Vi Adela Plata

  • View
    221

  • Download
    3

Embed Size (px)

DESCRIPTION

ruta camino santiago de sevilla a astorga

Text of Vi Adela Plata

  • Serafn Medina Montas Va de la Plata

    GUA DE LA VIA DE LA PLATA

    SEVILLA - ASTORGA

    2011

    Fecha de edicin: 09/05/2012 Pgina: 1 de 54/

  • Serafn Medina Montas Va de la Plata

    Mapa general del Camino Mozrabe

    Como puede verse en el mapa general, hemos introducido la variante que a partir de La Granja de la Moreruela nos lleva hasta Astorga, donde se enlaza con el Camino Francs. Nosotros iniciamos el viaje en bicicleta en Mrida y llegaremos a Santiago desvindonos en la granja de la Moreruela para seguir el Camino Sanabrs.

    PERFIL ALTITUDINAL:

    Fecha de edicin: 09/05/2012 Pgina: 2 de 54/

  • Serafn Medina Montas Va de la Plata

    La Va de la PlataIntroduccin a la ruta: Historia y trayecto

    Qu es la Va de la Plata?

    La "Va de la Plata" es el nombre de una antigua calzada romana que a lo largo de 313 millas romanas (463 km) enlazaba la ciudad de Mrida (fundada en el ao 25 a.C. como Emerita Augusta, capital de la provincia romana de Lusitania) con Astorga (fundada en el ao 27 a.C. como Asturica Augusta, en la provincia Tarraconense), motivo por lo que ha recibido recientemente el nombre de Iter ab Emerita Asturicam. Comenz a construirse a mediados del siglo II a.C. en el marco de la guerra del cnsul Quinto Servilio Caepio contra el caudillo lusitano Viriato, y las obras continuaron en el siglo I a.C. como soporte militar en la guerra contra las huestes del tambin lusitano Sertorio. Pero fue a finales de este siglo cuando el emperador Octavio Augusto le da el principal impulso, ordenando la construccin de nuevos tramos y la fundacin de Mrida, como colonia de descanso para los soldados licenciados de las Guerras Lusitanas, y de Astorga, como plaza fuerte militar, y como base desde la que controlar la explotacin de los recursos mineros (especialmente oro y estao), de los territorios conquistados a cntabros y astures. Las obras de consolidacin continuaron en siglos posteriores con los emperadores Tiberio, Trajano y Adriano, y se prolongaba hasta Santiponce (Italica), Sevilla (Hispalis) y Cdiz (Gades), tal como se refleja en el Itinerario de Antonino.

    Su mantenimiento y consolidacin fueron abandonados tras la decadencia y cada del Imperio Romano y la llegada de las tribus visigodas que ocuparon este territorio: los suevos, los vndalos y los alanos. Pero la calzada an se encontraba en buen estado cuando llegaron los invasores rabes en el siglo VIII. Ellos la aprovecharon tanto en su rpida conquista de la Pennsula Ibrica como en sus sucesivas incursiones al noroeste peninsular, como en la terrible campaa que Almanzor culmin en Santiago de Compostela el 11 de agosto del ao 997, de donde se lleva las campanas de la catedral a hombros de prisioneros cristianos para fabricar con ellas unas lmparas en la mezquita de Crdoba 239 aos antes de un simtrico acto de desagravio tras la definitiva reconquista de esta ciudad para los cristianos por Fernando III el Santo.

    Es quizs de los rabes de donde deriva el nombre actual de nuestra ruta. Los historiadores descartan cualquier vinculacin con el metal argnteo, y consideran que "Va de la Plata" podra proceder de "al-balat", trmino rabe que hace referencia al carcter empedrado de la antigua calzada romana. Sin embargo, otra interpretacin "paleolexicolgica", parece que ms plausible, hace derivar el nombre actual de la ruta del trmino "delapidata", con el que, en latn tardo, se haca referencia a los lugares empedrados, y entre ellos, a la calzada que nos ocupa.

    El caso es que el inicio de las peregrinaciones a la supuesta tumba del apstol Santiago desde la parte de la Pennsula que iba siendo reconquistada a los rabes, permiti un nuevo aprovechamiento de esta antigua ruta, que lo haba sido de trashumancia, comercial, militar y de penetracin cultural: al menos desde el siglo XI fue tambin un camino de peregrinacin, la ruta por la que los cristianos mozrabes de Al-ndalus peregrinaron a Compostela en la Edad Media. Y as naci el "Camino Mozrabe a Santiago", que compatibilizaba este nuevo uso con el avance militar de los reinos cristianos del norte a lo largo de los siglos que dur la Reconquista. En l se crea el que quizs sea el ms antiguo hospital de peregrinos, situado en la iglesia prerromnica de San Pedro de la Nave (Zamora); en l tambin se encuentra la primera estatua de Santiago Peregrino (Santa Marta de Tera, Zamora), y en l se funda la Orden de los Caballeros de Santiago (Cceres, 1170).

    El trayecto actual del Camino Mozrabe

    La actual ruta de peregrinacin jacobea vinculada a la antigua calzada romana, y que los peregrinos de hoy llamamos Va de la Plata o Camino Mozrabe, es un conjunto de ramales que comparten un tronco central comn: el tramo que va de Mrida a Granja de Moreruela, a unos 40 km al norte de Zamora capital.

    Sin embargo a Mrida puedes acceder, por trayectos sealizados para peregrinos por las Asociaciones de Amigos del Camino, bien desde Sevilla, bien desde Granada (abundancia de carretera, sealizacin pobre) y Crdoba (hermoso y bien sealizado). Por el norte la ruta se bifurca en Granja de Moreruela en dos caminos alternativos: (a) el que sigue la antigua va romana por Benavente y La Baeza para unirse al Camino Francs en Astorga; y (b) el que se desva hacia el noroeste y accede a Santiago tras pasar por Sanabria y Orense. Este es el Camino Sanabrs que, a su vez, presenta dos variantes entre La Gudia y Orense: (a) la que pasa por Vern, Ginzo de Limia y Allariz, de unos 100 km, quizs no tan bien sealizada y con ms carretera, y (b) la que pasa por Laza, Vilar de Barrio y Xunqueira de Amba, de 80 km.

    Caractersticas de la ruta: ambiente humano, sealizacin, caminos, calor y animales

    Fecha de edicin: 09/05/2012 Pgina: 3 de 54/

  • Serafn Medina Montas Va de la Plata

    Ambiente humano

    Cada vez ms peregrinos optan por esta ruta; segn me cuentan y segn veo, los que la recorren cada ao superan en nmero a los del ao anterior. Eso s: son bastantes ms los peregrinos que la recorren en primavera y septiembre que los que nos atrevemos en verano; en esta poca parecen ser ms abundantes los extranjeros (holandeses, alemanes, franceses, belgas) que los espaoles, y en Semana Santa es posible que incluso haya das en los que no encuentres sitio en el albergue. Es sin duda la mejor poca: el calor en marzo, abril o septiembre no llega a ser excesivo y el paisaje es maravilloso, sobre todo las dehesas floridas del sur: no ya verdes, sino alfombradas de flores blancas, amarillas, violetas; eso s, la ropa no se seca tan bien y si llueve te encontrars algunos trechos algo embarrados, por ejemplo en la propia Tierra de Barros. En verano es otra cosa: a mi me sigue gustando, pero an en agosto de 2005 pas das enteros sin ver a nadie, y es casi ms frecuente toparse con ciclistas que con caminantes. Esto hace que, en lo humano, resulte una ruta bastante ms fra que el Camino Francs, poco adecuada para los que toleren mal la soledad y persigan, ante todo, el encuentro con otros peregrinos. Sin embargo es perfecta si buscas tranquilidad y mucho tiempo para sumergirte en el entorno natural o cultural, y te gusta tratar con los habitantes de los pueblos que se van cruzando. Es en ellos donde puedes encontrar el siempre necesario calor humano: eso s, mientras te comportes con discreccin, paciencia y educacin, y no como alguien que merece un reconocimento especial, mostrando el mismo inters por el prjimo que el que quieres que ellos muestren por t.

    La acogida por parte de las gentes que viven en el Camino suele dejar muy buenos recuerdos, pero hay diferencias: el trato con andaluces y extremeos resulta muy fcil y, al igual que en Galicia, encontrars mucha buena gente que te ayudar en lo que le pidas, y a la que le agradar tener un rato de conversacin contigo. Tambin es lo ms normal en Salamanca y Zamora, donde no hay que confundir seriedad con hostilidad, aunque admito que el pasotismo hacia el peregrino y el trato hosco que encontr repetidas veces en la comarca de Sanabria me result molesto. No hay mejor ejemplo de ello que pueblos como Santa Croya y Santa Marta de Tera, en cuyos bares no deberas molestarte en pedir ni un triste bocadillo de queso: te ahorrars un seco "no" por respuesta y, a lo mejor, hasta un mal gesto.

    Sealizacin

    Desde a Sevilla a Santiago, tanto si vas hacia Astorga, como si vas por Sanabria y Orense, y en este caso, por cualquiera de las dos variantes que hay entre La Gudia y Orense, el Camino est sealizado con flechas amarillas. Y pese a que, como es normal, las flechas abundan ms en unos tramos que en otros, y a veces es necesario recurrir a la intuicin, la sealizacin es suficiente en prcticamente toda la ruta desde Sevilla, y es raro perderse. Sin embargo, no esperis el disparatado exceso sealatorio que se encuentra en el Camino Francs salvo excepciones: cada vez se hace menos rara la duplicidad de seales, sobre todo en Galicia, y en algn lugar (Cea) se ha llegado a un nivel de agresin al entorno urbano que merece estar tipificado en el Cdigo Penal. Pero en general en la Va de la Plata todo es mucho ms discreto. Tanto, que hay lugares en los que se ha de recurrir a las flechas hechas con piedras sobre el suelo, y otros (Sanabria, Orense) donde las flechas no parecen repintarse con suficiente frecuencia y se requiere una especial atencin.

    Adems de las flechas, en aos recientes han ido apareciendo sealizaciones complementarias y especficas de alguna regin, provincia o incluso municipio: unas veces su papel es meramente ornamental, conmemorativo o informativo, pero en otras ocasiones sirven para indicarte el camino a seguir.

    En Sevilla veris de vez en cuando modernos miliarios cuadrangulares de granito que parecen tener un papel decorativo o conmemorativo. Fueron puestos en el ao