Emilio Rabasa: La Constitución y la dictadura

  • View
    235

  • Download
    10

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Estudio sobre la organización política de México

Text of Emilio Rabasa: La Constitución y la dictadura

  • LA CONSTITUCIN

    Y LA DICTADURA

    Emilio Rabasa

    Comit de Asuntos Editoriales

    Mxico, 1999

  • I

    La Constitucin y la Dictadura

  • II

    LA CONSTITUCIN

    Y

    LA DICTADURA

    ESTUDIO SOBRE LA ORGANIZACIN POLTICA DE MXICO

    POR

    EMILIO RABASA Es necesario que la filosofa poltica analice la historia poltica; que distinga lo que se debe a las cualidades del pueblo de lo que es debido a la superioridad de las leyes; que determine con cuidado el efecto exacto de cada parte de la Constitucin a riesgo de destruir algunos dolos de la multitud...

    Bagehot

    COMIT DE ASUNTOS EDITORIALES

    H. CMARA DE DIPUTADOS LVII LEGISLATURA

    MXICO, 1999

  • III

    Este libro fue editado por el COMIT DE ASUNTOS EDITORIALES Presidente

    Dip. VICENTE FUENTES DIAZ Secretarios

    DIP. JULIO CASTRILLN VALDS DIP. GERARDO RAMREZ VIDAL DIP. EVERARDO PAIZ MORALES

    Integrantes DIP. ARMANDO AGUIRRE HERVIS DIP. LINO CRDENAS SANDOVAL DIP. VICENTE DE LA CRUZ SANTIAGO DIP. MARA DEL CARMEN ESCOBEDO PREZ DIP. JUAN CARLOS ESPINOSA VON ROEHRICH DIP. JOS RICARDO FERNNDEZ CANDIA DIP. MARA DE LOS NGELES GAYTN CONTRERAS DIP. ALEJANDRO GONZLEZ YNEZ DIP. HCTOR GUEVARA RAMIREZ DIP. JORGE ALEJANDRO JIMNEZ DIP. HCTOR LARIOS CRDOVA DIP. RODRIGO MALDONADO OCHOA DIP. ADORACIN MARTNEZ TORRES DIP. RAL MONJARAS HERNNDEZ DIP. LOURDES ANGELINA MUNOZ FERNNDEZ DIP. SALVADOR ORDAZ MONTES DE OCA DIP. FELIPE RODRGUEZ AGUIRRE DIP. JUAN JOS RODRGUEZ PRATS DIP. AMRICA SOTO LPEZ DIP. LETICIA VILLEGAS NAVA

    Asesor SALVADOR DEL RO ORTIZ

    Secretario Tcnico GUSTAVO RODRGUEZ CASTRO

    Copyright 1999 Derechos reservados por: H. Cmara de Diputados LVII Legislatura Comit de Asuntos Editoriales Impreso en Mxico Printed in Mxico

  • V

    RABASA Y SU TIEMPO

    Por: VICENTE FUENTES DIAZ Emilio Rabasa, novelista, poltico, pero, sobre todo, eminentsimo jurista, al grado de que es conceptuado por muchos, yo entre ellos, como el ms talentoso y sabio tratadista mexicano de Derecho Constitucional, es merecedor de que su obra sea objeto de una difusin constante. Por ello el Comit de Asuntos Editoriales de esta Cmara consider de necesidad pblica la reimpresin de este libro singular, quiz el que mejor condensa las cualidades del maestro en su profundo conocimiento de la historia -universal y mexicana- y del derecho pblico. Al reputarlo como el nmero uno del Derecho Constitucional no olvido que esta rama ha contado entre sus grandes estudiosos a mexicanos de la estatura intelectual de Ignacio L. Vallarta, Isidro Montiel y Duarte, Antonio Martnez de Castro, Manuel Herrera y Lasso, Hilario Medina, Jacinto Pallares y, entre los ms recientes, a Mariano Azuela y a Felipe Tena Ramrez. Quiero, de entrada, sealar una caracterstica de Rabasa que en lo particular me ha seducido siempre, desde los aos lejanos en que empec a leer sus libros. Es la simbiosis que armoniz en l una condicin que siempre me ha parecido indispensable en todo constitucionalista: el dominio de la historia y de la ciencia jurdica. Ambas estn presentes, con brillo nada comn, en el trabajo del ilustre chiapaneco. Ningn constitucionalista verdadero lo es en sentido estricto si no conoce a fondo el acontecer nacional. Esa cultura histrica de don Emilio, no siempre expresa en otros autores, se manifiesta impensadamente cuando el lector se encuentra inmerso en otras materias del libro. Es algo, adems de sugerente, muy aleccionador. Rabasa ha sido un autor controvertido. Varios crticos, cuyo nombre quiz no valga citar, han examinado sus trabajos como con lupa, y no pocos le han dedicado objeciones. De qu se trata? Incomprensin? Exceso de escrpulos? Intelectualismo pedante? Envidia?. De todo un poco. El autor, originario de Ocozocuautla, pueblecillo de Chiapas, se dedic inicialmente a escribir sus novelas. Fueron cuatro, todas ellas costumbristas y reveladoras de la vida provinciana, con sus luces y sus sombras, con sus costumbres y sus personajes nicos, con su ambiente tpico y otras caractersticas que encontraron en el escritor una forma literaria muy amena, aunque algunos "doctores" de la literatura les hayan descubierto ciertos defectos. Por lo que a m respecta debo decir que si en alguna parte encontr el reflejo ntido de la vida en las comunidades pequeas, sntesis del espritu nacional, fue en "La Bola", "La Gran Ciencia", "Cuarto Poder" y "Moneda Falsa", las cuatro estupendas narraciones noveladas que muestran, para m de manera incomparable, la trama cotidiana e

  • VI

    insustituible de la existencia pueblerina. Quin que haya vivido en provincia no ha localizado en esas construcciones literarias la reproduccin de lo que sus ojos y su espritu captaron en el transcurrir de las modestas comunidades de origen? La imaginacin, el conocimiento de los temas y la manera de describirlos por parte del escritor nos pintan, vvidamente, el cuadro de la vida social en la provincia, de Mxico, como en mi opinin pocos literatos lo han hecho. Repito que estas novelas de Rabasa han sido severa e injustamente analizadas en su parte esencial por quienes destilan manas de crticos demoledores. Otros autores incluyen estos libros, de manera muy destacada, en lo que se ha considerado como el realismo literario mexicano, estilo en el que nuestro autor ocup un lugar preferente junto a otros grandes exponentes de nuestra literatura como Payno y Altamirano. Pero la obra de Rabasa, en este aspecto, se mantiene fresca y ayuda notablemente, sobre todo en nuestro tiempo, a captar lo que fue el existir contrastante, y a veces abrupto, de la vida semirural con todas sus facetas alucinantes. "La Guerra de Tres Aos", una novelita de don Emilio relativa a ese vital captulo de nuestra historia reformista, es algo que se lee con deleite. Los anlisis constitucionales de Rabasa la porcin ms laboriosamente elaborada de su obra, acreditan un relieve intelectual de la ms alta calidad en los que el talento, la erudicin jurdica y el estilo elegante y armonioso se combinan con gran originalidad para edificar un cuadro de genealoga clsica. Las tres producciones del Chiapaneco, en ese campo, forman una triloga excepcional: "El Juicio Constitucional" "El artculo 14 Constitucional" y "La Constitucin y la Dictadura", creacin sta ltima que cubre la presente reimpresin, es la trpode en que se asienta la colosal concepcin rabasiana. Debo confesar que en ese ltimo libro, verdaderamente devorado por m all al iniciarse la dcada de los cincuenta, yo aprend como en ningn otro texto la historia nacional contempornea hasta el entronizamiento del porfirismo; y aprend tambin los rasgos medulares de la estructura del cdigo liberal de 1857, del que Rabasa ha sido el analista crtico ms acertado y conocedor, ms penetrante y realista. All dej constancia, aparte su profundo conocimiento del debate, de su gran admiracin por Jurez, de su valoracin al congreso de radicales y moderados, de su bien razonado desprecio por Santa Anna. Sera muy difcil, al menos para m, hacer una clasificacin, en orden de importancia, de las ideas del celebrrimo autor. Todas me parecen fundamentales, todas apuntan definiciones esenciales de la poltica y el derecho en los temas abordados, todas sugieren y motivan la reflexin del lector. Nuestro hombre incursion en poltica bajo el rgimen porfirista en que le toc vivir y que necesariamente lo impregn de su espritu Ese fue su tiempo; esas fueron las modalidades polticas que envolvieron su actuacin de hombre pblico; se fue su espacio histrico. A quienes pretenden denostarlo por este motivo, debemos preguntarles. Qu otra cosa poda haber sido nuestro autor sino un porfirista neto? Que no se olvide, sin embargo, que aun en esa

  • VII

    condicin, Rabasa tuvo perfiles propios que lo distinguen en varios aspectos de otros hombres del rgimen, ya por su vala intelectual, ya por su independencia de carcter en varias de sus tesis, ya porque fue un visionario que en mucho lo hizo superar las rutinas de su poca. Por ejemplo, en 1912, siendo senador de la Repblica por su natal Chiapas, present ante el Congreso de la Unin, hacindola triunfar, una iniciativa de ley de enorme repercusin histrica, como fue la relativa al establecimiento del voto universal y directo, concepcin democrtica de gran importancia, en sustitucin del voto indirecto prevaleciente desde el inicio de nuestra vida independiente y el cual dilua la voluntad popular en dos y hasta tres etapas, segn el sistema adoptado, debilitando en cierto modo su sentido original. La modalidad de la propuesta de Rabasa, presentada en unin del tambin senador Pablo Macedo, consista en que la decisin del elector se hiciera vlida en un solo acto y no en varios, sucesivos y superpuestos, como lo estableca el tradicional voto de la eleccin indirecta, ya inaceptable desde las primeras dcadas de este siglo. De este modo debe tenerse a Rabasa como el autor de una reforma electoral democrtica de indiscutible trascendencia y aquel proceso como un acto que enriqueci el mtodo poltico para designar a los representantes populares. Otro captulo de su vida poltica fue cuando result designado, en unin de Luis Elguero y Agustn Rodrguez, como representante de Mxico en las Conferencias del Nigara Falls, donde se discuti con delegados norteamericanos el grave problema de la invasin de Veracruz por marinos de los Estados Unidos, en 1914, bajo el rgimen de Huerta, a resultas de un supuesto agravio que marinos yanquis decan haber sufrido en Tampico por parte de autoridades mexicanas. Aqu debe registrarse una actitud singular del escritor. Al debatir con los representantes del vecino pas, y externar en esa ocasin su criterio personal, sostuvo que para el arreglo del conflicto era necesario que Huerta renunciara a la Presidencia de la Repblica, segn se conoci ampliamente en crculos oficiales de la capita