Caminando y Cantando

  • View
    22

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Caminando y Cantando

  • CAMINANDO Y CANTANDO

    sobre la mansa barriga de una vieja lagartija

    Rubn Urbizagstegui

    arteidea editores

  • Para

    Waira y Zira

    con la esperanza

    de que no se me mueran

    como Geraldo Vandr

  • A maneira de apresentao

    Ruben:

    Sou eu novamente, depois de meu habitual banho noturno. Tu me

    pareceste preocupado em definir o teu estilo, tua linguagem. No

    importa o que seja tanto pode ser poesia, prosa, crnica, poecrnica,

    crniemas, prosemas, poeprosas ou o que seja. O importante que

    sensibilize quem leia. Quando eu era professora de Histria da Arte,

    vivi muito esse problema. Alguns alunos se inquietavam diante de

    uma obra de arte quando no conseguiam defini-la ou entend-la.

    Eu os tranqilizava dizendo exatamente o que te escrevi antes. A

    essncia, a funo da arte, mais do que uma crtica social,

    exatamente essa: sensibilizar. A palavra esttica, associada

    comumente ao belo, na realidade vem de aiesthesis e significa o que

    sensvel, o que sensibiliza. Entonces ... esteta = aquele que sente.

    Estou dando uma de professora, mas no . Simplesmente

    lembrei esse tempo, os alunos, as aulas, o que me dava imenso

    prazer. Mexia comigo. Era algo vivo, muito vivo. E que talvez

    nunca mais eu volte a exercitar, pelo menos no em Historia da Arte.

    Agora sou apenas espectadora. Lembrei at de Picasso. Contam que

    em uma de suas exposies, uma cidad teria reagido indignada

    diante de um quadro dele que retratava uma mulher e teria dito,

    reagindo ao cubismo: isto no uma mulher. Ento Picasso teria

    retrucado: pois minha senhora, uma pintura, um quadro, no

    uma mulher. isso a bichinho. Agora vou dormir na esperana de

    ter sonhos contigo: erticos.

    Lena Vania

  • A maneira de prlogo

    Meu senhor minha senhora:

    Me pediram pra deixar de lado toda tristeza,

    pra trazer s alegrias e no falar de pobreza, e mais

    prometeram que se eu cantasse feliz

    agradava com certeza.

    Eu que no posso enganar

    misturo tudo que vi,

    canto sem competir

    partindo da natureza

    do lugar onde nasci

    fao versos com clareza

    no separo dor de amor.

    Deixo claro que a firmeza do meu canto

    vm da certeza que tenho

    de que o poder que cresce sobre a pobreza

    e faz dos fracos riqueza

    foi a que me fez cantador.

    (Geraldo Vandr: Terra firme)

  • CON EL RECUERDO DE UNA MUCHACHA

    an quemando mis pupilas, desesperado me embarqu en

    Lima sobre el techo de un camin. Y despert en Arequipa en

    el Hotel Presidente sobre la cama de doa Teresa. Y ella

    cant para m en quechua lo que yo voy a cantar para ti en

    espaol:

    Tengo una pena que me desborda.

    A quin pues voy a contar esta mi pena?

    Si le cuento a mi padre seguro me regaara

    Si le cuento a mi madre ella comprendera?

    A quin pues voy a contar esta mi pena?

    Si le cuento al viento

    Por los techos en sus alas se lo llevara

    Si le cuento al cerro

    En su pecho lo enterrara

    Si le cuento al ro

    En sus aguas se lo llevara

    A quin pues voy a contar esta mi pena?

    Mejor silbar muy despacito.

    Eso fue lo que cant para mi Teresa Luna antes de

    embarcarme para Juliaca. Y quiero que t lo sepas puesto que

    yo mismo estoy ahora silbando muy despacito.

  • ENTRE EL INFINITO DEL CAMINO

    y el nerviosismo de las salidas cargu mi mochi1a y part.

    Con pena y alegra sub la Cuesta de Jess. Mirando cmo a

    los costados del camino -en tangente, en paralelo- florecan

    las apachetas. Y nunca vi el da amanecer ms temprano

    como en las pampas de Juliaca. A las 4 de la maana era tan

    claro el da que me daba espanto. Y pregunt por los ojos que

    ya estuvieron en este lugar tan apacible. Por aquellos que

    todava cruzarn estos caminos y por esos que nunca ms

    escucharn cmo canta el viento en estos parajes. En la

    primera parada orin de cara al sol lleno de jbilo por actos

    tan sencillos como ste. Y vi mi meandro como una serpiente

    congelarse en pleno vuelo. Entonces los compaeros me

    dijeron que ese era el castigo de Amaru. Que nunca ms

    volver a orinar en este lugar, a esta hora y de cara a este sol

    que me deslumbra. Y es verdad que ahora estoy

    comprobando. Bien de madrugada escuch el pito de un tren,

    el canto del huaychulo y el reloj de la Plaza de Armas de

    Juliaca. Aqu descans tres das. Y entre el caf de las

    maanas y 1a lluvia de las tardes cant y toqu charango con

    Jos Parada, Carlos Revolledo, Lucho Agero. Y una noche

    lleno de amor y nostalgia escrib este poema: Para los tres de

    Juliaca:

    Podra decir esta casa no es ma

    pero debajo de tu alero

    mi padre extiende sus alas

  • y en las cuerdas de tu charango

    danza el punto fijo de su mirada.

    No s por qu caminos he venido a tu encuentro

    no s por cules caminos partir de tu abrigo

    soy como t Yanamollete

    en el ojo de la tormenta

    buscndote buscndome

    ai agita agita de putina palomitay

    como caracol de tierra cargar para siempre

    tu pan dulce la danza de tu charango

  • EN PUCAR VI COMO SE DORAN LOS TORITOS

    cmo salen del horno bravos echando humo y fuego por los

    ojos. Cmo los diablos son ms diablos en el horno y cmo

    salen volando para el mercado. En Sicuani hueso y pellejo

    noms se estn muriendo.

  • UN MIRCOLES DE CENIZA

    bien de madrugada pegu un camin y me fui para Ayapata.

    Unas 30 personas nos pegbamos en el Pepicho. Partimos

    con desconfianza. Una hora despus nos sorprendi una

    granizada. Murindonos de fro nos pegbamos unos a los

    otros compartiendo ponchos, mantas, pellejos. Cmo beb

    tiritando de fro en Macusani. Cmo cant y bail en la plaza

    con las vendedoras de ponche y calentao.

    Linda macuseita

    qu tienes qu te sucede

    por qu ya no me miran

    esos tus lindos ojos

    Y borracho con ropa y todo me enterr en mi bolsa de mal

    dormir. Tiritando de fro la noche entera mal pude escribir.

  • AL DA SIGUIENTE SALIMOS PARA AYAPATA

    Ya ramos como 50 personas juntas en el Pepicho. No

    tena espacio para ms y todos bamos de pie: caras negras

    quemadas por el sol y las heladas de este invierno. Una hora

    despus el Pepicho encall en el lodo. Y llenos de barro y

    fro, con lazos y palas, con piedras y conjuros, con cnticos y

    rezos, silbidos y tonadas, desencallamos el camin. En cada

    bajada, en cada curva saltbamos del Pepicho. Y cmo

    suframos vindolo irse lentamente, recular y avanzar, recular

    y avanzar para finalmente hacer la curva y descender. No s

    cuntas veces subimos y bajamos subimos y bajamos hasta

    que finalmente a las cinco de la tarde llegamos a Ayapata:

    Aya = muertos, Pata = rincn. Ayapata, rincn de los muertos.

    De pie en la calle principal no supe qu hacer y me puse a

    comer un pedazo de pan.

    una bandada de pjaros danzan

    en las ramas azules de los eucaliptos

    ohhh sirititil

    qu distante mi corazn de tus festejos

  • SIGUIENDO LA SENDA DE UN ARROYO

    llegu hasta el ro Tupiza. Y donde los ros se cruzan estuve

    mirando las aguas claras y oscuras mezclarse y rechazarse y

    finalmente aceptarse. Siguiendo su corriente llegu a Tinta:

    una iglesia y dos campanarios. Aqu capturaron a Tupac

    Amaru y Fernandito su hijo de seis aos. El padre

    descuartizado en el Cusco y Fernandito desterrado a morir

    tuberculoso en el frica. Tan lejos del ro Tupiza ay

    palomitay. Aqu estuve Fernandito, en las calles de Tinta,

    buscando tu memoria. Lenta pas la tarde. Cerca del ro hay

    un bosque de retamas. All arm mi choza y dorm. Por la

    noche escrib este poema para Mnica Pudimat:

    Alta y verde retamita

    para quin estas amarillando?

    en los caminos cerca a los ros

    para quin de fiesta vistes?

    Para el loro verde y curvo pjaro de siete lenguas?

    para el picaflor ave de largo vuelo?

    para el rocotero de caca negra y colorada?

    para quin tu saya adornas?

    por qu a m tus ojos no me miran?

    pobre y triste forastero

    que solitario en los caminos te enamora?

    que da a da de amores te requiebra?

    Alta y verde retamita

  • por qu al chihuaco caso le haces

    si de mierda siempre te engalana?

    y a1 ruiseor en tus enaguas escondes

    y a1 periquito tartamudo rindote consuelas

    y a m y a m retamita

    espantndome noms te vives

    desendote noms me tienes

    alta y verde retamita

    para quin pues ests amarillando?

  • UN DA BIEN DE MADRUGADA

    part para el Cusco y por fin al atardecer pude abrazar a mis

    amigos adrin valer, nilo tomaylla, el chino velsquez, eva

    len, anglica, enrique rosas. Cmo es buena inflarse de

    cario por las personas. Sentarse a una mesa con los amigos

    ms queridos. Compartir un choclo con queso, un vaso de

    cerveza, un porongo de chicha. Cusco cusco huaikichitay.

    La luna detenida en tu piel

    cusco cusco

    sumergida en mi silencio

  • UNA TARDE DE SOL Y ESTIO

    escal las montaas y sub al Sacsayhuamn. Las montaas

    me parecan azules variando a veces para un amarillo plido

    del otoo. Supe que haba un tnel que atravesaba el

    Sacsayhuamn. Que descenda hasta la plaza de armas del

    Cusco y sala en Tambomachay. Me mostraron el l