Walking Around

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Poemas

Text of Walking Around

WALKING AROUND

Sucede que me canso de ser hombre.Sucede que entro en las sastreras y en los cinesmarchito, impenetrable, como un cisne de fieltronavegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluqueras me hace llorar a gritos.Slo quiero un descanso de piedras o de lana,slo quiero no ver establecimientos ni jardines,ni mercaderas, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uasy mi pelo y mi sombra.Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sera deliciosoasustar a un notario con un lirio cortadoo dar muerte a una monja con un golpe de oreja.Sera belloir por las calles con un cuchillo verdey dando gritos hasta morir de fro.

No quiero seguir siendo raz en las tinieblas,vacilante, extendido, tiritando de sueo,hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra,absorbiendo y pensando, comiendo cada da.

No quiero para m tantas desgracias.No quiero continuar de raz y de tumba,de subterrneo solo, de bodega con muertos,aterido, murindome de pena.

Por eso el da lunes arde como el petrleocuando me ve llegar con mi cara de crcel,y alla en su transcurso como una rueda herida,y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas hmedas,a hospitales donde los huesos salen por la ventana,a ciertas zapateras con olor a vinagre,a calles espantosas como grietas.

Hay pjaros de color de azufre y horribles intestinoscolgando de las puertas de las casas que odio,hay dentaduras olvidadas en una cafetera,hay espejosque debieran haber llorado de vergenza y espanto,hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,con furia, con olvido,paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:calzoncillos, toallas y camisas que lloran lentas lgrimas sucias.

DESESPEDIENTE

La paloma est llena de papeles cados,su pecho est manchado por gomas y semanas,por secantes ms blancos que un cadvery tintas asustadas de su color siniestro.

Ven conmigo a la sombra de las administraciones,al dbil, delicado color plido de los jefes,a los tneles profundos como calendarios,a la doliente rueda de mil pginas.

Examinemos ahora los ttulos y las condiciones,las actas especiales, los desvelos,las demandas con sus dientes de otoo nauseabundo,la furia de cenicientos destinos y tristes decisiones.

Es un relato de huesos heridos,amargas circunstancias e interminables trajes,y medias repentinamente serias.Es la noche profunda, la cabeza sin venasde donde cae el da de repentecomo de una botella rota por un relmpago.

Son los pies y los relojes y los dedosy una locomotora de jabn moribundo,y un agrio cielo de metal mojado,y un amarillo ro de sonrisas.

Todo llega a la punta de los dedos como flores,a uas como relmpagos, a sillones marchitos,todo llega a la tinta de la muertey a la boca violeta, de los timbres.

Lloremos la defuncin de la tierra y el fuego,las espadas, las uvas,los sexos con sus duros dominios de races,las naves del alcohol navegando entre navesy el perfume que baila de noche, de rodillas,arrastrando un planeta de rosas perforadas.

Con un traje de perro y una mancha en la frentecaigamos a la profundidad de los papeles,a la ira de las palabras encadenadas,a manifestaciones tenazmente difuntas,a sistemas envueltos en amarillas hojas.

Rodad conmigo a las oficinas, al inciertoolor de ministerios, y tumbas, y estampillas.Venid conmigo al da blanco que se mueredando gritos de novia asesinada.

ME PEINA EL VIENTO LOS CABELLOS

Me peina el viento los cabelloscomo una mano maternal:abro la puerta del recuerdoy el pensamiento se me va.

Son otras voces las que llevo,es de otros labios mi cantar:hasta mi gruta de recuerdostiene una extraa claridad!

Frutos de tierras extranjeras,olas azules de otro mar,amores de otros hombres, penasque no me atrevo a recordar.

Y el viento, el viento que me peinacomo una mano maternal!

Mi verdad se pierde en la noche:no tengo noche ni verdad!

Tendido en medio del caminodeben pisarme para andar.

Pasan por m sus corazonesebrios de vino y de soar.

Yo soy un puente inmvil entretu corazn y la eternidad.

Si me muriera de repenteno dejara de cantar!

SAUDADE

Saudade -Qu ser?... yo no s... lo he buscadoen unos diccionarios empolvados y antiguosy en otros libros que no me han dado el significadode esta dulce palabra de perfiles ambiguos.

Dicen que azules son las montaas como ella,que en ella se oscurecen los amores lejanos,y un noble y buen amigo mo (y de las estrellas)la nombra en un temblor de trenzas y de manos.

Y hoy en Eca de Queiroz sin mirar la adivino,su secreto se evade, su dulzura me obsedecomo una mariposa de cuerpo extrao y finosiempre lejos -tan lejos!- de mis tranquilas redes.

Saudade... Oiga, vecino, sabe el significadode esta palabra blanca que como un pez se evade?No... Y me tiembla en la boca su temblor delicado.Saudade...

HOY, QUE ES EL CUMPLEAOS DE MI HERMANA

Hoy, que es el cumpleaos de mi hermana, no tengonada que darle, nada. No tengo nada, hermana.Todo lo que poseo siempre lo llevo lejos.A veces hasta mi alma me parece lejana.

Pobre corri una hoja amarilla de otooy cantor como un hilo de agua sobre una huerta:los dolores, t sabes cmo me caen todoscomo al camino caen todas las hojas muertas.

Mis alegras nunca las sabrs, hermanita,y mi dolor es se, no te las puedo dar:vinieron como pjaros a posarse en mi vida,una palabra dura las hara volar.

Pienso que tambin ellas me dejarn un da,que me quedar solo, como nunca lo estuve.T lo sabes, hermana, la soledad me llevahacia el fin de la tierra como el viento a las nubes!

Pero para qu es esto de pensamientos tristes!A ti menos que a nadie debe afligir mi voz!Despus de todo nada de esto que digo existe...No vayas a contrselo a mi madre, por Dios!

Uno no sabe cmo va hilvanando mentiras,y uno dice por ellas, y ellas hablan por uno.Piensa que tengo el alma toda llena de risas,y no te engaars, hermana, te lo juro.

TENGO MIEDO

Tengo miedo. La tarde es gris y la tristezadel cielo se abre como una boca de muerto.Tiene mi corazn un llanto de princesaolvidada en el fondo de un palacio desierto.

Tengo miedo. Y me siento tan cansado y pequeoque reflejo la tarde sin meditar en ella.(En mi cabeza enferma no ha de caber un sueoas como en el cielo no ha cabido una estrella.)

Sin embargo en mis ojos una pregunta existey hay un grito en mi boca que mi boca no grita.No hay odo en la tierra que oiga mi queja tristeabandonada en medio de la tierra infinita!

Se muere el universo, de una calma agonasin la fiesta del sol o el crepsculo verde.Agoniza Saturno como una pena ma,la tierra es una fruta negra que el cielo muerde.

Y por la vastedad del vaco van ciegaslas nubes de la tarde, como barcas perdidasque escondieran estrellas rotas en sus bodegas.Y la muerte del mundo cae sobre mi vida.

LA MUERTE DE MELISANDA

A la sombra, de los laurelesMelisanda se est muriendo.

Se morir su cuerpo leve.Enterrarn su dulce cuerpo.

Juntarn sus manos de nieve.Dejarn sus ojos abiertos

para que alumbren a Pelleashasta despus que se haya muerto.

A la sombra de los laurelesMelisanda muere en silencio.

Por ella llorar la fuenteun llanto trmulo y eterno.

Por ella orarn los cipresesarrodillados bajo el viento.

Habr galope de corceles,lunarios ladridos de perros.

A la sombra de los laurelesMelisanda se est muriendo.

Por ella el sol en el Castillose apagar como un enfermo.

Por ella morir Pelleascuando la lleven al entierro.

Por ella vagar de noche,moribundo por los senderos.

Por ella pisar las rosas,perseguir las mariposasy dormir en los cementerios.

Por ella, por ella, por ellaPelleas, el prncipe, ha muerto.

POEMA 7

Alma ma! Alma ma! Raz de mi sed viajera,gota de luz que espanta los asaltos del mundo.Flor ma. Flor de mi alma. Terreno de mis besos.Campanada de lgrimas. Remolino de arrullos.Agua viva que escurre su queja entre mis dedos.Azul y alada como los pjaros y el humo.Te pari mi nostalgia, mi sed, mi ansia, mi espanto.Y estallaste en mis brazos como en la flor el fruto.

Zona de sombra, lnea delgada y pensativa.Enredadera crucificada sobre un muro.Cancin, sueo, destino. Flor ma, flor de mi alma.Aletazo de sueo, mariposa, crepsculo.

En la alta noche mi alma se tuerce y se destroza.La castigan los ltigos del sueo y la socavan.Para esta inmensidad ya no hay nada en la tierra.Ya no hay nada.Se revuelven las sombras y se derrumba todo.Caen sobre mis ruinas las vigas de mi alma.

No lucen los luceros acerados y blancos.Todo se rompe y cae. Todo se borra y pasa,Es el dolor que alla como un loco en un bosque.Soledad de la noche. Soledad de mi alma.El grito, el alarido. Ya no hay nada en la tierra!La furia que amedrenta los cantos y las lgrimas.Slo la sombra estril partida por mis gritos.Y la pared del cielo tendida contra mi alma!

Eres. Entonces eres y te buscaba entonces.Eres labios de beso, fruta de sueos, todo.Ests, eres y te amo! Te llamo y me respondes!Luminaria de luna sobre los campos solos.Flor ma, flor de mi alma, qu ms para esta vida!Tu voz, tu gesto plido, tu ternura, tus ojos.La delgada caricia que te hace arder entera.Los dos brazos que emergen como juncos de asombro.Todo tu cuerpo ardido de blancura en el vientre.Las piernas perezosas. Las rodillas. Los hombros.La cabellera de alas negras que van volando.Las araas oscuras del pubis en reposo.

DIURNO DOLIENTE

De pasin sobrante y sueos de cenizaun plido palio llevo, un cortejo evidente,un viento de metal que vive solo,un sirviente mortal vestido de hambre,y en lo fresco