Eva. Dr. Luis Porta Alejandra

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Formacion docente

Text of Eva. Dr. Luis Porta Alejandra

2

Facultad de EDUCACINMaestra en INVESTIGACIN EDUCATIVAEVALUACIN FINALAsignatura: Educacin, Valores y Ciudadana Docente: Dr. Luis PortaMaestrando: Lic. Alejandra Mercedes Delgado2015

CONSIGNAS DE TRABAJO1. Elaborar un relato Autobiogrfico2. Trabajar sobre el registro (correrse y ubicarse sobre el texto)3. Buscar los grandes cambios y continuidades y marcar bloques temticos.

4. A cada bloque colocarle un nombre y recuperar entre comillas los prrafos que dan cuenta de ello.

Me llamo Alejandra Mercedes Delgado. Nac el 22 de Noviembre de 1975 en la Provincia de Crdoba Capital. Actualmente vivo en la Ciudad de Cruz del Eje, a 150 Kilmetros, del lugar donde nac, llegando a esta ciudad en el ao 1982, por decisin de mi padre respecto a problemas econmicos que acechaban a la familia en aquellos tiempos. Todava recuerdo aquella maana de agosto cuando subida en el camin de mudanza, me alejaba de aquella casa que, aunque fueron solo 6 aos de vivir en ese lugar, mi imaginario viajaba entre la nostalgia y las expectativas de vivir cerca de la casa de mi abuela materna y los primos a los que ella criaba, de mi misma edad. Cuando llegamos a Cruz del Eje, mi padre consigui una casa que alquilaba, y prontamente la casa en la que actualmente vivo, con mi madre de 78 aos y mi hijo de 21 aos de edad.

Recin llegada a esta ciudad comenc a cursar la mitad de primer grado en una escuela ubicada en el mismo barrio en el que vivo, se llama Joaqun Vctor Gonzlez. En esos primeros das en que comenzaba a asistir a esa escuela, turno tarde, mi madre me haba anotado para hacer uso del comedor, y cada vez que yo sala hacia la escuela, mi hermano menor, Hugo, el sptimo y ltimo hijo de siete hermanos, lloraba para ir a la escuela. Mi madre no nos haba enviado a ninguno de sus hijos a Jardn de Infantes, pero l lloraba tanto cada vez que me vea salir, que entonces mis padres decidieron enviarlo a Jardn. A partir de entonces nos bamos juntos a la escuela, primero bamos por el comedor y luego dejaba a mi hermano en el Jardn y yo a primer grado. Todava recuerdo su mano sosteniendo la ma, confiando en m, como si yo fuese muy grande. Guardo muchos recuerdos en mi vida, y muchos de esos momentos estn ligados a la escuela. Esperaba la hora de ir a la escuela. La maestra de primer grado, la seorita Nena (as la llambamos), sola preparar para los alumnos que terminbamos rpido las actividades una planchita de tergopord, con diferentes motivos, ilustraciones en una cartulina, y nos entregaba un alfiler para picar alrededor de la imagen. Me gustaba esa actividad, porque yo estaba, por decirlo de alguna manera entre los nios que en aquel momento se denominaban inquietos.

Como todos los fines de ao, las escuelas realizan sus exhibiciones de nmeros artsticos, me toco en primer grado salir de hormiga viajera en el club de barrio. Mi madre preparo con entusiasmo, mi pollera roja de papel crep, mis antenas, un torso y cancanes negros. Mis padres siempre estuvieron presentes en las fiestas de la escuela. An recuerdo parte de la letra de aquella cancin: hormigas trabajando, hormigas trabajando, hormigas trabajando, as siempre vansuena su msica en mi cabeza. En esta escuela curse solamente hasta quinto grado (1985), luego de la agresin fsica sufrida por parte de unos compaeros que me corretearon alrededor de la escuela, tras querer levantar mi pollera. Sufr una fuerte cada y me fractur el cuello. Mis padres decidieron cambiarme de escuela. En aquel momento, mi padre que era albail, estaba realizando un trabajo en una escuela de gestin privada, confesional catlica, llamada Instituto Nuestra Seora del Valle, donde termine la primaria y curse el secundario hasta cuarto ao. Hasta cuarto ao (1992), hasta los 17 aos de edad, que fue el ao en que quedando embarazada tuve que abandonar los estudios. Esto signific no solamente adaptarme a los nuevos compaeros, sino tambin a una calidad educativa elevada. Pase de tener excelentes notas, en aquella escuela de gestin estatal a tener las notas ms bajas en la nueva escuela. Empero las maestras de sexto grado, la seorita Liliana y la seorita Araceli, me ayudaban en los recreos o tambin en horas libres especficamente con matemtica. En la misma escuela curse el secundario, con una orientacin en mercantil, hasta que tuve que abandonar mis estudios.

Entre las causas por las que dej los estudios, influyeron primero, mi embarazo, ya mencionado, pues en esos aos, las escuelas confesionales no tenan la flexibilidad que muestran hoy. Por otro lado, mi padre no me permiti seguir estudiando y quitndome su ayuda econmica tuve que empezar a trabajar.

Soy madre soltera, el padre de mi hijo me abandono ni bien se enter de mi embarazo.Mi hijo naci el 23 de agosto de 1993, entre muchas sensaciones de tristeza, mi hijo fue la luz de mis posteriores logros. Sin muchas cosas que saber en la crianza de mi hijo, saba que haba aceptado un desafo que me demandaba muchas responsabilidades. Cada da de mi vida, desde entonces ha estado diseado para que mi hijo sea feliz y por consecuencia yo lo soy. De esta manera comenc a trabajar en casa de familia, tambin lavaba y planchaba ropa en mi casa cobrando por docena, en algunos planes trabajar. Empero nunca me desconecte de la lectura y la escritura. Le diarios, revistas, libros, y la Biblia. Escriba reflexiones y en mi corazn albergaba la esperanza de que algn da (no saba la fecha en el calendario) terminara los estudios secundarios.

Y era la esperanza en el rincn de mi corazn, porque la realidad se mostraba muy distante de mi deseo.

Poco a poco, con mi trabajo, fui reuniendo dinero y comprando los bienes bsicos para el beb.

Mi padre me corri de mi casa y pude volver por intervencin de mi madre a los seis meses, que fue cuando bautice a mi hijo. Desde que qued embarazada mi padre no volvi a dirigirme la palabra hasta el da de su muerte en el ao 2003 que estando en terapia intensiva, lo visite y le dije al odo: TE AMO.Tal vez defraude a mi padre respecto de sus expectativas sobre m, y no est vivo para ver y disfrutar mis logros, pero est presente en mis recuerdos y en mi corazn, porque como mi madre, de ambos valoro la responsabilidad por la familia y la lucha diaria.

Por muchos aos conserve este dolor, de una despedida sin oportunidad de que mi padre me escuchara. Empero cuando l muri, abr la puerta de la que en parte l me haba cerrado con su apoyo o entendimiento. Decid estudiar, solo que para tener una carrera primero tena que dar un paso: terminar el secundario.No hace mucho tiempo volv sola al cementerio, me sent frente a su tumba y le cont con el corazn todo lo que haba hecho. Hay vacios que no se pueden llenar, es necesario sufrirlos, hacer los duelos y seguir adelante.

Por aquellos aos, mi hermana Sandra (seis aos mayor que yo), estaba estudiando el profesorado en Ciencias Econmicas, y me comento sobre el artculo 7 de la Ley de Educacin Superior N 24.521, donde se establece que para ingresar como alumno a las instituciones de nivel superior, se debe haber aprobado el nivel medio o ciclo polimodal de enseanza. Excepcionalmente, los mayores de 25 aos que no renan esa condicin, podrn ingresar siempre que demuestren, a travs de las evaluaciones que las provincias, la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires o las universidades en su caso establezcan, que tienen preparacin y/o experiencia laboral acorde con los estudios que se proponen iniciar, as como aptitudes y conocimientos suficientes para cursarlos satisfactoriamente. Entre mis iniciativas estaba terminar el secundario, pero considerando esta posibilidad, pens que poda aprovechar el tiempo de otra forma, accediendo directamente a una carrera.En la eleccin de carrera influyo fuertemente mi vocacin, pues las veces, que siendo nia me preguntaron, que quera ser cuando fuese grande, yo deca, maestra, y era claro porque los juegos que recuerdo con mis primos, y mi hermano, aquel hermano que fue el nico de la familia que hizo Jardn de Infantes, siempre fueron en la que yo era la maestra. Mi mam dice que ni hermano de hecho, aprendi a leer conmigo. En mi casa el comedor era mi aula, la pizarra, la puerta y cuando mis primos o hermano no estaban dispuestos a ser mis alumnos, mis muecas hacan las veces de alumnos.Me gustaba y hoy es mi mayor placer leer, los libros de mis hermanos mayores, formaban parte de mis bolsos de juego, mi madre cuando viajaba por alguna razn me traa un cuento, y me gustaba recitar poesas. Todava recuerdo el aroma a esos libros.En estas prcticas lectoras apareci un personaje muy significativo en mi vida, la seorita Mara, la maestra de tercer grado, significativa para m porque en el mundo de adultos que me rodeaba ella fue la que siento que le asign valor a mi gusto por la lectura, con ella leamos en los recreos, me regalaba poesas, y luego las expresaba a travs de gestos que ella me enseaba a colocarle a esas palabras. Sola decirme memoria de elefante, puesto que poda memorizar una gran cantidad de contenido. Las moralejas de los cuentos, es lo que ms me fascinaba. Cuando yo lea, ella me miraba atentamente, y me marcaba algunas cuestiones como: el ritmo, la respiracin, cmo sostener un libro, cmo pasar las pginas, cmo cuidar un libro, etc. Tambin estimul en m la escritura y desde entonces no solamente algunas veces escribo algo, ms ntimo, ms pblico, pero siempre escribo algo. La lectura y la escritura son parte sustantiva de mi vida, para mi formacin personal y profesional. La gente que me conoce sabe que me gusta leer y escribir, que disfruto de esta actividad, pero tambin sabe y yo lo s desde los ocho aos, que tengo muy buena memoria, gracias a la seorita Mara y a sus 4 hojas por cada poesa.

En la actualidad cuando leo, le pongo como quien dice piripipi a la lectura, yo le digo msica y cuando otros leen o leo lo que otros han escrito lo respeto profundamente, porque personalmente