Mitopoética del Nacional-socialismo - Franco Cardini

  • View
    214

  • Download
    0

Embed Size (px)

Transcript

  • 7/31/2019 Mitopotica del Nacional-socialismo - Franco Cardini

    1/23

    Mitopotica del Nacional-socialismo

    Franco Cardini

    Infokrisis.- El texto que sigue a continuacin es la traduccin de un

    artculo publicado en 1981 por el medievalista italiano Franco Cardini en

    la revista Totalit en el ao 1981. Esta revista era, en aquel momento, el

    boletn del crculo "Cultura y Tradicin" que en aquella poca y en los

    aos siguientes realiz un extraordinario esfuerzo por difundir los textos

    de Julius Evola en lengua francesa, primero a travs de las revistas

    Totalit, Rebis, Kalki, y posteriormente a travs de la Editorial Pards

    que contina en funcionamiento. El articulo que sigue es una

    interpretacin "mitopotica" del naconal socialismo y, en realidad, aborda

    la cuestion de cmo un especialista en historia medieval analizara el

    fenmeno del nacional-socialismo en funcin de los mitos y de las

    leyendas medievales. Particular fuerza adquiere el artculo cuando refiere

    la vieja leyenda germnica del Flautista de Hamelin en relacin a la

    historia de Hitler y de su funcin entre 1933 y 1945. Debi ser hacia 1985

    cuando realizamos la traduccin de este artculo que casualmente hemos

    encontrado en el mes de agosto.

    Mitopotica del nacional-socialismo

    Cuando hace unos aos se desencaden una polmica contra la presunta

    rehabilitacin de Mussolini y del fascismo por De Felice, hubo, adems de

    crticas apoyadas sobre un examen cientfico serio, otras conducidas de

    manera histrica, o que no tuvieron reparos en descender al nivel del

    linchamiento. En este segundo terreno tan poco ejemplar, alguien sugiri

    la vergonzosa idea de que un da Hitler y el nacional-socialismo podran

    encontrar igualmente su De Felice.

  • 7/31/2019 Mitopotica del Nacional-socialismo - Franco Cardini

    2/23

  • 7/31/2019 Mitopotica del Nacional-socialismo - Franco Cardini

    3/23

    tibia y cmoda a una idea impuesta desde el exterior, antes que pensada

    desde el interior.

    Aqu, no se trata ciertamente de depurar una vez ms las

    responsabilidades en el proceso de Nuremberg, o de reavivar la polmica

    sobre los famosos seis millones de vctimas para establecer si han sido

    ms o menos numerosas que la cifra indicada. No existe nada ms

    innoble que esta macabra contabilidad. En el nacional-socialismo, es la

    atrocidad del genocidio en tanto que tal y, ms all de l la atrocidad del

    desprecio del hombre y de la vida lo que asombran, sobre todo porque

    han tenido lugar tras siglos de humanismo, al menos terico y verbal.

    Pero lo que termina por inspirar temor, es que su trono siniestro en el

    museo de los horrores histricos no acabe por servir como pantalla a

    otros hechos y hombres que tendran el mismo derecho de figurar en l.

    Todos los grandes verdugos, todos los carniceros a gran escala del mundo

    contemporneo -han existido y existen existiendo hoy, por no hablar de

    los que les precedieron- pueden agradecer a Hitler haberles permitido

    aparecer con ropas respetables y maquillar sus gestos con sonrisas

    cautivadoras.

    En suma, es triste y miserable que no pueda organizarse Nurembergs

    serios (el Tribunal Rusell ha sido una farsa facciosa) para los responsables

    de las masacres de hugonotes, pieles rojas, catlicos irlandeses, istrianos,

    kulaks, armenios, kurdos, palestinos o mongoles.

    El mundo moderno no considera pues a Hitler como un enemigo

    cualquiera: lo ha elevado al rango de enemigo metafsico. Sin embargo,

    vista desde cerca, esta observacin es incluso insuficiente. Su condena es

    una demnatio memoriae, absolutamente sui generis. Parece casi que,

    aunque se haya exorcizado al monstruo demonaco y que se contine

    tenindole respeto por una especie de "caza de brujas" que tiene algo de

  • 7/31/2019 Mitopotica del Nacional-socialismo - Franco Cardini

    4/23

    grotesco, se sufra an una terrible fascinacin: la atraccin del abismo.

    Pongamos incluso de lado la interpretacin del nacional socialismo como

    una especie de fatum helnico, de nmesis inevitablemente ligada el

    hybris de las clases dirigentes alemanas: es decir, la interpretacin de

    Thomas Mann en la que se han inspirado Luchino Visconti y tambin

    Berthold Brecht est menos alejada de lo que parece, ya que el desarrollo

    de su Arturo Udemuestra que, sobre todo, la ascensin del jefe de la

    banda de gansters es menos resistible que lo que afirma el ttulo de la

    polmica obra de teatro. Asistimos desde hace algn tiempo a una nueva

    ola de hitlerismo, y lo que es peor: ni los historiadores ni los socilogos

    parecen darse cuenta de que es mucho ms grave o inquietante que

    cualquier rehabilitacin poltico-ideolgica. Tenemos comics y films

    nazi-porno", "nazi-sado-masoquista", que se acompaan de fenmenos

    de signo anlogo pero de valor diferente, como el music-hall Das Reich

    con su Hitler superstarsucesor de los triunfos de Oh Calcutta y de Hair.

    Naturalmente, no se ver Das Reich en nuestro pas, como tampoco el

    film Hitler, eine Karriere a pesar de su excepcional valor documental. A

    cambio, hemos visto Salon Kitty y toda la gama de sus subproductos

    incalificables

    Por lo dems, a su manera incluso: estos fenmenos subculturales son

    muy significativos. A nivel de transfertla culpabilizacin del hitlerismo es

    la desembocadura cmoda de tendencias sado-masoquistas que, fuera de

    casos lmite, no le eran del todo especficas (poda tener otras tendencias:

    pero -precisamente- no stas) mientras que son propias a los complejos

    engendrados por la sociedad de consumo, por la sociedad permisiva.

    Luego, porque, tras estos complejos se esconde la vulgarizacin de un

    procedimiento de represin ideolgica que los historiadores conocen bien:

    la polmica de los defensores de un "sistema" cualquiera contra los no

    conformistas. Celso, ya, diriga a los cristianos acusaciones de realizar

  • 7/31/2019 Mitopotica del Nacional-socialismo - Franco Cardini

    5/23

    ritos infames y de desrdenes sexuales; en la poca medieval y

    protomoderna, los polemistas catlicos hacan lo mismo respecto a los

    herejes y las brujas, mientras que en los EEUU los maccarthystas

    emplearon el mismo procedimiento contra los rojos, o supuestos tales

    y, ms tarde, este deba ser el caso de los extraos representantes de las

    "mayoras silenciosas" contra los hippies. Es intil aadir que,

    habitualmente, acusaciones de este tipo, son absolutamente falsas y

    gratuitas sobre el plano fenomenolgico; es ms bien la interpretacin de

    los hechos a la que dan lugar lo que est profundamente falseada.

    Ciertas formas histricas e irracionales de demonizacin de un fenmeno

    histrico tan complejo y articulado como el nacional-socialismo descubren

    un fondo colectivo que debera ser explorado con los elementos del

    psicoanlisis antes sin duda, que con los de la poltica y la sociologa.

    Existe un lazo profundo entre nazifobia (una forma de psicosis extendida

    que nada tiene que ver con el antinazismo serio y coherente) y la actitud

    de desacralizacin de la vida que invade plenamente al way of life

    occidental. No son ciertamente objetivos poltico-ideolgicos del

    nacional-socialismo cuyo renacimiento se teme: hoy, ninguna persona

    inteligente y de buena fe puede verdaderamente temer el renacimiento

    del racismo anti-judo, del nacionalismo pangermanista o del militarismo

    neo-prusiano.

    Lo que se quiere ms bien es exorcizar aquello a lo que el

    nacional-socialismo debi lo ms profundo de su xito: la proyeccin

    mtica, e incluso -es decir, sobre todo- la capacidad mitopotica.

    Solamente bajo este ngulo la histeria nazifoba adquiere una racionalidad

    paradjica: es la respuesta radical del hombre moderno, del homo rationi

    consentaneus, al hombre arcaico, al homo mythicus: es evidente que

    empleo aqu el adjetivo mythicus en al sentido que le da Macrobio, a

  • 7/31/2019 Mitopotica del Nacional-socialismo - Franco Cardini

    6/23

    saber, autor de mitos". Y ya que estamos en la hora de las precisiones

    semnticas, aado que empleo el adjetivo "arcaico en el sentido tcnico

    que Jung le atribuye: es decir, el hombre arcaico como hombre del arca,

    del origen, de los comienzos; hombre del illud tempus, opuesto al hombre

    del progreso lineal.

    En otros trminos, el nacional-socialismo -al margen de sus componentes

    progresistas y tecnocrticas, las cuales fueron por lo dems masivas y

    evidentes- fue un movimiento radicalmente antimoderno y

    anti-historicista en su capacidad mito-potica precisamente, mucho ms

    profunda que el recurso exterior y a menudo vulgar a datos y elementos

    atvicos que hacan de l un movimiento "de derecha", segn un anlisis

    que, a decir verdad, parece excesivamente esquemtico.

    Puede ocurrir tambin, en el fondo, que el nacional-socialismo haya sido

    sobre el plano fenomenolgico ya que no sobre el plano del historicismo,

    un acontecimiento revolucionario pero -a pesar de sus componentes

    obreras y "de izquierda" que existan y que tenan cierta consistencia,

    guste o no guste recordarlo- si fue as, no tuvo gran cosa en comn conla revolucin francesa o sovitica. Las precisiones formuladas por varios

    historiadores especializados en la influencia jacobina y luego

    nacional-liberal recogidas ms tarde por el hitlerismo tienen sin duda su

    valor, de la misma forma que buena parte, de los nacional-socialistas

    sufrieron la fascinacin de la Revolucin de Octubr