Click here to load reader

MORIR Y RESUCITAR EN LA ESPERANZA Y LA … · los cantos, los signos, las citas bíblicas, los lectores, los grupos que van a cargar la cruz de una estación a la otra, etc. ... Dios

  • View
    215

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of MORIR Y RESUCITAR EN LA ESPERANZA Y LA … · los cantos, los signos, las citas bíblicas, los...

  • 1

    SEMANA SANTA 2014MORIR Y RESUCITAR EN LA ESPERANZA Y LA HOSPITALIDAD

    Fui extranjero y me acogisteMt 25, 35

    Por una cultura de la hospitalidad en Latinoamrica y el Caribetuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de

    beber, era migrante y me hospedasteMt 25, 35

  • 2

    VIACRUCISSUGERENCIAS

    Para que el viacrucis llegue a la vida de la comunidad es importante quepreparemos con anticipacin los materiales, dnde sern lasestaciones, las personas que se harn responsables de cada estacin,los cantos, los signos, las citas bblicas, los lectores, los grupos que vana cargar la cruz de una estacin a la otra, etc.Es importante que fomentes la participacin de la mayor parte de lacomunidad: nios/as, jvenes, adultos, animadores y servidores,migrantes, etc.Se sugiere que el viacrucis se haga por las calles del barrio o del pueblo;si en la comunidad hay paso del tren, puedes hacer algunas estacionesen las vas.Material: una cruz grande para llevar por las calles, una pancarta con ellema del viacrucis Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me distede beber, era migrante y me hospedaste (Mt 25, 35),

    Hacer clavos de papel y escribir en ellos cosas que crucifican al pueblomigrante, desplazado y refugiado.

    PRIMERA ESTACINJESS ES CONDENADO A MUERTE LA CONDENA POR MIEDO

    CANTOSALUDO INICIALEstimados hermanos y hermanas,

    la cultura de la hospitalidad se sostiene en la dinmica de reconocer enlas dems personas el reflejo de Dios. Como seguidores de un Cristo vivo,abiertos a todas las vivencias de fe y credo, descubrimos en la personadiferente y ms vulnerable la invitacin ms profunda de Dios a experimentarla hospitalidad y la acogida como actitudes bsicas de nuestra identidad.

    En este viernes santo, les invitamos a mirar en el rostro de cada personamigrante y refugiada el rostro de Cristo.

    Animador/a. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espritu Santo.Pueblo. Amn

    Animador/a:Nos hemos reunido hoy para acompaar a Jess y a nuestros hermanos

    y hermanas migrantes, refugiadas y desplazadas en su camino a la cruz. No setrata de cumplir con una costumbre de la Iglesia, sino de acompaar a Jessen el peregrinar de su lucha por la vida, su bsqueda por construir el Reino deDios. El caminar de Jess en el viacrucis lo haremos junto con el caminar delpueblo migrante, refugiado y desplazado.Animador/a. Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

    PALABRA DE DIOS (MC 15,1-15)Muy temprano, los jefes de los sacerdotes, los ancianos y los maestros

    de la Ley (es decir, todo el Consejo o Sanedrn) celebraron consejo. Despusde atar a Jess con cadenas, lo llevaron y lo entregaron a Pilato.

    Pilato le pregunt: Eres t el rey de los judos? Jess respondi: Ases, como t lo dices. Como los jefes de los sacerdotes acusaban a Jess demuchas cosas, Pilato volvi a preguntarle: No contestas nada? Mira decuntas cosas te acusan. Pero Jess ya no respondi ms, de manera quePilato no saba qu pensar.

    Pilato sola dejar en libertad a un preso en cada fiesta de Pascua, aeleccin del pueblo. Haba uno, llamado Barrabs, que haba sido encarceladocon otros revoltosos por haber cometido un asesinato en un motn. Cuando elpueblo subi y empez a pedir la gracia como de costumbre, Pilato lespregunt: Quieren que ponga en libertad al rey de los judos? Pues Pilatovea que los que le entregaban a Jess actuaban por envidia. Pero los sumossacerdotes incitaron a la gente a que pidiera la libertad de Barrabs. Pilato lesdijo: Qu voy a hacer con el que ustedes llaman rey de los judos? La gentegrit: Crucifcalo! Pilato les pregunt: Pero qu mal ha hecho? Y gritaroncon ms fuerza: Crucifcalo!

    Pilato quiso dar satisfaccin al pueblo: dej, pues, en libertad a Barrabsy sentenci a muerte a Jess. Lo hizo azotar, y despus lo entreg para quefuera crucificado.

    Palabra de Dios

    REFLEXINAl ser condenado, Jess experimenta una gran soledad a causa del

    abandono de su gente, una soledad no buscada sino una soledad impuestapor el miedo que el poder genera. La condena, la soledad, el abandono, laxenofobia, la hostilidad, la discriminacin y el miedo son muerte.

    Jess, los migrantes y refugiados son condenado por el miedo de unpueblo, por el miedo al cambio exigido por la predicacin del Reino, pero anteesa condena Jess reacciona no con una violencia fsica o verbal, sino con la

  • 3

    violencia del silencio, de un silencio valiente, que habla y ratifica su prcticaen la construccin de ese mismo Reino. El silencio que habla de la vida yque es respaldado por su prctica, es la esperanza que lucha contra elmiedo, la discriminacin y la hostilidad.

    ORACINAnimador/a: Seor Jess, reglanos un corazn hospitalario que

    pierda el miedo de salir al encuentro del migrante y refugiado. Te pedimos,Dios Bueno, que nos regales el dolor con Cristo doloroso, quebranto conCristo quebrantado y pena interna de tanta pena que Cristo pas por m.

    Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amn.Pueblo. Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS A UNA FAMILIA COMPLETA A CARGAR LA CRUZCAMINAMOS A LA 2A. ESTACINCANTO

    SEGUNDA ESTACINJESS CARGA LA CRUZ

    CANTOINVOCACINAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

    PALABRA DE DIOS (MARCOS 15, 16-20)Los soldados llevaron a Jess al patio interior, llamado pretorio, y

    llamaron a todos sus compaeros. Lo vistieron con una capa roja y lecolocaron en la cabeza una corona que trenzaron con espinas. Despuscomenzaron a saludarlo: Viva el rey de los judos! Y le golpeaban en lacabeza con una caa, le escupan y se arrodillaban ante l para rendirlehomenaje.

    Despus de haberse burlado de l, le sacaron la capa roja y lepusieron de nuevo sus ropas. Los soldados sacaron a Jess fuera paracrucificarlo.

    Palabra de Dios

    REFLEXINLos soldados romanos se burlan de Jess, lo golpean, lo coronan de

    espinas, le despojan de sus vestiduras, le cargan la cruz, etc.

    De la misma manera nuestros hermanos/as migrantes y refugiados/asson despojados; son obligados a dejar su tierra y su pueblo para buscarmejores condiciones de vida. Al migrante, refugiado y desplazado se ledespoja de su dignidad y sus derechos. La cruz es impuesta por los poderes deeste mundo, la cruz no es voluntad de Dios. La experiencia de la cruz es unreflejo del dolor humano y Dios no quiere que sus hijos e hijas sufran. Ante eldolor humano, Dios padece con su pueblo, lo acompaa, est con l en todomomento.

    ORACINSeor Dios, te pedimos que nos regales tu espritu de justicia, tolerancia

    y servicio para hacernos solidarios y hospitalarios con el pueblo migrante ydesplazados. Aydanos a no condenar ni discriminar al extranjero, al refugiadoy desplazado; a no despojarlos de su condicin de hijos e hijas amadsimas deDios.Pueblo. Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS A UN GRUPO DE MIGRANTES (O PERSONAS QUE SIMULEN SERLO) A CARGAR LA CRUZ

    CAMINAMOS A LA 3A. ESTACIN.CANTO

    TERCERA ESTACIN

    JESS CAE POR PRIMERA VEZ

    CANTOINVOCACINAnimador/a. Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

  • 4

    PALABRA DE DIOS (DEUTERONOMIO 26,6-7)Los egipcios nos maltrataron, nos oprimieron y nos impusieron dura

    servidumbre. Llamamos pues a Yahv, Dios de nuestros padres, y Yahv nosescuch, vio nuestra humillacin, nuestros duros trabajos y nuestraopresin.

    Palabra de Dios

    SIGNO O HECHO SIMBLICOEn la cruz son colocados papeles en los que se escribirn los

    maltratos, hostilidades y opresiones de las que son vctimas los migrantes ydesplazados. Otra opcin es escribir (o decir) las agresiones que sufren losdesplazados, refugiados y migrantes en el camino (robo, abusos de lasautoridades, secuestros, violacin de sus derechos, agresiones,discriminacin, etc.)

    PREGUNTAS DE REFLEXINCul es nuestra actitud ante los desplazados, refugiados y migrantes? les

    despojamos de su dignidad? Reconocemos sus derechos? Somossolidarios y hospitalarios con ellos/as? Vemos en ellos y ellas el caminar del

    Pueblo de Dios?

    ORACINDios amigo, te pedimos que nos ayudes a sembrar en la comunidad

    una actitud de solidaridad e inclusin con las personas migrantes.

    Aydanos a reconocer que tambin somos un pueblo que ha sidofragmentado por la migracin, el desplazamiento y el refugio que muchasfamilias han tenido que reestructurarse.Todos. Amn.Todos: Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS A UN GRUPO DE AGENTES DE PASTORAL A CARGAR LA CRUZCAMINAMOS A LA 4A. ESTACIN.CANTO

    CUARTA ESTACIN

    JESS ENCUENTRA A SU MADRE. ENCUENTRO DE VALOR

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador.

    LECTURA DEL NIICAN MOPOHUA (RELATO DE LA APARICIN DE LA VIRGEN DEGUADALUPE)

    En cuanto oy la palabra de Juan Diego, le respondi la compasivaVirgen: Escucha, ponlo en tu corazn, Hijo mo el menor, que no sea nada malo lote aflija; que no se perturbe tu rostro, tu corazn; no temas esta enfermedad nininguna otra enfermedad, ni cosa punzante y aflictiva.

    No estoy yo aqu, que tengo el honor de ser tu madre?

    No ests bajo mi sombra y resguardo?

    No soy yo la fuente de tu alegra?

    No ests en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos?

    Acaso tienes necesidad de alguna otra cosa?

    Nican Mopohua 117-119

    REFLEXINA pesar del calvario que viven muchos refugiados, desplazados y

    migrantes en su transitar, hay muchos signos de vida, solidaridad yhospitalidad en el camino. En especial, encontramos la presencia solidaria delas mujeres.

    En el viacrucis que vivimos como pueblo, hemos sido testigos de lapresencia maternal de Dios en la lucha de tantas mujeres que abogan por sushijos e hijas migrantes desaparecidos. Ellas dan la cara, como Mara deGuadalupe.

    SIGNO O HECHO SIMBLICOAlgunas mujeres madres de familia dan la bendicin a los/as

    participantes mediante el gesto de santiguar o de hacer aspersin con aguabendita.

    ORACINMara de Guadalupe, Madre de nuestra Amrica, t que supiste consolar

    a tu hijo aydanos y danos fuerza para que podamos descubrir y consolar elrostro sufriente de Jess en cada uno de nuestros hermanos y hermanasrefugiadas, desplazados y migrantes. Amn.Todos. Padre Nuestro

  • 5

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS UN GRUPO DE MUJERES A CARGAR LA CRUZ.CAMINAMOS A LA 5A. ESTACINCANTO

    QUINTA ESTACIN

    SIMN DE CIRENE AYUDA A JESS. LA SOLIDARIDAD TIENEROSTRO

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a. Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (LUCAS 23, 26-27)Cuando le llevaban a crucificar a Jess, echaron mano de un cierto

    simn de Cirene, que vena del campo, y le cargaron la cruz para que lallevara detrs de Jess.

    Le segua una gran multitud del pueblo y mujeres que se dolan ylamentaban por l.

    REFLEXINHoy nos seguimos encontrando en el camino, en las comunidades y

    pueblos, en las vas, en los albergues, hombres y mujeres de buenavoluntad que dan su mano amiga al migrante, que curan sus heridas ydefienden sus derechos.

    Y ms all de las fronteras, hombres y mujeres que colocan un pocode agua en el desierto. Sus acciones son un gesto de confianza ante elhermano que est en peligro, son la Alianza que nuestro pueblo necesita.

    ORACINEnsanos Seor a ser solidarios con los y las migrantes, refugiados ydesplazados con quienes llevan cruces muy pesadas. Permtenos caminarcon Jess migrante, con tu pueblo peregrino y con todos los que buscanuna sociedad justa y fraterna, un mundo sin fronteras. Amn.

    Todos: Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS UN GRUPO DE ALBAILES O CAMPESINOS A CARGAR LA CRUZ.CAMINAMOS A LA 6A. ESTACINCANTO

    SEXTA ESTACIN

    VERNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESS.

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a. Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (ISAAS 52, 14-15)Muchos quedaron espantados al verlo, pues su cara estaba tan

    desfigurada que ya no pareca un ser humano.

    As tambin numerosos pueblos se asombrarn, y en su presencia losreyes no se atrevern a abrir la boca cuando vean lo que no se haba visto yobserven cosas que nunca se haban odo.

    REFLEXINA Vernica le cost mucho acercarse a Jess para limpiar su rostro. La

    gente se burlaba de ella y a pesar de ello, Vernica tuvo el valor de consolar aJess, de darle un aliento de vida.

    Nosotros muchas veces hemos perdido nuestra capacidad de darconsuelo a otros y otras; en especial de consolar a las personas migrantes,refugiadas y desplazadas. Nos hemos olvidado de escuchar y ser una luz deesperanza para otros/as; nos hemos olvidado de limpiar el rostro del otro yquitar el miedo y la discriminacin para ver ms claramente el rostro de Jess.

    Muchos se espantaron al ver el rostro desfigurado de Jess, as comonosotros nos espantamos de ver el rostro desfigurado de las personasdesplazadas por los conflictos armadas, de las personas que salen de suspases por causa de la violencia.

  • 6

    ORACINSeor Jess, que tu rostro desfigurado por la violencia estructural

    sea un espejo para nuestro corazn a fin de que te podamos solidarizarnosy consolar a otros sin temor y que, en el ejemplo de la Vernica,aprendamos a ser hospitalarios con nuestros hermanos migrantes. Amn.Todos: Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS UN GRUPO DE MUJERES JVENES A CARGAR LA CRUZCAMINAMOS A LA 7A. ESTACINCANTO

    SEPTIMA ESTACIN

    JESS CAE POR SEGUNDA VEZ

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimos

    Pueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    ACCIN SIMBLICA 1Al llegar a la 7 estacin, se deja la cruz en el piso

    Una vez que se deja la cruz en el piso, se le invita a la comunidad acontemplar en silencio la cruz en el piso.

    REFLEXINPreguntar:

    Qu nos dice de nuestra realidad?

    Qu nos dice de la discriminacin y la violencia que sufren los refugiados,desplazados y migrantes?

    ORACINPadre Bueno, que a pesar del peso del sufrimiento, de las agresiones

    y violaciones a los Derechos Humanos, de la corrupcin, la hostilidad ydiscriminacin no perdamos la esperanza.

    Danos nimo y la sabidura de tu Espritu para saber qu hacer encasos crisis emocional, para saber enfrentar los peligros del camino. Amn.

    Todos. Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS UN GRUPO DE COLABORADORES DEL ALBERGUE (O EN SU DEFECTO A LASPERSONAS QUE TRABAJAN EN EL SECTOR SALUD, DERECHOS HUMANOS O EN EDUCACIN)A CARGAR LA CRUZ.

    ACCIN SIMBLICA 2Se levanta la cruz

    CAMINAMOS A LA 8A. ESTACINCANTO

    OCTAVA ESTACIN

    JESS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALN. EL CONSUELO REIVINDICATIVO

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimos

    Pueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (LC 23, 2729)Lo segua mucha gente, especialmente mujeres que se golpeaban el

    pecho y se lamentaban por l.

    Jess, volvindose hacia ellas, les dijo: Hijas de Jerusaln, no lloren porm. Lloren ms bien por ustedes mismas y por sus hijos. Porque llegarn dasen que se dir: Felices las mujeres que no tienen hijos. Felices las que nodieron a luz ni amamantaron.

    REFLEXINLa mujer tiene una gran capacidad para asumir el dolor y vencer sus

    temores y miedos. Aunque se les ha calificado de ser el sexo dbil, son las quems demuestran su fuerza y decisin de no caer, de mantenerse en la luchaEllas, son las que hoy en da mantienen a la Iglesia viva y activa. A pesar de loscondicionamientos de la sociedad han ganado con paciencia y perseveranciasus lugares en la familia, en la comunidad y en la vida del pas. Jess asumi la

  • 7

    causa de las mujeres y por eso las consuela porque sabe que ellas van anecesitar el apoyo solidario de todo ser humano que quiera reivindicar sudignidad, sus derechos y su vida.Preguntas:

    Cul es la realidad de la mujer en la migracin?

    Cuntos de nosotros hemos asumido (hemos consolado) la causa de la mujermigrante y refugiada?

    ORACINMara, madre del verdadero Dios por quien se vive, te pedimos que

    acompaes y protejas a las mujeres migrantes, a las mujeres refugiadas ydesplazadas, a la mujer que huye por causa de la violencia de gnero y a lasque sin salir viven las consecuencias de una migracin forzada.

    Seor Jess, te pedimos que toda mujer viva de acuerdo a sudignidad, que se respeten sus derechos. Amn.Todos. Dios te salve Mara

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS UN GRUPO DE MUJERES A CARGAR LA CRUZ.CAMINAMOS A LA 9A. ESTACINCANTO

    NOVENA ESTACINJESS CAE POR TERCERA VEZ

    EL VALOR QUE SURGE DE LA CADACANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    HECHO DE VIDAPas el tren, corrimos, yo me lanc pero no pude subirme al tren. Ca

    al suelo y pegu con esas ruedas metlicas. Quise levantarme pero nopude, la pierna la tena deshecha. Mis compaeros alcanzaron a subirse, yome qued gritando.

    Dios me perdone, pero pens en morirme, incluso me quise tirar a lasllantas del tren, en esos momentos uno piensa que morirse es la solucin. Noaguantaba el dolor, mi pierna estaba sangrando y mi corazn pareca que iba aexplotar.

    Le habl a Yuvlin y me deca: qudate, yo no me puedo quedar, misueo es llegar a EU, no puedo quedarme contigo. Pero luego regres y merescat, vio que me faltaba poquito para que me agarrara el tren, ya que mesac quiso alcanzar el tren, pero no pudo y se qued conmigo. Me amarr lapierna con una camisa, para que no me desangrara y me carg en el hombro.

    A un mexicano le pedimos ayuda, pero nos dijo que no poda, que si locachaba la migra se meta en broncas. Pedimos ayuda, muchos nos dijeron queno, solamente un seor se acerc y nos auxili. Yo ya no aguantaba, mebamboleaba de aqu para all, les deca que me dejaran morir, es un dolorterrible.

    Entrevista a Edna, Migrante hondurea

    ORACINDios y Padre nuestro, enva tu gracia sobre nosotros para que nos

    ayudes a solidarizarnos con los y las cadas, despojadxs, con lxs migrantesgolpeadxs y mutiladxs.

    Danos un corazn sensible a su dolor, haznos solidarios y hospitalarioscon aquellos que necesitan un espacio de acogida. Haznos ver nuestrasinjusticias sociales para poder superarlas. Danos tu ayuda para poder construirese mundo justo y hospitalario. Amn.Todos: Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS UN GRUPO DE JVENES VARONES A CARGAR LA CRUZCAMINAMOS A LA 10A. ESTACINCANTO

  • 8

    DECIMA ESTACINJESS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

    EL DESPOJO QUE ACOGECANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (JUAN 19, 23-24)Cuando los soldados pusieron a Jess en la cruz, se repartieron sus

    vestidos y los dividieron en cuatro partes, una para cada uno de ellos. Encuanto a la tnica, tejida de una sola pieza de arriba abajo sin costuraalguna, se dijeron: No la rompamos, echmosla ms bien a suertes, a ver aquin le toca.

    As se cumpli la Escritura que dice: Se repartieron mi ropa y echaron asuertes mi tnica.

    REFLEXINJess llega al lugar en donde se le dar muerte, pero antes de que

    suceda eso, los que detentan el poder lo quieren ver totalmente humilladoy es por eso que lo despojan de sus vestiduras; esta era la prctica final conla cual a un ser humano le quitaban todo, su dignidad, su respeto.

    Jess deja que lo despojen de sus vestiduras porque sabe que nuncale podrn quitar su dignidad ni sus convicciones, aunque a los ojos de losdems ha quedado como un don nadie, l ya no tiene ms que perder yslo se queda con lo que l cree. El miedo a quedar despojado y desnudo setransforma en la esperanza de no tener nada ms que su dignidad.

    Hoy Jess sigue siendo despojado de sus vestiduras en todosaquellos que son despojados de su tierra, en quienes tienen que dejar suscomunidades de origen por causa de la violencia, en quienes les es robadala identidad, en quienes son desaparecidos, en los falsos positivos, en losque mueren en el desierto sin saber quines son, en los migrantes nolocalizados, en las mujeres vctimas de trata, en el trfico de menores.

    ORACINSeor, que tu desnudez en ese acto proftico del despojo, nos

    ilumine para darnos cuenta que la avaricia, el egosmo, la discriminacin, elracismo, la hostilidad y el poder son las cosas de las cuales nos debemos dedespojar para construir un ser humano nuevo que sea solidario con losempobrecidos y despojados, para que todos ellos puedan compartir losbienes con justicia y equidad. Amn.

    Que no acabemos con la vida, que no quitemos a la mujer de sudignidad, que no quitemos al varn su sensibilidad, que no quitemos a lanaturaleza la vegetacin y el agua, pues despojamos a los nios/as y losdejamos sin recursos. Que abramos el corazn a la hospitalidad. Amn.Todos: Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS UN GRUPO DE CAMPESINOS SIN TIERRA O AL FAMILIAR DE ALGNDESAPARECIDO A CARGAR LA CRUZ.CAMINAMOS A LA 11A. ESTACINCANTO

    DECIMO PRIMERA ESTACIN

    JESS ES CLAVADO EN LA CRUZ

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (LUCAS 23, 32-43)Junto con Jess llevaban tambin a dos malhechores para ejecutarlos.

    Al llegar al lugar llamado de la Calavera, lo crucificaron all, y con l a losmalhechores, uno a su derecha y el otro a su izquierda. Mientras tanto Jessdeca: Padre, perdnalos, porque no saben lo que hacen.

    La gente estaba all mirando; los jefes en cambio se burlaban de ldiciendo: Si salv a otros, que se salve a s mismo, ya que es el Mesas de Dios,el Elegido.

    Tambin los soldados se burlaban de l. Le ofrecieron vino agridulcediciendo: Si t eres el rey de los judos, slvate a ti mismo. Adems haba enlo alto de la cruz un letrero que deca: Este es el rey de los judos.

    ACCION SIMBOLICAVamos caminando en silencio a la siguiente

    estacin meditando las siguientes preguntas:de qu cosas necesito despojarme en la vida?Qu necesito cambiar en mi vida? Qu me

    est estorbando y no me deja ser pleno y feliz?

  • 9

    Uno de los malhechores que estaban crucificados con Jess loinsultaba: No eres t el Mesas? Slvate a ti mismo y tambin a nosotros.Pero el otro lo reprendi diciendo: No temes a Dios t, que ests en elmismo suplicio? Nosotros lo hemos merecido y pagamos por lo que hemoshecho, pero ste no ha hecho nada malo.

    Y aadi: acurdate de m cuando entres en tu Reino. Jess lerespondi: En verdad te digo que hoy mismo estars conmigo en elparaso.

    REFLEXINEn y desde la cruz, Dios est haciendo una nueva Alianza con su

    pueblo, con los excluidos y los migrantes. La cruz cobra un nuevo sentido,quedan ah confirmadas las causas y razones para seguir creyendo en lahumanidad, en que otro mundo es posible, como son el perdn, lainclusin, la reconciliacin, la confianza, la acogida, la compasin, lasolidaridad. Es decir, la salvacin como un don para quien la acepte.

    Con un corazn lleno de dolor te pedimos por los migrantes que hansido torturados y agredidos; ilumina en su caminar a los hermanos yhermanas que emigran arriesgando su vida por llegar al norte y conseguirun trabajo para dar vida a su familia. Amn.

    ACCIN SIMBLICAHacer clavos de papel y escribir en ellos cosas que crucifican al

    pueblo migrante, desplazado y refugiado.Todos: Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS UN GRUPO DE CATEQUISTAS Y/O ANIMADORES DE LACOMUNIDAD A CARGAR LA CRUZ

    CAMINAMOS A LA 12A. ESTACINCANTO

    DECIMO SEGUNDA ESTACIN

    JESS MUERE EN LA CRUZ

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (MARCOS 15, 33-39)Llegado el medioda, la obscuridad cubri todo el pas hasta las tres de

    la tarde, y a esa hora Jess grit con voz potente: Elo, Elo, lamm sabactani,que quiere decir: Dios mo, Dios mo, por qu me has abandonado?

    Al or esto, algunos de los que estaban all dijeron: Est llamando aElas. Uno de ellos corri a mojar una esponja en vinagre, la puso en la puntade una caa y le ofreci de beber, diciendo: Veamos si viene Elas a bajarlo.

    Pero Jess, dando un fuerte grito, expir. En seguida la cortina quecerraba el santuario del Templo se rasg en dos, de arriba abajo.

    Al mismo tiempo el capitn romano que estaba frente a Jess, al vercmo haba expirado, dijo: Verdaderamente este hombre era hijo de Dios.

    Palabra de Dios

    MINUTO DE SILENCIO

    ORACINBajar de la cruz al pobre, al condenado a muerte, al migrante, al

    despojado, al refugiado y al desplazado es la tarea de quienes mantienen vivala esperanza de un mundo justo y hospitalario. Bajar de la cruz al pueblomigrante significa sencillamente un nuevo xodo para nuestros pueblos.

    Padre, tu hijo fue asesinado por el miedo y la injusticia del mundo,permtenos ahora a nosotros tener la valenta de enfrentar el miedo a lamuerte, pero danos el espritu firme para no quedarnos callados ante lasmuertes impuestas. Danos un corazn transparente para saber acompaar yser solidarios, danos un corazn en el que habites t y as, nos capacites parasaber cmo recibir y acoger a los refugiados, desplazados y migrantes. Amn.Todos: Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

  • 10

    INVITAMOS UN GRUPO DE MADRES SOLTERAS O VIUDAS A CARGAR LA CRUZ.CAMINAMOS A LA 13A. ESTACIN

    ACCIN SIMBLICAEn silencio caminamos a la siguiente estacin. En el caminar vamos

    meditando estas preguntas:

    Qu he hecho por Cristo?Qu hago por Cristo?

    Qu debo hacer por Cristo?

    DECIMO TERCERA ESTACIN

    JESS ES BAJADO DE LA CRUZ

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (IS 53,2-12)Animador/a: Ahora, vamos a leer a manera de salmo el siguiente texto delprofeta Isaas. Todos repetimos: Bajemos de la cruz a Jess y al pueblomigrante y desplazado.

    Este ha crecido ante Dios como un retoo, como raz en tierra seca.No tena gracia ni belleza que atrajera nuestras miradas, ni aspecto que noscautivara.R/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante

    Despreciado y tenido como la basura de los hombres, hombre dedolores y familiarizado con el sufrimiento, semejante a aquellos a los que seles vuelve la cara, estaba despreciado y no hemos hecho caso de l.R/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante y desplazado

    Sin embargo, eran nuestras dolencias las que l llevaba, eran nuestrosdolores los que le pesaban y nosotros lo creamos azotado por Dios, castigadoy humillado.R/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante y desplazado

    Fue tratado como culpable a causa de nuestras rebeldas y aplastadopor nuestros pecados. El soport el castigo que nos trae la paz y por sus llagashemos sido sanados.R/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante y desplazado

    Fue maltratado y l se humill y no dijo nada, fue llevado cual cordero almatadero, como una oveja que permanece muda cuando la esquilan.R/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante y desplazado

    Fue detenido y enjuiciado injustamente sin que nadie se preocupara del. Fue arrancado del mundo de los vivos y herido de muerte por los crmenesde su pueblo.R/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante y desplazado

    Fue sepultado junto a los malhechores y su tumba qued junto a losricos, a pesar de que nunca cometi una violencia ni nunca sali una mentirade su boca.R/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante y desplazado

    Despus de las amarguras que haya padecido su alma, ver la luz y sercolmado. Por su sufrimiento mi siervo justificar a muchos y cargar con todassus culpasR/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante y desplazado

    Por eso le dar en herencia muchedumbres y recibir los premios de losvencedores. Se ha negado a s mismo hasta la muerte y ha sido contado entrelos pecadores, cuando en realidad llevaba sobre s los pecados de muchos einterceda por los pecadores.R/. Bajemos de la cruz a Jess y al pueblo migrante y desplazado

    Todos: Padre Nuestro

  • 11

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS A UN VOLUNTARIO/A A CARGAR LA CRUZ.CAMINAMOS A LA 14A. ESTACINCANTO

    DECIMO CUARTA ESTACIN

    JESS ES DEPOSITADO EN EL SEPULCRO.EL RECINTO DE LA ESPERANZA

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (MATEO 27, 57-61)Siendo ya tarde, lleg un hombre rico de Arimatea, llamado Jos,

    que tambin se haba hecho discpulo de Jess. Se present a Pilato y lepidi el cuerpo de Jess, y el gobernador orden que se lo entregaran.

    Jos tom entonces el cuerpo de Jess, lo envolvi en una sbanalimpia y lo coloc en el sepulcro nuevo que se haba hecho excavar en laroca.

    Despus hizo rodar una gran piedra sobre la entrada del sepulcro yse fue. Mientras tanto, Mara Magdalena y la otra Mara estaban all,sentadas frente al sepulcro.

    REFLEXINTodo sepulcro es signo de muerte, de un aqu se acab y un aqu

    qued. El sepulcro es signo de la ltima morada sobre la tierra.

    Ante el sepulcro, experimentamos fro y ausencia, temor y angustiapor estar cerca de la muerte. El sepulcro es soledad. El poder, el abuso deautoridad, la represin, la corrupcin y el miedo hacen que nuestrasociedad est dentro de un gran sepulcro, porque vivimos yexperimentamos la ausencia, la impotencia, el dolor, el sufrimiento y sobretodo la soledad.

    Eso mismo experiment Jess y su sepulcro debera ser de la mismamanera, pero todo cambia cuando a pesar de todo ese ambiente surge lafigura de un hombre que ofrece su sepulcro porque an cree en Jess, ancree en su proyecto y su predicacin, aunque sienta que todo ha terminado.Ese acto junto con toda la vida de Jess hace que ese sepulcro sea un signo deesperanza, sea un recinto de luz en medio de la oscuridad y soledad de lamuerte.Preguntas.

    A qu nos invita la actitud de Jos de Arimatea?

    Acaso no es necesario experimentar la soledad que es ocasionada por elmiedo para revitalizarnos y salir al encuentro del otro/a?

    ORACINPidamos que, a ejemplo de Jos de Arimatea, sepamos vencer nuestros

    temores y ofrecer nuestros sepulcros vacos, ofrecer hasta lo ms ntimo denosotros como el espacio de la ltima morada (casa, habitacin, hogar) deJess en la tierra. Ofrecer nuestros sepulcros vacos para que sean habitadospor Jess.

    Seor Dios, te pedimos que nos hagas sensibles y nos des entraas demisericordia, danos siempre la firme esperanza de la resurreccin. Amn.Todos: Padre Nuestro

    LEMATuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber,

    era migrante y me hospedasteMt 25, 35

    INVITAMOS A QUE TODA LA COMUNIDAD (O ALGUNOS/AS) A CARGAR LA CRUZ.CAMINAMOS A LA 15A. ESTACINCANTO

  • 12

    DECIMO QUINTA ESTACIN

    RESUCIT

    CANTOINVOCACIN INICIALAnimador/a: Te adoramos Cristo y te bendecimosPueblo. Que por tu santa cruz redimiste al mundo y a mi pecador

    PALABRA DE DIOS (MARCOS 16, 1-8)Pasado el sbado, Mara Magdalena, Mara, la madre de Santiago, y

    Salom, compraron aromas para embalsamar el cuerpo. Y muy temprano,el primer da de la semana, llegaron al sepulcro, apenas salido el sol.

    Se decan unas a otras: Quin nos quitar la piedra de la entrada delsepulcro? Pero cuando miraron, vieron que la piedra haba sido retirada aun lado, a pesar de ser una piedra muy grande.

    Al entrar en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho,vestido enteramente de blanco, y se asustaron. Pero l les dijo: No seasusten. Ustedes buscan a Jess Nazareno, el crucificado. Ha resucitado, noest aqu, pero ste es el lugar donde lo pusieron. Ahora vayan a decir aPedro y a los otros discpulos que Jess se les adelanta camino de Galilea.All lo vern tal como l les dijo.

    AVISOS PARA EL SBADO