Trabajo decente para los jóvenes

  • View
    267

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

  • TRABAJO DECENTE PARA LOS JVENESEl desafo de las polticas de mercado de trabajo en Amrica Latina y el Caribe

    Boletn OIJ-OIT

  • BOLETN OIJ-OIT

    TRABAJO DECENTE PARA LOS JVENESEl desafo de las polticas de mercado de trabajo en Amrica Latina y el Caribe

    El siguiente documento se prepar especialmente para su presentacin y discusin en la XVII Conferencia Iberoamericana de Ministros de Juventud, que se desarrollar del 17 al 19 de septiembre en Burgos, Espaa.

    I. La crisis del empleo juvenil

    En un escenario en el que la gran mayora de los pases de Amrica Latina y el Caribe han logrado un desempeo eco-nmico que les ha permitido sobreponerse paulatinamente a los embates de la reciente crisis financiera internacional, los 108 millones de jvenes de 15 a 24 aos que viven en la regin en 2013 parecen disponer de condiciones sumamen-te favorables para su desarrollo en diferentes mbitos. Con ms aos de educacin que las generaciones previas, ms manejo de las nuevas tecnologas y ms adaptables a las cambiantes condiciones de las sociedades en comparacin con los adultos, este grupo etario tendra mayores oportu-nidades de acceder a mejores condiciones de trabajo y de incorporarse a trayectorias laborales ascendentes.

    Sin embargo, segn datos que la Organizacin Interna-cional del Trabajo (OIT) expone en su estudio sobre Trabajo Decente y Juventud 20131, una serie de obstculos impiden el aprovechamiento pleno de estas ventajas.

    Entre 2005 y 2011, el desempleo de los jvenes de 15 a 24 aos se redujo de 16,4% a 13,9%. Si bien esta reduccin del desempleo es positiva, la tasa de desempleo juvenil tri-plica la del desempleo adulto. Los jvenes desempleados representan ms de 40% del total de los desempleados de la regin. Asimismo, destaca la gravedad del problema en el caso de las mujeres jvenes, cuya tasa de desempleo a nivel regional alcanz el 17,7%, comparado con un 11,4% de los hombres jvenes. Del total de jvenes de la regin, aproxi-madamente el 35% slo estudia y el 33% slo trabaja; cerca de un 12% estudia y trabaja al mismo tiempo y uno de cada cinco jvenes en la regin no estudia ni trabaja (los Ni-Ni). Uno de cada 20 jvenes no estudia, ni trabaja, ni desempea quehaceres del hogar, ni tampoco busca trabajo, tratndose, sin duda, de jvenes excluidos y en alto riesgo social.

    Adems, el 20% de las mujeres jvenes se ocupa de ta-reas del hogar, limitando as sus perspectivas favorables para una futura insercin laboral, en comparacin con slo el 2% de los hombres jvenes que se dedican a esas labores. Este fenmeno guarda mayor relacin con patrones cultu-rales asociados a la desigual distribucin de las tareas entre los miembros del hogar antes que con un problema exclusi-vamente relacionado con la insercin laboral juvenil. Entre los jvenes que trabajan, un elevado porcentaje lo hace en condiciones precarias: slo el 40% cotiza a un seguro de sa-lud y el 39%, a un sistema de pensiones. Por ltimo, ms de la mitad (55,6%) tiene un empleo informal, lo que por lo general significa bajos ingresos, inestabilidad laboral, des-proteccin y violacin de derechos laborales. Adems de la brecha intergeneracional y de gnero, otro elemento que afecta la insercin laboral juvenil es la alta segmentacin so-

    1. Informe Trabajo Decente y Juventud: Polticas para la accin, OIT, Lima, 2014

    cioeconmica, que a la vez es reflejo y origen de la elevada desigualdad en Amrica Latina.

    En efecto, las evidencias indican que se mantiene una enorme brecha en el desempleo de los jvenes pertenecien-tes a los quintiles de menores recursos (25,5%) frente a los quintiles de mayores recursos (8,5%). Esta fuerte correlacin con el nivel de ingreso se mantiene en todas las variables: slo cerca del 12% de jvenes del quintil ms pobre cotiza a un seguro de salud o sistema de pensiones, frente a un 60% del quintil ms rico. De manera similar, quienes pertenecen a los quintiles de menores recursos tienen ms probabilida-des de tener un empleo informal (77%) en comparacin con los que tienen ms recursos (41%). En consecuencia, se pue-de afirmar que la situacin laboral de los jvenes latinoa-mericanos es crtica, dinmica y segmentada, todo lo cual presenta un gran desafo para las polticas pblicas.

    II. La participacin de los jvenes en el mundo del trabajo

    Participacin laboral

    En Amrica Latina y el Caribe, una tendencia reciente con respecto a la participacin de los jvenes en el mercado de trabajo es la reduccin de su tasa de participacin. Dado que la transicin demogrfica implica que el nmero de los jvenes est creciendo menos que el de los adultos, el me-nor crecimiento de la participacin refuerza el descenso de la proporcin de los jvenes en la fuerza de trabajo. En este descenso se refleja, ms que todo, la mayor permanencia de los jvenes en el sistema educativo, ya que aument la proporcin de los estudiantes en todos los grupos etarios.

    2

  • TRABAJO DECENTE PARA LOS JVENES. El desafo de las polticas de mercado de trabajo en Amrica Latina y el Caribe

    3

    Latasadeparticipacindelosjvenesde15a24aosdescendi de 55,2% en 2005 a 52,1% en 2011.

    Elporcentajede jvenesque slo estudi aumentde32,9% en 2005 a 34,5% en 2011. Esto significa que, inde-pendientemente de la coyuntura econmica, existe una creciente conciencia sobre la importancia de la educa-cin para el futuro de los jvenes.

    Desempleo

    Latasadedesempleodelosjvenesde15a24aospara18 pases de Amrica Latina es entre 2 y 4,3 veces supe-rior a la tasa de los adultos de 25 aos y ms.

    Entre2005y2011eldesempleodelosjvenesde15a24aos se redujo de 16,4% a 13,9%2.

    Sibienestareduccindeldesempleoespositiva,laim-portancia del desempleo juvenil debe ser tambin con-siderada frente a la magnitud del desempleo total: los jvenes desempleados representan ms del 40% del total de los desempleados de la regin y en algunos pases ms de la mitad del total de desempleados (Guatemala, Honduras, Paraguay y Per).

    Asimismo,destacalagravedaddelproblemaenelcasode las mujeres jvenes, cuya tasa de desempleo a nivel regional alcanz el 17,7%, comparado con un 11,4% en el caso de los hombres jvenes.

    Jvenes que no trabajan ni estudian

    Una buena noticia es que la tasa de jvenes que no estudian ni trabajan NINIs no ha variado mucho con la reciente crisis (finales de 2008 y 2009) y el posterior perodo de re-cuperacin, mantenindose cerca del 20% de los jvenes en edad de trabajar. En2011losNINIsrepresentabanel20,3%dejvenesen

    edad de trabajar (cerca de 21.8 millones). De este total el 24,6% buscaba empleo y el restante 75,4% no lo haca.

    DeltotaldeNINIsquebuscabanempleo(cercade5,4

    2. Segn datos del Panorama Laboral 2013 la tasa de desempleo juvenil urbana aumen-t en los primeros nueves meses de 2013 al 14,5% frente al 14,2% en igual perodo de 2012. No obstante el incremento del desempleo juvenil urbano en 2012, las estimacio-nes preliminares de la tasa de desempleo juvenil con cobertura nacional en 2013 (13,6%) continan mostrando un nivel de desempleo inferior a los aos previos de la crisis.

    millones de jvenes), la gran mayora (67%) tena expe-riencia laboral y un 33% buscaba empleo por primera vez.

    EntrelosNINIssedistinguendossituacionesclaramen-te diferenciadas por sexo: entre las mujeres jvenes (el 70% de los NINIs), un elevado porcentaje (71%) se de-dica a los quehaceres domsticos, mientras que en los hombres slo es el 15%, lo que lo que apunta un pro-blema relacionado a patrones culturales, en particular la desigual distribucin de las tareas domsticas entre los miembros del hogar.

    Por otra parte, hay un porcentaje considerable de j-venes, 21% del total de NINIs (cerca de 4,6 millones), compuesto en su mayora por hombres (63%) que no trabajan, no estudian ni tampoco se dedican a los que-haceres del hogar. Aunque muchos de ellos estn en esta situacin de manera temporal, entre diferentes activida-des laborales o educativas, otros representan un ncleo duro de jvenes excluidos que requieren respuestas de polticas pblicas, en beneficio de sus propias perspecti-vas de vida y de la cohesin social.

    Ramas de actividad econmica

    Entrminosdecomposicindelaocupacin,tantojuvenilcomo adulta, por ramas de actividad econmica, se confir-ma la tendencia de la cada de la participacin en la agri-cultura y, en menor medida, en la industria manufacturera.

    La calidad del empleo de los jvenes

    No obstante el mayor nivel educativo y reduccin del des-empleo, el dficit de trabajo decente sigue siendo una caracte-rstica de los mercados laborales de la regin, en particular de los jvenes, pues esto enfrentan obstculos especiales en su bsqueda de una insercin laboral productiva, lo que se expre-sa en indicadores laborales (proteccin social, empleo informal y otros) significativamente peores que los de los adultos.

    Soloel37%dejvenescotizaalsegurodesaludy29.4%cotiza al sistema de pensiones, frente al 47.1% y 40.2% de adultos respectivamente.

    Detotaldejvenesasalariadossolamenteel48.2%tienecontrato escrito, a diferencia de 61% de los adultos.

  • TRABAJO DECENTE PARA LOS JVENES. El desafo de las polticas de mercado de trabajo en Amrica Latina y el Caribe

    4

    Categoras Ocupacionales

    Lamayoradelosjvenestrabajacomoasalariado(68,7%),principalmenteenlamicroempresa.Un13,6%sontrabajadoresporcuenta propia y 12% son trabajadores familiares auxiliares (sin pago).

    Elporcentajedeasalariadosjvenessubide65,7%en2005acasi69%en2011.Enelcasodeloshombresjvenes,laproporcinde asalariados alcanz el 72,6% en 2011, mientras que en las mujeres esta proporcin fue 63,7%.

    El63,4%dejvenestrabajacomoasalariadoenelsectorprivado.Deestetotal,msdelamitad(50,3%)trabajaenempresasde2a10 trabajadores.

    Lacategoraserviciodomsticoabsorbeunaparteimportantedelempleodelasmujeresjvenes,aunqueseredujode15,1%en2005 a 10,4% en 2011.

    Existenmarcadasdiferenciasenlaest