 1 cucharadita de extracto de vainilla

    • 2 cucharadas de azúcar

    • 1 cucharadita de maicena

    • 150 gr de azúcar blanco normal

    • 150 gr de azúcar glas

    • 500 ml de nata para montar muy fría

    • Frutos del bosque al gusto

    Elaboración

    Precalentar el horno a 150º

    Preparamos una bandeja de horno y colocamos papel de hornear encima. A

    continuación, con ayuda de un plato como guía, dibujamos una circunferencia

  • encima del papel del hornear, creando una plantilla que nos sirva de ayuda a la

    hora de colocar el merengue (unos 25 cm de diámetro).

    En un bol mezclamos con una cuchara la maicena y los azúcares (el granulado

    y el glas). Lo dejamos reservado a un lado para añadir mas tarde a la mezcla.

    A continuación, vertemos en un bol las claras, el vinagre, la sal, las dos

    cucharadas de azúcar y el extracto de vainilla y batimos a velocidad media

    durante 5 minutos. Yo utilizo una batidora de varillas pero si tienes una normal

    se mezcla igual o con Thermomix se mezcla a velocidad 3,5 con la mariposa.

    Cuando las claras estén bien montadas, iremos añadiendo poco a poco la

    mezcla de maicena y azúcar que teníamos preparada de antes y mezclamos a

    una velocidad muy baja hasta que esté todo incorporado. Si no dispones de

    una Thermomix o una batidora de varillas éste paso se hace a mano con una

    espátula de forma lenta y continua.

    Una vez terminada nuestra masa de merengue, la colocaremos con ayuda de

    una lengua o espátula en la plantilla circular. Se coloca un poco de masa en el

    centro y se extiende poco a poco hacia los bordes del círculo para cubrir

    totalmente la plantilla ( hay que ser generoso ya que se trata de la base de la

    tarta). Con una cuchara se coloca el resto de la masa en los bordes del círculo

    formando un nido. Así, el centro estará hundido para poder rellenarlo una vez

    horneado.

    Lo introducimos rápidamente en el horno para que no se baje y lo horneamos

    durante 10 minutos a 150º y luego 1 hora y cuarto a 100º.

    Una vez pasado ese tiempo, apagamos el horno y se deja enfriar el merengue

    en su interior con la puerta del horno abierta.

  • Justo antes de servir, montamos la nata muy fría con azúcar al gusto y

    rellenamos el centro del merengue con ella. Truco: yo suelo meter el bol

    donde voy a montar la nata 30 minutos antes en el congelador y así se

    mantiene fría mientras se monta.

    Para terminar nuestra Pavlova, se ponen encima de la nata pedazos pequeños

    de frutos del bosque (fresas, arándanos y frambuesas) y se espolvorea un poco

    de azúcar glas por encima como decoración. En mi caso, he vertido por encima

    unas gotas de jugo de arándanos que venden en Ikea para darle un toque más

    de color y sabor.

    Nota: La Pavlova, a pesar de ser un postre primaveral, es tan ligera que se

    come durante todo el año, por eso, y aunque la receta original sea con frutos

    rojos, si no es época de fresas, se puede utilizar melocotón, piña, uvas,

    cerezas…etc Quedará igualmente vistosa y deliciosa!

    ¡Espero que os guste!

                                             

    Con cariño, Irene

Search related