Revista de Compromiso solidario nº76 de Cáritas Madrid

  • View
    67

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Este Compromiso Solidario contiene testimonios y experiencias que nos adentran en los caminos de la esperanza. Comenzamos conociendo la propuesta formativa del Centro de Estudios Sociales de Critas Madrid para este nuevo curso 2014-15. Visitaremos el proyecto para personas sin hogar de Critas Madrid donde nos contarn lo que hacen y cmo lo hacen. Asimismo, conoceremos la Campaa de Personas Sin Hogar 2014. En este nmero, tambin quereos despedirnos del que ha sido nuestro obispo en los ltimos veinte aos en la Dicesis de Madrid, el Cardenal don Antonio M. Rouco Varela, y damos la bienvenida a Mons. don Carlos Osoro Sierra. Te invitamos a leer estas pginas, a disfrutarlas y vivirlas, para que te animes a dibujar caminos de esperanza a la luz del amor que el Seor nos da impulsndonos a amor como l nos ama.

Transcript

  • 1. COMPROMISOSOLIDARIOSumarioPortadaCaminos de EsperanzaAbrimos pginaRedaccinDe buena tintaAntonio M Rouco VarelaCardenal-Arzobispode MadridVisto, odo, ledoRedaccinN 76 - Octubre - 2014 Consejo de Redaccin:Javier Hernando, Mara Blanc,Mnica Cabezn, Pilar Algarate,Mara Jos Casado Fotografa: Archivo Critas Diseo: Escria Depsito legal: M. 13.795-1995 Imprime: Grficas AriasMontano, S.A.CRITAS MADRIDMartn de los Heros, 2128008 MADRID Telf.: 91 548 95 80caritasmadrid@caritasmadrid.orgwww.caritasmadrid.orgA s a c t a C r i t a s . . .Noticias de CritasRedaccinReportajeUn hogar para los sin techo,una esperanza en el maanaRedaccinEntrevistaLa situacin de calleconvierte a las personasen otras personasMara BlancPara conocernosVoluntariadode Critas MadridCentro de Estudios Socialesde Critas MadridEl Centro de Estudios Sociales de Critas Madrid ha presentado lasacciones formativas para el Curso 2014-2015. Formacin para los agen-tesde Critas y del tejido asociativo y social en general.Los distintos itinerarios formativos acaban de abrir sus puertas a nuevosalumnos con los que aprender y compartir sobre la caridad y el volunta-riado.Critas Madrid, a travs del Centro de Estudios Sociales, tiene la res-ponsabilidadde ofrecer una formacin adecuada a las necesidades edu-cativasde cada momento. Una formacin con calidad y calidez hacia laspersonas.En nuestra formacin, estn presentes los valores de la justicia, la solida-ridad,la caridad, la opcin por la transformacin social desde el cambioy el crecimiento personal.El Centro desarrolla diferentes actividades formativas (talleres, semina-rios,cursos, tutoras), dentro de procesos lgicos de aprendizaje (itinera-rios).El mtodo que desarrollamos es dinmico y participativo, con laimplicacin de todos los agentes, donde la teora es enriquecida desdela prctica de la tarea diaria, y esta es iluminada por la teora.Si quieres ms informacin entra en www.caritasmadrid.org o puedescontactar a travs de telfono (91 416 33 53) o correo electrnico(escuela@caritasmadrid.org o formacion@caritasmadrid.org).

2. A b r i m o s p g i n aTrazamos caminos de esperanzaAunque para Critas no es sinnimo de vacaciones, duranteestos meses estivales, seguimos caminando junto a las personasque peor lo estn pasando en estos momentos. Tambin hemosaprovechado para seguir trazando caminos de esperanzamediante el seguimiento y la programacin de los distintos pro-yectosy servicios.El denominador comn en las programaciones ha sido poner alas personas por encima de todo y no sus problemas, ya que, si noponemos por delante al individuo, no cabe la esperanza. Sabemosque una de las prioridades en estos momentos es cubrir las necesi-dadesbsicas de las personas, pero sin olvidar cmo nos construi-moscomo sociedad.Este Compromiso Solidario contiene testimonios y experienciasque nos adentran en los caminos de esperanza. Comenzamosconociendo la propuesta formativa del Centro de Estudios Socialesde Critas Madrid para este nuevo curso 2014-15. Visitaremos elproyecto para personas sin hogar de Critas Madrid donde noscontarn lo que hacen y cmo lo hacen. Asimismo, conoceremos laCampaa de Personas Sin Hogar 2014.En este trazado, tambin queremos despedirnos del que ha sidonuestro obispo en los ltimos veinte aos en la Dicesis de Madrid,el Cardenal don Antonio M. Rouco Varela, y damos la bienvenidaa Mons. don Carlos Osoro Sierra.Te invitamos a leer estas pginas, a disfrutarlas y vivirlas, paraque te animes a dibujar caminos de esperanza a la luz del amorque el Seor nos da impulsndonos a amar como l nos ama.Buen camino a todos.3 3. 4DAR GRACIAS A DIOS:en una hora nueva de la Archidicesis de MadridMis queridos hermanos y amigos:Dar gracias a Dios es deber primero y fundamental del hombre en toda ocasin yen todo tiempo. En realidad la vida humana se logra cuando puede ser interpretaday realizada como una accin de gracias a Aqul de quien procede todo bien: biennatural y bien sobrenatural. Todo lo que existe sera nada sin el Dios Creador; elhombre sin l, Creador y Redentor, se vera remitido a la perdicin. En saber dargracias a Dios Padre, que nos ha salvado por Jesucristo su Hijo Hijo de Dios eHijo de Mara! en el amor infinito del Espritu Santo, consiste la regla de oro paraque nuestra vida en la peregrinacin de este mundo sea cada vez ms plena y msfelizmente lograda: verdadera senda de santidad! San Ignacio de Loyola la hainterpretado genialmente cuando en la ltima meditacin de sus Ejercicios paracontemplar amor invita a orar as a los que los practican: Tomad Seor y recibidtoda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber yposeer. Vos me lo distis, a Vos, Seor, lo torno. Todo es vuestro. Disponed de ello atoda vuestra voluntad. Dadme vuestro amor y gracia que sta me basta.El pasado 28 de julio se cumplan veinte aos de mi nombramiento como Arzobis-pode Madrid. El 22 de octubre siguiente iniciaba mi ministerio episcopal en la Igle-siaDiocesana de Madrid, para servirla con alma, vida y corazn como su Pastor enel nombre del Seor Jesucristo, el Pastor de nuestras almas. Vena de la Archidicesisde Santiago de Compostela, de la Iglesia del Apstol primer evangelizador de Espa-a.Haca pocos aos que haba sido el lugar elegido por el Papa San Juan Pablo IIpara reunir a los jvenes del mundo en lo que sera la IV Jornada Mundial de laJuventud. Una numerosa riada juvenil nacida en las fuentes de todos los pases dela tierra, centenares de miles de jvenes, le acompaaron jubilosos como peregri-nos,ansiosos de encontrar a Jesucristo, Camino, Verdad y Vida, su verdaderoAmigo y Seor. Eran los das 19 y 20 de agosto de 1989. El mundo se encontrabaa pocas semanas de un suceso de repercusin universal: la cada del muro de Berlnque se producira el 9 de noviembre siguiente. Desde esa semana de aquel agosto,en que comenzaba la historia gozosa de las Jornadas Mundiales de la Juventud, lariada juvenil de San Juan Pablo II se convertira en el Ao Santo de 1993 y en lossiguientes, hasta hoy, en una incontable e incesante caravana de peregrinos jacobe-os.El Papa haba hablado a los jvenes en el Monte del Gozo compostelano con fir-mezay claridad, muy propias suyas, de que se hicieran protagonistas de una nuevaevangelizacin de que tan necesitados estaban sus compaeros y amigos, ms an,que tanto necesitaba muy singularmente la vieja Europa. No deberamos tenermiedo a ser santos. Compartiendo profundamente el diagnstico y la llamada deSan Juan Pablo II, vibrantemente proclamada y fervorosamente escuchada y recibidaen medio de aquella indita asamblea litrgica, de una Iglesia eminentementejoven, iniciamos nuestro servicio episcopal a nuestra muy querida Iglesia Diocesa-nade Madrid. Evangelizar fielmente, ser testigos y trasmisores del Evangelio sinrecortes ni reserva alguna, presupona presupone siempre, por la naturalezamisma de las cosas! vivir en la Comunin de la Iglesia: vivir la Comunin de laIglesia! Fuera de ella de su verdad, de su esperanza y de su caridad no es posibleni ser evangelizado, ni evangelizar. Tarea y misin esencial del Obispo, Sucesor delos Apstoles, es ser instrumento infatigable de la Comunin eclesial en su IglesiaParticular: comunin con el Sucesor de Pedro, Pastor de la Iglesia universal, y comu-ninad intra, comunin al interior de la propia Iglesia Diocesana. 4. D e b u e n a t i n t a5En los veinte aos de ministerio, que estn a punto de cumplirse, he podido experi-mentary comprobar a travs de una bellsima historia eclesial cmo la comunidaddiocesana --sus Obispos Auxiliares, sus sacerdotes, sus seminaristas, sus consagra-dosy laicos, las familias y sus nios, sus jvenes responda con una siempremayor y ms intensa conviccin y vivencia a ese reto de evangelizar en la Comu-ninde la Iglesia al que les invitaba su Obispo diocesano. Un reto de trascendentalimportancia para el bien de todo Madrid: de la sociedad madrilea y de todos losmadrileos. Cmo, si no, se puede tocar su corazn con la gracia del amor deDios, sin el que el hombre no acierta, ni acertar nunca, en la salida de todas suscrisis, las ms ntimas y personales y las ms pblicas y sociales? El Madrid de hoysigue apremindonos a vivir la realidad y misterio de la Iglesia Diocesana en laforma tan luminosa como nos la ense el Concilio Vaticano II, va a hacer cincuentaaos, mostrando con nuestras palabras y obras que la Iglesia es el instrumento ycomo el sacramento de la unin de los hombres con Dios y de los hombres entres, en Cristo (Vat II, LG 1). As es como se evangelizan los pobres: los pobres dealma todos lo somos en alguna medida! y los pobres del cuerpo, que hoy son tan-tos.Mi gratitud para toda la comunidad diocesana es sencillamente inmensa: mesale de lo ms hondo del alma! Gratitud que va envuelta en la accin de Gracias alSeor, cuyo amor dura por siempre. Sera imposible recordar todos los nombres ytodas las fechas, en las que esa gratitud estuvo y est especialmente empeada. Sunmero no tiene fin. Estoy seguro de que todos comprendern que me fije en lascomunidades menos llamativas y, sin embargo, ms preciosas para que la Iglesiaviva y crezca en la gracia del amor del Corazn de Cristo y en santidad: las comu-nidadesde vida contemplativa de toda la Archidicesis de Madrid, a las que estnunidas otras muchas en otros lugares de Espaa. Son las primeras y ms decisivasevangelizadoras Que Dios os lo pague! Que Dios se lo pague! 5. 6La Sucesin Apostlica no se interrumpe nunca. Tampoco ahora en Madrid, cuan-dosu Arzobispo siguiendo lo que indica el cn. 401, prrafo primero, del Cdigo deDerecho Cannico ha respondido al ruego que en l se expresa de presentar alSanto Padre la renuncia a su oficio de Pastor de la Iglesia Diocesana de Madrid alcumplir los setenta y cinco aos de edad. Respondi al da siguiente de su cumplea-os,el 20 de agosto de 2011, cuando culminaba la inolvidable Jornada Mundial dela Juventud de Madrid, convocada y presidida por Su Santidad Benedicto XVI.Segn l, una verdadera cascada de luz, nueva evangelizacin en acto. Tres aoshan pasado ya y nuestro San