Click here to load reader

UNIVERSIDAD DE MEXICO DOCUMENTOS · PDF fileMe instaban a convertirme en un mu ... pos, los sacerdotes que Bernanos pinta ... sato, qué corazón altivo pue?e ~~eptar

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of UNIVERSIDAD DE MEXICO DOCUMENTOS · PDF fileMe instaban a convertirme en un mu ... pos, los...

%0 UNIVERSIDAD DE MEXICO

DOCUMENTOSCRISTIANOS: Qu habis hecho del infierno?

EL ESCNDALO DE GEORGES BERNANOS

artculos periodsticos, sus panfletos, nosensean cual debe ser la actitud de uncatlico frente a la iglesia, a sus correli-gionarios, a S1f, pas. No deseando silenciar esa voz reunimos los siguientes, breoves textos tomados al azar.

Qu habis hecho del infierno? Unaespecie de prisin perpetua, anloga alas vuestras, en la que encerris socarro-namente la caza humana que vuestrospolicas persiguen desde el comienzo delmundo. Ah queris enviar a los blasfe-mos y los sacrlegos. Qu espritu sen

I

Ya no creo sino en la verdad. Mi ver-dad no es la de un hombre que ~ombate.Un hombre que combate tiene comoverdad no abandonar a sus camaradas.Mis camaradas -en el sentido antiguode esta palabra, ahora tan vulgar-, miscompaeros, mis compaeros fraterna-les son aquellos que aguantan a pie fir-me, que van a morir, franceses o ingleses,polacos o alemanes. Tampoco yo' losabandonar. Si pudiera hablar, hablaraen su nombre. Arrojar al pueblo ale-mn, como lo hizo el seor Hitler, auna carnicera en nombre de una falsasuperioridad racial, es una locura san-grienta. Pero cuando las democracias dela banca y de los negocios precipitan alos pueblos a la guerra en nombre -deun Derecho y de una]usticia en los queestas Democracias ya no creen, es unaimpostura igualmente sangrienta, de lacual es razonable esperar una victoriatan vana como la otra. .. No puedo es-cribir estas cosas. De todas maneras nolas escribir. Aquellos a quienes van di-rigidas se hallan ocupados en bien mo-rir. Yo no los distraer en tal momento.No soy digno de ello.

Pirapora, 15 de septiembre de 1939

NUNCA HE tenido a los beatos porqistianos. a los militares por sol-dados, a los adultos por otra cosaque nios monstruosos cubiertos de pe-los. Para qu sirven?, me preguntaba.En el fondo, me lo sigo preguntando ...Me instaban a convertirme en un mu-chacho prctico, so pena de morir dehambre. Ahora bien, son mis sueos losque me alimentan. Los beatos, los mili-tares y los adultos no me sirvieron paranada. Tuve que buscar otros modelos.

Los nios humillados

Podis burlaros, queridos hermanos;mas yo os digo que no fueron los comu-nistas ni los sacrlegos quienes crucificaron a Cristo. Ponis al Evangelio co-mo libro de cabecera; pero no os espan-ta la insistencia con que Dios libra detoda culpa a gentes que no forman partede la sociedad de policas, de notarios yg-enerales retirados, ni de la sociedad delas virtuosas esposas ni -aqu, entrenos- de la sociedad de los curas? Noos espanta que Dios. reserve sus ms te-rribles maldiciones a personas bien vis-tas, aquellas que asisten puntualmentea los oficios y cumplen rigurosamente elayuno?

Los grandes cementerios bajo la luna

los santurrones que aceptan la como-didad de una $ociedadhipcrita basadaen el pecado original, son con~icin pro-pia del c,,stian.o situado fuera del bien ydel mal..Al igual que a los pecadores,Bernanos condena a los tibios, los falsoscristianos, aquellos, que no siguen el ca-

.mino del escndalo sino que prefierenla calma que otorga la cobarda, la men-tira, la impostura, la defensa de sus pro-pios intereses. Frente a ese mundo, Ber-nanos opone el de los Santos, los quenada tienen que ver con los curas, lospracticantes y los laicos que actan ilu-minados por un cdigo de moral con-vencional.

Verdaderos hroes de nuestros tiem-pos, los sacerdotes que Bernanos pintaen sus obras aceptan el riesgo de vivirla condicin del hombre; rebeldes, lu-chando contra un orden comn, susSantos encuentran el verdadero caminohacia Dios.

El Diario de un cura de aldea, Bajoel sol de Satn, La impostura, entre.. susnovelas ms importantes; Los grandescementerios bajo la luna o sus numerosos

"Bemanos lucha por .un mundo ql d' 1e no a Imta a tibieza organizada"

Hoy MS que nunca, en algunos sino en todos sus aspectos, en vistade c:ertas confusiones que nosamenazan, resulta ejemplar la figura yla actitud de Georges Bernanos (1888-1948), novelista de un firme catolicismo,uno de los ms apasionados testigos deuna poca que slo acepta el riesgo, elcompromiso, la rebelin.

Contra la fcil imaginera de los san-tos de calendario, contra la tibieza delos que asisten puntualmente a tosofi-cios y observan rigurosamente el ayuno,contra el farisesmo burgus que especu-.la con la misericordia divina y la ame-naza del infierno, contra el conformis-mo de los ci:tras que slo se complacenen llenar sus parroq1f,ias de una sociedadde indiferentes que dividen al hombreen cielo e infierno, Bernanos lucha PQrun mundo que no admita la t:ibieza or-ganizada, que no suprima el drama dela condicin humana por una higienede los sentidos, que no rechace a Satnpor una falsa santidad. El farisesmo, laconfusin entre la busca de la Gracia 'V

la moral de calendario, la cobarda de

UNIVERSIDAD DE MEXICO

sato, qu corazn altivo pue?e ~~eptar. . tal imagen de la JustiCIa desm asco '1 1

Dios? Juzgis el infierno segun as reg asde este mundo. Y e! infierno no es deeste mundo.

Diario de un cura de aldea

21

ARTES PLASTJCAS

PRESENTAClN DE PEDRO CORONEL l

Por Octavio PAZ

Pedro Coronel: "Mate1"a tmsfigumda por la creacin humana"

Ah, no! Los imbciles cierran los ojossobre estas cosas. Hay sacerdotes que nose atreven siquiera a pronunciar el n~mbre del diablo. Qu hacen de la vIdainterior? Un campo de batalla pa~a. losinstintos. Y de la moral? Una luglenede los sentidos.

Bajo el sol de Satn

Parece que no hay ya para la AccinCatlica -como, por otra parte,. para to-do catlico- ms que una actitud per-fectamente legtima, sin riesgo de exce-sos: la apologa de la autoridad .e,clesis-tica y de sus mtodos, l~ .exalta~lc:>n has-ta el delirio de sus mlnlmOS eXlros, e!disimulo de sus fracasos aun mintiendodesvergonzadamente.

Me responderis que esa fe ingenuaotorga la paz a las almas simples. Perohasta cuando? Con qu derecho los de-ja creer que la Iglesia avanza ~ golpeele milagros, que no se estanca nl retro-cede nunca, para que un da esos desdi-chados pierdan la fe y se crean engaa-dos por Dios si por desgracia e! Vaticanoabra sus puertas a algn incapaz o aalgn indigno? "Si se obedece, les decs,no hay ningn riesgo". Y entonces men-ts por omisin. Sera prec~so dec.irles:"Obedeciendo, en las cuestIOnes hbres,cuando no se es capaz de formarse unaopinin, no hay riesgo". Adems, lafrmula "no hay riesgo" es innoblemen-le antievanglica.

Carla a Amoroso Lima

Chantal: -Por lo menos podrais juz-garme de acuerdo ... qu se yo ... enfin, de acuerdo con los preceptos, con lamoral ...

El cura: -No podra juzgaros sino porla gracia. E ignoro e ignorar siemprecual os ha sido dada.

Dim'io de 1I.n cura de aldea

Se fiel a los poetas, se fiel a la infan-cia. No llegues a ser persona mayor.Existe un complot de las personas mayo-res contra la infancia; basta leer el Evan-gelio para darse cuenta de ello. El BuenDios dijo a los cardenales, a los telogos,a los ensayistas, a los historiadores, alos novelistas; en fin, a todos: "Aseme-jaos a los ni?s"..Y los cardenales: lostelogos, los hlstonadores, los ensaYIstas,los novelistas, repiten de siglo en sigloa la infancia traicionada: "Asemejaos anosotros".

Valor y suerte. Todos tenemos que so-breponernos a la vida. Pero la nica ma-nera de hacerlo en amndola. Todoslos pecados capitales juntos condenan amenos hombres que la Avaricia y elHasto.

En el lbum de una joven bmsilea

L A UNIFORMIDAD empieza a ser unade las caractersticas del arte con-temporneo. El estilo absorbe a lavisin personal; la manera congela alestilo; la febricacin, en fin, sucede ala manera. Se dir que la situacin no esnueva. Lo es para nuestra poca. Du-rante ms de cincuenta aos el arte mo-derno no ces de asombrar o de irritar;hoy, cuando logra vencer e! cansanciodel espectador, conquista apenas una ti-bia aprobacin. A medida que disminuyeel poder expresivo de las obras, aumentael frenes especulativo de la crtica. To-do se puede decir frente a obras' que nodicen nada. Pero "decir todo" equivalea "nada decir": la algaraba intelectualtermina por fundirse con el silencio delos objetos. Otro tanto ocurre con lasdenominaciones. A veces son meros r-tulos; otras, como en e! caso de! "expre-sionismo abstracto" o del "arte infor-mal", el primer trmino niega al segun-do: el resultado no es el sin sentido sinoel contrasentido. Las significaciones seevaporan porque la realidad misma quese pretende designar se ha desvanecido.Los movimientos que fundaron el artemoderno eran realidades vivientes y poreso tenan nomb'es (algo muy distintode las denominaciones) : surrealismo, ca-ble conductor de e n e l' g a espiritual,puente suspendido entre este mundo ylos otros; expresionismo, voluntad deestilo de la pasin; arte abstracto, bs-queda de los arquetipos, alquimia ygeometra. Trnsito del nombre a lamarca: dadasmo, sin sentido lleno desentido; "arte otro", significacin in-sig-nificante.

En el lnsado los objetos de uso (desdelas casas hasta las prendas de vestir)

eran durables; las obras de arte (desdelos templos y palacios hasta los poemas)postulaban la inmortalidad. Hoy los ob-jetos se consumen apenas se producen.Hannah Arendt seala que la idea deobjeto (algo que se usa) desaparece,substituida por la de alimento (algo quese consume). 1 Por el camino de la in-dustria los objetos se han reintegrado alcircuito vital, eminentemente animal:produccin, consumo, produccin. Ladegradacin del objeto ha precipitado lade la obra de arte en artculo de con-sumo. \No slo la: pintura y la esculturaforman parte de! proceso circular; tam-bin el cine y gran parte de la arqui-tectura, el teatro y la novela obedecenal ritmo biolgico-industrial de producirpara consumir y consumir para produ-cir. Gracias al mercado, que unifica lavariedad de lo