Chanter le bandit. Ballades et complaintes d'Amérique latine || Malverde: exvotos y corridos (en las voces de cantores sinaloenses)

Embed Size (px)

Text of Chanter le bandit. Ballades et complaintes d'Amérique latine || Malverde: exvotos y corridos (en...

  • Presses Universitaires du Mirail

    Malverde: exvotos y corridos (en las voces de cantores sinaloenses)Author(s): Enrique FLORES and Ral Eduardo GONZLEZSource: Caravelle (1988-), No. 88, Chanter le bandit. Ballades et complaintes d'Amrique latine(juin 2007), pp. 111-138Published by: Presses Universitaires du MirailStable URL: http://www.jstor.org/stable/40854331 .Accessed: 14/06/2014 09:38

    Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at .http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

    .JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range ofcontent in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new formsof scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

    .

    Presses Universitaires du Mirail is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access toCaravelle (1988-).

    http://www.jstor.org

    This content downloaded from 195.34.79.54 on Sat, 14 Jun 2014 09:38:40 AMAll use subject to JSTOR Terms and Conditions

    http://www.jstor.org/action/showPublisher?publisherCode=pumhttp://www.jstor.org/stable/40854331?origin=JSTOR-pdfhttp://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsphttp://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

  • CM.H.LB. Caravelle n 88, p. 1 1 1-138, Toulouse, 2007

    Malverde: exvotos y corridos (en las voces de cantores sinaoenses)

    PAR

    Enrique FLORES IIFL-UNAM

    Raul Eduardo GONZALEZ Universidad Michoacana

    1. Exvotos

    Algunos autores quieren que los exvotos u ofrendas votivas se remonten ai paleoltico: tal seria el caso, por ejemplo, de las huellas de manos impresas en las cavernas, tan parecidas a nuestros exvotos. 1 Una extrana permanncia define Ias formas tpicas dei exvoto -en el tamano y en los materiales, en las tcnicas de fabricacin y en el estilo de figuracion- , que prcticamente no varan, como si se tratara, en el fondo, en palabras de un erudito alemn, de ideas muy primitivas, arraigadas en Io ms profundo de Ia mentalidad humana, demasiado humana, de todos los tiempos y pases (*2/>W Didi-Huberman: 19).2

    Y es que Io que surge, aqui, es una espcie de objeto psquico, constitudo por un vnculo votivo, un acontecimiento soberano: un resto psquico, un resduo de experincias orgnicas psiquicamente elaboradas (Didi-Huberman: 25). 3 Un arqutipo. No obstante que, como sefiala Didi-Huberman, Ia historia dei arte ignora este tipo de

    1 Georges Didi-Huberman, Exvoto. Image, organe, temps, Paris, Bayard, 2006, p. 15. 2 J. von Schlosser, en su Histoire du portrait en cire, publicada en 1911 y traducida al francs en 1997. Citado por Didi-Huberman, op. cit., p. 19. 3 Didi-Huberman, op. cit., p. 25.

    This content downloaded from 195.34.79.54 on Sat, 14 Jun 2014 09:38:40 AMAll use subject to JSTOR Terms and Conditions

    http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

  • 112 CM.H.LB. Caravelle

    imageries y la etnologia desprecia sus propiedades formales (Didi- Huberman: 97). 4 Pues, como explica el analista,

    las imgenes votivas son orgnicas, vulgares, tan desagradables a Ia vista como abundantes y difusas. Atraviesan el tiempo. Son comunes a civilizaciones muy distintas entre si. Ignoran Ia distincin entre paganismo y cristianismo [...]. No hay que hablar de insignificncia, sino de mcdestar [...] ante Ia vulgaridad orgnica de Ias imgenes votivas.5

    Vulgaridad que significa condena. Malestar: asco a Ias imgenes dei cuerpo, repulsion ante estas creencias concretas. Y sin embargo, hoy dia, el culto a Ia Santa Muerte vence al de San Judas Tadeo -el protector tradicional de los ladrones- y el culto ai bandido Jesus Malverde, escapando a su capilla culiche, se propaga a otros territrios. Como ai de Ia Colnia Doctores, en Doctor Vrtiz, cerca de Ia Procuradura de Justicia de Ia capital, junto a San Judas Tadeo y a unos cuantos metros de la imagen (muy celosa) de la Santa Muerte.

    El dia en que llegamos a Ia capilla de Malverde, en Culiacn, llova. Afuera, unos puestos de venta de fetiches y mercancias sagradas. Bustos de yeso de Malverde, grandes y pequenos, pintados de bianco y negro - imitaciones de imgenes de actores del cine clsico mexicano. Al tarei tos, escapulrios, veladoras, vasos, llaveros, cachuchas, camisetas, discos y videos. A la entrada, una barda atestada de inscripeiones funerrias atestigua los milagros recibidos. Adentro, predominan Ias fotografias. Ms adentro, en la capilla de Ia capilla, los msicos de un trio ejecutan (a gusto de los devotos) las canciones y oraciones de Malverde. All estn Ias imgenes dei santo y la de su capelln, Eligio Gonzalez -acompanadas de sus mrtires profanos, como es el caso de Chalino Snchez, uno de los inventores mitolgicos o reales de los narcocorridos. Chalino aparece retratado en los umbrales de Ia capilla interior y se confunde con la imagen de Malverde, justo en el espacio en que se sitan los msicos. Nosotros le dedicamos trs canciones ai forajido, por un costo de ciento cincuenta pesos.

    Una experincia nuestra en la capilla merece ser relatada. Buscando, entre ciemos de exvotos, los ms expresivos, el pesquisidor se agacho y retrat una imagen de un devoto ai que - nadie sabe Ia razn- alguien le haba raspado Ia cara. All estaba, tal vez, la verdad de Malverde. Cuando estaba tomando Ia foto, sinti un intenso calor en la espalda y volte para ver que sucedia. No vio nada, hasta que descubri que su camisa se estaba que man do. Se haba acercado demasiado a la mesita con las veladoras y estaba incendindose en plena capilla de Malverde. Por suerte, el accidente no se transformo ni en tragdia ni en milagro.

    4 Didi-Huberman, op. cit., p. 97. 5 Didi-Huberman, op. cit., p. 7 y 9.

    This content downloaded from 195.34.79.54 on Sat, 14 Jun 2014 09:38:40 AMAll use subject to JSTOR Terms and Conditions

    http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

  • EXVOTOS Y CORRIDOS 1 1 3

    Esa experincia nos devuelve a la matria elemental de los exvotos -la cera misma de las veladoras. En su excelente ensayo sobre el exvoto, Didi-Huberman explica como, por su plasticidad, la cera es un material que espontaneamente consagramos a la fabricacin de imageries Ms que una magia de contacto, la cera supone una magia de Io semejante, sin perder por ello -ai menoscabarse Ia presencia que posea Ia relquia- otros benefcios prcticos y fantasmticos. Si el cojo ofrece su muleta Io hace a ttulo gratulatorio, cuando el milagro se opera, mientras que Ia imagen se ofrece propiciatoriamente, en un tiempo de expectativa o de deseo no cumplido7 Pro, en sus metamorfosis incesantes, Ia cera, anota el ensayista, no cesa jams de afirmar su referencia indestructible al punto comn de todo esto -Ia carne, esa carne que ella imita de una manera tan perfecta y a la que vuelve tan obstinadamente.8 Y este trabajo de imitacin no tiene que ver forzosamente con Io figurativo, como Io muestra una antigua prctica mgica ligada a los exvotos occidentales:

    La masa de cera bruta, no trabajada, no figurativa -un tipo de exvoto atestiguado en Occidente por Io menos desde el siglo DC-, puede poner en accin critrios de semejanza extremadamente precisos, tan pertinentes como los rasgos dei rostro: junto a esas ofrendas votivas convenci onales que son las cevei moduli de pequenas dimensiones, los donadores ofrendaban massae cerne ae su propio peso [...]. No hay aqui una semejanza tan exacta y orgnica como Ia reproduccin, por contacto, de los rasgos de un rostro?^

    Tiempo y carne: La cera como material revela, desde un principio, su capacidad de funcionar, psiquicamente, como un material dei deseo.^ En el caso de Malverde hay que decir: tiempo, carne y dlares, para incluir esos dlares esotricos que, expendidos en los mercados de Ia ciudad de Mxico, recubren los altares clandestinos y las imgenes milagrosas de Ias que hablamos -como si esos espacios sagrados (y Ias

    imgenes mismas) estuvieran hechos, no de cera, sino del mayor material dei deseo: los dlares. Y Io que impera, sin embargo, es otra matria an ms fluctuante, ms maleable, ms sujeta a Ias transformaciones dei deseo: Ia fotografia como mdio ineludible, ineluctable del exvoto. Miles de fotografias se acumulan y se sustituyen en la capilla de Malverde. Seria imposible entender la lgica de sus apariciones y sus desapariciones. Pro siempre podemos observar algunas de ellas. Por ejemplo, ese extrano montaje en que aparecen, en un primer piano, las figuras sagradas con un fondo de plantacin prohibida -Cristo crucificado en el centro y, al fondo, una plantacin de

    6 Didi-Huberman, op. cit., p. 34. / Didi-Huberman, op. cit., p. 37-39. Didi-Huberman, op. cit., p. 40. 9 Didi-Huberman, op. cit., p. 70-75. 10 Didi-Huberman, op. cit., p. 43.

    This content downloaded from 195.34.79.54 on Sat, 14 Jun 2014 09:38:40 AMAll use subject to JSTOR Terms and Conditions

    http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

  • 114 CM.KLB. Caravelle

    mariguana, bajo la advocacin de la Virgen y Jesus Malverde. Los rituales agrcolas ms arcaicos recobran su fuerza en esta imagen llena de smbolos: el rbol de la cruz, Io pagano y Io profano, Io femenino y lo masculino, el mistrio de la fecundidad, la tierra, la transgresin de la legalidad. O ese exvoto metlico que agradece la bendicin de un trailer -que representa la prosperidad, pro tambin el trfico de migrantes y enervantes, o la obsesin mecnica posmoderna que tememos y descubrimos en una obra como CrashM O el caso de ese automvil estrellado cuya foto, colgada en la capilla como un exvoto, es la imagen de un sobreviviente, aunque se trate de un Chrysler. Todo fluctua, todo es material del deseo. Una foto en la capilla expone a un hombre con so