of 43/43
28è CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016 1 28è CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS OBRES PREMIADES 2016 POESIA CASTELLÀ 1er premi: Víctor Mercado Durán “Máscara volada a lo imposible” I Hay mucho polvo estelar del hálito universal. Ya no te voy a esperar Y si aflojo la soga que tensa mi alma indigesta zozobran pasajes oníricos de gigantes dormidos y al contacto de candiles, ambos de fúlgida llama, resucita mi lengua lasciva con cierta esperanza. Con todo, luego te veo. Día tras día, codo con codo. Raíces hondas horadan mis órganos II

28è CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS OBRES …eldigital.barcelona.cat/wp-content/uploads/2016/05/Relats-premiats... · 28è concurs literari de nou barris - obres premiades 2016 1

  • View
    214

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of 28è CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS OBRES...

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    1

    28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS OBRES PREMIADES 2016

    POESIA CASTELL

    1er premi: Vctor Mercado Durn

    Mscara volada a lo imposible

    I

    Hay mucho polvo estelar del hlito universal.

    Ya no te voy a esperar

    Y si aflojo la soga que tensa mi alma indigesta

    zozobran pasajes onricos de gigantes dormidos

    y al contacto de candiles, ambos de flgida llama,

    resucita mi lengua lasciva con cierta esperanza.

    Con todo, luego te veo.

    Da tras da, codo con codo.

    Races hondas horadan mis rganos

    II

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    2

    Presentiste el riguroso final bajo la piel de los das,

    sin trampa o artificio alguno, solo la verdad desnuda

    y monoltica como un peasco a las puertas del fin.

    Nunca la triste corrupcin fue ms difana

    que ante aquella imagen nacida del lgamo

    de una pesadilla que siempre terminaba por despertarte

    con su desgarramiento hecho de ausencia.

    Lo supiste en tu cuerpo, en lo surcos profundos

    de tu cuerpo, brillantes tus arrugas como crteres

    en la noche infinita de un tiempo leve y sin misterio

    que te sera insoportable. La amabas, la amasaste?

    III

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    3

    Lo imposible es lo asocial puro, lo que rompe por completo con la alternancia de deberes y derechos que genera la

    imposicin del vnculo de reciprocidad Leopoldo Mara Panero, Sade o la imposibilidad

    Lanzo la mscara

    porque t ya no me constituyes.

    Hablo por esta voz por ltima vez, escuchas?,

    como quien se acerca a un pozo oscuro

    para gritar un nombre que no ser devuelto,

    sino consumido en la humareda que provoca su

    combustin

    o las telas de araa que unen sus letras

    para que sea por ti otra vez pronunciado, mi nombre,

    en el derroche estril de tus labios. Slo una forma de morir

    para seguir cargando este fardo absurdo llamado cuerpo

    que adolece de forma, as que corre donde no pueda verte,

    donde no te alcance esta luz entre las ruinas de mi nombre

    que slo t conoces. Porque ya slo soy esta sed,

    este temblor exttico que me empuja a lo imposible, o sea

    a ti, mientras sempiternos murcilagos que baten sus alas

    en mi cabeza alrededor de mi nombre

    te quieren ver muerta por ltima vez,

    antes de que caiga la noche.

    Seudnimo: Bloom

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    4

    2n premi: Patricia Luque Tapia

    Y abrac entre mis manos tu mano caliente

    -Ests muerto Federico? -No, estoy aqu -Ests muerto Federico? -No, estoy aqu, contigo -Ests muerto Federico? -No, estoy aqu Y se sonre. Ay! Por qu viniste Federico? La nia luna perfila cera con su estilete de plata Antojada en la noche Ni las perlas tintinean Pintora y maana costurera o poeta Cansada De tanto ser sin saberse Pobre luna Con su espejo de ncar sucio Dnde ests Federico? Ahora quiero un poco menos al da Que me perdonen los verdes azules y amarillos de oro. Me quedo pensando en mi barca, a merced de las olas, de que volvamos a vernos de que volvamos a tocarnos. Y que de nuevo te pregunte: Ests muerto Federico? Y que vivos o muertos lo estemos los dos.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    5

    POESIA CATAL

    1er premi: Mireia Farriol Gil

    Selnic

    ECLIPSI

    A les set, la lluna enterbolida.

    Miratge.

    A les vuit, la NASA:

    foscor de lluna

    difs

    Im there: lunar eclipse.

    Sense novetats.

    La mirada esvada.

    La veu de la cincia

    s all.

    Nosaltres som aqu,

    endinsats en leclipsi

    de lluna.

    Ara la boirina nocturna

    esborra lastre.

    Noms ens resta la nit del temps.

    Tot fosc i ella fosca.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    6

    SUPERLLUNA

    A 356.577 ja no s la lluna

    s la superlluna,

    aclaparadora.

    Per lestellar ventijol de proa

    vira i ens mirar la Terra

    en els pr xims milions d'anys.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    7

    ABSENT

    Asseguda al mig de la nit deshabitada,

    perfumada amb aigua de lluna,

    la pell

    de prssec i ram,

    atura el raig,

    atura el pols desfet,

    atura la polseguera lluntica,

    mentre

    unes

    gotes

    de lluna

    t'incriminen.

    Pseudnim: Aurea-Agustina

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    8

    2n premi: Franc Guinart i Palet

    Tres pensaments vorejant el Hanami

    Vaig caure adormit sota larbre blanc,

    del meu somni van nixer cireres

    esplndides, vermelloses i lluents;

    el meu neguit creixia i creixia

    en veure que els dits no sabien agafar-les,

    que no podien atansar-me-les als llavis.

    Vaig despertar i el cel era ple de flors,

    llavors va revelar-se amb tota claredat

    lesperit que viu en la pacincia.

    Domnec Muset

    Mentristeix la vostra puntualitat,

    ai, amics que engalaneu els meus camins,

    si encara no tocava el vestit blanc.

    Era massa poc, no en tenem prou

    en ser aprenents de bruixots,

    varem desitjar robar el foc dels Dus

    per anar ms i ms enll.

    Ara lhivern ensopega amb la primavera,

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    9

    i lestiu, barruer, estalona la tardor.

    No en tenem prou i els menystingurem,

    s, els mals que ens intoxicaven lnima,

    el verins de larrogncia i de legoisme.

    Ara el cel que ens abraava sha trastocat,

    el vent, el fred, la xafogor i les pluges

    vaguen pel mn orfes de ptria,

    i tots els que vivim sota lestrany blau

    sentim tamb com de mica en mica

    es trenquen els cicles i els equilibris;

    mirem els arbres florint abans dhora

    i en silenci cauen algunes llgrimes,

    precursores duna glaada letal

    no pas imprpia del moment.

    Domnec Muset

    "I vaig passar pel seu costat i no va cridar-me latenci,

    anava vestit com els seus amics, verd penjant als braos,

    gris marr de cintura en avall. Fou desprs, a la fruiteria,

    contemplant aquell cistell de cireres, quan vaig recordar uns atuells blancs que mhavien enamorat dies abans

    que el vent lhagus festejat".

    Domnec Muset

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    10

    RELAT FANTSTIC

    1er premi: Francisco Segura Ramirez

    Las vacaciones de Caronte

    Entre los numerosos pilluelos que zascandileaban por las callejas y plazuelas

    de la vieja Atenas descollaban especialmente dos: Glauco y Dafnis. Ambos

    haban nacido libres, pero bastaba con echar una ojeada a sus tnicas radas y

    a sus sandalias remendadas para adivinar que eran hurfanos y pobres.

    Tenan al alado Hermes por dios tutelar, y no por dedicarse al honrado oficio

    del comercio, sino por ser ladrones. Lo que les diferenciaba de los dems

    raterillos que pululaban por el gora o por el Pireo era que ellos dos, sin hacer

    distinciones de ninguna clase, robaban tanto a los vivos como a los muertos.

    Pero no siempre haba sido as: La idea se la haba inspirado, sin pretenderlo,

    Digenes el Cnico, que era un filsofo muy descredo. Se hallaban una

    maana junto a l, mezclados en el corro de curiosos que siempre se formaba

    alrededor de su tinaja a la espera de sus ingeniosas y humorsticas sentencias,

    cuando, al ver pasar por all cerca el squito de un funeral, el desvergonzado

    filsofo expres en voz alta lo que, en ese mismo momento, muchos de los

    presentes tal vez pensaban: Un bolo ms tirado a la basura Por Zeus, qu

    desperdicio! Ms falta les hacen a los muertos de hambre como yo que a los

    otros!

    Como es sabido, era costumbre de los griegos de la antigedad colocar bajo

    la lengua de los difuntos el bolo que, una vez llegados al reino de Hades,

    haban de pagar a Caronte, el barquero infernal, a cambio de que les pasara a

    la otra orilla del ro Aqueronte. Pero un individuo que viva dentro de una tinaja,

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    11

    en medio de la calle, que soportaba el fro hiriente en invierno y el calor

    asfixiante en verano, que unas veces no tena qu comer y otras se mora de

    sed, que viva de la caridad ajena y que, en muchas ocasiones, tena que

    soportar los ataques, las mofas y la incomprensin de los dems, difcilmente

    poda tragarse semejantes fantasas.

    Glauco y Dafnis, al orle decir aquello, no se echaron a rer como el resto de

    los circunstantes: se miraron a los ojos y, en el acto, se leyeron recprocamente

    el pensamiento. Por qu arriesgarse a recibir una buena tunda si eran pillados

    con las manos dentro de alguna faldriquera ajena cuando los desgraciados

    difuntos se lo ponan tan fcil? Ellos nunca les iban a denunciar! Nunca les

    iban a arrastrar, cogidos de la oreja, hasta el arconte! El otoo estaba a punto

    de acabar; pronto el viento helado bajara desde las montaas y lo barrera

    todo: pudiendo remediarlo con tanta facilidad, volveran a pasar necesidad?,

    volveran a dormir al raso, lejos de un buen fuego?

    Esa misma noche, haciendo de tripas corazn, los muchachos profanaron la

    primera tumba, y, como el asunto les fue bien, a partir de entonces repitieron

    con creciente asiduidad la aventura. Eran sigilosos como las ululantes lechuzas

    que les hacan compaa, y tan cuidadosos, que lo dejaban todo exactamente

    como lo haban encontrado, borrando cualquier indicio o seal que pudiera

    delatar por la maana su horrible fechora.

    A lo largo de aquel invierno, por primera vez en su vida, pudieron permitirse

    comer bien y disponer de un buen alojamiento, todo a costa de la involuntaria

    generosidad de los desdichados difuntos. Pero, all por las Tesmoforias, el dios

    de los Infiernos acab perdiendo la paciencia.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    12

    La noche en que se decret su destino, actuar con la prudencia y la

    diligencia acostumbradas ya no les sirvi de nada. Como otras veces,

    levantaron, haciendo palanca, la pesada losa de un rico sepulcro, y dejaron la

    abertura indispensable para poder colarse dentro.

    Tentaban nerviosamente las fras y hmedas paredes del sepulcro,

    buscando la cabeza del cadver -quiz intacta todava, quiz descompuesta, o

    tal vez convertida ya en una limpia calavera-, cuando, de sbito, la tierra

    retembl poderosamente. Los dos nios se abrazaron en la oscuridad,

    horrorizados. Oh, pobres de nosotros!, exclam Dafnis, arrodillndose como

    un suplicante. Hemos provocado la clera de Hades con nuestros impos

    sacrilegios! Perdn, Seor, perdn! Tranquilzate, compaero! Es slo un

    pequeo temblor de tierra!, trat de calmarle Glauco, con la voz ahogada y

    llena de trmolos.

    Como en respuesta a sus atrevidas palabras, la tierra volvi a estremecerse

    an con ms fuerza y la losa, mal asegurada en una esquina, se desplaz con

    una brusca sacudida, sellando, de nuevo y para siempre, la tumba profanada.

    Fueron completamente intiles los gritos y las demandas de auxilio de los

    nios: lejos de la ciudad, en mitad de la noche y amortiguadas sus angustiadas

    voces por la gruesa capa de piedra, nadie lleg a orles, y a las pocas horas

    murieron asfixiados, librndose, despus de todo, de una ms lenta y dolorosa

    agona. Pero sus andanzas no iban a terminar ah.

    Despertaron a orillas de un ro lgubre e inhspito, en cuyos mrgenes

    crecan melanclicos sauces y negras flores de nepente. Tan densa era la

    niebla a su alrededor, que, aun hallndose muy cerca el uno del otro, les cost

    reconocerse. Glauco, dnde estamos? Sabes t cmo hemos llegado hasta

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    13

    aqu?, le pregunt su amigo, desconcertado. S lo mismo que t, Dafnis.

    Vayamos a la bsqueda de alguien que pueda informarnos. Caminaron

    lentamente, casi a tientas, siguiendo el curso del Aqueronte. No lograban ver a

    nadie, pero a travs de la densa niebla les llegaba, cada vez ms claro, el ruido

    producido por lo que parecan voces humanas

    Continuaron avanzando y, de sopetn, se encontraron ante un espeluznante

    espectculo: una airada muchedumbre espectral se arracimaba en la ribera del

    ro, produciendo un gritero de mil demonios, exigiendo con gritos y ademanes

    desaforados ser trasladada a la otra ribera. Nosotros llevbamos nuestros

    bolos! Estamos seguros! Quin nos los ha robado?, vociferaban. A unos

    metros de la orilla, mantenindose con dificultad de pie en su barca, un viejo de

    rostro huesudo y cetrino intentaba aplacar intilmente a la multitud: Lo siento:

    la ley es la ley. No pasa nadie al otro lado sin antes haber pagado su bolo

    No bien acababa de pronunciar Aqueronte su inexorable decreto cuando se

    percat, con malvola alegra, de la presencia de los dos muchachos.

    Entonces, repentinamente ablandado, aadi: Aunque, pensndolo mejor,

    puede que exista una solucin a vuestro problema, si los dioses as lo

    quieren Al escuchar aquello, las almas en pena parecieron apaciguarse un

    poco. Eh, vosotros dos, acercaos hasta aqu!, exclam, fulminando con su

    ardiente mirada a Glauco y a Dafnis. Con slo dos golpes de remo, Caronte

    llev su barca hasta la orilla fangosa: Sabis remar, pillastres?, les pregunt

    con su media sonrisa horripilante. Los nios a duras penas consiguieron emitir

    un no casi inaudible. Tranquilos, no os preocupis: enseguida aprenderis.

    La faena se me ha acumulado; pero, como a m no me gusta trabajar gratis,

    supongo que me echaris una mano, verdad? Yo me tomar estos das de

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    14

    descanso como unas vacaciones: creo que, al cabo de un milln de aos, bien

    me las merezco.

    (Autor: Rasputn).

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    15

    2n premi: Jos M Aranzana Narciso

    El asombroso ingenio mecnico de mam

    Ahora que ya soy un anciano y que la muerte hace unos meses que me asedia

    obligndome a permanecer en cama; ahora que mi memoria juega al despiste

    haciendo que algunos de mis recuerdos lejanos sean ms ntidos que una

    vasija de plata pulida, y que por el contrario no sea capaz de recordar ni el

    desayuno que he tomado esta maana; ahora ha llegado el momento de

    explicar esa historia que me servira como inspiracin para transformarme en

    quien soy, para pasar del nio al que todos llamaban Bertie y convertirme en el

    creador de mundos H.G. Wells.

    "Cuenta tu mentira, pero hazlo tan bien y con tanta conviccin que mude en

    verdad", fue el consejo con el que me obsequi mi madre el da que le dije con

    quince aos que quera ser escritor. Un consejo encargado de custodiar cada

    una de mis historias y que ella misma de l se servira para hacer el regalo ms

    asombroso a alguien que ya haba perdido toda esperanza.

    Era el verano de 1873 y mi padre tena los das contados. El dinero no nos

    sobraba por aquel entonces pero mis padres haban conseguido ahorrar una

    pequea suma de dinero por si surga alguna contingencia inesperada. Dicha

    suma fue empleada en que varios mdicos, de cierto prestigio, diagnosticaran

    el mal que consuma a m padre. El dictamen fue unnime e inequvoco: para

    mi padre no habra un futuro. Y era pensar en el futuro, en ese lugar posterior al

    presente que, sin darse cuenta cada da alcanzaba, lo que le estaba apagando

    antes de tiempo. Y mi buena madre, que ahora se ocupaba ella sola de la

    tienda de loza que ambos regentaban, llegaba todas las noches derrengada

    por la agotadora jornada de trabajo, pero siempre con el espritu optimista para

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    16

    alentar a mi padre, sino a luchar una batalla ya perdida al menos a encararla

    con valor y dignidad. Antes de que acabara el verano, poco despus de que yo

    alcanzara la edad de siete aos, mi padre, desesperanzado y an obsesionado

    por ese futuro huidizo, decidi ayunar de forma indefinida para as adelantar lo

    irremediable. Aquello sera el percutor que hara desbocarse el ingenio que mi

    madre llevaba confinado en su interior y que nadie en la familia saba que

    poseyera en tal magnitud. Y durante cuatro das seguidos desapareci en el

    stano de casa desatendiendo sus labores en la tienda e incluso descuidando

    su alimentacin. Ante tal desamparo por parte de mis progenitores tem en

    algn momento quedarme hurfano. Miedo que no compartan mis dos

    hermanos mayores que eran los nicos autorizados en traspasar la puerta del

    stano para ver que se traa entre manos mam.

    La maana del quinto da mi madre emergi de las entraas de nuestro hogar

    como una exhalacin para arrastrarnos a mi padre, visiblemente debilitado, y a

    m y mostrarnos en lo que haba estado trabajando. Bajo una sbana que retir

    de forma teatral encontramos una especie de artificio extrao que podra

    describirse como una curiosa combinacin de bicicleta, chimenea de metal,

    maquinaria de vapor y mullidos asientos de cuero. Todo estaba tan

    exquisitamente ensamblado, tan repleto de palancas y accesorios de aire

    innovador que miramos asombrados a mam. Ella nos present al ingenio

    mecnico como La mquina del Futuro, y antes de que nos diramos cuenta

    los tres ya habamos tomado asiento. Pude ver como una ingenua emocin se

    apoderaba de mi padre mientras mam trasteaba con las palancas y pona en

    marcha la mquina. Su nica advertencia, que grit para hacerse or por

    encima del rugido del motor, antes de que emprendiramos el viaje fue que no

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    17

    sacramos las manos fuera del vehculo pues el ter por el que bamos a

    desplazarnos podra lastimarnos. Recuerdo meter las manos en los bolsillos y

    estar tan nervioso que ni siquiera advert que dejbamos atrs a mis dos

    hermanos. La mquina tosi y escupi humo, dos hechos inequvocos de que

    nuestro viaje haba comenzado. Las luces del stano palpitaron como un

    corazn desbocado hasta que desfallecieron y una oscuridad casi total nos

    engull. Desde aquel momento la nica y pobre iluminacin de la estancia

    provena del cuadro de mandos de La mquina del Futuro. Tal vez sean mis

    imprecisos recuerdos que se mofan de m ante la menor oportunidad, tal vez

    fue la fantasiosa mente del nio que yo era por entonces que adorn la

    realidad, prefiero creer que el insignificante agujero, en forma de vrtice, que se

    abri ante nosotros y nos absorbi estirando nuestros cuerpos, la mquina y

    sus luces y hasta el tiempo hasta longitudes inconcebibles realmente existi.

    Luego, durante lo que pareci un segundo estancado en una eternidad, la

    nada. En cuanto fuimos expelidos, la mquina se estabiliz y remiti nuestro

    mareo abandonamos el stano en busca del tan ansiado futuro.

    Al poner un pie en la calle dos extraos, que parecan saber de nuestra

    llegada, nos abordaron y nos colocaron unos cascos casi opacos por los cuales

    era difcil entrever algo salvo sombras y luces. El motivo estaba justificado: la

    polucin en el futuro era de tal nivel que sin ellos era difcil la vida. Creo que vi

    las calles engalanadas con banderas de naciones desconocidas. Me pareci

    ver automviles que se desplazaban flotando a ras de suelo. Mis ojos,

    probablemente, otearon en la lejana las sombras de edificios colosales que se

    erguan ms all de los cielos. Es posible que divisara transentes

    deambulando por las calles ensimismados en sus pequeas y luminosas

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    18

    pantallas que caban en la palma de una mano. Lo que s puedo describir con

    una certeza absoluta era la calidez de las dos manos que me aferraban para

    que no me perdiera.

    Nuestra cita con el futuro fue tan fugaz como esas lluvias de meteoros que se

    dan las clidas noches de verano y tan grata como el abrazo de una madre a

    un nio aquejado de alguna dolencia. A nuestro regreso pap nos hizo saber

    que el futuro le haba parecido bastante satisfactorio, sobretodo porque

    nosotros estbamos en l. Desde aquel momento se enfrent a su trgico

    destino con el arrojo del que slo los hroes hacen gala.

    Cualquiera que haya alcanzado esa edad en la que importa ms como el mago

    hizo el truco que la magia en s podra pensar que todo fue un montaje. Que

    mis hermanos haban permanecido ocultos en el stano obrando el ilusionismo

    adecuado para que nosotros pudiramos navegar por el tiempo. Que los

    vecinos de nuestra calle, ocultando sus rostros bajo cascos, y evidentemente

    compinchados con mi madre, no slo haban ayudado a llenar de vida, y humo,

    el futuro, sino que adems haban construido un lugar repleto de cachivaches

    que pretendan ser el colmo de la modernidad. Un ardid, un engao, un disfraz

    para la realidad, llmese como quiera, eso podra creerse de nuestro glorioso

    viaje sino fuera por las fotografas. stas estaban contenidas en un extrao

    paquete de un material que no supimos identificar y que el cartero, como cada

    jueves, hizo llegar hasta nuestro hogar. Las fotografas mostraban escenas de

    nuestro viaje al futuro, ya de por si algo reseable, pero no fue eso lo que llam

    nuestra atencin. Aquellas instantneas, que actualmente todava conservo,

    eran a todo color y de una calidad excepcional. Calidad que a da de hoy

    ninguna cmara de fotografiar ha llegado a igualar. Cmo era posible que

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    19

    existieran esas instantneas en una poca en la que el ltimo y ms

    revolucionario avance en fotografa era el polvo de magnesio el cual, tras una

    debida combustin, creaba un fogonazo de luz para iluminar las oscuras y

    deprimentes fotografas en blanco y negro? Si de verdad haba algn secreto

    por el que velar, mam lo hizo. Y lo guard como el ms preciado de los

    tesoros llevndoselo a ese lugar al que en breve yo tambin alcanzar. Sin

    lugar a dudas mam cont tan bien su mentira, con tanta conviccin, que hizo

    que mudara en la ms asombrosa y bella de las verdades.

    Jos Mara Aranzana Narciso

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    20

    HUMOR CATAL

    1er premi: Oriol Sol i Prat

    Suquet de carxofa

    Sospito que el meu home ahir em va enganyar. Em va dir que havia tingut un

    sopar d'empresa, per crec que va estar amb alguna altra dona. El noto

    nervis, una mica distant... S, viu amb alguna mena de neguit dins que tufa a

    mentida. No est acostumat a mentir, i si mai ha hagut de dir el que no era, la

    sang li bull fins a fer-lo gaireb emmalaltir. I avui s un d'aquests dies... n'estic

    segura. Fins i tot diria que li sento una olor estranya, per tampoc s associar-

    la a cap dona; s una olor... no ho s... em t desconcertada. s com si hagus

    estat amb moltes dones. I ara mira-te'l, ajagut al sof, fugint d'all on sc jo, i

    intentant-me evitar com sigui... No li ho deixar tan fcil; qu s'ha cregut?! Pels

    anys que fa que ens aguantem, ja et dic jo que el far xerrar d'alguna manera o

    altra...

    Qu vas menjar, ahir, per sopar?

    Vaig fer un bon pat, ahir...

    Un bon pat? Aix s tot el que pensa respondre'm? Ni tan sols es dignar a

    inventar-se un men, el molt desgraciat? Tant bona carn tendra li oferia la

    fulana, que ni tan sols va recordar que havia de menjar?!

    Ah, s? I qu vas menjar, si es pot saber?

    s clar que es pot saber... De primer, daus de mel, acompanyats de suquet

    de carxofes bullides.

    No vaig dir res... per no podia deixar de pensar en el qu em deia i en la cara de plaer que feia en recordar-ho. Melons... carxofes... El molt bandarra! De segon closses acompanyades de patates al caliu i tot ben banyadet amb

    salsa de figues.

    La mare que el va... Closses, patates, figues... Cada vegada tinc ms clar que

    no va anar a cap restaurant a sopar... sin a una casa de barrets!

    I de postres, pasta de carquinyoli amb mouse de castanya.

    Realment aquest paio se'n va anar de putes i se n'est enfotent a la meva cara!

    La rbia que sentia ara mateix m'estava encenent a tota velocitat. I no sabeu

    com. Estava a punt de fer algun disbarat, per vaig aconseguir comptar fins a

    deu i asserenar-me una mica. S, noms una mica, que la rabior em cremava

    per dins. Havia de resoldre aquella situaci amb dignitat. El mal ja estava fet.

    Per tant, calia actuar amb calma. Havia d'assegurar-me que, abans de fotre-li

    l'histric cop de puny que es mereixia, ell fos plenament conscient que se

    l'havia guanyat i, fins i tot i si s'esqueia, s'hi poss b per entomar-lo. S, calia

    actuar amb serenor i sense precipitar-se... Ara anava jo un pas per endavant...

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    21

    perqu potser sense que ell sabs que ja l'havia enxampat, jo ja havia clissat

    aquella ironia amb la qual intentava mofar-se'm a la cara, aix que vaig aprofitar

    per seguir-li el joc i treure'n alguna informaci ms...

    I et va servir tota l'estona el mateix cambrer? O hi havia molts cambrers, al

    restaurant aquest on vau anar a sopar amb els de l'empresa?

    N'hi havia uns quants, s...

    Aqu la seva cara em va trair. Aquell somriure ms maquiavllic que sincer va

    fer-me'l imaginar envoltat de rameres brutes i juganeres. No me'n vaig poder

    estar i li vaig ventar un clatellot com mai abans havia gosat fer. Sabia que

    hauria estat millor comptar altra vegada fins a deu... per de l' no vaig passar.

    Fins i tot em vaig fer mal a la m de tantes ganes com vaig picar.

    Estic farta de veure que m'enganyes! No ho veus, que se't nota d'una hora

    lluny?!

    Carinyo... Est b! No volia dir-t'ho perqu em van dir que et guards el

    secret: ahir vaig sopar amb els teus pares... van saber que et preparava alguna

    cosa per al teu quarant aniversari i em van demanar que hi volien collaborar

    d'alguna manera o altra...

    La meva cara de pquer devia ser monumental... Per sort, no me la vaig veure

    per poder-ho certificar.

    Ah, s?! Era aix?

    S... ja ho veus... Qu et pensaves? I ara... puc saber per qu m'has picat?

    No sabia qu dir-li... tot i que no vaig tardar ni mig segon a respondre, de forma

    gaireb automtica.

    Doncs aix, perqu mai saps guardar-los el secret als pares! Ja et val...

    Pseudnim: Karl Schoffe

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    22

    2n premi: Joan Seus Cartr (Plagi)

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    23

    HUMOR CASTELL

    1er premi: M Dolores Fernndez Guerrero

    Flamencos y ol

    Nunca como en ese momento la bata de cola me haba parecido tan incmoda,

    pero la obstinacin es un rasgo de mi carcter. Me haba propuesto a m misma

    no desaprovechar la oportunidad y en la prxima feria que se me pusiera a tiro,

    lucirme. El ao anterior haba estado de rebujitos y baile en la Feria de Abril de

    Sevilla y me lo haba pasado fenomenal. Haba que repetirlo.

    Por eso, la Feria de Madrid me pareci una ocasin perfecta. Llevaba poco

    tiempo en la ciudad y al fin y al cabo, una feria es una feria. En mi obstinacin,

    utilic el buscador de de internet y consegu arrastrar a mi amiga Piluca hasta

    la tienda folclrica Flamencos y Ol. All, en los probadores, urdimos nuestro

    plan. Ambas nos compraramos sendos vestidos de lunares blancos con

    mangas de farolillo y falda larga en cascada. Unos modelitos actualizados al

    estilo Victor & Luccho que nos quedaran que ni pintados. Y que Madrid

    temblara, porque llegbamos Luci y Piluca.

    Lo cierto es que al llegar el da de la feria nos embutimos en nuestros trajes,

    que estilizaban nuestra figura hasta la extenuacin. Bajo la mirada burlona de

    los otros pasajeros nos subimos en el transporte pblico y llegamos a la feria.

    De entrada, nos choc no ver la sarta de farolillos rojos ni flamencos a caballo.

    Ni una sola mujer con el vestido preceptivo. Ni una peineta ni pendientes de

    colores. All no haba color local. Sera por la hora, pensamos. Era solo media

    tarde y todava apretaba el calor. El riesgo de que los chorreones de sudor nos

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    24

    hicieran perder la compostura se haba vuelto un verdadero peligro. Pero Piluca

    y yo no nos bamos a rendir tan fcilmente.

    Sin querer verbalizar lo que pensbamos por aquello del mal agero,

    comenzamos a mirar los rtulos. Grandes letras sobre carpas abiertas en las

    que se poda leer: Planetario, Six Barrals, Torrechicas, Futuro, etc. A m los

    nombres me sonaban, pero no recordaba de qu. Solo unas cuantos charlaban

    en voz baja, cerca de mesas atestadas de catlogos y libros. Detrs de ellas,

    personajes de aire muy formal escriban sobre lo que parecan cuadernos en

    blanco. Se les notaba que estaban concentrados mientras otros permanecan

    de pie, como quien no quiere interrumpir. Ocasionalmente algn paseante se

    acercaba, se paraba y hojeaba un libro. Lo que yo echaba de menos era una

    buena megafona con msica marchosa y bares donde tomar algo. Se notaba

    la falta de jolgorio y la animacin de la otra feria, la de Abril, la nica que hasta

    aquel momento conoca.

    No se poda negar que nuestros vestidos estaban causando sensacin, aunque

    Piluca y yo empezbamos a sentirnos sardinas enlatadas. ramos el objeto de

    todas las miradas. Incluso alguno se arranc y nos dedic un piropo con solera:

    Si os ponis a firmar libros con esos cuerpos serranos, de esta feria sale un

    best seller. Bonito. Se me escapaba lo de los libros, pero todo el mundo sabe

    que el piropo ms preciado es el ms creativo y por qu no recurrir a la

    cultura

    Lo cierto es que en aquel momento, desde una de aquellas paradas de feria,

    alguien nos llam con suavidad: Eh, vosotras!. Cuando nos giramos un

    hombrecillo sonriente nos haca seas con la mano para que nos acercramos.

    Desde nuestra posicin se poda leer el letrero que haba encima: Ed. Horribilis.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    25

    Casaba bien con aquel individuo. Piluca y yo nos miramos y empezamos a

    pensar que quizs aquella no era la feria que nosotras buscbamos. Aun as,

    nos dirigimos con garbo hacia la caseta y le preguntamos: Nos llamaba,

    Ed?. Nos contest con preguntas: quin nos haba contratado, a quin se le

    haba ocurrido; y concluy con una exclamacin: qu buena idea! Piluca me

    mir atnita y me seal un estante alto. All haba una coleccin de portadas

    terrorficas, capaces de manchar las manos de sangre al incauto que se

    atreviera a tocarlas. Como no salamos de nuestro asombro tardamos en

    contestar el hombrecillo, silencio que este aprovech para espetarnos su

    oferta. Nos dara un incentivo si nos avenamos a quedarnos en la caseta un

    par de horas, de modo que nuestra vistosa apariencia atrajera a ms visitantes.

    Parece que la tarde andaba floja de firmas y no quera que la competencia le

    sacara ventaja. Aoramos ms que nunca nuestro rebujito con pescato frito,

    pero nos guardamos las ganas y los comentarios. No hara ms que empeorar

    las cosas. Por lo tanto hicimos de tripas corazn e intentamos sacarle alguna

    rentabilidad a aquel malentendido.

    Parece que la estrategia de aquel hombrecillo funcion. Al cabo de no mucho

    se acercaron un par de personas, echaron un vistazo a la mesa llena de libros

    y tras dudar unos minutos se decidieron por un par de ttulos. l prepar su

    bolgrafo y puso cara de contricin o de concentracin, que viene a ser lo

    mismo. Ya lo habamos visto poco antes en otras casetas. La misma escena

    se fue repitiendo cada vez con ms frecuencia. El hombrecillo no paraba de

    sonrer. Incluso nos hicieron fotos. Quiero pensar que Piluca y yo tuvimos

    mucho que ver con tanta animacin.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    26

    Y como todo se contagia -hasta lo bueno-, nosotras tambin empezamos a

    animarnos. Un joven con cazadora negra de cuero y tejanos rotos se nos

    acerc. Nos mir de arriba abajo, con cara de pasmo, y le dijo al hombrecillo:

    Eres Nosferatu, Abelardo Nosferatu! De verd, to, eres cojonudo, eres el

    mejor escritor de todos los tiempos. Con tus historias es que me cago. Y las

    tipas estas son la hostia. Estn buenorras, de dnde las has sacao?

    En ese momento un letrero que nos haba quedado oculto, muy por encima de

    nuestro campo visual, se nos hizo visible: Feria del Libro de Madrid.

    Ante la evidencia no supimos qu decir. Lo mejor era arrancarse por sevillanas.

    Cualquier cosa antes que parecer unas estrafalarias. La estrategia funcion

    porque la gente fue llegando en oleadas. El hombrecillo pareca encantado.

    Con lo que sacamos aquella tarde ms la devolucin a la tienda de nuestros

    vestidos casi intactos, he podido comprar la saga de Malditos enterradores, de

    Abelardo Nosferatu. Es una pasada y me ha compensado del mal trago pasado

    en la Feria de Madrid, pero los rebujitos y el pescato frito quedan pendientes.

    No me olvido.

    Atenea

    http://www.ferialibromadrid.com/

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    27

    2n premi: M Jess Prez Barrios

    Sepelio

    Ay, qu pena! Ya se han ido? Por fin nos dejan solos. Ha costado, pero al

    fin solos, igual que en la noche de bodas, te acuerdas? Qu te vas a acordar

    t, con ese cerebro de mosquito que has tenido siempre. Pero aquella noche,

    como sta, tambin tuvo mucho de comedia teatral.

    A ver, djame que te veaS, el traje gris (lo eleg yo, por supuesto)

    es el que mejor te quedaba, claro que de donde no hay no se puede sacar. En

    fin Qu me dices de las flores? Desde ah no la ves, pero mi corona es esa

    que dice: A mi querido esposo, para que luego digas Mira, rosas rojas y

    blancas, en realidad berzas y espinacas te tendra que haber puesto, con eso

    de ser un vegetariano acrrimo, qu hay que ver la de dinero en ambientadores

    que llevo gastado para eliminar el pestazo a col hervida que haba siempre en

    la casa, ni con la mascarilla puesta al cocinar me libraba de su hedor. As

    estabas t, con esa pinta de lechuga reseca y ese tinte verdoso, que ni siquiera

    con el maquillaje han conseguido eliminar.

    Nunca fuiste nada del otro mundo (bueno, ahora s). Fjate, te sobra

    medio atad, pero no es porque te hayas encogido con la muerte, es que ya

    eras as. Con la de pretendientes que yo tuve! Todos guapos y bien plantados

    y fui a quedarme con el peor. Todo por hacer caso de mam; por cierto, si la

    ves por ah le das recuerdos. A pap no, a se ni agua, o que no se hubiera ido

    sin despedirse y dejarme colgada a los siete aos. Ya s que dicen que no

    estaba en sus cabales, pero todo tiene un lmite. Pegarse un tiro en la cabeza a

    las doce en punto del medioda en pleno centro comercial, no lo excusa ni la

    locura. A ver si no hubiera podido encontrar otro modo menos ruidoso de

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    28

    hacer mutis. Mira yo contigo sin ir ms lejos, cmo lo prepar todo hasta el

    ltimo detalle. El cordn convenientemente atado a los extremos de ese

    escaln y un ligero empujoncito Mucho ms delicado, dnde va a parar! Eso

    es tener clase. Antes de llamar a la ambulancia quit el cordoncito y listo!

    Quin iba a sospechar de una pobre viuda desconsolada? Cada vez que me

    acuerdo, yo entre hipidos y lgrimas mientras mis manos retorcan felices el

    cordoncillo dentro del bolsillo de mi bata.

    No me gustara que pensases que fue fruto de un impulso repentino.

    Qu va! Si supieras cuntas noches estuve a punto de estrangularte, te

    observaba en silencio completamente desvelada por tus asquerosos ronquidos

    y me miraba las manos en la oscuridad, pero entonces recordaba la educacin

    que las monjas me dieron: Una seorita intentar mantener siempre limpias y

    cuidadas sus manos y sus uas, y claro, retena mis deseos. Porque yo soy

    una seora y me s controlar; no cmo t, degenerado, que eras un

    degenerado, sobre todo en los primeros aos de matrimonio, despus no s si

    te buscaste a alguien fuera o se te fueron las ganas. Gracias a Dios que

    aquello no dio fruto y nunca tuvimos hijos, slo me hubiera faltado tener

    pequeos repollos apestando la casa.

    Estaba harta de tus crticas a mi estilo de vida Qu era raro cambiar

    el jabn del lavabo cinco veces al da? Qu era extrao mi gusto por el orden,

    o que las sillas estuvieran siempre bien alineadas y la hierba del jardn midiera

    exactamente cuatro centmetros? Era extravagante mi deseo de llevar

    siempre faldas plisadas con slo doce pliegues o el tener siete zapatillas una

    para cada habitacin de la casa? Y qu? Me meta yo con tus rarezas?

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    29

    Esas que fueron creciendo sobre todo desde que te jubilaste y tuviste ms

    tiempo libre.

    Esa sucia costumbre de tomar una cerveza cada tarde en la terraza,

    esa obsesin idiota por leer un libro nuevo cada mes, ese ducharte solamente

    una vez al da, por no hablar de tus asquerosas verduras: Eres una manitica

    igual que tu padre!, me decas. Slo yo s lo que tuve que aguantar.

    Pero lo peor, lo que de verdad me hera profundamente, era tu

    desprecio por mi coleccin de sellos. Eso fue la gota que colm el vaso Qu

    dao te haca yo? Aquel da que dijiste que me los ibas a quemar firmaste tu

    sentencia de muerte. Una coleccin tan hermosa, que yo cuidaba desde nia.

    Mi padre me regal el primer sello cuando cumpl los cuatro aos. T solas

    burlarte porque me pasaba las horas muertas mirndola una y otra vez y

    porque no haba comprado un solo sello ms desde los siete aos. Dejaba

    por eso de ser una coleccin? Nunca entendiste que las cosas realmente

    importantes de la vida suceden siempre en la niez. Estpido.

    Parece que ya vuelven tengo que recomponerme, o mejor dicho,

    descomponerme. Me echar el colirio y estrujar el pauelo Ay, qu pena!

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    30

    PROSA CATAL

    1er premi: Joan J. Granados i Romero

    Despertares

    Descansa abatut, amb el convenciment que el seu present s arrossegat com

    l'aigua que amb valentia brolla de la font i s'endinsa en l'espiral que marxa

    enxampada aigera avall, precipitant-se adormida cap a les entranyes d'unes

    canonades, velles i rovellades. S, roman com aturat en el temps, amb les

    mans entrelligades damunt les cames. No en mostra cap senyal de vida.

    Malgrat tot, la seva presncia acompanya una altra figura que es troba al seu

    costat. Sembla que aquesta primera es troba als peus de la segona. s

    possible que li retregui homenatge?

    Sentim la seva respiraci, un xic accelerada. Per no ens situem a un espai,

    ni tan sols a un temps. No endevinem la relaci entre els dos i tampoc el

    perqu d'aquesta probable submissi o potser, noms s una dependncia

    subtil, molt diferent a un vassallatge.

    Respira fondo. Alenteix els segons i..., crema el silenci, el mastega i fa de la

    foscor, el seu refugi. Tot s ara, i aquest ara s el moment i una debilitat

    entremaliada, el fa dubtar. Fins i tot els ms poderosos poden mostrar debilitat i

    desconfiana: sn signes de nerviosisme?, sn mostres de tensi acumulada?

    Mentrestant, una llum tnue illumina aquest espai indefinit i ressona una

    msica lleugerament emmarcada de matisos sonors, que donen solemnitat al

    moment. Els sons llangueixen entristits i aquests singlots amortits que in

    crescendo desperten les odes mudes d'aquells que els observen, reapareixen

    als seus ulls, en un espai que lentament es recupera de la ceguesa del

    moment.

    -No et mostris atemorit. No lluitis per un ara que no et pertany i que tampoc

    desprs, ser teu, I ara, s ara, mostra't com ets i ala`t! Aixeca els braos.

    Belluga les teves mans. Obra els ulls i desperta del teu somni. - Una lleugera

    gota de suor, llisca nerviosa pel seu rostre enfosquit -

    Un focus de llum, lentament s'atansa i una gran bola incandescent, enfoca

    aquell instant de mgia. Sobtadament, les llums d'aquella sala ens desvetllen

    el misteri. Ens trobem damunt de l'escenari; un petit teatre del centre de

    qualsevol ciutat europea. L'aforament s ple i els hi rep amb un fort

    aplaudiment. All dalt s'exhibeixen cinc persones, vestides de negre, que es

    camuflen en la foscor. Amb rpids moviments, posen en marxa el mecanisme

    d'uns tensors que accionen unes cordes. Des de l'amfiteatre, hi semblen fils

    que mimticament s'emmascaren amb el fons negre del tel. Al bell mig de

    l'escenari on posen els protagonistes, una mica ms endavant i just als seus

    peus, es comencen a bellugar molt lentament cinc personatges. I s aix com,

    sense precipitaci, les seves extremitats, els seus cossos, els seu caps,

    desperten d'un somni de fusta i fugida. Recuperen una vida, una trista vida

    d'escaiola i fusta, de filferro i draps encolats.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    31

    -Tornem a la vida! Les seves mans ens fan que interpretem el que ells

    desitgen. Saludem. Reclinem el cap i amb els braos, recreem el vol d'una au.

    Les mans dirigides cap al pblic i de fons, el soroll que tant els hi agrada. El

    retrunyir de les ovacions. I ells, s'aturen un moment per gaudir intensament el

    seu propi ego. La satisfacci vanitosa que els afalaga. L'instant de glria que

    donar lloc a una vertiginosa cursa que ens far volar per l'espai escnic -

    pensava el ninot-

    S'apuja rpid el cortinatge fosc i quan aquest desapareix, amagat entre

    bastidors, ens mostra un decorat ple de colors que recrea els carrers d'una

    ciutat. Msica, moviment i lesclat del teatre visual de Robert Wilson, neix

    davant dels ulls dels espectadors. Conceptes contraposats que canvien les

    idees d'aix que semblava establert, per a fer-los pensar. - Els objectes es

    modifiquen i tamb les seves caracterstiques-. Una escenografia xocant que

    impacte davant d'un pblic abocat a les sensacions del moment. Una msica

    poderosa que flueix davant de la perplexitat de les llums i que submergeix el

    teatre en un mn irreal i onric...

    -Aguda, molt aguda i quasi estrident, una melodia que inquieta les mirades i

    de cop, uns personatges que miraculosament apareixen, desprs d'emergir del

    no-res. s un vell truc de teatre que sorprn al pblic que deixa anar una gran

    exclamaci de sorpresa-

    Els titelles comencen un gran ball davant del pblic. Recreen la satisfacci dels

    poderosos que senten una gran felicitat per la retrobada del seu mn idolatrat.

    Els color extravagants apareixen i les llums, sortint de darrere de l'escenari,

    obliguen a dirigir les mirades cap a la dreta, on un petit putxinelli plora

    desconsolat. La casa on vivia s'ha ensorrat i el polsim cobreix les seves robes

    brutes i malgirbades. Els felios senyors s'hi acosten i li llencen unes monedes.

    Li recriminen que marxi, que desaparegui i els deixi continuar fruint de la seva

    felicitat -qu poc interessa als dems, els que gaudeixen del poder i la riquesa,

    adonar-se dels problemes dels altres- L'afligit, recorre una part de l'escenari,

    s'entrebanca i cau rodolant amb les cordes embolicades. Aquest incident

    provoca que la gent es peti de riure. La mofa es transforma en bufa, en un

    esperpent ranci. El que s grotesc no s el que es representa, sin la realitat

    del que s.

    Per tota la sala unes grans pantalles de ne llambregen contnuament

    missatges; buiden capciosos textos davant dels febles i permeten als

    poderosos gaudir i recrear-se amb escarni d'aquestes situacions

    esperpntiques

    "s el nostre teatre de pedra i cartr, de comdies i tragdies, d'histries i malsons. Dirigim les vostres vides, us imposem els vostres dilegs i especulem amb el que sou Guinyols, titelles, ninots de drap i tela, de bocins de fusta i escaiola, escanyats i miserables que penseu ser lliures per caure de genolls, demanant-nos les nostres deixalles com almoines"

    La riota sarcstica puja en intensitat, mentre que es repeteixen altres

    missatges semblants i la platea, gaudeix d'un espectacle fet a mida dels seus

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    32

    ideals, dels seus interessos, de la seva brutalitat personal. Els comediants ja no

    creen ni expressen el que senten, formen part dels engranatges del poder. No

    existeix la llibertat, ha emmudit en un mn que s una farsa. En una opera bufa

    que com la mateixa representaci, sotmet el poble i l' humilia. I com la mateixa

    obra, El teatre de la vida, ens endinsa en el mn pervers dels moviments

    intolerants i feixistes...

    Reclinats, als seus seients de primera, tarallegen la msica que es troba en

    un moment culminant. Un festival de llums, desperta un escenari que abans

    havia estat enterbolit per una boirina i acaba, amb els somnis dels camperols,

    arrunant les seves collites, portant-los a la ms absoluta misria. El cel de

    l'escenari s'obra majestuosament mitjanant un enginys mecanisme que els

    permet veure la volta celestial amb tot el seu esplendor i all, quasi tocant els

    estels, els focs artificials dibuixen una obra d'art que els permet fruir del seu

    poder.

    Volen per damunt dels privilegiats que n'ocupen les cmodes butaques de

    platea, els ulls dels embovats pries, que com tots els anys han estat convidats

    a veure la representaci de la famosa companyia de titellaires, contemplant

    meravellats la posada en escena de la pea teatral. All, a una gran llotja ben

    allunyada del rovell de la representaci, s'amuntega com engabiat el populatxo

    que aplaudeix enardit. Els seus seients, bancs de fusta, tenen molt poc a veure

    amb les butaques de vellut, reclinables i calefactades dels "superiors". Encabits

    a la fora, esperen a meitat de l'espectacle, per degustar el pa negre, farcit de

    mantega de cacauet que gustosament rebran, com tots els anys, per a honorar

    una data clau de la civilitzaci, la instauraci d'un nou rgim d'instru-

    mentalitzaci (una mena d'esclavitud mental). Aquests, els ssers instrument,

    es troben separats mitjanant un gran volads transparent que s'eleva a deu

    metres del terra. Nocupen la mateixa sala, per amb espais diferents per evitar

    qualsevol contacte que pugui contaminar als poderosos.

    Aquest ha estat el moment escollit, pel director, per fer-los desfilar. Hi sn

    tots, no falta cap. Les seves grotesques cares impacten al costat del seus

    vestits de seda i pana fina, de pedreria i brocats. Omplen l'escenari, els

    intolerants i els militars, els poltics corruptes i els financers amb els seus grans

    cigars havans. Tamb hi sn les meuques de luxe i els farsants, els estafadors i

    els dictadors de bigoti ridcul i cabell planxat. Porten pancartes que llueixen

    orgullosos: LLARGA VIDA AL PODER. QUE TREBALLI EL POPULATXO PER

    DONAR-NOS MS RIQUESA. L' ESCLAVITUD US HONORA I EL VOSTRE

    TREBALL ENS AFALAGA I ENS ENRIQUEIX...

    Davant dels poderosos, els petits titelles servils s'arrosseguen ferits; sn

    sempre els mateixos. Els que treballen i els hi donen riquesa. Els que

    emmalalteixen per treballar en condicions extremes, passant fam i fred. Als que

    no se'ls respecte els seus drets i els que han de callar per no rebre ms

    humiliaci. Els enganyats, els estafats i els que ells consideren els miserables.

    Els que pateixen i s'engoleixen les tristeses, paint-les davant de la intolerncia i

    la injustcia.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    33

    El teatre de la vida, l'obra que aquesta nit representen, es situa en un temps

    abans del gran canvi. Uns anys abans de la caiguda de tots els estats. Anys en

    qu la malastrugana i la crisi havia arrabassat el poder a Occident. El sistema

    capitalista, ateses les circumstncies econmiques, poltiques i socials, s'ha

    transformat en un vil sistema pseudoesclavista. Noms hi ha els que ostenten

    el poder (els capitalistes, els que formen part dels lobbys, les grans fortunes,

    els manipuladors d'informaci, l'aparell repressor, etc) i els altres, la massa

    obrera. Les classes mitjanes empobrides, s'afegien a les bosses cada vegada

    ms grans de persones que anaven perdent les seves propietats, les seves

    feines, la seva dignitat. Dos bndols ben diferenciats en nmero i en situaci,

    els manipuladors i els manipulats. Els pasos emergents, que basaven el seu

    poder en una m d'obra barata i explotada i d'altres, en qu les matries

    primerenques s'anirien esgotant amb el pas del temps. Es crearien uns

    sistemes sociopoltics frankenstein, "aconstruts" amb el pitjor de cadascun dels

    sistemes: dictadures de poder autocrtic, economies i politiques plenes de

    corrupteles, mitjans culturals i socials privats de llibertat, convertidors vamprics

    i renta-cervells...

    Els minuts transcorren i l'argumentaci teatral continua amb noves estones

    de burla i d'altres de desconcert per als petits titelles. Les situacions

    anecdtiques, donen pas a moments que fereixen la sensibilitat d'aquells, que

    es troben apilotats dins duna ratera transparent. Els riures sorneguers, suren a

    l'ambient i nocupen l'espai acstic de la xusma, amplificant els sons d'una

    manera aterridora, per l'especial construcci de la gbia. Com una mena de

    ress, aquestes ones reboten pel sostre, per les parets fins arribar a les odes

    dels inferiors que han estat convidats, en una forada voluntarietat, a

    lespectacle. Aquestes representacions, dirigides a tota la poblaci, es repetiren

    durant ms de tres mesos a tots els teatres de les ciutats. L'element de control

    s sempre present. La fora, que s'emprava anteriorment com mitj de coacci,

    ha estat substituda per uns mtodes cientfics, basats en la por psicolgica i en

    el control de les persones, que han passat a ser instruments. La instru-

    mentalitzaci s un sistema de bombardeig psicolgic que es basa en la

    instrucci mental des del naixement dels instruments (els sser inferiors).

    Nous ninots muntats en estructures trapezodals, un cop restablert per

    complet el sostre del teatre, baixen lentament repetint missatges des dels

    altaveus, que porten fixats a la seva estructura. Planegen damunt dels caps

    d'aquells que nocupen la llotja i els remoregen:

    "Us presentem dins de l'escenari. Fem que us mogueu formant part de

    l'espectacle, sent vctimes d'aquest esperpent real, d'aquesta burla que us

    enfonsi, instruments del nostre poder"

    Escena, darrere d'escena, els personatges, que participen de la burla, sn

    abandonats en diferents prestatges a fi de qu, quan siguin novament requerits,

    rpidament puguin ser de fcil accs pels titellaires. Aqu, romanen tranquils

    desprs del trfec esbojarrat que pateixen. Al seu costat es troba el pobre ninot

    que va perdre la casa i que espera novament el seu torn, el seu cstig

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    34

    personal. Les seves manetes obertes, llastimosament esteses, preguen

    misericrdia i respecte. La seva cara, decantada cap a un costat, lentament es

    belluga; no li calen les mans dels executors per inclinar el seu cap, per obrir els

    ulls, per reflexionar respecte la seva vida, per entendre el seu dest. Per les

    cordes no el permeten alar-se, per posar-se en peus. Ha de continuar amb els

    ulls oberts, esperant de nou per a sortir i representar el seu trgic paper;

    mostrar-se com el que s, un simple titella. La flagrant representaci escnica

    dels sser instruments. L'esperpntic personatge que ell, els hi representa.

    I de cop, una suau msica de violins, donar pas a una eixelebrada melodia

    rusticana, que marcar la fi de l'obra que avui es representa. Els petits

    personatges servils sn perseguits per la justcia que els increpa, que els

    agredeix. Durant la persecuci, una pila de titelles queden malmesos a terra.

    Els titellaires desemboliquen el garbuix de fils, de ninots que han quedat

    estomacats al bell mig del drama. Tots sn hissats a l'aire i en recuperen la

    seva forma, la seva estampa de servitud, menys un que queda ests. s el

    petit titella que minuts abans clamava per la seva llibertat. El pblic de platea,

    embogit pels esdeveniments, crida i crida que li tallin els fils, que l'abandonin,

    que el desposseeixin de la seva vida. Demanen, com la cridria del circ, que ell

    sigui la vctima de la representaci, que exemplifiqui el seu poder, la seva

    venjana i que sadolli la seva crueltat.

    - Talleu-li els fils!, talleu-li els fils! Deixeu-lo ferit de mort i que pagui pel que

    ha fet!

    L'ombra d'unes tisores apareix i s'escolta noms un tall i un fort soroll, fa

    emmudir la gent, El ninot queda ests a terra i del seu cos colpejat, una taca de

    sang s'estn per l'escenari. Un vermells lquid que vessa rpidament per tota

    la sala i fa feredat la gent que surt terroritzada. Els cruels rellisquen amb

    aquella sang que s'ha transformat en un fluid olis i com en una gran partida de

    bitlles, xoquen i s'entrebanquen i cauen. Ells ara sn presents dins d'aquest

    esperpent, patint a la seva pell la mateixa intolerncia, la mateixa por que han

    imposat. Els seus vestits impolluts queden tacats de la sang de la injustcia,

    d'una sang que demana revenja i esperana per a una gent humiliada,

    ultratjada i condemnada en un mn d'una freda obscuritat.

    A la llotja, ara, es desperta la cridria dels oprimits, dels que ja no en tenen res

    a perdre, noms la vida, per ja no la dignitat. I s'escolten els crits dels que ja

    demanen: talleu-nos els fils!

    Una alarma, de bon mat, ressona en aquella petita cambra. Uns quinze metres

    quadrats d'un petit apartament compartit per una parella, a les rodalies d'una

    gran ciutat. Som a finals del segle XXI. Fa just unes dcades que la greu crisi

    ha canviat el model social, econmic i poltic del mn. Els moviments

    extremistes, xenfobs, intolerants s'han ests prcticament per tot els pasos,

    La llibertat s'ha convertit en un luxe i la conscincia social s perseguida. En

    Cristian ha tingut un proftic malson, un futur esperpntic i cruel. s qesti

    d'anys, la llavor s present i els poderosos, sn a punt de conrear els seus

    fruits. Una angoixa, una temena l'acompanya i pensa que cal actuar,

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    35

    conscienciar i mobilitzar la gent, fer renixer els ideals i reviure la fe en les

    persones.

    Desperteu, despertem davant d'uns moments d'incertesa; retallem les

    injustcies, acabem amb l'opressi i entre tots, lluitem per a construir un mn

    ms just, ms solidari. Despertares de canvi...

    DESPERTARES

    Ara, ara, ara s el moment per a conscienciar-nos, per lluitar i retrobar-nos de

    nou amb un mn ms just. s el nostre moment i no nhem de ser covards; ens

    hi juguem quelcom ms, el nostre futur.

    retallem els nostres fils

    Davant l'opressi, la desigualtat i la injustcia cal dir prou. Lluitem per un

    canvi de valors, per un nou model de societat que es fonamenti en una

    economia de tots i no noms d'uns quants, en una poltica per a tots i no

    governada pel gaudiment d'aquells, els poderosos...

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    36

    2n premi: Joan Ruscadella Mass

    Lenrenou

    Quan la Carmina es va adonar que la mquina descriure no funcionava, quelcom

    ms que una tecla va deixar danar a lhora.

    Tota la vida, desprs descriure el seu diari, guardava acuradament leina dins la funda i la

    deixava -enclaustrada dins larmari- fins el dia segent, on en un quotidi ritual reprenia el

    relat de la seva vida, de les seves vivncies. No poques vegades havia pensat que tenia que

    modernitzar-se, actualitzar-se, deixant constncia de les experincies sentides a traves dun

    ordinador o, si ms no, duna mquina descriure elctrica. Per amb gaireb vuitanta anys a

    lesquena, era daquelles dones que no llencen mai res i que els costa canviar dhbits,

    doncs li semblava que no fer-ho tal i com sempre ho havia fet era trair la seva identitat. Al

    cap i a la fi tant laparell com ella eren dun temps passat i ambdues gaudien de dies

    regalats, sense esperar gaires novetats ni innovacions.

    Amb cura, va treure la tapa superior de la mquina on shi veia tot el grapat de ferros, cada

    un engalzat amb la seva lletra, formant larc de labecedari. Una de les peces, la de la lletra

    a, estava trencada. La molla que lligava la tecla que un cop polsada la feia estampar contra

    el paper no feia el gest, degut a que el ferro on anava agafada shavia romput, fruit del

    desgast de no poques hores de servei.

    Contrariada, sadon que el seu univers semblava patir una garrotada inesperada. Sense la

    senyalada lletra no podia donar fe del seu dia a dia. Les paraules, les frases que deixava

    escrites al diari, quedaven ara orfes de contingut. Perqu la Carmina, cada vespre, des de

    sempre, guardava les seves misries, les alegries i tamb les reflexions en aquells papers

    que full a full eren el mirall de tota una vida, duna singular forma de pensar.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    37

    Una por desconeguda sapoder del seu cos. No estava preparada per tan inesperat fet,

    doncs mai havia pensat que un minscul ferro trencat podria trasbalsar-la tant. Desorientada,

    i una mica atabalada, no sabia com reaccionar, ni tampoc qu passaria a partir daquell

    moment. Si no podia plasmar el seu pensament era com si el dia no hagus existit, no

    hagus passat res, no lhagus viscut. Si no ho veia imprs al paper li semblava que no

    havia merescut la pena. Ara -degut a la trencadissa- res acreditava la seva existncia,

    sentint-se despullada, invisible. Perqu la Carmina era de les que agradava de tots aquells

    petits detalls que gaireb ens passen desapercebuts per que, escrits, es conserven per

    treuren -si cal- un profit en un moment donat.

    Potser, sense ella saber-ho, escrivia per sentir-se viva.

    Sense pensar-ho dos cops va agafar laparell i el port a un tcnic per esbrinar si tenia

    remei. Tres consultes desprs, fetes a diferents especialistes -i sense resposta

    esperanadora-, la Carmina era una dona perduda. Aquella eina, per vella, per obsoleta, feia

    anys que havia deixat de fabricar-se. De recanvis, ni parlar-ne. I tothom sap on va a parar el

    que fa nosa.

    Un ltim intent a traves dun aficionat a les antiguitats (mig mecnic, mig drapaire) li va donar

    un al desperana. Si li deixava la mquina descriure miraria de fer quelcom per arranjar-la.

    Daqu dos dies li donaria resposta, doncs amb un miracle pel mig- podria aconseguir un

    recanvi adient o quelcom que servs per sortir del pas.

    Aquelles dues jornades, llargues, eternes, la nostra protagonista amb prou feines va poder

    dormir. Apuntava els seus pensaments i reflexions en una llibreta, tot esperant que aquell

    home que shi havia mig comproms trobs la pea adequada per donar vida al petit tresor

    que era tan vell artilugi. Mai shavia aturat a pensar que un petit objecte, un simple ferro

    rovellat i gastat, li ocasions tanta ansietat com la que ara estava acumulant.

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    38

    El dia senyalat i a la hora convinguda, neguitosa i tremolant de dalt a baix, sadre al

    domicili del mecnic aficionat. Amb un somriure aquest li va donar la bona nova. La mquina

    tornava a funcionar. Latzar havia provocat que una pea de les que tenia es mig adapts a

    lengalza de la tecla i fes de bon apedaar. Era probable li afeg el tcnic- que si se li

    espatllava un altre cop tingus que donar per finalitzada la vida de leina.

    Ja a casa, Carmina va posar fil a lagulla per reprendre la narraci del seu diari. Tornava a

    estar viva, tornava a sentir que valia la pena viure. Semblava que, al posar-se davant el

    teclat, recuperava un temps inexistent, un temps no viscut. De sobte va reparar en que, per

    un senzill ferro trencat, la seva vida havia estat a punt de quedar orfe, sense sentit. Sadon

    que les petites coses podien desembocar en grans tragdies. I tot per quelcom tan simple

    com un minscul metall vell i espatllat. Gaireb com ella mateixa, gaireb com les arrugues

    de la seva pell, que tamb li recordaven el pas dels anys.

    Res s etern.

    El dia segent, desprs descriure el seu quotidi diari va endrear la mquina amb ms cura

    que mai, cuidant que cap trompada ports el risc despatllar-la de nou. Ella i aquella antigalla

    vivien dies regalats, dies repetits, per dies al cap i a la fi, i b sabia que quan es trenqus

    aquella pea, sent com eren tots dos material vell i caducat, acabarien all on acaba tot el

    que per res serveix.

    De sobte, es va veure reflectida al mirall. Amb una cndida tristesa es qued observant la

    seva prpia imatge. Per un instant, la similitud entre la mquina descriure i ella li va ocupar

    la ment. Llavors, a baixa veu, es va preguntar:

    _Fins quan ?.

    nesrani

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    39

    PROSA CASTELL

    1er premi: Gins Mulero Caparrs

    El regalo de cumpleaos

    El conductor del autobs nocturno de la Lnea 12 inicia su turno con la

    exactitud de un reloj suizo. Lleg a estas tierras hace un tiempo con la creencia

    que el microclima de las islas favorecera a sus propsitos de descendencia,

    entonces crea en rumorologas. Vena desde San Sebastin y tuvo que dejar

    su trabajo en la Compaa Dbus, pero su experiencia le sirvi para seguir con

    la profesin de toda una vida, cree que es lo nico con lo que sabra ganarse la

    vida. El conductor responde si le preguntan por Iaki Valdemera, es muy

    prudente en la vida, incluso en la carretera. Acaba de cumplir medio siglo y

    estrena uno de los autobuses nuevos que la EMT ha puesto en circulacin para

    mejorar el servicio. Iaki quiere creer que se lo han regalado a l por su

    cumpleaos, es as de fantasioso. Se siente como un nio con zapatos nuevos.

    Iaki Valdemera mira la fotografa de su esposa que cada noche enfila sobre el

    salpicadero. Ha sido un da muy especial, un poco nostlgico: ambos echaban

    de menos durante el almuerzo no haber tenido hijos mientras brindaban por su

    amor incondicional y por su cumpleaos. Iaki recorre ahora la totalidad de la

    Avinguda de Mxic en tercera con la suavidad de la seda para no despertar al

    nico pasajero que se ha subido en el Parc de Kristian Krekovic: un anciano

    que viste informal y que regresa a su casa muy cerca de la parada de Plaa

    dEspanya despus de haber cenado con su hijo, su nuera y sus tres nietos.

    Iaki lo ha saludado con amabilidad y se han cruzado cuatro frases de puro

    trmite, de cortesa. El abuelo no ha permitido que su hijo lo lleve en Audi a

    casa con el pretexto de que en autobs Es un momento, y se ha sentado en un

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    40

    asiento del medio apoyando el pmulo en el cristal para sustraerle el fro. Unos

    segundos despus est dormido como un bendito, como un santo. La paz va

    circulando, rodando. La temperatura nocturna es agradable. Iaki no quiere

    pensar en su cuada Arantxa que est ingresada en Lasarte-Oria por un ictus,

    se recuperar, seguro, se ha de ser positivo. La lnea continua e interminable

    del arcn pasa a su derecha, parsimoniosa. En el cruce ve que se aproxima un

    Audi-4 a mucha velocidad, aminora la marcha para dejarlo pasar. Iaki se

    enorgullece de no haber tenido un accidente. Lo que dara por haber

    compartido un hijo con su esposa. A lo mejor ha sido por su propia culpa, se

    autoinmola. El Audi-4 va delante, sus luces traseras parecen los ojos rojos de

    una pantera mefistoflica: da un acelern y se mete en la boca de la noche.

    Iaki controla a travs del espejo interior a los pasajeros, todo est en calma:

    Viento en popa y a toda vela, se anima interiormente. Levanta la vista ahora al

    fondo de la noche, es consciente de que va desbaratando con los focos del

    autobs de lnea la oscuridad. Y respira hondo.

    El impecable autobs nocturno dotado de alta tecnologa pasa por delante de la

    parada del Mercat de Llevant sin aminorar la marcha, no hay nadie esperando.

    Iaki quiere disfrutar de su ronda en el silencio. Hoy parece que hasta las

    chicharras callan, vence una atmsfera que invita al balanceo, como si bogara

    sin prisas por el ocano de la noche. El silencio se quiebra en la parada de la

    Avinguda de Gabriel Alomar: est sorprendentemente atestada. Algunos

    jvenes vienen de hacer botelln y regresan fatigosos con una euforia ficticia

    que hierve en las pupilas, se mezclan con unos yuppies que salen de un

    congreso farmacutico, con unos senegaleses que llevan a la espalda una

    sbana/saco con los bolsos que no han vendido en el mercadillo nocturno, con

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    41

    una pareja de gitanos que no pararn de besarse durante todo el trayecto y con

    una jovencsima mora que lleva entre sus dedos morenos un canasto con un

    recin nacido.

    La luna llena se planta en la bveda del cielo y hace ms ancha de lo que es la

    Avinguda de Alexandre Rosell, Qu espectculo ms hermoso. Iaki es un

    hombre que se prodiga elogiando la belleza de las cosas naturales, las ms

    sencillas, tiene ese talante. Recuerda ahora mismo su San Sebastin y su Real

    Sociedad del alma. No sabe por qu, pero le ha venido a los labios, natural, sin

    premeditacin. Piensa en el himno del club (mientras cambia de marcha) y lo

    tararea: Txuru-urdin, luego rememora a jugadores mticos: Arkonada, Lpez

    Ufarte, Perico Alonso, Satrustegui, Zamora, Kodro Evoca las paradas del

    gran Arkonada y los goles de Lpez Ufarte, qu clase que tena. Ah, tambin

    se acuerda de los goles de cabeza de Satrustegui: podra hacer un reportaje

    mental. La semana que viene juega el Mallorca contra la Real y si puede ir al

    campo. Aunque tiene nostalgia de aquellos tiempos, l entonces era casi un

    cro Ahora no quiere distraerse y fija toda su atencin en la carretera.

    Llegando a Plaa Espanya pide a un muchacho imberbe que por favor avise al

    abuelo durmiente. El cansancio ha conquistado a sus pasajeros: unos de pie

    agarrados a la barra de aluminio, otros sentados estiran las piernas, algunos

    hablan entre s con frases entrecortadas, pero muy respetuosos, como

    susurrando, como si estuvieran en un lugar sagrado, otros en cambio se

    distraen con la oscuridad del paisaje, ensimismados en sus pensamientos. Las

    paradas se suceden concatenadas: 31 de desembre, Amanecer, Es Camp

    Rod, Carretera de Valdemossa hay una atmsfera dentro del autobs

    metropolitano que insina la paz social, y nuestro Iaki sonre fantaseando que

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    42

    su autobs nuevo es una sucursal ambulante de la ONU. Como por arte de

    magia, cuando atraviesa la Carretera del Sller su nave imperial est vaca.

    Le parece or un maullido. Im-po-si-ble, piensa. Cuando llega a la ltima

    parada, Son Sardina, ve el canasto con un beb abandonado que llora; lo toma

    en brazos y lo calma con unos cuantos vaivenes suaves, con una nana

    cadenciosa y si fuera necesario con el himno de la Real. Qu lindo est con su

    piel morena, piensa. Nuestro conductor an no conoce la felicidad plena, Iaki

    an no sabe que seis meses despus las autoridades responsables se lo darn

    en adopcin.

    Setarcos

  • 28 CONCURS LITERARI DE NOU BARRIS - OBRES PREMIADES 2016

    43

    2n premi: Ral Clavero Blzquez (Renuncia al premi)