Sociedad y Cultura China

  • View
    5

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Description and analysis on Chinese society and Culture.

Transcript

  • III

    Sociedad y cultura china

    Joaqun Beltrn

    Universidad Autnoma de Barcelona

    1. INTRODUCCIN China es el pas ms poblado del mundo, su dinmica

    demogrfica y diversidad tnica constituyen el marco nece-sario para comprender las caractersticas de su estructura social que a su vez est modelada por la peculiaridad de sus relaciones sociales. La centralidad de la familia en la socie-dad china se encuentra en constante tensin con el Estado. La transformacin de los valores confucianos predominantes se manifiesta en una nueva posicin de la mujer y en el avance del individualismo. La irrupcin de la sociedad de consumo conlleva la recuperacin de tradiciones olvidadas, por ejemplo, en el mbito de la religiosidad popular, junto a nuevos desarrollos en cine, literatura, msica, arte, medios de comunicacin, etc. El proceso de urbanizacin y la globa-lizacin en la que se encuentra actualmente inmersa China provocan cambios sociales y culturales de gran repercusin para el futuro del pas.

    _______________ Este trabajo forma parte del proyecto de investigacin MIC I + D

    (FFI2011-29090) El impacto de Asia Oriental en el contexto espaol: Produccin cultural, poltica(s) y sociedad.

  • 108 Joaqun Beltrn

    2. LA EVOLUCIN DE LA POBLACIN Y LA DIVERSIDAD TNICA

    La poblacin de China el ao 2010 era de 1.339.724.852 en

    una superficie de 9,6 millones de kilmetros cuadrados. Su escala demogrfica le convierte en el pas ms poblado del mundo ocupando una extensin equivalente a Europa desde Portugal hasta los montes Urales. Si en estos momentos una de cada cinco personas del mundo es china, hubo otras po-cas en que su peso alcanzaba a la cuarta parte de la humani-dad. La complejidad y diversidad que supone una sociedad de estas dimensiones obligan a acercarse a ella con muchas precauciones, a pesar de que las generalizaciones son inevi-tables en nuestros anlisis. La comparacin significativa al mundo chino sera Europa que cuenta con muchos pases distintos, con dinmicas diferentes en cuanto a sus evolucio-nes demogrficas, situaciones econmicas, por no mencionar las mltiples lenguas y culturas que la componen. Otro tanto encontramos en China, donde una provincia equivale a un pas europeo, tres de ellas cuentan con ms de 94 millones de habitantes (Henan, Shandong, Guangdong) y solamente cuatro no llegan a los 10 millones (Tbet, Qinghai, Ningxia y Hainan).

    En la poca moderna China ha experimentado dos ex-plosiones demogrficas en las que ha doblado su poblacin: 1) en el siglo comprendido entre 1750 y 1850 sobrepas por primera vez la barrera de los 300 millones y alcanz al final del periodo los 430; 2) en los primeros 40 aos de la Re-pblica Popular (1949-1989) pas de 550 a 1.100 millones de habitantes. Al gran crecimiento demogrfico de ambos periodos le sigui posteriormente una redistribucin espacial de la poblacin. Durante la segunda parte del siglo XIX se repoblaron zonas devastadas por las guerras internas, o se poblaron tierras todava no roturadas para su uso agrario como todo el noreste chino, tambin conocido como Man-churia, y el territorio de Mongolia Interior. A finales del siglo XX y comienzos del XXI los movimientos de poblacin

  • Sociedad y cultura china 109

    obedecen a otra lgica, la que acompaa a la transformacin de la estructura socioeconmica del pas que deja progresi-vamente su dependencia de la agricultura a la cual se de-dica cada vez menos tierra de cultivo y menos trabajadores (el 39,6% de la poblacin activa en 2008 tiene en la agricul-tura su principal fuente de subsistencia) desarrollando los sectores secundario y terciario en centros urbanos de diverso tamao adonde se dirigen los emigrantes en busca de em-pleo. Ahora no se trata de poblar lugares despoblados, sino ms bien de aumentar la densidad de ciudades pequeas y medianas.

    El sistema demogrfico chino de la poca moderna se caracteriz, frente a la cannica interpretacin malthusiana, por la existencia de frenos positivos para controlar el creci-miento de la poblacin. Por ejemplo, antes de la transicin demogrfica, en China la tasa de fecundidad era de seis hijos por mujer frente a los ocho o nueve de la mayor parte de Europa. Teniendo en cuenta que el matrimonio era universal y se casaban a edades tempranas, sobre todo las mujeres, significa que se utilizaban diversos medios de control de la natalidad: prolongacin de la lactancia materna, alargamien-to del intervalo entre nacimientos, abstinencia sexual, abor-tos, infanticidio, etc.

    La transicin demogrfica, que consiste en la bajada de la tasa de mortalidad y de natalidad y el aumento de la espe-ranza de vida, comenz en la dcada de los cincuenta, con el nuevo rgimen socialista que puso fin a un siglo de crisis permanente, de fragmentacin y desorden. La tasa de morta-lidad fue la que primero baj, pasando del 20 al 10 por mil entre 1949 y 1957 y tuvo como consecuencia la aceleracin del crecimiento natural junto al aumento de la esperanza de vida. Tras la mayor crisis demogrfica de la historia humana que se produjo durante la campaa poltica del Gran Salto Adelante (1958-1961), cuando debido a la conjuncin de una serie de errores polticos con sequas y malas cosechas mu-rieron alrededor de 30 millones de personas de hambre, lleg la segunda fase de la transicin demogrfica (bajada de la

  • 110 Joaqun Beltrn

    tasa de natalidad) que tuvo lugar durante la dcada de los setenta. En 1969 todava la tasa de fecundidad era de seis hijos por mujer. La tercera campaa de planificacin fami-liar que fue acompaada por la difusin generalizada de anticonceptivos y la posibilidad de recurrir al aborto, tena el lema de wan (tarde: en referencia a postergar la edad de contraer matrimonio), xi (aumentar el intervalo entre emba-razos) y shao (pequeo: familias con menos hijos, se reco-mendaba tener dos en las zonas urbanas y tres en el medio rural). La consecuencia es que se pas en una dcada de una tasa de natalidad del 33 al 17 por mil y la tasa de fecundidad pas del promedio de 5,7 en 1970 a 2,8 hijos por mujer en 1979, es decir, una reduccin del 50%, con la diferencia de que en el mbito rural la bajada fue de 6,3 a 3,2 hijos y en el urbano de 3,2 a 1,4 hijos por mujer.

    Por lo tanto, la bajada drstica de la natalidad y del cre-cimiento de la poblacin fue previa a la ley del hijo nico por familia decretada en 1979, aunque empez a aplicarse en 1982. El xito de esta nueva ley y de la campaa subsiguien-te, que todava est oficialmente en marcha, ha sido muy controvertido. En el medio urbano el Estado contaba con muchos mecanismos de control y con una tendencia de sus residentes a tener menos hijos, y all es donde ms xito ha tenido. En el medio rural, por su parte, desde el primer mo-mento hubo una gran resistencia de la poblacin y muy pronto se aprobaron excepciones como la de que si el primer hijo era mujer se poda volver a tener otro con la esperanza de que fuera varn. En la actualidad, a los hijos nicos, tanto en la ciudad como en el medio rural, se les permite tener dos hijos. Lo cierto es que conforme ha pasado el tiempo y ha aumentado el nivel de vida y la esperanza de vida, el pueblo chino, en general, tiende a tener menos hijos (desde 1992 el promedio es de 1,8 hijos por mujer, por debajo del recambio generacional de 2,1), y el papel del Estado en su decisin es relativo, no el factor ms determinante. Un ejemplo de la resistencia a la poltica del hijo nico es la existencia de nios negros, no registrados, y por lo tanto fuera de con-

  • Sociedad y cultura china 111

    trol. El temor a sanciones econmicas no surte efecto en la parte de la poblacin ms pobre y con menos recursos, y a los ms ricos no les importa pagar multas. El resto se las ingenia para eludir la injerencia del Estado que va perdiendo fuerza en su control en el medio rural desde los cambios de la agenda de desarrollo iniciados en 1979.

    La tasa de masculinidad en China ha aumentado desde mediados de la dcada de los ochenta, igual que en Taiwn, Corea del Sur y algunos Estados de India donde la preferen-cia por hijos varones es tradicional. La facilidad del acceso a medios tecnolgicos para determinar el sexo fetal ha dado lugar a un importante nmero de abortos selectivos, espe-cialmente a partir del segundo hijo. En China la tasa se ha elevado hasta 118 hombres por cada 100 mujeres, siendo un motivo de preocupacin para el Estado por las consecuen-cias de la prxima falta de mujeres en el mercado matrimo-nial, lo que obligar o bien a quedarse clibes o a importar cnyuges de otros lugares como ya est sucediendo desde Vietnam y Mongolia.

    La preferencia por varones obedece a diversas causas, en primer lugar, a la transmisin del apellido familiar por va exclusivamente masculina: los descendientes varones eran los herederos del patrimonio familiar a partes iguales, as como los encargados de realizar los rituales del culto a los antepasados, detentando tambin la funcin de representa-cin pblica de la familia. En segundo lugar, hay factores econmicos: se espera que los hijos varones casados vivan con sus padres mayores y les proporcionen ayuda econmica en la vejez, mientras que las hijas al casarse pasan a depen-der de la familia de sus maridos. Los jvenes tambin son la mano de obra ms valorada en las tareas agrcolas. En defi-nitiva, mientras no exista un sistema universal de seguridad social con pensiones garantizadas para los jubilados en el medio rural, la preferencia por hijos varones continuar. El medio urbano ha cambiado significativamente en este senti-do, principalmente porque los jubilados disponen de pensio-nes y ya no dependen econmicamente tanto de los hijos en

  • 112 Joaqun Beltrn

    la ltima etapa de la vida. Hasta tal punto llega el cambio que actualmente muchos urbanitas prefieren tener a hijas frente a hijos porque consideran que son ms afectuosas y estn ms dispuestas a cuidar y