Guinea Ecuatorial: Reflexiones

  • View
    1.027

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Libro de Cristian Claudio Casadey Jarai

Transcript

  • 1. Ediciones Neoalqumicas 1

2. Guinea Ecuatorial: ReflexionesCristian Claudio Casadey Jaraihttp://www.cristiancasadey.blogspot.comtioteclas@hotmail.comtioteclas@yahoo.comPrimera Edicin 2010 2010. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproduccin total o parcial por cualquier medio existente sin la autorizacin explcita y escrita del autor. La obra puede ser citada siempre que se d el respectivo crdito. Se permite su uso educativo sin fines de lucro.2 3. ndiceCaptulo I: La problemtica del equilibrio5Captulo II: El ser y la historia16Captulo III: Esbozos guineoecuatorianos23Captulo IV: Proceso independentista...29Captulo V: Renacimiento....37Captulo VI: Evolucin..413 4. Guinea Ecuatorial: Reflexiones.Por Cristian Claudio Casadey Jarai 4 5. Captulo I: La problemtica del equilibrio 5 6. Es de imaginarse que las preocupaciones del hombre antiguo en su esencia no fueron muy diferentes a las del hombre actual. La necesidad de satisfacer sus instintos bsicos, el deseo de progreso, de ascenso econmico y social se halla en todas las etapas de la historia de la humanidad. En ella se mezclan sentimientos nobles y bondadososas como las msbajas pasiones y depravaciones del alma. La bsqueda de un equilibrio que todava no ha sido alcanzado por el gnero humano debera ser su principal objetivo. Muchas veces se representa a la justicia en la figura de una mujer con los ojos vendados que sostiene en una mano una balanza y en la otra una espada. Es una alegora grfica de cmo el equilibrio es tambin justicia. Cuando se piensa en orden, progreso, equilibrio, justicia se juegan a la vez varias fuerzas que pueden llegar a ser antagnicas. A menudo sucede que el progreso de unos pocos significa el retroceso de muchos. O sea, el progreso no implica equilibrio. Ni el orden significa justicia. Semejante dilema lleva a creer que tanto progreso, equilibrio, justicia y orden no son de ninguna manera valores absolutos e iguales para todos. Lo que para algunos es, para otros no es. Y si se agregan las diferencias culturales, es decir, idiomticas, sociales, de6 7. idiosincrasia entre otras, no hay ninguna relacin entre los conceptos ya enunciados. Para Hegel, la realidad es un proceso dialctico de negaciones, todo lo que existe se despliega en su opuesto para luego fundirse en l en un nivel superior. En concordancia a esa visin filosfica, las leyes de la antigedad parecen raras e injustas. En el derecho de los antiguos griegos, sorprende ver que la hija no hereda al padre en ningn caso mientras que en el romano no lo hace si se casa. Esto se basaba en creencias religiosas, ya que las reglas del culto domstico se transmitan de varn a varn. La hija no es apta para continuar la religin paterna porque al casarse adopta la de su esposo. As, la propiedad se separara del culto. El gran poeta Virgilio en sus Gergicas deca: Feliz de aquel que pueda conocer las causas de las cosas. Se ha buscado en especial en el actual sistema de educacin comparar el antigua mundo grecorromano con el presente, a mirar con los ojos de hoy las opiniones y acontecimientos de esos tiempos lejanos. Existe una necesidad actual de justificar hechos y opiniones para lo que se busca acomodar y amoldar pensamientos y sucesos de los antiguos como base de muchas teoras y situaciones actuales. Pero esto acarrea errores y peligros, ya que la7 8. idea que hay formada sobre Grecia y Roma es difusa y misteriosa, el paso de los siglos ha realizado su labor. Debido a malas interpretaciones de la cultura antigua se ha intentado resucitar viejos conceptos desde tiempos arcaicos. Tal es el caso del nacimiento de la pera como se la conoce hoy en da. En su origen fue una interpretacin de cmo realizaban sus representaciones los antiguos griegos. Nada ms lejano de una tragedia griega que una pera barroca, pese a tomar elementos de esa cultura que la justifica de alguna manera bajo la aureola de un antecesor santificado e idolatrado, purifica aquella nueva produccin artstica. Perdurar mediante el registro de hechos constituye la tcnica de la historia en las relaciones sociales humanas de carcter impersonal. Es la conciencia del pasado lo que sustenta la existencia histrica. Por lo tanto, esta bsqueda de equilibrio, progreso, justicia y orden en el devenir del tiempo sufre mltiples transformaciones y cambios. Como conceptos siguen teniendo y poseern en el futuro el mismo valor intrnseco, el problema est en realidad en su aplicacin prctica. Ya se demostr que lo que a los ojos del hombre actual es injusto, en pocas primitivas era justo. Locke hablaba sobre la idea de conocimiento como8 9. resultado de la acumulacin de experiencia. Pascal comparaba la historia de la especie como la de un individuo en un perpetuo estado de aprendizaje. Voltaire pensaba que la evolucin de las artes y las ciencias era la llave del desarrollo de la sociedad. Por lo que el progreso est atado al factor temporal, a la historia, al tiempo. El tiempo es una unidad, por eso es posible tener una visin tanto del pasado como del presente, con vistas al futuro. Desde pocas inmemoriales la humanidad sinti la necesidad de poder predecir lo que sucedera en el futuro, en la bsqueda del progreso, por lo cual se dedic a contemplar el mundo. La metafsica explica que aquella contemplacin del universo dio a la humanidad la medida del Ser Supremo y dej ver que todo funciona siempre, que el cosmos es en realidad atemporal. Pero de una errnea antropologa filosfica nace esta teora del progreso indefinido, que ignora las tendencias humanas hacia el bien y hacia el mal. La metafsica y el espiritismo con sus diversas escuelas interpretan que el hombre, con sus cinco sentidos y sus tres dimensiones en realidad deforma la adimensin o nica dimensin, por tener una forma incorrecta de medir el tiempo. Pero existen unos medios de relacin con aquella adimensin: los sueos y los viajes astrales, acaso sean la 9 10. misma cosa desde una perspectiva psicolgica. San Pablo deca en las Sagradas Escrituras: Hay un cuerpo material y un cuerpo espiritual. Para San Agustn el problema de la filosofa era doble, por una parte el alma y por la otra, Dios. Santo Toms enseaba y afirmaba por medio de cinco vas la existencia de Dios: un primer motor, lo que permite el movimiento de los seres creados; una causa primera que explica el proceso; un ser perfecto y una inteligencia.Los esotricos proponen una cuarta dimensin etrea o astral, en donde sta vida terrenal sera lo irreal y la otra la real, aquella que empieza atravesando el umbral de la muerte del cuerpo fsico. Para esta corriente la ciencia en tres dimensiones es insuficiente, hay otra dimensin secreta que rodea al mundo donde no existe el tiempo como lo conoce el hombre. En esta otra dimensin que en realidad es una adimensin la humanidad es inmortal como espritu luego de fallecer. Desde ese punto de vista, lo importante es la bsqueda de la liberacin de la conciencia y el equilibrio de los tres elementos que forman al ser humano: el cuerpo material, el cuerpo inmaterial o espritu y el cordn plateado que une a los dos antecesores. Desde la perspectiva ctara en su cosmovisin medieval declaraba que Jesucristo haba10 11. enseado dos teoras: una para el hombre comn, vulgar, y otra para sus discpulos, los iniciados. Dentro de esta filosofa inicitica, el nefito es el individuo que empieza a recorrer el sendero en busca del conocimiento de Dios, del equilibrio por antonomasia. Debemos tan slo buscar el Reino de Dios y su Justicia, lo dems nos ser dado por aadidura deca el Maestro de Maestros, Jess. Son dos humanidades que compiten por el seoro del mundo, el hombre objetivo y el hombre subjetivo, cuerpo y alma, el gran drama que se representa en el universo mediante la lucha de dos fuerzas: la positiva y la negativa, el bien y el mal, binomio complementario y anttesis a la vez.La epopteia o vista personal es segn Platn todo aquello en que de manera intuitiva por medio de la contemplacin de las cosas se conciben stas como verdades e ideas absolutas. Segn el sabio Demetrius Phalerus la palabra misterio es una metfora sobre el miedo que ocasionan el silencio y la oscuridad. Los misterios para los metafsicos son verdades que el entendimiento del hombre no puede comprender. Apuleyo cuenta que era durante la noche, al parecer cuando caa el sol que tenan lugar las iniciaciones en los misterios de la11 12. Samotracia y en los de Isis. Los actuales masones estimulan con el secreto a sus integrantes con la dificultad de admisin en cuyas pruebas el iniciado debe demostrar su virtuosismo y su manejo de las pasiones inferiores. Citando a San Agustn, non est alia philosophia et alia religio (no son cosas diferentes filosofa y religin), es el hombre que admite y asimila el conocimiento revelado por el Espritu Santo a travs de la virtud celestial de la fe. Platn distingue el conocimiento por medio de imgenes reconstruidas en la mente a las que llamaba eikasa o manipulacin imaginativa, y al conocimiento por medio de la creencia, pistis, presentes en el espritu, en la sensibilidad. En su obra Timeo cuenta como el demiurgo, el primero de los dioses, crea el mundo a partir de la materia previa informe, existente, el hombre ha visto ya el mundo de las ideas, ya conoce el bien y el mal, ha contemplado la verdadera realidad divina. Pero al ser depositada el alma en un cuerpo mortal olvida su origen, bebe unas aguas que borran su pasado divino. Pero en la tierra a travs de sus sentidos el hombre empieza su bsqueda y vuelve a recordar, siendo los objetos que lo rodean los disparadores que envan nuevamente al hombre hacia su interior para su nuevo despertar. 12 13. Ya Rousseau deca que la primera palabra de un recin nacido era un gemido, su primera envoltura una prisin. La humanidad en su bsqueda de equilibrio, progreso, orden y justicia todava permanece en este estado indefenso y frgil. En su bsqueda de progreso, Henri Khunrath en su Amphitheatrum Aeternae Sapientae trataba so