Toselli Lrt Reparacion Sistemica

  • View
    16

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

fdas

Transcript

@

OH QUE SERA, QUE SERA(A propsito de la reparacin sistmica en la Ley de Riesgos del Trabajo)

Por

Carlos Alberto TOSELLI

1. IntroduccinLa sancin de la ley 24.557, all por la lejana dcada perdida, trajo como primera consecuencia un alto impacto en el mecanismo prescripto para la reparacin de lo que se daba en llamar pomposamente los riesgos laborales aspecto ste que ameritara un cuestionamiento hasta a partir de su misma denominacin, ya que el riesgo presupone la idea de azar o albur y no de acaecimiento causal, como veremos que en la realidad de las hiptesis acontece, variando en todo caso y segn los supuestos el generador de la causalidad. As, a modo de ejemplo nadie podra vlidamente sostener la responsabilidad causal del empleador en los supuestos de accidentes in itinere, que merecen la cobertura de la norma en anlisis, pero tampoco nadie difcilmente sostendra que existe un hecho fortuito, sino que en todo caso el responsable del evento resulta ser un tercero, que eventualmente deber soportar las consecuencias de una accin de repeticin.

Por el contrario cuando el dependiente padece un siniestro por estar utilizando una maquinaria en deficiente estado de conservacin o sin que se hayan adoptado los recaudos suficientes conforme a la normativa de higiene y seguridad en el trabajo, difcilmente se podra hablar de hechos imponderables sino que necesariamente existe una cadena causal que los han determinado.-

Ms difcil para acreditar resultan ser aquellos casos en que efectivamente interviene el paso del tiempo en la produccin de la patologa y la reiteracin de tareas generadoras de microtraumatismos como seran por caso las afecciones seas o de situaciones de tensin generadoras de stress, problemas cardacos y/o psiquitricos.-

Es por ello que el legislador de la ley de accidentes de trabajo originariamente ide un esquema que supuestamente ameritaba una rpida respuesta para dar una solucin acorde a la situacin crtica del dependiente que ya sea, accidentado o enfermo, vea cmo se afectaban sus ingresos por va de reduccin de su capacidad de ganancia, eufemismo, que en un mercado con sobreoferta laboral implicaba lisa y llanamente la prdida del puesto laboral por el siniestrado que quedaba con incapacidad, ms all que portara capacidad residual, ante la competencia frente a mano de obra ms joven y en ptimas condiciones psicofsicas.-

Sobre este particular merece citarse el voto de la Dra. Carmen Argibay cuando sostiene: las prestaciones que establece la Ley de Riesgos del Trabajo no son indemnizaciones tarifadas sino prestaciones por riesgos laborales corrientes que no son producto de acciones ilcitas, pues stas no estn comprendidas dentro del riesgo asegurado. En segundo lugar, porque la constitucionalidad de topes indemnizatorios no puede afirmarse en abstracto, sino que debe examinarse cul es su impacto en el derecho de propiedad del damnificado, particularmente en lo que se refiere a la posibilidad que tenga de consentir riesgos o resignar derechos al entrar en ciertos vnculos contractuales. Por ltimo, el fin que inspira y configura constitucionalmente a las leyes laborales impide presumir que, por el slo hecho de establecer un contrato de trabajo, el empleado ha resignado derechos; todo el derecho laboral se ha asentado en la ilegitimidad de tales renunciamientos y ello ha quedado plasmado en letra del artculo 14 bis, CN.

No parece ocioso recordar que la ley 24.557 nace bajo la inspiracin del Acuerdo Marco para la Productividad, el Empleo y la Equidad Social, que entre sus postulados expresamente incluy la necesidad de la reforma de la Ley de Accidentes de Trabajo y la formulacin de un nuevo sistema de proteccin de los riesgos laborales, porque el vigente hasta ese momento, a juicio de los firmantes del aludido Pacto Social, se haba probado ineficaz y costoso.

Lo que no se dijo, o al menos no se explicit para los supuestos beneficiarios era que en la redaccin de la norma intervendran los cerebros (think tanker) de sectores econmicos ligados al negocio financiero y especulativo, que de hecho terminaron desplazando en su confeccin a quienes haban sido legtimamente elegidos por el pueblo para tal tarea (los legisladores) e introducen por primera vez en la normativa nacional a entes gestores (sociedades privadas con fines de lucro) con un doble objetivo o propsito: brindar las prestaciones mdicas y farmacuticas y hacerse cargo de abonar las prestaciones dinerarias. Se seala ello por cuanto si bien se autoriza al autoseguro, las condiciones para lograr la habilitacin por parte de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo inevitablemente condujeron a la afiliacin obligatoria.-

2. El Sistema Original

El esquema reparatorio dentro del sistema ideado por la ley 24.557 se estructur sobre la base de tres ejes fundamentales:

a) Un sistema cerrado de enfermedades profesionales que no admita fugas, ya que la norma del art. 6 inc. 2 a) prrafo final era categrica en su redaccin: Las enfermedades no incluidas en el listado, como sus consecuencias, no sern consideradas resarcibles...

En ese esquema tambin se considera resarcible al accidente in itinere y el accidente de trabajo, conforme art.. 6 inc. 1, ello ms all de la deficitaria redaccin normativa que podra dar lugar a exclusiones absurdas.-

b) Un modo de determinacin del dao que exclua o pretenda excluir la judicializacin del conflicto, ya que en ese esquema exclusivamente tal posibilidad se fijaba a travs de un mecanismo administrativo con la intervencin de Comisiones Mdicas que incluso tenan que compatibilizar sus resultados con idnticos rganos con actuacin previsional.

Un rpido descrdito rode a los organismos aqu creados, esencialmente en dos aspectos: 1) las enfermedades sistmicas que prontamente comenzaron a generar el rechazo de este rgano administrativo con la calificacin reiterada y casi metdica de que la afeccin detectada era preexistente e inculpable, sin que realmente se verificaran tales hiptesis de exclusin y 2) la persistencia en descalificar las secuelas de los accidentes de trabajo sufridos, sealando que el dao detectado no guardaba relacin con el hecho padecido por el trabajador.

En ese sentido he sostenido: no resulta entendible que la Comisin Mdica Nro. 5 asuma la postura jurdica de la accionada, en clara violacin del dispositivo del decreto 717/96, siendo actitudes como las mencionadas las que han teido de cuestionamiento a la labor de estas comisiones administrativas, cuyo objetivo declamado era acelerar el proceso para lograr que el trabajador pudiera obtener una rpida solucin al problema derivado de los accidentes que pudiera sufrir en su relacin laboral, situacin que como vemos se encuentra totalmente distorsionada en autos, donde no ha recibido ningn tipo de prestaciones de la A.R.T. no obstante estar plenamente demostrado que el accidente, conforme definicin legal aconteci y que le produjo dao a la salud del trabajador.- Es importante sealar una errnea interpretacin legal que realiza la demandada y que la Comisin Mdica convalida, quizs justamente por la impropiedad de pretender otorgarle atribuciones derivadas del conocimiento de derecho, a quienes no tienen incumbencias para ello.- En efecto la demandada dice que del accidente se derivaron enfermedades no incluidas en el listado y ello constituye un claro concepto errneo. Las secuelas de un accidente de trabajo mdicamente determinadas son las que deben ser indemnizadas y es irrelevante que esas secuelas incluyan patologas que no pueden ser consideradas enfermedades profesionales por carecer de los atributos de la triple columna requerida por la ley de riesgos, ya que aqu el hecho causal determinante es un accidente de trabajo y todas sus consecuencias disvaliosas deben ser reparadas, pues de lo contrario se podra llegar al absurdo de sostener que un trabajador que padece un accidente que le deja severas lesiones en su columna vertebral no obtendra reparacin alguna porque en la tarea que estaba desarrollando al momento del accidente no estaba previsto como enfermedad profesional ninguna afeccin columnaria.- Esta absurda interpretacin legal es otro elemento ms que motiva la posibilidad del trabajador de recurrir en cuestionamiento a la decisin mdica de la Comisin Mdica Local por ante los tribunales de justicia competentes en funcin de la materia y del territorio, en un juicio de conocimiento pleno a intentar revertir estas actuaciones administrativas, que en el caso concreto de autos, se presentan como absolutamente arbitrarias y contrarias al mismo esquema diseado por la propia ley 24.557.

Este lamentable accionar de los rganos encargados de dar celeridad a las prestaciones, fue uno de los motivos centrales de la judicializacin persistente que se comenz a generar con trabajadores insatisfechos por la nula o nfima respuesta a daos reales que minaban su salud.

c) Un esquema de prestaciones dinerarias, con un modo gradual de puesta en vigencia, que demostr su notoria insuficiencia, ya que en su primera etapa se determin (para financiar al sistema) que el trabajador vctima de siniestro iba a percibir el 55% de su Ingreso Base Mensual durante el perodo de Incapacidad Laboral Temporaria, lo que luego se eleva al 70%.- Es decir, para que quede claro, si un trabajador perciba un salario mensual de $ 1.000 durante el perodo de la ILT que poda ser de hasta un ao iba a percibir un IBM de $ 541,50 ($ 1.000 x 13 : 365 x 30.4 x 55%), lo que claramente determinaba una especie de castigo para la vctima de un accidente o enfermedad profesional que vea notablemente disminuidos sus ingresos mientras durara su incapacidad temporaria. En cuanto a las prestaciones dinerarias por incapacidad definitiva, la utilizacin del coeficiente 43 determin una clara disminucin de la cuanta con relacin a las indemnizaciones que se derivaban de la derogada ley 24.028.- A ms de