Click here to load reader

Conde-duque de Olivares (Historia de Iberia Vieja)

  • View
    6

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Durante el reinado de Felipe IV,el conde-duque de Olivares fue el hombre fuerte de España

Text of Conde-duque de Olivares (Historia de Iberia Vieja)

  • 24D E I B E R I A V I E J A

    Tema del mes

    Corrupcin, guerra en Europa, Catalua

    Los tres frentes del

    CONDE-DUQUE de OLIVARESLos Austrias menores delegaron el poder en la figura

    de los validos, una suerte de alter ego que administraban

    los asuntos del Estado. Durante el reinado de Felipe IV,

    el conde-duque de Olivares fue el hombre fuerte de Espaa.

    Un estadista que centr su actuacin en reforzar el poder real,

    tendiendo a una administracin ms centralizada

    y desplegando, para conseguir sus objetivos, una poltica

    belicista. Su perodo de privanza tambin se caracteriz por

    una corrupcin que lastrara las cuentas del pas.

    ALBERTO DE FRUTOS

    Se llamaba Gaspar de Guzmn

    y Pimentel y naci en Roma

    en el seno de una familia

    de aristcratas, el da de

    Reyes de 1587. En la Ciudad

    Eterna pasara su infancia

    nuestro personaje, mientras

    su padre, que era embajador, se bata

    el cobre con el papa Sixto V. Fue su

    abuelo el primer conde de Olivares, y

    hombre muy prximo a Carlos V, a quien

    ayud en las Comunidades de Castilla

    y quien le provey con el condado y el

    hbito de Calatrava. En principio, no le

    corresponda a Gaspar heredar el ttulo,

    ya que tena un hermano mayor que

    l, por lo que fue destinado a la carrera

    eclesistica. Se traslad con su familia a

    Salamanca, en cuya universidad estudi,

    e incluso lleg a ser rector de la misma

    entre 1603 y 1604. A los diecisiete

    aos! Su futuro era promisorio, pero no

    tard en abandonar los estudios antes

    de cumplir los veinte, tras la muerte de

    su hermano Jernimo y de su padre.

    Empez tomando las riendas familiares.

    Acab sosteniendo las del pas.

    Su padre haba ostentado tambin un

    cargo en el Consejo de Estado de Felipe

    III, y Gaspar sigui su hilo y se introdujo

    en la corte, emprendiendo la ambiciosa

    carrera de poder y ttulos que concret

    su vida. En 1615 el valido de Felipe III, el

    todopoderoso duque de Lerma, propuso

    que el de Olivares fuera gentilhombre

    de cmara del prncipe Felipe el futuro

    rey, lo que lo situ en una posicin

    privilegiada para bregar por sus intereses

    particulares. Luego, en la lucha interna

    entre el duque de Lerma y el duque de

    Uceda, se decant por este ltimo y

    acert, sugiriendo al nuevo valido que

    llamara a la corte a su to, Baltasar de

    Ziga.

    Unos aos despus muri Felipe

    III, y Felipe IV subi al trono y design

    a Ziga como su consejero principal,

    mas este falleci al ao siguiente. El

    dilema que se le planteaba a Felipe IV se

    encauzaba hacia una conclusin lgica:

    nombrar valido al conde-duque de

  • Diego de Velzquez retrat a

    su coetneo en varias obras.

    Esta pertenece a la coleccin

    Vrez Fisa.

  • 26D E I B E R I A V I E J A

    Tema del mes

    Olivares. Tena apenas 35 aos y era ya el

    hombre ms poderoso del reino.

    LA CORRUPCIN

    En 1607 Olivares se haba casado con su

    prima Ins de Ziga y Velasco, condesa de

    Monterrey y dama de honor de la esposa de

    Felipe III, la reina Margarita. Tuvo una hija

    con ella, Mara; y, aunque el matrimonio fue

    de conveniencia, acab por brotar el afecto:

    Ins se convirti en una fi el colaboradora

    de su marido y lleg a ser camarera mayor

    de la reina Isabel de Francia.

    Entre 1607 y 1615 vivieron a

    caballo entre Sevilla y Madrid, y cuenta

    Gregorio Maran en su monumental

    biografa que tanto en una ciudad como

    en otra Olivares llev vida de fausto

    y de mecenas. Cortejador de damas

    principales y amigo del poeta Francisco

    de Rioja, a lo que parece l mismo

    compuso algunos versos, aunque nunca

    pretendi seguir la carrera literaria y se

    deshizo de ellos. Era un lector grande

    y atrevido, un hombre muy culto que

    supo reunir una copiosa biblioteca en

    la que no faltaban ejemplares incluidos

    por la Inquisicin en el ndice de Libros

    Prohibidos. Se dispens una licencia para

    estudiar los trabajos de los rabinos sobre

    el Antiguo Testamento, y en sus ratos de

    ocio, cuentan sus enemigos, lea el Corn.

    En torno a 1613, y fruto de una

    relacin con Margarita Spnola o Isabel

    de Anversa, tuvo un hijo ilegtimo, Julin,

    reconocido ms tarde para garantizar

    la supervivencia de su apellido (aquel

    mismo ao, Felipe IV hizo lo propio con

    Juan Jos de Austria, fruto de su relacin

    con la Calderona).

    Cuando Felipe IV accedi al trono,

    lo nombr grande de Espaa, dignidad

    inmediatamente inferior a la de infante.

    Conde de Olivares, cubros, le dijo,

    y a partir de ese momento Gaspar

    pudo permanecer en su presencia

    sin descubrirse. El casi inabarcable

    poder que consigui le hizo acumular

    grandes riquezas y le granje la fama de

    corrupcin que le ha acompaado hasta

    nuestros das.

    Los casos de corrupcin lastraron a

    los validos de Felipe III, pero resultan,

    en cambio, un tanto discutibles las

    exageradas acusaciones que recayeron

    sobre Olivares. Sirva como ejemplo

    la creacin de la Junta Grande de

    Reformacin, que insista en las medidas

    contra el lujo. El propio Gaspar, que

    en sus aos sevillanos haba hecho

    ostentacin de riqueza, adopt un

    rgimen de austeridad espartana, acorde

    con el sentimiento piadoso de la corte

    y acentuado tras la muerte de su nica

    hija Mara en 1629. A modo de ejemplo,

    El casi inabarcable poder que consigui

    le hizo acumular grandes riquezas y le

    granje fama de corrupto

    Lerma, valido de Felipe III, fue un corrupto con todas las de la ley. Olivares... no tanto.

    Su esposa Ins de Ziga y Velasco.

  • 27D E I B E R I A V I E J A

    Olivares pretenda reducir en dos

    tercios el nmero de funcionarios de la

    Administracin.

    Rasgos propios de su carcter fueron

    la extravagancia, la arbitrariedad y una

    notoria desconfi anza, que le llev a

    disponer de espas por todo el reino, entre

    ellos Jos Gonzlez, Jernimo Villanueva,

    el marqus de Grana o el marqus de

    Santa Cruz, tal como resume Gregorio

    Maran en El Conde-Duque de Olivares.

    El Memorial

    POCO DESPUS de asumir su

    puesto de valido, el conde-duque

    redact el conocido como Gran

    Memorial o Memorial Secreto del

    Conde-Duque de Olivares, cuya

    versin dei nitiva est fechada el

    25 de diciembre de 1624. En este

    documento, el hombre fuerte de

    Felipe IV daba consejos al rey sobre

    la forma de gobernar sus vastos

    territorios: Tenga Vuestra Majestad

    por el negocio ms importante de

    su monarqua el hacerse rey de

    Espaa, quiero decir, Seor, que no

    se contente con ser rey de Portugal,

    de Aragn, de Valencia, conde de

    Barcelona, sino que trabaje y piense

    con consejo mudado y secreto,

    por reducir estos reinos de que se

    compone Espaa al estilo y leyes

    de Castilla sin ninguna diferencia,

    que si su Majestad lo alcanza ser el

    Prncipe ms poderoso del mundo.

    En su opinin, era necesario

    unii car la Nacin para vigorizar la

    poltica exterior del reino, y, hbil

    como l solo, fue consciente de

    que el Rey deba frecuentar las

    capitales de sus distintos territorios

    y congraciarse con sus habitantes.

    Su divisa era multa regna, sed

    una lex (muchos reinos, pero

    una ley); y, si bien sus intenciones

    eran loables, la realidad europea lo

    abofete con el recrudecimiento de

    la Guerra de los Treinta Aos, que

    le hizo descuidar la diplomacia de

    puertas para adentro y asistir mudo

    al i n de la hegemona espaola en

    el tablero europeo.

    Su poder era omnmodo y a nadie, salvo

    al rey, tena que rendir cuentas. Felipe se

    dejaba hacer, por lo que, en el fondo, el

    conde-duque desarroll unas actitudes

    prximas a las dictatoriales. Olivares

    insistira a su rey y pupilo en que deba

    poseer la astucia poltica de Fernando el

    Catlico, la gloria y los triunfos de Carlos

    V, la impasible prudencia y dedicacin de

    Felipe II y la profunda piedad de Felipe

    III, nos cuenta el periodista scar

    Extravagante, arbitrario y desconfiado, el

    conde-duque dispuso una red de espas y

    confidentes por todo el reino

    Los aos sevillanos forjaron la personalidad de nuestro personaje.

    Hijo de la aristocracia, Gaspar de Guzmn y Pimentel vio la luz en Roma.

  • 28D E I B E R I A V I E J A

    Tema del mes

    Herradn, que aade: Se convertira en

    el ms importante de los polticos del pas

    y en el dueo de facto de la monarqua

    hispnica, siendo los ojos, los odos y

    la misma determinacin de un rey que

    pocas veces mostraba tenerla. Tras su

    nombramiento como valido, emprendi

    una actividad frentica tanto en el

    interior como en el exterior.

    LA GUERRA DE LOS TREINTA AOS

    Fuera de nuestras fronteras, Olivares

    se centr no en aplicar una poltica

    expansionista, como haban hecho los

    Austrias Mayores, sino en afi anzar y

    defender los territorios del Imperio.

    Durante la primera fase de la guerra de

    los Treinta Aos, que asol Europa hasta

    mediados del siglo XVII, Espaa no se

    implic en el cuerpo a cuerpo, pero

    no dud en enviar ayuda log

Search related