Click here to load reader

A propósito del Persiles, la ortografía (puntuación y ... · PDF fileSe debe exclusivamente a la incuria de unos talleres mal ... sintácticos aplicados con regularidad y sobriedad

  • View
    214

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of A propósito del Persiles, la ortografía (puntuación y ... · PDF fileSe...

  • Fidel Sebastin Mediavilla 353

    ISSN 1540 5877 eHumanista 36 (2017): 353-385

    A propsito del Persiles, la ortografa (puntuacin y acentuacin) de los textos de

    Cervantes

    Fidel Sebastin Mediavilla

    (Universitat Autnoma de Barcelona)

    I. Introduccin

    La celebracin de aniversarios sealados suele traer consigo la conclusin de proyectos

    que esperaban mejor momento o que andaban a paso lento. Puede decirse que la

    conmemoracin del IV Centenario de la muerte de Cervantes, en 2016, se inaugur con

    la presentacin en la Real Academia Espaola de un volumen que recoge por primera vez

    el conjunto de sus autgrafos.1 Fechados entre 1582 el primero de ellos, y 1604 el ltimo,

    se publican ahora juntos, y acompaados de un estudio exhaustivo de la escritura

    cervantina.

    Por lo que respecta a la ortografa de las palabras o, mejor, de las letras, el detenido

    estudio del acadmico don Juan Gil describe cules eran los usos de Miguel de Cervantes,

    y cules sus titubeos al utilizar unas y otras de las formas que estaban todava por

    sedimentar, y cmo las imprentas iban adaptando ese modo legtimo de escribir al de la

    casa (lo he entendido mejor, mientras preparaba este trabajo, intentando transcribir en

    formato Word la escritura original de las primeras ediciones, en lucha constante y

    vigilante contra la obstinacin del corrector automtico que intentaba reducirlo a su

    criterio). Por lo comn, un escritor de nuestro Siglo de Oro no prestaba mayor atencin a

    la ortografa con que se haban de imprimir sus textos. Contaba con que era competencia

    del personal de la imprenta (corrector, amanuense, cajistas), del mismo modo que hoy,

    por lo comn, se deja a su buen entender la tipografa.2 Haba casos excepcionales los

    menos, como Mateo Alemn, que sigui de cerca la correccin e introdujo enmiendas

    ortogrficas en las primeras ediciones de su Guzmn de Alfarache (entre 1599 y 1602), y

    aun escribi una original Ortografa (Alemn 1609) en los aos mexicanos que tuvo

    tiempo de aplicar en su ltima publicacin (Alemn 1613).3 Pero, aunque se tuviera

    especial empeo en ello, si no se estaba muy encima del proceso de confeccin del

    impreso, el criterio que prevaleca era el de cada imprenta. Es muy interesante lo que

    explica Maln de Chaide en el prlogo a La conversin de la Magdalena: a pesar de las

    instrucciones que haba dado, cuando acudi a ver la marcha del trabajo, descubri que

    lo impreso iba con la ortografa de la imprenta, distinta de la suya, y el libro sali, despus

    de su protesta, parte con una ortografa, y parte con otra.4

    Por lo que respecta a la puntuacin de Cervantes, gracias a la celebrada edicin

    de sus manuscritos completos, podemos finalmente asegurar con certeza que no usaba los

    signos ortogrficos en absoluto; al menos en los que se conservan, que no iban destinados

    1 Se trata de Autgrafos de Miguel de Cervantes Saavedra, publicado en la coleccin Taberna Libraria de

    la editorial Crculo Cientfico (Cervantes 2015a). Recoge, en edicin facsmil lujosamente impresa y

    encuadernada, los nicos doce manuscritos autnticos de Cervantes conocidos hasta hoy. De ellos, solo

    ocho son totalmente autgrafos; los otros lo son de modo parcial o exclusivamente por la firma. Estos

    documentos se conservan dispersos en distintas instituciones: Archivo General de Simancas, Archivo

    Histrico Nacional, Archivo Municipal de Carmona, Archivo y Biblioteca de Francisco Zablburu,

    Biblioteca Nacional de Espaa, Muse dpartemental Thomas-Dobre, Real Academia Espaola,

    Rosenbach Museum Library y Sociedad Cervantina de Madrid. 2 Vnse, por ejemplo, las observaciones y testimonios que aporta Francisco Rico en El texto del Quijote

    (Rico, 2005, 77, ss.). 3 Vase todo ello en Sebastin Mediavilla 2008a. 4 Se detalla en Sebastin Mediavilla 2012.

  • Fidel Sebastin Mediavilla 354

    ISSN 1540 5877 eHumanista 36 (2017): 353-385

    a la imprenta; es de suponer que tampoco los usara al redactar aquellos que pensaba

    publicar. Este era el comportamiento de otros escritores, como santa Teresa de Jess, que

    sealaba solo muy de tarde en tarde, mediante una barra oblicua, el paso de un asunto a

    otro, o mediante un punto, el paso de la prtasis a la apdosis del discurso (en la

    proporcin de uno de estos signos por cada 110 palabras).5 Tampoco usaba don Pedro

    Caldern estos signos, ni siquiera en las copias limpias que preparaba por su mano para

    la imprenta; y no porque no quisiera ponerlos, sino porque no prestaba en el manuscrito

    mayor atencin a este aspecto.6 Los autgrafos cervantinos ahora reproducidos y editados

    no presentan ms que un punto de abreviatura de vez en cuando y no de forma regular.7

    Acentos, ninguno de estos autores los emple.

    Ahora, la celebracin, en 2017, del IV Centenario de la publicacin de Los

    trabajos de Persiles y Sigismunda brinda una oportunidad para estudiar su puntuacin,

    albergando la esperanza de que su comparacin con la que la misma imprenta, de Juan de

    la Cuesta, utiliz en una y otra parte del Quijote en 1605 y 1615, y con la que aplicaron

    otros estampadores a otras obras cervantinas, podr arrojar alguna nueva luz.

    Cervantes confi la edicin de sus obras ms importantes a una imprenta que,

    como muchas otras, acusaba, comenzado el siglo XVII, una gran decadencia con respecto

    a la dignidad de aquellas otras que haban producido con esmero no solo los incunables,

    sino la mayora de los impresos del siglo XVI. Sobre la incuria con que se compuso y

    estamp la editio princeps del Quijote, y sus deficiencias en cuanto a puntuacin, se ha

    escrito ya suficientemente.8 Aunque a la primera edicin de 1605 sigui en el mismo ao

    otra que correga muchos de sus desaciertos y una nueva en 1608 con la vigilancia del

    autor, la ejecucin de la segunda parte, en 1615, llevada a cabo por personal renovado,

    fue todava peor. 9 Dos aos ms tarde, el Persiles aparece en el mercado con una

    puntuacin que, ya a primera vista, se presenta inoportuna y excesiva. Baste, de momento,

    considerar el dato estadstico: un signo de puntuacin cada 5,29 palabras (la primera parte

    del Quijote trae un signo cada 5,75 palabras, y la segunda, 1 por cada 6,02). Para hacerse

    una idea de lo que representa, pinsese que la cuidada edicin del Quijote de Francisco

    Rico trae un signo de puntuacin cada 7,86 y 7,57 palabras en una y otra de las partes.10

    En cuanto a inoportunidad de la misma, habla la misma distribucin de unos y

    otros signos. Los presentamos, para mejor valorar, junto con los de los Quijotes de 1605

    y 1615, que participaban, aunque en menor medida, de una parecida calidad:

    Quijote I,

    1605

    [.]

    11,76%

    [:]

    8,34%

    [,]

    77,82%

    [( )]

    1,23%

    [?]

    0,74%

    [!]

    Solo 2

    1/5,75

    Quijote

    II,

    1615

    [.]

    9,96%

    [:]

    5,33%

    [;]

    1,12%

    [,]

    80,97%

    [( )]

    1,57%

    [?]

    0,63%

    ([!]

    Solo 10

    1/6,02

    Persiles,

    1617

    [.]

    4,71%

    [:]

    5,39%

    [;]

    0,98%

    [,]

    88,05%

    [()]

    0,30%

    [?]

    0,49%

    [!] Solo

    13

    1/5,29

    Lo primero que salta a la vista es que hay muy pocos puntos, lo que significa que hay

    muchos finales de frase insuficientemente marcados; las muchas comas se deben a la

    5 Vase Sebastin Mediavilla 2010a; y 2014, 494, ss. 6 Vase Arellano, 20. 7 Cervantes 2015a, documentos 1, pg. 61; 6/1, pg. 83; 9, pg. 91 (este ltimo documento incluye un

    excepcional punto final). 8 Vase, sobre todo, Rico 2005, y los trabajos de Fidel Sebastin Mediavilla que se mencionan abajo. 9 Para todo ello, vase Sebastin Mediavilla 2007a y 2008b. 10 Cervantes 1998.

  • Fidel Sebastin Mediavilla 355

    ISSN 1540 5877 eHumanista 36 (2017): 353-385

    aplicacin mecnica, y sin criterio mitigador, de una prctica que ya se haba aplicado en

    los Quijotes: anteposicin de coma a determinadas partculas, especialmente, las

    conjunciones y y que, y ahora tambin el pronombre que en cualquier circunstancia.

    Despus del xito editorial que obtuvo Cervantes con la publicacin de las dos

    partes del Quijote, el obtenido por el Persiles fue extraordinario. En el mismo ao 1617

    se llevaron a cabo seis ediciones: aparte de la princeps por Juan de la Cuesta en

    Madrid, las de Barcelona por Bautista Sorita, Valencia por Pedro Patricio

    Mey, Pamplona por Nicols de Asyain, Lisboa por Jorge Rodrguez, y Pars,

    por Juan de la Cuesta. Es decir, que el taller de Cuesta tuvo la oportunidad de enmendar

    los errores de su primera edicin con esta que prepar ms tarde para el mercado de Pars:

    lo hizo? Se ver ms abajo.

    La causa de que estos impresos salieran mal puntuados no est en que no hubiera

    reglas suficientemente definidas. Se debe exclusivamente a la incuria de unos talleres mal

    dotados de personal preparado. Precisamente, cuando se plante sacar su edicin la

    prestigiosa imprenta de los Mey, corrigi por su cuenta toda la puntuacin (y acentuacin)

    del texto, de principio a fin, segn unos criterios a la vez prosdicos, sintcticos y

    sintcticos aplicados con regularidad y sobriedad. Las dems ediciones, incluida la que

    repiti Juan de la Cuesta para el mercado de Pars,

Search related