Alai sumak kawsay

Embed Size (px)

Text of Alai sumak kawsay

1. Estamos viviendo una profunda crisis civilizatoriaEdgardo LanderLa construccin de alternativas capaces de ca- los patrones climticos a no muy largo plazo.minar hacia la construccin, no slo de socie-dades democrticas y equitativas, sino igual-Dadas las severas y crecientes desigualdadesmente compatibles con la preservacin de laexistentes hoy en el planeta, las alteracionesvida en el planeta, necesariamente tienen queclimticas afectan en forma profundamenteser anti-capitalistas. diferenciada a diferentes regiones y poblacio- nes del planeta (afectando en forma ms di-A pesar de que una elevada proporcin de larecta a quienes han sido menos responsables,poblacin no tiene acceso a las condicioneslos pobres del Sur). Son radicalmente desigua-bsicas de la vida, la humanidad ya ha sobre-les las capacidades de respuesta/adaptacinpasado los lmites de la capacidad de carga de a estos cambios. Todo esto augura un futurola Tierra. Sin un freno a corto plazo de esteinmediato de creciente violencia, de guerraspatrn de crecimiento desbordado y una re- por el control de los bienes comunes de laorientacin hacia el decrecimiento, la armo- vida, de migraciones masivas de millones dena con el resto de la vida y una radical redis- desplazados ambientales, el incremento detribucin del acceso a los bienes comunes dellas polticas racistas de muros y represionesplaneta, no est garantizada la continuidada los migrantes en intentos intiles por pre-de la vida humana a mediano plazo. El actual servar los privilegios mediante un crecientemodelo depredador de sometimiento sistem- apartheid global.tico de la naturaleza a las exigencias fasticasde un crecimiento sin fin est destruyendo las No son stas proyecciones apocalpticas refe-condiciones que hacen posible la vida en elridas a cosas que podran ocurrir en el futuro.planeta Tierra. El calentamiento global es sloSegn la FAO, en el ao 2009 ms de mil mi-la expresin ms visible de procesos de des- llones de personas, casi la sexta parte de latruccin sistemticos que estn reduciendo lapoblacin del planeta, padece de hambre.diversidad gentica, devastando bosques tro-picales, sobre explotando los mares, contami-Todo esto exige extraordinarias urgencias ennando las aguas Sin respuestas efectivas y alas respuestas.corto plazo, con toda seguridad los problemasambientales se haran cada vez ms severos,La velocidad con la cual se estn destruyendoproducindose alteraciones irreversibles enlas condiciones que hacen posible la vida en el planeta no slo no se ha frenado, sino que se 1 ha acelerado en las ltimas dcadas a pesar Edgardo Lander es profesor titular de del reconocimiento global de que este modelo Ciencias Sociales de la Universidad Central de produccin/distribucin y consumo es ab-de Venezuela y forma tambin parte de la solutamente incompatible con la preservacinsecretara del Consejo Hemisfrico del Foro de la vida en el planeta. Los cambios clim- Social de las Amricas. Texto preparadopara el seminario 10 aos despus: desafosticos no operan en trminos lineales. No es y propuestas para otro mundo posible, Porto posible preveer en qu momento alteracionesAlegre, Brazil, enero de 2010. graduales pueden llegar a puntos de quiebre,febrero 2010 2. a rupturas con efectos catastrficos que pon-presentes en los debates intergubernamentalesgan en peligro la vida a corto plazo. Adicional- actuales- implican apostar a la misma lgica demente, mientras mayores sean las dinmicas mercado, y los mismos patrones de conocimien-destructivas, menores sern las posibilidadesto que nos han conducido a la actual crisis. Lasde respuesta y adaptacin a estas nuevas con-respuestas del llamado keynesianismo verde ydiciones planetarias.otras propuestas de reformas verdes del ca- pitalismo buscan salidas a la crisis econmicaEn lo que puede ser caracterizado como elpor la va de la creacin de fuentes de inversinasalto final del capital a la llamada naturale- y de innovacin tecnolgica que, al no cuestio-za, las principales resistencias a este modelonar los supuestos bsicos del crecimiento sindepredador, a este proceso de acumulacinfin, no pueden sino profundizar los problemaspor desposesin, ocurre en pueblos y comu- que confrontamos. Algunas de estas iniciativasnidades campesinas e indgenas en todo elcomo los biocombustibles, o los llamados me-planeta, particularmente en el Sur. Son estascanismos de desarrollo limpio (MDL), por otroexperiencias, estas memorias colectivas de lado, estn contribuyendo a profundizar lasque es posible vivir de otra manera, las prin- desigualdades, estn afectando la produccincipales reservas polticas y culturales con lasde alimentos, y haciendo que los sectores mscuales cuenta la humanidad para cuestionar y pobres del planeta sean quienes carguen sobreresistir el avance de este modelo depredador sus hombros los costos de la crisis.y destructor de la vida. Y sin embargo, la so-brevivencia misma de estas comunidades estPara amplios movimientos sociales en todo elsiendo amenazada por el avance de este pro-planeta est cada vez ms claro que confron-ceso de asalto global a los bienes comunes.tamos una profunda crisis civilizatoria, que es- tamos ante la crisis terminal de un patrn ci-A pesar del aparente consenso internacionalvilizatorio basado en la guerra sistemtica porsobre la profundidad a la crisis ambiental, en el control y el sometimiento/destruccin de laparticular sobre la necesidad de frenar las di-llamada naturaleza. Est claro que es impo-nmicas productoras del cambio climtico, la sible la pretensin del crecimiento sin lmiteforma como se construye el debate interna- en un planeta finito. Esto qued ampliamentecional a travs del Grupo Intergubernamental expresado en el Foro Social de Belm do Parde Expertos sobre el Cambio Climtico es unen enero de 2009, compartindose como sen-acotamiento que distorsiona por completo lotido comn entre los participantes.que est en juego, y propone soluciones queno tienen posibilidad alguna de permitir sa- Sin embargo, la batalla por una nueva hege-lidas a los problemas que hoy confrontamos.mona que incorpore este reconocimientoObviando por completo las implicaciones de est muy lejos de ser ganada. Las repuestasun patrn de crecimiento sin fin en un planeta a la crisis financiera/econmica de los aosfinito, y la urgente necesidad de una redistri-2008/2009 sealan claramente que no haybucin radical en el acceso a los bienes comu- un reconocimiento de las implicaciones de lanes de la vida, como condicin de sobreviven-crisis ambiental, ni de lo que implica habercia a corto plazo de centenares de millones de sobrepasado la capacidad de carga del plane-2 personas, se buscan soluciones desde arribata. Todas las polticas de recuperacin de laque ignoran la multiplicidad de opciones que economa han estado orientadas a retomar elpueblos y comunidades en todo el planeta es- crecimiento econmico. La inyeccin masivatn formulando como alternativas al modelo de fondos pblicos precisamente a los mismoscivilizatorio en crisis. bancos que a travs de la especulacin finan- ciera aceleraron la crisis, permite constatarLas respuestas de mercado, las soluciones tec- la medida en que las respuestas a la crisis sonnolgicas (tecnological fix), -nicas opciones ms de lo mismo. 452 3. El caso de la industria automotriz es ilustrativo base del carcter insostenible de la organiza-en este sentido. Ha sido sta una de las ramascin actual de la economa siguen orientandode la actividad econmica que globalmente las polticas pblicas. En toda Amrica Latinaha sido ms afectada por la crisis econmi- se produjo un amplio movimiento de recha-ca que se profundiz a partir del ao 2008, zo al neoliberalismo y fue esta ola de luchasentre otras cosas, por la extraordinaria sobrepopulares lo que condujo a la eleccin de loscapacidad de produccin de automviles exis-actuales gobiernos. Exista por lo tanto la ex-tente a escala global, as como el sostenidopectativa de que con estos nuevos gobiernosincremento que han tenido los precios de la con discursos anti-neoliberales se produjesengasolina en los ltimos aos. Es igualmente reorientaciones bsicas en las lgicas extrac-una industria directamente identificada con eltivistas que han caracterizado histricamentepatrn de consumo de hidrocarburos que est la insercin de las economas del continenteen el centro de los debates sobre el cambio en el mercado global. Sin embargo esto no haclimtico.ocurrido, no se han producido reorientacionesen los modelos de desarrollo imperantes. ConLa quiebra o amenaza de quiebra de algunaslos gobiernos de izquierda y progresistas quede las ms grandes empresas automotrices, y han gobernado a la mayora de los pases dela disposicin de muchos gobiernos a gastar Sudamrica en la ltima dcada, no slo nomiles de millones de dlares para auxiliarlas,se ha frenado, sino que se ha acentuado unconstituy una coyuntura extraordinariamen- modelo de insercin en el mercado mundialte favorable en la cual hubiese sido posiblebasado en la extraccin de bienes primarios,no slo reconocer la inviabilidad de continuaren el asalto a los bienes comunes de la vida.con el modelo de transporte del auto indivi-El monocultivo de soya transgnica que hoydual, sino actuar en consecuencia. Algunasocupa aproximadamente la mitad de las tie-de estas empresas fueron reestructuradas y/orras cultivadas en Brasil, Argentina, Paraguayredimensionadas radicalmente. En algunas -esy Bolivia, los millones de hectreas de caa deeste el caso de la General Motors- los traba- azcar destinados a la produccin de biocom-jadores pasaron a ser dueos de una elevada bustible y al monocultivo de eucaliptos (ex-proporcin de las acciones de la empresa. Sin tractivismo agrcola), la profundizacin de laembargo en estas negociaciones no se aborda dependencia de la economa venezolana en elel tema de la relacin entre lo que producenpetrleo, la apertura de grandes extensionesestas plantas y la crisis global. No se considera territoriales a la explotacin minera, ilustranla posibilidad de aprovechar la crisis, las rees- l